Plantas analgésicas para aliviar el dolor de forma natural. Tratamientos Naturales para el dolor

plantasLos analgésicos son medicamentos que calman o eliminan el dolor, y aunque generalmente se refiere a un conjunto de fármacos que cumplen con esta función, la realidad es que es normal que este término se utilice para cualquier sustancia o remedio que cumpla con esta virtud terapéutica.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con las plantas medicinales con beneficios analgésicos; esto es, hierbas y plantas que cuentan con una virtud analgésica, lo que se traduce en que son adecuadas para reducir, calmar o eliminar el dolor.

Desde un punto de vista alternativo natural, la fitoterapia nos brinda todo un conjunto de plantas y hierbas medicinales que la Naturaleza nos aporta desde que nuestros antepasados las utilizaban como remedios naturales y caseros.

¿Qué son las plantas medicinales analgésicas?

Como su propio nombre indica, las plantas analgésicas son plantas y hierbas que ayudan a calmar, aliviar o reducir el dolor.

Estas plantas medicinales pueden ser administradas por vía externa (a través de aceites, mediante la aplicación de masajes o ungüentos), o bien por vía interna (mediante infusiones o decocciones).

Principales plantas y hierbas analgésicas

  • Amapola
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Harpagofito
  • Hipérico
  • Lúpulo
  • Pasiflora
  • Valeriana

¿Dónde podemos conseguirlas?

En cualquier herbolario podemos conseguir una bolsa de la planta que escojamos, también en los mercadillos de toda la vida hay puestos que venden plantas, tés, infusiones y todo aquello que necesitemos para nuestra salud.

Tratamientos Naturales para el dolor.

Vivir con dolor es horrible, con los años el exceso de analgésicos termina por causarnos alergias y otros efectos secundarios. Muchos enfermos de dolor crónico no pueden tomar analgésicos convencionales y necesitan recurrir a tratamientos naturales como los siguientes ¡Toma nota!

Factores del dolor:
Un sistema nervioso alterado nos hará sentir dolor con más intensidad y la inflamación de los tejidos produce dolor, ya que se oprimen las terminaciones nerviosas locales.

Por eso, además de las plantas analgésicas, plantas relajantes del sistema nervioso o plantas antiinflamatorias ayudan también a reducir el dolor.

  • Plantas relajantes: lavanda, pasiflora, valeriana, tila, amapola, palmarosa, ylang ylang.
  • Plantas antiinflamatorias (mejoran la circulación sanguínea o linfática): cúrcuma, grosello negro, romero, menta, espino blanco, vid roja, ginkgo, diente de león, cola de caballo.

★ Harpagofito:

Desde hace pocos años se ha empezado a cultivar harpagofito de modo controlado, debido a su demanda en todo el mundo y a los estudios que se están realizando por sus propiedades beneficiosas para tratar la artritis, entre otras enfermedades que causan inflamación de las articulaciones.

El harpago, harpagofito, o garra del diablo (Harpagophytum procumbens) , es una planta que crece silvestre, a ras del suelo, en el sur de África y sus desiertos, sobre todo en Nambia o la isla de Madagascar.

Después de muchos estudios realizados en los últimos años se ha corroborado el poder antiinflamatorio fuerte de los compuestos químicos de la raíz de harpagifito, así como un leve poder depurativo, ya que ayuda a eliminar los resíduos acumulados en nuestro organismo, que son los responsables, entre otros, de los cálculos en los riñones o el hígado. Por lo tanto, por sus propiedades, los tratamientos con harpagofito dan excelentes resultados reduciendo la inflamación de las articulaciones en casos de reuma, artritis, artrosis… y en consecuencia, al reducir la inflamación reduce el dolor también.

Existen varios laboratorios que venden comprimidos de extracto de harpagofito, pero en varios estudios se ha comprobado que su función es mucho más eficaz en forma de tintura, aceite esencial, pomada, alcohol… ya que como estimula la secreción de jugos gástricos, estos pueden reducir su eficacia al ser tomados como comprimidos.

MSM (metilsulfonilmetano):

Este remedio tan eficaz para la naturopatía no es una planta medicinal, pero lo incluimos en esta sección dado el interés que despierta y por su gran eficacia. El MSM o metilsulfonilmetano es un compuesto orgánico del cliclo del azufre presente en el organismo de casi todos los animales de nuestro planeta, participa en la formación de proteínas, recupera la flexibilidad de los tejidos y aumenta la permeabilidad de la pared celular, lo que supone una mejor duplicación celular y un mayor aporte de fluidos y nutrientes para los tejidos.

Por todo esto, recupera la salud y movilidad de las articulaciones, reduce la inflamación y el dolor de los tejidos – por ejemplo psoriasis o artritis- , mejora la mucosa digestiva y respiratoria y es antioxidante. Ideal para tratar enfermedades degenerativas, autoinmunes, alergias (sinusitis, rinitis, dermatitis…), artritis o intoxicación por metales.

El MSM es muy abundante en vegetales, carne, leche y pescado, pero al igual que ocurre con otras sustancias vitales se destruye o altera con facilidad durante la producción y preparación de alimentos, por lo que es recomendable suplementar con MSM en caso de deficiencia.

Cúrcuma:

La cúrcuma, además de un buen tónico digestivo es un excelente antiinflamatorio, por lo que se utiliza para el tratamiento de la inflamación silenciosa, la artritis, el lupus, enfermedades cardiovasculares y todo tipo de trastornos autoinmues que cursan con inflamación que a su vez causan dolor. También da buenos resultados para el tratamiento de inflamaciones del sistema respiratorio como bronquitis o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Los estudios más recientes otorgan a la cúrcuma propiedades beneficiosas para el tratamiento de caries dental, salmonella, cáncer, psoriasis y enfermedades reumáticas, sobre todo por su gran poder antioxidante, antiinflamatorio y hepatoprotector.

Equinácea:

La equinácea (echinacea angustifolia) es una de las plantas más utilizadas en naturopatía y una de las 10 plantas imprescindibles en cualquier botiquín de un fitoterapeuta.

Contiene gran cantidad de glucósicos en su raíz (moléculas compuestas por glúcidos, azúcares), aceite esencial, terpenos (coloración y síntesis de vitaminas), ácidos grasos (oléico y linoléico entre otros), alcaloides (actúan sobre el sistema nervioso), taninos (astringentes y antiinflamatorios), calcio, magnesio, sodio y vitamina B (diversas funciones vitales) y vitamina C (antioxidante e inmunológico). En sus flores, que son parecidas a las margaritas pero de color magenta, es donde se encuentra una mayor concentración de aceite esencial.

Protege el organismo mejorando la función de los leucocitos (defensas) y además es un extraordinario bactericida. También cumple función analgésica y antiinflamatoria.

Se recomienda un tratamiento con equinácea por ejemplo para tratar enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, hongos vaginales o sífilis, ya que evita el crecimiento y proliferación de los virus. También ayuda a curar la infección de orina que causa cistitis. Su uso más extendido es para tratar las enfermedades respiratorias típicas como gripe, resfriado, catarro, sinusitis, laringitis… elimina los síntomas de estas enfermedades ya que desinflama los cornetes nasales y es expectorante y a la vez ayuda al organismo a luchar contra el virus que causa la enfermedad. También se ha comprobado que puede erradicar la aparición de herpes. Los herpes aparecen en organismos con un sistema inmunológico débil, por eso, aunque existan medicamentos que aparentemente curan los herpes, estos vuelven a aparecer después de un tiempo. Por eso, para erradicar de forma definitiva los herpes es importante reforzar el sistema inmunológico.

Sauce blanco:

Los remedios a base de hojas de sauce se han utilizado desde nuestros primeros antepasados por su gran poder para reducir el dolor, la fiebre y la inflamación.

Su poder analgésico reside en su contenido en salicina, que se transforma en ácido salicílico en el organismo inhibiendo las prostaglandilas y reduciendo así la percepción de dolor. De hecho, el principio básico funcional de la aspirina está basado en este ácido.

Cabe destacar que también tiene efecto anticoagulante, lo que mejora la circulación sanguínea y previene la formación de trombos. Por este mismo motivo no debe tomarse con anticoagulantes, ni en caso de menstruaciones abundantes ni durante el embarazo, ya que podría podría dar lugar a hemorragias.

http://fibromialgiayfatigacronica.over-blog.com/tag/fibromialgia/

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s