FIBROMIALGIA: EJERCICIOS PARA LA MEMORIA

Memoria es la capacidad mental que permite al ser humano recordar las ideas, las impresiones, las sensaciones que percibe, y retener la información aprendida con anterioridad.

El cerebro humano tiene distintos tipos de memoria:

La primera, llamada memoria semántica, nos hace recordar hechos concretos, como “el pasto es de color verde”, o hechos que fueron vividos por nosotros y que relacionamos entre sí, como “La conocí durante un partido de golf”.

Este tipo de memoria nos hace guardar la información que queremos recordar.

El segundo tipo de memoria nos hace retener cosas sin que nos demos cuenta, por ejemplo los detalles de un paisaje que atravesamos sin prestar especial atención
pero que luego seremos capaces de recordar.

Existe otro tipo de memoria que nos permite realizar cosas después de haber aprendido como hacerlas, sin tener que mantener constantemente a atención: andar en bicicleta, manejar un coche, y conversar de otras cosas o pensar al mismo tiempo, porque estas
actividades aprendidas han quedado inscriptas en un circuito de nuestra memoria y ya no requieren una atención permanente.

Otro punto interesante es la capacidad humana para reconocer la posición espacial de un objeto, de costado, horizontal, vertical, boca abajo. Por ejemplo, un vaso.

Podemos reconocer una planta sin haber visto jamas una de esa especie, o sin haber visto todas las plantas del mundo.La memoria puede contener y almacenar mucha información, y recuperarla cuando le es útil o necesario, mediante los contactos químicos y eléctricos entre las neuronas o células cerebrales, creando vías y recorridos definidos y particulares que contienen cada recuerdo.

Pero no existe un solo circuito o recorrido único para cada recuerdo, sino varias inscripciones del recuerdo a través de diferentes rutas o vías de relación neuronal.

Una de ellas es la preferencial, es decir la que se usa habitualmente.

En caso de que esta vía se encuentre interrumpida por algún motivo orgánico (cicatriz quirúrgica, masa ocupante tumoral, infarto cerebral), un diagnóstico cuidadoso nos puede llevar a detectar cómo recuperar ese recuerdo, esa memoria, accediendo por otra vía o creándola.

Los métodos que nos ofrece la medicina son en una primer etapa diagnóstica, métodos como la la resonancia nuclear magnética, los mapeos cerebrales y una serie de tests especificos para el reconocimiento de las funciones superiores, o que evalúen organicidad.

Son tests de manejo ambulatorio, que nos dan en forma fidedigna, tanto el perfil del individuo, como el tipo de patología que presenta, y las posibilidades de recuperación que podemos esperar, así como los mecanismos para implementar esa recuperación.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ESTIMULAR LA MEMORIA

La memoria puede ser entrenada a través de pequeños “trucos” dirigidos a mejorar la atención.

Uno de los problemas que llegan con los años, es la dificultad para prestar atención a dos o más actividades que se realizan al mismo tiempo.

Para registrar toda la información que nos llega, hay que:

  • Organizar una imagen visual del nombre u objeto que queremos recordar.
  • Agrupar los recuerdos en listas de temas relacionados.
  • Utilizar ayuda-memorias, como agendas o anotadores. Con ellos se pueden registrar fechas, datos, nombres importantes que deseemos recordar y nos faciliten la planificación de nuestras actividades.

Por ejemplo: usar reloj con alarma, un cordón para sostener los anteojos, dejar las llaves en un lugar en particular (y siempre en el mismo), utilizar un “timer” para cocinar (como el de los hornos a microondas), tener una carpeta especial para las cuentas a pagar, exponer las cuentas y otras informaciones importantes a recordar en un lugar visible (como en la heladera), tener siempre a mano un anotador con los teléfonos de emergencia (o tenerlos pre-marcados en la memoria del teléfono, y anotados los números respectivos en el mismo teléfono), guardar los medicamentos en una caja o en un pastillero, anotar las dosis diarias de cada remedio en una libretita y tildarlos inmediatamente después de tomarlas, etc.

  • Hallar una forma de relacionar el nombre con la persona o con algún objeto que nos permita recordar o hacer asociaciones. Cuanto más intensa sea la imagen que tengamos del nombre y la persona, más fácil será recordarla.
  • Al conocer a una persona se puede:
  1. Hacer una pausa antes de darle la mano, y aprovecharla para concentrarse, aclarar la mente y evitar las distracciones.
  2. Mirar a la persona a la cara
  3.  Tratar de escuchar su nombre claramente, asegurándose de no saludar a otra persona hasta entender correctamente el nombre.

 POTENCIA TU MEMORIA

Con el paso de los años la memoria se va perdiendo, para evitarlo es importante mantener una vida intelectual activa y una nutrición adecuada, ambas van a permitir a nuestro cerebro realizar bien sus funciones.

Dentro de la vida intelectual o mental activa podemos realizar diferentes ejercicios, aquí propondremos los dados por un japonés llamado MaruchiKa Noguchi, él inventó una filosofía de vida a principios del siglo XX y con estos ejercicios se pueden notar resultados inmediatos:

-antes de dormirte intenta recordar una situación que hayas vivido a lo largo del día, recuerda cual era tu posición, si hacía frío o calor, cómo estaba el cielo, cómo ibas vestido y peinado, qué hacían las otras personas, qué hablaste, qué pensaste, cómo olía, cómo estaba decorada la casa, etc. A la mañana siguiente intenta recordar de nuevo lo mismo. Hazlo durante una semana. Descansa otra semana y vuelve a hacerlo a la siguiente semana. Deja de hacerlo cuando recuerdes con igual rapidez por la mañana que por la noche.

Para memorizar ideas complejas: haz una síntesis mental asociada a algo cotidiano para tí, pronúnciala verbalmente antes de dormirte, después olvídala para dormir bien. Luego bastará que recuerdes la idea cotidiana y vendrá a tu mente.

Visualiza cosas que quieras solucionar, por ejemplo despertarte por las mañanas sin el despertador, ve en tu interior como te levantas contento a la hora correcta, vas al servicio, luego desayunas.

El inventor de estos ejercicios, que viajó por todo el Japón para extender sus prácticas, cada vez dormía menos, además en el momento de salir el tren él visualizaba la estación antes a donde se tenía que despertar, después se dormía. ¡Nunca se pasó de estación!

En cuanto a la dieta te detallo lo que mejor te puede venir:

-ricos en hidratos de carbono complejos: al descomponerse te darán la glucosa o gasolina para tus neuronas: cereales integrales, arroz integral, avena, pan integral, pastas, patatas.

-colina, para transmitir rápidos los impulsos: yema de huevo, vegetales de hoja verde, sesos, hígado.

-fósforo: en los pescados, legumbres como alubias y guisantes, queso, plátano, cereales integrales.

-vitaminas del grupo B para formar la mielina y los neurotransmisores: frutos secos, levadura de cerveza, germen de trigo, soja, arroz, cacahuetes, huevos, lácteos, avena.

-antioxidantes: aceites vegetales como el de oliva, naranja, limón, papaya, kiwi, fresa, mango; hojas de diente de león, zanahoria, perejil, espinacas, calabaza.

-cinc, componente de la membrana de la neurona: harina de soja, nueces del Brasil, almendras

-cobre: frutos secos, cereales integrales, levadura de cerveza, legumbres.

http://www.vidasfibromialgicas.com.ar

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s