Cuando el feto comienza a sentir dolor


Desde   hace tiempo los  científicos han debatido en qué momento el ser humano   es capaz de  distinguir distintas sensaciones, como el dolor.

Los bebés sienten dolor a las 35 semanas de gestación.

Se pensaba que el feto no es suficientemente maduro para poder identificar este tipo de estímulos.

Ahora,   sin embargo, científicos  británicos afirman que entre las 35 y 37   semanas de gestación, poco  antes de nacer, el cerebro del feto ya es   capaz de procesar el dolor.

Los investigadores de la Universidad de Londres siguieron un registro de la actividad cerebral de los infantes antes de nacer.

Tal como señalan en la revista Current Biology,    descubrieron que a las 35 semanas el cerebro del feto ya ha    desarrollado suficientes redes neurales para poder distinguir al dolor    como una sensación distinta al tacto.

El hallazgo, afirman los científicos, podría tener implicaciones para el cuidado clínico de los bebés.

Estímulos dolorosos

El   doctor Lorenzo Fabrizi y su equipo utilizaron  electroencefalogramas   (EEG) para medir la actividad eléctrica cerebral  de 46 bebés internados   en el Hospital de la Universidad de Londres.

21 de estos bebés   habían nacido de forma  prematura, por lo que los científicos pudieron   medir la actividad  cerebral en diferentes etapas del desarrollo del   cerebro humano, desde  las 28 semanas de gestación hasta bebés nacidos a   término, a las 37  semanas.

Las mediciones de la actividad   cerebral fueron  llevadas a cabo mientras se sometía a los infantes a la   prueba de  pinchazo en el talón, el procedimiento estándar que se   utiliza para  recoger muestras de sangre en los neonatos.

 “Encontramos    que los bebés pueden distinguir un estímulo doloroso y diferenciarlo    del tacto general, entre las 35 y 37 semanas de gestación, justo antes    de un nacimiento normal”

Dr. Lorenzo Fabrizi

Los   científicos encontraron que en los bebés  prematuros de entre 28 y 35   semanas el EEG registró una respuesta no  específica de “un estallido”   de actividad eléctrica general en el  cerebro.

Pero en los bebés   de 35 semanas o más la  respuesta cambiaba y se convertía en una   actividad localizada en áreas  específicas del cerebro.

Esto, dicen los científicos, indica que en esa etapa el infante “estaba percibiendo un estímulo doloroso”.

“En   este estudio nos planteamos una pregunta  fundamental sobre el   desarrollo humano: ¿cuándo comienzan los bebés a  distinguir las   sensaciones?” dice el doctor Fabrizi.

“En los cerebros demasiado   jóvenes todos los  estímulos son seguidos por “estallidos” de actividad,   pero en una etapa  crítica del desarrollo los bebés comienzan a   responder con actividad  cerebral específica a este tipo de estímulo”.

“Encontramos   que los bebés pueden distinguir un  estímulo doloroso y diferenciarlo   del tacto general, entre las 35 y 37  semanas de gestación, justo antes   de un nacimiento normal” expresa el  investigador.

El hallazgo,   afirman los expertos, podría tener  implicaciones importantes para el   cuidado y tratamiento de los recién  nacidos prematuros.

Según la   doctora Rebeccah Slater,  neurocientífica de la Universidad de Londres   “es importante entender  cómo se desarrolla el cerebro humano para que   podamos ofrecen el mejor  cuidado clínico para los infantes   hospitalizados”.

El asunto de cuándo un feto puede sentir dolor    también ha sido planteado en las discusiones sobre cuando debe    establecerse el límite para llevar a cabo un aborto en países que lo    permiten.

De manera que el nuevo hallazgo podría también tener implicaciones en este largo debate