Testimonio de una enferma de fibromialgia

default_21489151286A mí la fibromialgia me ha costado mi profesión, mi trabajo y hasta mi vida familiar.

La gente cree que de mí depende estar bien o mal, como si quienes padecemos esta enfermedad deseáramos levantarnos retorcidas y llorando o no poder salir de compras, ni de excursión ni de viaje porque el cuerpo no aguanta. Como si deseáramos que unos metros de paseo signifiquen no poder salir en dos o tres días para así recuperarnos.

Así día tras día, hasta que conseguimos dormirnos tras ver la incomprensión que hay hasta en nuestra propia casa. La gente cuenta contigo para comer una o dos veces, pero luego dejan de hacerlo, claro, tú no ayudas. El mismo acto de comer ya supone un suplicio, que te lleva a que no puedas ni siquiera oler la comida (y nuestra dieta se basa solamente en algo de leche, fruta, yogur y cosas que no haya que cocinar).

La de veces que he sido cocinera, limpiadora, madre, esposa… y ahora ya no soy nada, solo algo que hay por allí y a quien se oye llorar sin decirle nada porque al fin y al cabo siempre está igual. ¿Y cuál es el tratamiento? Pues que no te muevas demasiado y añadas algún relajante muscular a tu vida.

Así todos los días, mes a mes, hasta que al final decides irte. Hay quien lo hace de forma definitiva; otras no somos tan valientes y seguimos llorando a la espera de que alguien sea capaz de reconocer nuestra incapacidad para trabajar, llevar la casa, salir con los amigos y reírnos con nuestra familia.

Estaría bien contar con un poco de ayuda por parte de las instituciones públicas. Debería ponerse en marcha un plan multidisciplinar para atendernos y gozar de una pensión que permitiera determinados tratamientos paliativos que debería procurarnos la sanidad pública.

G. J. (Barcelona)
Publicado en El Periodico el sábado 10 de agosto de 2013

Anuncios

Un comentario el “Testimonio de una enferma de fibromialgia

  1. Me llamo carmen ami me ha pasado igual perdi mi empleo porla cantidad de sintomas agravantes y depresion por las bajas continuadas, mi familia ,mis amigos, esta enfermedad, va deteriorando fisica mentalmente a la persona,,a mi me gustaria tanto ser como yo era alegre dinamica super trabajadora resaltaba en todo,ahora estoi dentro de una carcel ,que me limita en todo,

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s