¿La apiterapia es eficaz para la fibromialgia?


La fibromialgia es un síndrome en el cual una persona presenta dolor generalizado y sensibilidad en las articulaciones, músculos, tendones y otros tejidos blandos. También está relacionada con fatiga, problemas de sueño dolores de cabeza, depresión y ansiedad.

Para el manejo de la Fibromialgia existen diversos tratamientos, uno de los menos utilizados, pero existente, es la llamada apiterapia.artricenter

La apiterapia es un tratamiento que ocupa el veneno de abeja junto con otros productos de colmena para reforzar lograr una acción terapéutica y un efecto benéfico en todo el organismo.

Muchos pacientes con fibromialgia están recurriendo a la apiterapia para encontrar alivio a sus dolores corporales.

Se cree que las picaduras de abeja ayudan a aliviar los síntomas de diversas enfermedades entre ellas, la fibromialgia, artritis reumatoide y la esclerosis múltiple.

En 1988 investigadores de Grecia informaron que las picaduras de abejas hicieron que desacelerara el progreso de una enfermedad similar a la artritis en las ratas y estudios más recientes también aplicados en ratones, provenientes de Corea del Sur han revelado que la melitina, un compuesto del veneno de abeja, impide la inflamación.

Un testimonio en el año 2001 por parte de una paciente llamada Daphne Shell sugiere que el veneno de abeja podría beneficiar a personas con fibromialgia, al respecto señaló

“Empecé con dos aguijones en las zonas con más dolor. Experimente pocas molestias en el sitio de la picadura. Usaba dos picaduras de dos a tres veces por semana. Empecé a notar una mejoría en el dolor de mi espalada desde la primera semana, después de tres semanas ya casi no tenía el mismo grado de dolor provocado por la fibromialgia. Después solo me ponía seis picaduras por sesión una vez cada semana.”artricenter

Las personas que se someten a este tratamiento deben hacerse una prueba de alergia, para ver si una pequeña cantidad de veneno les hace daño o no. En las siguientes sesiones se aplican los aguijones en puntos específicos dependiendo de la enfermedad o dolencia que se tenga.

Con unas pinzas largas se toma a la abeja viva, se coloca a la abeja en la piel y se deja actuar naturalmente.

Aunque existen testimonios de los resultados positivos de la apiterapia, hasta el momento sólo se han hecho estudios científicos en animales. Las personas deben estar muy concientes de que no es una terapia segura, ya que demasiadas picaduras de abeja podrían causar otros daños, e incluso la muerte.

No existe evidencia científica para esta terapia, y la mayoría de los médicos no la recomendarían.

No olvides consultar a tu médico antes de tomar cualquier decisión relacionada con tu salud.

Fuentes: http://bit.ly/1r6oLtF , http://bit.ly/1rgPEsD , http://bit.ly/1ni3hm5 , http://bit.ly/1kP5Xrn , http://bit.ly/1qTvGEU

http://www.artricenterfibromialgia.wordpress.com

Anuncios

EMPLEO DE LA APITERAPIA EN UN ESQUEMA INTEGRADOR PARA EL TRATAMIENTO DE FIBROMIALGIA


abejasEn este artículo nos referiremos a nuestra experiencia en el tratamiento de Fibromialgia empleando la apiterapia en un esquema médico integrador.

 Dicha enfermedad se caracteriza por hiperalgesia (exacerbación de la sensibilidad al dolor) y alodinia generalizada (dolor provocado por un estímulo que, en condiciones normales no lo provoca). En países desarrollados se observa una prevalencia entre el 2 y el 4 % en la población general, siendo más del 90 % mujeres. La forma más común se describe en adultos jóvenes, entre los 30 y los 50 años, aunque el síndrome clínico puede verse también en pacientes mayores de 60 años (con manifestaciones más leves), con frecuencia asociado a artrosis. En la historia clínica surge que los pacientes habitualmente comienzan a padecer de dolores alrededor de los 20 años.

Habitualmente se asocian diversos síntomas de las esferas neuropsicológica como depresión, déficit de memoria, cefaleas intensas, intolerancia a la luz y al ruido, trastornos del sueño, síndrome de piernas inquietas y mareos. La astenia es uno de los síntomas más comunes .

 Desde el punto de vista psicológico, compartimos los puntos de vista de Martina Morell, psicóloga de la Asociación de Fibromialgia y Cansancio Crónico de Valladolid, quien señala que estas pacientes comúnmente presentan el perfil de la “personalidad Tipo A”. Habitualmente son muy exigentes en su trabajo, cuidado de su hogar y de la familia. Suelen ser personas muy perfeccionistas, sobrecargadas de trabajo, preocupadas por el orden y el cumplimiento del deber. Personas que viven a doble velocidad, que hacen tres cosas a la vez y nunca tienen tiempo de divertirse. Mujeres que trabajan fuera y dentro de casa, con familiares a su cargo, con responsabilidades que nunca terminan.

 El dolor que es el síntoma cardinal, se asocia con astenia en la mayoría, lo cual las atormenta y las limita en sus actividades. Algunos investigadores han planteado que lo anterior desemboca en depresión, aunque hay fuerte evidencia que estos síntomas se originan en la patogenia misma de esta enfermedad.

 Otros síntomas que suelen exhibir estos pacientes son síntomas en la esfera digestiva, siendo lo más común el colon espasmódico, pero también acusan constipación, dispepsia y meteorismo.

 La medicina convencional aún no dispone de un tratamiento altamente eficaz y menos aún “curativo”.

El diagnóstico es clínico, no existe ningún estudio paraclínico que lo confirme. El mayor criterio diagnóstico para la fibromialgia de acuerdo al American College of Rheumatology (ACR), desarrollado en 1990 y reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS), es el hallazgo de al menos 11 puntos, llamados “Tender Point”. Los mismos se localizan en 18 puntos clave del cuerpo, que se sitúan alrededor de la columna vertebral, cuello, columna dorsal, lumbar, codos, rodillas y caderas.

Si bien la fibromialgia es una enfermedad que se estudia en el capítulo de las enfermedades reumatológicas, tiene más que ver con el sistema neurológico y no con enfermedades inflamatorias. El dolor no es constante, no está localizado y no es previsible, ni responde a ninguna lesión, ni inflamación. La fibromialgia es una enfermedad compleja, si bien aún no existen estudios paraclínicos que la confirmen, los mismos se realizan para descartar diagnósticos diferenciales.

Es común que estos pacientes deambulen entre diversos especialistas de medicina convencional y de medicina complementaria, decepcionados y escépticos, antes de encontrar el diagnóstico. Muchas veces sufren yatrogenia, incluso algunos de ellos son intervenidos quirúrgicamente con diagnóstico erróneo de hernia de disco o apendicitis. Otros reciben innecesariamente infiltraciones, con diagnóstico de hernia discal y otros tendinitis. Como es notorio, estos pacientes no solo sufren la yatrogenia sino que acumulan frustraciones, lo cual acentúa aún más su afección, notoriamente influida por el estado emocional.

 El diagnóstico surge de escuchar atentamente al paciente, piedra angular de una buena medicina, que no debería haber perdido esta característica del humanismo.

 El tratamiento tiene tres vertientes, la primera, médico-farmacológica, la segunda, fisiológica y de terapia ocupacional y la tercera, que importa mucho, es la psicológica. La enfermedad, aunque no es degenerativa, no tiene hoy por hoy, una cura completa, pero sí es posible mejorar y mucho, la calidad de vida de estos pacientes.

El esquema terapéutico integrador aplicado en nuestra clínica consiste en medidas higiénico dietéticas y la apiterapia propiamente dicha en base a apitoxina y polen de abejas. En primer lugar se le informa al paciente sobre la naturaleza de la enfermedad. En nuestro modelo de medicina integral, también utilizamos fármacos de la medicina convencional si ello es necesario. Estos pacientes se benefician de la actividad física aeróbica, por lo que sugerimos a estos pacientes que practiquen deportes como la natación, o al menos 30 minutos de caminatas diarias. Recomendamos a las pacientes que entren en contacto con la naturaleza, caminar en lugares arbolados, playa, cultivar plantas. Hay evidencia de que estas actitudes activan circuitos neuroencefálicos que benefician a estos pacientes. Lejos de tener una mentalidad reduccionista, en nuestra concepción integradora, también recomendamos a estos pacientes practicar Yoga o Tai Chi.

 La apitoxina aplicada en este modelo médico integrador es un recurso destacado. Los principios activos de la apitoxina, le confieren propiedad analgésica a nivel periférico y también a nivel del sistema nervioso central fomentando la producción de endorfinas.

 El tratamiento se complementa con el consumo de polen. El polen de abejas aporta una gama de fitonutrientes útiles en la fibromialgia como lo son el Zinc, Magnesio y fibra. Pero además el polen aporta un aminoácido llamado L-triptofano, precursor de Serotonina y de Melatonina, neurotransmisores que se ha constatado se encuentran descendidos en esta enfermedad.

 La experiencia con estos pacientes, que comenzamos a tratar a partir de 1995, nos permite afirmar que este tratamiento es altamente eficaz por la alta adherencia al mismo, más del 85 %; rápida remisión de los síntomas (dolores, cefaleas y migrañas), habitualmente entre las 2 o 3 semanas de iniciado el mismo. Asimismo, los pacientes refieren que tienen más energía y se reduce la percepción del dolor, elevándose su umbral. Estos pacientes con apiterapia y apoyo psicológico, también mejoran desde el punto de vista del sueño y de la memoria.

 Cerramos esta nota, reiterando algo que ya hemos expresado en otras secciones, si bien los productos de la colmena poseen numerosas propiedades nutricionales y terapéuticas, no podemos obviar la enorme importancia que tiene la interacción entre el cuerpo y la mente. En el ejercicio de la medicina atribuimos mucha importancia a la comunicación con el paciente, siendo muy importante escucharlo y conocer sus emociones. La enfermedad puede ser la expresión o “el camino” de algo que subyace no resuelto. Consideramos al paciente, como un ser bio-psico-social, donde el síntoma surge en un contexto biocultural el cual también se debe atender (PNIE). Al tratar pacientes con fibromialgia, estas consideraciones adquieren aún mayor trascendencia.

 Dr. Walter Fierro Morales.Médico internista y apiterapéuta.Docente universitario y consultor internacional.Miembro de la Comisión de Apiterapia de la Organización Mundial de Apicultura (APIMONDIA).Diplomado en Psiconeuroinmunoendocrinología (PNIE).