TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (y VIII)

Tai-chí

Es un antiguo arte marcial basado actualmente en su sistema de movimientos naturales, metódicos, precisos y lentos, con armonía del movimiento, control de la respiración y de la mente. Su práctica simula una lucha imaginaria entre dos oponentes. Por consiguiente se trabaja a tres niveles: físico, energético y psíquico. Recibe diversos calificativos como armonía total, el arte de meditar en movimiento, el arte del movimiento sincronizado, coordinación completa entre mente y cuerpo.

Utiliza preferentemente una respiración controlada y dirigida desde el abdomen, combinada con unos movimientos lentos para facilitar la relajación física y mental, además de regular la circulación del “chi” por los meridianos. Todas las partes del cuerpo deben moverse en sincronía y en sincronía con la mente. De esta forma armoniza la energía, la incrementa y a la vez facilita la flexibilidad del sistema músculoesquelético.

A nivel mental, el Tai-chi, mejora la capacidad de concentración, la coordinación, el equilibrio psíquico, además de generar confianza a los que lo practican. Proporciona seguridad y capacidad de concentración.

Resumen: Beneficios específicos de la práctica del Tai-chi en enfermos con fibromialgia. Activa la circulación del sistema musculoesquelético eliminando la tensión muscular. 

Tranquiliza el cuerpo y la mente, proporciona más armonía 

Desbloquea las tensiones. 

Agudiza los sentidos. 

Potencia el autodominio. 

Favorece la relajación psicofísica. 

Favorece el funcionamiento de los órganos internos. 

Aporta energía. 

Restablece la función natural y coordinada de órganos y sistemas. 

En pacientes mayores mejora el equilibrio, por lo que se reduce el riesgo de caídas. 

Mejora la función cardiorrespiratoria.

No aumenta la sensación de fatiga ni el cansancio.

 Efectos sobre el sueño: Se concilia mejor y más rápidamente.

Mejor calidad del sueño.

Sueño más duradero.

Evita el sueño entrecortado.

Se levantan con mejorsensación de insomnio y fatiga.

 A nivel psíquico: Reduce la tensión nerviosa, mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad.

Se ha comprobado además que el Tai-Chi correctamente realizado no aumenta el dolor músculo-esquelético del fibromiálgico, pero si se mejora la coordinación, aumenta la fuerza muscular y la resistencia del sistema muscular y la flexibilidad articular, a pesar de que el Tai-chi se realiza con las rodillas en ligera flexión, la columna totalmente recta, erguida, y los pies firmes y asentados en el suelo.

Esta práctica ancestral china, en sus variantes adaptadas a la terapéutica debe estar presente en todos los programas de rehabilitación y como complemento imprescindible en los tratamientos multimodales del paciente fibromiálgico.

El Tai-Chi es compatible con cualquier otro tipo de alternativas terapéuticas, ya sean de medicinas clásicas o complementarias, así como con otros ejercicios aeróbicos indicados en esta enfermedad. No requiere movimientos bruscos ni poseer unas aptitudes físicas importantes.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s