Cómo disminuir los síntomas matutinos de Fibromialgia en 15 pasos


cama

Si bien es cierto que las personas con Fibromialgia sienten malestar durante todo el día, en algunos casos, se suelen experimentar síntomas más molestos durante la mañana, justo después de despertar.

Los principales síntomas matutinos por Fibromialgia son: cansancio extremo, rigidez, hinchazón en manos, pies y alrededor de los ojos.

Las personas con fibromialgia sufren de sueño no reparador. Esto significa que pueden dormir ocho o nueve horas pero al despertar se sienten como si no hubieran dormido toda en la noche.

La rigidez matutina, por su parte, es tan importante, que algunos investigadores la han llegado ha considerar de más intensidad que en pacientes con Artritis Reumatoide.

Todo esto puede hacer muy difícil salir de la cama, pues las personas con Fibromialgia difícilmente se sienten “frescas” por la mañana, y sienten la necesidad de tomarse una o dos horas para “calentar” el cuerpo (que los músculos y articulaciones se aflojen).

No todos los pacientes pasan por estos síntomas matutinos, y a la fecha, las investigaciones no han dado respuestas contundentes sobre por qué algunos individuos experimentan estas molestias. Si eres de las personas a las que les gustaría tener un mejor despertar, te recomendamos seguir los siguientes 15 consejos:

11. Estírate. Realiza ejercicios de estiramiento tan pronto como te despiertes. Puedes hacerlos en tu cama poco a poco: primero acostado, luego sentado y estirando parte por parte de tu cuerpo. No es necesario que le exijas mucho a tu cuerpo, basta con hacer estiramientos simples que puedas soportar. Verás cómo mejora tu flexibilidad.

2.  Toma un baño caliente. Aprovecha el poder curativo del agua: toma un baño caliente antes y después de dormir. Ducharte antes de dormir te ayudará a tener un mejor descanso, y hacerlo después de despertar, te ayudará a relajar los músculos y sentir menos dolor.

13. Evita el alcohol, el café y la nicotina. Los expertos coinciden en que estas tres sustancias intensifican los síntomas de la Fibromialgia, debido a sus efectos estimulantes sobre el cuerpo, sobre todo si se consumen antes de dormir. Beber, fumar y tomar café puede alterar el sueño e impedir que sea reparador, y lo peor es que incrementan el nivel de dolor y rigidez a la mañana siguiente.

Continua leyendo en:

https://artricenterfibromialgia.wordpress.com/2013/03/15/como-disminuir-los-sintomas-matutinos-de-fibromialgia-en-15-pasos/

¿Se relaciona la obesidad con la fibromialgia?


dddd

La fibromialgia durante muchos años ha sido desatendida en el ámbito clínico por sus características.

El dolor es la señal del organismo que se genera para avisar de que algo no va bien.

El dolor puede prevenir tanto del exterior como del interior, pero cuando el dolor se convierte en un problema en si mismo, “doliendo” el cuerpo sin ningún tipo de justificación externa o interna, es cuando se denomina Síndrome de Fibromialgia . . .

Continuar leyendo en:  http://juanmoisesdelaserna.es/psicologia/investigacion-obesidad-y-fibromialgia

La valoración incapacitante de la fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica en el ámbito administrativo y en el judicial


jurisprudencia

La valoración incapacitante de la fibromialgia y del síndrome de fatiga crónica en el ámbito administrativo y en el judicial

Por Rubén López-Tamés Iglesias

Presidente de la Sala de lo Social del TSJ de Cantabria. Doctor en Derecho.

  1. Las actuales insuficiencias del sistema de valoración judicial de las incapacidades

La fibromialgia (FM) y el síndrome de fatiga crónica (SFC), enfermedades de sensibilización central, no siempre se definen de forma científica. En algunos casos, utilizando un lenguaje poético y metafórico, se habla de “dolor del alma en el cuerpo” o incluso de “las enfermedades sin nombre”. Pero quizás la mejor calificación es la que las considera “enfermedades políticamente incorrectas”, ya que su deficiente valoración deja entrever las carencias administrativas y también, de forma indirecta, judiciales, cuando se trata de apreciar su naturaleza incapacitante en los niveles contributivo y no contributivo.

Entre las deficiencias del sistema de valoración judicial, las hay genéricas y específicas. Respecto a las primeras, la Ley 24/1997, de 15 julio, de Consolidación y Racionalización de la Seguridad Social –EDL 1997/24024-, dispuso un nuevo contenido para el art. 137 LGSS –EDL 1994/16443-, referido a la graduación de la incapacidad. Se pretendió atender a la disminución del porcentaje de la capacidad conforme a una lista de enfermedades que iba a ser aprobada. Restado protagonismo a los jueces que siempre tuvimos en esta materia una importante discrecionalidad. Sin embargo, la nueva redacción de dicho precepto no era autosuficiente, ya que exigía un desarrollo reglamentario que, transcurridos tantos años, todavía no se ha producido ni posiblemente se producirá por las dificultades que supone. La aprobación de una lista de tales características hubiera sido una buena ocasión para incorporar, a la manera de otros sistemas extranjeros, la FM y el SFC.

Se nos ofrece entonces la paradoja que supone un sistema nuevo, que no rige, y un sistema antiguo que sigue, sin embargo, operativo: la regulación anterior y todavía vigente del art. 137 –EDL 1994/16443-, en sus diversos apartados: del 3 al 7, definidores de los distintos grados, cuando utilizan fórmulas abiertas. Sin embargo, este sistema tiene importantes deficiencias. Las definiciones del art. 137 LGSS son auténticas tautologías porque en realidad nada definen cuando explican la misma cosa con distintas palabras. Decir, por ejemplo, como en el apartado cuarto, que está incapacitado para su profesión habitual quien no puede realizar todas o las principales tareas de la misma, es más bien decir poco o, más bien, no decir nada.

Tales apartados –EDL 1994/16443-, como estrictos conceptos jurídicos indeterminados, no admiten tampoco varias soluciones justas sino tan sólo una: el beneficiario está incapacitado o no lo está, pero no existen términos intermedios.

Por último, su aplicación no supone una cuestión centrada en el derecho: escoger la norma adecuada o interpretarla, sino en el hecho, ya que consiste en subsumir el concreto supuesto, que la realidad ofrece, dentro de las previsiones amplias de referido artículo y concreto apartado –EDL 1994/16443-.

Las deficiencias y derivadas dificultades han obligado a los órganos judiciales a utilizar diversas técnicas. Por ejemplo, recuperar los escasos baremos o listas que ya no están vigentes. Es el caso del Reglamento de Accidentes de Trabajo del año 1956 –EDL 1956/43-, que no constituye una relación exhaustiva de enfermedades por lo que el SFC, la FM, o también el síndrome químico múltiple, que emparenta con las anteriores, no se encuentran lógicamente dentro de sus previsiones al tratarse de “enfermedades nuevas”.

Tales carencias han obligado a la elaboración de imprescindibles pautas. Por ejemplo, que el estado físico no es susceptible de división en compartimentos estancos. Este criterio tiene una gran importancia en el ámbito de las enfermedades que estudiamos, ya que en los cuadros abordados de FM o SFC suelen aparecer otras enfermedades, consecuencia o no de aquellas, sobre todo de naturaleza psíquica.

La materia se rige en cualquier caso por unas circunstancias individualizadas, casuísticas, puramente circunstanciales. Decía el Doctor Marañón que no existen enfermedades sino enfermos, lo que ya constituye un tópico, y este rasgo también es predicable desde la perspectiva jurídica porque no existen incapacidades sino incapacitados cuando el mismo o semejante cuadro de dolencias puede repercutir de manera distinta según el tipo de trabajador o beneficiario de que se trate.

No hay, por ello, pronunciamientos definitivos en la Sala Cuarta respecto a las pautas que justifican el reconocimiento de una situación incapacitante cuando se trata de tales dolencias. El recurso para la unificación de doctrina no es instrumento adecuado para resolver sobre este tipo de cuestiones. Se trata de supuestos en los que el enjuiciamiento trasciende a la fijación y valoración de hechos singulares y no a la determinación del sentido de la norma en una línea interpretativa de carácter general (referido a la FM, entre otros, el Auto de 16-2-2011 –EDJ 2011/14523-).

Es cierto que en algunos casos se fuerza por la Sala Cuarta la finalidad del recurso para abordar cuestiones de hecho y referidas a cuadros concretos, como ha sucedido en materia de limitaciones auditivas o visuales. No obstante, cuando los letrados lo pretenden en el caso de la FM o el SFC, supone osadía, o al menos ingenuidad no admisible, con la correspondiente pérdida de tiempo y de dinero de sus clientes.

  1. La ausencia de las listas y de los baremos de uso común

El resto de los problemas que surgen respecto a la calificación de estas enfermedades les son específicos. Por ejemplo, el hecho de que no se contemplen específicamente en los correspondientes listados.

No lo están en el baremo de las lesiones permanentes no invalidantes. El art. 150 LGSS –EDL 1994/16443– se refiere a las lesiones, mutilaciones y deformidades de carácter definitivo, causadas por accidentes de trabajo o enfermedades profesionales que, sin llegar a constituir una incapacidad permanente, supongan una disminución o alteración de la integridad física y aparezcan recogidas en el baremo anejo a las disposiciones de desarrollo de dicha Ley. Parece lógica en este caso tal exclusión, ya que el SFC o la FM no derivan ordinariamente de contingencias profesionales y no son meras lesiones, deformidades o mutilaciones.

Tampoco se encuentran en el cuadro de enfermedades profesionales, aprobado por RD 1299/2006, de 10-11 –EDL 2006/311531-, aunque algunas de las sustancias que puedan motivar tales dolencias sí lo estén. Por ejemplo, la STSJ Cataluña de 10-1-2000 –EDJ 2000/1923– resolvió acerca de la exclusión en el listado precedente en un supuesto marcado por su excepcionalidad: se trataba de un trabajador que realizó un viaje a Miami por cuenta de la empresa en el curso de cual contrajo una enfermedad, borreliosis, una de cuyas secuelas fue una fibromialgia postinfecciosa. Se reconocía, sin embargo, la existencia de un accidente de trabajo-enfermedad del trabajo.

Se admite en términos generales la patología común de la FM o del SFC, salvo prueba en contrario. Tiene que justificarse entonces la existencia de un accidente de trabajo-enfermedad del trabajo, pero no es tarea fácil, ya que el trabajo ha de ser el único factor desencadenante de la enfermedad. En relación con el virus de Epstein-Barr, siquiera cuando pueda considerarse una de las causas, el hecho de que también pueda adquirirse por la saliva, permitió negar la calificación profesional del SFC al no existir una causa exclusiva (STSJ Cataluña de 29-12-2004 –EDJ 2004/243659-).

Motivado por la loable tarea de algunos colectivos, como el Colectivo Ronda en Cataluña, se ha generado una casuística importante en los supuestos relacionados con los organofosforados, calificándolos como derivados de accidente de trabajo. Se defiende que tanto el síndrome de sensibilidad química múltiple, como el SFC, son dos patologías surgidas por la exposición de trabajadores a productos químicos tóxicos, tales como insecticidas y productos de limpieza (por todas, STSJ Cataluña de 27-1-2010 –EDJ 2010/55366-).

La más injusta de las exclusiones es, sin embargo, la correspondiente al baremo de las prestaciones no contributivas. Pese a que se afirma en la Introducción del Anexo 1 del RD 1971/1999, de 23-12, de procedimiento para el reconocimiento, declaración y calificación del grado de discapacidad –EDL 1999/64271-, que se sigue la Clasificación Internacional de Enfermedades y el SFC como la FM se encontraban dentro de ella, el Anexo 1.A no las incluye. Tal ausencia obliga a valorar esas patologías como si sus síntomas constituyeran dolencias autónomas y sí previstas (limitaciones artrósicas, psíquicas, problemas digestivos, por ejemplo). La utilización de la tabla de valores combinados, siquiera cuando se apliquen los factores sociales complementarios, tampoco permite superar el 45% o 50% de minusvalía en la mayoría de los casos, lo que resulta insuficiente para alcanzar una incapacidad no contributiva, exigente del 65%.

Se trata de una carencia importante que ha de ser integrada con la mayor brevedad posible, ya que supone factor importante de discriminación para los enfermos que padecen este tipo de dolencias.

III. El contraste con la misma definición de incapacidad del artículo 136 LGSS –EDL 1994/16443

Otro de los inconvenientes nace de la misma definición de incapacidad que contiene el art. 136 LGSS –EDL 1994/16443-. 1: En la modalidad contributiva, es invalidez permanente la situación del trabajador que, después de haber estado sometido al tratamiento prescrito y de haber sido dado de alta médicamente, presenta reducciones anatómicas o funcionales graves, susceptibles de determinación objetiva y previsiblemente definitivas, que disminuyan o anulen su capacidad laboral.

Sin embargo, este tipo de enfermedades siempre se han considerado de difícil, si no imposible, objetivación, dado su carácter sintomático, la pura subjetividad del dolor y la imposibilidad de identificarlas a través de pruebas de laboratorio o radiológicas. Justificó tal realidad una actitud de recelo en todas las instituciones, administrativas y judiciales, frente a los beneficiarios, muchas veces calificados de simuladores y que se explicaba también por la protección de la Seguridad Social respecto a las reclamaciones fraudulentas.

La presión de los propios afectados y la importancia social de FM y del SFC, así como la existencia de nuevos métodos científicos, que permiten incluso la medición del dolor, ha justificado un progresivo y paulatino arrumbamiento de los prejuicios. Incluso quizás del diagnóstico tardío se ha pasado al precipitado en el caso, por ejemplo, de la FM, lo que lleva a veces al sobrediagnóstico y a calificar como enfermas de esta padecimiento a muchas personas con dolor crónico pero que no cumplen los criterios para ello.

Todas estas circunstancias justifican también que se replanteen caducos criterios y que se utilicen nuevos argumentos. Algunos más difíciles de entender porque constituyen quizás sutiles juegos dialécticos como que, partiendo de la exigencia legal comentada: “susceptibles de determinación objetiva”, se reconozca la imposibilidad actual de la objetivación, pero se admita, sin embargo, la posibilidad de la determinación. Otros quizás más compresibles, en el sentido de entender que la ley exige tal objetivación pero no fija los medios a través de los que se puede obtener. Lo exigido legalmente es la posibilidad de determinación objetiva, no que tal objetivación tenga que resultar acreditada a través de un diagnóstico exclusivamente clínico.

  1. La objetivación de estas enfermedades. Aportación y valoración de los informes periciales

La objetivación ha de realizarse a través de la aportación de los correspondientes informes médicos. La historia clínica suele ser más amplia en el caso del SFC que en el de la FM, si en este último supuesto son muchos los casos en los que la pericial comienza a configurarse a través del urgido y socorrido argumento de acudir a los médicos de atención primaria cuando se pretende demandar ante los juzgados.

Debe aportarse, desde luego, el informe de los especialistas: un reumatólogo en el caso de la FM y un internista en el supuesto del SFC. No son especialistas, en cambio, porque a ellos no les corresponde diagnosticar la enfermedad, los médicos de atención primaria ni los especialistas en la valoración del daño corporal. También deben aportarse los informes de las correspondientes unidades del dolor, en el caso de haber tenido que recurrir a ellas.

La pericial ha de ser honesta, por supuesto, que es exigencia derivada de la mínima deontología profesional y que no merece más comentario. Pero, además, y esto es especialmente importante y no se presume, ha de ser clara. Existen buenos clínicos que son malos peritos y peritos que son malos clínicos, de tal manera que los requerimientos ideales para esta prueba pasarían por un buen clínico y también un buen perito. Lo será cuando actúa con precisión, lo que pasa por elaborar una pericial que no sea un mero informe médico para los compañeros, lleno de tecnicismos, sino de un verdadero dictamen médico laboral que analiza las dolencias desde la perspectiva funcional y en un lenguaje comprensible, dirigido a un lego en medicina, al destinatario último, que lo es el juez. Son, en cambio, muchos los informes, excesivos, estereotipados, con hojas y hojas de literatura médica, en los que el juez sólo comprende y acoge sus conclusiones pero no el resto desmedido.

El informe pericial ha de ser también ratificado en juicio porque, si no sucede así, se queda en un mero certificado médico, que no permite el debate y la contradicción. En este momento el profesional ha de ser modesto, evitando una lucha de egos (del médico y del juez, situación frecuente), lo que no significa tampoco ser pusilánime ni inseguro cuando se responde a las preguntas de las partes o del mismo juez.

También resulta conveniente la presencia del beneficiario, ya que a veces se otorga especial importancia al propio reconocimiento judicial, cumplida manifestación del principio de inmediación que, si bien no es prueba definitiva en este tipo de enfermedades, puede contribuir de forma poderosa a la convicción de quien va a decidir respecto a una situación incapacitante y a su trascendencia. El juez también ha de apreciar si se dice verdad, la sinceridad de las palabras

Desde luego, éste es libre a la hora de valorar las periciales siempre que justifique mínimamente el sentido de la opción. También puede acudir a la prueba forense que generalmente no tiene una gran significación en estos casos por tres razones fundamentales. La primera es su excepcionalidad, ya que sólo se acude a ella cuando se aprecian contradicciones importantes. En segundo lugar, no suelen existir forenses asignados específicamente a los juzgados de lo social. En tercer lugar, tampoco su criterio va a ser especialmente cualificado porque no se trata de especialistas en este tipo de enfermedades, al margen de que se aprecie la objetividad que tales informes destilan, derivados de la condición de funcionarios públicos y de la imparcialidad que tal condición les confiere.

De ordinario, la preferencia por el informe del EVI también existe en este tipo de dolencias, lo que justifica que, ya en la suplicación, la revisión de los hechos probados de la sentencia, y a la que está supeditado en la mayoría de los casos el éxito del recurso, sólo pueda aceptarse cuando la prueba ofrecida a tales efectos revisorios tenga una mayor solvencia científica o especialización que la pericial escogida por el magistrado.

Sería aquella la derivada de los servicios especializados de la medicina pública o también de la privada pero siempre que traiga causa en un mayor rigor, tecnicismo, con medios, por ejemplo, de tercera generación. Por tal motivo, parece inevitable que quienes pueden acceder a estas cualificadas periciales, porque disponen de medios económicos, cuentan con una innegable ventaja adicional respecto a quienes ha acudido a servicios especializados pero de la medicina pública (Clinic, Vall d´Hebrón). En este último caso habrá, como es lógico, una razonable tardanza u otras servidumbres inevitables en cuanto inherentes a los servicios públicos.

  1. El criterio restrictivo utilizado por las Entidades gestoras y por las mutuas. La respuesta judicial

El último de los factores que ha incidido de forma negativa a la hora de reconocer la naturaleza incapacitante de este tipo de enfermedades es el criterio restrictivo utilizado por las Entidades gestoras y por las mutuas.

Nos sirve como muestra la Guía de Valoración de la Incapacidad Laboral para Médicos de Atención Primaria, documento nacido de la colaboración entre la Escuela Nacional de Medicina del Trabajo (ENMT), el Instituto de Salud Carlos III y el INSS (www.seg-social.es). A la hora de valorar las limitaciones que sufren los pacientes diagnosticados de fibromialgia, admite, por ejemplo, que el único instrumento validado suficientemente es el llamado FIQ aunque pueda resultar demasiado subjetivo cuando se utiliza en valoración laboral, de manera que el número de puntos dolorosos no es un criterio de gravedad, solo un criterio diagnóstico.

Pero lo importante también es que desvincula la gravedad de la FM de la utilización de analgésicos o la dosis que recibe el paciente. Se considera asimismo sin trascendencia la evolución hacia la cronicidad cuando ni siquiera la concesión de una pensión por incapacidad parece mejorar la evolución de estos pacientes, y descartada también la presencia de una patología psiquiátrica tipo asociada a la dolencia.

Negada la situación incapacitante, salvo casos excepcionales, en que la sintomatología dolorosa produzca un deterioro del estado general, y en general serán pacientes sólo subsidiarios de situaciones de incapacidad temporal, que deberá mantenerse en las fases agudas.

La tendencia aparecida en las mutuas tiene igualmente este contenido restrictivo. Cuando se trata de la incapacidad temporal, recomiendan que la duración sea lo más corta posible. Con especial cautela si existe un contexto médico-legal (tráfico, solicitud de minusvalía, etc.) que pueda recomendar al trabajador la prolongación de la baja. Se utiliza el manual de tiempos estándar publicado por el INSS y que establece una duración promedio de catorce días, el tiempo requerido para descartar otras patologías.

La justificación de que la baja no se alargue se disculpa por los inconvenientes que puede acarrear una situación prolongada como una mayor consciencia del dolor, el sentimiento de aislamiento, de inutilidad, con la pérdida de la autoestima que esto conlleva, así como los problemas económicos que puede suponer una prestación menor o las dificultades que pueden plantearse cuando se suscita la reincorporación. Todo en un contexto estadístico de aumento espectacular de casos en los últimos años y casi siempre en puestos de trabajo que tienen poco o nada gratificante.

La intervención de los Equipos de Valoración se salda lógicamente después con una propuesta desestimatoria. A veces con un signo interrogatorio incluido en el propio dictamen, que genera mayor desconcierto sobre la realidad y alcance de estas enfermedades.

Adobada a veces tal actitud restrictiva con inverosímiles episodios que trascienden a tal valoración, como lo sucedido en Vigo en el año 2008, cuando, entre otros argumentos, se le reprochó a una señora que su aspecto, peinada, maquillada, con complementos, no era propio de los enfermos de este tipo de enfermedades, lo que implícitamente se utilizaba también como argumento desestimatorio.

La reclamación administrativa posterior se desestima en el 90% de los casos, de manera que queda abierta la única opción, el protagonismo de los jueces de lo social si, cada vez más, estiman la pretensión deducida. La naturaleza extraordinaria del recurso de suplicación favorece que se confirme habitualmente la sentencia de instancia.

Cuando los pronunciamientos son desestimatorios, además de la falta de gravedad suficiente, las motivaciones son las referidas y tradicionales: básicamente la falta de objetivación de este tipo de dolencias (sólo datos clínicos) la subjetividad del dolor y la semejanza de los síntomas con los que son propios de otras enfermedades.

El criterio de algunos cualificados profesionales (Doctor J. Fernández-Solá, coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Clinic. Rev, Esp. Reumatol. 2004; 31: 535-7.- vol.31 núm 10) cuestionaría sin embargo, la efectividad de tales criterios en relación con el SFC. Como expone, la falta de un marcador analítico o bioquímico específico hizo pensar inicialmente que los criterios basados únicamente en datos clínicos y, por lo tanto, relativamente subjetivos, no serían útiles para el diagnóstico. Pero se trata de una postura superada si se valoran (Criterios de Fukuda) la presencia y características de la fatiga y de los demás síntomas asociados (febrícula, trastornos del sueño, del estado de ánimo, etc.). En este caso con la prevención de utilizar también las causas de exclusión que los mismos criterios establecen (enfermedades previas orgánicas o mentales que cursen con fatiga o la obesidad mórbida). Parece que la diferenciación entre las enfermedades primariamente mentales o psicosomáticas y el SFC está al alcance de cualquier facultativo con experiencia.

En definitiva, de la asimilación de esta realidad médica y social, por letrados y jueces, dependerá el éxito de las reclamaciones. También que otras enfermedades en ciernes de reconocimiento, y emparentadas con la aquí analizadas, como el síndrome químico múltiple, o la electrohipersensibilidad, no se sigan considerando todavía de manera caricaturesca, como he llegado a leer (excuso la cita por lo que puede tener de peyorativa), dolencias asimilables a la posesión demoníaca o a la licantropía.

Este artículo ha sido publicado en la “Revista de Jurisprudencia”, número 1, el 5 de abril de 2012.

 

Siempre hay días buenos


Cuando hablamos de fibromialgia o de otras enfermedades de dolor crónico o sensibilidad central, siempre nos viene a la mente las crisis, lo dificultoso que pueden llegar a ser los días y el esfuerzo por transitar por la vida como seres humanos íntegros. Tener dolor todo el tiempo no es fácil.

Pero todo no es malo, también tenemos días buenos. Aunque sean pocos los días buenos, sí los tenemos. Da gracias por ellos y no dejes que nadie te los estropee, hay que sacarles provecho.

Para seguir leyendo el artículo. pulsar aqui:

UN POCO DE ESTADÍSTICAS Y UN MUCHO DE AGRADECIMIENTO.


estadísticas-1560x690_c

Lo normal en todas las actividades que se desarrollan es empezar el año con un resumen de las cifras y datos obtenidos en el ejercicio anterior y a partir de ello sacar conclusiones.

Este blog, Fibromialgia Melilla, comenzó su andadura allá por Abril de 2012, con la única pretensión de hacer llegar a los enfermos de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltipler, enfermos como nosotros mismos, el mayor número posible de noticias que se generaran a lo largo de el mundo, referentes a estos padecimientos, a la vez que nosotros mismos nos dábamos eco de ellas mismas.

Como ya hemos indicado hasta la saciedad, en ningún momento hemos querido adueñarnos o aprovecharnos del trabajo de nadie, y por eso siempre hemos indicado la fuente de procedencia de todo lo publicado.

Este recién finalizado año 2015 nos ha traído cifras de seguimiento de amigos, de publicaciones compartidas y visitas a nuestra página como nunca, ni siquiera en el mas favorable de nuestros sueños hubiéramos llegado a imaginar.

Aunque ha sido un año un tanto parco en publicaciones, no lo ha sido en resultados.

A continuación  os indicamos alguna de estas cifras:

  • Total de visitas año 2015: 2.137.214 (42,24% mas que en 2014)
  • Visitas desde la fundación del Blog: 3.419.780
  • Mes con mayor numero de visitas desde fundación: Marzo 2015 con 225.872 visitantes (seguido de abril y mayo también de 2015)
  • Mayor día de visitas desde fundación: 13 de Marzo de 2015 con 16.163 visitantes 
  • Total de artículos publicados desde fundación: 1.440
  • Total de comentarios desde fundación: 1.788
  • Artículo mas compartido: “PROBLEMAS CON EL MEDICAMENTO LYRICA” 1503 VECES
  • Total de Artículos compartidos: 54.781
  • Medio por el cual se han compartido mas artículos: FACEBOOK con 42454 artículos

 

Pero o mas importante de todo es: NADA DE TODO ESTO HUBIESE SIDO POSIBLE SIN VUESTRA PRESENCIA, QUERIDOS AMIGOS, QUE A DIARIO NOS DEDICÁIS PARTE DE VUESTRO VALIOSO TIEMPO PARA VISITAR ESTE VUESTRO BLOG.

 

GRACIAS

 

El Síndrome de Fatiga Crónica: grados y síntomas


SFCEl Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que también se conoce como encefalomielitis miálgica es una enfermedad neurológica cuyo principal síntoma es causar una fatiga severa experimentada como agotamiento y poca resistencia), problemas neurológicos debilitantes y una variedad de síntomas muy parecidos a los de la gripe. En este post veremos los síntomas y grados del síndrome de fatiga crónica. 

Muchos observadores médicos han señalado que el SFC a menudo parece ser “provocado” por algún acontecimiento estresante, pero con toda probabilidad, la condición era previamente latente. Algunas personas parecen tener SFC después de una infección viral, o una lesión en la cabeza, o la cirugía, el uso excesivo de antibióticos, o algún otro evento traumático. Sin embargo, es poco probable que estos eventos por su cuenta podrían ser una causa primaria.

Síndrome de Fatiga Crónica: grados

Se consideran tres grados en el SFC, son los siguientes:

Leve: el enfermo es capaz de cuidar de sí mismo, pero puede necesitar días de baja laboral para descansar.

Moderada: es posible que el enfermo tenga movilidad reducida y sus síntomas pueden variar; es posible que también vea perturbados sus patrones de sueño y tenga necesidad de dormir durante la tarde.

Severa: el enfermo es capaz de llevar a cabo las tareas diarias mínimas, como lavarse los dientes, pero su movilidad de ha visto notablemente disminuida. También aparecen dificultades para concentrarse.

Por suerte la mayoría de los casos de síndrome de fatiga crónica son leves o moderados, pero hasta una de cada cuatro personas con SFC experimenta síntomas graves.

Síndrome de Fatiga Crónica: síntomas

El síntoma principal del SFC es el cansancio extremo. La enfermedad se diagnostica cuando este cansancio es:

  • Es nuevo.
  • No tiene motivos aparentes.
  • Dura al menos seis meses.
  • No se alivia con el reposo en cama.
  • Es tan intenso que impide participar en ciertas actividades.

Además del cansancio, el paciente con SFC debe cumplir con al menos cuatro de estos criterios menores:

  • Malestar post-esfuerzo (PEM)
  • Dolores musculares
  • Dolor en articulaciones, pero sin inflamación
  • Problemas de memoria o de concentración
  • Nodos linfáticos palpables en áreas del cuello o axilas
  • Dolores de garganta frecuentes
  • Dolores de cabeza
  • Sueño no reparador

La enfermedad es muy variable en su duración. Algunos pacientes se recuperan después de un año o dos. Más a menudo, aquellos que se recuperan son más propensos a hacerlo de 3 a 6 años después de su inicio. Otros pueden recuperarse después de una década o más. Sin embargo, para algunos, la enfermedad parece simplemente persistir durante toda la vida

Estos son los grados y síntomas  del Síndrome de Fatiga Crónica. Si la información te ha parecido interesante, compártela en las redes sociales.

OBTENIDO DE:http://www.elblogdelasalud.es/el-sindrome-de-fatiga-cronica-grados-sintomas/

Cómo se puede diagnosticar la fibromialgia


pupaLa fibromialgia no sólo es controvertida por la amplitud de sus síntomas y la complejidad de su tratamiento, ambos aspectos todavía sujetos a un gran debate científico. Además, se trata de un síndrome con un diagnóstico muy difícil, sin pruebas concretas que ayuden a determinar que un sujeto lo padece o no.

Estudios de todo tipo, llevados a cabo por instituciones tan prestigiosas como la Arthritis Foundation o presentados en revistas de impacto como European Psychiatr, coinciden en la dificultad de hacer un diagnóstico correcto y fiable del síndrome. Si a un paciente que sufre fibromialgia se le realizan radiografías, análisis de sangre o, incluso, una bipsia muscular, todos los valores serán perfectamente normales. Para hacer un diagnóstico clínico de la FM es necesario excluir otras patologías, y una vez descartadas estas tomar en cuenta los síntomas más frecuentes del síndrome.

Una de las pocas técnicas desarrolladas para el diagnóstico de la fibromialgia fue elaborada por el Colegio Estadounidense de Rematología (American College of Rheumatology), y se basa en la posible existencia de tender points. Esta forma de diagnóstico aplica una presión de cuatro kilogramos en 18 puntos del cuerpo: si el paciente afirma sentir dolor en once de ellos se considera una prueba con resultado positivo.

Estos criterios fueron establecidos en 1990 y, aunque parten de un enfoque clásico de la fibromialgia, siguen siendo considerados plenamente vigentes. La presión se haría en trapecos, supraespinosos, cervicales bajos, la segunda costilla, epicondíleos, glúteos, trocantéreos y rodillas. La palpación digital, realizada -tal y como se ha dicho- con una fuerza de 4 kilos, debe concluir en un reporte doloroso por parte del paciente, no únicamente sensible.

No obstante, el mismo Colegio Estadounidense de Reumatología describió en 2010 nuevos criterios para detectar el síndrome, mucho más acordes a la visión que en la actualidad se tiene de la fibromialgia. En ese nuevo estudio se presentaron dos nuevas escalas: el Índice de Dolor Generalizado, conocido por las siglas en inglés WPI; y el Índice de Gravedad de Síntomas, también llamado SS Score.

Mediante este criterio ampliado se tienen en cuenta nuevos aspectos que hasta ahora no eran considerados relevantes. Es un diagnóstico mucho más completo y que, con el tiempo, está llamado a sustituir totalmente al establecido en 1990.

La complejidad de la detección de la fibromialgia hace que, con frecuencia, se haga un diagnóstico erróneo y que se informe al paciente de que padece una dolencia que comparte síntomas con la FM. Artrosis, artritis reumatoide e incluso depresión son algunos de los diagnósticos equivocados más frecuentes.

Obtenido de: http://fibromialgiablog.com/concienciacion-sobre-la-enfermedad/

CÓMO VIAJAR SI TIENES FIBROMIALGIA


viaje-alrededor-del-mundo1
 OBTENIDO DE: http://fibrofamur.blogspot.com.es/2015/07/como-viajar-si-tienes-fibromialgia.html

Si para las personas que gozan de un estado de salud normal, la mala organización de un viaje puede terminar provocando un  estado de estrés, imagínate si además padeces una enfermedad crónica como la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica.

Lo primero que pensamos cuando alguien nos propone salir a hacer turismo es cómo responderá nuestra enfermedad ante la nueva situación, y qué debemos tener en cuenta para que la FM no nos amargue las vacaciones.

Aunque no todos los consejos son aplicables para cada situación personal, ya que la fibromialgia puede afectar de forma diferente a cada paciente, tomar algunas medidas nos pueden ayudar a sobrellevar mejor la estancia lejos de casa y a evitar algún contratiempo,

  1.  Sobre el destino y las cosas a ver:
  • No intentes abarcar demasiado o alargues alguna de las visitas. Recuerda que es posible que tardes más de lo previsto en alcanzar alguno de los sitios . A la hora de crear tu itinerario, ten en cuenta dejar espacios de descanso. Tomátelo con calma y relax.
  • Si vas a estar una semana en el destino, haz tu planning para 6 días. Es más que probable que al menos un día lo necesites para descansar y alejarte poco de tu alojamiento.
  • Ten en cuenta el terreno al que viajas. Ya imaginamos que no decidirás ir a subir el Everest, pero es posible que no hayas previsto si tu hotel se encuentra arriba de una gran cuesta o que se trata de un terreno difícil e inestable. Es algo a tener en cuenta que muchas veces pasamos por alto.
  • Aunque lo tengas todo planificado, no reserves las actividades hasta el mismo día. Hay veces que nos levantamos con más fuerza, y debemos aprovecharlo para hacer las actividades que más puedan desgastarnos. Una buena forma de hacer ésto es dividir tus planes por días, pero pudiendo modificar el orden siempre que quieras. En vez de asignar las actividades a días concretos lunes, martes, miércoles… es mejor distribuirlas en día A, día B o día C para llevarlas a cabo según el estado en que te encuentres.
  • Hay destinos mejores que otros, y dependiendo de tu situación personal sabes qué te irá mejor, y dónde puedes sufrir más. Si te cansas mucho al andar, evita los sitios que requieran grandes caminatas. Si eres fotosensible, no vayas a un destino que sólo sea playa…
  1. Sobre lo que te debes llevar en la maleta:
  • El primer consejo que te daremos es: haz una lista. Por mucho que creas que te acordarás de todo, te recomendamos de forma enérgica que dediques un rato a apuntarlo todo e ir tachando a medida que lo guardas en la maleta.
  • Ten en cuenta el clima. Sabes que si hace un poco de frío se te calará rápido en el cuerpo, y que un fuerte sol en la cabeza te aumentará las migrañas. Hoy en día es fácil consultar aproximadamente el tiempo a semanas vista.
  • La medicación. Posiblemente estás tomando una serie de medicamentos para paliar los efectos de la fibromialgia. Lo primero que debes consultar, si viajas a un país desconocido, es si puedes tener algún problema al cruzar la frontera. No todos los medicamentos están aceptados en todos los sitios. El otro punto a tener en cuenta sobre la medicación, es básico. Si hay algo que puedas necesitar, no lo dejes en casa. Tampoco lo saques nunca de su envase original, ya que este tipo de productos suelen ser punto de mira en los controles aduaneros.
  1. Sobre el transporte elegido:
  • Si has elegido el avión. Recuerda ir con tiempo de sobras. Los aeropuertos pueden ser tan grandes cómo agobiantes. Además, es posible que según cual sea tu situación necesites utilizar silla de ruedas, y según el aeropuerto, ésto requiere aviso previo.
  • Si vas en coche. Que el conductor sea paciente contigo. Intenta que sea alguien que conozca tu enfermedad y en quien tengas suficiente confianza cómo para pedir que pare cada vez que lo vea necesario. Intenta no estar excesivas horas sentada sin moverte.
  • Si se trata de un crucero. Puede ser una excelente opción para personas con fibromialgia, aunque tiene un pero. Pueden ser algo agobiantes y estresantes por el poco tiempo que suelen dejar para hacer las visitas. Por otro lado, es una gran comodidad para cubrir tus necesidades a bordo el hecho de estar siempre a pocos pasos de tu habitación y con tanto personal a tu servicio.
  1. Sobre el alojamiento:
  • Este es un punto al que deberías prestar especial atención. Si tu bolsillo lo permite intenta que sea un hotel cómodo y céntrico, o al menos de fácil acceso desde los puntos turísticos que vayas a ver.
  • Aunque no debería hacer falta recordarlo, si tu opción es un cámping, intenta que sea todo lo confortable posible. No duermas en el suelo sin una buena amortiguación.
  1. Una vez en mi destino, a hacer el turista:
  • Evita las largas colas y aglomeración de gente. Si vas acompañada y hay mucho rato de espera, siéntate y que alguno de tus acompañantes guarde tu lugar.
  • Cada vez hay más “aparatos” que puedes alquilar para hacer tus desplazamientos más amenos. Desde una silla de ruedas motorizada para casos más necesarios, hasta patinetes con asiento y motor, segways… Hay un gran abanico de opciones. Sino, algo que va muy bien es una especie de bastón que venden que se convierte en un asiento en pocos pasos. Para los lectores más jóvenes, un poco de sentido común. Ve descansando siempre que sea posible.
  • Lleva agua encima o ve parando a tomar un refresco. Necesitas tener el cuerpo bien hidratado.
  • No cargues mucho peso siempre que te sea posible. A tu espalda no le conviene ir forzada. 6. Sobre el vestuario . Aunque no existe el “look ideal” para viajar,  el mejor es aquel que te haga sentir comodo/a.  Evita la ropa ajustada, recuerda que pasarás varias horas en un asiento, lo que provocará que te hinches y el nylon o la lycra no vienen nada bien en esos momentos. . Presta especial interés en la elección del calzado, evitando los tacones altos o excesivamente planos. Para evitar rozaduras, lo más adecuado es llevar calzado cómodo a ser posible ya usados y que  estén adaptados a nuestra pisada y al tipo de actividad que vayamos a realizar.

 

5 tipos de personas que conoces cuando tienes fibromialgia


5¿Has sido diagnosticado de una enfermedad invisible? Tal vez sea lupus, la enfermedad de Crohn, artritis reumatoide, fibromialgia o cualquier otra enfermedad que pasa desapercibida para todos menos para ti. No importa lo que tengas, siempre habrá gente que quiera dar su opinión sobre lo que te está pasando.

Estos son los cinco tipos de personas que, sin duda, puedes esperar encontrar si navegas por la vida con una enfermedad invisible:

1. La persona escéptica

Tener una enfermedad crónica a veces te lleva a cancelar planes. A medida que pasa el tiempo, aprendes lo difícil que puede ser incluso conseguir salir de la cama por la mañana. Tus amigos y familiares no lo hacen. Y puede ser extremadamente frustrante. Te dirán cosas como: “Pero si estabas bien ayer, ¡si incluso fuiste al gimnasio!” o “Pues no pareces enferma”… Da igual, no hagas esfuerzos que no debes sólo para satisfacer a los escépticos. Habrá gente que ni siquiera pueda empezar a comprender el malestar que sientes. No importa, la gente con la que vale la pena pasar el tiempo es la que hace todo lo posible para entenderte.

2. La persona que te regaña por usar servicios para discapacitados

Ver para creer. A veces se escucha a gente reprender a los que aparcan en lugares para discapacitados y no parecen necesitarlos. La palabra clave de esta frase es PARECER. Si no pueden ver tu discapacidad, no existe para ellos. Así que, cuando ven a alguien aparcar en estos lugares y no parecen estar enfermos o tener una edad avanzada, no racionalizan que la persona a la que critican puede necesitar estar lo más cercano al baño como sea posible o que su artritis empeorará si andan demasiado… Hay gente que necesita que se les aclare el tema y, aún así, a veces siguen dudando de lo que se les está explicando.

3. La persona que asume que te sientes enfermo si actúas un poco diferente a lo normal

El año pasado tuve un pequeño brote al final del semestre. Por desgracia, esto me llevó a faltar a algunas clases. Lo bueno es que tenía un profesor muy comprensivo. Un día me iba a reunir con él después de clase para discutir mis ausencias pero, en lugar de ello, decidí ir a casa y dormir una siesta. Al irme me crucé con él y antes de poder empezar a explicarme, me dijo: “¿Te vas a casa? Claro, tenías muy mala cara en clase hoy”. Por supuesto, yo estaba aliviada porque ya no tenía que poner ninguna excusa, pero también un poco confusa. Me sentía mejor que de costumbre, sólo estaba un poco cansada… Pero claro, como el profesor sabía que tenía una enfermedad crónica, daba por hecho que estaba fatal y me dejó ir.

Algunos pueden pesar que esto es algo bueno y lo puede llegar a ser en algunas situaciones. El problema viene cuando la gente culpa a tu enfermedad de tu comportamiento y descarta sentimientos o situaciones importantes.

4. La persona que no sabe nada de tu enfermedad pero piensa que sabe cómo curarte

Sin lugar a dudas, el tipo más odioso de persona que te encontrarás es el que autoproclama “lo sé todo”, cuando en realidad no sabe nada de tu enfermedad. Estas son algunas de las perlas de asesoramiento que te llegarán incluso de completos extraños:

“Oh, ¿tienes fibromialgia? ¡El primo del novio de mi hermana tiene eso! Empezó a tomar zumos naturales y se curó”.

“El gluten provoca tantos problemas, probablemente deberías renunciar a él, creo que te ayudará a tener tu colitis ulcerosa bajo control”.

Y mi favorita: “¿Cómo sabes si quiera que tienes esa enfermedad? Tal vez sea una estratagema de los médicos y las grandes farmacéuticas para sacarte el dinero”.

Si bien este tipo de frases pueden ser extremadamente molestas, la mayoría de estas personas están simplemente intentando ayudarte a sentirte mejor. Así que trata de recordarlo antes de empezar a gritarles.

5. La persona que sabe exactamente por lo que estás pasando

Es fácil sentirse solo en el sufrimiento. Especialmente cuando rara vez coincides con otra persona con tu misma patología. Lo que hay que recordar es que hay personas que se sienten igual que tú. Lo creas o no, esos grupos de apoyo “cursis” a los que te anima tu médico a participar online o unirte, pueden marcar la diferencia. Allí es donde conocerás a gente que te entienda. Algunos habrán pasado por tu misma situación y por situaciones peores. También es donde conocerás a alguien que está en el mismo punto que tú y con el que puedes contar para una sesión de “desahogo”. Algunas veces, incluso conocerás a gente que está bastante peor que tú. También es donde conocerás a gente inspiradora, aquellas personas que siguen en la lucha de la visibilización de la fibromialgia, a pesar de estar pasando por un dolor físico y emocional inimaginable. Es donde descubrirás lo fuerte que eres, y donde podrás usar tu experiencia para ayudar a otros a encontrar la inspiración que es tan importante cuando se lucha contra una enfermedad invisible.

Fuente: Med Precautions

entrada obtenida de: https://fibropositivas.wordpress.com/2015/10/07/tipos-personas-conoces-fibromialgia/

LA FIBROMIALGIA NO DA PENA PERO VENDE


la FM no da PENAchExisten colectivos de pacientes afectados de enfermedades que implican la pérdida de la vida, que acarrean graves deformaciones físicas o deterioro mental y otros en los que los pacientes afectados simplemente son los niños. Todas ellas conmueven la emotividad de la sociedad en general, pero la Fibromialgia una enfermedad que padece entre un 2% y un 4% de la población, según la OMS, sin distinguir la edad, el sexo, la posición social o parte del mundo en el que  se viva, ésta, la fibromialgia no da pena, no conmueve el alma de los que nos rodean. No  sólo es que no da pena, es que incluso hiere suceptibilidades y levanta recelos en todos los ámbitos fuera y dentro del mundo sanitario y administrativo, laboral y familiar 

Es como si por presentar un buen aspecto físico estuvieras exento de padecer una enfermedad reumatológica, neurológica o autoinmune  que curse con dolor intenso y constante la mayoría de las veces unido al cansancio agotador que hora tras hora y día tras día te martiriza. Como no existe un “dolorímetro” que cuantifique la intensidad del dolor, como ocurre con el termómetro y la temperatura, esta enfermedad objetivamente tampoco existe, ni se puede demostrar, a día de hoy, con pruebas diagnósticas objetivas.
Probablemente nadie se muera de Fibromialgia  o Síndrome de Fatiga Crónica, pero  aunque no sea mal de morir, tampoco te deja vivir. El dolor, la variedad y numerosa sintomatología que presenta esta dolencia, la incomprensión, el aislamiento y la desesperanza acaban minando el ánimo de cualquiera. Muchos pacientes de Fibromialgia o Fatiga Crónica  sufren también de ansiedad o depresión asociada. A veces esta afección es tan grave que se ve implicada la pérdida de la vida en aquellas personas que llegan a tocar fondo sin encontrar una solución al mal físico y emocional que sufren durante años.
Mientras, la Medicina ante la falta de pruebas diagnósticas objetivas y la Administración enroscada en sus protocolos rígidos y despersonalizados siguen confiando en que la pátina del tiempo  o la diosa Fortuna, invocada  por la inquietud y la colaboración de muchísimos pacientes refugiados en asociaciaciones, ilumine alguna mente privilegiada refugiada   en algún laboratorio abandonado a su suerte sin subvenciones económicas oficiales para la investigación encuentre, por casualidad, la causa y por tanto el tratamiento específico tan anhelado.
Pero el mundo de los negocios especulativos está ojo avizor y ha descubierto que la fibromialgia vende,  vende mucho y no siempre bien. Es una fuente muy golosa para sacar dinero fácil y constante. Un paciente mal atendido o abandonado es un bocado suculento.  
Hay muy buenos negociantes que también pueden ser honestos, pero en este mundo tan codicioso “la pela es la pela” y no importa  lo que vender a un paciente desesperado. Todo vale, medicamentos que tapan la ignorancia de quien las receta para quitarse de encima al paciente incómodo, complementos alimenticios que remedian todos los males o previenen enfermedades, aparatos que sanan tu cuerpo y evitan los dolores, enciclopedias y DVDs que te asesoran y hacen experto en el conocimiento de la enfermedad que te aqueja, tratamientos novedosos que no lo son tanto o tan prolongados en el tiempo que dejan de ser efectivos para el paciente y muy rentables económicamente para quien los ofrece, medicinas llamadas alternativas que no tienen ninguna base científica que las avale, asociaciones que encubren negocios ocultos o prometen investigaciones inexistentes donde camuflar las suculentas aportaciones de los asociados que creen en resultados inminentes…Todo vale.
Abramos también  nuestros ojos y nuestra mente. No nos dejemos engatusar acorralados en reuniones intimidatorias sabiamente planificadas. Consultemos con la almohada antes de tomar decisiones de las que luego podamos arrepentirnos. No es tarea sencilla cuando acudes a cualquier remedio que pueda ayudarte a salir de la situación tan limitadora en la que te encuentras, cualquier mano que te tienden parece amiga, incluida la persona que te acompaña a la consulta y en un gesto cómplice con el facultativo de turno pactan implicitamente que todo está en tu cabeza, vamos, que estás loco o loca. Cuidado, La fibromialgia no es una enfermedad mental pero lamentablemente no existe una prueba diagnóstica que confirme su existencia y los pacientes estamos en manos de la pericia del doctor que nos atiende.
Hay profesionales de la medicina competentes e incompetentes, como en todas las profesiones. Los timos y los timadores son una realidad, los negocios y los negociantes con la enfermedad ajena también. No te dejes intimidar y mucho menos  engañar.
 
Algunos consejos que pueden ser de utilidad:
 
 Elige un médico que te inspire confianza por su buen trato, preparación y experincia, en caso contrario exige tu derecho a cambiar de facultativo.
  1. Pide que te hagan cuantas pruebas sean necesarias para descartar otras enfermedades con sintomatología similar a la fibromialgia o el síndrome de fatiga crónica.
  2. Ante una sintomatología nueva acude al especialista adecuado, reumatólogo, neurólogo, internista, traumatólogo, hematólogo… según el diagnóstico que sugieran las pruebas realizadas. La fibromialgia  no te exime de padecer otras dolencias.
  3. No te automediques y toma con regularidad el tratamiento farmacológico que te prescriban. Si no se obtienen los resultados esperados consulta con el médico que te los prescribió para hacer los ajustes necesarios, pero no los abandones nunca por tu cuenta. 
  4. Los tratamientos alternativos pueden ser una opción. Si no encuentras resultados positivos en un tratamiento elegido no lo prolongues inútilmente y recuerda que los complementos alimenticios y plantas medicinales pueden interferir en la medicación que tomas habitualmente. Consulta siempre con tu médico.
  5. Desconfía de los tratamientos exageradamente caros o fantásticamente efectivos.
  6. Recoge cuanta información sea necesaria antes de comprar aparatos que debas manejar en casa. Si después de probarlo no te convence no dudes en hacer valer tu derecho a devolución.
  7. Valora si una enciclopedia generalista es el  medio idóneo para informarte sobre tu enfermedad concreta. Hay asociaciones que facilitan información novedosa y fiable.
  8. Si acudes a la medicina privada comprueba que las personas que te van a tratar tienen la titulación necesaria y están colegiadas.
  9. Si decides asociarte para beneficiarte de algunos servicios comunes elige una entidad que te brinde información clara y transparencia absoluta tanto en el estado de las cuentas como en la toma de decisiones.
No dejes que jueguen contigo. Ni tu  dignidad, ni tu salud deben correr riesgos innecesarios. Tu dinero tampoco.

Documental FibroWorld


Un documental sobre la fibromialgia, la enfermedad invisible del siglo XXI.

Rosa, Bibiana, Chús, Esperanza y Carmen son las cinco protagonistas de FibroWorld. Gracias a sus testimonios en primera persona, conoceremos qué es la fibromialgia, cuales son sus síntomas, como actúa la enfermedad en un cuerpo humano, sus temidos brotes fibromialgicos. Y también cuales son las diferentes reacciones de la sanidad y de la sociedad actual de un país desarrollado, hacia los enfermos y enfermas que la sufren y padecen todos los días de su vida.

“A todos los enfermos, no estáis solos. ” -Alejandro FibroWorld.

Facebook FibroWorld

 Obtenido de: https://fibropositivas.wordpress.com/2015/12/09/documental-fibroworld/

Los tribunales confirman que la fibromialgia es motivo para la declarar la invalidez permanente absoluta


fisioLa Sala de lo Social del TSJ de Cataluña ha considerado en una reciente sentencia que la fibromialgia y síndrome de fatiga crónica (SFC) es motivo para declarar la “invalidez permanente”.

La sentencia se refiere a un caso de una mujer, operaria de industria química, que padecía un cuadro de depresión mayor recurrente de carácter grave sin síntomas psicóticos, dolor cervical y proceso degenerativo sin afectación radicular, fibromialgia y SFC.

En el fallo, el TSJ de Cataluña pone el acento en la reiterada doctrina jurisprudencial que señala que “la valoración de la invalidez permanente debe realizarse atendiendo fundamentalmente a las limitaciones funcionales derivadas de los padecimientos del trabajador”.

En el caso, las dolencias de la paciente configuran un cuadro que “impide el correcto desempeño de todo tipo de trabajo, incluidas las tareas de naturaleza sedentaria y liviana que no requieran la realización de esfuerzos físicos especialmente intensos”.

“En el momento actual se encuentra afectada por un trastorno mayor de carácter grave, que se presenta con intensidad suficiente como para anular su capacidad laboral, a lo que se añaden las restantes dolencias degenerativas”, añade el fallo.

La demandante presenta depresión mayor recurrente de carácter grave sin síntomas psicóticos, dolor cervical y proceso degenerativo sin afectación radicular, fibromialgia y SFC.

Por todo ello, el TSJC desestima el recurso de suplicación interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) contra la sentencia que ya dictó el Juzgado de lo Social 1 de Girona en 2013.

Situación de IPA de una educadora social que padece fibromialgia y SFC

La Sala de lo Social del TSJ  de Cataluña, en sentencia nº 1403/2015, de 24 de febrero (Rec. 6239/2014), también declaró la situación de IPA para todo trabajo de una educadora social que padece fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, confirmando la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social y desestimando el recurso interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.

La trabajadora –que prestaba servicios de educadora- sufría un síndrome de fibromialgia y fatiga crónica muy avanzado, de grado III, unido a trastorno depresivo crónico, deterioro cognitivo leve y síndrome de túnel carpiano antevenido, entre otras patologías.

Considera la Sala que ya solo por la gravedad de la fibromialgia y fatiga crónica, en el grado padecido, se debe reconocer que, aún con aptitudes para hacer alguna actividad, se carece de facultades reales para consumar el trabajo con cierta eficacia.

Se trata de patologías que por el intenso dolor que provocan, merman notablemente la capacidad productiva, en términos de rendimiento, capacidad y eficacia, y sin que el hecho de que se puedan realizar tareas livianas basta sin más para enervar la situación incapacitante en la consideración apreciada en instancia de permanente y absoluta.

Sobre la configuración que la LGSS hace sobre la incapacidad permanente absoluta es numerosa la jurisprudencia que se ha encargado de puntualizar que tal grado de incapacidad no solo debe ser reconocido cuando se carece de toda posibilidad física para realizar cualquier quehacer laboral, sino también cuando aun manteniendo aptitudes para realizar algún tipo de actividad, no se tengan para hacerlo con una mínima eficacia, pues la realización de cualquier trabajo, incluso por simple que sea, requiere unas exigencias de horario, desplazamiento e interrelación, así como diligencia y atención.

La incapacidad debe ser entendida como la merma de capacidad por reducciones anatómicas o funcionales graves que disminuyen o anulan la capacidad laboral, y sin que obste a la calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral cuando ésta se presente como incierta o muy a largo plazo.

http://noticias.juridicas.com/actualidad/jurisprudencia/10707-los-tribunales-confirman-que-la-fibromialgia-es-motivo-para-la-declarar-la-invalidez-permanente-absoluta/

SINDROME FATIGA CRÓNICA (SFC): PRUEBAS DIAGNÓSTICAS


proporcion_sfcEnfermedad clasificada en España con el código 780.71 Cie-9-mc

Los estándares para el diagnóstico del síndrome de fatiga crónica han sido definidos por el Centro para el Control de Enfermedades(CDC) y en los llamados “documentos de consenso de Canadá del año 2006”, donde se define un protocolo en las pautas para la detección, diagnóstico y seguimiento del SFC. Este síndrome fue identificado en los países anglosajones a mediados de los años 80.

La Organización Mundial de la Salud lo considera como una enfermedad neurológica grave y aparece en la lista americana de enfermedades infecciosas nuevas, recurrentes y resistentes a los medicamentos.

En España, en la CODIFICACION CLINICA CON LA CIE-9-MC (UNIDAD TECNICA DE LA CIE-9-MC PARA EL SISTEMA NACIONAL DE SALUD) Boletín nº 12 del año 1999, en el apartado nº 10 Síntomas y signos mal definidos, dice El síndrome de fatiga crónica, se caracteriza por fatiga severa y discapacitante…..”

Dichos estándares incluyen:

  •       Astenia (cansancio) intensa y fatigabilidad fácil, que no merma con el descanso nocturno, incluso sin haber realizado esfuerzo físico
  •       Inicio generalmente repentino, a veces después de un cuadro similar a una gripe. También puede aparecer tras una mononucleosis infecciosa u otras enfermedades víricas
  •       También cursa con desorientación, pérdidas de memoria a corto plazo, confusión e irritabilidad (afectación neuro-cognictiva)
  •       Pérdida de fuerza
  •       Falta de concentración. Con las habilidades matemáticas, pueden perder sus capacidades hasta presentar cifras en pruebas psicotécnicas y de coeficiente de inteligencia muy inferiores a las que tenían antes de enfermar.
  •       Falta de memoria
  •       Mialgias  dolores musculares que pueden afectar a uno o varios músculos del cuerpo y pueden estar producidos por causas muy diversas. Estos dolores musculares pueden acompañarse en ocasiones de debilidad o pérdida de la fuerza y dolor a la palpación. También se asocia en ocasiones con calambres y contracturas de los músculos afectados
  •       Ansiedad   incremento de las facultades perceptivas ante la necesidad fisiológica del organismo de incrementar el nivel de algún elemento que en esos momentos se encuentra por debajo del nivel adecuado, o -por el contrario- ante el temor de perder un bien preciado.
  • La ansiedad tiene una función muy importante relacionada con la supervivencia, junto con el miedo, la ira, la tristeza o la felicidad. En la actualidad se estima que un 20.6% o más de la población mundial sufre de algún trastorno de ansiedad, generalmente sin saberlo.
  •       Depresión es un trastorno del estado de ánimo que en términos coloquiales se presenta como un estado de abatimiento e infelicidad que puede ser transitorio o permanente.

    El término médico hace referencia a un síndrome o conjunto de síntomas que afectan principalmente a la esfera afectiva: la tristeza patológica, el decaimiento, la irritabilidad o un trastorno del humor que puede disminuir el rendimiento en el trabajo o limitar la actividad vital habitual, independientemente de que su causa sea conocida o desconocida. 

  • Cefalea dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que lo unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, cara y cuello.

  •       Adenopatías Una adenopatía o linfadenopatía es el término que se usa en medicina para referirse a un trastorno inespecífico de los ganglios linfáticos. En la mayoría de los casos, el término se usa como sinónimo genéralizado de una tumefacción, aumento de volumen o inflamación de los ganglios linfáticos, acompañado o no de fiebre. Cuando el trastorno se debe a una infección, se habla de adenitis y cuando la infección ocupa los canales linfáticos, se usa el término de linfangitis.
  •       Síntomas digestivos  Las enfermedades de los órganos digestivos  ocupan el segundo lugar después de las enfermedades cardiovasculares.Los trastornos producidos por estas molestias afectan la piel, las membranas húmedas, los huesos, los músculos y las glándulas

                   Parestesias  sensación anormal de los sentidos o de la sensibilidad general que se traduce por una    sensación de hormigueo, adormecimiento, acorchamiento, etc., producido por una patología en cualquier sector de las estructuras del sistema nervioso central o periférico. El entumecimiento y hormigueo son sensaciones anormales que se pueden producir en cualquier parte del cuerpo, pero son más usuales en las manos, pies, brazos y piernas

  •       Palpitaciones El trastorno del ritmo cardíaco o arrítmia cardíaca, es una alteración de la frecuencia cardíaca, tanto porque se acelere, disminuya o se torne irregular, que ocurre cuando se presentan anomalías en el sistema de conducción eléctrica del corazón.
  •       Dolor torácico Es una molestia o dolor que se siente en algún punto a lo largo de la parte frontal del cuerpo entre el cuello y el abdomen superior.
  • Muchas personas que experimentan dolor torácico sienten temor de un ataque cardíaco. Sin embargo, el dolor torácico puede tener muchas causas, algunas de las cuales solo provocan un leve inconveniente, mientras que otras pueden ser serias e incluso potencialmente mortales. Cualquier órgano o tejido en el tórax puede ser el origen del dolor, incluyendo el corazón, los pulmones, el esófago, los músculos, las costillas, los tendones o los nervios.
  •       Manifestaciones cutáneas – el médico se debe plantear la pregunta de si el proceso cutáneo está limitado a la piel, y representa un puro acontecimiento dermatológico, o si es una manifestación de una enfermedad interna relacionada con la situación médica global del paciente.
  • La evaluación y el diagnóstico preciso de las lesiones cutáneas también son fundamentales debido al marcado aumento de cánceres cutáneos, melanomas y no melanomas. Las enfermedades dermatológicas pueden clasificarse y calificarse de muchas maneras diferentes de erupciones cutáneas inflamatorias y de procesos neoplásicos de la siguiente manera: A) enfermedades y lesiones cutáneas comunes, B) cáncer cutáneo distinto del melanoma, C) melanoma y lesiones pigmentadas, D) lesiones infecciosas y piel, E) enfermedad cutánea de origen inmunitario y…”
  •   Vértigo es una sensación de falta de estabilidad o de situación en el espacio. El paciente siente que las cosas dan vueltas a su alrededor o que es él quien gira alrededor de las cosas. Generalmente es de carácter rotatorio y se puede acompañar de manifestaciones vegetativas (náuseas, vómitos, sudoración). 
  • Trastornos del sueño: sueño no reparador e hipersomnia.
  • Corresponden a un amplio grupo de desórdenes que afectan el desarrollo normal del ciclo sueño-vigilia. Algunos trastornos del sueño pueden ser lo bastante serios como para interferir con el funcionamiento normal físico, mental y emocional.
  •       Dolor muscular.
  •       Faringitis mialgica (dolor de garganta).
  •       Dolor con la palpación de ganglios linfáticos de cuello o axilas.
  •       Fiebre leve (38,3º o menos).
  •       Dolores de cabeza. hace referencia a los dolores y molestias localizadas en cualquier parte de la cabeza, en los diferentes tejidos de la cavidad craneana, en las estructuras que lo unen a la base del cráneo, los músculos y vasos sanguíneos que rodean el cuero cabelludo, cara y cuello.
  •       Fotofobia (hipersensibilidad a la luz).Es frecuente en personas con albinismo o puede ser debida por enfermedades relacionadas con el ojo o el sistema nervioso
https://sites.google.com/site/fibromialgiafatigacronica/fibromialgia/sindrome-fatiga-cronica
  

Entrevista sobre fibromialgia en Innatia


Fibropositivas

Cómo se trata la fibromialgia, de la mano de Marta España
Una blogger que te contará cómo se combate esta enfermedad

La fibromialgia es un problema cada vez más frecuente. Incluso están aquellos que no se la han diagnosticado o le han dado una mala visión de su caso. Por eso mismo, nada mejor que leer el testimonio de una persona que la padece, como lo es Marta España. ¡No te pierdas esta entrevista!

cara-fibromialgia

¿Quieres conocer el testimonio de una persona que padece de fibromialgia y está haciendo todo lo posible para lograr cambiar este problema? ¿Te gustaría conocer los trucos de una luchadora contra esta enfermedad? Pues entonces, has llegado al sitio indicado.

Marta España es la responsable de Fibropositivas, un más que interesante blog que trata sobre la fibromialgia, dando mensajes de aliento y compartiendo el día a día de este problema cada vez más recurrente en…

Ver la entrada original 510 palabras más

9 Tips para controlar la fibroniebla


La fibroniebla es un síntoma que presentan algunos pacientes con Fibromialgia y se caracteriza por la incapacidad de concentrarse o retener información. Se pueden tener problemas con el uso de algunas palabras, olvidar el nombre de algunas personas y problemas con memoria a corto plazo. Te compartimos 9 tips que puedes poner en práctica para evitar este síntoma.

Artricenter 9 tips fibroniebla

Artricenter, mejoramos sin dañar.

Fuente: http://bit.ly/1LcHc7O, http://bit.ly/1RKZrDR

«La fibromialgia se lleva mal por la incomprensión»


cine

Tras presentar el documental ayer en el Fórum, el día 5 se subirá a Internet

Jesús Paz (A Coruña, 1983) estrenó ayer en el Fórum Metropolitano FibroWorld, un documental en el que el relato de cinco mujeres permite conocer la situación de las personas con fibromialgia. Este director, de formación autodidacta y que trabaja profesionalmente para Inditex, financió el proyecto para el que contó con la colaboración de enfermas, amigos y del músico Only Dany. Avanza que lo subirá para visionado libre en Internet el día 5.

-¿Cómo llega al proyecto?

-A raíz de mi anterior proyecto, el cortometraje The Visit, Carmen, una de las que después ha sido protagonista de FibroWorld se puso en contacto conmigo a través de mi marido y me contaron que querían hacer una película o un documental sobre la enfermedad. Como es una enfermedad que no todo el mundo conoce, lo que tratamos de explicar es qué es, cómo lo viven ellas cinco y, al mismo tiempo, cómo lo ven los que las rodean.

-¿Todos los casos son similares?

-La fibromialgia afecta a todas las protagonistas por igual, pero sí es verdad que cada una lo lleva de una manera diferente, unas lo llevan mejor y otras peor, pero los brotes, las dolencias y los puntos es lo mismo.

-¿El objetivo es educativo?

-El fundamental es difundir qué es la enfermedad y, al mismo tiempo, pretende reflejar su desarrollo, los síntomas y qué ocurre cuando vas al médico, cuánto se tarda en conseguir un tratamiento, cómo trata la sanidad pública y la privada, el entorno…

-¿Hay mucha diferencia entre el trato entre las dos sanidades?

-Sí hay diferencia, aunque las dos salen mal paradas. Como es una enfermedad que llevas por dentro, tanto en una como en otra les cuesta un mundo llegar a diagnosticar. También llegar a un tratamiento correcto, que no tumbe al paciente en una cama y que realmente le ayude.

-Es una enfermedad sobre la que existe un cierto estigma, ¿cómo lo viven las protagonistas?

-Lo llevan muy mal, porque por parte de familiares y amigos hay incomprensión. Los médicos no saben decirles qué les pasa, les diagnostican otras cosas y lo llevan fatal. Se sienten abandonadas, solas e incomprendidas.

http://www.lavozdegalicia.es/noticia/coruna/coruna/2015/11/24/fibromialgia-lleva-mal-incomprension/0003_201511H24C69911.htm
Dolores Vázquez.a coruña / la voz, 24/11/2015 05:0024 de noviembre de 2015. Actualizado a las 05:00 h.

Descubren en la Universidad de Sevilla la posible causa de la fibromialgia hereditaria


sevilla El origen está en una mutación del ADN de las mitocondrias de las células

Miembros del Grupo de Investigación Etiología y Patogenia Periodontal, Patología Oral y Enfermedades Musculares de la Universidad de Sevilla, adscrito al instituto de Biomedicina de Sevilla (IBIS), han descubierto lo que puede ser un gran avance en la investigación de la fibromialgia.

Estos expertos han detectado mutaciones en el ADN mitocondrial que están presentes en algunos pacientes diagnosticados de fibromialgia, lo que podría causar la herencia materna en algunas familias. Se abre así el camino a despejar una de las grandes incógnitas de la fibromialgia: si existe herencia familiar.

Además, este estudio también ha demostrado que la activación del complejo NLRP3-inflamasoma provoca el agravamiento de los síntomas de dicha dolencia.

En el estudio de la Universidad de Sevilla, los investigadores han trabajado con familias de pacientes con fibromialgia y con pacientes que sufren enfermedades mitocondriales, como son el síndrome Melas, el síndrome Merrf y la enfermedad de Leber.

Las enfermedades mitocondriales están causadas por un defecto en la producción de energía dentro de las células del organismo. Esa energía que necesita todo ser vivo se produce dentro de unos orgánulos contenidos en las células llamados mitocondrias. De ahí el nombre que se les asigna a estas dolencias.

Por su parte, la fibromialgia es una enfermedad de gran prevalencia en todo el mundo. Se caracteriza por dolor crónico difuso, así como por un conjunto de síntomas similares a los presentados por las enfermedades mitocondriales, como la intolerancia al ejercicio, la fatiga muscular y la disfunción mitocondrial.

Pruebas realizadas

«En nuestra investigación mostramos una mutación en el ADN mitocondrial en una familia con diagnóstico de fibromialgia con herencia materna. Esta mutación es responsable de los problemas mitocondriales descritos en los pacientes», explica Mario David Cordero, profesor de la Universidad de Sevilla y autor principal del estudio. Además, «hemos visto que la mutación presente en la familia afectada estaba asociada a la activación del complejo NLRP3-inflamasoma, un complejo que también está presente en células de pacientes de otras enfermedades con mutaciones mitocondriales como las enfermedades de Melas, Merrf o Leber».

Todas las células analizadas de la principal paciente del estudio mostraron la citada mutación en el ADN mitocondrial y los miembros de su familia por línea materna (hijos, madre y hermanos de la paciente) experimentaron la misma alteración. A todo ello se suma el hecho de que los investigadores comprobaron que, al trasplantar mitocondrias de la paciente a células sanas, éstas enfermaron de igual manera.

Estos resultados también fueron observados en las estudios realizados a pacientes con las otras tres enfermedades mitocondriales. «Nuestro estudio podría suponer una nueva diana terapéutica a investigar en las enfermedades mitocondriales, puesto que la inhibición en las células con mutaciones mitocondriales mostró una mejora significativa de las mismas», apunta Cordero. El investigador añade, además, que el complejo NLRP3-inflamasoma «supone un nuevo campo de investigación en las enfermedades mitocondriales».

Este trabajo desarrollado por los expertos de la Universidad de Sevilla se enmarca en el proyecto «Disfunción mitocondrial en la fisiopatología de la fibromialgia», financiado por la Federación Andaluza de Fibromialgia y Fatiga Crónica. El estudio ha sido publicado en la revista científica Journal of Medical Genetic.

http://sevilla.abc.es/sevilla/sevi-descubren-universidad-sevilla-posible-causa-fibromialgia-hereditaria-201511230656_noticia.HTML

REMEDIOS CORDERO@abcdesevilla Sevilla – 23/11/2015 a las 06:56:41h. – Act. a las 06:56:46h. Guardado en: Sevilla