El Sindrome de Tietze: ¿fue un infarto o fibromialgia?


tietze  Mi primer síntoma en el largo camino hasta descubrir que padecía de Fibromialgia fue un dia. Un día normal , como tantos, en la vida de las personas sanas.

Estaba terminando mi dia laboral, era viernes, tenia 25 años y la alegría de toda la fiesta que significaba tener por delante un fin de semana sin obligaciones.

Mi estado físico era óptimo, mi salud excelente, como siempre, mi ánimo, no podía ser mejor.

Cuando el reloj dió las 5 de la tarde, abandoné la oficina trotando alegremente mientras hablabamos entre compañera de trabajo de nuestros planes para la noche.

Bajaba las escaleras, saltando de dos en dos los escalones, soñando con ganar la calle y llegar pronto a casa

De pronto, un dolor muy fuerte en el pecho, me paralizó.

Pasados los primeros segundos,tomándome el pecho con ambas manos, me pregunté si podría estar sufriendo un ataque cardíaco.

El dolor brusco e intenso, sin mediar ningún esfuerzo. ……..

Recordé que los ataques cardíacos eran más o menos frecuentes entre mis tios y abuelos.

Me asusté y no era para menos. El dolor no me dejaba respirar. Con la piel blanca y sudando del dolor, acepté me llevaran urgente a una guardia médica.

El dolor persitió, aunque aliviando un poco, siguió doliendome durante la espera a que me atiendan, en la consulta, cuando me hicieron los estudios cardiológicos, nunca se fue.

Ya mis padres se habían acercado a la clínica y me tomaron de la mano, mientra me daban el diagnóstico.

Con alivio escuché que mi corazón eataba fuerte y bueno. Que lo que tenía era una costocondritis y que con un poco de reposo e hielo, en un par de días me olvidaba del asunto.

Aliviada por la noticia fui a casa y esperé ponerme mejor. Espere 7 días, al menor esfuerzo volvía sentir el mismo dolor.

Al décimo dia de ir y venir de la guardia médica, consulte a un especialista en cardiología y otro en pulmones. El primero me dijo
– Usted está muy bien de salud, quizás es estrés o algun problemilla “psicológico”

El especialista de pulmón me examinó y dijo
– Una costocondritis, no dura dias y dias sin alivio.

– Ésto es una inflamación músculo esquelética (nunca había escuchado palabras más extrañas) esto se llama Síndrome de Tietze y tiene tratamiento con analgesicos, frio local y se irá.

– ¿Cuándo dejará de molestar y doler? puede ser 2 dias o 2 años. No lo sé !

Me fui a casa, llena de palabras extrañas dando vuelta en mi cabeza.

Mis problemas siguieron, es más aparecieron nuevos y variados síntomas.

Casi 20 años más tarde, y luego de seguir consultando médicos por las más diversas dolencias. Luego de ser tratada por mis allegados, de incomprensible, caprichosa, trastornada, misógina, fóbica y mil cosas más, llegó el diagnóstico definitivo.

Mis mil enfermedades extrañas tenían un único nombre: fibromialgia

Que es el sindrome de Tietze
El cartílago que está entre el esternón y las costillas provoca dolor espontáneo.

El síndrome de Tietze se confunde con la llamada costocondritis. Pero en el Tietze el que se inflama es el cartílago de la costilla y puede doler en forma crónica.

Síntomas del Síndrome de Tietze

Dolor (que puede ser de intensidad variable, a veces tan agudo que se puede confundir con un dolor en el corazón). Este dolor puede durar desde horas a semanas.

Los sintomas
Inflamación en la zona de las costillas y el cartílago cerca del pecho.

Causas del síndrome de Tietze

Se desconoce se relaciona con un esfuerzo físico problemas menores como un cuadro de tos, estornudos fuertes, un golpe en el pecho. Hasta un ataque de risa muy fuerte podría provocarlo.

Tratamiento síndrome de Tietze

Antiinflamatorios no esteroideos, terapia física y en casos muy severos infiltaciones en el cartílago de lidocaina para tratar el dolor y la inflamación.

Bolsas de hielo aplicadas localmente en la zona inflamada en ocasiones ayudan a reducir tanto el dolor como la inflamación.

No siempre las cosas son como parecen en un primer momento, lo importante es no quedarse sin buscar respuestas.

Ante la duda, consulte as u médico, no se quede con lo primero que le dicen.

Anuncios

Fibromialgia: Como vestir sin dolor


Cuando tienes fibromialgia te duelen muchas cosas, incluso la ropa. Ciertas telas y prendas pueden irritar y exacerbar el dolor, convirtiéndose en un problema adicional.

Este artículo tiene la finalidad de ofrecerte algunos consejos prácticos para que evalúes las prendas de tu guardarropa y comiences a realizar algunos cambios que te ayudarán a mejorar tu vida.

cabelloCabello

Al peinarte o arreglar tu cabello puedes utilizar diademas y accesorios suaves que no generen presión en tu cabeza; si decides recogerlo, procura que no sea con un peinado muy “apretado” y que no te lleve mucho tiempo y esfuerzo realizarlo.

Un bonito corte permitirá que traigas el cabello suelto durante todo el día, lo que te permitirá estar más cómoda y emplear poca energía al peinarte.

Si crees que es inevitable dejar de realizarte algún peinado, puedes optar por peinados fáciles y ligeros, como trenzas flojas o recogidos sencillos.

ropa interiorRopa interior

Muchas mujeres con fibromialgia se quejan del uso del brasier. Recuerda que depende de tu fisonomía, podrás tomar la decisión de dejar de usarlo o no, ya que también es importante que haya un soporte en esa área de tu cuerpo.

Te recomendamos usar un sostén sin barillas (o que al menos no te lastimen), un brasier que no apriete tu torso y que sea de tu talla (pues la mayoría de las mujeres utilizan una talla incorrecta).

Procura que tus brasieres sean de tirantes anchos, ya que los delgados suelen enterrarse en los hombros; que tengan las copas suaves y cuyas telas no sean ásperas.

Utilizar brasieres deportivos es una gran opción, pues te brindan el soporte adecuado y son muy cómodos.

Procura utilizar calzoncillos de algodón, que sean suaves, cómodos y que se sitúen al nivel de la cadera, debajo de tu ombligo, pues este tipo de calzoncillos son más amables con tus intestinos.

Evita que tengan elásticos ajustados o que notes que te dejan marca sobre la piel; recuerda que aunque el elástico se estire, siempre genera cierta presión.

calcetinesCalcetines y medias

Es muy recomendable utilizar calcetines para diabéticos o calcetines delgados (pues los más gruesos hacen más presión al ponerte los zapatos). Evita los calcetines con mucho elástico.

Evita el uso de pantimedias, pues suelen apretar la zona de tu cintura y en general presionan tus piernas. Si quieres usar medias, mejor utiliza las medias largas, que son más cómodas y menos dolorosas.

pantalonesPantalones y faldas

Procura utilizar pantalones que no te aprieten, lo cual no significa que tengan que ser del todo holgados, por ejemplo, puedes emplear pants, unos leggins suaves (que pueden ser de una talla más grade que la tuya) o mallones ligeros que no te aprieten.

Existen pantalones ajustables, que tienen uno o varios botones en el interior y se pueden ajustar de acuerdo a la comodidad de la persona.

Al igual que en la ropa interior, también se te recomienda utilizar pantalones a la cadera (que no aprieten), incluso hay muchas mujeres que utilizan pantalones de maternidad, pues cuentan con una banda elástica en el vientre bajo y generan mucha comodidad, estos pantalones los puedes usar de muchas maneras para que no parezcan de maternidad.

Las faldas que utilices procura que no sean apretadas, de tal manera que permitan una fácil movilidad y comodidad.

Si una falda te impide abrir las piernas o sentarte de determinada manera, opta por no usarla, lo importante es que te sientas cómoda.

vestidosVestidos

Los vestidos son de las prendas más cómodas para las mujeres con fibromialgia, sobre todo si son largos y ligeros. Sin embargo, no todos los vestidos son 100% apropiados, por ejemplo, debes evitar aquellos que estén muy ceñidos al cuerpo, pues además de ser poco cómodos, te aprietan y limitan tu movilidad.

También es prudente evitar vestidos que aprieten el área de la cintura, por ejemplo, aquellos que rodean esa zona o que requieren el uso de un cinturón.

zapatosZapatos

Son más apropiados los zapatos bajos, los tenis, las botas que no aprietan tus muslos, etcétera.

Debes evitar usar zapatos de tacón, también aquellos zapatos que entorpezcan tu caminar (que se te salgan o te hagan “chanclear”) y zapatos que te lastimen, por ejemplo, si usas sandalias procura que no lastimen los espacios entre tus dedos o tus talones.

Hay personas que optan por usar calzado deportivo todo el tiempo, yaún para situaciones formales (como el trabajo), lo que hacen, por ejemplo, es buscar modelos que se asemejen a zapatos de vestir.

blusasBlusas y camisas

La parte superior no es tan complicada, las mujeres siguen viéndose lindas aún si no utilizan ropa ajustada, por ejemplo, pueden usar blusones, blusas largas o de su talla, simplemente que no les presione el cuerpo y de telas suaves.

Tips adicionales:

-Quita etiquetas, botones o detalles en tu ropa que pudieran generar roces en tu piel.

-Emplea accesorios que te pueden facilitar la vida en el exterior de tu casa, por ejemplo: gafas de Sol que reduzcan tu sensibilidad a la luz, sombreros, bufandas, guantes, etcétera.

-Evita cualquier ropa que te cause presión o que limite tus movimientos

-Las telas más convenientes para personas con fibromialgia son: el algodón, la seda, el satín, tejidos de punto elástico y franela.

-Evita la ropa pesada, opta por telas ligeras (hay telas ligeras tanto para clima cálido como frío)

-Evita las bolsas muy grandes, carga contigo sólo lo necesario y utiliza un bolso más pequeño, con asas y tirantes gruesos que soporten mejor el peso.

-Cuando estés en casa utiliza tu ropa más cómoda.

-Muchas personas con fibromialgia optan por vestir “en capas” es decir, que en un día visten de tal forma que pueden agregar o quitar ropa a su atuendo, de acuerdo al clima.

Estos son sólo algunos tips ¡ayúdanos a completarlos! ¿qué ropa es más cómoda para ti? ¿qué cambios realizaste en tu guardarropa a partir del inicio de tu enfermedad? Compártenos tu experiencia.

http://artricenterfibromialgia.wordpress.com

El peso y el perfil lipídico impactan en la severidad de los síntomas clínicos de la fibromialgia


ejercicios-para-lumbagiaSegún un estudio publicado en Rheumatology International, el 3 de enero de 2013, llamado “Los síntomas clínicos en la fibromialgia están asociados al sobrepeso y perfil lipídico“, es posible contrarrestar algunos síntomas de la fibromialgia o disminuir su intensidad, procurando disminuir el peso y los niveles de colesterol y triglicéridos.
Según este estudio, que buscaba analizar la asociación entre el índice de masa corporal (IMC), el perfil lipídico y los síntomas clínicos en pacientes con fibromialgia, se midieron los niveles de IMC, perfil lipídico y los síntomas clínicos en 183 pacientes con fibromialgia.
En términos de los síntomas clínicos, los pacientes fueron evaluados utilizando los puntos sensibles y escalas analógicas visuales de dolor; y se realizó el análisis del perfil lipídico (colesterol total, triglicéridos, HDL, LDL y VLDL), midiendo los parámetros bioquímicos relacionados.
Algunas observaciones de este estudio, fueron las siguientes:
  • La distribución del IMC de los grupos de pacientes no obesos, con sobrepeso y obesos fueron relativamente uniformes.
  • Sin embargo, en los pacientes con mayor IMC, había una correlación significativamente positiva con el número de puntos sensibles.
  • Un total de 57.9% de los pacientes mostraron niveles más elevados de colesterol total, 63.4% mostraron aumento de los niveles de colesterol LDL y 19.9% tenían niveles altos de triglicéridos.
  • Por lo tanto, el IMC, colesterol total y triglicéridos mostraron una alta asociación con algunos parámetros clínicos de los síntomas de la fibromialgia.

De acuerdo a la conclusión de este estudio, se demuestra que el sobrepeso y el perfil lipídico podrían estar asociados con algunos síntomas de la fibromialgia, y una aconsejable estrategia de tratamiento para los pacientes, podría ser un programa de pérdida de peso, control de la dieta e incremento de la actividad física.
Es un tema cierto, que quienes sufrimos de fibromialgia tenemos una marcada tendencia a aumentar de peso, en vista de que nuestra actividad física disminuye debido al dolor, malestar y fatiga constante. Si tienes que trabajar todo el día y cuando llegas a tu casa estás exhausto, como tener fuerzas para hacer ejercicios? Esto es un problema real, y lamentablemente también es un círculo vicioso, ya que tenemos mas cansancio, mas dolor, menos fuerzas para realizar ejercicios, ganamos mas peso, y nuestra condición física va empeorando cada vez mas. Y si eres como yo, que me encanta comer de todo (aunque no deba), probablemente también tengas niveles altos de colesterol y triglicéridos.
Entonces qué hacer y cómo hacerlo?
  • Lo primero y mas difícil de lograr, es establecer una actitud de cambio con total consciencia del objetivo que se quiere lograr. Es decir, tomar la decisión de realizar los cambios necesarios para disminuir el peso y los niveles de colesterol y triglicéridos. Tenemos que estar convencidos de que estamos dispuestos a los sacrificios que representan privarnos de las comidas sabrosas y de que debemos iniciar un programa de ejercicios.
  • Para modificar los hábitos alimenticios, hay que determinar que cosas que actualmente comemos pueden estar teniendo un impacto en el colesterol y triglicéridos, evaluar las posibles alternativas para reemplazar estos alimentos y planificar el cambio de nuestras comidas.
  • Algunos posibles ejemplos serían, cambiar los productos lácteos enteros por bajos en grasa, cambiar las comidas fritas por asadas o la parrilla, disminuir o eliminar los alimentos grasosos y salados (como la piel de las carnes, tocino, embutidos, enlatados), disminuir o eliminar los dulces (galletas, helados, chocolate, etc.), reducir la ingesta diaria de almidones (menos arroz, pastas y pan y en lo posible, comerlo tostado), comer mas vegetales y ensaladas (con aderezos bajos en grasa o preferiblemente naturales como el limón o vinagre).
  • Algo sumamente importante es evitar las comidas de la calle (a menos que se sepa exactamente como son preparadas y lo que contienen), ya que por lo general tienen altos niveles de grasas saturadas y con bastante frecuencia se trata de alimentos fritos.
  • La vida no puede ser solo sacrificio. Para mi, la comida es algo maravilloso; degustar platos sabrosos al igual que deliciosos postres, forma parte de mis necesidades. Entonces, puedo llegar a un compromiso conmigo misma (que hasta podría constituirse en un premio), como por ejemplo, solo comer dulce los fines de semana, o un solo día a la semana; o algún platillo grasoso o pecaminoso, una vez cada 15 días. Quizás tu puedas encontrar algo con que comprometerte para no tener que vivir una vida de constante privación de aquello que te gusta.
  • Por último, la actividad física. Como dije antes, es un tema muy difícil, pero hay algo muy cierto al respecto, y es que cuando se hace ejercicio se incrementan los niveles de endorfinas (que producen una sensación placentera) y se mejora la fuerza física. Esto puede ser difícil de percibir cuando sentimos tanto dolor y fatiga, pero tenlo en mente cuando empieces a realizar ejercicios regularmente.
  • Debido a nuestra condición especial, definitivamente no podemos empezar con ejercicio largos, difíciles o de alto impacto. Entonces, hay que pensar, que nos gusta o nos resulta sencillo que podemos empezar a un ritmo lento? Podría ser Yoga para principiantes, caminar (con unas buenas zapatillas o tenis) por unos 10 o 15 minutos, natación suave, bailar, o simples ejercicios para la lumbalgia (de los que se hacen acostado en la cama, como en la imagen inferior). El asunto es empezar y hacerlo a tu propio tu ritmo. No tiene que ser todos los días. Al principio, podría ser una vez a la semana (quizás te convenga mas, el fin de semana), y luego podrías intentarlo dos veces por semana. Recuerdo que cuando empecé a hacer Yoga, pude sentir como este simple ejercicio tenía un impacto real en mis niveles de energía; me sentía con mucha mas fuerza, los días siguientes al día que hacía Yoga. Este es el tipo de resultados que debes buscar: algo que te provoque seguir haciendo…

Yo también tengo que perder peso y disminuir mis niveles de colesterol y triglicéridos, y como una de mis metas para este año, he decidido proponérmelo. Se que no será fácil ni rápido, pero lo importante es la constancia y poder percatarse de los resultados periódicamente, sin perder de vista que, obviamente esto tendrá un impacto beneficioso para los malestares de la fibromialgia.

Mylene

http://fibromialgico.blogspot.com.es/

Si mi dolor te ofende, entonces eres mas débil que yo


cadenasA continuación les comparto un pequeño texto que me encontré en inglés, del cual desconozco al autor original, pero que he traducido y complementado, modificándolo y adicionándole algunas líneas, de acuerdo a mi propia inspiración, porque me pareció tan acertado para todas las personas que sufren de enfermedades de dolor crónico, sobre todo aquellas, que aunque invisibles, producen diferentes grados de incapacidad o invalidez. Espero que les guste.

    No estoy obligada a hacer que otros se sientan a gusto con mi enfermedad. Si mi dolor los ofende, entonces son mas débiles que yo.

    No estoy obligada a vestir una máscara social porque otros se sienten incómodos al ver mi dolor, o a lucir una cara bonita o fingir una sonrisa cuando estoy experimentando una crisis.

    No estoy obligada a convertirme en defensora, educadora o campeona de mi enfermedad, y andar por ahí, explicando todo el tiempo en que consiste mi malestar, como si fuera necesario dar una disculpa.

    No estoy obligada a disculparme por aquello que ya no puedo hacer, o por el hecho de que ahora necesito mas ayuda que antes.

    No estoy obligada a soportar el desprecio, los comentarios hirientes y la apatía de otras personas, solo porque no comprenden mi enfermedad.

    Solo estoy obligada a ser auténtica, preocuparme por mis necesidades y luchar por mi salud, pese a las reacciones de los demás, independientemente de cualquier falta de compasión o empatía yo pudiera sentir y a pesar de la presión social por poner una cara normal.

    Solo estoy obligada a respetarme a mi misma y aceptar solo aquellos que también me respetan, mantener mi dignidad en alto a pesar de mi condición y a no claudicar ante la indiferencia ajena.

    Tengo derecho a sentirme triste, deprimida y desesperanzada en algunos momentos, aunque esta actitud no me sirva de nada. Tengo derecho a llorar con todas las fuerzas de mis pulmones, cuando el dolor me ataca como un puñal que se clava en mi carne.

    Soy un ser humano con una enfermedad invisible, pero soy quien soy y no estoy avergonzada de estar enferma; entonces, ¿cómo puede ser que a otros les resulte ofensiva mi enfermedad?

Espero que les haya gustado y que les sirva de inspiración.

Mylene

http://fibromialgico.blogspot.com.es/

de fibromialgiamelilla Publicado en Dolor Etiquetado