POR LO QUE VALE SEGUIR VIVIENDO AUNQUE TENGA FIBROMIALGIA

diabuenoLlevo tiempo que no me siento a escribir sobre como continúo sobrellevando la Fibromialgia en mi día a día. Pues retomo el tema. Les cuento que sigo tomando mis medicamentos para combatir los síntomas que me provoca la Fibromialgia (dolor, entumecimiento, fibroniebla). Sigo tomando Moringa pues veo que me ayuda a tener más energías durante el día. Tomo 1000 mg una o dos veces al día. Las consigo en la farmacia a precio bien razonable. Ya van unos 2 años que la tomo a diario.

Lo que me trae de cabeza es el insomnio. Hace 3 años que he estado tomando pastillas para dormir y con ellas logro tener sueño profundo y de calidad pero llega el momento en que dejan de hacer su efecto. La psiquiatra y la neuróloga lo que hacen es que me cambian el medicamento. Eso ha funcionado. Pensé que el insomnio se debió al cambio hormonal que me provocó la menopausia, pero ya se ha estabilizado el sistema hormonal y sin embargo, el insomnio sigue. Así es que me haré el estudio del sueño para ver si hay algún otro motivo para explicarlo y poder atajarlo de una vez. Ya les contaré cómo se hace ese estudio y que me dicen los resultados.

Ya son 3 años que no trabajo. Mi vida la he dedicado desde entonces a orientar sobre el tema de la Fibromialgia a través de mi página de Facebook: https://www.facebook.com/fibromialgiablogpr En ella público lo que voy encontrando en internet y que puede ser útil. Averiguo sobre las investigaciones más recientes, busco temas que nos interesan y sugerencias para poder tener una mejor calidad de vida más allá de tener Fibromialgia. Muchas de las cosas que publico, las practico y comento cómo me va al hacer tal o cual sugerencia.

Me gusta además, el leer todos los comentarios que los seguidores hacen a lo que se publica. Contesto preguntas que suelen hacer sobre los artículos que incluyo. Me rio de sus comentarios jocosos cuando publico chistes que nos alegran el día, porque reír es terapéutico. En fin, que paso buen rato compartiendo con los que, como yo, siguen adelante con todo y Fibromialgia.

 En estos 3 años mi vida ha cambiado completamente. Ya no tengo el estrés que me provocaba mi trabajo. Me encantaba mi labor y ahora que ya no estoy en ello es que me percato de cuan agitada era mi vida entonces. No he echado de menos el trabajar. Cuando tomé la decisión de dejar mi empleo estaba segura de que era lo mejor para mi salud. Había tenido una crisis severa con la Fibromialgia que me había llevado a estar de cama 3 meses, ¡ufff! Me preguntaba qué haría entonces al no tener la rutina de vida que mi trabajo me había creado por tantos años.

Ahora un día común en mi vida es así:

-Me levanto (casi siempre entumecida) y hago estiramientos suaves en la cama o al salir de ella.

-Tomo mis medicamentos para proteger el estómago pues estoy operada del esófago y es requisito el que los tome de por vida. Estos medicamentos requieren que espere al menos 30 minutos antes de comerme algo. Aprovecho este tiempo para entrar a mis cuentas de internet: el correo electrónico, el Facebook, las noticias…

-Me preparo un buen desayuno. Busco que sea balanceado. Suelo comer un plato de frutas. Espero unos 15 minutos y prosigo con un café con leche, tostadas, huevo, jamón. Otras veces me preparo un cereal. Jugo verde (es un té chino frío que suelo comprar y prepararme).

-Continúo explorando en internet otro rato. Luego veo una serie española por internet. Mientras veo la serie, recojo la cama, la casa, reviso lo que tengo en agenda (hacer llamadas, coordinar citas, etc.)

-Todos mis compromisos fuera de casa, trato de programarlos luego del mediodía, momento en que mi cuerpo ya está caliente -menos entumecido y adolorido- y me siento capaz de salir a la calle en el auto. Me cuesta mucho el conducir. Noto como me estresa el tráfico, por ello intento transitar por las vías públicas a horas en que no hay tanto “jaleo”.

-A mi regreso, me preparo los alimentos que mi esposo y yo consumiremos en la tarde e intento preparar alimentos para mantener en reserva por dos o tres días más. He ido descubriendo que hay infinidad de alimentos que se pueden cocinar y conservar en la nevera o el congelador para completar su preparación en otro momento. Eso facilita mucho el que cuando no me siento bien o el que cuando salgo de casa, a mi regreso se me haga fácil y rápido el preparar las comidas y pueda comer de forma adecuada utilizando los alimentos precocinados que he almacenado.

-En la noche, suelo leer algún libro que tenga pendiente. En estos momentos me estoy leyendo “El juego de Ripper”, la novela más reciente de Isabel Allende. He aprendido además a grabar películas que me interesa ver. Las programo para grabarlas y luego en las noches, mi esposo y yo las vemos y las comentamos juntos.

Entonces llega la hora más temida: la hora de acostarme. Dependiendo de si logro dormir y cómo sea la calidad de mi sueño, se determina cómo será el día siguiente. Si logro tener buen dormir, el próximo día será como el que he narrado. Si tengo un mal dormir, mi día será para vegetar, pues el dolor, el cansancio y la falta para concentrarme, hace que no tenga ánimos ni fuerzas para salir de casa, para leer o para ver algún programa de TV. Esos días así, me los paso de la cama al sillón reclinable y viceversa.

En estos meses de clima muy fresco y agradable, noto que mi cuerpo responde mejor. En tiempos de calor, el dolor, el entumecimiento y el malestar general que siento comúnmente se exacerban. Tengo más días con crisis en el tiempo caluroso.

Como leen, a medida que ha pasado el tiempo, he ido creando nuevas rutinas que me mantienen distraída. Caminar un poco, leer, cocinar, hacer pequeños quehaceres del hogar que requieren poco esfuerzo: lavar ropa, lavar la terraza –echar agua con la manguera-, algo de jardinería simple muy ocasionalmente. Dos veces en semana intento hacer acuaeróbicos en la piscina, suelo escribir diariamente en Facebook, leer algo interesante, ver mis programas y series favoritas, hacer alguna llamada entredías para interesarme por familiares o amistades, ir a mis citas médicas. Ocasionalmente cuido a mis nietos, aquellos días en semana en que se encuentren enfermos o no tengan clases. Los fines de semana es cuando hago actividades familiares, visito a amistades, voy al cine con mi esposo o nos vamos a comer, hacer compras…

Mantengo rutinas flexibles que he de seguir a según como me sienta cada día. Llevo una vida pausada, que me permite disfrutarme el contemplar la naturaleza que me rodea, el verdor del monte que está justo detrás de mi casa, el cantar de los pájaros, las gallinas con los pollitos que se pasean por los jardines del complejo residencial donde vivo, la brisa suave, el calor del sol, la belleza de una luna llena, el arrullo del mar, la buena música que anima a mi espíritu, el que sigue luchando por sobrellevar a los malestares que mi cuerpo siente -haciéndome entender que soy más que un cuerpo-. Soy un espíritu libre que siempre busca y encuentra a su alrededor algo agradable que le alimente. Solo necesito estar en sintonía con lo que me rodea, más allá de lo que mi cuerpo amortiguado pueda sentir. Así y solo así es que puedo apreciar las cosas sencillas que hacen que valga la pena seguir adelante en esta vida, más allá de la Fibromialgia. De eso se trata.

http://fibromialgiablog.blogspot.com.es/

Anuncios

2 comentarios el “POR LO QUE VALE SEGUIR VIVIENDO AUNQUE TENGA FIBROMIALGIA

  1. tengo tres años con fibromilgia,diabetes ,tiroides y he luchado mucho contra esto pero he dejado de luchar para ganar la batalla tengo un año haciendo yoga me tome un teacher treining y hoy en dia estoy dando clase a mujeres que como yo tienen algun problema con su cuerpo alma y espiritu y sigo la lucha junto a ellas ,, si se puede chicas animooo!!!!!

    Me gusta

  2. Desde niña he sido de mal dormir, tensa, manos, pies, apretados/cerrados durante toda la noche, a la edad de 20-22- años también apretaba los dientes, las mandibulas hacian ruido “Bruxismo”, recien hace 2 años que me Solicitaron el estudio del sueño (Polisognografia) al dar positivo el Psiquiatra me dio la medicacion correspondiente,uso placa relajante para el bruxismo hace varios años, mejoro algo, pero no quiero que me sigan aumentando las dosis. Tengo 60 años, SF; SFC ” Extrema “; S. de Sjogren, SII; Depresión, Hipotiroidismo,Osteopenia. me han visto mas de 50 ” profesionales” de todas las especialidades, y lo que me funciona bastante es: Acupuntura, Homeopatia, Masajes, Yoga muy suave y Aqua gym ya no puedo, me deja de cama. Es la 1er. vez que escribo pues me canse mucho. Soy de ARGENTINA Pcia. de BS. AS. Beso y Abrazo a tod@s !

    Me gusta

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s