Fibromialgia: el enigma vestido de dolores y cansancio

fibromialgia111“¿Cuándo comenzó con los síntomas? Hace cinco años, doctor, pero ya vi muchos médicos y me diagnosticaron seis enfermedades distintas”. Ese es el relato clásico de los pacientes con el síndrome fibromiálgico, el de una persona que deambula por los consultorios médicos y le diagnostican colon irritable, trastornos del sueño, fatiga crónica, cefaleas, trastornos circulatorios y depresión. Pero, a pesar de haber iniciado tratamiento para la enfermedad en cuestión, sigue con dolores musculares y cansancio.

¿Por qué es una enfermedad compleja?

La fibromialgia constituye uno de los grandes desafíos terapéuticos de la medicina actual. Es un síndrome (conjunto de síntomas y signos) que afecta los músculos y tendones, pero sin la presencia de daño anatómico. La complejidad se observa en lo oculto que se presenta el diagnóstico y en la necesidad de médicos que sepan identificar la fibromialgia para diagnosticarla y tratarla oportunamente.

¿Quiénes lo padecen?

Es una afección común. En nuestra experiencia el 80% son mujeres de 30 a 50 años, quienes presentan dolores en el 100% de los casos, trastornos del sueño el 75%, y en un 40% se observan síntomas depresivos o de ansiedad. Es muy común ver pacientes que han sufrido alguna situación traumática o estrés como desencadenante del síndrome.

¿Cómo se trata?

Lo ideal es un tratamiento multidisciplinario, donde intervengan, al menos, el médico y el psicólogo, aunque es deseable contar con un terapista físico y otros profesionales en el equipo. La clave es el diagnóstico y tratamiento temprano. Cuando comienzan los primeros síntomas es el momento adecuado para una intervención profesional más eficaz.

¿Medicamentos o psicoterapia?

Según el caso se requerirán distintos tipos de tratamientos. Nunca falta la psicoterapia y, en muchas ocasiones, medicamentos como antidepresivos, analgésicos y moduladores del dolor. También se complementa con un plan de ejercicios, educación del paciente y la familia, técnicas de relajación específicas, dieta, y otros abordajes según el caso.

Lo importante es que el paciente advierta que no se trata de una enfermedad mortal, pero sí que le afecta la calidad vida. Necesita un cambio en su forma de vivir y debe permitir que los profesionales lo puedan acompañar y ayudar en ese trance.

 Por el doctor Darío Scublinsky, médico reumatólogo del Swiss Medical Center y docente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires.

http://www.entremujeres.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s