¿Son los agentes biológicos responsables de la Fibromialgia o del Síndrome de Fatiga Crónica?

bichosEntre los esfuerzos que la medicina  realiza sobre el origen de la fibromialgia o del síndrome de fatiga crónica (SFC) se ha planteado  numerosas veces que un agente biológico (virus o una bacteria) podía ser el causante de este grupo de patologías.La impotencia de la falta de resultados en este grupo de pacientes nos obliga en muchos casos a plantearse escenarios diversos y amplios buscando al “culpable”, o si por lo menos si no es causa principal si que su presencia genere alteraciones asociadas o añadidas que  pudieran evitarse al tratarle de forma específica.Es cada vez más aceptado  que estamos ante un  espectro de  enfermedades que en el futuro serán subclasificadas según presentación y evolución. Hoy ya se puede decir que hay varios tipos de fibromialgia/SFC y de ellos depende su evolución clínica y pronostico.

La controversia sobre el potencial papel del virus XRMV como posible agente causante de fibromialgia y/o SFC en 2009 nos trae al recuerdo del general cuidado que debemos tener en ofrecer “avances” sobre una población que sufre de una enfermedad como estas y de evitar hacer caer en falsas expectativas. Siempre hay que tener esperanzas, pero no es de recibo crear falsas perspectivas.La propia revista Science,  una revista de investigación de prestigio que publicó el inicial estudio tuvo que rectificar después cuando no se ratificaron los datos ofrecidos sobre relación entre fibromialgia/SFC con XRMV.

Todo ello demuestra la constante tensión de la investigación médica en este campo y la necesidad de no ofrecer información sin meditar a la población afectada que más de una vez ha puesto lógicas esperanzas.
Es cierto que hay numerosos agentes biológicos implicados en la fibromialgia/SFC como citomegalovirus(CMV) responsable de la mononucleosis infecciosa, o el ya muy conocido virus EBV(Epstein – Barr), Virus Herpes Simple tipo I, y el tipo HHV-6 que han sido descritos y hallados en pacientes con estas patologías. Hay una controversia clínica-otra más-, al medir en sangre los niveles de anticuerpos(defensas) del organismo respecto a cada uno de ellos, porque para la medicina más ortodoxa sólo se acepta su participación si hay anticuerpos de tipo IgM elevados y se desdeña a los niveles elevados de tipo IgG.
Un nivel de IgG elevados significaría “simplemente” un recuerdo del pasado sin repercusiones presentes. Pero hay otras visiones: cifras elevadas de IgG no puede desecharse de una manera simple, porque lo que significan es una constante tensión entre el virus-reactivado y generando problemas-,y el sistema inmune. Los virus no nos desaparecen del cuerpo una vez nos han infectado, no son bacterias. Son parásitos intracelulares que nos acompañan y que nuestro sistema inmune mantiene bajo control.

También encontramos habitualmente presente hongos de diverso tipo. Son el grupo de las candidiasis a los que se les puso más objetivo-no lo hace normalmente la medicina, que sigue teniendo todavía a pesar de los numerosas pruebas una visión muy antigua. Candidaalbicans y otras Candidas-muchas veces de varios tipos-, en SFC/fibromialgia que están presentes en el intestino de los pacientes y son responsables del famoso colon irritable (normalmente una disbiosis) y de la candidiasis vaginal recurrente. Identificarlas y luchar contra ellas mejora la calidad de vida de los pacientes.

Bacterias y parásitos han sido hallados y relacionados con la enfermedad o con alguno de sus síntomas: Borrelia, la enfermedad de Lyme es un cuadro transmitido por una garrapata procedentes de contacto con animales tanto domésticos como salvajes. Un cuadro más conocido en Centroeuropa o en diversas zonas de EEUU que en España. O las Chlamydias otros grupo de bacterias. Toxoplasma gondii, amebiasis o Giardiasis.

¿Son los responsables de la enfermedad? No parecen, pero sin duda si demuestran que estamos ante un escenario donde el sistema inmune está francamente alterado y que eso facilita la presencia de agentes biológicos. El sistema inmune del paciente está alterado: Citoquinas proinflamatorias elevadas como Il-10, TNFx, CD4+, CD25+ (subtipos de linfocitos) o grupos como los CD8+ y los NK bajos en actividad. Las relaciones entre las subpoblaciones CD4+/CD8+ se plantea como un ratio útil para verificar el estado del paciente con SFC/fibromialgia. Esta es una realidad.

No podemos en este artículo de divulgación profundizar en el complicado estado de las relaciones entre sistema inmune y SFC/fibromialgia. Para los afectados la información debe ser práctica: tratar de mantener su sistema inmune en el mejor estado posible ¿Cómo? Adecuada nutrición– dieta antiinflamatoria-, dormir lo mejor posible, ,mantener un sistema digestivo correcto libre de Candidas y otras bacterias que se encuentran en sobrecrecimiento con una nutrición adecuada, buenos probióticos, y un apoyo a los procesos de detoxificación del hígado. Y estimular nuestro cerebro y nuestra mente. Las técnicas mente-cuerpo cobran fuerza en la práctica de la medicina integrativa: meditación, yoga terapéutico, coherencia cardiaca, biodescodificación o cualquier otra técnica que se adapta a nuestra personalidad. Junto a ello hay un arsenal de terapias no agresivas como dosis adecuadas de hongos medicinales, antioxidantes a dosis propias de la nutriterapiaortomolecular, o los recursos que ofrece la microinmunoterapia. Pero esto debe ser prescrito y controlado por especialistas.

Dr.José F. Tinao Martin-Peña.
CMI-CLINICA MEDICINA INTEGRATIVA  
www. medicinaintegrativa. com

http://www.afibrom.org

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s