Carta de un Esposo a su Esposa con Fibromialgia


pareja-amorHoy me comprometo.

Me comprometo a hacer lo posible por ayudarte. No significa que haré todo por ti, ni que te trataré como una invalida. significa que estaré a tu lado, mientras pueda, para apoyarte en las cosas que tengas que hacer y que teresultan complicadas. Sin buscar solucionarte la vida, sino encontrar alternativas juntos para hacerla lo mas factible posible, dentro de tus limites.

Me comprometo a NO entenderte. Si, lo se, esa negativa se ve mal, pero es la verdad, JAMAS te entenderé, ¿porqué? por que sencillamente no estoy en tus condiciones y por mas que lo intente no puedo imaginar el dolor físico y emocional que sientes. No puedo engañarte diciendo “te entiendo” porque es tan solo una mentira piadosa que no tiene lugar.

En lugar de enternderte, trataré de comprender y aceptar que las cosas no son como quisieramos siempre, y te ayudaré en tu camino de aceptarlo cuando te frustres por la situación.

Me comprometo a caminar a tu lado por el camino de la vida. Cuando te canses, si tu lo deseas te cargo, y cuando ambos nos cansemos descansaremos al lado de la vereda para contemplar el paisaje un rato hasta recobrar las fuerzas.

Me comprometo a hacer lo humanamente posible por estar contigo. Pero disculpa si te fallo, soy humano, tengo errores y defectos. Si yo me enfado por la suma de las cosas que pasan en mi vida, y me molesto contigo, trataré de mantener la calma. por el bien de ambos.

Me comprometo a amarte con todo mi corazón. No por estar enferma te compadeceré, ni por estar deprimida te dejaré. Te amaré por ser lo que eres y lo que has demostrado. Una mujer maravillosa que está dispuesta a buscar la mejor forma de seguir adelante. Y, lo sé, a veces también te cansas, pero es parte del proceso.

Me comprometo a ayudarte en la busqueda de todas las alternativas para mejorar nuestra calidad de vida en pareja, y la tuya como ser individual. Y cuando las opciones se acaben, buscaremos en las imposibles hasta agotar las fuerzas. Siempre siendo conscientes de la realidad y nunca despegando los pies del suelo.

Me comprometo a siempre dejarte ser tu, y yo nunca a dejar de ser yo. Por que a final de cuentas somos una pareja que busca compartir lo mejor y es necesario jamas perder la escencia. Quizás perdernos el uno en el otro en las miradas, o al tomarnos de la mano, pero JAMAS perder nuestra escencia individual.

Me comprometo a tratar de ayudarte a ser mejor cada día, y a ser mejor yo cada día también, y a permitir que me ayudes a serlo.

Y sobre todo, me comprometo a nunca dejar de dar gracias a lo que Borges llamó: El divino laberinto de las causas y los efectos.

Gracias amor por enseñarme a ver la vida de esta forma.

Escrito por: Marta Wayfarer (https://www.facebook.com/marta.wayfarer?hc_location=timeline)

Anuncios

La fibromialgia afecta a la vida de pareja


amorLa fibromialgia es desde el inicio un dolor crónico que se extiende por todo el cuerpo. Sus síntomas, en general, dificultan la vida del paciente, pero también la de su pareja, como han dado a conocer los investigadores de la Universidad de Missouri.L

Fibromialgia: ¿qué consecuencias conlleva en la vida de pareja?

Sigue habiendo controversias respecto a la fibromialgia, no siempre hay un consenso en lo que respecta al origen o al tratamiento de esta enfermedad. Y así, los pacientes suelen ir probando diversos tratamientos. ¿Cómo puede afectar el diagnóstico de fibromialgia a la vida de pareja? Como parte de un estudio, los investigadores de la facultad de Ciencias Humanas del Medio Ambiente estudiaron el impacto que tiene la fibromialgia o un dolor crónico generalizado en el paciente y su pareja. Cada uno de los participantes debía informar a diario de sus interacciones conyugales y sus sentimientos personales.

A la luz de estos datos, el equipo de Christine Proulx, principal autora del estudio, ha evaluado las asociaciones existentes entre la calidad de la vida en pareja, el sustento social y el bienestar general de los cónyuges. “Las investigaciones preliminares sugieren que la fibromialgia puede cambiar radicalmente la vida personal del paciente, pero también la de su pareja”, declara Christine Proulx. “Parece que existe una estrecha relación entre la fibromialgia y los sentimientos de depresión y cansancio, que pueden resultar nefastos para las personas a las que se lo diagnostican y para sus parejas. El impacto psicológico de la enfermedad realmente puede perjudicar la calidad de la vida en pareja”.

Un impacto psicológico importante en el paciente… y en su pareja

más deprimidas que sus parejas. El cónyuge diagnosticado presenta unos niveles más elevados de inestabilidad conyugal y más problemas de pareja, lo que indica que son más susceptibles de divorciarse que sus parejas. Los cónyuges con buena salud han declarado que resulta muy duro ver cómo sufre su pareja y no poder hacer nada. Para la pareja en su conjunto, los síntomas pueden desencadenar la aparición de un rechazo emocional y un cierto cansancio mental.

“La enfermedad pone en apuros a los dos cónyuges”, ha declarado M. Proulx. “Los cónyuges deben conseguir ser partícipes de la enfermedad, lo cual puede comportar hostilidad o rechazo por parte de la pareja, y la dificultad de estar enfermo o de cuidar a una pareja que lo está. Estos factores pueden crear un círculo vicioso muy nocivo si no se superan”.

L. Blanchot

Fuente: Los resultados del estudio piloto “La fibromialgia, el dolor crónico y el matrimonio” fueron presentados en noviembre de 2009 en el Consejo Nacional de Relaciones Familiares de la Conferencia de Prensa de la Facultad de Ciencias Humanas del Medio Ambiente de la Universidad de Missouri.

http://salud.doctissimo.es

Salud en pareja: Fibromialgia y sexualidad 

Poco se conoce sobre la fibromialgia, pero cada vez son más las personas que la padecen, la mayoría mujeres. Debido a que se trata de una enfermedad crónica para la cual aún no existe cura, muchos aspectos de la vida cotidiana se ven afectados, entre ellos la relación con la familia, la pareja y los amigos.

Actividades “normales” se ven truncadas por el dolor que impide a los pacientes realizarlas plenamente. Uno de los aspectos más resentidos en este sentido es el sexual.

Sin embargo, según estudios recientes la fibromialgia no es equivalente a no poder tener relaciones sexuales, al contrario, incluso es saludable mantener una regularidad, modificando aquellos aspectos que pueden entorpecer no sólo la relación sexual sino también la de pareja.

Este padecimiento tiene como principal síntoma el dolor músculo esquelético generalizado, el cual deriva en inactividad física.

¿Detención de la vida sexual y afectiva?

Cualquier enfermedad crónica puede provocar un distanciamiento entre una pareja debido principalmente al deterioro de la calidad de vida, sin embargo, el aspecto afectivo es uno de los detonantes de que dicha calidad se mantenga.

El dolor y la fatiga son los síntomas que interfieren de forma más notable en la vida sexual del afectado por fibromialgia. A menudo los pacientes describen que el cansancio hace que sea muy difícil emprender una relación y el dolor físico que se presenta ante el contacto de la pareja, puede convertir un acto placentero en todo lo contrario.

En el plano emocional, la ansiedad, la depresión e incluso los problemas de pareja que emergen a raíz de la enfermedad, son más que suficientes para dificultar el disfrute de la vida sexual.
A nivel cognitivo, pueden aparecer dificultades a la hora de concentrarse en las sensaciones placenteras y/o pensamientos negativos del tipo como “No voy a poder sentir nada”, “Esto va a salir mal”, “Mi pareja se enfadará”.
Los factores físicos, emocionales y cognitivos descritos derivan en muchos casos en diferentes problemas sexuales: dificultades para alcanzar el orgasmo, vaginismo, dispareunia o dolor en el coito, bajo o nulo deseo sexual y fobia al sexo.

El entorno afectivo es muy importante para superar los trastornos porque si no existe apoyo por parte de la pareja, el paciente se enfrenta a una situación aún más desgastante.

Entre los padecimientos físicos, el vaginismo, por ejemplo, suele producirse por miedo al dolor que puede producir la penetración (dispaurenia), lo cual genera una contractura del tercio anterior de la vagina que impide se consume el acto. El dolor experimentado puede quedarse “grabado” en el cuerpo de tal forma que cuando se intenta otro encuentro íntimo, el propio cuerpo reacciona contrayendo la musuculatura para impedir la penetración (el cuerpo mantiene en la memoria la ocasión dolorosa y la obstruye como defensa).

Esta descripción, que está más centrada en la mujer, también puede ser válida para el hombre. Es decir, puede aparecer dolor en el pene durante la actividad coital y se relacionará con los mismos aspectos ya descritos para el caso de la mujer. (Con información de Oscar Asorey Martínez/psicólogo clínico)

No renuncie, trabaje

» Comprender las posibles interferencias y aprender la mejor manera de resolverlas es la posibilidad para cualquier persona de disfrutar de una vida sexual plenamente satisfactoria.

» El primer paso para lograrlo es entender el sexo como un lenguaje afectivo con la pareja y no como un lujo para cuando uno se siente en plenas facultades físicas.

» Acudir a talleres de sexualidad, buscar información profesional y acudir con un especialista en sexología son algunos apoyos importantes en los momentos en los que siente que la enfermedad está ganando la partida.

» es indispensable hablar con su médico explicándole claramente la situación que vive con su pareja y que su deseo de recobrar el disfrute de la intimidad está latente.

» Lo más importante es bajar el nivel de tensión con el que vive el enfermo de fibromialgia.

» la psicología puede actuar sobre los aspectos emocionales y el control del dolor mediante sesiones terapéuticas específicas

http://www.fibroamigosunidos.com

La fibromialgia afecta a la vida de pareja


parejasDolores articulares, cansancio, trastornos del sueño… Está comprobado que es muy difícil vivir con fibromialgia para los que la padecen, pero también lo es para sus cónyuges. Un estudio americano evalúa el impacto real que tiene en la vida de pareja.

La fibromialgia es desde el inicio un dolor crónico que se extiende por todo el cuerpo. Sus síntomas, en general, dificultan la vida del paciente, pero también la de su pareja, como han dado a conocer los investigadores de la Universidad de Missouri.

Fibromialgia: ¿qué consecuencias conlleva en la vida de pareja?

Sigue habiendo controversias respecto a la fibromialgia, no siempre hay un consenso en lo que respecta al origen o al tratamiento de esta enfermedad. Y así, los pacientes suelen ir probando diversos tratamientos. ¿Cómo puede afectar el diagnóstico de fibromialgia a la vida de pareja? Como parte de un estudio, los investigadores de la facultad de Ciencias Humanas del Medio Ambiente estudiaron el impacto que tiene la fibromialgia o un dolor crónico generalizado en el paciente y su pareja. Cada uno de los participantes debía informar a diario de sus interacciones conyugales y sus sentimientos personales.

A la luz de estos datos, el equipo de Christine Proulx, principal autora del estudio, ha evaluado las asociaciones existentes entre la calidad de la vida en pareja, el sustento social y el bienestar general de los cónyuges. “Las investigaciones preliminares sugieren que la fibromialgia puede cambiar radicalmente la vida personal del paciente, pero también la de su pareja”, declara Christine Proulx. “Parece que existe una estrecha relación entre la fibromialgia y los sentimientos de depresión y cansancio, que pueden resultar nefastos para las personas a las que se lo diagnostican y para sus parejas. El impacto psicológico de la enfermedad realmente puede perjudicar la calidad de la vida en pareja”.

Un impacto psicológico importante en el paciente… y en su pareja

 El cónyuge diagnosticado presenta unos niveles más elevados de inestabilidad conyugal y más problemas de pareja, lo que indica que son más susceptibles de divorciarse que sus parejas. Los cónyuges con buena salud han declarado que resulta muy duro ver cómo sufre su pareja y no poder hacer nada. Para la pareja en su conjunto, los síntomas pueden desencadenar la aparición de un rechazo emocional y un cierto cansancio mental.

“La enfermedad pone en apuros a los dos cónyuges”, ha declarado M. Proulx. “Los cónyuges deben conseguir ser partícipes de la enfermedad, lo cual puede comportar hostilidad o rechazo por parte de la pareja, y la dificultad de estar enfermo o de cuidar a una pareja que lo está. Estos factores pueden crear un círculo vicioso muy nocivo si no se superan”.

Enfermedad y Estres

Los investigadores trabajaron durante varias semanas con matrimonios en los que uno de los miembros de la pareja sufría de fibromialgia. Todos los días ambas personas registraron por escrito cómo interactuaban con su marido o mujer, y cómo se sentían frente a lo que estaba pasando.

Proulx encontró que las personas con fibromialgia tenían un riesgo tres veces mayor de deprimirse que sus parejas. A su vez, percibían mayor inestabilidad en su relación e índices más altos de enojo marital. Por lo tanto, los pacientes enfermos podrían tener más posibilidades de considerar un divorcio que sus parejas. Los miembros sanos de la relación comentaron que les resultaba muy difícil ver como su compañero o compañera sufría.

“La fibromialgia es muy difícil para ambos miembros del matrimonio porque sus vidas cambian dramáticamente. Parece que hay un vínculo fuerte entre esta patología y los sentimientos de depresión y de fatiga, que pueden ser muy debilitantes tanto para quien sufre la enfermedad como para el matrimonio en sí”, concluyó Proulx.

L. Blanchot

Fuente: Los resultados del estudio piloto “La fibromialgia, el dolor crónico y el matrimonio” fueron presentados  en el Consejo Nacional de Relaciones Familiares de la Conferencia de Prensa de la Facultad de Ciencias Humanas del Medio Ambiente de la Universidad de Missouri.

http://salud.doctissimo.es ; http://lacomunidad.elpais.com