Lleva también tu cerebro al gimnasio

Cerebro. Vertical.

Cerebro. Vertical.

Hace un siglo, el visionario Ramón y Cajal, premio Nobel de Medicina, aseguró que toda persona “puede convertirse en escultor de su propio cerebro”. Y tenía razón. Sin embargo, hasta hace poco se defendía que alcanzados los 18 o 20 años el cerebro se tornaba inmutable o en declive; que nacíamos con un número determinado de neuronas que iban perdiéndose con el paso del tiempo y que nuestros genes eran los que podían determinar el futuro de nuestras habilidades cognitivas o, incluso, la inteligencia.

Los pasos de gigante dados por los neurocientíficos en las dos últimas décadas han servido para desenterrar la visión de Ramón y Cajal y situarla en el lugar que le han servido para desenterrar la visión de Ramón y Cajal y situarla en el lugar que le corresponde bajo lo que denominan neuroplasticidad: la capacidad que tiene el cerebro para formar nuevas conexiones nerviosas, a lo largo de toda la vida, en respuesta a la información nueva, a la estimulación sensorial, al desarrollo, a la disfunción o al daño. Se la conoce también como la “renovación del cableado cerebral”. Ahora se sabe y se defiende que el cerebro es extraordinariamente plástico, puede adaptar su actividad y cambiar su estructura de forma significativa a lo largo de la vida. Independientemente del declive natural que conlleva inexorablemente el envejecimiento, el aprendizaje se puede producir a cualquier edad y generar nuevas neuronas.

De hecho, hay indicios razonables que muestran que entrenar la mente y aprender cosas nuevas pueden proteger del declive cognitivo propio de la vejez, un problema que afecta, según la OMS, a 35,6 millones de personas y aumenta en 7,7 millones cada año.

Bajo este prisma han surgido iniciativas pioneras que han puesto de moda el concepto Brain Fitness. Se trata de gimnasios cerebrales digitales que buscan fortalecer las distintas áreas cognitivas del usuario. Nació como una corriente en EEUU y se ha convertido en la tendencia de los últimos veinte años. La población estadounidense entendió pronto la importancia de mantener el cerebro en forma para conseguir una mejor calidad de vida y sumó el Brain Fitness a su rutina diaria.

300.000 usuarios

Unobrain es uno de esos gimnasios, aunque no uno cualquiera. Nace en Madrid y se trata del primer Club Online de Brain Fitness hispanohablante del mundo realizado en colaboración con científicos de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid. Su director, Javier Sánchez lo aclara: “Este concepto se basa en establecer hábitos de vida cerebro-saludables mediante la gimnasia cerebral, el control del estrés, la neuronutrición y el ejercicio físico. Su propuesta se centra principalmente en el entrenamiento cerebral, con una serie de programas diseñados en forma de juegos on line por neuropsicólogos y cuya eficacia ha sido comprobada en distintos estudios. Ya son

300.000 los usuarios que han entrenado en Unobrain desde su nacimiento en 2012″.

Un ejemplo de su eficiencia son los resultados de un trabajo llevado a cabo con pacientes con fibromialgia que afecta a entre el 2% y el 4% de la población, fundamentalmente mujeres. Esta patología, según la Sociedad Española de Reumatología, es “una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son. Además del dolor, puede ocasionar rigidez generalizada, sobre todo al levantarse por las mañanas, y sensación de inflamación mal delimitada en manos y pies. También pueden aparecer hormigueos poco definidos que afectan de forma difusa sobre todo a las manos”. Las alteraciones en el funcionamiento cognitivo han sido ampliamente demostradas en pacientes con fibromialgia y bajo el término ‘discognición’ se engloban fallos en los procesos de atención compleja, memoria de trabajo, memoria episódica y memoria semántica.

En el estudio participaron 37 mujeres afectadas y aleatoriamente 19 de ellas realizaron el entrenamiento con Unobrain mientras el resto hizo de grupo control. Todas realizaron una evaluación clínica y una valoración neuropsicológica antes y después de la fase de entrenamiento.

“Los datos muestran que aquellos sujetos que habían realizado un entrenamiento con Unobrain mejoraron de forma significativa en tareas de atención selectiva, velocidad psicomotora, fluidez verbal fonética y semántica, etc. con respecto al grupo control. En otro estudio, cuyo foco fueron los estudiantes universitarios, se observaron mejoras en áreas básicas para el estudio como la atención, velocidad de procesamiento o velocidad lectora. Y en un tercer estudio, realizado con niños de edad escolar, arrojó mejoras en atención (algo muy relevante hoy en día) o en la fluidez verbal”, insiste el director del Club Online.

Reserva cognitiva

Son numerosas las investigaciones que apuntan además a la necesidad de construir lo que los neurocientíficos llaman “reserva cognitiva” de cara a la posible aparición de una enfermedad neurodegenerativa en el futuro. Por “reserva cognitiva” se entiende la capacidad cognitiva acumulada durante una vida, una capacidad que no impide la aparición de esas enfermedades, pero si puede mitigar sus síntomas. El entrenamiento cerebral es una de esas actividades que conducen a una mayor reserva cognitiva.

Una provisión que se realiza a lo largo de la vida y en la que influye la escolaridad, la dieta y el ejercicio, entre otros, factores. Juan Fortea, vocal del Grupo de Estudio de Conducta y Demencias de la Sociedad Española de Neurología, apunta, que por mucho “que entrenemos el cerebro ese hecho no va a cambiar la posibilidad de padecer Alzheimer, sin embargo en los pacientes con más reserva cognitiva la enfermedad avanza más rápido que en los carentes de ella… Parece una contradicción, pero no lo es. En estos pacientes los síntomas clínicos se inician más tarde porque se compensa con su reserva y, cuando esta acaba, la progresión es más rápida. A mayor reserva, más tiempo sin los estragos que causa la enfermedad”.

Precisamente esta semana la revista Perspectivas de la Política del Comportamiento y Ciencias del Cerebro, de la Federación de Asociaciones de Comportamiento y Ciencias Cerebrales (FABBS) un estudio que constata que no todos los videojuegos o juegos on line valen para aumentar la reserva cognitiva.

Así, los creados exclusivamente para entretener no tienen impacto potencial en el cerebro. En cambio, los elaborados con contenido específico y dinámicas individuales sí parecen tener efectos potenciales.

Unobrain gira en torno a cuatro ejes: un gimnasio cerebral con programas personalizados de entrenamiento compuesto por ejercicios que trabajan de manera lúdica la atención, la memoria, el lenguaje y la velocidad de procesamiento del usuario; un programa de control del estrés implementado a través de un dispositivo de neurofeedback (un casco de electroencefalografía que captura las frecuencias asociadas a la actividad cerebral y permite evaluar el nivel de estrés); un menú cerebro-saludable diseñado por nutricionistas y un programa de actividad física cardiocerebral que mejora las capacidades cognitivas.

“Computamos los avances en el desempeño de nuestros usuarios mediante un algoritmo propietario. Además contamos con un abundante feedback personal de los muchos usuarios que nos escriben hablando precisamente de sus progresos percibidos. Pero para ir más allá del desempeño de los ejercicios o de las impresiones subjetivas, hemos validado los efectos del entrenamiento mediante distintos estudios, con muy buenos resultados”, recalca su director.

La gimnasia cerebral en clase

Unobrain Kids ha llegado a las aulas. El Colegio La Salle Nuestra Señora de las Maravillas de Madrid fue el primero en poner este programa al que ahora se unen los siguientes centros escolares de España: Colegio Alkor, Colegio Villalkor, el Gredos San Diego en España y el Instituto Miguel Ángel de Occidente (México) y Nocedal (Chile) en Suramérica. Los alumnos del colegio de 6 a 14 años podrán beneficiarse de un programa diseñado específicamente para ellos. Aunque “los programas están diseñados para todas las edades. La única diferencia entre kids y el resto de programas de entretenimiento de Unobrain radica en la selección de los juegos y ejercicios ofrecidos. Así, en cada franja de edad se incluyen los juegos apropiados para el estadio de desarrollo del niño”. Se compone de un total de 50 juegos/ejercicios, en los que se ejercita la memoria, la atención, funciones ejecutivas y percepción y velocidad de procesamiento de la información. “Orientadores, profesores y directores de colegios ven en Unobrain una herramienta lúdica que ayuda a sus alumnos a ser estudiantes más competentes y con mayor rendimiento académico pues ejercitan, jugando, su memoria y su atención, capacidades cognitivas fundamentales para cualquier estudiante. Y lo mejor es que esas mejoras se pueden medir de forma objetiva”, concluye Javier Sánchez.

http://www.elmundo.es/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s