Un estudio cuestiona la utilidad de los modernos antidepresivos.


  • El análisis de 4 fármacos, entre ellos Prozac, revela que no son mejores que el placebo.
  • El estudio incluyó los datos de varios trabajos no publicados previamente.
  • Varios psiquiatras españoles defienden la utilidad de los fármacos.

antidepresivoSe calcula que una de cada seis personas sufrirá depresión a lo largo de su vida. Para los casos más graves, el tratamiento indicado suele combinar la psicoterapia con el uso de fármacos antidepresivos. Un estudio ha puesto a prueba los más modernos tratamientos de este tipo, los llamados de última generación (el más famoso de ellos, Prozac), y ha descubierto que su efecto no mejora el que logra una simple pastilla inocua de placebo.

Para poder extraer sus conclusiones libres de posibles prejuicios, un equipo de investigadores de la Universidad de Hull (en el Reino Unido) seleccionó tanto trabajos que se habían publicado en revistas médicas como aquellos que no (que suelen ser los que tienen peores resultados y a menudo no llegan a ver la luz). Para ello solicitaron a la agencia estadounidense del medicamento (la FDA), todos los estudios recibidos entre 1987 y 1999 sobre seis antidepresivos diferentes; un trámite obligatorio durante el proceso previo a la autorización de un fármaco.

El resultado de su investigación (un meta-análisis de 47 trabajos en el que también han colaborado centros de EEUU y Canadá) acaba de darse a conocer en las páginas de la revista ‘Plos Medicine’ y sus conclusiones han sido muy cuestionadas por varios psiquiatras españoles consultados por elmundo.es.

Finalmente, el equipo del doctor Irving Kirsch, centró su análisis en cuatro de los modernos inhibidores de la recaptación de la serotonina (SSRIs, según sus siglas anglosajonas): fluoxetina, más conocida por su nombre comercial, Prozac; venlafaxina; paroxetina (Seroxat, Paxil) y la nefazodona (que se comercializa bajo los nombres de Dutonin, Menfazona o Rulivan; aunque es el único de los cuatro que no está a la venta en España). Los otros dos medicamentos inicialmente estudiados (sertralina y citalopram) fueron excluidos del análisis final porque fue imposible obtener todos los datos.

Sólo en pacientes muy deprimidos

Cuando analizaron conjuntamente todos los estudios, tanto los que habían visto la luz como los que no, los ensayos revelaron que el beneficio de los antidepresivos no era superior al de la pastilla de placebo en los pacientes con depresión moderada o grave. Únicamente aquellos que más gravemente puntuaban en la escala depresiva se beneficiaban moderadamente del tratamiento.

Sin embargo, según los autores, esta diferencia favorable al tratamiento detectada en este subgrupo únicamente se debió a que estos pacientes, más gravemente afectados por la depresión, respondían peor al placebo que los otros grupos.

Aunque la causa directa de una depresión no está del todo clara, sí se sabe que en los sujetos deprimidos existe una alteración de algunos neurotransmisores cerebrales que regulan el estado de ánimo. Y aunque se supone que el uso de antidepresivos permite reorganizar este equilibro químico, hace tiempo que la polémica rodea a este tipo de medicamentos. De hecho, en 2004, la propia FDA decidió incluir una advertencia en su prospecto alertando de que estos tratamientos podían incrementar el riesgo de ideas o comportamientos suicidas entre jóvenes y adolescentes.

“Aunque los pacientes experimentan cierta mejoría con los antidepresivos”, explica el doctor Kirsch, “también mejoran cuando toman una sustancia inocua y la diferencia [entre uno y otro] no es significativa”. A su juicio, estos resultados demuestran que estas personas también podrían experimentar mejorías sin ningún tratamiento farmacológico. Y añade, “con estos datos en la mano hay pocas razones para prescribir la nueva generación de antidepresivos excepto a los pacientes más gravemente deprimidos en los que otros tratamientos alternativos no hayan sido eficaces”.

Las compañías farmacéuticas fabricantes de estos medicamentos han respondido al estudio asegurando que existen toda otra serie de datos y de trabajo que han demostrado la utilidad de los antidepresivos. “Desde su descubrimiento en 1972, la fluoxetina es uno de los medicamentos más estudiados del mundo”, ha asegurado Eli Lilly respecto a su ‘superventas’ Prozac, una píldora que se calcula que toman cerca de 40 millones de personas en todo el mundo.

‘Una información alarmante y equivocada’

Por su parte, el doctor Jerónimo Saiz Ruiz, jefe del Servicio de Psiquiatría, Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid (que actualmente se encuentra en Nueva York), asegura que la información es “alarmante y equivocada”. Se trata, recuerda, “de un metaanálisis que ha jugado con los números”, cuyos resultados “no sorprenderán a ningún psiquiatra”.

Según este especialista, “nadie tiene dudas de que estos fármacos son buenos y eficaces y son tan útiles que se han prescrito muchísimo y los pacientes perciben claramente sus beneficios”. De hecho, subraya, su espectro de acción va mucho más allá de la depresión, y son más utilizados, por ejemplo, para tratar trastornos de ansiedad, fobias, estrés postraumático… Prozac, añade, no es la indicación más habitual “para un paciente con depresión melancólica [la de síntomas más intensos], ya que en estas personas seguimos empleando los medicamentos más antiguos”.

También Francisco Montañés, psiquiatra de la Fundación Hospital Alcorcón (Madrid), defiende que la experiencia clínica demuestra que “sin estos fármacos muchos pacientes con depresión no mejorarían nunca”.

Montañés subraya que los datos de los ensayos que se remiten para obtener la autorización de un medicamento “suelen realizarse con pacientes muy seleccionados, poco graves, por lo que es normal que las diferencias frente a placebo sean menores de lo que luego vemos realmente con la población general”. En su opinión, este modo de “triturar los datos” es “un disparate” y no permite “extraer ninguna conclusión seria”. Por eso además insiste en que ningún paciente interrumpa la medicación por su cuenta.

http://www.vidasfibromialgicas.com.ar

El Insomnio y la hipersomnia en la fibromialgia


SleepAlgunos de los síntomas mas frecuentes de la Fibromialgia y SFC están relacionados con trastornos del sueño, ya sea insomnio, pobre calidad de sueño, despertarnos constantemente, tener pesadillas, dificultad para volver a dormirnos si nos paramos en la noche, y en algunos casos, la sensación de que se requiere dormir mas horas de las que se consideran normalmente necesarias, o hipersomnia.
Creo que todos los que sufren de fibromialgia o síndrome de fatiga crónica han experimentado algunos de estos trastornos de sueño, sino todos, y mucho se ha escrito sobre toda clase de recomendaciones para contrarrestar el insomnio o mejorar la calidad del sueño.
Pues, yo al igual que ustedes también experimenté toda mi vida, esa dificultad para quedarme dormida, y mantenerme dormida por largos periodos de tiempo; y para desempeñarme adecuadamente durante el día, requería mis 8 horas de sueño reglamentarias, aunque en la práctica, uno siempre duerme menos (aproximadamente unas 6 o 7 horas). Sin embargo, desde hace unos meses, estoy experimentando, mas bien, una hipersomnia. Es decir, que pasadas las 8 horas que usualmente debemos dormir, aún sigo teniendo mucho sueño (como si me hubiese tomado una pastilla para dormir o un relajante muscular), y como afortunadamente tengo la posibilidad de hacerlo (sin ánimo de sonar antipática, porque estoy pensionada y no tengo que pararme temprano para ir a trabajar), entonces me quedo en cama y resulta que estoy durmiendo alrededor de 9 a 10 horas.
Quizás no le había dado mucha importancia a esto, porque no me parecía que tenía ningún impacto negativo en mi; mas bien por el contrario, me parece que tengo un poco mas de energía y una reducción en la severidad del dolor diario. Pero aún así, estaba empezando a preocuparme, porque sentía que perdía mucho tiempo durmiendo; sin embargo, precisamente hoy he estado leyendo algunos artículos respecto al incremento en el tiempo de sueño, y su impacto en el dolor crónico.
Resulta que un pequeño estudio publicado en este mes en la revista Sleep, ha demostrado que el tiempo de sueño adicional puede desempeñar un papel en la reducción del dolor y proporcionar algo de alivio para quienes sufren de dolor crónico. Aunque este estudio fue realizado con personas sanas, se pudo concluir que su agudeza mental mejoró durante el día y disminuyó su sensibilidad al dolor, de acuerdo a las pruebas realizadas. Este hallazgo sugiere que la disminución de la sensibilidad al dolor es similar a tomar una dosis de 60 mg de un analgésico con codeína dos veces al día.
¿Cómo ayuda el sueño a reducir el dolor?
“Creemos que tanto la pérdida de sueño como el dolor aumentan los niveles de marcadores inflamatorios, pero dormir más puede ayudar a disminuir esta inflamación”, dijo el Dr. Thomas Roth
Aunque esta evaluación no fue realizada precisamente para pacientes con fibromialgia, yo pienso, por experiencia propia, que sí puede tener algo de impacto en el grado de dolor que experimentamos diariamente. Lamentablemente, sé que no todos pueden dormir demasiado, pero vale la pena tener conocimiento de esto, ya que en la medida de nuestras posibilidades, pudiéramos tratar de quedarnos en cama durmiendo algo de tiempo extra, cuando tengamos la oportunidad, para ver si nos proporciona algún alivio.
Bendiciones y Abrazos para todos, Mylene

Como llevar un Diario de Malestar


ver 1Llevar un diario de nuestros malestares nos ayuda a detectar que cosas pueden estar disparando crisis, ya sea temperatura, comidas, esfuerzo, posiciones prolongadas, etc.
Para quienes son tecnológicos, existen aplicaciones para teléfonos celulares o smartphones (como Manage My Pain), que sirven para llevar este tipo de control, que incluso, te proporcionan reportes que puedes llevar a tus citas médicas, y hasta te generan estadísticas.
Pero si prefieres el papel y realizar tus anotaciones de forma manual, aquí te comparto esta plantilla, que puedes imprimir, en la que puedes anotar las particularidades de cada dolor y malestar que experimentas.
A continuación, detallo la información que debes llenar en este Diario de Malestar. No necesariamente tienes que estar en crisis para usarlo; es preferible hacerlo cada vez que tengas dolores, aunque sean aislados, para de esta forma, percatarse de los factores que pueden desencadenarlos, y aprender a evitarlos.
LOCALIZACION: marca los lugares del cuerpo en donde tengas dolor.
OTROS SINTOMAS ASOCIADOS: marca otros malestares o síntomas que estés experimentando simultáneamente con los dolores.
CLASE DE DOLOR: marca la clase o clases de dolor que estás experimentando.
TIPO DE DOLOR: marca el tipo de dolor
ver 2FACTORES AGRAVANTES: marca aquellos factores que piensas que pueden haber sido causas de los malestares o que pueden estar agravando la intensidad o ubicación de los dolores.
FACTORES ALIVIANTES: marca aquellas cosas que sientes que te alivian los malestares o disminuyen la intensidad de los dolores.
AMBIENTE: marca donde te encontrabas cuando se inicio el dolor, o cual fue el ambiente que crees que te produjo el dolor o malestar.
SEVERIDAD: marca el número que corresponde con la intensidad y severidad del dolor y malestar.
FECHA DE INICIO: anota la fecha en que inició el dolor.
HORA DE INICIO: anota la hora en que inició el dolor.
TIEMPO DE DURACION: anota cuanto tiempo te duró el dolor y malestar; es decir, cuando desaparecen algunos síntomas o se reducen algunos dolores.
NOTAS: aquí puedes anotar todo aquello que te parezca relacionado con el episodio, por ejemplo, que estabas haciendo cuando inició el dolor, o que estuviste haciendo el día anterior, que podría haberte causado el malestar.
Espero que este diario te sea de utilidad, te ayude a mantener un registro organizado de los síntomas y te permita llevar un historial que puedas compartir con tus médicos o fisioterapeutas en tus citas.
Mylene

La fibromialgia avisa?


avisoUna nueva corriente de investigación en Fibromialgia a arrojado un poco de luz.

Se estudiaron algunos casos de fibromialgia, durante los episodios en que los pacientes mostraban problemas de concentración y/o memoria o eventos de hiperactividad, aquellos en que los pacientes de Fibromialgia suelen manifestar como “no puedo parar de hacer cosas” . Se cree que ambos podrían estar vinculados a la proximidad de un “brote fibromialgico”

El diagnóstico de fibromialgia en la mayoría de los casos, es lento y tardío, por otra parte, el tratamiento siempre es parcial, ya que sólo se ocupa de resolver síntomas puntuales a medida que aparecen.

 En fibromialgia se pueden presentar algunos de los 108 síntomas, pereo nunca todos simultáneos

Los síntomas de la fibromialgia son dispares y ubicuos, y junto con su aparición repentina y su desaparición sin motivo traen consecuencias para todos. Asusta y deprime al enfermo y afecta mucho sus relaciones familiares, sociales y laborales.

Para una persona con Fibromialgia, lo más difcil es tratar de vivir una vida ordenada, aún aceptando las limitaciones. El saber que en las próximas horas va a tener un episodio doloroso, puede ayudar a sobrellevarlos mejor.

Lo peor es ser impredecible

Es una constante que los afectados de Fibromialgia, sufran las consecuencias de atravezar una enfermedad que provoca cambios muy repentinos. Los cambios se dan en varios niveles.

Si son a nivel emocional, pueden pasar de la alegría total al desánimo más profundo en transcurso de pocas horas.

En la parte física, los dolores aparecen de la nada.

Nivel intelectual: Lo más temido es cuando sus síntomas afectan la función cognitiva.

Cualquiera sea el nivel de manifestación de la fibromialgia, el enfermo no sabe que le ocurre a ciencia cierta y la familia, mira con incredulidad.

Citemos algunos casos:

Los síntomas aparecen sin razón aparente

Una persona con fibromialgia puede sentarse en un cine a mirar una película, sin molestias, tranquila y dos horas más tarde cuando quiere ponerse de pie, puede experimentar un dolor agudo en la cadera que no la deja mover, o en un brazo que no puede doblar, o tal vez un molesto e intenso dolor de cabeza.
Los planes para ir a comer después del cine se fustran, tendrá que volver a casa, pronto y con gran esfuerzo físico. El enfermo estará tan desconcertado como quienes le acompañan.

En otra ocasión, una persona con Fibromialgia está trabajando tranquilo en su oficina. Ese día, trabajó en forma eficiente durante horas. En pocos minutos la situación cambia y no puede seguir concentrado en la tarea, siente un hormigueo en la cabeza, una sensación de estar flotando.
Termina los detalles inales del trabajo con un enorme esfuerzo, cometiendo varios errores en la cifras, en el tipeo de las notas. Accidentalmente apaga un equipo que debía seguir funcionando…. en pocos minutos su comportamiento de buen nivel, pasa a ser es torpe y embotado. Se esfuerza por llegar a su casa y puede que hasta confunda un poco el camino.

Otra vez, va a la cama, relajado y satisfecho con su “dia bueno”, lee un poco un libro, apaga la luz, duerme y un par de horas después despierta con un dolor terrible en sus brazos, descubre que sus manos están dormidas, hormiguean al tocar la piel, le arde y duele como si hubiera sufrido una quemadura grave.

En otra ocasión, un domingo descansando en familia, con todos reunidos y sin problemas aparentes. La casa está en orden, todo funciona, solo falta la hija menor , que aviso de antemano, que estará estudiando para un exámen en la casa de una compañera.

Una mamá fibromialgica atacada de hiperactividad, llamará a su hija para saber si está todo bien y si necesitan algo. Lo llamativo es que llamará varias veces en la misma tarde interrumpiendo los estudios de las muchachas, la fibromialgica lo sabe, pero no puede evitarlo.

Estas situaciones, con síntomas diversos, hasta dificiles de adjudicar a una sola dolencia, son cosa de todos los días para quienes padecen la enfermedad.
Sin embargo, son aspectos poco relevantes que no siempre refiere la bibliografía médica, pero, desde luego, quienes padecen éste mal los conocen como nadie.

Entonces una cosa que valora cualquier afectado, es poder predecir, de alguna forma, que algun síntoma está por aparecer y así , al menos tomar recaudos, como por ejemplo limitar la agenda de las próxmas horas o días.

Fibro niebla e hiperactividad

La hiperactividad, se manifiesta en la fibromialgia cuando un paciente no está muy dolorido. Se reconoce porque comienza a hacer actividades múltiples y sin parar (como si quisiera recuperar el tiempo perdido en los días de mayor dolor).
La hiperactividad junto con la dificultad de concentración, llamada “fibroniebla” son dos síntomas que aislados no parecen decir mucho.

Prevención

El estudio revela que ambos, pueden ser la antesala a los dolores que aparecerán en unas horas.

Hasta aquí, el hallazgo no permite anular el dolor que va a experiementar, pero al menos por el momento, si esto se confirma, permitiría al paciente saber que es mejor bajar el nivel de actividad y preveer unas horas de reposo y tranquilidad, para sobrellevar los síntomas que están por aparecer.

http://www.saludbeta.com