La desesperanza y el no poder conseguir nuestros objetivos vitales puede desembocar en un estado de depresión

depresionEl impulso creativo se relaciona en algunos casos con cierta excentricidad y se busca la forma de estimularlo con la ayuda de otras ciencias. Inhibirlo puede conducir a la depresión y la desmoralización, según los expertos reunidos en un curso de la UIMP en Santander.

“Está demostrado que la desesperanza y el convencimiento de no poder conseguir nuestros objetivos vitales dificulta el proceso creativo y en muchos casos desemboca en un estado de depresión. A mayor crisis económica y mayor número de parados, más cuadros psiquiátricos ligados a la no consecución de una vida creativa plena”, según ha señalado Manuel Trujillo Pérez-Lanzac, profesor de Psiquiatría de la Universidad de Nueva York y director del programa Public and Global Psychiatry.

Trujillo ha codirigido con el también psiquiatra José María Valls Blanco la Escuela de Psiquiatría Carlos Castilla del Pino en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde han reconocido que las modernas técnicas de neuroimagen comienzan a determinar los “estados subjetivos” de un individuo que no precisa de “grandes cantidades de nada para ser feliz, pero lo poco que necesita es muy importante que lo consiga. Y si sabe impulsar su creatividad individual va a mejorar su calidad de vida”.

Ambos han definido la creatividad como “una propiedad del sujeto en sus intercambios con la realidad. Como tal, matiza toda la conducta humana y es relevante en el aprendizaje; en la interpretación del mundo y la invención, y en el descubrimiento de soluciones novedosas a los desafíos actuales. De hecho, la creatividad es el acceso más fácil para conseguir la felicidad, y sentirse creativo da cierta gracia a la vida”, han matizado.

¿Es necesario un cierto punto de locura para ser un gran creador o un inventor genial? Trujillo no se ha pensado mucho la respuesta: “Aunque no es una cualidad necesaria, sí se ha demostrado que existe una relación. Con todo, el impulso creativo depende de la imperfección y de la búsqueda constante de la novedad. En tiempo de crisis como éste, la creatividad aumenta, por lo que en la actualidad puede producirse un auge de ingenio y de la capacidad de innovación”.

Trujillo y Valls han precisado que cuando la persona tiene una vivencia creativa se activan centros del cerebro relacionados con el bienestar y el placer. “Si el cerebro funcionara perfectamente, las personas estarían totalmente integradas en su medio y no sentirían la necesidad de cambiar. En este sentido, las personas muy creativas pueden llegar a sentirse incomprendidas, porque ponen tanta pasión en lo que hacen que esa misma intensidad les separa del resto de los mortales”.

Podéis leer la noticia completa en este enlace:

http://www.diariomedico.com/2012/07/16/area-profesional/entorno/desesperanza-sin-vida-creativa-lleva-a-depresion

http://redpacientes.com

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s