Fibromialgia y la hormona tiroidea triyodotironina


tiroideEn un estudio realizado en 1997 John C. Lowe y otros investigadores indicaron que habia una relación ante una insuficiencia de la hormona triyodotironina (T3) de la glandula tiroides y la aparición de la fm. La T3 es la que envía oxígeno a cada músculo del cuerpo (en los pacientes con FM pareciera nos falta oxígeno en los músculos). Nuestra fatiga extrema tambien tendria que ver con el bajo nivel de T3. En el 2010 Lowe pide a Thyroid Science que lo republique ”ante el fracaso de los investigadores de FM de abrir los ojos a una verdad evidente: que la regulación inadecuada de la hormona tiroidea son los principales mecanismos subyacentes DE LA MAYORÍA de los pacientes denominados fibromialgia”. Si quiere una lectura completa :http://www.thyroidscience.com/cases/lowe.9.6.10/lowe.t3.fms.9.6.10.htm

Todos los síntomas y anomalías más objetivamente comprobados de la fibromialgia SON COMUNES entre los pacientes con hipotiroidismo o parcial la resistencia periférica de la hormona tiroidea. En los ensayos de tratamiento, la terapia con hormona tiroidea ha reducido o eliminado los síntomas de fibromialgia, y un estudio de seguimiento a largo plazo demostró mejora con la terapia con hormona tiroidea que duró 1 a 5 años. En un estudio previo de los autores, solicitaron las pacientes con fibromialgia tenían tasas metabólicas significativamente menor en reposo y temperatura basal del cuerpo que los controles sanos. En este estudio, los índices metabólicos en reposo y las temperaturas corporales de los pacientes con fibromialgia han sido previamente evaluados en una clínica de especialidad metabólica fueron comparados con controles sanos a quienes se emparejaron.

Métodos . Quince mujeres pacientes con fibromialgia y 15 mujeres sanas sirvieron como sujetos de estudio. Los pacientes eran casos clínicos seleccionados para que coincida con los controles por sexo, edad, peso y nivel de actividad. La tasa metabólica en reposo (RMR) se midió por calorimetría indirecta (MedGem ®), la temperatura corporal basal con termómetros digitales, y la composición corporal por impedancia bioeléctrica. La media ( promedio ) medida tasa metabólica en reposo (mrmr) se comparó con la media de los porcentajes previstos RMR (PRMR) mediante dos métodos: libre de grasa peso y el sexo, la edad, la altura y el peso. Las mediciones se tomaron durante la fase folicular del ciclo menstrual de los sujetos. Temperatura media de los pacientes cuerpo basal fue significativamente menor que la de los controles. Pacientes nivel sérico de T3 libre fue significativamente menor que la de los controles .

CONCLUSIONES . El grupo de pacientes presentan una disminución media e inferior mrmr mrmr como porcentajes de RMRE. Los pacientes también tenían una temperatura media significativamente menor basal del cuerpo. Ninguna restricción calórica ni bajo peso libre de grasa representó RMRS pacientes más bajos. Al igual que en el anterior estudio, los pacientes con fibromialgia normal de peso libre de grasa argumenta en contra de la baja actividad física con la falta de ejercicio físico que el mecanismo de sus RMRS bajos. Niveles de T4 libre, T3 libre y TSH no se correlacionaron con medidas de fibromialgia o RMRS en dos grupos de pacientes o de control. La falta de correlación no descarta la regulación inadecuada de la hormona tiroides como el mecanismo de los RMRS bajos porque los estudios no han demostrado que estos valores de laboratorio prever de manera fiable los valores de RMR.

http://www.thyroidscience.com/studies/lowe.2006/lowe.2nd.rmr.fms.htm. Artículo completo en formato PDF: http://www.thyroidscience.com/studies/lowe.2006/lowe.2nd.rmr.fm.study.pdf

http://afibro.org

La hormona de crecimiento, segura y eficaz en un subgrupo de fibromialgia


El tratamiento con hormona de crecimiento reduce el dolor y mejora la calidad de vida en fibromialgia grave. Ésta es la conclusión de un estudio, publicado en Pain, y en el que han participado Ferrán J. García, director científico del Servicio de Reumatología del Hospital CIMA de Sanitas, en Barcelona, y Violant Poca, jefa del citado servicio.

La fibromialgia está considerada como una entidad clínica heterogénea, donde la definición de subgrupos debe avanzar para permitir mejorar el tratamiento de la patología, que es decepcionante. “No existe un acuerdo al respecto de los subgrupos de fibromialgia. La expresión de la opinión generalizada es que nos enfrentamos a una patología altamente prevalente y de gran impacto socio-económico en la que la impresión sintomática inicial es igual para todos los pacientes, esencialmente dolor y fatiga, pero según investigamos cada caso con cierto detenimiento, la posibilidad de que estemos ante una patología muy heterogénea llega a ser muy consistente”.
Así lo ha explicado Ferrán J. García, director científico del Servicio de Reumatología del Hospital CIMA, de Sanitas, en Barcelona, que junto a Violant Poca, jefa del citado servicio, ha participado en un estudio publicado en Pain, que concluye que el tratamiento con hormona de crecimiento reduce el dolor y mejora la calidad de vida en fibromialgia grave. El trabajo culmina una línea de publicación iniciada ya en 2007 por Guillem Cuatrecasas, del Servicio de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Teknon-Clínica Sagrada Familia de Barcelona.
“En este sentido, son muchas las publicaciones que apuntan hacia subgrupos en los que tienen mucha relevancia las intolerancias alimentarias, la patología psicosomática, el trastorno por estrés postraumático y, entre ellas, remarcaría la evidencia de que una baja somatomedina (IGF-1) permite definir un subgrupo amplio que mejora claramente con una suplementación de hormona de crecimiento. Probablemente, de la concreción de estos subgrupos se desprendan grandes avances en la investigación y un tratamiento mucho más selectivo y efectivo”.
En 1992, las primeras investigaciones de Robert Bennett, de la Universidad de Ciencias de la Salud de Oregón, en Portland, ya apuntaban una relación entre los niveles de somatomedina C (IGF-1) y el dolor en fibromialgia. Varios autores validaron estos hallazgos.
El equipo de investigación descubrió que un 34,2 por ciento de pacientes con fibromilagia presentaban un nivel bajo de IGF-1 (inferior a 150 microgramos por litro), pero manteniendo íntegra la respuesta del eje HH, lo que establece el diagnóstico diferencial con el déficit de hormona de crecimiento. Este trabajo motivó el que ahora se publica, intentando establecer la eficacia y seguridad de un tratamiento con bajas dosis de GH en pacientes con reducida secreción de IGF-1.
Un total de 120 pacientes fueron incluidos en el nuevo estudio multicéntrico y controlado con placebo a lo largo de 18 meses. Los pacientes fueron asignados aleatoriamente a recibir 0,006 miligramos por cada kilogramo al día de GH por vía subcutánea (grupo A, 60 personas) o placebo (grupo B, 60 sujetos) de seis meses (fase ciega). El brazo de placebo se alternó con el tratamiento con GH a partir del sexto mes y hasta los doce meses (fase abierta), y se estableció un periodo de seguimiento después de la interrupción de GH hasta el mes 18.
Al final del estudio, el 53 por ciento de los pacientes del grupo A redujeron a menos de 11 los puntos sensibles positivos, frente al 33 por ciento de los pacientes del grupo B. El 39,1 por ciento frente al 22,4 alcanzaron más del 50 por ciento de mejora en la Escala Visual Analógica. Los pacientes tratados mejoraron significativamente las puntuaciones del Cuestionario de Impacto de Fibromialgia. A pesar de la interrupción de GH, el deterioro en la percepción del dolor fue menos pronunciada en el grupo tratado con la hormona.
Pero, ¿cómo actúa la terapia basada en la hormona de crecimiento en este subtipo de enfermos? Poca ha señalado que “el mecanismo de acción es desconocido, pero necesariamente debe guardar paralelismos con las alteraciones hormonales que se producen ante situaciones de estrés prolongado, con formas de presentación clínica que recuerdan los hipocortisolismos. La relación de las hormonas con los procesos de dolor es evidente incluso en la distribución anatómica en el sistema nervioso central. Tratar las alteraciones del eje somatotropo (somatostatina/GH/IGF-1) en subgrupos muy seleccionados de pacientes con fibromialgia es racional clínicamente y, como se ha demostrado, efectivo y seguro”.
Reconocimiento del dolor

La fibromialgia, por el momento, no se considera una indicación para el tratamiento con GH, razón por la que no es posible tratar de forma asistencial a los enfermos, aunque Poca ha confesado que espera que “esta situación cambie pronto ante la evidencia acumulada esencialmente por nuestro trabajo. En mi opinión, un mayor reconocimiento del dolor que sufren las personas con fibromialgia debería acelerar los procesos de detección sistemática del subgrupo candidato al tratamiento y su terapia”.

Estudio fibromialgia y Hormonas


PROYECTO HORMONAS Y DOLOR GRUPO DE NEURODINÁMICA Y PSICOLOGÍA CLÍNICA

Desde la Universidad de Baleares el Licenciado Joan Femenia nos facilita la siguiente información, las interesadas pueden ponerse en contacto con jnfemenia@gmail.com;

Estamos estudiando dos grupos de pacientes distintos (con diagnóstico de fibromialgia de más de 6 meses):
–  Pacientes con ciclo menstrual regular (de 25 a 31 días) [Este es el   grupo que más nos interesa porque es del que más nos cuesta encontrar   participantes]
– Pacientes postmenopáusicas (más de 1 año desde el último ciclo;    que no les hayan practicado ovariectomía bilateral, es decir que no les   hayan extirpado los dos ovarios)
También   estudiamos controles sanas con las mismas características (por si tienen   familiares o amigas que quieran participar con ellas).
Estamos estudiando dos grupos de pacientes distintos (con diagnóstico de fibromialgia de más de 6 meses):
–  Pacientes con ciclo menstrual regular (de 25 a 31 días) [Este es el   grupo que más nos interesa porque es del que más nos cuesta encontrar   participantes]
– Pacientes postmenopáusicas (más de 1 año desde el último ciclo;   que no les hayan practicado ovariectomía bilateral, es decir que no les   hayan extirpado los dos ovarios)

También   estudiamos controles sanas con las mismas características (por si tienen   familiares o amigas que quieran participar con ellas).

RESUMEN DE LA INVESTIGACIÓN    

RESPONSABLE: Joan Femenia – jnfemenia@gmail.com
En este estudio se estudiarán los niveles   de las diferentes hormonas sexuales (FSH, LH, estradiol, progesterona,    testosterona, DHEA, SHBG) y del estrés (ACTH, cortisol) en   mujeres con fibromialgia en comparación con voluntarias sanas durante   las diferentes fases del ciclo menstrual. Simultáneamente, se recogerán   datos del nivel de actividad de las participantes y el nivel de dolor autopercibido.

¿QUIÉN PUEDE PARTICIPAR?

Descripción de la población a estudiar:

  • 15 mujeres sanas, con ciclo menstrual regular (26 a 30 días).
  • 15 mujeres sanas, postmenopáusicas (más de 1 año sin ciclo menstrual).
  • 15 mujeres con fibromialgia, con ciclo menstrual regular (26 a 30 días).
  • 15 mujeres con fibromialgia, postmenopáusicas (más de 1 año sin ciclo).
          Criterios de inclusión en el estudio:
  • Mayores de 18 años.

  • Se consideraran pacientes con fibromialgia si el historial de síntomas de dolor es superior a un año.

    Criterios de exclusión:

  •  Historia   presente o en el pasado de trastornos psiquiátricos (psicosis   esquizofrénica o paranoica, trastorno bipolar, depresión mayor con   ideación suicida, dependencia del alcohol y abuso de substancias, según   DSM-IV).
  •  Trastornos cardiovasculares graves (isquemias, cardiopatías, etc).
  • Consumo de β-bloqueantes, estrógenos, glucocorticoides, así como de anticonceptivos orales.

¿QUÉ DEBEN HACER LAS PARTICIPANTES A ESTE ESTUDIO? 

  •  Cuatro extracciones de sangre (los días 1, 7, 14 y 21 del ciclo), antes de las 10 h de la mañana en la Universidad (UIB).
  •   Llevar   un acelerómetro (parecido a un reloj pequeño) durante los 28 días del   ciclo, las 24 h (ÚNICAMENTE se puede quitar para ducharse).
  • Responder   tres veces al día (mañana, tarde y noche) a una alarma del   acelerómetro, que a continuación pide una valoración de 0 a 10 de la   intensidad de dolor que sufre la paciente en ese momento, y una segunda   valoración de 0 a 10 del estado de ánimo.
          Lic. Joan Femenia
          NeuroDinàmica i Psicologia Clínica
          Research Institute on Health Sciences – IUNICS
          Universitat Illes Balears – UIB
          Cra. Valldemossa, km 7.5
         07122 Palma de Mallorca, SPAIN