FIBROMIALGIA Y REIKI


reikiLa palabra Reiki significa en japonés “Energía Vital Universal”.

Es un milenario sistema de sanación tan natural como lo es el fluir de la vida, que alcanza a todos los niveles de la existencia y procura traerlos a un estado de equilibrio, ayudándonos a encontrar el camino de regreso a la salud.

Es un sistema holístico, es decir que trabaja conjuntamente en todos los aspectos del ser humano, en su parte física, mental emocional y espiritual.

Reiki es una energía de la más alta categoría de todas las energías del Universo porque se experimenta con amor y el amor es la fuerza más potente que hay.

No se trata de ninguna religión ni dogma, no pone condiciones y funciona creas o no en él.

Reiki es una técnica efectiva para prevenir enfermedades y equilibrar la energía del cuerpo y de la mente. Puede ser utilizada conjuntamente con cualquier otra terapia, no entra en conflicto con la medicina tradicional sino que es perfectamente compatible con ella, acelerando cualquier tratamiento recuperatorio.

 Todos pueden recibirlo y practicarlo

 Lo que diferencia Reiki de otras terapias es la posibilidad de aprender a practicarlo para sanarse a uno mismo mediante un curso de Reiki de un fin de semana.

En el caso de alguien que padece de fibromialgia, se convierte en una herramienta fundamental porque cuando surgen los síntomas, un auto tratamiento alivia el dolor y tratamientos frecuentes a largo plazo pueden eliminarlo por completo.

El Reiki tiene resultados muy eficaces contra la fibromialgia. Tanto mi experiencia personal con mis pacientes y los estudios aquí publicados demuestran las soluciones que Reiki aporta a esta enfermedad.

La ventaja principal de Reiki es que trata el ser humano de una forma “holística”, o sea el conjunto de la persona: su lado físico, mental y emocional.

Pacientes que sufren de fibromialgia suelen tener necesidades físicas (el dolor) y necesidades emocionales y mentales relacionados con su enfermedad. Reiki funciona en tres etapas:

Primero, alivia el dolor. El profundo relajamiento que siente el paciente durante una sesión de Reiki suele aliviar el dolor constante que padece un enfermo de Fibromialgia.

 Segundo, crea paz mental. A medida que el paciente empieza a notar una paz y bienestar como consecuencia de sus sesiones, también empieza a disminuir el dolor en su día a día.

 Tercero, investiga las causas de la Fibromialgia. En Reiki consideramos que todas las enfermedades, no sólo la Fibromialgia, tienen una causa emocional, mental o “más profunda”. A largo plazo Reiki sana esa causa a veces mediante un proceso consciente y a veces de forma inconsciente sin que el paciente se “de cuenta” del hecho.

 Aprender Reiki

 Lo que diferencia Reiki de otras terapias es la posibilidad de aprender a practicarlo para sanarse a uno mismo mediante un curso de Reiki de un fin de semana.

En el caso de alguien que padece de fibromialgia, se convierte en una herramienta fundamental porque cuando surgen los síntomas, un auto tratamiento alivia el dolor y tratamientos frecuentes a largo plazo pueden eliminarlo por completo.

 http://www.sanacionysalud.com/