¿Cómo me doy cuenta si estoy deprimida?

2009030570depresion_300Se pueden enumerar un conjunto de señales que pueden ser orientativas, pero haciendo la salvedad que sólo un profesional experto podrá arribar a un diagnóstico confiable. Ninguno de los siguientes síntomas por si solos deberán tomarse como sinónimo de depresión. Las depresiones son “singulares” y cada individuo tendrá su “propia depresión” que dependerá de su historia personal y de su contexto.

No obstante punteemos los indicadores más frecuentes:

* Estado de ánimo triste, ansioso o “vacío” en forma persistente.

* Sentimientos de desesperanza y pesimismo.

* Sentimientos de culpa, inutilidad y desamparo.

* Pérdida de interés o placer en pasatiempos y actividades que antes se disfrutaban, incluyendo la actividad sexual.

* Disminución de energía, fatiga, agotamiento, sensación de estar “en cámara lenta.”

* Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones.

* Insomnio, despertarse más temprano o dormir más de la cuenta.

* Pérdida de peso, apetito o ambos, o por el contrario comer más de la cuenta y aumento de peso.

* Pensamientos de muerte o suicidio; intentos de suicidio.

* Inquietud, irritabilidad.

* Síntomas físicos persistentes que no responden al tratamiento médico, como dolores de cabeza, trastornos digestivos, ritmo cardiaco, sensacion de perdida de control de algunas partes del cuerpo y otros dolores crónicos.

* Sensación de estar en un “pozo” o sentir que “no hay salida”.

* Baja autoestima

* Sentimiento de desesperanza

En las llamadas depresiones enmascaradas la persona no presenta los síntomas clásicos de depresión que hemos enumerado, por ejemplo no aparecerá el desgano y las dificultades para experimentar placer, pero sí tendrán presencia los síntomas físicos. Dicho de otro modo, la depresión se exterioriza a través del cuerpo como cansancio, dolores diversos, vértigos, vómitos, etc.

Enfermedades asociadas a la depresión enmascarada incluyen al síndrome del colon irritable, la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica.

Cualquiera de estas manifestaciones físicas llevan al paciente a recorrer los consultorios médicos sometiéndose a estudios clínicos con diferentes especialistas, sin localizar causas orgánicas que justifiquen el padecimiento.

Si después de muchos diagnósticos diferentes, con sus respectivos tratamientos, no se logran corregir los sufrimientos, habrá que pensar si es que no nos encontramos frente a una depresión enmascarada, ya que si esta se trata correctamente, los síntomas físicos desaparecerán progresivamente.

Las conductas violentas, las adicciones y la irritabilidad pueden también frecuentemente ser expresiones de una depresión enmascarada.

Dr. Hugo Lerner, vicepresidente de la Fundación para el Estudio de la Depresión (FUNDEP)

http://www.entremujeres.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s