GRADOS DE FATIGA EN EL SÍNDROME DE FATIGA CRÓNICA


fatiga_cr(1)El SFC es una enfermedad grave e invalidante que muestra una multiplicidad de síntomas que, según cada paciente, pueden manifestarse en más o menos cantidad, y mayor o menor intensidad (para más información ver los posts: “Porcentaje de población afectada por SFC y FM en España”, “Diferencias entre astenia, fatiga crónica y síndrome de Fatiga Crónica”, “Bibliografía sobre SFC, SQM y FM “, “El Síndrome de Fatiga Crónica y la Fibromialgia, en pocas palabras”, entre otros).

Sin embargo la fatiga crónica (fatiga persistente que no cede con el reposo) es el síntoma perenne y mas intenso a todos los enfermos. De ahí que a esta enfermedad se le denomine por su síntoma más característico (Síndrome de Fatiga Crónica), una acepción que no gusta al enfermo, y que es muy cuestionada en general, pues este nombre hace que, además de ser una enfermedad poco conocida, la gente piense que es “poco importante” y no lo que es: una patología seria y grave, de carácter multisistémico (ver más en el post: “El Síndrome de Fatiga Crónica y la Fibromialgia en pocas palabras”)

Tras años de experiencia con enfermos de SFC, el doctor Joaquim Fernández-Solà, coordinador de la Unidad de Fatiga Crónica del Hospital Clinic de Barcelona (sistema público), ofreció una valoración de la fatiga en cuatro niveles, según el grado de repercusión en la calidad de vida y actividades cotidianas del enfermo.

Esta tabla es actualmente el referente para medir el nivel de severidad de la fatiga en el SFC.

GRADO 1 DE FATIGA (LEVE): permite al enfermo llevar una vida prácticamente normal, que no lo limita para las actividades laborales ni las de ocio.
* la fatiga (o sea, “el malestar o fatiga post-esfuerzo superior a 24 horas”) aparece cuando se requiere hacer un ejercicio o actividad que se sale de lo normal.
* puede hacerse más evidente si hay procesos que coexistan con ella (por ej., una enfermedad infecciosa intercurrente), o alguna circunstancia que altere el ritmo normal vital (por ej., no dormir bien durante una temporada seguida).

En general, la afectación sobre las actividades de la vida cotidiana es inferior al 20%, y el entorno del enfermo no nota esta sintomatología fácilmente.

GRADO 2 DE FATIGA (MEDIO): supone ya una interferencia más importante y más constante en la situación vital del enfermo.

* le cuesta realizar su actividad laboral.
* a veces no puede acabar algunas tareas que había iniciado, o fracasa en algunos objetivos prefijados (por ej.: estudios o cursos de actualización).
* puede requerir bajas laborales episódicas.
* esta situación empeora aún más cuando coinciden enfermedades o situaciones concurrentes (infecciones, cambios de estado de ánimo, cambios estacionales).

En general limita las actividades de la vida cotidiana entre un 30-50%, y es detectado por el entorno del enfermo, que aprecia un cambio sustancial del paciente con respecto a la situación previa a la enfermedad

GRADO 3 DE FATIGA (SEVERO): supone una importante y marcada repercusión sobre las actividades de la vida cotidiana. Invalida al enfermo para cualquier actividad que suponga cierto esfuerzo continuado

* el enfermo no puede trabajar.
* sólo puede hacer mínimas actividades de leve intensidad y transitoriamente.
* afecta a todos los ámbitos vitales (trabajo, ocio, vida sexual).
* suele mantenerse de manera constante, con agudizaciones durante las enfermedades concurrentes

Afecta en más de un 50%.

GRADO 4 DE FATIGA (EXACERBACIONES): es una situación de agudización transitoria hasta el punto de que el paciente no puede moverse de la cama y precisa ayuda para las actividades básicas. No suele durar más de diez días.

Fuente: Dr Fernández Solá J. (coord)
Sobrevivir al cansancio , una aporximación a la situación de fatiga crónica.Barcelona
http://www.sfc-em-investigacion.com/ Fernández Solà: Grados del Sindrome de Fatiga Crónica • Síndrome Fatiga Crónica SFC-EM Investigación.
Publicado por Marife Antuña en Facebook . Enlace: https://www.facebook.com/notes/marife-antu%C3%B1a-suarez/grados-de-fatiga-en-el-sfc-doctor-joaquim-fern%C3%A1ndez-sol%C3%A1barnaclinic/240336059358771

El Síndrome de Fatiga Crónica: grados y síntomas


SFCEl Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que también se conoce como encefalomielitis miálgica es una enfermedad neurológica cuyo principal síntoma es causar una fatiga severa experimentada como agotamiento y poca resistencia), problemas neurológicos debilitantes y una variedad de síntomas muy parecidos a los de la gripe. En este post veremos los síntomas y grados del síndrome de fatiga crónica. 

Muchos observadores médicos han señalado que el SFC a menudo parece ser “provocado” por algún acontecimiento estresante, pero con toda probabilidad, la condición era previamente latente. Algunas personas parecen tener SFC después de una infección viral, o una lesión en la cabeza, o la cirugía, el uso excesivo de antibióticos, o algún otro evento traumático. Sin embargo, es poco probable que estos eventos por su cuenta podrían ser una causa primaria.

Síndrome de Fatiga Crónica: grados

Se consideran tres grados en el SFC, son los siguientes:

Leve: el enfermo es capaz de cuidar de sí mismo, pero puede necesitar días de baja laboral para descansar.

Moderada: es posible que el enfermo tenga movilidad reducida y sus síntomas pueden variar; es posible que también vea perturbados sus patrones de sueño y tenga necesidad de dormir durante la tarde.

Severa: el enfermo es capaz de llevar a cabo las tareas diarias mínimas, como lavarse los dientes, pero su movilidad de ha visto notablemente disminuida. También aparecen dificultades para concentrarse.

Por suerte la mayoría de los casos de síndrome de fatiga crónica son leves o moderados, pero hasta una de cada cuatro personas con SFC experimenta síntomas graves.

Síndrome de Fatiga Crónica: síntomas

El síntoma principal del SFC es el cansancio extremo. La enfermedad se diagnostica cuando este cansancio es:

  • Es nuevo.
  • No tiene motivos aparentes.
  • Dura al menos seis meses.
  • No se alivia con el reposo en cama.
  • Es tan intenso que impide participar en ciertas actividades.

Además del cansancio, el paciente con SFC debe cumplir con al menos cuatro de estos criterios menores:

  • Malestar post-esfuerzo (PEM)
  • Dolores musculares
  • Dolor en articulaciones, pero sin inflamación
  • Problemas de memoria o de concentración
  • Nodos linfáticos palpables en áreas del cuello o axilas
  • Dolores de garganta frecuentes
  • Dolores de cabeza
  • Sueño no reparador

La enfermedad es muy variable en su duración. Algunos pacientes se recuperan después de un año o dos. Más a menudo, aquellos que se recuperan son más propensos a hacerlo de 3 a 6 años después de su inicio. Otros pueden recuperarse después de una década o más. Sin embargo, para algunos, la enfermedad parece simplemente persistir durante toda la vida

Estos son los grados y síntomas  del Síndrome de Fatiga Crónica. Si la información te ha parecido interesante, compártela en las redes sociales.

OBTENIDO DE:http://www.elblogdelasalud.es/el-sindrome-de-fatiga-cronica-grados-sintomas/

TRATAMIENTO PARA CADA GRADO DE FIBROMIALGIA


* GRADO 1:

El enfermo fibromiálgico puede además padecer otro proceso doloroso, por ejemplo radiculopatías, en coexistencia con su enfermedad; lo primero que hay que hacer será diagnosticar y tratar los dolores orgánicos que pudiera presentar.

Fundamental importancia y comprobada eficacia es el tratamiento rehabilitador con ejercitación aeróbica que produce no sólo mejoría sintomática del dolor, sino también aumento del rendimiento y mejoría de los factores psicológicos. Este es el pilar del tratamiento. Los analgésicos que se emplean en este estadio serán miorrelajantes o ipnosedantes, éstos últimos a su vez favorecerán el sueño. Una correcta higiene para recuperar su ritmo normal. Se emplearán AINES en caso de dolores de causa inflamatoria. Se podrán realizar infiltraciones en aquellos puntos álgidos de mayor intensidad. La balneoterapia con agua templada 38̊. Los psicofármacos están indicados si coexiste depresión mayor u otra distimia que lo justifique. No se emplearán agentes opiáceos en este grado. Yoga y antidepresivos citados. Tratamientos complementarios y fitoterpia.

* GRADO 2:

La utilización de psicofármacos es práctica rutinaria: Los hipnóticos que mejoran la calidad del sueño. Los antidepresivos beneficiosos por su acción antidepresiva y por actuar favorablemente en el sueño y como antiálgico. Los
tratamientos de rehabilitación física son fundamentales y lo idóneo sería empezar ejercitaciones acuáticas. En este grado se puede utilizar lo opiáceos leves o más potentes en determinadas circunstancias. Yoga, Acupuntura. Tratamiento psiquiátrico. Tratamiento complementario y Fitoterapia.

* GRADO 3:

En este estadio, coexisten varios factores, en cuanto al dolor, generalmente insoportable, existen estudios con la utilización de Ketadina a niveles subanestésicos, aplicada durante la noche, produce una respuesta de disminución del dolor sostenida, en algunos pero no en todos los pacientes que padecen dolor crónico.

La degeneración articular debe se evaluada de acuerdo a la pérdida de movilidad, a veces es preferible una articulación inmóvil pero indolora a una pobremente móvil y dolorosa. Se evaluará en aquellos casos que lo requieran artrodesis o ferulización. En la terapia de rehabilitación física se deberían incluir ejercicios isométricos y fisiokinesioterapia respiratoria. La medicación psiquiátrica es la norma. Los citados trastornos orgánicos que aparezcan deberán ser tratados de forma específica incluidos los efectos colaterales de la medicación que estos pacientes presentan debido a los largos periodos de tiempo que se están medicando. Yoga, Acupuntura, Electroacupuntura, Tratamientos complementarios y Fitoterapia.

La Ciencia de la Fibromialgia: Grados de Severidad


 Ya que todos experimentamos la fibromialgia de formas distintas, mientras que algunas personas pueden tener muchos o casi todos los síntomas relacionados, otros pueden tener solo algunos síntomas y un grado de severidad menor. Para evitar confusiones, vale la pena conocer los diferentes criterios que enmarcan los diferentes grados de severidad, sin olvidar que en cualquiera de los casos, sigue siendo fibromialgia, y se deben tener los cuidados necesarios para evitar crisis o empeoramiento.

Repasando los mas de 70 síntomas de la fibromialgia mencionados en el artículo anterior, podríamos agruparlos de la siguiente forma, de acuerdo al impacto en nuestras vidas:

Síntomas generales de la fibromialgia

Dolor que varía de leve a severo, y puede moverse por todo el cuerpo
Rigidez matinal
Fatiga, agotamiento y sueño
Reacciones tardías al esfuerzo físico (dolor muscular muchas horas después)
Espasmos musculares
Calambres
Reacciones ante acontecimientos estresantes
Inflamación difusa
Parestesias en las extremidades con sensación de hormigueo o quemazón
Otros miembros de la familia con la fibromialgia (predisposición genética)
Síntomas relacionados con problemas de sueño

Patrón de sueño ligero con sueño no reparador
Sensación de caer cuando comienza el sueño
Dificultad para mantenerse dormido (sueño interrumpido)
Músculos nerviosos por la noche
Rechinar de dientes (Bruxismo)
Insomnio
Síndrome de piernas inquietas (como condición superpuesta)
Síntomas emocionales

Depresión (como condición superpuesta)
Tendencia a llorar fácilmente
Cambios de humor
Irritabilidad inexplicable
Sobrecarga sensorial (sentirse abrumado)
Ansiedad flotante (no asociada con una situación u objeto específico)
Ataques de pánico
Síntomas cognitivos o neurológicos

Dolores de cabeza y migrañas
Cambios en la visión, incluyendo visión que empeora rápidamente
Dificultad para manejar de noche
Pérdida de la capacidad de distinguir algunos matices de los colores
Sensibilidad a la luz
Mareos
Zumbido en los oídos (Tinitis)
Falta de equilibrio y coordinación
Sensibilidad a los olores
Sensibilidad al ruido
Sensibilidad a cambios de temperatura, presión y humedad
Desorientación direccional
Sensación de confusión
Dificultad para concentrarse
Deterioro de la memoria de corto plazo
Dificultad para encontrar palabras conocidas y otras alteraciones del lenguaje (disfasia)
Aletargamiento
Mirar al vacío antes hasta que el cerebro “se active”
Incapacidad para reconocer entornos familiares
Otros síntomas

Problemas menstruales
Menstruaciones muy dolorosas
Síndrome Pre-menstrual (como condición superpuesta)
Pérdida de la libido
Impotencia
Dolor pélvico
Distensión abdominal y náuseas
Calambres abdominales
Síndrome del intestino irritable (como condición superpuesta)
Hemorroides
Frecuencia urinaria
Dificultad para respirar
Alergias
Goteo nasal recurrente luego de episodios de alergia o resfriados
Sensibilidad al moho y la levadura
Dolor de oídos o picazón en las orejas
Secreciones espesas
Aumento o pérdida de peso inexplicable
Antojos de carbohidratos y chocolate
Crestas de las uñas pronunciadas
Uñas que se curvan por debajo
Crecimiento excesivo de tejido (tumores no cancerosos llamados lipomas, pelos encarnados, cutículas gruesas y que se separan con facilidad, adherencias)
Sudoración excesiva
Piel manchada
Moretones o rayones con facilidad
Hemorragias nasales
Pérdida del cabello (temporal)
Síndrome de ATM (Articulación temporomandibular)
Senos fibroquísticos, con bultos o sensibilidad (como condición superpuesta)
Palpitaciones o ritmo cardíaco irregular y rápido
Dolor en el pecho que parece un ataque al corazón, con frecuencia se trata de Costocondritis (como condición superpuesta)
Como ya había mencionado anteriormente, existen tres grados de severidad para la fibromialgia: leve, moderada y severa. Entonces, ¿cuáles son los criterios utilizados para clasificarlas? Según algunos estudios, se han utilizado los siguientes criterios para determinar los grados de severidad de la fibromialgia:

Impacto general de la Fibromialgia
Calidad del sueño
Nivel de Ansiedad y Depresión
Impacto de los síntomas cognitivos en la productividad
Impacto de otros síntomas en el desempeño general
Asociando estos criterios con los síntomas arriba agrupados, podemos establecer los grados de severidad, de acuerdo a la siguiente matriz:

LEVE

Síntomas generales de la fibromialgia del 1 al 4 – controlables con medicamento, que permiten realizar las tareas diarias con algo de esfuerzo.

Síntomas relacionados con problemas de sueño del 1 al 2 – se consigue algo de descanso, aunque quizás no el suficiente, pero con algo de esfuerzo se puede conseguir un buen funcionamiento durante el día.

Síntomas emocionales del 1 al 4 – Nivel de Ansiedad y Depresión Medio, controlables con medicamentos y métodos de relajación, sobre todo si se tienen niveles bajos o medio-bajos de estrés.

Síntomas cognitivos o neurológicos del 1 al 5 – con bajo impacto en la productividad.

Otros síntomas del 1 al 22 – con poco impacto en el desempeño general, y controlable mediante medicamentos.

MODERADA

Síntomas generales de la fibromialgia del 1 al 6 – pueden ser controlables con medicamento en la mayoría de los casos, pero aunque permiten realizar las tareas diarias con bastante esfuerzo, empieza haber un incremento en el número de crisis al año y la duración de las mismas, lo que ocasiona días de incapacidad laboral.

Síntomas relacionados con problemas de sueño del 1 al 4 – aunque con bastante esfuerzo se puede lograr un buen funcionamiento durante el día, se siente claramente la falta de descanso apropiado.

Síntomas emocionales del 1 al 5 – Nivel de Ansiedad y Depresión Medio-Alto, que puede ser controlable con medicamentos y métodos de relajación, pero empieza a tener impacto en las relaciones con los demás, sobre todo cuando se tienen niveles considerables de estrés.

Síntomas cognitivos o neurológicos del 1 al 11 – puede tener algo de impacto en la productividad, debido al esfuerzo requerido para tolerar y tratar de contrarrestar los síntomas.

Otros síntomas del 1 al 27 – puede tener algo de impacto en el desempeño general, debido al esfuerzo requerido para tolerar y manejar los síntomas y el estrés físico que producen.

SEVERA

Síntomas generales de la fibromialgia del 1 al 10 – impide realizar las tareas diarias con frecuencia, cada vez se tienen mayor cantidad de crisis, las cuales son mas largas, y se hace prácticamente imposible mantener el trabajo, debido a la dificultad para trabajar tantas horas seguidas y los días de incapacidad laboral.

Síntomas relacionados con problemas de sueño del 1 al 7 – afectan el desempeño durante el día, porque el cuerpo necesita reponer las horas de sueño perdidas la noche anterior.

Síntomas emocionales del 1 al 7 – Nivel de Ansiedad y Depresión Alto, que podría ser controlable con medicamentos y métodos de relajación, si se eliminaran los factores de estrés, lo cual en muchos casos es imposible, por lo que tienen un alto impacto en el funcionamiento diario y las relaciones con los demás.

Síntomas cognitivos o neurológicos del 1 al 19 – Corto Circuito Total; afecta absolutamente la productividad, aunque se hagan los esfuerzos para compensar los síntomas.

Otros síntomas del 1 al 31 – impacta el desempeño general, debido a la variedad y frecuencia de los síntomas que se experimentan, que se hacen cada vez más difíciles de tolerar, y que de por sí mismos generan estrés físico.

Entonces, ¿Cuál es la conclusión de todo esto?

Una persona con fibromialgia leve puede trabajar y tener una vida social relativamente activa. Responde bien a los medicamentos de control para la fibromialgia, por lo que sus síntomas podrían estar en un nivel máximo de 3 a 5 en una escala de 1 a 10. Puede experimentar crisis ocasionales, disparadas por sobre esfuerzo físico o exceso de estrés, pero en condiciones tranquilas, sus síntomas son manejables. Conserva sus facultades cognitivas intactas y su estado de ánimo es en general bueno, con algunos episodios de ansiedad y/o depresión. Requiere, quizás, mas períodos de descanso que el resto de las personas, y debe aprender a tomar las cosas con calma para no empeorar sus síntomas.

Una persona con fibromialgia moderada puede trabajar, en algunos casos media jornada y en otros, la jornada completa; puede atender algunas actividades sociales, aunque probablemente la fatiga se lo impida. No responde del todo bien a los medicamentos, por lo que sus síntomas podrían estar en un nivel máximo de 5 a 7 en una escala de 1 a 10. Empieza a tener algunos problemas cognitivos leves y puede tener un humor variable o temperamental. Tiene crisis frecuentes o mas días malos, disparados no solo por el sobre esfuerzo físico o exceso de estrés, sino por la fatiga y la falta de descanso adecuado, lo que genera un círculo vicioso en el que se producen síntomas nuevos, que a su vez imponen estrés físico y se exacerban los síntomas generales de la fibromialgia.

Una persona con fibromialgia severa no puede trabajar y tiene poca actividad social, aunque muchas veces esto es mas una decisión que una restricción. No responde a los medicamentos para fibromialgia o requiere dosis cada vez mas altas, lo que merma su calidad de vida. Sus síntomas podrían estar en un nivel máximo de 8 a 10 en una escala de 1 a 10, casi todo el tiempo, lo que le daría la sensación de tener crisis permanentes; los factores detonantes se vuelven difíciles de detectar, ya que en ocasiones ni siquiera son necesarios para ocasionar malestares; prácticamente no existe el descanso adecuado, y los síntomas se exacerban con mucha facilidad. Puede tener su capacidad cognitiva muy deteriorada y su estado de ánimo es depresivo y muy ansioso (en ocasiones llegan haber pensamientos de suicidio). En estos casos, la persona opta por solicitar una pensión por invalidez, ya que la enfermedad se vuelve totalmente incapacitante.

Esta información es mas que nada para complementar el artículo anterior y dar algo mas de claridad al fenómeno de la fibromialgia, que a veces no tenemos del todo claro. La fibromialgia es lo suficientemente severa para quien la padece, así tenga un grado de severidad leve, ya que el dolor y el malestar que cada persona sufre le afecta de igual manera, ya sea mucho o poco, ocasional o frecuente, por lo cual no debemos minimizar ninguno de los grados de severidad. Pero es importante tener conocimiento de que muchas veces los factores que nos rodean pueden incrementar o exacerbar los síntomas de la fibromialgia, haciéndola mas severa.

Mis recomendaciones en cualquier caso serían: conoce tu cuerpo, entiende el grado de severidad de tu fibromialgia, aprende a identificar tus factores desencadenantes, toma acciones a tiempo para contrarrestar síntomas, no dejes nada al azar, conversa con tu reumatólogo sobre las alternativas de tratamientos y en la medida de lo posible, trata de llevar una vida sana y con bajos niveles de estrés. En el momento en que sientas que empiezan a aparecer nuevos síntomas o que los ya existentes se vuelvan mas severos de lo usual, haz un alto y presta atención para determinar que puede estar desencadenando esta evolución negativa y haz los cambios necesarios en tu vida. Recuerda, tu salud y bienestar es lo primero y lo mas importante.”

http://fibromialgico.blogspot.com