FIBROMIALGIA: Dolores que son amores

fibromialgia1Les cuento mi nueva batalla contra la Fibromialgia y la Candidiasis crónica.

Mi objetivo no es pasar a pública mi vida privada , pero he creído que puede ser útil contar un suceso que me ocurrio hace sólo 2 semanas y así cómo yo saqué una enseñanza de lo que me ocurrió, pienso que también puede ser de interés para otros que como yo padecen de dolor crónico. Por eso les relato lo que me acaba de suceder.
Ya llevo 40 años con los dolores a cuestas y estos no se toman descanso y nunca me dejan en paz.

Si bien es cierto que hace 18 meses que no sufro grandes problemas y que los cambios en dieta, estilo de vida y actitud han servido para que deje de lado un infierno de medicinas que me arreglaban algo y estropeaban otra cosa, también es cierto que no todo es cantar y reir.

Aun cuando no esté quejándome de mi suerte las 24 horas, tengo algunos dolores que aparecen aquí y allá y van y vienen sin saber nunca porque me ocurre.

Mi táctica es no alarmarme, y tratar de tener una actitud positiva y minimizar las molestias que me producen los dolores a cada uno más misterioso que el otro.
Así las cosas, llevaba un par de meses en que me levantaba con dolor de cabeza, la vista nublada y llevaba el día con una sensación de náuseas que yo trataba de no reconocer a rajatabla, y comía como siempre, dentro de la dieta que sigo.
Sin otro síntoma, un día de la semana pasada, sentí un dolor muy fuerte en el estómago. El dolor se hizo más fuerte y tuve náuseas muy marcadas.

Nunca me dejo llevar por lo que me ocurre porque sino la fibromialgia gobernaría mi vida. Por lo tanto muy obstinada en no querer darle importancia, seguí haciendo trámites en un banco local.
Media hora después el dolor no cedía y decidí acudir a la urgencia médica que está a pocos metros de mi casa.
Me ingresaron, examinaron, y decidieron hacer allí mismo unos estudios, placas de rayos equis, un examen ecográfico y pruebas de sangre.

Dos horas después me informaron los médicos que los conductos de mi hígado estaban obstruidos y necesitaba de cirugía en forma inmediata.

No podía con mi asombro, para mi era un malestar má de los que me presiguen a diario, sólo un poco más agudo y esperaba que indicaran algún analgésico y nada más.
Lejos de eso tres horas después, salía del quirófano, con las vias biliares desobstruidas y con la extirpación de la vesícula. Tuve un post operatorio bastante bueno y sin dolores de los tan temidos.
A las horas estaba ya caminado por la habitación del hospital.
Más tranquila luego de la intervención el médico me explicaba que no me había dejado volver a mi casa, ya que el cuadro era bastante grave y estuve al filo de sufrir una infección generalizada (una septicemia) que hubiera puesto en riesgo mi vida.
Tremenda sorpresa, sirve para reflexionar sobre lo atinado que es mi médico de cabecera, que nunca pierde la ocasión de decirme que para él uno de los peligros de sufrir dolores crónicos es que nos deja expuestos a que no percibamos las señales de alarma de nuestro organismo y no podamos distinguir un síntoma de una enfermedad común de la enfermedad de base.
A fuerza de estar acostumbrada a sentir dolores, ignoré los síntomas que mi organismo estaba enviando para dar el aviso de que esta vez algo no funcionaba bien.
Todavía no sé como explicar que me llevó a consultar al servicio de emergencias.Sea como sea, eso me salvó la vida. Espero que la próxima vez pueda distinguir entre un sintoma crónico y otro agudo.
Para mi me quedan dos reflexiones, una que debo tener un ángel de la guarda muy atento y la otra que más que nunca quiero disfrutar cada minuto de la vida, de todos los minutos que me quedan por vivir.
Y a mis compinches les digo que no se alarmen cuando tengan un dolor adicional, pero que mejor una consulta de más al médico y no una de menos.

http://www.saludbeta.com

Anuncios

2 comentarios el “FIBROMIALGIA: Dolores que son amores

  1. Me alegro que todo esté bien ahora. Tu testimonio es muy positivo para quienes tenemos esta enfermedad, Yo busco una puerta que me diga se feliz, pero cada vez son menos frecuentes, estar postrada sin pode moverte y la pena que me invade cada segundo no me permite visualizar, lo hermoso que es vivir….GRACIAS!!!

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s