TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (VI)


Puntos a tratar con acupuntura y electroacupuntura.

Seleccionar puntos locales y del meridiano que recorra la zona, también puntos dolorosos. Para el Bi migratorio y Bi de calor se usa el método dispersante inserción superficial con agujas filiformes y también se golpea con agujas cutáneas; para el Bi doloroso se utiliza sobre todo la moxibustión la inserción debe ser profunda y con retención de agujas. Para los pacientes con dolor muy fuerte se usan agujas en forma de chinchetas o moxibustión indirecta con jengibre; para el Bi fijo, la acupuntura y la moxibustión se usan juntas o también agujas calientes, agujas cutáneas o ventosas.

No obstante una recomendación general que hacía el Dr. Nguyen Van Nghi, era punturar el 21 bp gran luo de bazo, ya que, reunía a todos los luo del cuerpo y entre sus síntomas de plenitud estaba el dolor generalizado.

El punto Ah-Shih: Ah-Shih es el nombre bajo el cual se denomina en extremo oriente a cualquier punto doloroso a la presión. Se trata del Trigger Point, de los ingleses o del “Ja Ja” de los alemanes. Los Ah-Shih no corresponden a puntos de los meridianos de acupuntura, (puntos curiosos los llaman en MTCH), sino que determinan una entidad distinta, asociada a numerosas causas, pero independientes de la influencia ejercida por las raíces nerviosas medulares cuando éstas se ven irritadas.

Estos puntos fueron descubiertos por Sun Zsu Miao, (581-682), medico chino de renombre en la dinastía Suei-Tang. Se trataba de puntos dolorosos a la presión del dedo, que Sung Zsu Miao tomó como puntos de acupuntura, cuya punción permitía obtener resultados sorprendentes.

Algunos autores modernos los sitúan entre los 8 puntos principales de la MTCH:

  •  36V para el abdomen.
  •  40V para la región lumbar.
  •  7P para la cabeza y la nuca.
  •  41G para la cara y la boca.
  •  6MC para los dolores del pecho, corazón y estómago, (sobre todo problemas internos).
  •  6TR para los dolores de la caja torácica, (sobre todo problemas externos).
  •  6BP para las alteraciones ginecológicas.
  •  Ah-Shih.

Existe un gran número de enfermos con síndromes dolorosos poco definidos y de localización variable, poseen las siguientes particularidades. A todos estos síntomas se les ha definido como reumatismo muscular, reumatismo no articular, reumatismo psicosomático, mialgia, esguince, estiramiento muscular, fascitis, miositis, miofascitis, miofibrosis, fibromiositis….Tantas denominaciones para un fenómeno que la medicina moderna no ha llegado a conocer con exactitud. Aquí los agrupamos bajo el término miofibrositis.

Ante esta patología deberemos buscar un punto alejado de la zona dolorosa, cuya presión resulte dolorosa y que denominamos Ah-Shih. Bastará tratar dicho punto por medio de una aguja para que se obtenga, sino la desaparición inmediata del síntoma, una considerable mejoría del dolor.

La detección del punto Ah-Shih no resulta siempre fácil. Acostumbra a encontrarse en un lugar donde el músculo parece ser normal, aunque sea el responsable del dolor a distancia.

  • El punto Ah-Shih se caracteriza por una serie de cambios histopatológicos e histoquímicas, tales como:
  •  InfIiltración leucocitaria local hiperplasia inflamatoria.
  •  Proliferación fibroblastica con exudación serofibrinosa.
  •  Infiltración lipidica, perdida de la estriación serofibrinosa.
  •  La secreción local de ciertas sustancias algesicas tales como la serotonina, la bradiquinina, etc. y el desencadenamiento de un proceso inflamatorio con formación de uno o varios pequeños nódulos fibrosos o fibromusculares.

Todo esto puede explicar ciertos signos físicos y clínicos observables a nivel de un punto Ah-Shih, que permanecen limitados a una pequeña zona superficial.

  •  Dolor local a la presión y umbral del dolor disminuido.
  •  Aumento de la conductividad eléctrica, y por tanto disminución de la resistencia eléctrica a nivel del punto.
  •  Disminución de la temperatura cutánea a nivel del punto.
  •  Inestabilidad vasomotriz de los tejidos subcutáneos: la simple presión del punto provoca un eritema local, una hiperemia o incluso un dermografismo.
  •  La estimulación fuerte del punto provoca generalmente un espasmo muscular acompañado de un dolor agudo tal, que el paciente da un salto y desea evitar el examen.

En una primera fase todos los síntomas no se ponen de manifiesto, son claros al cabo de una a cuatro semanas de evolución. Después de este periodo, el músculo afectado a nivel del punto Ah-Shih, se vuelve más rígido y duro, y se palpa como una cuerda bajo la piel: “es el signo de la cuerda”.

Finalmente, cuando se pincha el punto Ah-Shih por medio de una aguja de acunputura, el paciente saltará de nuevo en el momento de ser pinchado: se obtiene el “jump sign” característico. Hay que resaltar que debe pinchar profundamente, el músculo afectado se encuentra localizado generalmente en profundidad.

Yoga

Es un método cuyos efectos psicofísicos y energéticos nos proporciona la recuperación físicos y mental que tanto necesitamos; un entrenamiento gradual para la resistencia, el movimiento y la flexibilidad; una técnica que nos ayude a combatir el miedo, el dolor y nos enseñe a aceptar nuestra propia realidad. El Yoga puede facilitarnos ese camino si somos constantes. El Yoga es un pasaporte hacia el bienestar físico y la Paz Interior que lo proporciona, sin la cual la vida no puede tener un sentido de profundidad y elevación.

Los efectos relajantes de las posturas de yoga son muy beneficiosos en los pacientes fibromiálgicos. Se procurará buscar posturas sencillas y fáciles de realizar.

Cada ejercicio y postura de yoga deberá repetirse 8 veces como máximo con concentración de la respiración, (Prana), y no más de 8 segundos de retencion de la respiración. Es conveniente buscar un buen profesor que enseñe los ejercicios de yoga, especialmente los que presentan mayores dificultades. Los objetivos de la meditación y el yoga son armonizar la mente y el cuerpo. La sensación de relajación y tranquilidad tras la sesión favorecen la disminución del dolor crónico, atenúa los puntos dolorosos, estira los músculos, induce a una gran paz espiritual, reduce el insomnio y la depresión.

Cuando la persona aquejada de Síndrome Fibromiálgico decide comenzar un programa de ejercicios, es imprescindible que siga una serie de normas preestablecidas.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (V)


Musicoterapia
La música creada para curar enfermedades. Con la música logramos calmar la inquietud interior y los estados de ansiedad contribuyendo a una mejoría del paciente afecto de dolores crónicos y por tanto al enfermo fibromiálgico.

La música hermosa puede moldear los sentimientos y purificar el alma y darle a la gente un entretenimiento maravilloso. Pero sabía usted que la música fue creada para curar enfermedades? Este uso puede encontrarse en la creación del ideograma Han, porque en chino la palabra medicina proviene del ideograma que a su vez se usa para la palabra música.

Los chinos descubrieron más tarde que ciertas hierbas pueden curar enfermedades y por eso añadieron el ideograma para “hierba” al de “música”, formando así un nuevo ideograma, cuyo significado era “medicina”. Así que la función inicial de la música puede curar enfermedades.

La música puede curar enfermedades, clínicamente la música hermosa puede ser sencillamente un estimulador emocional ajustando el aliento y regulando los órganos abdominales.

La música tradicional china cumplía la función de purificar el alma, es por eso que los sonidos de la música tradicional son lentos y calmados y pueden tranquilizar al paciente; cuando alguien escucha esta clase de música consigue una quietud espiritual.

Existen documentos de generaciones anteriores que prueban que la audiencia se sentía mucho mejor de sus enfermedades después de cada espectáculo, y se lo atribuían a la música hermosa.

Tratamiento del Dolor Crónico desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China

(Con la colaboración de D. Cándido Díaz Hernández. Diplomado en Medicina Tradicional China por el Comité Internacional de la República Popular China. Postgrado Universidad de Kunming).

Los antiguos chinos percibían a los seres humanos como un microcosmos del universo que los rodeaba, infundido por las mismas fuerzas primitivas que motivan el macrocosmos. Se imaginaban a sí mismos como parte de un todo no dividido, llamado Tao, un continuo singular de relaciones dentro y fuera. Este pensamiento precede a la disección de la mente del cuerpo y del hombre de la naturaleza que la cultura occidental llevó a cabo en el siglo XVII. La filosofía occidental era más afín con la oriental hasta el siglo XVII, cuando nuestra civilización revolucionó el pensamiento.

Fue, cuando la filosofía científica empezó a considerar a las personas como independientes de los sistemas vivientes que los rodeaban y asumió que podíamos dominar y explotar la naturaleza sin ser afectados por ello, como declaró el antropólogo Gregory Bateson, “un organismo que destruye su ambiente se destruye a sí mismo”. El propósito de la medicina china es proteger la vida humana preservando las condiciones dentro de las cuales se desarrolla. Cada uno de nosotros somos representados por un ecosistema lo mismo que la vida dentro de él. Por lo tanto el equilibrio de las fuerzas dentro de nosotros, (los chinos lo llamaron Yin Yang, Frío-Calor, Sangre-Qi), determina nuestro clima interno y sus alteraciones provoca la enfermedad. Pero, ¿Qué puede aportarnos la medicina tradicional china, (MTCH), que no aporte la alopática?. Sin entrar en ningún debate, los profesionales tanto médicos como no médicos dedicados a este tipo de terapia saben que genera resultados muy alentadores en múltiples patologías, entre ellas el tratamiento del dolor tanto agudo como crónico, sin que por ello tenga que descartarse la medicina alopática, sino más bien complementarias la una de la otra y viceversa.

Fibromialgia y acupuntura: La fibromialgia desde el punto de vista de la MTCH, es un síndrome bi, (obstrucción), de los canales energéticos tendido-musculares que recorren el organismo. Para su tratamiento, debemos localizar los puntos dolorosos a la presión, (puntos Ah-shih o tigger points) y estimularlos con agujas de acupuntura realizando una técnica de dispersión. Como la propia palabra indica dispersar el acumulo de energía en ese canal o meridiano y así resolver el dolor. Esto resuelve el síntoma doloroso de la región tratada, pero no obstante, podemos llegar mas lejos diagnosticando por el pulso, la lengua y el interrogatorio cual de los meridianos o canales están entrando en conflicto con los demás y produciendo una serie de síntomas relacionados con los mismos, provocando así el primer bloqueo que generó el síntoma doloroso. Agregamos a nuestro tratamiento la electroacupuntura, que es el estímulo directo de electricidad de bajo voltaje sobre las agujas para que en la sesión de 20 minutos haya un estímulo constante y la analgesia dure lo más posible.

Todo esto debe ser acompañado de un ambiente adecuado, para que nuestro paciente encuentre su clímax de relajación a través de sus sentidos. Unas buenas esencias de aromaterapia como la de lavanda o patchouli relajarán el sistema nervioso de nuestro paciente, induciéndolo a un profundo bienestar que junto con un ambiente poco cargado y coloreado equilibradamente producirán efectos maravillosos y armónicos. Como último toque nunca olvidar la musicoterapia china, basada cada una en una nota musical predominante en relación a los 5 elementos de la bioenergética china, que nos induce a una respuesta orgánica predispuesta al alivio del dolor.

Una técnica que usa agujas de acupuntura consigue eliminar los dolorosos puntos gatillo


La Unidad de Fisioterapia de la Clínica La Luz ha incorporado a su oferta de técnicas de tratamiento la denominada punción seca. Se trata de una técnica que, utilizando una aguja de acupuntura, consigue la eliminación de los dolorosos puntos gatillo miofasciales (trigger points) en muy breve plazo de tiempo y sin apenas molestias para el paciente.

“Los puntos gatillo, que pueden resultar muy dolorosos, son zonas de pequeñas contracturas musculares causadas por placas motoras disfuncionales; estas contracturas dan lugar a su vez a la aparición de bandas musculares tensas identificables por palpación”, explica el jefe de la Unidad, J. Mariano Velázquez. La técnica de la punción seca consiste en introducir una aguja en la localización del punto gatillo y moverla en su interior de una determinada forma hasta lograr desactivarlo.

La fisioterapeuta Tamara Larroca, que utiliza esta técnica en La Luz, destaca por su parte que la punción seca “busca reproducir una respuesta denominada respuesta de espasmo local (REL), que es una contracción involuntaria del músculo”. “Los estudios realizados hasta ahora han demostrado que cuantas más REL aparezcan, mejores resultados se obtendrán”. Hay que tener en cuenta que una de las particularidades de los puntos gatillo es que “provocan dolor a distancia”. Así por ejemplo, en el caso de la fascitis plantar un punto gatillo activo de gemelos y soleo puede ser el responsable del dolor en la planta del pie.

Si la punción es la adecuada, lo que requiere un personal perfectamente adiestrado en el manejo de esta técnica, las fibras musculares afectadas por el punto gatillo se relajan y desaparece el dolor. La aplicación de la técnica no suele durar más de cinco minutos, si bien debe realizarse un tratamiento posterior que incluye un masaje y estiramientos suaves de la musculatura afectada por el punto gatillo. La punción seca puede complementarse con la aplicación de electroestimulación in situ a través de las propias agujas.

Los puntos gatillos son la causa principal del Síndrome de Dolor Miofascial, un trastorno que es una de las principales causas de dolor crónico y, por tanto, una patología causante de numerosas bajas laborales. Esta disfunción puede afectar prácticamente a cualquier músculo del cuerpo.

http://www.noticiasmedicas.es