Fibromialgia: Datos, hipótesis y conclusiones.

287_detailsFibromialgia es una etiqueta controvertida… para los profesionales. Para quien la padece es un estado objetivo, incuestionable, de sufrimiento, invalidez y desesperanza.

Hay mucha investigación en marcha. Disponemos de técnicas sofisticadas para analizar elestado y función de los tejidos. Ello nos permite evaluarlos en comparación con los de controles sanos.

La investigación ha obtenido datos que muestran de modo incontrovertible que el organismo fibromiálgico no funciona como el de los controles sin fibromialgia. Para algunos ello permite sancionar que estamos ante una enfermedad, es decir, ante unos tejidos anormales. Quienes han investigado los nociceptores demuestran un estado de hiperexcitabilidad característico. Según ellos la fibromialgia es una enfermedad de los nociceptores. Quienes han investigado el metabolismo de la fibra muscular, la fibromialgia es un problema de unos músculos alimentados por un metabolismo deficiente. Quienes estudian la volumetría de la corteza cerebral estaríamos ante un proceso cerebral primario.

Una vez más estamos ante la parábola del elefante y los ciegos.

Recientemente ha saltado a la prensa, con el maldito sensacionalismo habitual, que se ha desvelado el verdadero origen de la fibromialgia y que ello acaba definitivamente con todas las especulaciones sobre una sugerida condición psicológica. Investigando la piel de pacientes con fibromialgia han obtenido el dato de una mayor activación de los shunts arteriovenosos cutáneos. Tambien investigando la piel, otros hallaron una menor densidad de terminaciones nerviosas libres.

Probablemente el dato sea cierto, como lo es el dato de una mayor escitabilidad nociceptiva, un menor volumen cortical, un aumento de la sustancia P, un descenso de la respuesta condicionada al dolor u otros datos objetivos del estado fibromiálgico.

Una vez disponemos del dato debemos construir una teoría sobre su significación y su responsabilidad en la génesis de todos los demás datos aportados, sin olvidar ninguno. No vale quedarse con el dato propio, novedoso y construir una teoría ad hoc que lo explique todo por arte de magia y a capricho.

La teoría ofrecida desde el dato de los shunts arteriovenosos no hay quien la entienda y no está fundamentada. No explica nada desde su farragosidad arbitraria.

Sucede lo mismo con las conclusiones:

– la fibromialgia no es psicológica.

¿Qué quiere decir psicológico? ¿Lo neuronal no es físico? ¿La cultura es algo psicológico? ¿Las expectativas y creencias son estados psicológicos o neuronales?

– esta investigación nos acerca al conocimiento de la enfermedad

En mi opinión este tipo de noticias consolidan la convicción de enfermedad y la dependencia de un tratamiento que no acaba de llegar. Las creencias y expectativas empeoran. El sufrimiento y la invalidez, también.

– la fibromialgia es una enfermedad real

En este blog defendemos la tesis de la no enfermedad: un organismo ra<onablemente sano gestionado por un cerebro equivocado. Si se acepta un subgrupo de enfermedades por error evaluativo neuronal, la fibromialgia es una enfermedad real, similar a las enfermedades autoinmunes generadas por error evaluativo del sistema inmune.

Los sistemas inmune y nervioso son sistemas expuestos al error. No necesitan estar enfermos para producir errores. El hígado, el riñón, los pulmones, no se equivocan. El cerebro y el sistema inmune sí. Hay una patología de la predicción, de la evaluación de amenaza. Esta patología no corresponde al individuo. No es “psicológica” sino NEURONAL.

Si el cerebro se equivoca, es necesario que detecte el error y lo corrija. Si la convicción de enfermedad es errónea, las propuestas de anormalidades en los tejidos consolidan el error y lo potencian, impidiendo la salida del bucle retroalimentado.

La fibromialgia es una enfermedad evaluativa. El organismo funciona como si hubiera enfermedad, sin haberla. Los nociceptores están activados, son hiperexcitables, como consecuencia no como causa. ¿Qué sucede con los famosos shunts arteriovenosos? Puede que sean otra consecuencia del estado de alerta nociceptiva.

En el fondo de esta historia subyace la idea de que el dolor proviene de donde se siente y no del cerebro. Sigue viva la convicción de que lo que duelen son los tejidos y de que el cerebro es un órgano psicológico al servicio del yo más o menos consciente.

El dolor es una percepción que expresa la evaluación de amenaza que en cada lugar,momento y circunstancia, realiza el cerebro. Hay veces que esa evaluación es errónea. Así de sencillo.

Anuncios

3 comentarios el “Fibromialgia: Datos, hipótesis y conclusiones.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s