Dolor Crónico: Neuroestimulación (y II)


¿Cuáles son los componentes de un sistema de neuroestimulación?

Normalmente, un sistema de neuroestimulación consiste de tres componentes que están diseñados para funcionar en conjunto, con el objetivo de ayudar a manejar el dolor: un generador (también llamado estimulador), electrodos y un programador.

Generador

Dispositivo pequeño, parecido a un marcapasos cardíaco, que envía pulsos a los electrodos. Los generadores contienen una batería recargable o no recargable. Por lo general, se coloca en el área del abdomen o en la zona de los glúteos.

Electrodos

Cables delgados que transmiten pulsos desde el generador a los nervios a lo largo de la médula espinal. Los electrodos se colocan en un área de la columna vertebral que se denomina el espacio epidural. Los electrodos pueden ser de dos tipos: percutáneos o de paleta.

Programador

Aparato manual externo, de aspecto similar a un control remoto, que le permite ajustar la sensación de la estimulación.

¿Cuáles son los tipos de sistemas de neuroestimulación?

Los sistemas de neuroestimulación de St. Jude Medical están disponibles con baterías recargables y no recargables. El tipo de sistema que el paciente recibirá depende de su estilo de vida, patrón de dolor, requisitos de energía y disciplina para mantener una rutina de carga.

Sistemas recargables

Los neuroestimuladores recargables (como los neuroestimuladores Eon™ y Eon Mini™) contienen una batería que se debe cargar regularmente, a fin de mantener la efectividad de la terapia. Debido a la posibilidad de recargar la batería, su duración puede ser mayor que la de un sistema no recargable.

Sistemas no recargables

Los neuroestimuladores no recargables (como los neuroestimuladores Genesis™ y EonC™) contienen una batería que no se puede recargar. La duración de un sistema no recargable depende de su configuración y frecuencia de uso. Los sistemas no recargables requieren muy poco mantenimiento.

¿Quién es y no es un candidato para la neuroestimulación?

Solamente un médico o un especialista en el manejo del dolor pueden determinar si usted es candidato para la neuroestimulación. Por lo general, un buen candidato para la neuroestimulación es alguien que ha experimentado una o más de las siguientes situaciones:

  • Dolor crónico en la espalda, el cuello, los brazos o las piernas, con una duración de al menos seis meses
  • Dolor neuropático (dolor que se caracteriza por su sensación de ardor, hormigueo o entumecimiento)
  • Alivio insuficiente o nulo tras una cirugía u otros tratamientos, como los analgésicos, los bloqueos nerviosos o la terapia física

Aunque la neuroestimulación puede ayudar a mucha gente a manejar su dolor crónico, no es adecuada para todos. No se recomienda la neuroestimulación a personas que

  • Tienen marcapasos cardíaco a demanda
  • No pueden operar el sistema
  • Tienen un desfibrilador cardioversor implantado (ICD)

Consulte a su médico para obtener información detallada sobre las advertencias y precauciones de la neuroestimulación. También puede visitar nuestra página Información de seguridad importante.

¿Cómo se determina si la neuroestimulación es adecuada para usted?

Aunque miles de personas usan la neuroestimulación como ayuda para manejar su dolor crónico, no está indicada para todos. Si le interesa la neuroestimulación, pregúntele a su médico si es usted un candidato idóneo para esta terapia y cuáles son los riesgos y beneficios. Para prepararse para la consulta con su médico, complete la Evaluación del dolor crónico. Esta breve encuesta le ayudará a brindarle información al médico para evaluar si debe usted someterse a esta terapia. Además, contiene una lista de preguntas que le permitirán iniciar una conversación sobre la neuroestimulación.

Si cree que puede ser un candidato para neuroestimulación, revise la página Obtención de un sistema. Ahí, encontrará información sobre el proceso para probar la neuroestimulación.

Preguntas frecuentes sobre la neuroestimulación

En esta página, se responden algunas de las preguntas más comunes acerca de la neuroestimulación.

¿Qué es la neuroestimulación y cómo funciona?
La neuroestimulación es una opción para el manejo del dolor crónico. Funciona mediante el bloqueo de las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro. Para esto, se implanta un pequeño sistema en el cuerpo. Cuando se enciende, este sistema transmite pulsos leves a los nervios a lo largo de la médula espinal y reemplaza el dolor por una sensación diferente.

¿Cómo se siente la neuroestimulación?
Aunque la neuroestimulación puede sentirse de manera distinta según cada persona, algunos describen la sensación como un placentero masaje. Algunos pacientes incluso informaron de que simplemente sienten la ausencia del dolor.

¿Quién puede ser candidato para la neuroestimulación?
Solamente un médico o un especialista en el manejo del dolor pueden determinar si usted es candidato para la neuroestimulación. Por lo general, los candidatos idóneos presentan dolor crónico en la espalda, el cuello, los brazos o las piernas, con una duración de al menos seis meses. Su dolor es neuropático (dolor que se caracteriza por su sensación de ardor, hormigueo o entumecimiento) y no se ha conseguido el alivio suficiente por medio de la cirugía, los analgésicos, los bloqueos nerviosos, la terapia TENS o la terapia física.

¿Es la neuroestimulación similar a la estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (TENS, en inglés)?
Aunque tanto los sistemas de neuroestimulación como la TENS envían pulsos eléctricos, son muy distintos en cuanto a su funcionamiento y al tipo de dolor que tienen por objetivo tratar. Una unidad TENS es un dispositivo externo que envía pulsos a través de almohadillas que se colocan directamente en la piel que está sobre la zona del dolor. Por lo general, la terapia TENS no es eficaz contra el dolor crónico grave. Más importante aún es que el fracaso de la terapia TENS no es un indicador de cómo será su respuesta ante la neuroestimulación.

¿Cubren los seguros de salud la neuroestimulación?
La neuroestimulación tiene cobertura de muchos de los principales planes de seguros médicos, Medicare y programas de seguro por accidentes de trabajo.

¿Me permitirá la neuroestimulación disminuir el uso de analgésicos?
Cada paciente responde de manera distinta. Muchos pacientes pueden disminuir la cantidad de analgésicos que consumen. Otros pacientes pueden cambiar el tipo de medicamentos que están tomando.

¿Curará mi dolor la neuroestimulación?
La neuroestimulación no es una cura para el dolor. Es una terapia que tal vez puede ayudarle a disminuir el dolor hasta llegar a un nivel que se pueda manejar, a fin de que retome un estilo de vida más normal.

¿Trata enfermedades específicas la neuroestimulación?
Aunque la neuroestimulación no trata enfermedades específicas, se ha utilizado para manejar el dolor derivado del síndrome de cirugía lumbar fallida (FBSS, por sus siglas en inglés) o síndrome postlaminectomía y otras neuropatías. Converse con su médico para saber si la neuroestimulación puede ser la terapia adecuada para su dolor.

¿Qué pasos se deben seguir para obtener un sistema?
Si su médico decide que usted es candidato para la neuroestimulación, posiblemente iniciará el proceso para obtener un sistema. Normalmente, este proceso conlleva dos pasos: el primero consiste en una evaluación temporal de la neuroestimulación. Durante el período de evaluación, deberá usar un sistema temporal para determinar si la neuroestimulación funciona en su caso. Si los resultados son positivos, avanzará al segundo paso, que consiste en la implantación y programación del sistema, que le permitirá manejar eficazmente su dolor. Para obtener más información sobre los pasos para obtener un sistema, consulte la página Obtención de un sistema.

¿Puede un sistema de neuroestimulación ayudarme con el dolor de múltiples áreas?
Sí. Para ayudarle con todas las áreas de dolor, su médico debe colocar los electrodos en la ubicación correcta. A continuación, el médico puede programar su sistema de neuroestimulación para que abarque las distintas áreas de dolor. Para obtener los mejores resultados posibles, asegúrese de que su médico conozca la ubicación exacta de sus áreas de dolor.

¿Qué restricciones puedo tener con un sistema de neuroestimulación?
Muchos pacientes que gozan los beneficios de la neuroestimulación manifiestan que pueden llevar a cabo muchas actividades que habían suspendido hasta que recibieron el sistema. No obstante, un sistema de neuroestimulación implica restricciones. Por ejemplo, los pacientes que cuentan con un sistema no se pueden hacer MRI ni recibir terapia de diatermia.

Su médico es la mejor fuente para saber con detalle qué cosas puede o no hacer con un sistema, así que asegúrese de pedirle a su médico una lista completa de las restricciones. También puede visitar nuestra página Información de seguridad importante.

http://www.podersobresudolor.com/

Dolor Crónico: Neuroestimulación (I)


¿Qué es la neuroestimulación?

La neuroestimulación (también llamada estimulación medular eléctrica o SCS) es una terapia comprobada que ha sido recomendada por los médicos para manejar el dolor crónico y mejorar la calidad de vida. Los sistemas de neuroestimulación cuentan con la aprobación y autorización de la Administración de Medicinas y Alimentos de EE. UU. (FDA, por sus siglas en inglés) para el manejo del dolor crónico en la espalda, el cuello, los brazos o las piernas. También tienen cobertura de muchos de los principales planes de seguros médicos, Medicare y programas de seguro por accidentes de trabajo.

Los beneficios de la neuroestimulación pueden incluir

  • Reducción del dolor en un 50% o más1-3
  • Reducción o eliminación del uso de analgésicos4
  • Aumento en los niveles de actividad y mejoramiento general de la calidad de vida4

Sin embargo, la neuroestimulación no es una cura para la causa del dolor y no trata enfermedades específicas. En cambio, es una terapia diseñada para enmascarar el dolor, para lo cual bloquea las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro. Se ha utilizado para manejar el dolor derivado del síndrome de cirugía lumbar fallida (FBSS, por sus siglas en inglés) o síndrome postlaminectomía y otras neuropatías. Converse con su médico para saber si la neuroestimulación puede ser la terapia adecuada para su dolor.

1 Kumar K, Taylor RS, Jacques L, et al. Spinal cord stimulation versus conventional medical management for neuropathic pain: a multicentre randomised controlled trial in patients with failed back surgery syndrome. Pain. November 2007;132(1-2):179-88.
2 North RB, Kidd DH, Farrokhi F, Piantadosi S. Spinal cord stimulation versus repeated lumbosacral spine surgery for chronic pain: a randomized, controlled trial. Neurosurgery. 2005;56(1):98-107.
3 Burchiel KJ, Anderson VC, Brown FD, et al. Prospective, multicenter study of spinal cord stimulation for relief of chronic back and extremity pain. Spine. 1996;21(23):2786-2794.
4 Advanced Neuromodulation Systems. Prospective, Multi-Centered, Single Arm Study to Evaluate the Safety and Effectiveness of Genesis Implantable Pulse Generator in Combination with ANS Percutaneous Leads for the Management of Chronic Pain of the Trunk and/or Limbs. Plano, TX; 2006.

Neuroestimulación: una terapia comprobada

La neuroestimulación (también llamada estimulación medular eléctrica o SCS) es una opción de amplia aceptación, que por más de 40 años ha sido recomendado por los médicos para manejar el dolor crónico y mejorar la calidad de vida. Los sistemas de neuroestimulación cuentan con la aprobación o autorización de la Administración de Medicinas y Alimentos de EE. UU. (FDA) para el manejo del dolor crónico en la espalda, el cuello, los brazos o las piernas. También tienen cobertura de muchos de los principales planes de seguros médicos, Medicare y programas de seguro por accidentes de trabajo.

Para determinar la efectividad de la neuroestimulación, se han llevado a cabo numerosos estudios clínicos en todo el mundo. Muchos de estos estudios analizan factores como la disminución del dolor y del uso de medicamentos. En las siguientes tablas se resumen algunos de los estudios sobre la neuroestimulación y sus efectos en la calidad de vida de los pacientes.

Disminución del dolor


Referencia Número de pacientes del estudio Seguimiento Resultados
Kumar1 410 8 años 74% presentó ≥50% de alivio
North2 19 3 años 47% presentó ≥50% de alivio
Barolat3 41 1 año 50% a 65% presentó un alivio bueno a excelente
Van Buyten4 123 3 años 68% calificó los resultados de la SCS como buena a excelente
Cameron5 747 Hasta 59 meses 67% presentó un alivio bueno a excelente

Disminución del uso de medicamentos


Referencia Número de pacientes del estudio Seguimiento Resultados
North2 19 3 años 50% de disminución en el uso de medicamentos
Van Buyten4 123 3 años Como grupo, se disminuyó el uso de medicamentos en >50%
Cameron5 766 Hasta 84 meses 45% de disminución en el uso de medicamentos
Taylor6 681 n/d 53% dejó de usar analgésicos

Mejoramiento en las actividades diarias


Referencia Número de pacientes del estudio Seguimiento Resultados
Baralot3 41 1 año Como grupo, mejoró notablemente la función y movilidad
North2 19 3 años Como grupo, hubo mejoras en una serie de actividades

Vuelta al trabajo


Referencia Número de pacientes del estudio Seguimiento Resultados
Van Buyten4 123 3 años 31% volvió al trabajo
Taylor6 1,133 n/d 40% volvió al trabajo
Dario7 23 3 años 35% volvió al trabajo
1 Kumar K, Hunter G, Demeria D. Spinal cord stimulation in treatment of chronic benign pain: challenges in treatment planning and present status, a 22-year experience. Neurosurgery. 2006;58(3):481-496.
2 North RB, Kidd DH, Farrokhi F, Piantadosi SA. Spinal cord stimulation versus repeated lumbosacral spine surgery for chronic pain: a randomized, controlled trial. Neurosurgery. 2005;56(1):98-107.
3 Barolat G, Oakley JC, Law JD, North RB, Ketcik B, Sharan A. Epidural spinal cord stimulation with a multiple electrode paddle lead is effective in treating intractable low back pain. Neuromodulation. 2001;4(2):59-66.
4 Van Buyten JP,Van Zundert J,Vueghs P,Vanduffel L. Efficacy of spinal cord stimulation: 10 years of experience in a pain centre in Belgium. Eur J Pain. 2001;5(3 Suppl Spine):299-307.
5 Cameron T., Safety and efficacy of spinal cord stimulation for the treatment of chronic pain: a 20-year literature review. J Neurosurg. March 2004;100(3):254-267.
6 Taylor RS,Van Buyten JP, Buchser E. Spinal cord stimulation for chronic back and leg pain and failed back surgery syndrome: a systematic review and analysis of prognostic factors. Spine. 2005;30(1):152-160.
7 Dario A, Fortini G, Bertollo D, Bacuzzi A, Grizzetti C, Cuffari S.Treatment of failed back surgery syndrome. Neuromodulation. 2001;4(3):105-110.

¿Cómo funciona la neuroestimulación?

La neuroestimulación funciona mediante la intercepción de las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro. Para esto, se implanta un pequeño sistema en el cuerpo. El sistema, parecido a un marcapasos cardíaco, se usa para reemplazar el dolor por una sensación diferente. Algunas personas describen la sensación como un suave masaje o, en algunos casos, simplemente la ausencia de dolor.

  • Las señales de dolor recorren la médula espinal hasta llegar al cerebro.
  • Un generador envía pulsos a un electrodo (un cable delgado).
  • El electrodo transmite estos pulsos a los nervios por la médula espinal.
  • Los pulsos bloquean las señales de dolor antes de que lleguen al cerebro.
  • La sensación de dolor se reemplaza por una sensación más placentera.