Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (II)

Habitualmente el síndrome se acompaña de dolor o ardor generalizados. Muchas veces, se describe como un dolor de lugar, llegando a ser más severo en aquellas partes del cuerpo que se usan más (es decir, el cuello, los hombros y los pies). En algunas personas, el dolor puede ser lo suficientemente intenso para interferir en las tares diarias y ordinarias, mientras que en otras, sólo le ocasiona un malestar leve. Con frecuencia, el dolor del síndrome de la fibromialgía es acompañado de espasmos en los musculos. Afortunadamente, el síndrome de fibromialgia no es una condición que sea mortal, aunque si puede ser una de las causas fundamentales de incapacidad.

La etiología desconoce en la actualidad la causa del síndrome de la fibromialgia, sin embargo las investigaciones ya han revelado mucho acerca de esta enfermedad misteriosa, muchas veces el síndrome de la fibromialgia se manifiesta después de algún tipo de trauma, que parece estimular su desarrollo. Tal trauma puede afectar al sistema nervioso central, lo que a su vez parece producir la condición que conocemos como fibromialgia.

En 1997, un equipo de investigadores encabezados por el israelí Dan Buskila, presentó un estudio sobre la relación entre las lesiones de la columna cervical y el comienzo de la fibromialgia en el cual se encontró que hay una posibilidad 13 veces mayor de que ocurra el síndrome de fibromialgia después de una lesión en el cuello que en las extremidades inferiores.

Lo cierto es que la mayoría de las veces no se puede identificar la circunstancia desencadenante aparente, por tanto no todos los casos de fibromialgía pueden considerarse como fibromialgia postraumática. A causa de esto, los investigadores siguen explorando una variedad de senderos que puedan explicar la etiología de la fibromialgía. Por ejemplo ya hay estudios que sugieren que existe un patrón familiar. Dado que es más frecuente en hijos de padres con fibromialgía (SFM), se contempla la posibilidad, bien de que exista un factor hereditario en sus orígenes, o bien de que se trate de un factor deaprendizaje de conductas por parte de los hijos (conductas vicarias).5

Además, nuevas investigaciones supervisadas por el neurocirujano Michael Rosner, de la Universidad de Alabama, está estudiando hasta qué punto los pacientes de fibromialgia sufren de compresión de la médula espinal, una situación que tal vez sea la causa de algunos de los síntomas experimentados y que pueden corregirse quirúrgicamente.

Por otra parte, hay investigadores que opinan que la fibromialgia puede ser de origen infeccioso – tal vez un virus- aunque hasta la fecha no se ha identificado ningún agente causante.

Las primeras investigaciones sobre la causa del síndrome de fibromialgia estudiaron la posibilidad de defectos o disfunciones en los músculos de los afectados. Sin embargo, las hipótesis sobre este aspecto han sido descartadas a medida que se ha acumulado evidencia de que el Síndrome de Fibromialgía (SFM) es producido por un mecanismo central del cerebro (es decir, el sistema nervioso central) y no por un mal funcionamiento de los músculos en las partes periféricas del cuerpo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham ha utilizado exámenes de tomografías de emisión de un solo fotón para demostrar los niveles aparentemente bajos de flujo sanguíneo en zonas del cerebro que participan en la transmisión de señales dentro del Sistema Nervioso Central, en pacientes con (SFM). Además, hay otros investigadores que siguen estudiando la Sustancia P, un neurotransmisor del cerebro (el agente que hace que el cerebro registre el dolor), cuyos niveles, al parecer, son marcadamente más altos (hasta el triple) en pacientes aquejados de fibromialgía, que en personas sanas.

Por lo tanto no existe ningún tratamiento específico para abordar la fibromialgia, lo que hace que éste se dirija principalmente a mitigar los síntomas de la enfermedad. Además, el hecho de que las manifestaciones de la patología varíen de un paciente a otro, o incluso cambien su intensidad y aparición en un mismo paciente, hace que el tratamiento de la fibromialgia adquiera carácter multidisciplinario. En el lV Congreso de Reumatología de Madrid se llegó a la conclusión de que deben intervenir en el tratamiento profesionales de atención primaria, reumatólogos, fisioterapeutas, psicólogos y rehabilitadotes. En Trinidad se han utilizado diferentes métodos para el tratamiento de este síntoma como el de estímulos eléctricos, masajes etc. pero nunca antes se había utilizado la terapia tradicional en función de rehabilitar esta patología con un éxito tremendo, el cual como Aporte Práctico: Proporciona a los profesionales del área terapéutica de Trinidad una nueva herramienta de tratamiento para los pacientes aquejados de síndrome de fibromialgia. Otras investigaciones sirvieron de referencia como la del Dr Garcías Gaspar en 1998 en su estudio plantea que el Tai-Chi Taoísta tiene un grado extra de estiramiento y de giro en cada movimiento, poniendo el énfasis en el mejoramiento de la salud. Produce un profundo efecto en todos los sistemas de cuerpo porque reduce las tensiones, mejora la circulación y aumenta la fuerza, la flexibilidad y la amplitud de las articulaciones.

Todo lo anterior nos permitió identificar el siguiente:

Problema científico

¿Será eficaz para mejorar la amplitud articular y el equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia un tratamiento con ejercicios de Tai – Chi?

Objetivo general: Determinar la eficacia del tratamiento con ejercicios de Tai-Chi para mejorar la amplitud articular y el equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia.

Objetivos específicos:

-Caracterizar la muestra de estudio según sexo y edad.

-Evaluar la amplitud de los movimientos articulares de los pacientes aquejados de fibromialgia antes y después del tratamiento.

-Evaluar el estado de equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia antes y después del tratamiento.

Hipótesis: Si se aplica un tratamiento con ejercicios de Tai – Chi a los pacientes aquejados de fibromialgia, entonces se podrá mejorar la amplitud articular y el equilibrio de estos pacientes.

Justificación de la investigación.

No existen estudios específicos en el programa de tratamiento al síndrome de la fibromialgia que evalué la amplitud articular y el equilibrio; aunque no son los más frecuentes, si pueden estar presenten en un determinado número de pacientes.

Es por ello que teniendo en cuenta estos aspectos decidimos realizar un estudio con un programa de ejercicios Tai Chi en pacientes portadores de este síndrome el área terapéutica y de Rehabilitación del Municipio de Trinidad

  • Objeto de estudio teórico. La fibromialgia.
  • Campo de acción. Los pacientes diagnosticados de fibromialgia.

Variables:

Variable independiente: Esquema de tratamiento con ejercicios de Tai – Chi.

Variables dependientes:

– Amplitud de los mosmovientos articulares.

  • Equilibrio de los pacientes en una posición estática.
  • Respuesta al tratamiento.

 

Tareas de la investigación

1. Fundamentación del problema.

Para fundamentar el problema se hace una constatación del mismo desde el punto de vista empírico y teórico.

2. Análisis bibliográfico de obras e investigaciones para buscar fundamentos teóricos y tendencias sobre esta patología.

3. Diagnóstico del comportamiento de la enfermedad a través de las distintas pruebas.

4. Análisis e interpretación de los resultados obtenidos a través del procesamiento de la información mediante la aplicación de los instrumentos y técnicas seleccionados.

5. Redacción del informe final.

CAPÍTULO I:

Marco teórico referencial

Fibromialgia desconocida quizás y olvidado por muchos facultativos en su diario que hacer, la fibromialgía palabra que significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones), es un padecimiento de naturaleza benigna que aqueja alrededor del 5 % de la población general, sobretodo a las mujeres y niños.

La fibromialgia es una condición caracterizada por la propagación de dolor en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. Algunos de los problemas que comúnmente se asocia a la fibromialgia son; fatiga, rigidez, depresión y ansiedad. La fibromialgia puede desatarse por sí sola o puede aparecer como secundaria a otras condiciones músculo esquelético como artritis reumatoide o lupus sistémico.

Además de dolor y agotamiento, hay una cantidad de síntomas/síndromes generalmente relacionados con la fibromialgia. La severidad de estos tienden a acrecentar y disminuir y por eso, la molestia que les ocasionan a los pacientes varía de acuerdo con la severidad. Típicamente, los pacientes sufren de uno o más de los siguientes síntomas típicos.6

  • Anquilosamiento, (rigidez del cuerpo, disminución de la fuerza)
  • Incremento de los dolores en la cabeza y la cara.
  • Depresión y ansiedad.
  • Trastorno del sueño.
  • Trastornos cognitivos.
  • Malestar abdominal.
  • Problemas genitourinarios.
  • Parestesias (Entumecimiento y hormigueo).
  • Puntos miofaciales hipersensibles.
  • Síntomas en el Tórax (dolor en el pecho, costocondritis, etc.).
  • Desequilibrio.
  • Sensaciones de las piernas.
  • Hipersensibilidad sensorial/síntomas alérgicos.
  • Problemas en la piel.

Aunque existe gran variedad de síntomas, los más frecuentes y característicos son. Dolor (100%), Cansancio (57-92%), Rigidez (76-84%), Alteraciones del sueño (56-72%). El diagnóstico de depresión y ansiedad se presenta en un (30-70%) de los pacientes.

Curso y Pronóstico:

La fibromialgia (FM) tiene un curso crónico. Se ha estimado que los pacientes con fibromialgia acuden una media de diez veces al año a la consulta del médico y usan una media de tres fármacos diarios para el control del dolor. Las dos terceras partes de los pacientes con fibromialgia (FM) trabajan y una cuarta parte ha recibido algún tipo de ayuda de la administración por incapacidad laboral.6 Se estimó el costo medio anual de un paciente con fibromialgia (FM) en los EEUU en $2.274, un costo similar al de la osteoartritis. 6,1 En Canadá se supone que este síndrome provoca un gasto sanitario público anual de 350 millones de dólares y un gasto de las aseguradoras privadas de 200 millones.7 Sin embargo, los artículos publicados sobre la evolución y pronóstico de la fibromialgia no confirman esta cronificación en todos los casos. El estudio longitudinal más largo publicado hizo un seguimiento de sujetos con fibromialgia durante 14 años después del diagnóstico.8 El 55% refirió seguir padeciendo dolor de moderado a grave, fatiga y alteraciones del sueño; por el contrario, el 66% se sentía mejor que en el momento del diagnóstico. En un estudio australiano, el 47% de los casos de una muestra comunitaria no cumplieron los criterios de clasificación de la American College of Rheumatology (ACR) dos años después del diagnóstico de fibromialgia9 Fitzcharles y Cols, 2003 siguieron, a lo largo de una media de 40 meses, una cohorte de 70 sujetos con fibromialgia. En 33 pacientes, prácticamente en la mitad de la muestra, los síntomas habían remitido total o casi totalmente, 28 de ellos dejaron de cumplir los criterios de clasificación de la fibromialgia definidos por la American College of Rheumatology (ACR). En el estudio no se tuvo en cuenta si estas personas habían recibido tratamiento ni qué tipo de terapia había seguido.10

En otro estudio más reciente11 mostraron que el 54% de una muestra comunitaria de sujetos con diagnóstico previo de fibromialgia se hallaban reclamando la invalidez total en la línea-base. En cambio, en otra muestra de sujetos con dolor extenso crónico que recibió el diagnóstico durante el estudio se demostró que, tres años después, la intensidad de los síntomas había disminuido de forma significativa y su nivel de satisfacción con la salud había aumentado aunque presentaran más limitaciones funcionales que al principio. Estos datos son interpretados por los autores de forma que asignar la etiqueta de fibromialgia no produce efectos adversos en el curso del síndrome. En el mismo sentido, no hallaron correlaciones significativas entre el grado de impacto o afectación de la fibromialgia y el tiempo transcurrido desde el diagnóstico, por lo que concluyen que no hay empeoramiento del cuadro después de varios años.12

Por el contrario, observaron que la cuarta parte de las personas que padecían dolor local, no extenso, en la evaluación de línea-base de una muestra extraída de la comunidad, cumplió criterios para el diagnóstico de (FM) cinco años después. Wigers, 1996, realizó un seguimiento de cuatro años y medio y en este tiempo se constató que se había doblado la proporción de casos que estaban recibiendo algún tipo de pensión, parcial o total del 27% al 63%. La proporción de pacientes que seguía trabajando pasó de un 43% a un 38% al final del seguimiento.13, 6

Estos trabajos permiten elaborar la hipótesis de que una parte importante de las personas con dolor focalizado crónico evoluciona a largo plazo hacia el síndrome fibromialgía, que la proporción de pacientes con el diagnóstico que trabajan, sigue haciéndolo años después aunque estén ocupados menos horas y reciban una pensión compensatoria, que una tercera parte sigue trabajando a tiempo completo y sin ayudas económicas de ningún tipo, que otra parte importante, entre un tercio y la mitad, ven reducidos el dolor y los síntomas asociados y mejoran su calidad de vida y que en otra parte importante el cuadro remite tanto que dejan de cumplir criterios de diagnósticos de fibromialgia.

Sin duda, el curso del síndrome no es igual para todos, en unos casos produce mayor invalidez y en otros casos los síntomas remiten. Sería necesario poder analizar los factores que predicen un mejor o peor pronóstico.

Aun cuando no se ha podido demostrar un tratamiento capaz de curar la enfermedad.

La fibromialgia puede ser tratada de diferentes formas:

A través de cambios en su estilo de vida que le pueden ser útiles, por ejemplo trate de mantener su nivel de actividad igual todos los días. Muchas personas con fibromialgia tratan de hacer todo lo que pueden en los “días buenos” lo cual hace que tenga varios “días malos”. Si usted mantiene su nivel de actividad parejo es posible que no tenga tantos “días malos”.

Es muy importante que exista un buen conocimiento de esta patología en los diferentes ámbitos que tienen relación con el enfermo. Siendo fundamental el apoyo familiar, para hacer un afrontamiento positivo de la misma

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s