FIBROMIALGIA: Nocebo, la otra cara del efecto placebo


NOCEBOLos científicos ya han revelado algunos mecanismos del denominado “efecto placebo” , la capacidad que tienen algunas personas para curarse de un trastorno o aliviar un dolor tomando una medicina o recurriendo a un terapia, inocua y sin eficacia, debido a que creen en los beneficios de dicho tratamiento.

Un equipo de neurólogos de la Universidad de Michigan (Estados Unidos), liderado por el investigador David J. Scott, ha descubierto que, cuando una persona cree que va a tomar una medicina eficaz, en su cerebro se activa una región relacionada con la habilidad de experimentar un beneficio o una recompensa (el núcleo accumbens) y segrega una sustancia denominada dopamina, que produce un efecto analgésico.

Sin embargo, ese mismo poder del cerebro humano para inducir una curación o un alivio físico a partir de una creencia positiva, tiene su lado contrario: el menos conocido y poco investigado “efecto nocebo”, cuando la salud empeora a causa de la creencia del paciente de que la terapia no funcionará o incluso que será perjudicial.

“La expectativa, es decir, lo que esperamos que suceda, influye en el desarrollo de nuestra enfermedad, provocando incluso que los síntomas desaparezcan o que surjan otros nuevos”, según el neurólogo alemán Magnus Heier.

Por ejemplo, “los pacientes de cáncer comienzan a sentir fuertes náuseas cuando entran en las salas en las que serán tratados con quimioterapia porque intuyen, a nivel inconsciente, que sentirán esas náuseas después”, ha señalado Heier, autor del libro “Nocebo”.

Cuando uno piensa que está enfermo, si a un paciente se le diagnostica una leve constricción de la arteria carótida, cuando se sienta mareado, siempre lo atribuirá a ese problema, y “ya no podrá sacarse el diagnóstico de la cabeza porque está anclado en su inconsciente”, indica.

Según el especialista germano, en principio “placebo” y “nocebo” se relacionan con el mismo efecto, solo que uno es positivo y el otro es negativo, aunque “ambos nos afectan allí donde menos podemos controlarlos: en nuestro inconsciente”.

Efecto nocebo en la fibromialgia

El efecto nocebo aparece cuando una persona “tiene miedo de una enfermedad o de las terapias a las que habrá que someterse. Entonces, los efectos secundarios serán mucho más graves”, apunta Magnus Heier.

Según este neurólogo, el miedo supone un estrés para el organismo y puede debilitar el sistema inmunitario, exponiendo a la persona a bacterias o virus. También puede surgir un dolor donde no debería haberlo. Por ello “si alguien teme desarrollar un tumor, quizá no se enferme del tumor, pero sí de otra cosa debido al estrés”, explica.

Una de las dolencias donde se ha constatado el efecto nocebo es la fibromialgia, que se caracteriza por dolor crónico generalizado que el paciente localiza en el aparato locomotor, y suele acompañarse de fatiga intensa, rigidez articular, alteraciones del sueño, depresión y cefaleas entre otras manifestaciones clínicas.

“Los pacientes con fibromialgia presentan muchos más efectos adversos a diversos fármacos que otros enfermos, aunque se desconoce si es por un síntoma de la enfermedad, alguna causa psicológica o su sensibilización central (su red neuronal procesa los estímulos cotidianos banales como si fueran dolorosos) “, según la revista médica “Médicos y pacientes`.

Según un estudio del reumatólogo Cayetano Alegre del Hospital Universitario Vall d`Hebrón y del Instituto Universitario Dexeus, en Barcelona, “el número de abandonos por reacciones adversas en los afectados con fibromialgia tratados con placebo es el doble que en otras patologías”.

En opinión del doctor Alegre, en estos estudios siempre hay un porcentaje de pacientes que presentan beneficios con el fármaco placebo, que puede llegar en ocasiones a un 34 por ciento de la población, “pero hay un grupo de pacientes que con el placebo presentan efectos adversos”.

Según la investigación, el “efecto nocebo es la consecuencia dañina que tiene el placebo en cualquier ensayo clínico” y es muy prevalente en la fibromialgia, similar al de la ansiedad y la depresión, y significativamente superior al del dolor neuropático.

“La frecuencia de abandonos del tratamiento en los grupos placebo debido a los efectos adversos es muy superior en fibromialgia que en las otras tres patologías mencionadas”, de acuerdo a este reumatólogo.

Para el doctor Alegre, “posiblemente la presencia de estos efectos secundarios podría ir ligada al trastorno del humor que presentan estos pacientes, a la depresión o ansiedad. Si bien, el número de abandonos mucho mayor en las fibromialgias hace sospechar una sensibilidad especial, posiblemente ligada a la “sensibilización central” que tienen.

El poder de las advertencias

“Los efectos nocebo son los eventos adversos producidos por expectativas negativas y representan el lado negativo del placebo”, según un informe de los investigadores Luana Colloca, de los Institutos Nacionales de Salud (EE.UU.) y Damien Finnis, de la Universidad de Sidney (Australia), publicado en la revista científica “JAMA`.

Según Colloca y Finnis, los efectos nocebo y placebo son el resultado directo del contexto psicosocial o del medio ambiente terapéutico en la mente del paciente, el cerebro y el cuerpo, y ambos fenómenos pueden ser producidos por múltiples factores, como las sugerencias verbales y la experiencia pasada.

Estos expertos indican cómo la información verbal negativa puede convertir un estímulo que no irrita las terminaciones nerviosas en una experiencia estimulante del dolor, similar a la provocada por un estímulo doloroso real.

Asimismo, Colloca y Finnis indican que aquellos pacientes a quienes se les informa de la interrupción de la morfina en un postoperatorio, aumentan su dolor en comparación con aquellos a quienes se les suprime el fármaco, pero no se les da ese dato y siguen pensando que lo están recibiendo.

http://www.fibromialgiainfo.com/

Anuncios