Problemas de la vejiga en el Síndrome de Fibromialgia


vejiga 1Siguiendo con los distintos síntomas que debe atravesar un/una paciente con fibromialgia, hoy tocaremos los problemas de vejiga, otra causa de mortificación en personas fibros. Si este es su caso, afibro.org lo invita, luego de leer este muy buen artículo, a visitar este link que hemos obtenido para uds. del National Kidney and Urologic Diseases Information Clearinghouse (NKUDIC) del NIH (National  nstitutes of Health): http://kidney.niddk.nih.gov/Spanish/pubs/bcw_ez/index.aspx. ”lo que Ud. debe saber sobre el control de la vejiga en mujeres” en el que destaca que los escapes de orina es problema común de mujeres de todas las edades y que vale la pena leer.

Por otro lado, en cuanto al articulo norteamericano  sobre problemas de vejiga que tocamos aquí, vale la pena destacar la informacion referida a que hasta el 80 pct de personas con fibromialgia tendrían  apnea del sueño, dato no menor que pareciera es desconocido en nuestras regiones a nivel médico. Valdría la pena por ello hacer un descarte.  Les ofreceremos proximamente detalles sobre este otro tema.

Publ. por Anilein, Peru       afibro.org         14.set.2014

——————————————————————–

vejiga-02Además de los síntomas principales de la enfermedad – dolor muscular y articular, sensibilidad en los puntos gatillo y la fatiga – las personas con síndrome de fibromialgia pueden desarrollar una gama de otros síntomas, como problemas con la vejiga y en la zona pélvica. Estos pueden estar allí todo el tiempo, o ser provocada por el ciclo menstrual, o por el estrés o la dieta.

Micción frecuente

NECESIDAD DE ORINAR CON FRECUENCIA es un problema común en el síndrome de la fibromialgia – algunas personas encuentran que tienen que levantarse a menudo durante la noche, así como tener que lanzarse al baño regularmente durante el día. Esto puede tener un grave efecto en la vida y el trabajo.

Cistitis Intersticial

vejiga 3Otro problema COMUN de la vejiga  en el síndrome de la fibromialgia es la cistitis intersticial (IC).  Los síntomas de la cistitis intersticial (también conocido como síndrome de vejiga irritable o síndrome de vejiga hiperactiva) incluyen dolor y una sensación de presión en la zona pélvica, micción frecuente (incluso hasta 60 veces al día), la urgencia de orinar incluso cuando la vejiga está vacía, y el dolor durante o después del sexo.

Las personas con cistitis intersticial pueden incluso volverse incontinentes, lo que puede ser desagradable y vergonzoso, y necesitan usar almohadillas protectoras o ropa interior especial. Los síntomas son similares a los de una infección de la vejiga, pero NO HAY INFECCION PRESENTE.

Qué hacer?

Los EJERCICIOS DE KEGEL  **** (abajo se lo ofrece afibro.org)  y la ESTIMULACION ELECTRICA  fortalecen el suelo pélvico y otros músculos, y puede ayudar con los problemas urinarios. Algunas personas encuentran que el jugo de arándano o el extracto de arándano ayuda, y otros encuentran que los problemas de la vejiga y la cistitis intersticial son provocados por los alimentos picantes o ácidos – pero requieren hablar con un médico antes de tomar suplementos o cortar las cosas de la dieta.

Hay un tratamiento de la prescripción para la cistitis intersticial llamado Elmiron (polisulfato pentosano), que protege la pared de la vejiga. Esto todavía no está generalmente disponible en el Reino Unido, pero puede ser prescrito a los pacientes individuales por consultores, sobre una base ‘llamado paciente. Otros medicamentos con receta incluyen antidepresivos, relajantes musculares y antiespasmódicos (para reducir los espasmos de la vejiga), y analgésicos.

Aunque podría ser tentador para reducir los líquidos cuando la micción es dolorosa, en realidad esto puede empeorar las cosas al hacer la orina más concentrada – así que BEBA MUCHA AGUA .  Reducir el consumo de alcohol y la cafeína también puede ayudar.

Apnea del Sueño

El APNEA DEL SUEÑO , cuando una obstrucción de las vías respiratorias hace que las personas dejan de respirar (durante unos segundos o hasta un minuto) y servicio, podría ser otro motivo de la necesidad de ir al baño durante la noche. La caída en los niveles de oxígeno crea una reacción de estrés que despertar y empezar a respirar de nuevo, y las personas con apnea del sueño se despertará con una sacudida, a menudo  tos, escupiendo o inhalación. Esta reacción de estrés puede hacer que el cuerpo crea que tiene una sobrecarga de líquido, y desencadenar la necesidad de orinar.  Hasta el 80% de las personas con síndrome de fibromialgia pueden tener apnea del sueño.

El tratamiento de la apnea del sueño puede ser tan simple como cambiar una posición durante el sueño (dormir en un lado y no en la parte de atrás) o perder peso, o podría necesitar tratamiento con presión positiva continua (CPAP), que suministra aire bajo una ligera presión y mantiene abiertas las vías respiratorias.

Fuente: http://www.fibromyalgiasyndrome.co.uk/bladder-problems-fibromyalgia-syndrome.html Autor: Suzanne Elvidge BSc (Hons), MSc –

***EJERCICIOS DE KEGEL: 

Consejos para hacer los ejercicios de Kegel – Descripción : Para hacer los ejercicios de Kegel, sólo tiene que apretar los músculos del suelo de la pelvis. La parte de su cuerpo que incluye las caderas es el área pélvica. En la parte inferior de la pelvis hay varias capas de músculo que se extienden entre sus piernas. Los músculos están sujetos a las partes de adelante, de atrás y a los lados del hueso ilíaco.

Los ejercicios de Kegel están diseñados para fortalecer los músculos del suelo de la pelvis. éstos son los músculos que sostienen su vejiga y le ayudan a evitar escapes de orina.

El fortalecimiento de los músculos de la pelvis con ejercicios de Kegel puede ayudarle a controlar la vejiga.

Cómo hacer ejercicios con los músculos de la pelvis

Encuentre los músculos correctos. Pruebe una de las siguientes formas para encontrar los músculos correctos para apretar.

  1. Imagine que está intentando contener gases. Apriete los músculos que usaría. Si siente un tirón, está apretando los músculos correctos para los ejercicios pélvicos.
  2. Imagine que está sentada sobre una canica y desea recogerla con la vagina. Imagine que succiona la canica hacia adentro de la vagina.
  3. Acuéstese e introduzca un dedo en su vagina. Apriete como si estuviera intentando aguantar la orina. Si siente que la piel alrededor de su dedo esté ajustada, está apretando los músculos correctos de la pelvis.

Deje que su médico, enfermera o terapeuta le ayuden (recuerde que puede pedir que estas personas sean mujeres). A muchas personas les cuesta encontrar los músculos correctos. Su médico, enfermera o terapeuta pueden determinar si está haciendo los ejercicios correctamente. Usted también puede hacer ejercicios usando pesas especiales o biorregulación (“biofeedback” en inglés). Pregunte a su equipo de profesionales médicos sobre estas ayudas para hacer los ejercicios.

***Fuente: http://kidney.niddk.nih.gov/Spanish/pubs/bcw_ez/insertC_sp.aspx

No apriete otros músculos al mismo tiempo. Tenga cuidado de no tensar el estómago, las piernas u otros músculos. Apretar los músculos equivocados puede añadir presión a los músculos que controlan la vejiga. Apriete sólo el músculo de la pelvis. No aguante la respiración.

Repita los ejercicios, pero no los haga demasiado. Al principio, busque un sitio tranquilo donde practicar, como el baño o el cuarto, para poder concentrarse. Acuéstese en el piso. Contraiga los músculos de la pelvis y manténgalos así mientras cuenta hasta 3; luego relájelos mientras cuenta hasta 3. Haga de 10 a 15 repeticiones cada vez. Use el diario de ejercicios que está al dorso de esta hoja para llevar un registro de sus sesiones.

Haga los ejercicios pélvicos por lo menos 3 veces al día. Todos los días, use tres posiciones: acostada, sentada y parada. Puede hacer los ejercicios acostada en el piso, sentada frente a un escritorio o parada en la cocina. Si usa las 3 posiciones, los músculos se volverán más fuertes.

Tenga paciencia. No se dé por vencida. Sólo toma 5 minutos, tres veces al día. Puede que no note mejoras en su control de la vejiga hasta pasadas de 3 a 6 semanas. Aún así, la mayoría de las mujeres notan mejoras luego de algunas semanas.

http://afibro.org/