6 TRATAMIENTOS NO FARMACOLÓGICOS QUE DEBES PROBAR SI PADECES FIBROMIALGIA


La Fibromialgia es un padecimiento que se caracteriza por aparición de dolor muscular crónico, acompañado de cansancio y trastornos del sueño.

Es recomendable que los pacientes con Fibromialgia consulten a un equipo médico pluridisciplinario para que  contemplen diferentes tratamientos, entre los que se encuentran los no farmacológicos.

El objetivo de estos tratamientos es; permitir que mejore el dolor, el sueño y las capacidades funcionales.

Aquí 6 tratamientos alternativos para la Fibromialgia.

  1. Relajación: Ayuda a disminuir el estrés, dolores musculares y trastornos del sueño.

Una técnica muy utilizada y con grandes beneficios es la “sofrología”, disciplina en la que se enseña a los pacientes a relajación Artricenter relajarse y a tolerar mejor el dolor. Provoca una relajación mental y muscular que además ayuda a respirar tranquilamente aportando así calma y serenidad.

  1. Terapias cognitivo-conductuales: Este tipo de terapias pueden mejorar la calidad del sueño y disminuir los dolores, suelen durar de semanas a meses.La-Terapia-Cognitivo-Conductual Artricenter

Este tipo de técnicas permiten a los pacientes reaccionar mejor ante los síntomas que sufren, además pueden ayudar a enfrentar la angustia y el pánico provocados por la misma enfermedad.

  1. Estimulación magnética transcraneal: Es un método relativamente nuevo, donde se recurre a la estimulación repetitiva del área motriz cerebral lo que provoca un efecto modulador significativo del dolor.Artricenter

Ayuda a disminuir el dolor y lo hace tolerable. Llevando una sesión diaria durante 10 días se puede mejorar los síntomas durante varios meses.

  1. Masaje muscular: Esta técnica mejora el dolor entre 20%  y  30%, el sueño;dMasaje Artricentere  15% a 25% y el cansancio; entre 10% y 30%. Se recomiendan sesiones semanales de media hora y se llega a notar la mejoría después de la tercera semana
  1. Calor local: Esta es una de las terapias alternativas más sencillas y Calor local Artricenter de menor costo, puedes realizarla al tomar un baño caliente 20 minutos antes de dormir, esto te ayudara a mejorar el sueño y el cansancio en un 25%, notarás mejoría después de dos  o  tres semanas. Al aplicarlo de manera local mejorará la rigidez y el dolor en un 20%.
  1. Ejercicio: Es considerado el tratamiento no farmacológico con mayor eficacia, pero se Ejercicio Artricenter debe tener cuidado con las rutinas que se tienen, por ejemplo: si se tiene una rutina de ejercicios de alto impacto sólo empeorará el dolor y la fátiga, sin embargo si se realizan ejercicios de estiramiento se puede conseguir una mejoría del 5% , siempre y cuando se practique de 15 a 30 minutos diarios.

Recuerda que estos tratamientos no sustituyen a tu tratamiento farmacológico, sólo lo complementan. Antes de comenzar alguna de estas recomendaciones consulta a tu médico.

Fuentes:http://bit.ly/1brLOtr, http://bit.ly/1DvXGls , http://bit.ly/1HDue23, http://bit.ly/1E448Tr

 

https://artricenterfibromialgia.wordpress.com/

Los pacientes con fibromialgia tienen un hipocampo más pequeño


hipocampoEn estos días en que se celebra el Día Internacional de la Fibromialgia, seguimos encontrando hallazgos relevantes para la comprensión de esta enfermedad, cada vez menos desconocida. La fibromialgia es unsíndrome de dolor crónico generalizado que se acompaña de otro tipo de sintomatología física (como la fatiga intensa o la rigidez matinal), emocional (depresión, ansiedad) y cognitiva (alteraciones en la atención compleja, la memoria y las funciones ejecutivas). Aunque son muchos los investigadores que realizan estudios en esta enfermedad,  seguimos sin conocer las causas exactas que la originan. No obstante, poco a poco se van obteniendo resultados en el intento de explicar lo que les sucede a estas personas. En este sentido, encontramos el reciente trabajo de Christina S. Mc Crae, de la Universidad de Florida (Estados Unidos,) y su equipo de colaboradores.

 Los pacientes de fibromialgia suelen quejarse de problemas de memoria, algo que además se ha objetivado en diferentes investigaciones al respecto. Pero, ¿existe algún problema en las estructuras cerebrales que se relacionan con la memoria en estos pacientes? Para responder a esta pregunta, Mc Crae y sus colaboradores realizaron resonancias magnéticas a un grupo de 40 mujeres con fibromialgia y a un grupo de comparación de 22 mujeres sanas, con la intención de comparar el tamaño y volumen de sus hipocampos. Recordemos que el hipocampo es una estructura del interior del cerebro que participa de forma muy importante en el buen funcionamiento de la memoria (entre otras cosas).El resultado de la investigación, publicado recientemente en Journal of Pain Research (2015) mostró que los pacientes de fibromialgia tenían un hipocampo significativamente menor en ambos hemisferios cerebrales, sin que esto guardase relación con el grado de depresión que pudieran presentar.

Según los autores, la atrofia en el hipocampo en estos pacientes podría estar relacionada con fallos en la regulación de neurotransmisores como el glutamato o el ácido gamma-aminobutírico (GABA) o también con el hecho de padecer estrés crónico, como una expresión de alteraciones en el funcionamiento del eje hipotalámico-hipofiso-adrenal y de la regulación de los glucocorticoides.  Aunque  esta cuestión deberá seguir estudiándose, poco a poco se va respaldando la idea de que la fibromialgia no es una entidad fantasma sino real, que afecta duramente a quienes la sufren. Al final, lo que interesa es encontrar herramientas que ayuden a los pacientes a mejorar su funcionamiento cognitivo y tener una calidad de vida mejor.

Marisa Fernández, Neuropsicóloga Senior, Unobrain.

http://www.muyinteresante.es

100 Síntomas de Fibromialgia


100La fibromialgia es un trastorno que ocasiona dolor corporal generalizado y constante, trastornos del sueño y cansancio extremo, sin embargo, puede ocasionar una serie de molestias adicionales. A continuación te presentamos 100 posibles  características y síntomas que pudieran acompañar a esta enfermedad:

  1. Aislamiento
  2. Alergia a ciertos medicamentos, alimentos y aditivos alimentarios
  3. Alodinia, duelen las cosas que normalmente no son dolorosas, como un roce o una ráfaga de viento
  4. Altos niveles de la sustancia P, responsable del aumento de los niveles de dolor
  5. Amigdalitis y laringitis frecuentes
  6. Angustia
  7. Ansiedad
  8. Astenia (cansancio y debilidad física)
  9. Aumento de dolor después de periodos de estrés o ansiedad
  10. Aumento de dolor tras exagerar en tiempo o intensidad la realización de ciertas actividades cotidianas
  11. Aumento o pérdida inexplicable de peso
  12. Baja autoestima o sensación de que no se es valorado
  13. Baja de la líbido
  14. Boca seca
  15. Bruxismo, rechinan los dientes
  16. Calambres y espasmos nocturnos
  17. Cistitis Intersticial; dolor o ardor al orinar, necesidad imperiosa de orinar con frecuencia
  18. Costocondritis, dolor torácico y en el pecho ocasionado por la inflamación del cartílago que une a las costillas con el esternón
  19. Crisis de llanto
  20. Crisis de pánico
  21. Deficiencia de magnesio
  22. Depresión
  23. Desequilibrio o inestabilidad, se siente una mala coordinación en el cuerpo
  24. Dificultad para conciliar el sueño o permanecer mucho tiempo dormidos
  25. Dificultad para expresarse o comunicarse
  26. Dificultad para levantar o bajar los brazos
  27. Dificultad para relajarse
  28. Dificultad para subir o bajar escaleras
  29. Disfagia, dificultad para tragar
  30. Dismenorrea, menstruaciones muy dolorosas
  31. Disminución de fuerzas en las piernas
  32. Disminución de la agudeza auditiva
  33. Disminución de la tolerancia al ejercicio
  34. Disminución del rendimiento físico
  35. Disminución del rendimiento intelectual
  36. Disnea, falta de aliento
  37. Dolor al masticar
  38. Dolor ante la presión en al menos 11 de los 18 puntos sensibles del cuerpo
  39. Dolor articular; las articulaciones no se ven afectadas pero parece que proviniera de ellas
  40. Dolor de la articulación temporo-mandibular (al abrir o cerrar la boca)
  41. Dolor de oídos o picazón en las orejas
  42. Dolor en todo el cuerpo
  43. Dolor en y detrás de los ojos, la fibromialgia también puede causar dolor en los músculos oculares.
  44. Dolor sinusal, parecido a la sinusitis sin signos radiológicos
  45. Dolores de cabeza
  46. Dolores espontáneos, difusos y lacerantes en músculos, tendones, ligamentos y piel
  47. Endometriosis, que causa dolor en la parte inferior del abdomen, irregularidades menstruales e infertilidad
  48. Enfermedad celíaca, intolerancia al gluten
  49. Entumecimiento
  50. Escalofríos
  51. Falta de fuerza para articular palabras, falta de voz
  52. Fenómeno de Raynaud (cambio de color y reducción de temperatura en los dedos, orejas, nariz)
  53. Fibroniebla o niebla cerebral
  54. Fotofobia, imposibilidad de soportar la luz fuerte del día o destellos de la luz artificial
  55. Hipersensibilidad a ciertos olores, como el shampoo, productos de limpieza, perfumes, gasolina, cigarro, etc.
  56. Hipersensibilidad al ruido, un sonido puede ocasionar alta irritabilidad, dolor de cabeza y náuseas en la persona
  57. Humor cambiante
  58. Inadaptación al esfuerzo
  59. Irritabilidad
  60. Ligera torpeza al moverse; la persona se lesiona, choca o tropieza sin razón aparente.
  61. Masticación difícil, dificultad para morder una manzana
  62. Niveles bajos de serotonina, la cual ayuda a regular el dolor
  63. Niveles bajos de vitamina D, su adecuado consumo es primordial para mantener a los músculos sin dolor y mejorar la fatiga
  64. Ojos secos, se percibe picazón, enrojecimiento y sensación arenosa
  65. Palpitaciones o ritmo cardiaco irregular y rápido
  66. Parestesias, hormigueos en las extremidades
  67. Pérdida de cabello, sobre todo en periodos de estrés o brotes
  68. Pérdida de fuerza de prensión manual
  69. Piel seca, escamosa o rasposa
  70. Presencia de alguna otra enfermedad reumática como el Lupus o la Artritis Reumatoide
  71. Problemas de concentración
  72. Problemas de memoria
  73. Problemas de tiroides
  74. Problemas en la visión
  75. Prolapso de la válvula mitral
  76. Respiraciones rápidas y pequeñas, en vez de lentas y profundas
  77. Rigidez, sobre todo después de permanecer mucho tiempo en una sola posición
  78. Sensación de confusión
  79. Sensación de desmayo, las personas sienten que en cualquier momento van a desvanecer
  80. Sensación de necesitar apoyo de alguien para caminar
  81. Sensación de picazón y necesidad de rascarse (sobre todo a nivel de los tobillos y los antebrazos)
  82. Sensación de tener el conducto auditivo taponado, exceso de cerumen
  83. Sensación de tener mucosidad en la faringe
  84. Sensibilidad a la humedad; algunas personas se sienten peor en ambientes secos que en ambientes húmedos, o viceversa
  85. Sensibilidad a la presión atmosférica; cuando hay una tormenta la presión atmosférica baja y se incrementa el dolor
  86. Sensibilidad a la temperatura ambiental; se tiene mucho calor en verano y mucho frío en invierno
  87. Sensibilidad al utilizar lentes, ocasionando dolor en cara, nariz, orejas e incluso dientes.
  88. Sensibilidad en el cuello dental (zona que une el diente con la encía)
  89. Sensibilidad extrema en el cuero cabelludo
  90. Síndrome de la vejiga irritable, pérdidas de orina al menor esfuerzo
  91. Síndrome de las Piernas Inquietas, un deseo incontrolable de mover las piernas
  92. Síndrome de Sensibilidad Química Múltiple
  93. Síndrome del Intestino Irritable, extrema sensibilidad a las contracciones musculares del intestino
  94. Sofocos
  95. Sudor abundante
  96. Sueño no reparador, la persona se despierta como si no hubiera dormido en toda la noche
  97. Vértigos, sensación de estar girando o no tener contacto con el suelo
  98. Visión doble, borrosa o cambiante
  99. Vulvodinia, dolor crónico de la vulva que dificulta mucho tener relaciones, hacer ejercicio o sentarse
  100. Zumbidos en los oídos

https://artricenterfibromialgia.files.wordpress.com

La relación entre la Fibromialgia y los problemas de la Tiroides


A menudo se sugiere que la Fibromialgia y que los problemas de la tiroides van de la mano, debido a que comparten muchos síntomas como fatiga extrema, depresión, dolores musculares, temperaturas altas en el cuerpo y pensamientos confusos.fatiga extrema Artricenter

Cuando la glándula tiroides no funciona como debería,se tienen dolores musculares, cansancio extremo y cambios en el estado de ánimo, síntomas presentes en la Fibromialgia.

Aunque estas enfermedades tienen síntomas en común, que en algún momento pudieran generar confusión en el diagnóstico, en el caso de la tiroides, existen exámenes de sangre que miden los nieles de las hormonas del tiroides y nos ayuda a definir si existe un daño en esta glándula.

Por otra parte, en el caso de la fibromialgia, uno de los exámenes más eficaces que se ocupa para 18 Artricenterdetectar la misma es el de los 18 puntos sensibles, en el cual se hace presión en ellos y si los pacientes presentan molestias en 11 o más, nos ayuda en el diagnóstico de la enfermedad.

Los tratamientos para controlar los problemas de la Tiroides y la Fibromialgia suelen variar ampliamente, por lo que el diagnóstico diferenciado entre ambas es 100% necesario.

En la tiroides, por ejemplo,suelen ser útiles los tratamientos hormonales que ayudan a regular su función, sin embargo, no serviría para la Fibromialgia, para la cuál se recomiendan otros tipos de medicamentos, técnicas de relajación, yoga, masajes y ejercicios aeróbicos.

Aun con esto muchos pacientes con Fibromialgia toman medicamentos para la tiroides, pero lo que hace la diferencia entre sentirse bien y no varía según el paciente y las condiciones en que lo tome.

¿Qué dicen los estudios?

Un grupo de médicos italianos investigaron las anormalidades tiroideas y de autoinmunidad en 120 pacientes afectados por la Fibromialgia, en estos se analizaron los signos clínicos y síntomas.

Fueron evaluados los parámetros clínicos como el dolor, las articulaciones dolorosas, la fatiga y otros síntomas como la depresión o desordenes de ansiedad.

Tiroides Artricenter Los resultados de dicha investigación fueron muy sorprendentes, ya que los valores de la hormona de la tiroides en los pacientes con Fibromialgia estuvieron en el rango normal pero en el 41% de los pacientes hubo al menos un anticuerpo tiroideo.

Los pacientes con autoinmunidad tiroidea, mostraron un alto porcentaje de ojo seco, visión borrosa y síntomas y signos de Fibromialgia.

Como conclusión se dijo que las enfermedades de la tiroides están presentes en un alto porcentaje de pacientes con Fibromialgia y se ha asociado con la presencia de síntomas típicos de la enfermedad.

Artricenter, mejoramos sin dañar.

Fuentes: http://bit.ly/1xFi7Nw , http://bit.ly/1tJUbmQ , http://bit.ly/1ArNH3q , http://bit.ly/1Fny3ta , http://bit.ly/1ArNLQS , http://bit.ly/1s5wMku

https://artricenterfibromialgia.wordpress.com/

Fibromialgia, Medicina Física y Rehabilitación


fisioterapia002_fisiovisanEl manejo de la fibromialgia se aconseja sea interdisciplinario por distintos especialistas. Esto involucra la participación de médicos fisiatras, fisioterapeutas, reumatólogos, psicólogos, psiquiatras, entre otros. Hoy tocamos el tema de la medicina física y rehabilitación llamada también fisioterapia. Este artículo ha sido escrito por Scott Stoney, MD, MBA.

Anilein, Lima Perú, AFIBRO.ORG 15.dic.2014

……………………………………………………………………….

Para la rehabilitación óptima del paciente con fibromialgia, se requiere que el tratamiento se adapte a los síntomas y hallazgos en el examen de éste en forma individual, sujeto a pruebas periódicas para permitir el ajuste. Por Scott, Stoney, MD, MBA.

La fibromialgia no es sólo una enfermedad difícil para los pacientes que se ven obligados a vivir con el dolor crónico y otras condiciones comórbidas, también es desconcertante para los médicos que a menudo no cuentan con las herramientas necesarias para sentirse cómodos en hacer un diagnóstico preciso o prescribir un régimen de tratamiento exitoso. En su discusión de la fisiopatología de la fibromialgia, medicamentos y estrategias de rehabilitación, el Dr. Stoney destaca la utilidad del cuestionario de dolor de la fibromialgia Oswestry como una herramienta para medir la eficacia de gestión de dolor en esta población de pacientes.Rae Marie Gleason

“Los días de aflicción han apoderado de mí. Mis huesos son perforados en la noche y mis pulsos no reposan “-Job 30: 16-17.”

Medicina física y rehabilitación (PM & R), conocida también como fisiatría, es una rama de la medicina que tiene como objetivo mejorar y restaurar la capacidad funcional y la calidad de vida a las personas con discapacidades físicas o discapacidades. Medicina física y rehabilitación implica el tratamiento de los trastornos que alteran la función y el rendimiento del paciente. Se pone énfasis en la optimización de la función a través del uso combinado de medicamentos, fisioterapia, entrenamiento físico con ejercicio terapéutico, modificación movimientos y actividades, equipos de adaptación y dispositivo de ayuda, aparatos ortopédicos (abrazaderas), prótesis, y los enfoques de formación experiencial. La mayor preocupación del campo es la capacidad de la persona para funcionar de manera óptima dentro de las limitaciones que les imponen un proceso de la enfermedad para la que no hay cura conocida. El énfasis no está en la plena restauración al nivel pre-mórbida de la función, sino la optimización de la calidad de vida de aquellos que pueden no ser capaces de lograr la plena restauración. Un enfoque de equipo para las condiciones crónicas se enfatiza para coordinar la atención de los pacientes.

fig1Figura 1. Dolor Sistema de Detección de Mal funcionamiento en el dolor crónico

Dolor normal
señales sensibles al dolor se inician en respuesta a un estímulo . Ellos provocan una respuesta de alivio del dolor

El dolor crónico
Las señales de dolor se generan por alguna razón y se pueden intensificar los mecanismos para aliviar el dolor pueden ser defectuosos o desactivados
Fisiopatología de la Fibromialgia

La fibromialgia se ha reconocido como un estado de enfermedad por la AMA, el NIH, Administración de la Seguridad Social, y el Colegio Americano de Reumatología. Hay una gran cantidad de datos bioquímicos que tanto corrobora este trastorno y ayuda a los proveedores a entender su fisiopatología.

El paciente con fibromialgia ha demostrado la pérdida de materia gris, con un año de dolor de la fibromialgia equivalente a nueve años de envejecimiento del cerebro. 1 La fibromialgia es un trastorno de dolor crónico que afecta al 2-4% de la población. 2 Los estudios biológicos y de neuroimagen apoyan la hipótesis de que la aberrante el procesamiento del dolor en el sistema nervioso central (SNC) de los pacientes con fibromialgia pueden representar un importante defecto subyacente. 3

Un mecanismo SNC puede explicar generalizada elevado la sensibilidad al dolor de los pacientes con FM; aumento de los niveles de los neurotransmisores excitatorios (glutamato, sustancia P); puede contribuir a la hiperactividad neuronal y la sensibilización central; y disminución de la actividad inhibidora de la señalización mediada a través de noradrenérgicos y serotoninérgicos vías descendente. Biológicos y genéticos, influencias ambientales desencadenantes, y anormalidades en neuroendocrino y el sistema nervioso autónomo también contribuyen a la fisiopatología de la FM (ver Figura 1).

Neuroendocrinos 4 y anormalidades de neurotransmisores, disfunción autonómica, compartida factores biológicos y genéticos, 5 psiquiátrico / psicológico6 angustia y social están presentes en los pacientes con fibromialgia. El mecanismo periférico también está alterada en los pacientes con fibromialgia ya que estos pacientes tienen hipersensibilidad o dolor generalizado.

Los cambios bioquímicos observados en los SNC los bajos niveles de serotonina, el aumento de cuatro veces en el factor de crecimiento nervioso, y los niveles elevados de la sustancia P-todos conducen a una hipersensibilidad de todo el cuerpo al dolor y sugieren que la fibromialgia puede ser una condición de la sensibilización central o de central de procesamiento anormal de la entrada de dolor nociceptivo. 7 La evidencia ha sugerido que la supresión de la actividad normal de las neuronas liberadoras de dopamina en el sistema límbico es la patología primaria en la fibromialgia. El aumento de la evidencia indica que la fibromialgia puede representar una desregulación de la neurotransmisión dopaminérgica. Los investigadores han encontrado bajos niveles de adenosina trifosfato (ATP) en las células rojas de la sangre de los pacientes con fibromialgia pero la anormalidad bioquímica más ampliamente reconocido asociado con la fibromialgia es anormalmente bajos niveles de serotonina que se han correlacionado con los síntomas dolorosos. Muchos estudios han relacionado la serotonina, un neurotransmisor, a dormir, la percepción del dolor, dolores de cabeza y trastornos del estado de ánimo.

Los niveles de serotonina en el SNC se cree que son bajos debido a los bajos niveles de triptófano (precursor de ácido amino de la serotonina) y ácido acético 5-hidroxiindol (subproducto metabólico) en el líquido cefalorraquídeo. Los investigadores han propuesto un vínculo entre los niveles bajos de serotonina y los síntomas de la fibromialgia. 8 Por otra parte, muchos proponen que los niveles bajos de serotonina pueden causar fibromialgia en su totalidad o en parte.

Los investigadores han estudiado los aspectos neuroendocrinos de la fibromialgia y han encontrado la disfunción del eje hipotalámico-pituitario-adrenal (HPA). 9 El eje HPA es un componente crítico de la respuesta al estrés-adaptación. En un sistema que funciona normalmente, la hormona liberadora de corticotropina (CRH) estimula la pituitaria anterior para liberar la hormona adrenocorticotrópica (ACTH).ACTH entonces estimula la corteza suprarrenal para producir los glucocorticoides, que son potentes mediadores de la respuesta al estrés-adaptación.

En apoyo a la idea de una anormalidad bioquímica sistémica en la fibromialgia, los investigadores de cuatro estudios independientes informaron los niveles de la sustancia P que eran dos a tres veces superior a la normal. 10

La sustancia P, neuropéptido en el líquido espinal, es un neurotransmisor que se libera cuando se estimulan los axones. Aumento de los niveles de la sustancia P aumentan la sensibilidad de los nervios para el dolor o incrementar la conciencia del dolor. Los niveles elevados en la médula espinal de los pacientes con fibromialgia causan estímulos bastante normales para dar lugar a la nocicepción exagerada. Esto resulta en un deterioro en la regulación normal de tono muscular dentro de la médula espinal, lo que contribuye al aumento del tono muscular y el espasmo muscular focal (véase la Figura 2).

fig2Figura 2. Regulación del tono muscular. La pérdida de control descendente (MS / SCI) conduce a un desequilibrio excitatorio = espasticidad

Algunos autores también han encontrado que la mayoría de los pacientes con fibromialgia tienen niveles bajos de IGF-I y que los niveles bajos son específicos y sensibles para la fibromialgia. 11
Discapacidad

No fue sino hasta 1987 que la Asociación Médica Americana (AMA) reconoció la fibromialgia como una verdadera enfermedad. Dado que el diagnóstico es relativamente nuevo en la comunidad médica de la medicina occidental, muchos pacientes ven varios médicos antes de ser diagnosticado con un retraso resultante, o incluso carecen de tratamiento.

La mujer promedio con FM se ha informado de que tienen menos capacidad funcional en relación con las AVD (actividades de la vida diaria) que la mujer promedio viven en la comunidad de 80 años. 12 En 1998, un estudio multicéntrico publicado en la edición de junio del Journal of Rheumatology reveló que el 26% de los pacientes con fibromialgia encuestados estaban recibiendo algún tipo de pago por incapacidad. 57,1% de las personas con FM salió de la fuerza de trabajo a causa de sus síntomas de FM. Entre los que continuaron en sus puestos de trabajo, la mayoría (59,4%) había reducido el tiempo que pasaron trabajando.
Rehabilitación

Según Regina P. Gilliland, MD, Departamento de Medicina Interna y de la División de Medicina de Rehabilitación en el Centro Médico Mobile Infirmary, los investigadores creen que un programa de rehabilitación de la fibromialgia exitosa involucra a un equipo multidisciplinario de profesionales y diversas modalidades individualizadas para cada paciente. 13 El equipo debe incluir un médico, un psicólogo médico, fisioterapeutas y terapeutas de masajes, y un fisiólogo del ejercicio. Los miembros del equipo deben tener experiencia en el tratamiento de trastornos de los tejidos blandos.

Tabla 1. Normas JCAHO Mandato Manejo del Dolor

El derecho del paciente a la gerencia del dolor es respetada y apoyada.
La organización tiene previsto, apoya y coordina las actividades y recursos para asegurar que el dolor de todos los individuos se reconozca y se aborde adecuadamente. Esto incluye:
– Evaluación Initital y reevaluación periódica del dolor
– La educación de proveedores relevantes en la evaluación y tratamiento del dolor
– La educación de los pacientes y las familias en su caso, con respecto a sus
papeles en el manejo del dolor, así como las limitaciones potenciales y los secundarios
efectos de los tratamientos para el dolor
– Comunicar a los pacientes y las familias que el manejo del dolor es una
parte importante del cuidado
http://www.jcaho.org/standards_frm.html

Tabla 2. Pautas de prescripción segura y eficaz

La Meta
Para aliviar el dolor de un paciente lo suficiente para apoyar un retorno a la “vida uniterrupted” por el dolor crónico en la medida posible para el paciente
El proceso de
los cuatro “A” de Tratamiento del Dolor:
:El Resultado

1. analgesia (alivio del dolor)
2. Actividades de la Vida Diaria (AVD) (funcionamiento psicosocial)
3. Efectos adversos (efectos secundarios)
4. aberrante consumo de drogas (resultados relacionados con la adicción)
de documentos del Four A para que su cartografía defiende su prescripción

Ejercicio graduado gradual es necesaria para los pacientes con fibromialgia.Tienen que empezar con programas de ejercicios pequeños y limitados y graduado muy lentamente. El exceso de ejercicio tiende a flair estado de los pacientes y dar lugar a un mal cumplimiento del ejercicio. La terapia tradicional o rehabilitación de ejercicios pueden empeorar los síntomas de los pacientes.Monitoreo durante la rehabilitación también es de importancia crítica. A medida que se cumplan los objetivos y los síntomas cambian, el médico debe modificar la prescripción de rehabilitación para satisfacer las necesidades actuales del individuo.

Un número de estudios aleatorizados y controlados de tratamiento multidisciplinario y el ejercicio combinado con la educación y / o la terapia cognitivo-conductual, mostró que los pacientes con fibromialgia tenían mejoras en una caminata de seis minutos con disminuciones significativas en el dolor y la eficacia beneficioso. Un ensayo aleatorio y controlado de la rehabilitación multidisciplinaria mostró mejoría en los resultados relacionados con la salud en un entorno no clínico, basado en la comunidad a los 15 meses de seguimiento. Un estudio publicado que evaluó el impacto de un programa educativo basado en la terapia física en los pacientes con fibromialgia encontró que el programa tuvo un impacto positivo en el bienestar de los pacientes. 14 El estudio llegó a la conclusión, sin embargo, que el programa no tuvo efecto sobre la otra síntomas de la fibromialgia.

Hauser et al, en un meta-análisis de ensayos clínicos controlados aleatorios, también analizó la eficacia del tratamiento de la fibromialgia multidisciplinario. 15Revisión de nueve estudios, que incluyeron un total de 1.119 pacientes, los investigadores encontraron evidencia de que el tratamiento con la combinación de al menos un docente o terapia psicológica con al menos una terapia de ejercicio puede proporcionar reducción a corto plazo en el dolor, fatiga y síntomas depresivos. Los resultados del estudio también indican que los beneficios de aptitud física a causa del tratamiento se podrían mantener en el largo plazo.

Los investigadores de la fibromialgia han encontrado que los ejercicios aeróbicos y de flexibilidad diarias son un componente esencial del programa de rehabilitación. 16 Durante este estudio, los pacientes fueron aleatorizados para recibir 20 semanas de ejercicio de alta intensidad o entrenamiento de la flexibilidad. Las mejoras en la aptitud, clasificaciones mundiales de evaluación, y el dolor de puntos sensibles umbrales fueron mayores en el grupo de alta intensidad que en el grupo flexibilidad. Ensayos clínicos posteriores han confirmado los beneficios del ejercicio aeróbico y fortalecimiento muscular en el estado de ánimo y el funcionamiento físico de los pacientes con fibromialgia.
Manejo del Dolor

La mejora funcional de los pacientes con fibromialgia se hace difícil por la barrera del dolor. A pesar de las actuales normas JCAHO que ordenan el manejo del dolor (ver Tabla 1), el dolor es todavía tratada insuficientemente.

La Federación de Iniciativa de Políticas Dolor Balanced State Medical Boards ‘se lanzó en 2006. La Iniciativa de Políticas Dolor Balanced estaba destinado a allanar el camino para que los médicos tratan a los pacientes para el dolor sin temor a ser procesados al tiempo que garantiza la disponibilidad de estas drogas con fines médicos legítimos. De acuerdo con la iniciativa, “El manejo del dolor está en el núcleo de la alianza entre médicos y pacientes. En los últimos años, sin embargo, que el pacto ha sido lanzado fuera de balance por un número de factores, incluyendo la falta de educación en la comunidad médica y una campaña del gobierno federal para prevenir el abuso de sustancias controladas. En consecuencia, muchos médicos son reacios a prescribir medicamentos para el dolor, particularmente analgésicos basados en opiáceos. Y muchos pacientes continúan sufriendo de dolor crónico, incluso como terapias están disponibles para el tratamiento. “Guías Clínicas se resumen en el Diario del Dolor para el tratamiento crónico con opioides en el dolor crónico no oncológico. 17

Uno de los objetivos de la administración de medicamentos debe ser para adaptar el régimen de medicación para los síntomas, la oficina y los datos de las pruebas de laboratorio y los hallazgos del examen físico. Los medicamentos encuentran actualmente para ser útil para el tratamiento de la fibromialgia incluyen los siguientes:

AINE
Antidepresivos (por ejemplo, ISRS, inhibidores selectivos de la recaptación de doble [IRSN], antidepresivos tricíclicos)
Anticonvulsivos (por ejemplo, clonazepam, gabapentina, tiagabina)
Hipnóticos benzodiazepina (por ejemplo, zolpidem, zaleplon, eszopiclona)
Los relajantes musculares (por ejemplo, ciclobenzaprina, tizanidina)
Agonistas de la dopamina (por ejemplo, el pramipexol)
Los analgésicos (por ejemplo, tramadol, los opiáceos)
Agentes del ciclo sueño-vigilia (por ejemplo, el modafinilo)

Es lamentable que el mal uso de opioides y escrutinio jurídico asociado ha sido un obstáculo para que los médicos prescriben medicamentos para el dolor, pero, observando escrupulosamente las pautas de prescripción, los opioides pueden utilizarse con seguridad. La documentación apropiada es la clave para proporcionar una buena atención y la prescripción segura (ver Tabla 2).

Otro fármaco útil en la terapia de la fibromialgia es clorhidrato de duloxetina (Cymbalta®), un inhibidor de la recaptación de serotonina y norepinefrina que está relativamente equilibrada en su afinidad por la serotonina y la inhibición de la recaptación de norepinefrina. En comparación con los pacientes tratados con placebo, los pacientes tratados con duloxetina 60 mg QD o duloxetina 60 mg dos veces tuvieron una mejoría significativamente mayor en las puntuaciones de gravedad restante dolor Brief Pain Inventory y de interferencia, Cuestionario de Impacto de Fibromialgia (ver Figura 3), la Impresión Clínica Global de Gravedad, Global del Paciente Impresión de Mejora, y varias medidas de calidad de vida.Ambas dosis de duloxetina se administraron de forma segura y bien tolerada. 18

Las intervenciones no farmacéuticas pueden ser eficaces también. Inyección de puntos gatillo es una técnica importante para proporcionar la rotura mecánica (miólisis) del punto de disparo. Teoría y práctica de la terapia de puntos gatillo, como se indica por David Simons y Janet Travell, es útil para el paciente con fibromialgia. La interrupción de bandas tensas conduce a una reducción en el dolor y un aumento en la ROM, la tolerancia al ejercicio, y la circulación. Por lo tanto, la inyección de puntos gatillo es una herramienta muy valiosa en el tratamiento de pacientes con puntos sensibles y los puntos gatillo. 19 Los resultados a largo plazo mejoran cuando se utilizan estas inyecciones junto con la terapia física, terapia del masaje, o ejercicios de estiramiento hecho en casa.

Técnicas de terapia cognitivo-conductual (TCC) hacen hincapié en los cambios en los patrones de pensamiento y comportamientos. 20 CBT se puede realizar en un entorno de uno-a-uno o en grupo, con efectos beneficiosos alcanzables en tan sólo 10 sesiones. Estas técnicas se han utilizado en los programas de tratamiento de dolor crónico que manejan pacientes con fibromialgia. Un estudio que analizó los resultados de 13 programas que se encuentran en general que la TCC proporciona mejoras en las conductas relacionadas con el dolor, estrategias de afrontamiento y la función física en general. 21
Dieta

Desde la mala alimentación empeora los síntomas de la fibromialgia, una dieta saludable debe ser una recomendación terapéutica para estos pacientes. Incluido en una dieta equilibrada debería ser vitaminas y minerales, antioxidantes, aminoácidos, y fibra. Un investigador sugiere que el deterioro de la fibromialgia tratada de forma inadecuada puede ser debido a la glucólisis deteriorado y el metabolismo de los hidratos de carbono. 22 Cambios en la dieta son esenciales para mejorar los síntomas y los resultados.

Los pacientes con fibromialgia producir radicales libres más perjudiciales que las personas sanas de acuerdo con Regina P. Gilliland, MD, ya que tienen una capacidad antioxidante reducida. Respiración celular normal produce radicales libres que llevan al estrés oxidativo. El sistema de defensa antioxidante normalmente mantiene estos radicales libres bajo control. Los antioxidantes dietéticos que se consumen en los alimentos son esenciales para aumentar y mantener el estado antioxidante.
Los resultados de medición

La intervención terapéutica, ya sea por medio de inyecciones, ejercicio, medicamentos, bio-feedback, técnicas de afrontamiento, o cualquier otro medio, siempre debe ir acompañada de una observación del cambio funcional demostrado por el paciente. Metas a corto y largo plazo específicas del paciente deben abordarse y re-evaluados con cada encuentro. Re-evaluación de la respuesta del paciente al tratamiento en base a estos objetivos es un componente esencial de un plan de rehabilitación. Cada paciente con fibromialgia se individualiza en su respuesta a la intervención. Control de la respuesta al tratamiento de forma intervalo es esencial para evaluar el progreso o regresión debido a la progresión de la enfermedad o la falta de respuesta al tratamiento.

El “Fibromialgia Oswestry cuestionario de dolor” es una herramienta útil en la evaluación de la respuesta al tratamiento en el tiempo (véase el Apéndice 1). Otras herramientas incluyen el impacto Cuestionario Fibromialgia (FIQ). 23
Resumen

De los grupos de apoyo de fibromialgia lo que a menudo se escucha es: “El médico dijo que no había nada que hacer para la fibromialgia.”

¿Cuál debe ser escuchado en cambio, es: “El doctor dijo que no sabía qué hacer para tratar la fibromialgia, pero dijo que iban a consultar a otros médicos y me refiero a los especialistas con el fin de tratar de encontrar tratamientos, así como me reassurring que aunque nada era todavía disponibles para gestionar por completo mi fibromialgia, se está avanzando todo el tiempo “.

Para los pacientes con fibromialgia, la discapacidad puede ser grave y generalizada por lo que el enfoque de la medicina de rehabilitación debe centrarse en la mejora de la función del paciente. Aunque hay mucho que decir acerca de las mejoras sintomáticas, tratamiento de rehabilitación enfatiza la eficacia en las medidas de resultado. Técnicas de medición simples, como la fibromialgia Oswestry Dolor Cuestionario y el Impacto Cuestionario Fibromialgia son útiles para medir la respuesta al tratamiento. Para obtener una respuesta óptima en un paciente con fibromialgia, el tratamiento debe adaptarse a los síntomas del paciente fibromyalga individuo, los hallazgos del examen y los datos de prueba. Es importante medir la respuesta al tratamiento por la mejora en la calidad de vida de las variables. Es cuando un médico ve al paciente como un todo y promueve los objetivos de optimizar la calidad de vida de las medidas que la intervención son los más apreciados.

La versión moderna del juramento hipocrático (escrito por Louis Lasagna en 1964) dice: “Voy a recordar que hay arte de la medicina y la ciencia, y esa calidez, simpatía y comprensión pueden ser mayores que el bisturí del cirujano o de medicamentos de la farmacia. “Para la fibromialgia, esta frase no podía ser más apropiado

http://www.practicalpainmanagement.com/pain/myofascial/fibromyalgia/physical-medicine-rehabilitation-fibromyalgia Fuente: Practical Pain Management

.———-

** Afibro.org autoriza desde su inicio a que otras webs de fibromialgia tomen los artículos para difusión. Pero se viene observando que la opinión personal/comentarios y/o datos obtenidos por Anilein que son parte del artículo publicado, figuran en todos los casos como comentario de la web que lo copia quedando como opinión de ésta, y en otros casos la elimina. Asimismo, se inserta el link de afibro.org (web) pero maliciosamente no se inserta el link del artículo que es llevado el cual la mayoría de veces tiene mejoras en la traducción de las que somos responsables , política y ética que en todos los casos sí cumple nuestra web. Gracias anticipadas por solucionarlo. *

Los 10 Signos Más Comunes De Fibromialgia


dolor cabezaCausando dolor generalizado a aproximadamente 5,8 millones de personas en los Estados Unidos, la fibromialgia es un trastorno musculo-esquelético que amplifica la manera en la que el cerebro procesa el dolor, dejando, a menudo, a los receptores del dolor del cuerpo en estado elevado.

La afección causa dolor generalizado y a su vez fatiga, privación del sueño y depresión. Comienza típicamente siguiendo algún tipo de trauma físico severo, como un accidente, cirugía o estrés psicológico masivo.

Los pacientes con fibromialgia se quejan de una cantidad de síntomas asociados al dolor por todo el cuerpo. Aquí están los diez síntomas más comunes de fibromialgia…

1. Dolor

El síntoma principal de fibromialgia es un continuo dolor punzante por todo el cuerpo. Sin embargo, algunos pacientes sufren dolor sólo en ciertos momentos, por ejemplo; unos lo experimentan si el clima es húmedo o sufren de niveles altos de estrés, mientras que otros lo sienten principalmente en ciertas partes del cuerpo (como por ej;, las piernas).

2. Sensibilidad al tacto

La fibromialgia puede ser algo extrema, tanto que hasta el más mínimo roce es doloroso; por ejemplo, un moratón o golpearse el dedo de un pie puede ser atroz y el dolor se prolonga por mucho más tiempo en un paciente con fibromialgia que en una persona sana

3. Sensibilidad medioambiental

Aquellos que sufren de fibromialgia son normalmente sensibles a las cosas en el ambiente tales como por ejemplo: exposición al humo del cigarrillo, a ruidos fuertes, a limpiadores químicos o a luces brillantes que pueden empeorar los síntomas de la fibromialgia.

4. Rigidez en músculos y articulaciones

Los pacientes con fibromialgia sufren constantemente de rigidez en músculos y articulaciones; particularmente nada más levantarse por la mañana y si permanecen sentados durante períodos de tiempo prolongados.

5. Espasmos musculares

La fibromialgia suele ir de la mano de espasmos musculares dolorosos, especialmente durante el sueño, que pueden provocar noches de insomnio debido a que los músculos se contraen dolorosamente sin previo aviso.

6. Agotamiento

Es común para aquellos con fibromialgia sufrir de insomnio o falta de sueño debido al dolor constante de su afección. Esto te dejará en un estado de fatiga leve que causa que el sistema inmunológico y los niveles de energía se desplomen.

7. Dificultad para concentrarse

La fibromialgia a menudo causa dificultades cognitivas, por ejemplo; problemas con la memoria a corto plazo, dificultad para retener información, dificultad para concentrarse y centrarse en tareas e incluso un mareo al cual se refieren a menudo como “fibro-neblina”.

8. Dolores de cabeza crónicos

La rigidez de músculos y dolor causados por la fibromialgia suele extenderse a la espalda, hombros y cuello, dejando a los pacientes sufriendo de dolores de cabeza crónicos o migrañas, incluso a causa de estímulos ambientales (como sonidos, luces u olores).

9. Problemas intestinales

La fibromialgia y el síndrome de intestino irritable (o SII) son dos afecciones que tienden a ir de la mano debido a la rigidez muscular y el dolor, lo que conduce a una inflamación dolorosa del sistema digestivo, estreñimiento y diarrea.

10. Depresión

Es común que los pacientes con fibromialgia sufran de depresión ya que se enfrentan a un dolor constante, a limitaciones en su estilo de vida y a una caída en los niveles de energía. La afección puede causar a menudo una falta de interés en actividades que antes se disfrutaban tales como caminar o pasar tiempo con sus nietos.

http://www.activebeat.com/

Fibromialgia: Trastorno afectivo estacional


TAEA cualquier persona se le puede presentar este sindrome. Mucho más quienes tienen fibromialgia. Generalmente se presenta en las estaciones de otono e invierno. Es importante que Ud. tenga conocimiento de este hecho porque generalmente no es mencionado por su médico tratante. La característica destacada es una especie de inercia, pérdida de interés en las actividades que le suelen interesar, cansancio y disminución de energía. Lo suficiente para notarlo la paciente, que solo siente que sus síntomas han empeorado. También puede haber irritabilidad, desasosiego,  dificultad para concentrarse, recordar detalles y tomar decisiones, insomnio, cambios en el peso, ansiedad, tristeza, etc.

La finalidad de esta publicación es además de informar, que los pacientes tomen en cuenta esta posibilidad, creo que saberlo les dará mayor tranquilidad, ademaas de ayudarse  para darle solución.

Anilein, Lima-Perú      AFIBRO.ORG         08.dic.2014

——————————————————————–

Fuente: Fibromyalgia Symptoms, USA   http://www.fibromyalgia-symptoms.org/fibromyalgia_sad.html

El síndrome de fibromialgia es a menudo una enfermedad debilitante. Se asocia con una serie de síntomas, que van desde dolor generalizado a la fatiga crónica , y lo que realmente puede hacer mella en tanto su bienestar físico y mental.

Para complicarlo más, muchos enfermos de fibromialgia también están en riesgo de otras enfermedades, como el trastorno afectivo estacional. El trastorno afectivo estacional tiene sus inicios durante los meses de otoño e invierno, y puede afectar su estado de ánimo, el horario de sueño, y los niveles de energía. Por desgracia, también puede empeorar los síntomas de la fibromialgia.

¿Qué es el trastorno afectivo estacional?
El trastorno afectivo estacional (SAD) es un trastorno del estado de ánimo que provoca los síntomas de la depresión y la fatiga. Un tipo de depresión mayor, trastorno afectivo estacional está vinculado a los cambios de estación. Normalmente inicios durante los meses de otoño y continúa durante toda la temporada de invierno. Los síntomas sólo desaparecen con el cambio de las estaciones durante la primavera. Los síntomas del trastorno afectivo estacional puede variar de leve a grave y, en algunos casos, la enfermedad puede llegar a ser debilitante.

¿Qué causa el trastorno afectivo estacional?
El trastorno afectivo estacional es el resultado del cambio en las horas del día durante los meses de otoño e invierno. Su cuerpo funciona de acuerdo con el ritmo circadiano, un reloj interno que se basa en la subida y la caída del sol. Durante los meses de invierno, cuando hay menos horas de luz solar, su reloj interno puede fácilmente ser arrojado fuera. Esto hace que sea más difícil para su cuerpo para llevar a cabo sus tareas diarias.

El trastorno afectivo estacional también está relacionada con un DESEQUILIBRIO QUIMICO  que resulta de la disminución de las horas del día. La melatonina, una sustancia química del cerebro que juega un papel en la determinación de estado de ánimo, se produce en mayores cantidades cuando está oscuro afuera. Esto significa que más de la melatonina se produce durante el otoño y el invierno.Un aumento de esta hormona puede causar síntomas de depresión.

A quiénes afecta el trastorno afectivo estacional?
Cualquier persona puede verse afectada por el SAD. De hecho, entre el 10% y el 20% de los estadounidenses se cree que tiene algún tipo de trastorno afectivo estacional. Sin embargo, la enfermedad es más común entre las mujeres (70% a 80% de todos los pacientes con SAD son mujeres) y por lo general comienza en los 20 o 30 años. El trastorno afectivo estacional es más probable que ocurra en el hemisferio norte. 50% de los enfermos de trastorno afectivo estacional tiene un historial de enfermedad psiquiátrica en su familia inmediata.

¿Cuáles son los síntomas del trastorno afectivo estacional?
Los síntomas del TAE pueden ser leves o graves. Los síntomas más comunes incluyen:

  • disminución de la energía
  • f atigue
  • trastornos del sueño, dormir en exceso
  • antojos de carbohidratos y alimentos azucarados
  • el aumento de peso
  • irritabilidad
  • depresión
  • pérdida de la libido

INVIERTA EL TRANSTORNO AFECTIVO ESTACIONAL.

Cerca del 10% de los enfermos de trastornos afectivos estacionales también experimentan síntomas del trastorno afectivo estacional inverso. Trastorno afectivo estacional inversa, o verano trastorno afectivo estacional, se produce durante los meses de primavera y verano, en lugar de durante los meses de invierno. Provoca síntomas similares, como la depresión y la fatiga. Sin embargo, también se caracteriza por la pérdida de peso y disminución del apetito. Es posible sufrir tanto de trastorno afectivo estacional y revertir el trastorno afectivo estacional en el mismo año.

Trastorno Afectivo Estacional y Fibromialgia

Si usted está luchando contra la fibromialgia, es importante ser conscientes de los signos y síntomas del trastorno afectivo estacional.Esto se debe a que los enfermos de fibromialgia parecen estar en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad que aquellos que no sufren de este síndrome. De hecho, más del 50% de los enfermos de fibromialgia reportan síntomas del TAE durante los meses de invierno. Esto también puede complicar la fibromialgia, causando:

  • aumento de la rigidez muscular
  • aumento de la ansiedad
  • trastornos del sueño

Tratamientos trastorno afectivo estacional

Afortunadamente, hay una serie de tratamientos que han demostrado ser muy eficaces en la reducción de los síntomas del trastorno afectivo estacional. Estos tratamientos a menudo se utilizan al mismo tiempo, para proporcionar los mejores resultados.

Terapia de luz
La terapia de luz es la primera línea de tratamiento para el trastorno afectivo estacional. Utiliza luces fluorescentes blancos brillantes para ayudar a detener la producción de la melatonina en el cerebro, aliviando así los síntomas de la depresión.

La Terapia de luz Trastorno afectivo estacional consiste en sentarse delante de una caja de luz (una caja llena de bombillas) por 30 a 60 minutos todos los días. Mientras usted está sentado en frente de la caja de luz, se puede continuar con otras actividades, tales como leer, tejer o coser. Entre el 50% y el 80% de los pacientes que utilizan la terapia de luz experimentan dramática mejoría en sus síntomas.

Antidepresivos
Los antidepresivos también puede ayudar a reducir significativamente la depresión y la ansiedad causada por el trastorno afectivo estacional.

 ISRS (inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina) se emplea comúnmente para ayudar a aliviar el trastorno del humor sin exacerbar la fatiga o aumento de peso. Los antidepresivos prescritos a menudo para el trastorno afectivo estacional incluyen Paxil, Prozac, y Zoloft.

Quiropraxia Y Fibromialgia


quirop

 

Hemos recibido de 3 lectores de  AFIBRO.ORG,   consultas en los últimos dos meses referidas a querer conocer específicamente ´cómo funciona la quiropraxia y como podría ayudar a pacientes con fibromialgia, que en su mayoría tiene problemas de hernias discales, escoliosis, ciática, lumbalgia, migrañas y cefaleas, etc. Además, qué recomendaciones podríamos darles sobre los cuidados a tener en cuenta.  Les hemos escogido 3 artículos que creemos les será de gran utilidad.

El primero, que ofrece Mediline Plus, nos habla de la profesión, su historia, años de estudio y define la quiropraxia como el uso de métodos naturales, sin fármacos ni cirugia en problemas musculares y óseos. El segundo articulo de Quiropraxianatural.com  menciona las distintas patologías que puede atender la quiropraxia, dentro de las que mencionan la fibromialgia y otras condiciones que adolescemos como lumbalgia, hernias discales, dolores de cabeza, depresión, etc., que uds. evaluarán. Y finalmente el tercer artículo referido a los mitos y verdades de la quiropraxia que les ayudarán también a resolver sus dudas.

En cuanto a los consejos que lesd podemos ofrecer, consulte a su médico de confianza, quien podrá ayudar en realizar exames, radiografias, resonancias o lo que considere conveniente para que sea evaluado por el quiropráctico que va a visitar. Trate que éste sea un buen conocedor del tema y si es posible tenga clara idea sobre la fibromialgia, sobretodo para entender los cuidados que debe tener. Finalmente, cuando pida una cita, les sugerimos que sea cuando Ud. no esté  muy adolorid@ permitiendo asi que su visita sea beneficiosa.

Anilein, Perú                   AFIBRO.ORG             28.NOV.2014

—————————————————————————

PROFESION DE QUIROPRACTICO

La atención quiropráctica se remonta al año 1895. El nombre proviene de la palabra griega que significa “hecho manualmente”. Sin embargo, las raíces de la profesión se pueden rastrear hasta el comienzo del registro del tiempo.

La quiropraxia fue desarrollada en Davenport, Iowa, por Daniel David Palmer, un curandero autodidacta. El doctor Palmer deseaba encontrar una curación para las enfermedades y padecimientos que NO empleara fármacos. Él estudió la estructura de la columna vertebral y el arte antiguo de mover el cuerpo con las manos (manipulación). El doctor Palmer fundó la Escuela de Quiropraxia Palmer que todavía hoy existe.

Educación

Los médicos quiroprácticos deben completar de 4 a 5 años en una universidad acreditada en quiropraxia. Su formación incluye un mínimo de 4,200 horas en el aula, laboratorio y experiencia clínica.

La educación le proporciona a los alumnos una comprensión profunda de la estructura y el funcionamiento del cuerpo humano en la salud y la enfermedad.

El programa educativo incluye la formación en ciencias médicas básicas, como anatomía, fisiología y bioquímica. La educación le permite a un médico quiropráctico diagnosticar y tratar a los pacientes.

Filosofía de la quiropraxia

La profesión CREE EN EL USO DE METODOS NATURALES Y CONSERVADORES DE LA ATENCION MEDICA, SIN EL USO DE FARMACOS NI CIRUGIA.

Los quiroprácticos tratan a personas con problemas MUSCULARES Y OSEOS , como dolor de cuello, dolor lumbar, osteoartritis y afecciones de los discos de la columna.

Hoy en día, la mayoría de los médicos practicantes mezclan los ajustes de la columna con otras terapias. Estos pueden incluir rehabilitación física y recomendaciones de ejercicios, terapias eléctricas o mecánicas y tratamientos con calor o frío.

Los quiroprácticos llevan una historia clínica de la misma manera como lo hacen otros médicos; luego, examinan a los pacientes, mirando:

  • Fortaleza muscular vs debilidad
  • Postura en diversas posiciones
  • Rango de movimiento de la columna vertebral
  • Problemas estructurales

Igualmente, utilizan el conjunto normal de exámenes ortopédicos y neurológicos comunes a todas las profesiones de la salud.

REGULACIÓN DE LA PROFESIÓN

Los quiroprácticos están regulados en dos niveles diferentes:

  • La certificación de especialidad es conducida por el Consejo Nacional de Examinadores de Quiropráctica (National Board of Chiropractor Examiners), la cual crea estándares nacionales para la atención quiropráctica.
  • La obtención de la licencia profesional es un proceso que ocurre a nivel del estado de acuerdo con las leyes específicas de éste. El otorgamiento de la licencia y el campo de acción pueden diferir de un estado a otro. La mayoría de los estados exigen que los quiroprácticos completen un examen administrado por el Consejo Nacional de Quiropráctica (National Chiropractic Board) antes de obtener su licencia. Algunos estados también le exigen a los quiroprácticos aprobar un examen práctico. Todos los estados reconocen la capacitación de escuelas quiroprácticas acreditadas por el Consejo de Educación Quiropráctica (Council of Chiropractic Education, CCE).

La mayoría de los estados exigen que los quiroprácticos completen un cierto número de horas de formación continua cada año con el fin de conservar la licencia.

Nombres alternativos

Doctor en quiropraxia

Referencias

Johnson C, Rubinstein SM, Côté P, et al. Chiropractic Care and Public Health: Answering Difficult Questions About Safety, Care Through the Lifespan, and Community Action. Journal of Manipulative and Physiological Therapeutics. 2012 (35);7:493-513.

Versión en inglés revisada por: Christopher J. Fox, DC, ATC, Specializing in family care and sports injuries at FOX Spine Sports Medicine, West Palm Beach, FL. Review provided by VeriMed Healthcare Network. Also reviewed by David Zieve, MD, MHA, Isla Ogilvie, PhD, and the A.D.A.M. Editorial team.

Traducción y localización realizada por: DrTango, Inc. http://www.nlm.nih.gov/medlineplus/spanish/ency/article/002001.htm    Fuente. MEDLINE PLUS

——————————————-

QUIROPRAXIA Y OTRAS PATOLOGIAS

HIPERACTIVIDAD

La Quiropráctica no aparece como un tratamiento específico para la hiperactividad, sin embargo como el cuidado quiropráctico ayuda a reducir las interferencias del sistema nervioso, muchos padres refieren grandes cambios en el comportamiento de sus hijos evitando así que se les sobremedique.

El quiropráctico detecta las vértebras que están mal alineadas y en el caso de la hiperactividad, las subluxaciones cervicales son las que están directamente relacionadas con esta patología.

***-¿Qúe puede hacerme valorar que mi hijo tiene hiperactividad?

-La falta de atención, la distracción, una dificultad manifiesta para concentrarse y mantenerse sentado en la silla, comportamientos impulsivos, movimientos continuos en dedos, manos, brazos,… Hazle un favor a tu hijo y tráelo para que se le haga un chequeo en su columna. Muchos de nuestros niños han manifestado claras mejorías con un cuidado quiropráctico regular.

ESCOLIOSIS

La escoliosis es una desviación anormal en el plano frontal de la columna vertebral, que afecta con mayor frecuencia a las mujeres entre los 8 y los 18 años y las personas que la padecen sufren tanto a nivel físico como a nivel emocional. Además, al principio, cuando es más fácil de corregir, normalmente no se padecen síntomas, y si se deja evolucionar sin ningún control los órganos vitales pueden verse afectados.

Las causas pueden ser genéticas, unos malos hábitos posturales continuados o una causa desconocida, pero independientemente de la causa la detección temprana es muy importante. La revisión Quiropráctica es esencial en la etapa inicial de la escoliosis, para prevenir su evolución y para corregirla en la medida de lo posible.

El cuidado quiropráctico es un programa específico de ajustes que ayudarán a mejorar la función y la estrutura de la columna y hará que se fortalezca el tejido blando que rodea la columna mejorándose la postura.

***-¿Cómo puedo detectar una escoliosis?

-Los padres pueden detectarla fijándose en que un hombro está más alto que el otro, si un bajo del pantalón queda más largo que otro, incluso el desgaste de los zapatos puede darnos pistas. También a veces el dolor de espalda del niño o los dolores de piernas pueden darnos pistas de que hay algo que no funciona bien.

***-¿Hace falta esperar para comenzar a tratar la escoliosis?

-¡¡¡Claro que no!!! Si dejamos que la escoliosis siga su curso normalmente la evolución es más rápida y la persona que la padece se encuentra peor. A veces esta espera lo único que conlleva son tratamientos agresivos, como los corsés ortopédicos o la cirugía, forzando a la columna a estar totalmente recta. El cuidado quiropráctico aparece como la mejor solución natural para la escoliosis.

***-¿Cómo me ayuda la quiropráctica si padezco escoliosis?

-Ayuda a mejorar el funcionamiento y la estructura de la columna mejorando por tanto la actividad muscular y la postura. Con cuidados quiroprácticos la columna puede “corregirse a si misma”. Hemos ayudado a muchos niños y muchos jóvenes con este problema. No hace falta esperar para mejorar.

ENURESIS

A partir de los cuatro o cinco años, muchos niños tienen poco control urinario por la noche. Hay muchos niños que mojan la cama por la noche. Hace que se sientan avergonzados, alarmados, duermen peor, se sienten frustrados, incluso algunos tienen que usar pañales. La Quiropráctica no es un tratamiento para la enuresis, pero a muchos niños les ha ayudado el cuidado quiropráctico sano y seguro.

***-¿Por qué la Quiropráctica ayudará a mi hijo con el problema de la enuresis?

-Los músculos que controlan el vaciado de la vejiga surgen de la parte baja de la columna y del sacro, y por eso los niños que padecen este problema notan grandes cambios. Si la columna está bien alineada y el sistema nervioso puede funcionar sin interferencias, la enuresis mejorará.

ASMA

El asma es una condición muy seria que afecta a muchos niños desde su nacimiento y a muchos adultos. Los alveolos son como unos pequeños sacos que se encuentran dentro de los pulmones y el intercambio gaseoso de oxígeno a dióxido de carbono se produce de una forma pobre no pudiéndose respirar de forma correcta.

La solución que se les da a estas personas es el vivir a través de inhaladores y otras medicaciones que realmente lo que hacen es “abrir” momentáneamente el sistema respiratorio y drogan el sistema nervioso. Las medicinas no son inteligentes, solo tu propio cuerpo lo es, y la quiropráctica libera esa inteligencia innata, a través de los ajustes. Lo que falla es la adaptación al entorno, nuestro organismo no se adapta bien a estas circunstancias y se manifiesta con procesos alérgicos.

Los casos de asma parecen aumentar a un ritmo alarmante. Para algunos se debe a una combinación de factores, especialmente el aumento de sustancias químicas nocivas en nuestro medio ambiente, moho, agentes irritantes, …

También se menciona incluso el aumento de partos por cesárea debido al uso de vacunas y antibióticos y nuestra obsesión por eliminar todo tipo de gérmenes. Pero está claro que lo que falla es nuestra capacidad de adaptación al entorno.Aunque tú puedes cambiar este círculo vicioso corrigiendo tus subluxaciones y chequeando tu columna. Ten un sistema nervioso sano y date la oportunidad de respirar la vida.

Miles de pacientes refieren mejorías considerables, la supresión parcial o total de inhaladores y la recuperación completa de estas patologías con un cuidado quiropráctico regular. La Quiropráctica no es un tratamiento para el asma pero muchos estudios demuestran que hay una relación directa entre el sistema nervioso y el sistema respiratorio, y por eso las personas que reciben un cuidado quiropráctico regular, notan grandes cambios en su respiración, en su capacidad pulmonar y en sus procesos alérgicos.

***-¿Por qué cada vez hay más casos de asma y de alergias?

-Estos casos aumentan a un ritmo alarmante debido a una combinación de factores, aumento de sustancias químicas nocivas en el medio ambiente, casas extremadamente herméticas y aisladas, utilización masiva de vacunas y antibióticos, nuestra obsesión por eliminar todo tipo de gérmenes,… Pero está claro que si estos factores fueran la única razón todos padeceríamos por igual los procesos asmáticos. Está claro que nuestro sistema nervioso no está funcionando al 100%.

***-¿Por qué unas personas tienen alergias y otras no?

-Si fuera el epitelio de gato alérgeno para todos o lo fuera el melocotón, todos seríamos alérgicos. Lo que falla es nuestra capacidad de adaptación al entorno, nuestro organismo no se adapta de forma adecuada a las distintas situaciones y entiende como un estrés una situación a priori común.

***-¿Dejaré de usas inhaladores si recibo un cuidado quiropráctico regular?

-Es sorprendente la capacidad que tiene el cuerpo de autoregularse a si mismo y de regenerarse, solo hay que darle la opción. Conforme avancemos en tu cuidado quiropráctico irás notando grandes cambios y te verás con una mayor capacidad de adaptación. No hacemos promesas. Solo tu cuerpo puede hacértelas, pero muchos de nuestros pacientes han desterrado al cajón de su mesilla los inhaladores.

***-¿Cómo me ayudará la Quiropráctica?

-El diafragma es el músculo principal utilizado para respirar y los nervios que controlan la respiración surgen de la zona cervical (C3, C4 y C5). Las subluxaciones en estas zonas pueden afectar profundamente a la comunicación entre el sistema nervioso y el sistema respiratorio y que el cuerpo se exprese con procesos asmáticos y reacciones alérgicas.

CIÁTICA Y LUMBALGIA

El nervio ciático es el más ancho y largo de nuestro cuerpo, comienza en la pelvis, va hasta la parte superior de los muslos y se divide en dos pequeñas ramas detrás de las rodillas hasta los pies.

Muchos factores pueden afectar al óptimo funcionamiento de nuestra columna y de nuestro sistema nervioso (golpes, caídas, tabaco, medicación..) y traducirse directamente en una compresión del nervio ciático (ciática) provocándose diversa sintomatología.

Las lumbalgias (vulgarmente llamado lumbago) es un síndrome músculo esquelético, caracterizado por una sensación dolorosa focalizada en la espalda baja (zona lumbar). Se produce por la distensión de los músculos lumbares. Se origina por distintas causas y formas, siendo las más comunes el estrés, el sobre-esfuerzo físico y las malas posturas.

El quiropráctico detecta todas las subluxaciones presentes a lo largo de la columna vertebral y a través de los ajustes las va corrigiendo. La columna vertebral es como una cadena de fichas, y es imprescindible tener la zona cervical libre de interferencias para que la energía y el flujo de información llegue de forma correcta a la zona lumbar. Muchos de nuestros pacientes refieren grandes mejorías en sus lumbalgias y en sus ciáticas, siendo solo esto la punta del iceberg, ya que notan que descansan mejor, tienen mejores digestiones, una actitud más positiva,… La mejoría del síntoma es la causa de un buen funcionamiento del organismo. Es tu propio cuerpo el que retorna a la salud.

***-¿Puede el quiropráctico curar la ciática o la lumbalgia?

-El doctor en quiropráctica “no cura” nada, realmente es tu propio cuerpo el que con cada ajuste va recuperando la salud perdida y el que va regenerándose. El quiropráctico te guía en ese camino de vuelta a la salud detectando las vértebras que están mal alineadas y ajustándolas.

***-¿Cuánto tiempo necesitaré para mejorar en mi problema de ciática o de lumbalgia?

-El cuidado quiropráctico es para siempre puesto que de lo que se trata es de que tengamos el sistema nervioso libre de interferencias para que el resto del organismo pueda funcionar al 100%. El que notemos cambios en un determinado tiempo dependerá de muchos factores, de cómo esté nuestra columna, de nuestro estilo de vida, …, por eso valoramos el estado de cada paciente y recomendamos un programa de cuidado determinado para cada uno.

HERNIA DISCAL

La columna vertebral está formada por 24 huesos móviles, junto con el sacro y el coxis. La pérdida de dicha movilidad hace que se puedan irritar los nervios y por tanto que haya una interferencia en la transmisión de los impulsos nerviosos. Entre cada vértebra existe una estructura, el disco intervertebral, que tiene la función de amortiguación. El disco está formado por el núcleo pulposo y el anillo fibroso. El núcleo pulposo ocupa la parte central y tiene un alto contenido en agua, que va disminuyendo con la edad, lo que hace que con los años pierda elasticidad y capacidad para soportar tensiones. El anillo fibroso recubre el núcleo pulposo y está formado por láminas dispuestas en distintos ángulos, lo que facilita la transmisión de presiones.

A partir de los 30 años se producen cambios degenerativos en el disco que conducen a una pérdida de resistencia del mismo. El anillo fibroso puede hacerse incompetente y el núcleo puede desplazarse posteriormente (protrusión discal) e incluso romperse, de forma que el núcleo se desplace más. Esto es lo que se conoce como hernia de disco y puede producir síntomas por compresión de raíces nerviosas o incluso por compresión medular, en casos severos. Las hernias de disco son más frecuentes a nivel cervical y lumbar, por ser estos los segmentos con mayor movilidad de la columna.

La Quiropráctica aparece comoLA MEJOR manera de prevenir y de tratar las hernias discales de forma segura, efectiva y natural. Con los ajustes quiroprácticos vamos a mantener el eje natural de la columna, vamos a detener el proceso de degeneración vertebral y vamos a darle más espacio al disco intervertebral para su funcionamiento. Las vértebras subluxadas (mal alineadas) presionan el disco y hacen que pueda llegar a producirse una hernia discal. No todas las hernias discales dan sintomatología, de hecho hay estudios que demuestran que una de cada 3 personas presentan hernias discales sin ellas saberlo. No hay que esperar para chequearse la columna. Y no hay que esperar a que nos aconsejen una operación para tomar las riendas en nuestra salud. Muchas veces las operaciones aconsejadas no solo no mejoran nuestro estado, sino que lo empeoran, ya que “corrigen” la hernia discal pero aparecen cicatrices retractivas que hacen que la zona nerviosa siga irritada y por tanto las sensaciones sean idénticas o peores a las referidas antes de someternos a la operación. No pierdes nada por acudir a nosotros, el quirófano puede esperar.

***-¿Puede el cuidado quiropráctico ayudarme con mis problemas de disco?

-La quiropráctica se centra en detectar la vértebras mal alineadas de la columna vertebral y corregirlas a través de los ajustes. Cuando una vértebra está mal alineada, el disco intervertebral irá perdiendo su capacidad de amortiguación y se irá degenerando, ya que se pierde la movilidad y la laxitud de la zona. Cuando ya tenemos un proceso de hernia discal instaurado, la quiropráctica conseguirá detener el proceso de degeneración, recuperar la movilidad perdida y mantener el resto de la columna sana para evitar que siga la misma evolución. Cuanto antes te cuides, antes cambiarás.

***-¿Puede el cuidado quiropráctico ayudarme si ya estoy operado de columna?

-¡¡¡Claro que sí!!!, de hecho muchos de nuestros pacientes recurren a nosotros después de pasar por un quirófano porque no han encontrado el cambio que esperaban y encuentran una gran mejoría. Una operación no garantiza que la sintomatología desaparezca, muchas veces quedan cicatrices retráctiles en la zona que dan las mismas sensaciones que la hernia y el paciente está igual de incapacitado. Para nosotros la cirugía siempre va a ser la última opción, pero si ya estás operado, puedes beneficiarte también de nuestro cuidado. El resto de tu columna tiene que estar libre para no seguir el mismo camino y necesitas poder funcionar al máximo de tus posibilidades.

DOLORES DE CABEZA Y NÁUSEAS

El 95% de las cefaleas, migrañas, sensaciones de mareo, de desequilibrio, etc. vienen dadas por malas alineaciones en la zona cervical. Las primeras vértebras, átlas y axis, y toda la zona cervical, es la más importante, porque es la que está más cerca del cerebro y por tanto es de donde surge el mayor número de fibras nerviosas que después se tienen que redistribuir a lo largo de todo nuestro organismo como las raíces de un árbol.

La cefalea es uno de los dolores más frecuentes y también una de las mayores causas de baja laboral y de estrés para las personas que la padecen. Muchas de estas personas acaban siendo consideradas “irrecuperables” y la única solución que se les da es que tomen cajas y cajas de pastillas. La cefalea es un gran condicionante para poder desarrollar una vida normal y muchos de nuestros pacientes han presentado mejorías considerables conforme ha ido avanzado su cuidado quiropráctico. La Quiropráctica libera las interferencias de la columna vertebral, la zona cervical queda libre y la energía y el impulso nervioso llega sin dificultad y retorna de la misma manera.

Se puede vivir de una forma más sana con la Quiropráctica y no tenemos porqué estar obligados a depender de una medicación que nos quite la migraña o pendientes de cuando vamos a tener que parar nuestra actividad diaria porque sintamos nuestra cabeza como un bombo. Somos más que un dolor, somos lo que queramos ser.

***-¿Cuántas visitas necesitaré para mejorar?

-La Quiropráctica no trata ni patologías ni sintomatología específica pero si que logra que nuestro cuerpo funcione mejor y por tanto que nos encontremos mejor.  Hay pacientes que refieren grandes cambios con pocos ajustes y otros que requieren más tiempo para que su cuerpo se adapte. Si no notas muchos cambios al principio, no te decepciones, algo está cambiando en tu interior.

***-Si a tu coche le falta aceite ¿qué haces?, ¿lo llenas o tapas el piloto indicativo de que falta?

-La explicación aquí sería la misma. Tienes dos opciones, o tomar medicación y tapar el síntoma mientras dure el efecto de la pastilla o corregir la causa. Nosotros nos centramos en la causa y no en el síntoma, por eso nuestros pacientes refieren tantas mejorías.

ARTROSIS Y OSTEOPOROSIS

Son dos trastornos frecuentes del sistema esquelético, que a menudo se dan a la vez, y que afectan con mayor intensidad a las mujeres.

La artrosis consiste en una disminución de los cartílagos, y en la osteoporosis,de los huesos. Se manifiestan a partir de la mediana edad, pero en realidad comienzan a gestarse mucho antes. Entre las posibles causas hay dos muy claras: nutricionales y mecánicas. La buena noticia es que sobre ellas podemos incidir con un buen cuidado quiropráctico y con un un buen estilo de vida.

Desde el punto de vista de la Quiropráctica, consideramos que ha de ser la propia habilidad del cuerpo la que se encargue de adaptar y fortalecer los huesos. Teniendo esto en cuenta, también consideramos que un funcionamiento adecuado del sistema nervioso es esencial, tanto para la función como para la adaptación. Por lo tanto, es una buena idea mantener su columna vertebral libre de interferencias nerviosas (subluxaciones), y darle así a su cuerpo la mejor oportunidad para que se adapte con normalidad y sanamente.

***-Como mis huesos son tan frágiles, ¿son seguros los ajustes quiroprácticos?

-Claro que sí. Los quiroprácticos tienen un conocimiento de la columna vertebral extenso y detallado y las diferentes técnicas de ajuste se adaptan a cualquier persona teniendo en cuenta su edad, condición física y estilo de vida. Es un mito erróneo que el ajuste se excede en fuerza. Los ajustes son específicos, seguros, naturales y es realizado con alta velocidad pero con poca fuerza e impacto.

***-La osteoporosis me incapacita, ¿la quiropráctica me ayudará?

-Por supuesto que sí. Lo que nosotros buscamos es que puedas expresarte al 100%, que tu salud sea la máxima y que puedas vivir de forma natural. El envejecer no tiene porqué ser sinónimo de incapacidad y el tener osteoporosis o artrosis no tiene porqué ser sinónimo de “ser un enfermo”.

PROBLEMAS DIGESTIVOS

Mucha gente utiliza regularmente antiácidos para bajar una comida demasiado copiosa o porque se cree que así hará una digestión mejor.  La mayoría de estos medicamentos contienen calcio, magnesio, aluminio, …, y pueden producir graves efectos secundarios, cálculos en los riñones, diarreas, hipotensión, problemas respiratorios, etc., … ¡¡¡Come sano y deja que tu cuerpo haga el resto!!!

Nadie dice que no puedas tener una comida más copiosa, que te puedas exceder un día o que en fiestas no te des un capricho. De lo que se trata es de comer sano y de que estos excesos, sean eso, excepciones.

Muchos de los pacientes que acuden a nosotros presentan problemas digestivos varios: digestiones pesadas, problemas intestinales, hernias de hiato, úlceras digestivas, …, y la mejoría es sorprendente. El sistema digestivo depende, como el resto de sistemas, de nuestro sistema nervioso y por tanto el comer se convierte en un placer si la comida es procesada de forma sana y los nutrientes se absorven sin problema. A veces no sabemos que no tenemos un buen funcionamiento digestivo. Esto pasa con este problema y con muchos otros. Estamos acostumbrados a no funcionar al 100% y no somos conscientes de lo que podría ser si tuviéramos una salud completa. Por eso los pacientes que empiezan a ajustarse se dan cuenta de sus limitaciones anteriores a todos los niveles, y comienzan a comerse la vida.

***-¿Puede mi alimentación condicionarme la salud?

-Sí, somos lo que comemos, igual que somos lo que pensamos. Si continuamente estamos ingiriendo sustancias nocivas y poco recomendables (grasas, chucherias, refrescos, ..) imagínate con que estamos recargando a nuestro cuerpo. Si la gasolina que le echamos al coche no es de calidad, ¿qué le pasa al motor? Así que ya sabes, come sano y deja que tu cuerpo haga una buena digestión.

***-¿Y si tengo una úlcera puede ayudarme la Quiropráctica?

-Tu sistema digestivo, al igual que el resto de sistemas, queda controlado por el sistema nervioso. Si las vértebras dorsales y lumbares responsables de sus funcionamiento no están bien alineadas, tendremos más propensión a padecer úlceras digestivas, úlceras duodenales, hernias de hiato, …, y tendremos más dificultades para que estas se sanen.

Tener un sistema nervioso sano nos da las bases para que el resto del organismo funciones de forma correcta. Eso sí, en tu mano está que lo que ingieras sea sano y de calidad.

DEPRESIÓN

La depresión es un estado de abatimiento e infelicidad, que puede ser transitorio o permanente. En la mayoría de los casos, la persona que la padece describe su estado, y así lo ven los demás, como derribado, con su potencial disminuido, debilitada su base de sustentación afectiva, triste, desganado, etc. Es uno de los más importantes depredadores de la felicidad humana. Puede tener muchas causas, desde el estrés hasta la genética y manifestarse de muchas formas, desde la fatiga a la angustia más voraz. Puede tener graves consecuencias sociales, desde la pérdida de trabajo, el aislamiento, la pérdida de amistades, el divorcio, …

Es uno de los problemas más complejos con los que tenemos que convivir. Una subluxación vertebral y por tanto un nervio presionado en la parte baja de las cervicales puede conllevar a la depresión. Realmente el utilizar medicamentos antidepresivos a la larga no solucionan el problema y pueden conllevar más problemas depresivos en el futuro.

La Quiropráctica busca el equilibrio entre el bienestar físico y el bienestar mental. No se trata de separar ambas facetas, al contrario. Difícilmente podremos encontrar un bienestar completo si no las aunamos. Las subluxaciones nos restan vida y reducen, más de lo que creemos, nuestra salud. La fuerza vital con la que todos nacemos es el motor que tenemos que cuidar.Confiemos en nuestra capacidad para mejorar y dejemos que la depresión no condicione nuestra vida.

***-¿Puede una subluxación provocar una depresión?

-Muchos son los factores que conllevan un estado depresivo, factores endógenos, factores externos, …, pero está claro que un sistema nervioso que no funcione bien no propiciará un buen estado mental.

El cerebro manda un impulso electroquímico a través de la médula y de los nervios a cada célula, cada tejido y cada órgano de tu cuerpo y vuelve de nuevo al cerebro. Si hay interferencias disminuye la capacidad de adaptación al medio y el estado depresivo se instaura o se cronifica. Una subluxación nos resta capacidad de adaptación y por tanto es responsable de buena parte de nuestra actitud mental y física.

***-¿Hay pacientes que mejoran de su depresión con la Quiropráctica?

-Muchos de nuestros pacientes refieren grandes mejorías emocionales y mentales desde que reciben ajustes. No solo han mejorado fisicamente, sino que se encuentran con más energía, más ganas de hacer cosas, son más vitales y más optimistas. Muchos de ellos han superado el bache emocional en el que estaban y ahora recorren un camino completamente diferente.

FIBROMIALGIA

La fibromialgia es un padecimiento que afecta sobretodo a las mujeres, su mayor característica es el dolor por diferentes partes del cuerpo, cansancio que no mejora con el descanso, insomnio, hormigueos y calambres en brazos y piernas además de hipersensibilidad en diferentes partes del cuerpo. En la fibromialgia, no se detectan alteraciones físicas en las radiologías, pero por medio del examen físico se detectan puntos sensibles y dolorosos. La localización de estos puntos es lo que caracteriza la enfermedad. Es un padecimiento desconocido o mal entendido por la sociedad en general, esto hace que la persona que la sufre se sienta mal psicológicamente por falta de ayuda.

La Quiropráctica no corrige los síntomas, trata de mantener un sistema nervioso sano, que es el que controla todos los órganos y glándulas de nuestro cuerpo.

***¿Por qué muchos enfermos de fibromialgia buscan una solución en la Quiropráctica?

-La fibromialgia es un mal entendido por la sociedad en general y esto hace que la persona la sufra mucho más en silencio y padezca mucho física y psicológicamente. Los medicamentos tienen solamente un resultado parcial y por eso la Quiropráctica aparece como el mejor método de salud natural. Mejora la hipersensibilidad, se estimula el sistema inmunológico, aumenta la sensación de bienestar y favorece el control del estrés.

***-¿Por qué los doctores en medicina no recomiendan la quiropráctica para tratar la fibromialgia si es tan beneficiosa?

-Eso no es cierto. Muchos de nuestros pacientes vienen a nosotros referidos por sus doctores en medicina o por otros profesionales de la salud. Cada vez la Quiropráctica es más conocida y reconocida, y por tanto sí que se conocen sus beneficios. Nos gusta trabajar con otros profesionales y colaborar con ellos para que la salud de nuestros pacientes sea integral.

ALZHEIMER

La enfermedad de Alzheimer es una enfermedad neuro-degenerativa que se manifiesta con deterioros cognitivos y trastornos conductuales. Se caracteriza en su forma típica por una pérdida progresiva de la memoria y de otras capacidades mentales, a medida que las células nerviosas (neuronas) mueren y diferentes zonas del cerebro se atrofian. La enfermedad suele tener una duración media aproximada de 10-12 años, aunque esto puede variar.

Al igual que en otras patologías, la Quiropráctica puede ayudar a que el enfermo de Alzheimer tenga una mayor calidad de vida y a que desarrolle su vida con la mejor salud posible. La enfermedad transcurre por varios estadios y la Quiropráctica también puede retrasar el avance de ella aumentando la calidad del impulso electroquímico entre el cerebro y el resto del organismo. Los pacientes refieren más energía, más coordinación psicomotriz, un mejor descanso y un mejor estado de ánimo. Esto unido a otro tipo de terapias de estimulación (tratamiento psicológico, terapia ocupacional, …) harán la vida de estas personas menos dolorosa para ellas y para sus familiares. Muchos de nuestros pacientes ancianos refieren la Quiropráctica como el mejor método de prevención natural y como el mejor método para recuperar la salud perdida.

***-¿Realmente una persona con Alzheimer en un estado avanzado puede beneficiarse con la Quiropráctica?

-Obviamente lo ideal sería ajustarse desde que nacemos y no esperar al último estadío de nuestra vida para hacerlo. Si encontramos un sistema nervioso en un estado de degeneración avanzado lo que podemos hacer es darle una mayor calidad de vida en la medida de lo posible a esa persona. Siempre podremos conseguir que el tiempo de vida que le quede lo haga lo más consciente posible y con la mayor libertad que le podamos dar. Nunca es tarde para comenzar con la quiropráctica. Si hay vida, puede haber cambios.

http://www.quiropracticanatural.com/casos/otras-patologias-

————————————

MITOS Y VERDADES DE LA QUIROPRAXIA.

Es una profesión de la salud que tiene como objetivo detectar, analizar y corregir las subluxaciones vertebrales. No se ocupa sólo de un dolor o un síntoma, sino que sirve para que una persona logre el máximo de su potencial.

La columna vertebral está sostenida en su lugar por los músculos y ligamentos de la espalda. Esta columna de huesos es lo bastante flexible como para permitir una multitud de movimientos. Sin embargo, debido a su flexibilidad, algunos de los segmentos de la columna (llamados vértebras) pueden desalinearse y al hacerlo, presionar la delicada salida de los nervios entre esas vértebras. A esto se le denomina subluxación vertebral. Cuando un quiropráctico encuentra esta situación, escucha muy atentamente a su paciente, lo revisa, y le enseña la correcta relación del proceso salud-enfermedad.

¿Por qué es importante esto? Porque cuando el paciente padece una subluxación vertebral, concurre centrado en el dolor que ésta le ocasiona y se olvida que lo más importante es la función que ese nervio debe cumplir y que, justamente, no lo hace en óptimas condiciones. Hoy en día se tiende a tapar el dolor como si éste fuera el principal problema. Pero al tapar el dolor solo sólo se traslada el problema para más adelante.

Su quiropráctico va a ayudar a su cuerpo a que funcione mejor desde el punto de vista neurológico y cuando lo hacen todas las estructuras, músculos ligamentos tendones empiezan a SANAR, en serio y así si se puede lograr ser correctivo con  el problema de salud, ser definitivo en su solución.

Un poco de historia…

Unos 5.000 años atrás Hipócrates afirmaba “una o más vértebras pueden desalinearse, pueden desplazarse apenas y aún así llegar a producir complicaciones para la salud y hasta llevar incluso a la muerte, si no son ajustadas adecuadamente”. En Iowa, Estados Unidos, el 18 de septiembre de 1895 Daniel David Palmer intentaba ayudar al portero de su edificio, Harvey Lilliard, este hombre le contaba lo que le sucedía y le dijo “hace algunos años haciendo un importante esfuerzo escuché un fuete ruido en mi espalda. He notado que, con el pasar de los años, fui perdiendo mi audición”. Palmer lo escuchó atento, lo revisó y encontró que en la zona de la base del cuello, entre las primeras vértebras dorsales, una vértebra no estaba correctamente ubicada. De acuerdo a los textos anatómicos, decidieron tratar de llevar esa vértebra a su correcta posición y así fue que, de a poco, Lillliard empezó a recuperar su audición.

Palmer pensó haber encontrado la cura para la sordera y los pacientes concurrían a verlo por este problema. Aunque algunos estaban mejor, muchos no, pero le decían a Palmer que, pese a no tener cambios en su audición, notaban que otros problemas de su columna estaban mejor: ESTABAN MAS VITALES, DORMIAN MEJOR, DOLENCIAS EN OTRAS PARTES DEL CUERPO HABIAN DESAPARECIDO…Entonces, Palmer entendió que la columna incide en la calidad de vida de los pacientes y, así, empezó a sentar las bases de esta profesión. Junto a otro paciente acuñaron el término “quiropraxia”, del griego, Quiro (mano) y Praxia (movimiento).

¿Para qué sirve?

La quiropraxia es una profesión de la salud que tiene como objetivo detectar, analizar y corregir las subluxaciones vertebrales. Nuestro organismo funciona como un todo, interrelacionado. Hay millones y millones de nervios que transportan impulsos mentales desde el cerebro y medula espinal hacia cada rincón de nuestro cuerpo, haciendo que nuestro organismo se adapte permanentemente a los cambios de posición corporal, a la fuerza de gravedad, a lo que comemos, a nuestras emociones… Para poder cumplir con todo esto, tiene que estar muy bien organizado. Así, será de vital importancia que el sistema principal de transporte funcione sin interferencia. La quiropraxia no es para un dolor o para un síntoma, sino para que una persona en su vida diaria logre vivir con el máximo de su potencial.

¿Cómo se realiza?

Cuando un paciente decide ponerse bajo cuidado quiropráctico, primero concurre a una visita donde recibe una evaluación completa del estado de su columna, se interpretan los estudios que trae y, de ser necesario, se pueden sugerir que realice otros. Así se llega a un correcto análisis de su situación personal y, si se decide iniciar el tratamiento, al comienzo deberá concurrir  dos veces por semana y, con el transcurrir del tiempo, se irán bajando las visitas a una vez por semana.

En cada visita que realice el paciente, su quiropráctico procederá a analizar su columna en búsqueda de las subluxaciones vertebrales. Al encontrarlas, las ajustará, lo que llevara la vértebra a su correcto lugar SIN FUERZA, , sino con un movimiento preciso, rápido, de poco recorrido y de gran efectividad, produciendo la liberación del nervio y así iniciando el proceso natural de sanación.

¿Cuánto dura el tratamiento?

La sesión quiropráctica es un acto que no dura más de 15 minutos. Es que, en realidad, el ajuste es rápido; lo complejo es todo lo que el mismo desencadena y el tiempo de duración del cuidado puede llegar a ser, en una  primera etapa, de 2 a 3 meses. Después de este tiempo se reevaluará y se sugerirá una nueva estrategia de cuidado.

¿Cuáles son sus riesgos? ¿La quiropráctica es peligrosa?

La quiropráctica no pretende tratar enfermedades o condiciones específicas. Se corrigen las deficiencias en el movimiento espinal y equilibran las subluxaciones para mejorar la función del sistema nervioso, un factor esencial para ayudar al cuerpo a alcanzar un estado saludable. Por lo tanto, el beneficio que ofrece la quiropraxia lo puede recibir cualquier persona, independiente de su edad o condición física. El cuidado quiropráctico es TOTALMENTE INOCUO Y EFECTIVO.

¿Para quiénes es conveniente y para quiénes no? ¿A quiénes está dirigida?

Cuando preguntan por los beneficios del cuidado quiropráctico, las contraindicaciones son relativas ya que, entendiendo que el cuidado apunta a mejorar la calidad de vida, todas las personas pueden recibirlo, independientemente de la edad. Existen cuidados lógicos (como fracturas, fisuras o tumores vertebrales) que un quiropráctico entrenado sabrá tener en cuenta para aplicar su cuidado. El beneficio del cuidado quiropráctico lo pueden recibir deportistas, mujeres embarazadas, recién nacidos, niños, adultos en cualquier edad y condición. Las indicaciones de un cuidado quiropráctico son totalmente beneficiosas.

¿Cuál es la edad mínima para iniciar un cuidado quiropráctico?

No hay edad mínima. Un quiropráctico está formado con más de 200 técnicas de ajuste quiropráctico y puede adaptar las mismas de acuerdo a la edad y condición que lleva el paciente.

¿La quiropráctica es similar a los masajes?

La quiropraxia suele confundirse con otras disciplinas, entre ellas, el masaje, y dista mucho de serlo. El quiropráctico enfoca su cuidado sobre la columna vertebral, sus vértebras, las que estén desalineadas (subluxaciones) son ajustadas y así se libera el sistema nervioso. Un músculo depende en su funcionamiento de un correcto feedback neurológico. El ajuste quiropráctico específico logra descomprimir el nervio y, así, las partes blandas, músculos, ligamentos, tendones funcionan de forma armónica.

¿Que es un ajuste? ¿Duele recibir un ajuste?

El ajuste quiropráctico es UN IMPULSO SUAVE Y PRECISO que el quiropráctico realiza con sus manos sobre la columna, dirigido a corregir la subluxación vertebral. El ajuste es diferente dependiendo si quien lo recibe es un recién nacido, una mujer embarazada o una persona mayor, pero el objetivo es siempre el mismo: liberar de interferencias al sistema nervioso para maximizar el potencial humano a todos los niveles. Hay más de cien (100) técnicas quiroprácticas, unas más impactantes que otras. Todas las técnicas de ajuste tienen tres factores en común: su precisión, su alto nivel de seguridad y su eficacia para restaurar el buen funcionamiento del sistema nervioso.

Por Marcelo Barroso Griffiths (quiropráctico AQA), de Vertebralle.

http://afibro.org/

Dolor Orofacial ¿Tiene alguna relación con la Fibromialgia?


¿Tienes Fibromialgia y te duele la mandíbula al movimiento? ¿Sufres, además, dolores de cabeza y cuello? Sigue leyendo.

orofacial ¿QUÉ ES EL DOLOR OROFACIAL?

La zona orofacial comprende a la boca y cara (que a la vez incluye nariz, orejas, cuello y cabeza). El dolor en esta parte del cuerpo puede ser causado por diversas patologías, pero más frecuentemente es ocasionado por alteraciones en la oclusión dental.

Otras causas pueden ser traumatismo craneofaciales, alteraciones psicológicas, y enfermedades como la Fibromialgia.

¿CUÁL ES SU RELACIÓN CON LA FIBROMIALGIA?

Un estudio encontró que los dolores orofaciales son más comunes en las personas con Fibromialgia, en comparación con las personas que no tienen esta enfermedad.

orofacialSe evaluaron 25 pacientes diagnosticados con fibromialgia y 25 personas “saludables”, los participantes que tenían Fibromialgia tuvieron más quejas de dolor en cabeza, cuello, al masticar y a mover la mandíbula.

En el estudio se concluyó que los dolores orofaciales, incluyendo los trastornos temporomandibulares, pueden ser un síntoma más de la Fibromialgia o un padecimiento asociado con esta enfermedad.

Se calcula que hasta un 90% de los pacientes con Fibromialgia pueden llegar a presentar malestares faciales y mandibulares, relacionados con músculos y ligamentos correspondientes a la articulación temporomandibular.

Los problemas de sueño, como el bruxismo (apretar los dientes o hacerlos rechinar) así como alteraciones del sueño, son síntomas que se asocian con el dolor orofacial y la fibromialgia.

¿CÓMO SE SIENTE UNA PERSONA CON FIBROMIALGIA Y DOLOR OROFACIAL?

Una persona con Fibromialgia y dolor orofacial puede presentar síntomas como dolor, fatiga, trastornos de sueño, dificultad para abrir la boca, entumecimiento, y sensibilidad o ardor en la cara.

Las personas con Fibromialgia pueden llegar a sentir dolor en los músculos del cuello, hombros, espalda, cara y cabeza.

Los mareos y las alteraciones del sueño pueden ser un síntoma de ambas condiciones.

¿CÓMO SE PREVIENE?

Las personas con Fibromialgia pueden prevenir el dolor orofacial haciendo ejercicios de mandíbula como movimientos hacia el frente, ambos lados y abrir y cerrar la boca.

También es de vital importancia llevar un tratamiento, control y cuidado de infecciones bucodentales, sin olvidar manejar el estrés, la ansiedad y la depresión.orofacial

La higiene bucal nunca debe pasar desapercibida, más para los pacientes con Fibromialgia, cepilla tus dientes después de cada comida, utiliza hilo dental, visita al dentista frecuentemente y lo más importante, controlar la enfermedad.

https://artricenterfibromialgia.wordpress.com

CLASIFICACIÓN DE LA FIBROMIALGIA: Revisión sistemática de la literatura.


fibromialgia2Largo pero interesante estudio. Para quienes no desean leerlo completo, sugerimos leer la Propuesta de clasificación nosológica que  sintetiza los conocimientos actuales en una hipótesis clasificatoria que incluye tanto el perfil psicopatológico como la coexistencia de los distintos procesos y situaciones clínicas que el paciente con FM puede presentar (tabla 1).

Anilein, Peru     AFIBRO.ORG      24.set.2014

____________________________________________________________________

Resumen

ObjetivoRecopilar la información existente sobre la clasificación de la fibromialgia (FM), analizar los antecedentes relevantes en relación con una subdivisión nosológica y proponer una hipótesis clasificatoria fundamentada en la evidencia científica existente en la actualidad.MetodologíaRevisión sistemática de la literatura mediante búsqueda en la página web PubMed. Los términos de búsqueda en MEDLINE fueron «fibromyalgia» y «classification». Se realizó una búsqueda manual adicional entre las referencias de los artículos seleccionados.ResultadosLa revisión sistemática de la literatura ha permitido identificar, por una parte, la existencia de varias propuestas clasificatorias esencialmente basadas en criterios psicopatológicos y, por otra parte, la importancia de evaluar las enfermedades relacionadas con la FM. Según la evidencia analizada, se han identificado los siguientes subgrupos clasificatorios en el paciente que cumple los criterios vigentes de 1990: pacientes sin ninguna enfermedad concomitante (FM tipo I), pacientes con enfermedades crónicas reumáticas y autoinmunitarias (FM tipo II), pacientes con grave alteración en la esfera psicopatológica (FM tipo III) y pacientes simuladores (FM tipo IV).ConclusionesSon pocos los estudios que analizan de forma específica cómo identificar subgrupos de pacientes con FM con una expresión clínica más homogénea. El análisis ha permitido identificar que los principales aspectos a evaluar en la clasificación del paciente con FM son el perfil psicopatológico y la coexistencia de otros procesos. Una adecuada clasificación del paciente con FM sólo puede realizarse mediante una evaluación diagnóstica individualizada por parte de un equipo mutidisciplinario.

 

Introducción

La fibromialgia (FM) es una de las enfermedades que con más frecuencia produce dolor crónico en la población. Se caracteriza por un estado doloroso crónico, generalizado, que los pacientes localizan, sobre todo, en el aparato locomotor, y que presenta una exagerada hipersensibilidad en múltiples puntos predefinidos (tender points), sin alteraciones orgánicas demostrables1. Típicamente se relaciona con una gran variedad de síntomas, entre los que destacan la fatiga persistente, el sueño no reparador, la rigidez generalizada y los síntomas ansioso-depresivos.

La FM fue reconocida como enfermedad por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1992, y tipificada en el manual de Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE-10)2 con el código M79.0. No obstante, dada la ausencia de afección orgánica específica demostrable, la carencia de una prueba diagnóstica confirmatoria objetiva, la frecuente relación con problemas psicopatológicos y el gran impacto en los recursos sanitarios, la FM suele generar con facilidad situaciones clínicas conflictivas y discusiones científicas polémicas3. La gran heterogeneidad en la expresión clínica de la FM, junto con la falta de instrumentos estandarizados para ordenar y clasificar los distintos síntomas y presentaciones clínicas, contribuye aún más al desasosiego y, en ocasiones, la impotencia que surge al atender a los pacientes.

Es innecesario resaltar la importancia de disponer de una clasificación de la FM basada en su relación con otras enfermedades (clasificación nosológica), una aproximación cada vez más utilizada en el ámbito de las enfermedades autoinmunitarias sistémicas y reumáticas4–6. Este tipo de clasificaciones o subdivisiones han demostrado una gran utilidad en la práctica clínica en el manejo de pacientes con enfermedades muy heterogéneas en su expresión clínica, ya que permiten la identificación de subgrupos de pacientes más homogéneos y, por lo tanto, candidatos a recibir unas pautas diagnósticas y terapéuticas más individualizadas.

El objetivo del presente estudio ha sido recopilar la información existente sobre la clasificación de la FM mediante revisión sistemática de la literatura para, a continuación, analizar los antecedentes relevantes en relación con una subdivisión nosológica, evaluar las aproximaciones clasificatorias previas y, finalmente, proponer una hipótesis clasificatoria fundamentada en la evidencia científica existente en la actualidad.

Metodología

Se ha realizado una búsqueda en la base de datos MEDLINE a través de la página webPubMed

( http://www.ncbi.nlm.nih.gov ) de los artículos incluidos entre el 1 de enero de 1955 y el 31 de marzo de 2008. La estrategia de búsqueda se basó en la combinación de los términos «fibromyalgia» y «classification». No se estableció ningún filtro de búsqueda respecto a tipo de estudio, idioma de publicación o análisis de determinados subgrupos de pacientes.

De los artículos seleccionados mediante dicha estrategia de búsqueda, se analizó el contenido del resumen de acuerdo con los siguientes criterios de selección:

  • • El artículo debía estudiar o analizar a pacientes con FM.
  • • Su contenido debía estar relacionado, al menos potencialmente, con la clasificación o subdivisión de la FM.
  • • No se evaluó información procedente de resúmenes presentados en congresos.

Tras esta aproximación, los artículos seleccionados fueron analizados a texto completo. La decisión sobre su inclusión como relevantes para el estudio se basó en las siguientes premisas:

  • • Los pacientes incluidos en los estudios debían cumplir los criterios clasificatorios del American College of Rheumatology de 19907.
  • • Los artículos debían contener información sobre la clasificación nosológica de la FM (descripción, diferenciación y clasificación de pacientes según las enfermedades concomitantes).
  • • En caso de duplicación en la información, se escogió la publicación más reciente.
  • • Los estudios sobre clasificación pronóstica o de gravedad de la FM, influencia en la calidad de vida o clasificaciones basadas en intervenciones terapéuticas no fueron incluidos en el análisis.

La revisión manual de las referencias incluidas en los trabajos seleccionados permitió identificar trabajos adicionales de interés, para los que se aplicaron los mismos criterios de relevancia expuestos anteriormente.

Tras la síntesis de la información extraída de los artículos finalmente seleccionados, los resultados se agruparon de acuerdo con los siguientes apartados:

  • • Análisis crítico de los criterios de 1990.
  • • Clasificaciones previas con una base predominantemente nosológica.
  • • Propuesta de clasificación.

ResultadosLa búsqueda bibliográfica identificó un total de 279 publicaciones, de las que 61 fueron seleccionadas como relevantes. Después del análisis detallado de cada uno de estos trabajos, fueron excluidos 22. La revisión manual identificó 40 trabajos adicionales, por lo que finalmente fueron incluidos en el análisis 79 trabajos (fig. 1).

Figura 1. Diagrama de flujo de la revisión sistemática: adquisición de la evidencia.

Análisis crítico de los criterios de 1990

Para diferenciar la FM de otros síndromes con sintomatología parecida, el American College of Rheumatology (ACR) auspició en 1990 un estudio multicéntrico para lograr unificar y homogeneizar unos criterios clasificatorios7. Estos criterios aseguraron la validez en el diagnóstico de FM con independencia de que hubiera o no otras enfermedades concomitantes, con una sensibilidad del 88% y una especificidad del 81%. Los dos criterios escogidos fueron la historia de dolor difuso generalizado crónico y el desencadenamiento de dolor tras la presión digital en al menos 11 de 18 puntos dolorosos predefinidos (ambos criterios centrados exclusivamente en el dolor). La revisión sistemática ha mostrado una creciente visión crítica sobre la especificidad de estos dos criterios a la hora de identificar subgrupos de pacientes con características homogéneas en la práctica clínica.

El primer criterio clasificatorio es común al utilizado para identificar a los pacientes con dolor crónico generalizado (chronic widespread pain). La dificultad en distinguir los estados de dolor crónico según su causa ha sido evaluada recientemente por Provenzano et al8 que, aunque indican algunas diferencias en la expresión del dolor en pacientes con diversas enfermedades, concluyen en lo difícil que resulta discriminar el tipo de dolor en función de las enfermedades subyacentes. Así, Coster et al9 detectan una prevalencia de dolor crónico generalizado del 4,5% en la población general, de los que más de la mitad (2,5%) cumplían, además, los criterios de FM del ACR. Por lo tanto, diferenciar si un paciente tiene dolor crónico generalizado (una entidad tan prevalente como heterogénea y discutida) o una FM se basa, tan sólo, en el cumplimiento adicional del segundo criterio, el dolor a la presión en los puntos dolorosos.

Respecto al segundo criterio, la revisión sistemática ha puesto de manifiesto la polémica sobre el hecho de que los puntos dolorosos sean el único instrumento que permite diferenciar al paciente con dolor crónico generalizado (de cualquier etiología) del paciente con FM10. Los principales estudios destacan una gran variedad de aspectos que ponen en duda la solidez del uso de los puntos dolorosos como un criterio sólido y objetivo en el diagnóstico de la FM, que incluyen su amplia variación a lo largo del tiempo11, las pocas diferencias observadas si se analizan puntos, grupos de puntos o áreas12, la heterogeneidad en sus distintas formas de evaluarlos y sus resultados13,14, la modesta asociación encontrada entre el dolor en un segmento corporal determinado y un punto doloroso específico localizado en dicho segmento15, e incluso la falta de consenso en la definición de los puntos «negativos» o controles16,17. Otro argumento esgrimido por algunos autores es que los puntos se comportan como un todo continuo, de manera que cuanto más dolor, más puntos, y también, cuanto más estrés, más puntos dolorosos18,19. Por lo tanto, establecer el punto de corte en 11, que teóricamente distinga a un paciente con FM de aquel que no la tiene, es completamente artificioso.

De acuerdo con los estudios analizados, son patentes los problemas que estos dos criterios originan en el paciente «real», que con frecuencia presenta una gran cantidad de manifestaciones, procesos y/o enfermedades concomitantes diferentes. Este hecho origina una gran heterogeneidad en la presentación clínica del paciente que cumple los criterios clasificatorios de FM, y subraya la importancia de proponer una clasificación nosológica basada en la subdivisión (splitting) de los pacientes, con el fin de realizar una aproximación terapéutica «centrada en el paciente»(person-centered approach)20,21.

Clasificaciones previas con base predominantemente nosológicaA pesar de que ya en 1958 Rosenberg22 utilizó el término classification en una revisión de la entonces denominada «fibrositis», no es hasta 1989 cuando Vitali et al23 plantean la necesidad de disponer de unos criterios para poder identificar la FM, criterios que ven la luz un año después7. La revisión sistemática ha identificado cinco propuestas clasificatorias previas con una base eminentemente nosológica:

  • • En 1996 aparece la primera propuesta sobre la clasificación o subdivisión de la FM24,25. Tras constatar la enorme heterogeneidad en el tipo de pacientes que identificaban los criterios clasificatorios de 1990 del ACR, el grupo del Servicio de Psiquiatría de la Universidad de Pittsburg, liderado por Turk, definió de forma empírica la existencia de tres subgrupos clasificatorios con un perfil psicosocial diferencial, evaluado de acuerdo con las respuestas obtenidas en el cuestionario Minnesota Multiphasic Personality Inventory (MMPI), un concepto de aproximación taxonómica psicosocial que este mismo grupo ya había planteado como hipótesis en 198926.
  • • En 2001, Hurtig et al27 realizaron un estudio clínico semiexperimental en 29 pacientes con FM mediante una prueba cuantitativa que mide el dolor provocado por estímulos termales en el dorso de la mano, y que permitió definir dos subgrupos con un distinto comportamiento al dolor producido por los cambios de temperatura. Esta clasificación ha sido utilizada por Raak et al28 en el análisis de una pequeña serie de pacientes con FM y sus implicaciones en los cuidados de enfermería de estos pacientes.
  • • En 2003, Giesecke et al29 propusieron por primera vez aunar la evaluación del perfil psicopatológico (promovido por el grupo de Turk) y el análisis personalizado de la respuesta al dolor (hiperalgesia y percepción dolorosa). Los resultados identificaron tres subgrupos de pacientes diferentes con un perfil psicopatológico muy bien definido, perfil que pudo relacionarse de una forma muy práctica con la forma en que cada uno de los subgrupos de pacientes afrontaba la respuesta al dolor.
  • • En 2006, Blasco et al30 realizaron un amplio estudio sobre el perfil psicopatológico de los pacientes con FM, al aplicar a un grupo de 75 pacientes los cuestionarios State-Trait Anxiety Inventory Estado/Rasgo (STAI-E/R), Beck Depression Inventory (BDI) y MMPI. Los autores propusieron una fórmula denominada «índice de perfil psicopatológico en fibromialgia» (Ippc), derivada del MMPI-2, capaz de discriminar entre dos tipos de perfiles psicopatológicos en el paciente con FM (perfiles A y B), y que desde un punto de vista terapéutico puede utilizarse como un indicador de gravedad psicopatológica. La utilidad de este índice de cribado de pacientes con FM, según el grado de psicopatología subyacente, puede ser importante a la hora de decidir el tipo de intervención psicoterapéutica adecuado para cada paciente.
  • • En 2007, Muller et al31 han propuesto de forma empírica una clasificación de la FM basada especialmente en el perfil psicopatológico del paciente, que incluye el grupo 1 (sin enfermedad psiquiátrica), el grupo 2 (FM con depresión), el grupo 3 (depresión con FM) y el grupo 4 (FM debida a somatización). Resulta difícil diferenciar los grupos 2 y 3, ya que los autores no tienen en cuenta la coexistencia de enfermedades reumáticas y autoinmunitarias, aunque por primera vez los autores proponen una aproximación terapéutica diferente en cada grupo.

El análisis de las características de estas clasificaciones ha permitido identificar los siguientes aspectos clave:

  • • Las cuatro propuestas principales25,29–30 están basadas en el perfil psicopatológico del paciente.
  • • Todas las subdivisiones se han realizado empíricamente.
  • • Ninguna de las clasificaciones incorpora la relación de la FM con la coexistencia o no de enfermedades concomitantes.
  • • Son clasificaciones que no han sido validadas en grandes series de pacientes con FM.

Propuesta de clasificación nosológica

La revisión sistemática ha mostrado la importancia de considerar las enfermedades concomitantes a la hora de clasificar en subgrupos a los pacientes con FM32–34, un concepto que erradicó el artículo que propuso los criterios clasificatorios de 19907, ya que al no encontrar diferencias significativas en la aplicación de dichos criterios entre la FM primaria y la relacionada con otros procesos, la conclusión del trabajo fue de abandonar el uso de dicha subdivisión. Tras el análisis detallado de las características de la información existente en la literatura, la revisión sistemática nos ha permitido identificar diversos grupos de pacientes con FM, algunos ya bien definidos en clasificaciones anteriores. Sobre esta base y siguiendo un esquema clasificatorio empírico, hemos sintetizado los conocimientos actuales en una hipótesis clasificatoria que incluye tanto el perfil psicopatológico como la coexistencia de los distintos procesos y situaciones clínicas que el paciente con FM puede presentar (tabla 1).

  • • Fibromialgia idiopática (tipo I). Este subgrupo, denominado por Müller et al31«FM con sensibilidad extrema al dolor no asociada a procesos psiquiátricos», fue identificado por Giesecke et al29 en 2003 gracias a un exhaustivo análisis psicopatológico realizado en 97 pacientes con FM centrado en la evaluación de tres aspectos: estado de ánimo (evaluado con los cuestionarios CES-D y STPI), área cognitiva (evaluado con algunas de las subescalas del cuestionario CSQ) e hiperalgesia (analizado mediante dolorímetro y metodología MRS). Los autores identificaron un pequeño grupo de pacientes (un 16%, todas mujeres) que presentaban un perfil psicopatológico diferencial, caracterizado por valores normales de estado de ánimo, valores muy bajos de catastrofización y un elevado grado de control percibido sobre el dolor en el cuestionario CSQ, a pesar de esto mostraban una extrema hiperalgesia en las pruebas de dolor provocado.
  • • Fibromialgia relacionada con enfermedades crónicas (tipo II). A pesar de que se han descrito casos de FM en pacientes con enfermedades crónicas de casi cualquier etiología (degenerativa, autoinmunitaria, endocrinológica, infecciosa o neoplásica), no cabe duda que la gran mayoría de los casos se diagnostican en pacientes con enfermedades crónicas que cursan con disfunción y, sobre todo, con dolor diario (en mayor o menor grado). La mayoría de estas enfermedades pueden encuadrarse dentro del ámbito reumatólogico, e incluye tanto enfermedades sistémicas (FM tipo IIa) como procesos locorregionales (FM tipo IIb). Las enfermedades sistémicas más frecuentemente relacionadas con la FM son el síndrome de Sjögren y la artritis reumatoide (tabla 2) 35–59. Para una adecuada clasificación de estos pacientes, el primer paso es que el especialista correspondiente se asegure del cumplimiento riguroso de los criterios clasificatorios vigentes, y el segundo, una adecuada evaluación psicopatológica según el estudio de Blasco et al 30. Por otra parte, los pacientes con procesos osteomusculares locorregionales de evolución crónica también pueden desarrollar una FM. El término utilizado recientemente para englobar estos procesos es «síndrome doloroso regional» 60, y está relacionado con la degeneración de las estructuras osteomusculares en una localización determinada.
  • • Fibromialgia en pacientes con enfermedades psicopatológicas (tipo III). Merskey61 en 1989 observó a pacientes con FM y una grave alteración en la esfera psicopatológica, que confirmaron Giesecke et al29 en 2003, al identificar un subgrupo de pacientes con valores muy alterados en el estudio del dominio psicosocial (índices muy elevados en el análisis de síntomas depresivos mediante el cuestionario CES-D y de ansiedad mediante el cuestionario STPI) y una disociación significativa en el estudio del dominio cognitivo mediante el cuestionario CSQ (altos valores en la subescala de catastrofización y valores muy bajos en la escala sobre autocontrol del dolor). En este subgrupo de pacientes resulta crucial la contribución del psiquiatra, que debe evaluar con detalle los aspectos psicopatológicos y sociales que influyen en el estado de salud del paciente, por medio de cuestionarios autoaplicados como el Symptom Checklist (SCL-90R), el Illness Behavior Questionnaire (IQB), el Chronic Illness Problem Inventory (CIPI), el Minnesota Multiphasic Personality Inventory (MMPI) o el Beck Depression Inventory (BDI)62–64. Según Blasco et al30, los pacientes con FM presentan mayores desajustes psicológicos, un perfil al que denominaron perfil psicopatológico B (perfil DP según el MMPI-2). Se ha demostrado incluso que las alteraciones del espectro afectivo (entre las que se incluye la FM) poseen una fuerte agregación familiar65,66, lo que indicaría un papel «hereditario» en determinadas alteraciones psicopatológicas. El aspecto clave en la identificación de estos pacientes es la demostración de que la enfermedad psicopatológica es previa al diagnóstico de la FM.
  • • Fibromialgia simulada (tipo IV). Diversos estudios han identificado un subgrupo de pacientes que simulan el padecimiento de la FM, cuyas características son fácilmente conocidas a través de internet y que es una enfermedad en que no se dispone de una prueba o grupo de pruebas objetivo que permitan un diagnóstico de certeza11,16,17,67. El enorme impacto mediático y social de la FM ha originado un aumento exponencial de las consultas que reciben especialmente los médicos de atención primaria y los reumatólogos por parte de pacientes que presentan un cuadro clínico que sindrómicamente indica una FM. El objetivo principal de este subgrupo de pacientes suele ser la obtención de una baja laboral permanente, y suele ser casi patognomónico que, una vez conseguida, dejen de acudir a las visitas. No hemos identificado ningún estudio que proponga una pauta protocolizada para evaluar e identificar a estos pacientes y sólo un trabajo ha demostrado un mayor grado de dolor referido en pacientes que solicitan una baja laboral definitiva frente a los que no la solicitan67. Hemos identificado una serie de pruebas objetivas de evaluación del paciente con FM que podrían aplicarse para diferenciar esta situación de simulación y que podrían formar parte del protocolo de estudio de estos pacientes ya que se dispone de mediciones objetivas esperables tanto en la población general como en pacientes con FM16,17,68,69 (tabla 3). La obtención de valores extremos en cada una de estas pruebas puede identificar con facilidad al paciente simulador.

Tabla 1. Propuesta clasificatoria de la fibromialgia (FM).

  Subgrupos clasificatorios Enfermedad primaria Enfermedad autoinmunitaria/reumática Perfil psicopatológico
Tipo I FM idiopática Ninguna Ninguna Normal
Tipo II FM relacionada con enfermedad crónica Enfermedad crónica-sistémica (IIa)-locorregional (IIb) Cumplimiento de los criterios clasificatorios Perfil A (ansioso-depresivo)
Tipo III FM secundaria a enfermedad psiquiátrica Enfermedad psiquiátrica Alteraciones autoinmunitarias y/o reumáticas aisladas Perfil B (somatización)
Tipo IV FM simulada Ninguna Ninguna Demandante

Tabla 2. Prevalencia de fibromialgia (FM) en pacientes con enfermedades crónicas

  Pacientes con FM/pacientes totales % Referencias
Síndrome de Sjögren 115/371 31 35-39,43
Artritis reumatoide 40/150 27 40,41
Espondilitis anquilopoyética 9/36 25 42
Artrosis 28/130 22 40,43
Dolor lumbar/cervical crónico 16/100 16 40
Infección por VIH 30/191 16 41,44
Enfermedad de Behçet 44/268 16 45,47
Artritis psoriásica 28/185 15 41,48
Infección por VHC 42/320 13 49-52
Lupus eritematoso sistémico 133/1166 11 53-59
Esclerodermia 1/50 2 58

VHC: virus de la hepatitis C; VIH: virus de la inmunodeficiencia humana.

Tabla 3. Protocolo de estudio ante el paciente con fibromialgia (FM) y sospecha de simulación.

1. Evaluación de los criterios de FM (cuantificación de los puntos dolorosos)
2. Evaluación de los puntos dolorosos «control»
3. Cuestionario FIQ
4. Evaluación de la alodinia inducida por esfigmomanómetro
5. Prueba de la marcha (6 min)

Discusión

La confusión que históricamente ha rodeado la definición de los distintos procesos relacionados con el dolor crónico (fibromialgia, fibrositis, dolor miofascial, síndrome de fatiga o dolor crónicos, etc.) ha llevado a ciertos autores a ser extremadamente críticos con dichas nomenclaturas y a plantear que la evidencia científica existente muestra que estas «etiquetas» no están sustentadas por datos exploratorios sólidos y consistentes ni por datos analíticos o histopatológicos específicos70. Sin embargo, la mayoría de estos procesos comparten una gran cantidad de características sociodemográficas, sintomatología y alteraciones psicológicas y psiquiátricas70–72.

Son numerosos los autores que se plantean si la FM debe considerarse más un grupo heterogéneo de pacientes con sintomatología similar (a la vez que inespecífica) que no una enfermedad definida10,72–76. Algunos incluso afirman que el concepto inicial de la FM como una «enfermedad muscular» actualmente debe replantearse más bien hacia un concepto denominado «hipersensibilidad central»77. Una aproximación diagnóstica y terapéutica óptima en el paciente con FM debe incluir el máximo grado de individualización de acuerdo con las características específicas de cada paciente. En la práctica diaria suele aplicarse todo lo contrario, en que se indican los mismos tratamientos o abordajes a todo paciente con FM. La clasificación de los pacientes con FM en subgrupos más homogéneos permite una mayor individualización del tratamiento, lo que augura un mayor éxito terapéutico20. La revisión sistemática realizada ha puesto de manifiesto la importancia de incluir en la clasificación los principales procesos y enfermedades en relación con la FM, claramente relacionados con los distintos perfiles psicopatológicos descritos.

En el primer subgrupo de pacientes con FM no se identifican procesos sistémicos o locales concomitantes ni enfermedades psiquiátricas y, por lo tanto, se desconoce por completo la etiopatogenia del proceso. Müller et al31 compararon el perfil de citocinas circulantes de 25 pacientes con FM tipo I con el de 13 pacientes con FM tipo II; encontraron concentraciones significativamente elevadas de factor de necrosis tumoral alfa (TNFα), IL-1α e IL-10 en el tipo I. Estos datos indicarían posibles alteraciones inmunitarias locales, quizá relacionadas con las terminaciones nerviosas, lo que entra en el campo de la neuroinmunología. Las hipótesis más recientes sobre la etiopatogenia del dolor crónico indican un papel clave de la inmunidad innata del sistema nervioso central en la fase de inducción consciente de la hipersensibilidad, con la implicación, entre otros, de los receptores tipo Toll de la microglía78. Este subgrupo de pacientes probablemente requiere un enfoque terapéutico distinto del de la gran mayoría de los pacientes con FM. Algunos autores29,31 indican para este subgrupo un mayor beneficio de la terapia farmacológica centrada en el síntoma principal, especialmente fármacos antidepresivos con propiedades analgésicas, o incluso analgésicos puros (simples o en combinación). La coordinación asistencial por medio de protocolos diagnósticos y especialmente terapéuticos entre los médicos de familia y las unidades especializadas en el manejo del dolor crónico (allí donde existan) es un elemento fundamental para el control de síntomas en estos pacientes. La falta de afección psiquiátrica elimina per se la utilidad de terapias psicológicas o el uso de psicofármacos.

En la FM tipo II (asociada a enfermedades crónicas reumáticas y autoinmunitarias) la principal hipótesis etiopatogénica sería la aparición de la FM como consecuencia del carácter crónico de sus enfermedades de base30, para lo que resulta especialmente importante definir con la mayor exactitud posible el momento temporal de diagnóstico de la enfermedad de base y la fecha en la que se diagnosticó la FM. En ocasiones no es fácil, e incluso podría incluirse en este grupo a pacientes con aparición simultánea de ambos procesos, pero siempre debe intentarse separar en el tiempo la aparición de la enfermedad de base (con el cumplimiento de los criterios respectivos) respecto a la FM. Blasco et al30 definen en estos pacientes un perfil psicopatológico concreto (perfil A), el típicamente relacionado con enfermedades crónicas en el que predomina la sintomatología ansioso-depresiva con una importante influencia mutua entre ambos procesos (perfil psicopatológico tipo DC en el MMPI-2). La identificación de este tipo de perfil psicopatológico por parte del especialista (tabla 4) supone una gran ayuda para poder clasificar correctamente a este subgrupo de pacientes. Desde un punto de vista de actuación terapéutica, el principal esfuerzo debe estar encaminado en controlar los principales síntomas de la enfermedad de base, que puede ser la inflamación articular en los pacientes con artritis reumatoide, espondilitis y lupus eritematoso sistémico (LES), la inflamación muscular (miopatías) u otros síntomas tanto generales como locales (como la sequedad en el síndrome de Sjögren). En todos estos pacientes suele ser muy común el cansancio crónico y los dolores generalizados articulares y musculares, manifestaciones que suelen responder de forma positiva al uso de antipalúdicos como la hidroxicloroquina. En los brotes agudos de estas enfermedades resulta inevitable para su control el uso de antiinflamatorios y corticoides y en los casos más graves, inmunosupresores e incluso terapias biológicas. El objetivo siempre debe ser tener controlada al máximo la enfermedad reumática o autoinmunitaria de base, un hecho que nos ayudará en gran medida a separar los síntomas de su enfermedad de base de aquellos derivados del problema psicopatológico secundario. Por supuesto, siempre debe tenerse en cuenta la aparición casi invariable de alteraciones psicopatológicas en todo paciente con una enfermedad incurable de evolución crónica. Una adecuada valoración psicopatológica deberá confirmar en estos pacientes que los síntomas son reactivos a la existencia del proceso de base, y que la sintomatología psiquiátrica que presentan se considera como reactiva o adaptativa a las dificultades que supone padecer de forma diaria los síntomas de su enfermedad de base. El enfoque psicopatológico debe ser diferente respecto a los otros subgrupos, y Giesecke et al29 apuntan a que el uso de técnicas cognitivas conductuales en estos pacientes tendría una menor posibilidad de ser eficaz. Debido a su personalidad conversiva, son pacientes que pueden ser resistentes a la comprensión de su problema y a la intervención psicológica30.

Tabla 4. Principales rasgos psicopatológicos de los pacientes con fibromialgia (clasificación de Blasco et al30).

1. Perfil psicopatológico A
  • • Preocupación por síntomas somáticos
  • • Ansiedad leve frente a los problemas de salud
  • • Propensión a desarrollar síntomas físicos bajo estrés
  • • Competencia social (personas expresivas)
  • • Desean ser consideradas como confiadas en sí mismas, alegres, amistosas, cariñosas y responsables
  • • Intención de normalizar su vida y sobreponerse a sus síntomas
  • • Conductas de evitación sobre lo que puede ser desagradable o perturbador
  • • Evitación sutil de la responsabilidad
  • • Consideradas dependientes más por los otros que por ellas mismas

2. Perfil psicopatológico B

  • • Recursos limitados para afrontar el estrés
  • • Demandantes de ayuda ante la percepción de dificultades
  • • Mayor énfasis en los síntomas cognitivos, sensoriales, osteomusculares y neurológicos
  • • Síntomas de confusión, miedo y malestar
  • • Personalidad reservada, no comprometida, con tendencia a la ensoñación y la fantasía
  • • Alto grado de ansiedad, tensión y disforia
  • • Gran dependencia
  • • Miedo a los conflictos, inhibición de la ira y tolerancia al dominio
  • • Introversión, falta de confianza en sí mismas
  • • Sensibilidad e hiperreactividad fácil ante las críticas
  • • Sensación de sentirse maltratadas, propensión a ser controladas y sumisas
  • • Extrema vulnerabilidad a perturbarse por decepciones o dificultades; tendencia a abandonar ante la menor ansiedad
  • • Refieren rumiaciones, disforia, cambios de humor, aprensión, preocupaciones, fatiga, pesimismo, falta de interés, autocrítica e irritabilidad
  • • Baja autoestima y bajo umbral para la autocensura y autocrítica
  • • Frecuencia elevada de trastornos de personalidad (grupo C, grupo A, grupo B)

En el tercer subgrupo (FM tipo III), la FM puede considerarse como una manifestación somática de un grave proceso psicopatológico subyacente, tanto de tipo afectivo como de personalidad30, en el que el dolor sería el medio por el cual los pacientes canalizarían todo su malestar psicológico subyacente. En este subgrupo de pacientes predomina el carácter primario (inherente a la enfermedad) de la sintomatología psicopatológica. Rubin79 propone la evaluación de diversos aspectos que ayudan a identificar un origen psicosomático del dolor, como la historia presente o pasada de abusos o eventos traumáticos graves y el reconocimiento de alteraciones de la personalidad relacionadas o de ambientes sociofamiliares predisponentes. Según Blasco et al30, los pacientes con FM presentan mayores desajustes psicológicos, un perfil que denominaron perfil psicopatológico B (perfil DP según el MMPI-2) (tabla 4). En cuanto a los rasgos de trastornos de la personalidad en estos pacientes, cabe decir que las pacientes que configuran este tipo de perfil presentan rasgos más marcados de trastorno de personalidad evitativo, dependiente, obsesivo (grupo C), paranoide, esquizoide, esquizotípico (grupo A) y límite (grupo B). Son menos histriónicas y narcisistas que la población normal, un dato que según Blasco et al30 contrasta con la visión que suele tener de ellas el colectivo médico en general. Respecto a los rasgos de trastorno de personalidad antisocial, son similares a los que presenta la población normal. En conclusión, las pacientes que se engloban dentro de este grupo se caracterizan por poseer un mayor desajuste general, sentimientos de inmadurez personal y estrés subjetivo que el grupo A, por lo que se aconseja que su enfermedad sea abordada principalmente desde el ámbito de la salud mental30. El papel predominante de la alteración psicopatológica, con elevados grados de estrés psicopatológico, hace aconsejable la atención compartida entre médico de familia y psicólogos y psiquiatras, por medio de la utilización de técnicas conductuales y fármacos como antidepresivos, inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina y otros psicofármacos. El tratamiento exclusivamente psicoterapéutico de este subgrupo de pacientes no debe nunca estar sólo centrado en los síntomas físicos (principalmente el dolor), sino sobre todo en tratar la enfermedad psiquiátrica subyacente71.

Los síntomas asociados a la FM, dada su variabilidad, nos pueden llevar a considerar en los pacientes con FM tipo III las enfermedades reumáticas o autoinmunitarias. Así, la presencia de artralgias (muy raramente, artritis), mialgias, fatiga, fiebre, edema de partes blandas, cefalea, alteraciones digestivas y sequedad de mucosas puede fácilmente llevar al clínico a añadir a la FM el diagnóstico de una enfermedad sistémica, especialmente si se añaden algunas alteraciones analíticas (citopenias) o inmunitarias. El perfil clínico e inmunológico del paciente con FM debe ser analizado con detalle por un especialista en enfermedades reumáticas/autoinmunitarias sistémicas. Así, deben diferenciarse las alteraciones inmunitarias que con cierta frecuencia puede presentar el paciente con FM (anticuerpos antitisulares, como los antinucleares y antimúsculo liso, o factor reumatoide a títulos bajos) de los marcadores inmunológicos más específicos de las enfermedades reumáticas y autoinmunitarias sistémicas (anti-ADN a títulos elevados, hipocomplementemia marcada, anticuerpos anti-ENA o anticitrulinados) (tabla 5).

Tabla 5. Alteraciones inmunitarias que obligan a realizar un estudio específico de coexistencia con una enfermedad autoinmunitaria sistémica o reumática definida.

Anticuerpos antinucleares a títulos elevados (>1/320)
Factor reumatoide a títulos elevados (>200)
Crioglobulinemia >1%
Hipocomplementemia (descenso de C3 y/o C4)
Anticuerpos anti-Ro/La
Anticuerpos anti-Sm
Anticuerpos anti-Scl70/antitopoisomerasa I
Anticuerpos anti-ADN a títulos elevados (>50)
Anticuerpos anti-CCP

En resumen, para poder clasificar correctamente a un paciente con FM, recomendamos una evaluación diagnóstica individualizada por parte de diversos especialistas (aproximación diagnóstica mutidisciplinaria10). En primer lugar, debe confirmarse el diagnóstico de la FM (médico de familia y/o reumatólogo) para, a continuación, evaluar las posibles enfermedades sistémicas concomitantes (médico de familia, reumatólogo y especialista en enfermedades sistémicas) o de procesos crónicos locales (médico de familia, reumatólogo y traumatólogo), y finalmente realizar un diagnóstico preciso sobre los procesos o enfermedades de base psicopatológica (psicólogo y psiquiatra).

La obtención de un diagnóstico claro en cada una de estas cuatro áreas, así como el análisis en la relación temporal de la aparición de los distintos síntomas o procesos, permitirá la inclusión de cada paciente en cada uno de los distintos subgrupos clasificatorios.

Financiación

Trabajo realizado con el apoyo de la Fundació La Marató de TV3 (proyecto 071810).

Autor para correspondencia.
Rafael Belenguer
Dirección: rbelenguer@gmail.com

Bibliografía

1. The Haworth Press, 1993.
2.International Statistical Classification of Diseases and Related Problems. ICD-10. WHO, 1992.
3.Rivera Redondo J. Controversias en el diagnóstico de fibromialgia. Rev Esp Reumatol. 2004;31:501-506.
4.Ramos-Casals M, Brito-Zerón P, Font J. The overlap of Sjögren’s syndrome with other systemic autoimmune diseases. Semin Arthritis Rheum. 2007;36:246-255.
5.Salliot C, Mouthon L, Ardizzone M, Sibilia J, Guillevin L, Gottenberg JE. Sjogren’s syndrome is associated with and not secondary to systemic sclerosis. Rheumatology (Oxford). 2007;46:321-326.
6.Tektonidou MG, Anapliotou M, Vlachoyiannopoulos P, Moutsopoulos HM. Presence of systemic autoimmune disorders in patients with autoimmune thyroid diseases. Ann Rheum Dis. 2004;63:1159-1161
7.Wolfe F, Smythe HA, Yunus MB, Bennett RM, Bombardier C, Goldenberg DL. The American College of Rheumatology 1990 Criteria for the Classification of Fibromyalgia. Report of the Multicenter Criteria Committee. Arthritis Rheum. 1990;33:160-172.
8.Provenzano DA, Fanciullo GJ, Jamison RN, McHugo GJ, Baird JC. Computer assessment and diagnostic classification of chronic pain patients. Pain Med. 2007;8:S167-S175.
9.Provenzano DA, Fanciullo GJ, Jamison RN, McHugo GJ, Baird JC. Cöster L, Kendall S, Gerdle B, Henriksson C, Henriksson KG, Bengtsson A. Chronic widespread musculoskeletal pain – A comparison of those who meet criteria for fibromyalgia and those who do not. Eur J Pain. 2007 Nov 14 [Epub ahead of print].
10.Endresen GK. Fibromyalgia: a rheumatologic diagnosis?. Rheumatol Int. 2007;27:999-1004.
11.McVeigh JG, Finch MB, Hurley DA, Basford JR, Sim J, Baxter GD. Tender point count and total myalgic score in fibromyalgia: changes over a 28-day period. Rheumatol Int. 2007;27:1011-1018.
12.Harden RN, Revivo G, Song S, Nampiaparampil D, Golden G, Kirincic M. A critical analysis of the tender points in fibromyalgia. Pain Med. 2007;8:147-156.
13.Tastekin N, Birtane M, Uzunca K. Which of the three different tender points assessment methods is more useful for predicting the severity of fibromyalgia syndrome?. Rheumatol Int. 2007;27:447-451.
14.Cott A, Parkinson W, Bell MJ, Adachi J, Bédard M, Cividino A. Interrater reliability of the tender point criterion for fibromyalgia. J Rheumatol. 1992;19:1955-1959.
15.Croft P, Burt J, Schollum J, Thomas E, Macfarlane G, Silman A. More pain, more tender points: is fibromyalgia just one end of a continuous spectrum?. Ann Rheum Dis. 1996;55:482-485.
16.Khostanteen I, Tunks ER, Goldsmith CH, Ennis J. Fibromyalgia: Can one distinguish it from simulation?. An observer-blind controlled study. J Rheumatol. 2000;27:2671-2676.
17.Campbell SM, Clark S, Tindall EA, Forehand ME, Bennett RM. Clinical characteristics of fibrositis. I. A blinded controlled study of symptoms and tender points. Arthritis Rheum. 1983;26:817-824.
18.Croft P, Schollum J, Silman AJ. Population study of tender point counts and pain as evidence of fibromialgia. BMJ. 1994;310:696-699.
19.Schochat T, Raspe H. Elements of fibromialgia in an open population. Rheumatology. 2002;42:829-835.
20.Turk DC. The potential of treatment matching for subgroups of patients with chronic pain: lumping versus splitting. Clin J Pain. 2005;21:44-55
21.Masi AT, White KP, Pilcher JJ. Person-centered approach to care, teaching, and research in fibromyalgia syndrome: justification from biopsychosocial perspectives in populations. Semin Arthritis Rheum. 2002;32:71-93
22.Rosenberg EF. Classification and management of fibrositis. Med Clin North Am. 1958;42:1613-1627
23.Vitali C, Taroni A. Criteria for the classification of primary fibromyalgia syndrome (fibrositis): an unsolved problem. Clin Exp Rheumatol. 1989;7:1-3.
24.Turk DC, Okifuji A, Sinclair JD, Starz TW. Differential responses by psychosocial subgroups of fibromyalgia syndrome patients to an interdisciplinary treatment. Arthritis Care Res. 1998;11:397-404.
25.Turk DC, Okifuji A, Sinclair JD, Starz TW. Pain, disability, and physical functioning in subgroups of patients with fibromyalgia. J Rheumatol. 1996;23:1255-1262.
26.Turk DC, Flor H. Primary fibromyalgia is greater than tender points: toward a multiaxial taxonomy. J Rheumatol Suppl. 1989;19:80-86.
27.Hurtig IM, Raak RI, Kendall SA, Gerdle B, Wahren LK. Quantitative sensory testing in fibromyalgia patients and in healthy subjects: identification of subgroups. Clin J Pain. 2001;17:316-322.
28.Raak R, Hurtig I, Wahren LK. Coping strategies and life satisfaction in subgrouped fibromyalgia patients. Biol Res Nurs. 2003;4:193-202.
29.Giesecke T, Williams DA, Harris RE, Cupps TR, Tian X, Tian TX. Subgrouping of fibromyalgia patients on the basis of pressure-pain thresholds and psychological factors. Arthritis Rheum. 2003;48:2916-2922.
30.Blasco Claros L, Mallo Caño M, Mencía Presa A, Franch Barceló J, Casaus Satamán P, Peña Roca J. Clinical profiles in fibromyalgia patients of the community mental health center: a predictive index of psychopathological severity. Actas Esp Psiquiatr. 2006;34:112-122.
31.Müller W, Schneider EM, Stratz T. The classification of fibromyalgia syndrome. Rheumatol Int. 2007;27:1005-1010.
32.Bliddal H, Danneskiold-Samsøe B. Chronic widespread pain in the spectrum of rheumatological diseases. Best Pract Res Clin Rheumatol.
33.Weir PT, Harlan GA, Nkoy FL, Jones SS, Hegmann KT, Gren LH. The incidence of fibromyalgia and its associated comorbidities: a population-based retrospective cohort study based on International Classification of Diseases, 9th Revision codes. J Clin Rheumatol. 2006;12:124-128.
34.Aaron LA, Burke MM, Buchwald D. Overlapping conditions among patients with chronic fatigue syndrome, fibromyalgia, and temporomandibular disorder. Arch Intern Med. 2000;160:221-227.
35.Giles I, Isenberg D. Fatigue in primary Sjögren’s syndrome: Is there a link with the fibromialgia syndrome?. Ann Rheum Dis. 2000;59:875-878.
36.Ostuni P, Botsios C, Sfriso P, Punzi L, Chieco-Bianchi F, Semerano L. Fibromyalgia in Italian patients with primary Sjogren’s syndrome. Joint Bone Spine. 2002;69:51-57.
37.Dohrenbusch R, Gruterich M, Genth E. [Fibromyalgia and Sjogren syndrome –clinical and methodological aspects]. Z Rheumatol. 1996;55:19-27.
38.Tishler M, Barak Y, Paran D, Yaron M. Sleep disturbances, fibromyalgia and primary Sjogren’s syndrome. Clin Exp Rheumatol. 1997;15:71-74.
39.Belenguer R, Ramos-Casals M, Brito-Zerón P, Del Pino J, Sentís J, Aguiló S. Influence of clinical and immunological parameters on the health-related quality of life of patients with primary Sjögren’s syndrome. Clin Exp Rheumatol. 2005;23:351-356.
40.Wolfe F, Cathey MA. Prevalence of primary and secondary fibrositis. J Rheumatol. 1983;10:965-968.
41.Buskila D, Gladman DD, Langevitz P, Urowitz S, Smythe HA. Fibromyalgia in human immunodeficiency virus infection. J Rheumatol. 1990;17:1202-1206.
42.Aloush V, Ablin JN, Reitblat T, Caspi D, Elkayam O. Fibromyalgia in women with ankylosing spondylitis. Rheumatol Int. 2007;27:865-868.
43.Vitali C, Tavoni A, Neri R, Castrogiovanni P, Pasero G, Bombardieri S. Fibromyalgia features in patients with primary Sjögren’s syndrome. Evidence of a relationship with psychological depression. Scand J Rheumatol. 1989;18:21-27.
44.Simms RW, Zerbini CA, Ferrante N, Anthony J, Felson DT, Craven DE. Fibromyalgia syndrome in patients infected with human immunodeficiency virus. The Boston City Hospital Clinical AIDS Team. Am J Med. 1992;92:368-374.
45.Lee SS, Yoon HJ, Chang HK, Park KS. Fibromyalgia in Behçet’s disease is associated with anxiety and depression, and not with disease activity. Clin Exp Rheumatol. 2005;23:S15-S19.
46.Al-Izzi MK, Jabber AS. Fibromyalgia in Iraqi patients with Behcet’s disease. J Med Liban. 2004;52:86-90.
47.Yavuz S, Fresko I, Hamuryudan V, Yurdakul S, Yazici H. Fibromyalgia in Behçet’s syndrome. J Rheumatol. 1998;25:2219-2220.
48.Chandran V, Bhella S, Schentag C, Gladman DD. Functional assessment of chronic illness therapy-fatigue scale is valid in patients with psoriatic arthritis. Ann Rheum Dis. 2007;66:936-939.
49.Kozanoglu E, Canataroglu A, Abayli B, Colakoglu S, Goncu K. Fibromyalgia syndrome in patients with hepatitis C infection. Rheumatol Int. 2003;23:248-251.
50.Goulding C, O’Connell P, Murray FE. Prevalence of fibromyalgia, anxiety and depression in chronic hepatitis C virus infection: relationship to RT-PCR status and mode of acquisition. Eur J Gastroenterol Hepatol. 2001;13:507-511.
51.Rivera J, De Diego A, Trinchet M, García Monforte A. Fibromyalgia-associated hepatitis C virus infection. Br J Rheumatol. 1997;36:981-985.
52.Buskila D, Shnaider A, Neumann L, Zilberman D, Hilzenrat N, Sikuler E. Fibromyalgia in hepatitis C virus infection. Another infectious disease relationship. Arch Intern Med. 1997;157:2497-2500.
53.Kuriya B, Gladman DD, Ibañez D, Urowitz MB. Quality of life over time in patients with systemic lupus erythematosus. Arthritis Rheum. 2008;59:181-185.
54.Da Costa D, Dritsa M, Bernatsky S, Pineau C, Ménard HA, Dasgupta K. Dimensions of fatigue in systemic lupus erythematosus: relationship to disease status and behavioral and psychosocial factors. J Rheumatol. 2006;33:1282-1288.
55.Akkasilpa S, Goldman D, Magder LS, Petri M. Number of fibromyalgia tender points is associated with health status in patients with systemic lupus erythematosus. J Rheumatol. 2005;32:48-50.
56.Valencia-Flores M, Cardiel MH, Santiago V, Resendiz M, Castaño VA, Negrete O. Prevalence and factors associated with fibromyalgia in Mexican patients with systemic lupus erythematosus. Lupus. 2004;13:4-10.
57.Friedman AW, Tewi MB, Ahn C, McGwin G, Fessler BJ, Bastian HM. LUMINA Study Group. Systemic lupus erythematosus in three ethnic groups: XV. Prevalence and correlates of fibromyalgia. Lupus. 2003;12:274-279.
58.Ostuni P, Botsios C, Sfriso P, Bertagnin A, Cozzi F, Doria A. [Prevalence and clinical features of fibromyalgia in systemic lupus erythematosus, systemic sclerosis and Sjögren’s syndrome]. Minerva Med. 2002;93:203-209.
59.Taylor J, Skan J, Erb N, Carruthers D, Bowman S, Gordon C. Lupus patients with fatigue-is there a link with fibromyalgia syndrome?. Rheumatology (Oxford). 2000;39:620-623.
60.Littlejohn G. Regional pain syndrome: clinical characteristics, mechanisms and management. Nat Clin Pract Rheumatol. 2007;3:504-511.e
61.Merskey H. Physical and psychological considerations in the classification of fibromyalgia. J Rheumatol Suppl. 1989;19:72-79.
62.Hudson JT, Hudson MS, Pliner LF, Goldenberg DL, Pope HG. Fibromyalgia and major affective disorders: A controlled phenomenology and family history study. Am J Psychiatry. 1985;142:441-446.
63.Fink P. Physical complaints and symptoms of somatizing patients. J Pshychosom Res. 1992;36:125-136.
64.Celiker R, Borman P, Ökaten F, Gökçe-Kutsal Y, Basgöze O. Psychological disturbance in fibromyalgia: relation to pain severity. Clin Rheumatol. 1997;16:179-184.
65.Hudson JI, Mangweth B, Pope HG, De Col C, Hausmann A, Gutweniger S. Family study of affective spectrum disorder. Arch Gen Psychiatry. 2003;60:170-177.
66.Hazemeijer I, Rasker JJ. Fibromyalgia and the therapeutic domain. A philosophical study on the origins of fibromyalgia in a specific social setting. Rheumatology (Oxford). 2003;42:507-515.
67.Häuser W. [Self-assessed pain intensity and disability in subjects diagnosed with fibromyalgia claiming retirement pension]. Schmerz. 2007;21:539-544.
68Vargas A, Vargas A, Hernández-Paz R, Sánchez-Huerta JM, Romero-Ramírez R, Amezcua-Guerra L. Sphygmomanometry-evoked allodynia – a simple bedside test indicative of fibromyalgia: a multicenter developmental study. J Clin Rheumatol. 2006;12:272-274.
69.Pankoff BA, Overend TJ, Lucy SD, White KP. Reliability of the six-minute walk test in people with fibromyalgia. Arthritis Care Res. 2000;13:291-295.
70.Pearce JM. Myofascial pain, fibromyalgia or fibrositis?. Eur Neurol. 2004;52:67-72.
71.Henningsen P, Zipfel S, Herzog W. Management of functional somatic syndromes. Lancet. 2007;369:946-955.
72.Henningsen P, Zimmermann T, Sattel H. Medically unexplained physical symptoms, anxiety, and depression: a meta-analytic review. Psychosom Med. 2003;65:528-533.
73.Schochat T, Raspe H. Elements of fibromyalgia in an open population. Rheumatology (Oxford). 2003;42:829-835.
74.Schochat T, Raspe H. Elements of fibromyalgia in an open population. Rheumatology (Oxford). 2003;42:829-835.
75.Quintner JL, Cohen ML. Fibromyalgia falls foul of a fallacy. Lancet. 1999;353:1092-1094.
76.Bjørndal A. [There are no diseases, there are only ill persons – about our use of the fibromyalgia concept]. Tidsskr Nor Laegeforen. 1993;113:2793-2794.
77.Bennett R. Fibromyalgia: present to future. Curr Rheumatol Rep. 2005;7:371-376.
78.McCleskey EW. Neurobiology: new player in pain. Nature. 2003;424:729-730.
79.Rubin JJ. Psychosomatic pain: new insights and management strategies. South Med J. 2005;98:1099-1110.

Stop a la fibromialgia


????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????????Pacientes de fibromialgia de Palencia participan en un estudio para valorar los efectos del reishi (seta Ganoderma lucidum) en los síntomas de esta enfermedad.
La Asociación de Fibromialgia de Palencia ha puesto a disposición sus instalaciones para el desarrollo de este estudio que llevan a cabo profesores del Campus de La Yutera y de la Facultad de Ciencias del Deporte de la Universidad de Extremadura.

Francesco Pazzi dedica su doctorado a evaluar el efecto del reishi en los pacientes de fibromialgia y destaca que su investigación pretende descubrir  si esta seta puede curar o paliar los síntomas de la fibromialgia. Al respecto, recuerda que esta enfermedad «es un síndrome del que se desconocen sus causas». «Conlleva síntomas  como cansancio crónicos, falta de sueño o sueño no reponedor, que en ocasiones lleva a sufrir ansiedad o depresión», explica. «Son personas más sensibles al dolor, puede derivar en diabetes y tiene consecuencias físicas, por lo que afecta de manera directa en la calidad de vida», añade.

Una de las características del reishi  es que aumenta la fase de sueño reponedor y las defensas inmunitarias debido a su contenido en proteínas y antioxidantes. «Ayuda a soportar  mejor el dolor y todo ello produce un mejor estado físico», indica Pazzi.

Este estudio consiste en que unos 50 enfermos de fibromialgia lleven a cabo un tratamiento que consiste en el consumo de seis gramos al día de reishi en dos tomas de tres gramos, una por la mañana y otra por la noche, durante seis semanas.

Desde ayer y hasta el viernes las personas que quieran participar en este estudio, socios o no de la Asociación de Fibromialgia de Palencia, serán evaluadas. Por un lado mediante un cuestionario sobre su calidad de vida y, por otro, a través de un test de actividad física que mide aspectos como el equilibrio, la fuerza o la grasa corporal. Estas mediciones se volverán a hacer tras concluir el tratamiento, dentro de seis semanas, para comprobar las posibles mejoras experimentadas por los enfermos y  tres semanas después se repetiran las mediciones «para conocer lo que duran los efectos del reishi», indica Pazzi.

Recuerda que no existe una cura estándar para la fibromialgia. De constatar unos buenos resultados en este estudio, destaca que «el reishi es un producto asequible por la mayoría de la población y para los enfermos puede ser un alimento que entre a formar parte de su dieta». De esta manera se pondría en marcha una nueva estrategia para luchar contra los síntomas de la fibromialgia.

Pazzi indica que se trata del primer estudio clínico que se realiza para conocer los efectos del reishi, aunque existen publicaciones científicas que parecen indicar que el consumo de esta seta podría paliar los síntomas de la enfermedad.

Algunas de las personas que han participado en este estudio aseguran que para ellos es la posibilidad de mejorar su calidad de vida. «Me agarro a cualquier cosa que me pueda ayudar», explica una de las participantes, y es que son muchos los años que lleva padeciendo fibromialgia.
«Me lo diagnosticaron hace tres años pero llevo toda la vida sufriéndola», indica otra.

Relatan su continuo ir y venir de médicos que les ha llevado a varias unidades del dolor e incluso al psiquiatra «para que aprendiera a vivir con el dolor», explica una de las afectadas.

Recuerdan los problemas en su día a día que les impiden hacer una vida normal. «A mi me despidieron de mi trabajo por mis repetidas bajas laborales», señala una de las participantes. «Cinco años he estado yo de baja en mi vida laboral o con permisos no retribuidos», indica un enfermo.

COLABORACIÓN. Los promotores del estudio destacan que «nace por la pasión de la investigación científica» y del trabajo conjunto de las dos Universidades, con la colaboración de la empresa palentina mundoreishi que ofrece la seta de manera gratuita.

http://www.diariopalentino.es/