Fibromialgia: Atada al dolor

atadaLos dolores han sido una constante en mi vida. En mi caso, por mi profesión de peluquera, pasaba muchas horas de pie y no me parecía extraño sentir molestias en las manos, las cervicales, los brazos, hombros…

No me planteé que tuviera nada y seguía con mi rutina. Nació mi hija y me llenaba la agenda de actividades. Pero, de repente, las cosas cambiaron. Por las mañanas me levantaba muy cansada. Demasiado. Me acostaba agotada, pero me despertaba mucho peor. Y comenzaron los dolores de cabeza. Eran terribles, como un taladro en el cráneo. En uno de ellos perdí cinco kilos y tenía que dormir sentada porque apoyar la cabeza era un sufrimiento. Me subió la tensión, tuve ataques de ansiedad…

Aquello ya no era normal y fui al médico. Nada más verme lo tuvo claro y me dijo: “Tienes fibromialgia”.Había oído hablar de ella y también estaba segura de tenerla. Pero, para llegar a un diagnóstico, hace falta la confirmación de un reumatólogo. Y ahí empezó el calvario.

La fibromialgia no está reconocida como enfermedad, se considera un síndrome, un conjunto de síntomas, con lo que resulta difícil detectarla. En mi caso hubo un problema añadido: en uno de los análisis aparecieron anticuerpos de esclerosis. Me asusté. La fibromialgia pasó a un segundo plano y todo se basó en ver cómo se desarrollaba la esclerodermia. Fue muy duro. Así que cuando a los pocos meses desaparecieron los anticuerpos y la fibromialgia quedó como la única explicación posible, respiré aliviada. ¡Qué paradoja! Recuerdo que iba con mi marido y le dije al médico: “¿Para esto llevamos tanto años? Si ya lo sabía”.

Pasé la prueba de los llamados “Puntos gatillo”, que son unas zonas, concretamente entre 11 y 18 que, si duelen de manera aguda al tocar y apretar, queda determinada la enfermedad. ¿Qué por qué no lo hicieron antes? Porque la esclerodermia también explicaba todos los síntomas que estaba sufriendo.

Y así empezó mi nueva vida. Después de haber estado creyendo incluso que me inventaba los dolores, de sentirme incomprendida y de pensar que si esto iba a ser así el resto de mi vida no me merecía la pena, las cosas cobraban un sentido nuevo. Me dieron mi diagnóstico y, con él en la mano, me fui a Afibroex, la asociación que tenemos en mi ciudad, Cáceres. No estaría donde estoy si no fuera por ellos. Porque la fibromialgia no se cura, es algo que te acompaña toda la vida.

No te mueres por tenerla, pero con el tiempo puede empeorar, por la edad y por las enfermedades que se asocian a ella: artrosis, depresiones, cefaleas, tendinitis… Así que ayudar a tu cuerpo física y mentalmente es el único tratamiento posible junto a los calmantes. Y yo trabajo cada día para que no me coma terreno. Realizo actividades deportivas orientadas por reumatólogos, casi siempre en agua caliente porque es la forma en que menos sufren los músculos, huesos y articulaciones. Además, gracias a la asociación, tenemos acceso a fisioterapeutas para esos días en los que te levantas un poco peor.

Y sobre todo, a un gabinete psicológico. El trabajo de estos especialistas es fundamental en una enfermedad como ésta. Porque tu autoestima está muy baja: te gustaría hacer un montón de cosas y no puedes; eso es muy frustrante y lo fácil es dejarse llevar por los dolores y no salir de la cama.

Con las terapias aprendes a hacer frente a todo tipo de situaciones: ponerte música y respirar cuando aparece un brote, a hacer ejercicios de relajación esa mañana que te encuentras tan mal… Pero, sobre todo, a pensar que tú puedes; a ser consciente de lo que hay; a asumir la enfermedad y saber llevarla, porque para combatir al enemigo hay que conocerle. Yo no pretendo dar charlas a nadie ni consejos, pero, como he estado en el lado más oscuro de la enfermedad, me atrevo a animar y a decir que tu vida mejora muchísimo cuando le pones remedio. A estas alturas ya no me pregunto porqué la tengo. Me ha tocado.

Los especialistas dicen que a veces un trauma puede hacerla despertar. Yo hace años tuve un hijo que murió a la 12 horas de nacer. Eso fue muy duro, quizá el detonante. Pero ¿qué más da? La realidad es que la tengo y ya está. Miro al futuro con optimismo, sé que van a venir más problemas que acentuarán todavía más la fibromialgia. Yo lo que digo es que cuando vengan, aquí estoy. Y que gracias a mi marido, a mi hija y a Afibroex, todo me va a resultar mucho más fácil.

http://www.mujerhoy.com/

Anuncios

5 comentarios el “Fibromialgia: Atada al dolor

  1. YO TAMBIEN SOY DEL GRUPO DE LAS FIBRO Y TAMBIEN ME MATARON UN HIJO HACE 15 AÑOS,ME LLAMO LA ATENCION LO QUE POSTEARON ANTES POR ESO LO PONGO LOS MEDICOS ME ATIENDEN Y ME DAN CALMANTES Y ME MANDAN A NATACION PERO MIS DOLORES SON INSOPORTABLES TENGO ARTRITIS TAMBIEN Y LA FIBRO ME PRODUJO UNA DESVIACION VISUAL TENGO QUE LUCHAR CON EL MUNDO ENTERO TAMBIEN DICEN QUE NO ES PARA TANTO Y LA MAYORIA DE MI FAMILIA NO ME DA BOLA MI MARIDO ES EL UNICO QUE ESTA YA ME HE QUEDADO SIN SUELDO Y TODO LO QUE ME DICEN QUE HAGA NO LO PUEDO PAGAR YO NO QUIERO VIVIR ASI MOLESTANDO A LOS DEMAS Y NO TENGO OVARIOS PARA TERMINAR CON MI VIDA SOY UNA COBARDE

    Me gusta

  2. Enhorabuena por esa maravillosa asociacion, yo me siento desamparada, hundida, abandonada y cada vez mas enferma. No tengo asociaciones activas cerca, solo una llena de señoras muy mayores que en cuanto me vieron maquillada me dijeron: ” acabaras con sensibilidad quimica múltiple” , no he vuelto. Los medicos no me hacen ni caso y yo cada vez peor (tengo fibromialgia, fatiga cronica, hipotiroidismo, tiroiditis de hasimoto, lumbalgias, migraña, distonia….) y ganas de acabar con todo con 44 años.

    Me gusta

  3. Hola , muy buen articulo, yo tambien tengo fibro y me ha sorprendido la coincidencia, hace 14 años se me murio mi pequeña con 15 dias de vida , melliza de la que tengo que poco tiempo despues descubri que era sorda y segun el Reumatologo tambien ha sido el detonante para estar como estoy…….en fin. un abrazo !!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s