Tratamiento nutricional de la fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomuscular (II)

 Deficiencia de nutrientes implicados en fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomusculares crónicos

Vitamina D

Las últimas investigaciones nos indican un déficit muy importante de vitamina D en la población mundial. En España entre el 20% y el 41% de personas de 20 a 39 años y del 60% al 83% de personas de 40 a 64 años, presentarían déficit de vitamina D. Por encima de los 65 años, este déficit afecta entre el 68% y el 88% de la población si vive en el domicilio, y al 100% si vive en una residencia.

El 93% de los sujetos con dolores osteomusculares crónicos podrían tener deficiencia de vitamina D. (Ver vitamina D).

 Vitaminas B

La ingesta media de vitaminas del grupo B es parecida o está por debajo de la CDR o de la RDA, por lo que pueden padecer fácilmente deficiencia las personas en las que disminuye la absorción o aumentan las necesidades. Alrededor del 10% de la población ingiere menos de la mitad de la CDR de la mayoría de vitaminas del grupo B. La deficiencia de una vitamina del grupo B se asocia, a menudo, con la carencia de otras y estas deficiencias, en general son comunes en personas de edad avanzada. Además, si se administran diuréticos (furosemida) puede acentuarse la deficiencia de tiamina.

La mayoría de adultos no consumen unas cantidades adecuadas de folatos y muchos fármacos de uso común inhiben su absorción. Además, un alto porcentaje de la población (40-60%) tienen polimorfismos genéticos (polimorfismos MTHFR) que impiden la conversión de ácido fólico a L-metilfolato que es la forma activa que reduce la homocisteína (los niveles elevados de homocisteína se asocian frecuentemente a la presencia de polimorfismos en MTHFR). Estas personas podrían necesitar más folatos de los alimentos o L-metilfolato, pero no ácido fólico, ya que no será activo y podría acumularse, con consecuencias negativas para la salud. Además, los antiinflamatorios administrados (AINEs) pueden acentuar la deficiencia de folatos.     

La deficiencia de vitamina B12 afecta del 10% al 15% de los mayores de 60 años.

Un tercio de los adultos podrían no obtener las cantidades recomendadas de vitamina B6, y algunos autores consideran que el 80% de la población podría no recibir la cantidad de B6 que su organismo necesita. Además, si se administran diuréticos (furosemida) puede acentuarse la deficiencia de B1 y B6. (Ver vit del grupo B).

Magnesio

El 61% de la población americana no alcanza los niveles de RDA del magnesio. Las personas mayores presentan menores ingestas, menor absorción y mayor excreción renal, siendo los principales candidatos a las deficiencias de magnesio. Además, si se administran  diuréticos (furosemida, tiazidas) puede acentuarse la deficiencia de magnesio. (Ver magnesio).

 Zinc

De un cuarto a un tercio de la población mundial está en riesgo de una deficiencia de zinc, y este dato depende del país, oscilando del 4 al 73% de la población. La deficiencia de zinc es el quinto factor clave de enfermedad en el mundo desarrollado. Además, si se administran fármacos para la hipertensión o diuréticos (IECA, ARA II, tiazidas y furosemida) puede acentuarse la deficiencia de zinc. (Ver zinc).

 Hierro

La ferritina baja (deficiencia de hierro) es frecuente, siendo la ferritina sérica <50 ng/ml muy común, principalmente en mujeres. Esta deficiencia se asocia a menudo a deficiencias de vitamina A, vitaminas del grupo B, zinc y cobre. Además, los antiinflamatorios (AINEs), los antiácidos, el omeprazol y los antibióticos pueden acentuar una deficiencia de hierro. Además, los fármacos que afectan a las vitaminas A, B6 y B12, la riboflavina, los folatos y el cobre como son: anticonceptivos orales, AINE, antiácidos, omeprazol, metformina, furosemida y tiazidas, pueden contribuir a empeorar la evolución. (Ver hierro)

 Coenzima Q10

La síntesis endógena es la fuente predominante, pero va disminuyendo a partir de los 20 años, reduciéndose un 65% a los 80 años. Para la síntesis se requiere: riboflavina, niacina, vitamina B6, folatos, vitamina B12, ácido pantoténico y vitamina C, además de muchos minerales. Una adecuada nutrición de vitamina B6 es esencial para la biosíntesis de la coenzima Q10. La participación de tantos nutrientes que dependen de los aportes externos hace que este proceso sea muy vulnerable. Con la alimentación actual, sobre todo si no es muy abundante en carne y pescado, es difícil obtener las cantidades necesarias, considerándose que la ingesta de coenzima Q10 es subóptima. Los niveles de CoQ10 se encuentran disminuidos en patologías crónicas con estrés oxidativo. Además, si se administran estatinas, betabloqueantes, hidroclorotiacida o antidepresivos tricíclicos (amitriptilina) puede acentuarse la deficiencia de CoQ10. (Ver Coenzima Q10).

 Carnitina

Los niveles de carnitina en los tejidos disminuyen con la edad, existiendo una reducción drástica en las personas mayores. Para la biosíntesis endógena de carnitina se precisa de lisina, metionina, hierro, vitamina C, vitamina B6 y niacina en forma de nicotinamida adenina dinucleótido (NAD). Cuando existe déficit de vitamina C y/o de metionina se produce déficit de síntesis de carnitina. La metionina es el aminoácido esencial que se encuentra en menor cantidad en los alimentos, pudiendo ser frecuente su deficiencia en patologías crónicas con estrés oxidativo. (Ver carnitina).

Fármacos que afectan a nutrientes implicados en fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomusculares crónicos

Vitamina D. Orlistat, laxantes, antagonistas H2 (cimetidina, ranitidina…), colesteramina y corticoides, pueden acentuar una deficiencia marginal de vitamina D.

 Tiamina (B1). Digoxina y furosemida pueden acentuar una deficiencia marginal de tiamina.

 Vitamina B6. Anticonceptivos orales,furosemida, reemplazo hormonal y broncodilatadores, pueden acentuar una deficiencia marginal de B6.

 Folatos (B9). La deficiencia de folatos puede acentuarse con la administración de fármacos con actividad antifolato como: metrotexato, trimetroprim, triamterene (diurético) y sulfasalazina (para colititis ulcerosa). Además, muchos fármacos de uso común pueden acentuar una deficiencia marginal de folatos: omeprazol, antiácidos, antagonistas H2 (ranitidina…), antiinflamatorios AINE (incluidos salicilatos), metformina, anticonceptivos orales, furosemida, tiazidas…

 Vitamina B12. Complementos de ácido fólico, anticonceptivos orales, antiácidos, antagonistas H2 (ranitidina…), omeprazol, metformina, alopurinol y colchicina, pueden acentuar una deficiencia marginal de B12.

 Calcio. Laxantes, salicilatos, omeprazol, furosemida, digoxina y corticosteroides, pueden acentuar una deficiencia marginal de calcio.

 Magnesio. Furosemida, tiazidas, digoxina, reemplazo hormonal, broncodilatadores, colchicina y omeprazol (IBP), pueden acentuar una deficiencia marginal de magnesio.

 Zinc. Suplementos de calcio, suplementos de ácido fólico, reemplazo hormonal, anticonceptivos orales, IECA, ARAII, tiazidas, furosemida y corticoides, puedenacentuar una deficiencia marginal de zinc.

 Coenzima Q10. Estatinas (lovastatina, simvastatina, pravastatina…), betabloqueantes, antidiabéticos orales (derivados de las sulfonilureas: glimepirida, gliclazida, glibenclamida, tolazamida, clorpropamida…), hidroclorotiazidas, antidepresivos tricíclicos (amitriptilina), fenotiazidas, metildopa, clonidina e hidralazina pueden acentuar una deficiencia marginal de CoQ10.

http://www.laboratoriolcn.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s