SENSIBILIZACIÓN CENTRAL (SSC)

La sensibilidad del SNC (o bien intrínseco o bien por la neuroplasticidad) se manifieste de la siguiente manera: cuando se produce un estímulo periférico corto, resulta en una respuesta exagerada (dolor aumentado, generalizado y persistente).

Se puede definir como la “hiper-emocionabilidad” de las neuronas del SNC y parece ser la más importante anomalía entre las disfunciones neuroendocrinas.

Dr. Mohamad Yunus considera que hay varios síndromes que pertenecen este mismo grupo y que comparten condiciones y un mecanismo biofisiológico de una disfunción neuroendocrinainmunológica. (ver la tabla al final de este artículo)

Pertenecen a esta familia: FM, FC, síndrome de dolor miofascial, síndrome del colon irritable, cefaleas tensionales, migrañas y síndrome de piernas inquietas.

Comparten muchas características como la prevalencia femenina, dolor, cansancio, problemas de sueño, hiperalgesia generalizada y una falta de pruebas macro- o microscópicas en los tejidos periféricos.

Parece que los problemas neurológicos provocan una sensibilización central, implicando cambios a nivel molecular, químico y funcional del SNC y causando una amplificación y generalización del dolor y la intensificación de otras sensaciones.

Un subgrupo minoritario (30-40%) tiene problemas psicológicos, incl depresión, ansiedad y estrés mental. Se ha constatado, sin embargo, que la prevalencia de tales problemas en pacientes con SSC, es similar a otras enfermedades inflamatorias como la artritis reumatoide.

Las investigaciones recientes han dado pistas útiles sobre la etiología y los mecanismos de los síntomas. Se reconoce ahora que la FM está causada por muchos factores, el más importante es la disfunción neuroendocrina y los datos sugieren que la hiperalgesia global se explica con una aberración del mecanismo central del dolor, incl. un procesamiento sensorial anormal.

No se puede explicar la FM (ni los otros miembros del SSC) con los modelos tradicionales de patología (daño tisular) o de psiquiatría, pero sí con un tercer modelo de desregulación central neuroendocrina-sensitiva.

Factores genéticos, traumas, inflamación, estrés mental u infecciones pueden modular o desencadenar la disfunción neuroendocrinológica.

Otros factores que pueden amplificar más el dolor son : el sueño no reparador, sufrimiento psicológico, descondicionamiento muscular, uso repetitivo de los brazos y muchos estímulos del entorno (p.ej. frío y ruido). La contribución de estos factores varía de un paciente al otro.

Existen tanto la sensibilidad central, como la hipersensibilidad central. Estos conceptos tienen importantes implicaciones en el tratamiento, porque se supone que los agentes que trabajan sobre los mecanismos centrales son más efectivos en FM.

En la tabla a continuación se ven las enfermedades que, según dr. Yunus, se pueden confundir la FM. En caso de fatiga severa y persistente, pueden ser útiles pruebas de suero de tiroxina y de la tiroides.

Según dr. Yunus el tratamiento debería ser como una pirámide, según la efectividad en cada paciente individual.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s