FIBROMIALGIA: TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

FENTANILOPrincipios generales

El tratamiento farmacológico debe ser una parte del abordaje terapéutico total. El paciente debe ser consciente de que el tratamiento se instaura para implementar su capacidad en la actividad cotidiana y para mejorar la calidad de vida, aunque lo más probable es que sea de forma parcial. Debe obtenerse una implicación completa de los pacientes en el proceso terapéutico, explicando los beneficios que pueden obtener y los posibles efectos secundarios de la medicación. Se iniciará la prescripción con dosis bajas y se procurará la rotación de medicamentos para evitar en lo posible la tolerancia, especialmente en fármacos de acción central. Analizaremos los tratamientos para controlar el dolor, las alteraciones del sueño, el estado de ánimo y la fatiga.

Dolor

En el síntoma cardinal de la fibromialgia, .podemos detectar componentes centrales y periféricos; los estímulos nociceptivos resultan amplificados en el sistema nerviosos central por un mecanismo de “sensibilización central” que convierte estímulos poco intensos en muy dolorosos. Por ello, el uso de AINES o paracetamol puede resultar eficaz en las fases iniciales de la enfermedad o para tratar fenómenos asociados como tendinitis, bursitis o artritis previos a la sensibilización central. En todo caso, los estudios como el de Wolfe (93) et al, demuestran que pese al uso generalizado del paracetamol en más del 75% de los pacientes, solo un 24,8% obtuvo beneficio moderado y menos del 2% un beneficio intenso; un tercio de los pacientes no obtuvo ningún beneficio. No existiendo evidencias de componente inflamatorio, el uso de AINES suele ser poco eficaz y siempre mejor asociado a antidepresivos tricíclicos (ADT)

FÁRMACOS DE ACCIÓN CENTRAL

El tramadol solo o asociado con paracetamol ha demostrado su eficacia en varios estudios clínicos. El tramadol es un opioide agonista μ débil que incrementa los niveles centrales de serotonina y noradrenalina, y que se suele emplear como primer escalón analgésico de acción central, reservando los opioides mayores para cuadros de dolor más severos, su tolerancia y eficacia le hace muy útil en los primeros estadios de la fibromialgia. Su uso debe comenzar por dosis bajas de 50mg día en forma de liberación sostenida e incrementarse progresivamente, según necesidad, para disminuir los efectos adversos como mareos o nauseas.

El uso de opioides en la fibromialgia, así como en otras patologías no malignas, no esta del todo bien definido, aunque progresivamente, se va abriendo camino por los buenos resultados obtenidos. En todo caso, su empleo debe guiarse por la prudencia, seleccionando los candidatos al tratamiento y evitando en lo posible aquellos cuya personalidad pueda abocarlos a la adicción.

Se debe, igualmente, estudiar la eficacia, realizando re-evaluaciones periódicas de su utilización para evitar conductas de abuso (antecedentes de abuso de otras sustancias como benzodiacepinas o alcohol,…) contando con un equipo multidisciplinar que valore el coste eficacia resultante. Pese a los riesgos señalados, con un control adecuado, los pacientes pueden beneficiarse del uso de opioides a dosis pequeñas o moderadas con importante beneficio terapéutico durante largos periodos de tiempo. El fentanilo transdermico o la morfina de liberación sostenida constituyen alternativas validas, con un notable nivel de seguridad y escasos efectos secundarios a dosis bajas, lo que los sitúan en un segundo escalón muy eficaz del tratamiento.

El uso de antagonistas de los receptores NMDA como la metadona o la Ketamina no ha podido generalizarse por la poca eficacia y los cuantiosos efectos secundarios observados. Por el contrario, la amitriptilina, usada habitualmente como terapia inicial, se suele mostrar eficaz para potenciar la analgesia, mejorando también la calidad del sueño, el estado de ánimo y la sensación de fatiga.

COADYUVANTES

Otros fármacos, como los antagonistas de los receptores 5-HT3 ondansetrón y tropisetrón, que inhiben la liberación de sustancia P y, por tanto, el dolor, pueden ser de utilidad. También el 5-hidroxitriptofano ha demostrado su eficacia frente a placebo en ensayos aleatorizados.

Los antiepilépticos gabapentina, pregabalina (43) o topiramato (20) parecen reducir la severidad del dolor en algunos estudios, incluso la hormona del crecimiento mejoró la situación de aquellos pacientes con niveles disminuidos de la misma.

(Obtenido de: LA FIBROMIALGIA UNA ENFERMEDAD REAL BAJO SOSPECHA INJUSTIFICADA. de los Dres. Francisco Javier Yuste Grijalba. Médico de Sanidad Nacional, Francisco Javier Yuste Echarren. Especialista en Anestesiología, y A. Vidal. Especialista en Anestesiología y Tratamiento del dolor)

Anuncios

5 comentarios el “FIBROMIALGIA: TRATAMIENTO FARMACOLÓGICO

  1. Muy informativo el texto anterior.
    Al igual que muchas de las personas que sufren de fibromialgia, tengo artrosis y en un principio el doctor que me trata solo atendía este mal. Luego de mucho andar y en vista que no mejoraban mis dolores dio con la fibromialgia, para la cual me recetó DULOXETINA que es el componente esencial del medicamento…en un principio de 60 mg y ahora de 30 mg, lo tomo en la noche. Además insistió en un tipo de ejercicio físico específico, natación o pilates, opté por este último y he andado súper bien..

    Me gusta

  2. Hola muy bueno tu blog. Para mi ha sido difícil sobrellevar esta enfermedad mi medico me recetó el tramadol con paracetamol pera desgraciadamente al contar con el servicio de salud IMSS en 6 meses solo una sola vez ha habido en la farmacia y al ser un medicamento fuera del alcance de mi bolsillo no he podido surtirlo en fin, parezco un muestrario de enfermedades primero empece con ansiedad tengo 14 años después me detectaron hipotiroidismo, hipertensión, osteoartrosis y ahora también fibromialgia. Así que por las mañanas le doy gracias a Dios por lo que no me duele. Animo. Luci

    Me gusta

  3. Excelente blog y muy informativo,, tengo fibromialgia hace casi doce años, con épocas de mejorías y otras muy malas, probando todo lo que me han prescripto hasta ahora, en los días muy malos, casi no hay tiempo, contado en horas para una mejoría total, pocas, De los medicamentos, la Ketamina me ha hecho sentir mal, lo que mejor llevo es el Tramadol con Paracetamol, no paso de los 50mg. pués me siento muy mareada, además 50 mg. diarios de Sertralina me ayudan también, y con 2 mg. de clonazepam logro bajar un poco la ansiedad,,, Para el SII. que acompaña casi siempre a este mal llamado “sindrome” , (para mi es una pesadilla) lo que mejor me va, en lugar de tanto medicamento es el Alóe puro, entre dos o cuatro cucharadas diarias me calmaron mucho el dolor de estómago y la sensación de inflamación que no soporta ni un pijama… Sigo buscando soluciones, no pude seguir con piscina con agua caliente por mi baja tensión,, no alcanzo nunca a los 10 de máxima y según mis análisis no tengo hipotiroidismo, aunque si todos los síntomas.. Si encuentro en vuestras páginas algo que me dé alivio, Os estaré eternamente agradecida,, Ah.. ya tengo 66 años, en los que pensaba seguir jugando con mis nietos, me queda la esperanza. Muchas gracias por leer mi pequeña reseña.. Ana.

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s