Unidades de dolor crónico, ¿qué tipos de tratamientos plantean?

bombaComo sabéis desde redpacientes queremos acercaros periódicamente voces destacadas que traten temas relacionados con la salud. Esta vez hemos invitado a la Dra. Ana González (más conocida en Internet como la Dra. Jomeini, donde mantiene un blog que os recomendamos). ¡Ya ha salido su libro en papel, El blog de la Dra. Jomeini!

 La doctora es anestesista y, además, está al frente del módulo de fibromialgia de la unidad de dolor de su hospital. En este artículo se centra en este tema y nos habla del dolor y las unidades especializadas en él. Esperamos que os guste porque lo explica de una manera muy clara e interesante. Contadnos qué os ha parecido el post y si tenéis experiencia en estas unidades. ¡Adelante, vuestro punto de vista será el complemento ideal para este artículo!

EL DOLOR Y LAS UNIDADES DE DOLOR CRÓNICO

 El dolor es una experiencia compleja porque incluye aspectos emocionales, sensoriales y sociales. Es decir, distintas personas en distintas culturas experimentan el dolor de forma distinta. Esto pasa porque los “mensajeros” que las terminaciones dolorosas envían a nuestro cerebro son interpretados de forma diferente según nuestra experiencia individual en la vida.

 De esta forma, el dolor puede ser un amigo o un enemigo. Es un amigo cuando es agudo: el dolor agudo es una advertencia de nuestro cuerpo de que algo no funciona de manera correcta. Pero cuando nuestro sistema de alarma falla y empieza a avisar de forma constante a pesar de que no existan lesiones aparentes, el dolor se transforma en un enemigo peligroso. Nos limita la capacidad para trabajar, para cuidar de uno mismo y, en definitiva, para disfrutar de la vida. Es muy difícil levantarse un día sí y al otro también con dolor y que eso no te lleve a deprimirte, a sentirte frustrado y a aislarte socialmente. A medida que el dolor aumenta, muchas personas tiran la toalla consiguiendo que su dolor se convierta en un problema que involucra a todos los que las rodean.

¿Qué podemos hacer entonces? En caso de que un dolor no mejore, primero debemos consultar al médico de familia, que orientará el diagnóstico y el tratamiento. Si el médico de familia considera que necesita la valoración de un especialista (traumatólogo, reumatólogo) lo remitirá a ellos. Sin embargo, si tras un diagnóstico y un tratamiento, el dolor persiste más de 4 semanas sin una causa justificada, puede derivarse a la persona a una Unidad de Dolor Crónico donde los pacientes con problemas de dolor crónico severo son tratados por profesionales sanitarios especialistas en dolor. La Unidad de Dolor Crónico ideal es aquella que integra médicos, enfermeros, psicólogos y fisioterapeutas, pero desafortunadamente son muy pocas. Generalmente, son los anestesiólogos, apoyados por enfermeros especializados, los que integran las Unidades de Dolor españolas.

 ¿Qué tratamientos hace una Unidad de Dolor Crónico?

 Existe una amplia variedad de tratamientos pero no todos funcionan de la misma manera en personas distintas, dado que el dolor tiene un marcado carácter individual.

 1) Fármacos: Los medicamentos se recetan según el tipo de dolor y según las características del paciente. Por ejemplo, el dolor producido por una artrosis evolucionada de cadera es tratado de forma diferente que el que produce una estenosis de canal medular. Los antidepresivos suelen ser usados para alivio del dolor, lo que no significa que su médico piense que “lo suyo es puramente psicológico” sino que procura ayudarle por todas las vías posibles. La medicación se ajusta en revisiones sucesivas.

 2) Bloqueos e infiltraciones: A veces, la medicación debe introducirse en la zona que genera el dolor. Si se debe administrar de forma prolongada, puede colocarse un catéter conectado a una pequeña bomba que puede ir externa o implantada debajo de la piel. Si la idea es alcanzar el nervio causante del dolor para bloquear su señal, se puede realizar un bloqueo guiado por rayos X o ecografía. De esta forma, se consigue una interrupción parcial de la corriente nerviosa. Si lo que buscamos es una interrupción total, podemos usar sustancias químicas, calor o frío.

 3) Estimulación eléctrica: existen aparatos que se aplican sobre la piel y otros más sofisticados (e inmensamente más caros) que hacen efecto cuando se aplican cerca del nervio. Generalmente, estos segundos son un último recurso.

 4) Rehabilitación: El ejercicio es el número 1 del tratamiento del dolor crónico en muchos casos. Ayuda a recuperar la tonicidad de los músculos y la elasticidad de las articulaciones mejorando la calidad del movimiento.

 5) Apoyo psicológico: lo ideal es contar con la ayuda de un psicólogo clínico puesto que el dolor crónico suele tener un efecto psicológicamente devastador sobre el enfermo. Algunos de los métodos que se usan son la relajación y el bio-feedback.

 6) Otras terapias: existe mucho impostor en el campo del dolor crónico que vende terapias milagrosas sin ninguna evidencia científica. Por el momento, sólo la acupuntura ha mostrado evidencia para el tratamiento del dolor crónico dentro de las medicinas alternativas.

 Lo que está claro es que, en cualquier caso de dolor crónico, el tratamiento empieza por ponerse como objetivo disfrutar de las pequeñas cosas de la vida, así como con los momentos (sean minutos, horas o días ) en los que su dolor está controlado.

http://redpacientes.com/

Anuncios
de fibromialgiamelilla Publicado en Dolor Etiquetado

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s