FIBROMIALGIA Y LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

medicina-tradicional-chinaDado que el artículo antes publicado, con el título La fibromialgia bajo el punto de vista oriental ha suscitado dudas y aparentemente está inacabado, ampliamos el tema con el presente artículo.

LA MEDICINA TRADICIONAL CHINA

La Medina Tradicional China parte de conceptos anatómicos, fisiopatológicos, métodos de diagnóstico y terapias absolutamente distintas de las de la medicina científica occidental.

El concepto fundamental de la Medicina Tradicional China es la existencia de una energía o aliento fundamental que es origen y gobierno de todo el universo. Esta energía se denomina genéricamente “qi” (CHI) y todo cuanto existe es resultado de su movimiento y permanente transformación. La raíz y el mantenimiento de la vida también reside en el qi. Este ente presenta dos vertientes opuestas y complementarias también presentes en todo fenómeno: el YIN y el YANG. El yin y el yang representan la dualidad universal (como el macho y la hembra, el día y la noche, el bien y el mal…). También puede representar elementos y energías opuestas dentro de la misma cosa o fenómeno. Las dos “energías” contrarias pero combinadas forman parte de un todo indivisible de cuyo equilibrio dependen todas las cosas. Este equilibrio o perfección es lo que los chinos denominan el “Tao”.
El ser humano también es fruto de esta dualidad energética YIN y YANG, que de manera armónica se alternan originando y manteniendo la Vida. La mutación permanente yin/yang precisa unos suministros energéticos constantes que la mantengan, y que llegan al ser vivo de dos maneras básicamente: congénita y adquirida. La energía congénita deriva de la esencia original proveniente de los padres Yuan qi (qi ancestral). La adquirida está formada básicamente por la unión de las energías Yeung Qi (del aire) y Kou Qi (de los alimentos).

La energía nutre e interrelaciona en el organismo órganos, vísceras, tejidos y funciones, y comunica al hombre con el medio externo siguiendo un complejo entramado de vías, que son los canales energéticos (Jing Luo), que nosotros mal denominamos como Meridianos (6).

Hay distintos tipos de canales:

-Meridianos principales o vías principales (Jing Mai) denominados así porque de ellos parten las otras vías o vías extraordinarias. Llevan la energía nutricia obtenida a través de la respiración y de la digestión y la energía propia de cada órgano o víscera y las distribuyen por todo el organismo. Cada órgano o víscera tiene un meridiano principal que realiza un trayecto en el interior del organismo y se exterioriza en el cuerpo hasta llegar a uno de los dedos de la mano o del pié. Son doce y se distribuyen por duplicado, simétricamente a lo largo del cuerpo.

Las vías secundarias o meridianos extraordinarios son:

-Meridianos Distintos (Jing Bie). Llevan la energía defensiva al interior del organismo. Discurren en profundidad, como trayectos complementarios de los doce principales a los que se encuentran ligados, llegan a los órganos y a las vísceras y los protegen de las energías nocivas endógenas, diéteticas o psicoafectivas y también de las energías perversas exógenas, si éstas han superado la barrera de los meridianos tendinomusculares.
-Vasos Curiosos (Qi Jing Mai). Son ocho. Transportan la energía ancestral, genética e irrigan las entrañas curiosas (cerebro, médula, útero, gónadas, grandes vasos y sistema biliar). Son reguladores de los otros sistemas de canales, principales y secundarios cediendo su energía en los vacíos y recibiendo la sobrante en las plenitudes.
-Ramificaciones o vasos Luo (Luo Mai). Portan energía nutricia y defensiva realizando una u otra función según las necesidades del organismo. Se sitúan entre los meridianos tendinomusculares y los principales y los conexionan. Las sub-ramas que derivan de los grandes vasos luo son conocidos como Sun Luo (los más pequeños), Fu Luo (los que aparecen en la superficie) y Xue Luo (relacionados con los capilares sanguíneos).
-Meridianos Tendinomusculares (Jing Jin). Son ramales superficiales de esta red energética. Llevan energía defensiva a las capas externas del organismo, piel, celular subcutáneo, músculos y tendones entre los que discurren. Constituyen la defensa del organismo frente a las energías exógenas perversas.
-Territorios cutáneos. Es la parte del sistema de meridianos que se sitúa en la piel.

Resumiendo, los meridianos principales se extienden de manera lineal, los vasos Luo se extienden en red y los territorios cutáneos son la parte superficial del sistema. En esta parte cutánea existen determinadas zonas anatómicas, generalmente en el fondo de pequeñas depresiones o cúpulas, donde los meridianos son localizables; son los puntos chinos, determinados y descritos en su situación desde la más remota antigüedad. La Medicina Tradicional China aprovecha estos puntos para “atrapar” la energía y actuar sobre ella (7).

Cuando el yin y el yang están en equilibrio hay estado de salud, pero cuando se desequilibran por predominio de uno sobre otro surge la enfermedad. Cuando por causa de un agente patogénico se produce un exceso de yang que consume al yin, se produce un síndrome “shi” (de plenitud o preponderancia) de calor; si el exceso es de yin se produce un síndrome “shi” de frío. Cuando es la deficiencia de yang la que da lugar a una preponderancia de yin, se produce un síndrome “xu” (de vacío o deficiencia) de frío; si la deficiencia es de yin se procuce un síndrome “xu” de calor (8).

Excluyendo los traumatismos, existen cuatro tipos de energías perversas (Xie qi), que son origen de toda enfermedad (9):

-XIEZHONG factor patógeno constitucional o congénito.
-XIESHEN factor patógeno emocional o psíquico.
-XIEGU factor patógeno dietético o respiratorio.
-XIET’CHIQI factor medioambiental patógeno.

Entre estas energías perversas las que más incidencias tienen sobre el organismo, considerándolas culpables del 60% de los desequilibrios energéticos, son las energías externas, sobre todo las denominadas energías perversas cósmicas, que son: frio, calor, viento, sequedad y humedad.

El Xieshen o energías psicoemocionales de origen endógeno es el segundo factor patógeno más frecuente, siendo responsable del 30% de las enfermedades. Son siete las emociones negativas que pueden jugar un papel destacado en la aparición de las enfermedades: cólera, tristeza, preocupación, miedo, alegría, duelo, taciturnidad y shock. Hay que tener presente que estamos hablando de emociones excesivas, esto es, desmesuradas de algún modo. De otra manera, cada una de estas emociones juega un importante papel en el equilibrio psicofísico del ser humano. Las causas internas de la enfermedad pueden debilitar el organismo, actuando en menoscabo del sistema defensivo por lo que la persona se vuelve más vulnerable a las condiciones externas o medioambientales.

Normalmente la enfermedad se produce por yuxtaposición de varias energías perversas. El desequilibrio energético cursará con unos síntomas típicos, que pueden pasar inadvertidos, pero si son valorados correctamente conducirán a un diagnóstico y a unas pautas de tratamiento. Si el desequilibrio energético no se corrige precozmente se irán afectando las funciones de los órganos y de los sistemas. Si no se ha realizado el tratamiento del desorden, o si el tratamiento no ha sido el correcto, se acabarán dañando las estructuras físicas del organismo.

El método diagnóstico chino o “Su Tchen” incluye cuatro pasos, o auscultaciones, que son:
1.-Inspección: se estudia la fisonomía y morfología del paciente.
2.-Interrogatorio: permite saber las circunstancias de la aparición y evolución de la enfermedad.
3.-Examen audio-olfativo: para percibir los sonidos y olores emitidos por el paciente.
4.-Palpación: se toma el pulso según el método chino y se palpa el cuerpo.

Partiendo de la sintomatología y todas las demás circunstancias puestas de manifiesto mediante los pasos anteriores, se realiza el diagnóstico a fin de determinar el tipo de enfermedad, su localización, la naturaleza de la misma, y la relación entre las fuerzas de la energía correcta (zheng qi) y la energía perversa (xie qi), lo que se conoce como los ocho principios de diagnóstico (Ba Gang) (10). A saber:

-Tipo de enfermedad: Yin o Yang.
-Localización: Superficie o interior.
-Naturaleza: Caliente o fría.
-Relación energética: Plenitud o vacío.

La terapia básica de la Medicina Tradicional China es la Acupuntura, y es el tratamiento que se realiza mediante agujas que se introducen en el cuerpo a través de la piel, concretamente en los puntos chinos (o puntos de acupuntura) elegidos según el diagnóstico. Existen dentro de la MTCh otras terapias energéticas, como la Moxibustión (que consiste en efectuar calentamientos a través de la piel mediante la combustión de una planta, generalmente la Artemisa Vulgaris), el Tai-Chi, el Chi-Kung, el Tui-Na y, de forma concomitante a todos ellas, se utiliza casi siempre la Fitoterapia.

Dependiendo de la localización del desorden energético se utilizarán unos u otros puntos y se actuará sobre ellos de forma distinta según se trate de un desequilibrio por plenitud o por vacío. Como la moxibustión se realiza sobre las mismas zonas corporales (puntos chinos) que se utilizan para introducir las agujas, se integra dentro de la acupuntura.

Para que un tratamiento mediante acupuntura sea eficaz, además de estar basado en un correcto diagnóstico energético, precisa un adecuado método de punción, para lo cual es necesario: seleccionar y localizar con exactitud los puntos, insertar las agujas con la profundidad y dirección adecuadas, manipular con precisión las agujas y retener las agujas el tiempo adecuado.

Solo así se conseguirá actuar sobre la energía y llevarla al sitio donde se asienta la enfermedad, para obtener una dispersión (si existe plenitud) o una tonificación (si existe un vacío energético). Ambos efectos pueden conseguirse con mayor intensidad manipulando adecuadamente las agujas o utilizando la moxa sobre ellas, e incluso la corriente eléctrica (electroacupuntura); esta corriente tiene que tener un determinado tipo de onda y distintos valores de intensidad, ritmo y frecuencia según sea el efecto que se desea obtener. La moxa se utiliza sobre los puntos para conseguir un efecto de tonificación, y particularmente para eliminar el “frío” patológico.
Es necesario recordar que estos métodos terapéuticos son utilizados de primera intención por más de la mitad de la Humanidad, principalmente en Oriente (China, Japón, India, Corea, Vietnam…) (11). Nada tienen en común con las técnicas terapéuticas de Occidente y se deben a concepciones distintas del organismo humano y de las causas y modos de enfermar.

ETNOETIOLOGÍA CHINA DEL SFM

El SFM es una enfermedad de tipo aparentemente reumático, y según la Medicina Tradicional China podemos considerar los reumatismos como síndromes Biao que han avanzado hacia el interior (Li), ocasionados por la penetración de tres energías ambientales perversas (frío, viento y humedad) al organismo, como consecuencia de un estado de debilidad de la energía defensiva (wei qi).

Aunque en este tipo de síndromes estas tres energías siempre están presentes, puede predominar una sobre las otras, dando lugar a distintos tipos:

-En los reumatismos con predominio del viento, aparecen dolores erráticos articulares y pueden acompañarse de signos inflamatorios o edematosos.
-En los reumatismos con predominio del frío aparecen dolores violentos generalizados en todo el cuerpo. Se acompañan de contracturas musculares pero no hay signos inflamatorios.
-En los reumatismos con predominio de humedad aparecen dolores de localización fija, con sensación de pesadez corporal, fatiga en las piernas, parestesias y entumecimiento cutáneo. Se acompañan de inflamación no caliente, es decir, de depósitos (según la MTCh, flemas). Las flemas humedad producen además alteraciones digestivas.

El dolor en la FM es generalizado, acompañado de contracturas musculares, aunque no se observan signos inflamatorios, por lo que podemos pensar que está ocasionado principalmente por el frío (la mayoría de los pacientes refieren mejoría ante la aplicación de calor). Los tender points o zonas dolorosas localizadas pueden coincidir con depósitos o flemas, las parestesias, la sensación de pesadez corporal, la fatiga y los trastornos abdominales que se presentan en el SFM, nos hacen pensar que la humedad es otro agente patógeno que interviene en la enfermedad (12).

Según la M.T.Ch., el viento es siempre el vehículo que utilizan las demás energías perversas para desplazarse en el organismo, por tanto, aunque el SFM no curse como reumatismo de predominio viento, habrá que tenerlo en cuenta igualmente para el tratamiento.

Las tres energías cósmicas frío-viento-humedad rompen la barrera energética defensiva del organismo (wei qi) convirtiéndose en Xiet’chiqi que penetra en el organismo. Esta energía perversa, al principio superficial, va penetrando progresivamente hasta alcanzar los vasos tendino-musculares, estabilizándose (equlibrio entre wei qi y xie qi) y produciendo dolor de tipo crónico. Este proceso de penetración de las energías perversas en el organismo, constituye la fisiopatología del dolor en el SFM, de su localización y de su cronicidad, y también la fisiopatología de los tender points (comparables a cicatrices energéticas que quedan en el lugar donde se produce la “batalla” entre la energía defensiva y la externa).Es de reseñar la coincidencia entre los “tender points” y puntos de acupuntura significativos (13). Así:

– En la inserción del músculo suboccipital se encuentra el 20 VB (Fengchih). Este es uno de los “puntos del viento”.
– En la cara anterior de los espacios intertransversos C5 y C7 se encuentra el 16 ID (Tiangchuang) y el 17 IG (Tianding), respectivamente.
– En el punto medio del borde superior del trapecio se encuentra el 21 VB (Jiangjing) punto del Vaso Regulador del Yang (Yang Wei Mai).
– Por encima de la espina de la escápula, en el supraespinoso se encuentran dos puntos, el 12 ID (Bingfeng) que pertenece a los “puntos del viento” y el 13 ID (Quyuan) punto doloroso a la palpación en la mayoría de las personas.
– En la segunda articulación condroesternal se encuentra el 25 R (Shencang) punto del Vaso Vital (Chong Mai).
– En el codo, a dos centimetros del epicóndilo se localiza el 11 IG (Quchi) punto He del Meridiano Principal del Intestino grueso.
– En el trocanter mayor, por detrás de su prominencia ósea, se encuentra el 30 VB (Huantiao), punto de partida del Meridiano Distinto de la VB que entra en la articulación de la cadera.
– En el glúteo, en el cuadrante supero-externo de la nalga se puede localizar el fuera de meridiano (Zhongkong) utilizado en la MTCh para tratar las lumbalgias traumáticas.
– En la bola adiposa de la cara interna de la rodilla se encuentra el 10 BP (Husuehhai) sobre el vasto interno y algo más posterior, en el borde anterior del semimembranoso se encuentra el 8 H (Chuchuan) punto He o punto frío del Meridiano Principal del Hígado.

Las energías perversas viento-frío-humedad pueden localizarse en las diversas vías energéticas principales o secundarias pero también pueden manifestar sintomatolgía en un determinado tejido o zona, a causa de una insuficiencia previa del órgano que debe alimentar a ese área. Según el Nei Ching (libro fundamental de la acupuntura, escrito alrededor del siglo IV a. C.) existen cinco áreas de localización para los síndromes Exógeno – Endógeno: 1)cutáneo o dérmico, 2)tejido conectivo o celular subcutáneo, 3)tendinomuscular, 4)vasos sanguíneos y 5)óseo (14). En nuestro caso y, como indica la sintomatología, las energías perversas parece que se localizan en la zona tendinomuscular.

El territorio tendinomuscular se nutre del Hígado, por tanto consideramos que la causa del síndrome se debe a un déficit de la energía de este órgano. Los síntomas, cuando hay afectación del Hígado y su meridiano principal, se presentan preferentemente sobre los músculos y tendones originando, en un primer estadio, contracturas, calambres, mialgias, etc. Si el proceso continúa, aparecen mareos, vértigos, cefaleas, miedo, angustia, tendencia al llanto, insomnio, dolor de tórax y abdomen y problemas digestivos. En los varones se produce retracción del escroto e incluso impotencia y en las mujeres dolores ginecológicos y trastornos menstruales (15).

Observamos como la deficiencia de la energía del hígado conlleva al dolor muscular, las cefaleas, los trastornos psicológicos, digestivos, las alteraciones del sueño, etc. en coincidencia con la sintomatología del SFM.

A su vez, la insuficiencia de la energía del Hígado puede ser originada por debilidad congénita (factor Xiezhong), o adquirida a causa de alteraciones dietéticas (factor Xiegu), por sobrecarga psíquica o estrés (factores Xieshen), o los propios factores ambientales (Xiet’chiqi), incluidos traumatismos (que pueden provocar estancamientos o deficiencias en la circulación energética general).

Esta compleja yuxtaposición de factores explica la etiopatología del SFM según la MTCh, y vemos que, aunque consideramos la conjunción de frío, humedad, viento e insuficiencia hepática como desencadenante, las causas últimas pueden ser múltiples y de procedencias diversas.

ETNODIAGNÓSTICO SEGÚN LA MTCh

Insistimos en que en la Medicina Tradicional China (al igual que en todas las medicinas naturistas o vitalistas) el diagnóstico y el tratamiento son personalizados; es decir, no existe una enfermedad concreta sino una persona enferma y no existe un tratamiento para esa enfermedad sino un tratamiento particular para cada persona; sin embargo, en un intento de aproximación y colaboración interdisciplinar, se pretende en este caso un diagnóstico y tratamiento básicos para el Síndrome de Fibromialgia, partiendo de la sintomatología general ya descrita.

El diagnóstico energético de la fibromialgia sería el siguiente: síndrome de predominio frío/humedad, localizado en el territorio tendinomuscular, provocado por una insuficiencia de la energía del hígado que da lugar a un déficit general de energía y sangre en el organismo, lo que facilita el avance de una energía externa perversa que provoca dolores crónicos y agotamiento(enfermedad de vacío (xu) y frío (han), que avanza hacia el interior, de insuficiencia de yang y preponderancia de yin).

TRATAMIENTO CON ACUPUNTURA

Antes de exponer el tratamiento con acupuntura, es necesario recordar el imperativo de recomendar taxativamente una dieta adecuada para la recuperación hepática y general. Si es necesario se puede recurrir a la ayuda de la fitoterapia.

El tratamiento de la fibromialgia como síndrome deberá comprender el tratamiento etiológico de la enfermedad, un tratamiento sintomático y un tratamiento preventivo para evitar recidivas (16).

Tratamiento etiológico:

-Tratamiento para dispersar el frío/humedad/viento (17).
-Tratamiento del área tendinomuscular.
-Tonificar la energía del hígado.
-Tonificación general del organismo.

Tratamiento para frío/humedad/viento:
Descrito también en el “Nei Ching” como “reducir el viento, neutralizar el frío y eliminar la humedad”.

– Reducir o liberar el viento:
Elegir entre los siguientes puntos del viento (Feng) aquellos que sean dolorosos a la palpación y proceder a la dispersión: 20 VB (Fengchih), 16 VG (Fengfu), 12 V (Fengmen), 17 TC (Yifeng), 12 ID (Pingfeng). Como ya se dijo, los puntos 20 VB debajo del hueso occipital, y el 12 ID en la fosa supraespinosa son asiento de tender points.

– Neutralizar el frío:
Utilizamos la combinación 20 VB (Fengchih), 16 VG (Fengfu) y 14 VG (Tachui) (18). Estimular el calor orgánico tonificando el Riñón con el punto 2 R (Yangquan), punto fuego del riñón y el 7 R (Fuliu) punto de tonificación. Estimular el órgano “fuego” (Corazón), con su punto de tonificación 9 C (Shaoqung) y su propio punto fuego 8 C (Shaofu). Neutralizar el frío dorsal estimulando el 60 V (Kunlun), punto fuego del Meridiano principal de la Vejiga (19). Todos los puntos para neutralizar el frío se pueden tonificar con Moxación.

– Eliminar la humedad:
Regularizar 12 VC (Zhongwan), 36 E (Tsusanli) y 4 IG (Hegu). El 36 E (Tsusanli) debe emplearse siempre que exista dolor en los miembros inferiores y el 4 IG (Hegu) siempre que exista dolor en los miembros superiores, por esto y porque se emplean como tonificantes generales, nunca deben de faltar en el tratamiento del SFM. Metabolizar las flemas con 40 E (Fenglong) y 3 BP (Taibai).

-Tratamiento del área tendinomuscular (20):
Regularizar el movimiento H/VB con la técnica Yuan-Luo en los puntos 3 H (Taichung), punto yuan del órgano, y 37 VB (Guanming), luo de la víscera. Aplicar técnica Shu-Mo (asentimiento-alarma) de regularización del hígado con los puntos 18 V (Ganshu) con moxación y 14 H (Chimen) con acupuntura. Tratar 34 VB (Yangligquan) punto Ho de la víscera acoplada. Este punto es de doble interés porque además es punto “influyente o gran reunión” de músculos y tendones.

-Tonificar la energía del hígado:
Tonificar el hígado, con los puntos 8 H (Chuchuan), punto de tonificación del hígado (coincide con un tender point); 3 H (Taiqung), punto Yuan del hígado y 13 H (Changmen) punto de influencia en órganos tesoro Zang. Tonificar el Riñón porque es “madre” del hígado en los puntos 7 R (Fuliu) punto de tonificación de riñón, y 3 R (Taichsi) punto Yuan de riñón.

-Tonificación general del organismo:
Punto 36 E (Tsusanli) y 4 IG (Hegu) ya nombrados, especializados ambos en la defensa orgánica y la inmunidad (21). 9 P (Taiyuan) punto de tonificación del pulmón que es “el maestro de las energías”. La combinación siguiente es empleada tradicionalmente como vigorizante: 2 BP (Tatu), 2 H (Hsingchien), 6 R (Chaohai), 41 VB (Linchi) y 66 V (Tungku) (22). Tonificar la energía (Qi) y la sangre (Xue) en general, con los puntos 6 VC (Chiai) “mar de la energía”. 17 VC (Shanzhong) punto influyente de la energía y heraldo de la circulación sanguínea (MC). 10 BP (Hsuehhai), en este punto de la parte interna de la rodilla se asienta otro tender point. 6 BP (Sanyinjiao) punto de reunión de Hígado, Riñón y Bazo-Páncreas; tiene acción especial sobre la sangre, y además es el punto ginecológico por excelencia, por tanto siempre hay que picarlo si la paciente es una mujer (23). Los puntos 17 V y 38 V como puntos especializados de la sangre (24).

-Tratamiento sintomático:
Lo realizaremos simultáneamente con el tratamiento etiológico, dirigiéndolo a los síntomas de mayor relevancia en cada paciente, a fin de que éste sienta rápidamente el alivio. El tratamiento sintomático debe encaminarse principalmente a:

-Eliminar o reducir el dolor.
-Tratar la fatiga.
-Mejorar el estado de ánimo.
-Regular el sueño.
-Rebajar la ansiedad.

Eliminar o reducir el dolor:
Podemos comenzar con el punto 3 ID (Houxi) como punto de reunión para abrir el yang VG (Du Mai). Picar los puntos dolorosos del VG y finalizar con el 62 V (Shenmai) punto de reunión del Vaso de la Motilidad del Yang (Yang Qiao Mai).

El tratamiento de los tendinomusculares se puede hacer picando los puntos en donde la enfermedad se originó; estos lugares se muestran dolorosos (tender points) y se conocen como puntos Yu (25). Se pueden realizar “picoteos” con el martillo de siete puntas en las zonas dolorosas (aunque esta técnica no es recomendable si no es desechable la cabeza del martillo con sus puntas), por lo que recomendamos utilizar la moxación, ya que el calor que desprende la moxa produce una dispersión de las energías perversas, frío y humedad que se encuentran estacionadas en los tender points. Se puede realizar (26):

-Moxación del tender point utilizando el cigarro de artemisa.
-Moxación del tender point mediante la técnica de introducir la aguja profundamente en el punto y quemar una bolita de moxa en el mango de la aguja.

Tratar la fatiga:
La combinación 6 MC (Neikuan) y 6 BP (Sanyinjiao) se utiliza para restaurar la vitalidad. Los puntos 10 V (Tienchu) y 11 V (Tachu) tienen doble acción, reducen el dolor de nuca y espalda y sirven de tónico para los órganos internos (27).

Mejorar el estado de ánimo:
El órgano de la alegría es el corazón; con su tonificación (anteriormente expuesta) mejora el estado de ánimo. Añadir 4 C (Lingtao) punto king, específico para el tratamiento del miedo y la depresión.

Regular el sueño y rebajar la ansiedad:
El tratamiento conjunto de los puntos 4 ID (Wanku)) y 3 H (Taiqung), “per se” produce una poderosa acción calmante sobre el sistema nervioso (28). Pueden asociarse el 20 VG, 40 E y el 34 VB.

Tratamiento preventivo:
Para evitar la reaparición del síndrome fibromiálgico es preciso:
-Evitar los factores patógenos (Xie).
-Reforzar la energía defensiva.
-Tonificación general del organismo.

Evitar los factores patógenos (29):
Evitar los factores cósmicos Xiet’chiqi, frío y humedad. Evitar los factores alimentarios Xiegu, sobre todo aquellos alimentos que producen sobrecarga hepática y orgánica en general. Evitar las emociones patológicas Xieshen, sobre todo las situaciones de cólera o estrés mantenidas, que conducen a una irritabilidad permanente.

Reforzar la energía defensiva:
Utilizar el Vaso Regulador del Yang (Yang Wei Mai) que regula la energía defensiva de las superficies externas corporales, utilizando su punto de reunión 5 TC (Waiguan). Utilizar el Vaso Regulador del Yin (Yin Wei Mai) que regula la energía defensiva del interior del organismo, picando el 6 MC (Neiguan) que es también su punto de reunión.

Tonificación general:
Según lo indicado para el tratamiento etiológico.

CONCLUSIONES

Como se ha visto, el tratamiento propuesto es bastante complejo, como lo es el propio síndrome, y está concebido para tratar no solo la sintomatología sino la propia naturaleza del síndrome y sus causas. Por tanto, y como además va a ser prolongado en el tiempo, debe flexibilizarse su aplicación en unas cuantas series de varias sesiones cada una, con sus correspondientes períodos de descanso, comenzando por los síntomas que producen mayor disconfort en el paciente, simultaneando con el tratamiento general y reforzándolo en uno u otro sentido según la evolución del mismo. Hay que advertir al enfermo de que el proceso va a ser lento y que es necesaria su constancia para obtener la curación.

En cuanto a los resultados, hasta el momento no ha sido posible la puesta en práctica del tratamiento expuesto, por lo que no se pueden ofrecer datos sobre su utilidad. En general, existe poco material publicado sobre resultados de tratamientos de acupuntura para la fibromialgia, y vamos hacer mención a uno realizado en Brasil y otro realizado en Europa, pero que no son tratamientos integrales sino simplemente sintomáticos.

En el X Congreso Mundial del Dolor, celebrado en San Diego (California) se presentó un estudio realizado en Brasil que informa acerca de los efectos de la acupuntura en cuanto al dolor y calidad de vida de los pacientes. Se trataron un total de 48 mujeres, divididas en dos grupos: el grupo 1 recibió amitriptilina (Elavil) y dos sesiones semanales de acupuntura en un período de tres meses; el grupo 2 recibió amitriptilina y ejercicios de estiramiento y relajación dos veces a la semana. Hubo mejoría en cuanto a la intensidad del dolor en ambos grupos, siendo más beneficiado el grupo que recibió acupuntura. El estudio concluyó afirmando la eficacia de la acupuntura como tratamiento para el dolor en la fibromialgia (30).

El segundo, se titula “Tratamiento del dolor de la fibromialgia por acupuntura” realizado por especialistas de los Departamentos de Medicina Interna y Neurología de la Universidad Friedrich Schiller de Jena (Alemania), publicado en 1998. En él se establece una combinación de métodos para medir objetivamente el dolor en pacientes con SFM, antes y después de la terapia con acupuntura.

Los resultados obtenidos fueron: un significativo descenso del nivel del dolor, una disminución significativa en el número de tender points, un descenso también significativo de la concentración de serotonina en las plaquetas y un aumento significativo de la concentración de serotonina en el suero.

La medición de las concentraciones en el suero de las llamadas sustancias moduladoras del dolor como la serotonina mostró que están bajas en los enfermos de SFM, y que después del tratamiento con acupuntura hay un aumento de estas sustancias hacia niveles normalizados. La concentración de la serotonina en las plaquetas desciende, lo que sugiere que la normalización del nivel de serotonina en el suero se debe a una movilización de la serotonina plaquetaria, lograda con estimulación acupuntural (31).

Los autores concluyen que la acupuntura es un tratamiento adyuvante satisfactorio para el dolor en los pacientes con fibromialgia. Además, a diferencia de los tratamientos farmacológicos, no presenta efectos adversos si es ejecutado por un experto y con las medidas de asepsia adecuadas.

Esperamos que la investigación continúe, y pronto se conozca con rotundidad la eficacia de la acupuntura en el tratamiento de éste y otros síndromes “incurables” para la medicina oficial.

Referencias de pié de página

(6) Cabal Menéndez, Fermín. “ABC de la Acupuntura”. Editorial Cabal. Madrid, 1984
(7) Larraceleta Gutierrez, Carmen. “Fibromialgia y Acupuntura”. CEMETC. Asturias, 1999.
(9) Rojas Alba, Mario. “Acupuntura y Medicina Tradicional China”. Edición digital para Tlahui-Educa. México, 2002.
(10) Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura. Fundamentos de Bioenergética”. Mandala Ediciones. Madrid, 1993.
(10) Rojas Alba, Mario. “Acupuntura y Medicina Tradicional China”. Edición digital para Tlahui-Educa. México, 1999.
(11) Larraceleta Gutierrez, Carmen. “Fibromialgia y Acupuntura”. CEMETC. Asturias, 1999.
(12) Larraceleta Gutierrez, Carmen. Op. cit.
(13) Larraceleta Gutierrez, Carmen. Op. cit.
(14) Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura II. Fisiología, patología, semiología y terapéutica”. Ediciones CEMETC. Valladolid, 1999.
(15) Cabal Menéndez, Fermín. “ABC de la Acupuntura” Editorial Cabal. Madrid 1984.
(16) Larraceleta Gutiérrez, Carmen. “Fibromialgia y Acupuntura”. CEMETC. Asturias, 1999.
(17) Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura II. Fisiología, patología, semiología y terapéutica. CEMETC. Valladolid, 1999.
(18) Rojas Alba, Mario. Op. cit.
(19) Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura II. Fisiología, patología, semiología y terapéutica. CEMETC. Valladolid, 1999.
(20) Nogueira Pérez, Carlos. Op. cit.
(21) Rojas Alba, Mario. Op. cit.
(22) Cabal Menéndez, Fermín. “ABC de la Acupuntura”. Editorial Cabal. Madrid, 1984.
(23) Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura II. Fisiología, patología, semiología y terapéutica. CEMETC. Valladolid, 1999.
(24) Escuela de Medicina Tradicional de Pekín, China. “Acupuntura fácil, Guía clínica práctica”. Mandala Ediciones. Madrid, 1986.
(25) Rojas Alba, Mario. Op. cit.
(26) Larraceleta Gutierrez, Carmen. Op. cit.
(27) Fratkin, Jake. “Aparatos de elctroacupuntura. Como y cuando utilizarlos. Mandala Ediciones. Madrid, 1988.
(28) Cabal Menéndez, Fermín. “ABC de la Acupuntura”. Editorial Cabal. Madrid, 1984.
(29) Larraceleta Gutierrez, Carmen. Op. cit.
(30) X Congreso Mundial del Dolor. California, 2002. (Datos obtenidos de Fibrofamily).
(31) Sprott H, Franke S, Kluge H, Hein G. “Pain treatment of fibromyalgia by acupuncture” Reumatol Int, 1998. (Datos obtenidos de Fibromialgia y Acupuntura. Larreceleta Gutierrez, Carmen. CEMETC, 1999).

Bibliografía consultada

-Cabal Menéndez, Fermín. “ABC de la Acupuntura”. Editorial Cabal. Madrid, 1984.
-Calvo Penadés, Inmaculada. Informe de la Sociedad Española de Psiquiatría. Madrid, 2003.
-Domingo Calvo, Cristina. “Tratamiento de la fibromialgia con acupuntura”. Revista Mujer y Salud (Dossier Fibromialgia 10). Barcelona, 2002.
-Escuela de Medicina Tradicional de Pekín, China (Revisión Dr. Rubio Sáez). “Acupuntura fácil. Guía clínica práctica”. Mandala Ediciones. Madrid, 1986.
-Fratkin, Jake. “Aparatos de Electroacupuntura. Cómo y cuándo utilizarlos”. Mandala Ediciones. Madrid, 1988.
-Larraceleta Gutierrez, Carmen. “Fibromialgia y acupuntura”. Cursos CEMETC. Asturias, 1999.
-Mulero Mendoza, Juan. “Fibromialgia. Tratamento no farmacológico”.ICN-Hubber. Madrid, 1994.
-National Fibromyalgia Partnership. “Síndrome de Fibromialgia. Rasgos fundamentales”. Washington, 1999.
-Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura I. Fundamentos de Bioenergética”. Mandala Ediciones S.A. Madrid, 1993.
-Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura II. Fisiología, patología, semiología y terapéutica en Medicina Tradicional China”. Ediciones CEMETC S.L. Valladolid, 1999.
-Nogueira Pérez, Carlos. “Acupuntura III. Los microsistemas, los puntos extrameridianos y los colaterales”. Ediciones CEMETC S.L. Valladolid, 1998.
-Paulino Tevar, Javier; Mulero Mendoza, Juan; Peña Arrebola, Andrés. “Fibromialgia. Guía de información”. Asociación de Fibromialgia de la Comunidad de Madrid (AFIBROM). Madrid, 2001.
-Rojas Alba, Mario. “Acupuntura y Medicina Tradicional China”. Edición digital para el curso de Tlahui-Educa. México, 2002.
-Yeguas Sánchez, Inés. “Síndrome de Fibromialxia”. Asociación Galega de Fibromialxia (AGAFI). Lugo. Octubre 2001.

http://www.tlahui.com/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s