TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (y VIII)


Tai-chí

Es un antiguo arte marcial basado actualmente en su sistema de movimientos naturales, metódicos, precisos y lentos, con armonía del movimiento, control de la respiración y de la mente. Su práctica simula una lucha imaginaria entre dos oponentes. Por consiguiente se trabaja a tres niveles: físico, energético y psíquico. Recibe diversos calificativos como armonía total, el arte de meditar en movimiento, el arte del movimiento sincronizado, coordinación completa entre mente y cuerpo.

Utiliza preferentemente una respiración controlada y dirigida desde el abdomen, combinada con unos movimientos lentos para facilitar la relajación física y mental, además de regular la circulación del “chi” por los meridianos. Todas las partes del cuerpo deben moverse en sincronía y en sincronía con la mente. De esta forma armoniza la energía, la incrementa y a la vez facilita la flexibilidad del sistema músculoesquelético.

A nivel mental, el Tai-chi, mejora la capacidad de concentración, la coordinación, el equilibrio psíquico, además de generar confianza a los que lo practican. Proporciona seguridad y capacidad de concentración.

Resumen: Beneficios específicos de la práctica del Tai-chi en enfermos con fibromialgia. Activa la circulación del sistema musculoesquelético eliminando la tensión muscular. 

Tranquiliza el cuerpo y la mente, proporciona más armonía 

Desbloquea las tensiones. 

Agudiza los sentidos. 

Potencia el autodominio. 

Favorece la relajación psicofísica. 

Favorece el funcionamiento de los órganos internos. 

Aporta energía. 

Restablece la función natural y coordinada de órganos y sistemas. 

En pacientes mayores mejora el equilibrio, por lo que se reduce el riesgo de caídas. 

Mejora la función cardiorrespiratoria.

No aumenta la sensación de fatiga ni el cansancio.

 Efectos sobre el sueño: Se concilia mejor y más rápidamente.

Mejor calidad del sueño.

Sueño más duradero.

Evita el sueño entrecortado.

Se levantan con mejorsensación de insomnio y fatiga.

 A nivel psíquico: Reduce la tensión nerviosa, mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad.

Se ha comprobado además que el Tai-Chi correctamente realizado no aumenta el dolor músculo-esquelético del fibromiálgico, pero si se mejora la coordinación, aumenta la fuerza muscular y la resistencia del sistema muscular y la flexibilidad articular, a pesar de que el Tai-chi se realiza con las rodillas en ligera flexión, la columna totalmente recta, erguida, y los pies firmes y asentados en el suelo.

Esta práctica ancestral china, en sus variantes adaptadas a la terapéutica debe estar presente en todos los programas de rehabilitación y como complemento imprescindible en los tratamientos multimodales del paciente fibromiálgico.

El Tai-Chi es compatible con cualquier otro tipo de alternativas terapéuticas, ya sean de medicinas clásicas o complementarias, así como con otros ejercicios aeróbicos indicados en esta enfermedad. No requiere movimientos bruscos ni poseer unas aptitudes físicas importantes.

El 24% de los pacientes con fibromialgia siente menos dolor tras hacer taichi como terapia


La práctica de taichi contribuye a reducir el dolor que sienten los pacientes con fibromialgia. Esta es una de las conclusiones del estudio que el Servicio de Rehabilitación del Hospital San Agustín acaba de presentar y que pretendía analizar los posibles beneficios para las personas que padecen esta enfermedad crónica frente a los ejercicios que habitualmente se realizan con el fisioterapeuta.
El objetivo del estudio «era evaluar el beneficio que el aprendizaje y la práctica de taichi puede tener sobre un grupo de pacientes de fibromialgia controlados en el servicio». En noviembre del año pasado se comenzó a trabajar con el primer grupo, y el periodo de análisis finalizó en junio de este año. El estudio y posterior análisis fue desarrollado por el jefe del servicio de Rehabilitación del Hospital San Agustín, Miguel Jiménez, y las médicos adjuntas Rosana Navarro e Iratxe Isusi. Las clases de taichi corrieron a cargo de José Luis Monforte González, coordinador del estudio Chan Yuan y representante en Asturias de la Asociación Cultural Chang Chuen, que colaboró de forma desinteresada.
En total, se seleccionaron 50 pacientes: 25 continuaron con la actividad habitual que se realiza con los fisioterapeutas y los otros 25 recibieron clases de taichi. Una hora al día, dos días a la semana y durante dos meses y medio, divididos en clases de ocho participantes.
El jefe del servicio explica que el dato más significativo es que «el 24% de los pacientes del grupo de taichi que finalizaron el tratamiento tuvieron menos dolor», lo que, según el especialista, abre una nueva posibilidad a la hora de recomendar tratamientos a los pacientes.
De los 25 pacientes que recibieron clases de taichi, 15 terminaron el tratamiento, lo que supone un índice de abandono del 44%. En el otro grupo el abandono fue del 40%, por lo que el equipo sostiene que «los problemas de adherencia, que son habituales, también aparecen en este seguimiento».
El estudio pretendía medir dos variables. Por un lado, la percepción de dolor que tenían los pacientes antes y después del tratamiento, y también en qué grado ese dolor mermaba sus capacidades diarias. Las variaciones no son significativas en el segundo parámetro, pero de los 14 pacientes que terminaron el tratamiento con taichi «el 50% tenía un sentimiento de mejoría tras acabarlo, mientras que el otro grupo seguía prácticamente igual después de las sesiones».
El estudio, por tanto, concluye que «el taichi es más efectivo para mejorar el dolor que los ejercicios convencionales que deben realizar los pacientes con esta patología».
La ‘fidelización’
Sin embargo, el equipo que dirige Jiménez aún no quiere lanzar las campanas al vuelo. Todavía falta la parte de ‘fidelización’: una vez transcurridos unos meses de la finalización del estudio, volverán a ponerse en contacto con los pacientes para saber cuántos han continuado con la práctica de taichi. «La clave es conseguir que se enganchen, que encuentren algo que les motive y les guste, y puedan seguir con ello», coinciden los tres.
La fibromialgia es una enfermedad crónica, y aquellos que la sufren no sólo deben de realizar ejercicio físico diario, sino «incorporarlo a su pauta de vida», aunque el principal problema es que a la vez son personas con poca tolerancia al ejercicio. Cuando acaba su terapia física en el servicio de Rehabilitación son pocos los que continúan con los ejercicios, a pesar de que las recomendaciones médicas son casi siempre las mismas. En ese sentido, Jiménez explica que «es mejor hacer ejercicio en grupo, salir de casa y tener un sitio al que acudir para ‘obligarse’».
Para realizar el estudio se seleccionaron pacientes habituales y también socios de la Liga Reumatológica que padecen esta patología. Antes de empezar fueron sometidos a una entrevista previa con un cuestionario sobre el impacto de la fibromialgia en sus actividades diarias, otro sobre su salud y un análisis de la escala analógica visual. En ella, con valores entre el 0 y el 10, los pacientes deben señalar al especialista cuánto dolor han sentido en la última semana, siendo 10 el mayor dolor que imaginen.
De los participantes, 48 fueron mujeres y dos varones, y la media obtenida tras valorar sus escalas analógicas visuales del dolor fue de ocho. Jiménez explica que este valor puede parecer exagerado para una persona que no padezca esta enfermedad, reconocida como tal por la Organización Mundial de la Salud (OMS) hace 20 años, pero «estos pacientes tienen el umbral del dolor muy bajo, y para lo que otro paciente puede ser una leve molestia, generalmente para ellos es un dolor insoportable».
La media de edad de los participantes era de 52 años, y muchos de ellos presentaban trastornos del sueño. Por lo general, estos pacientes también sufren síntomas depresivos con más frecuencia que la población sin ningún tipo de enfermedad crónica.
Los pacientes con fibromialgia son aquellos que sufren un dolor generalizado en las partes blandas (músculos y tendones) durante más de tres meses, cuando no se ha detectado otra patología y que habitualmente también padecen dolor de cabeza, cansancio crónico, alteración del sueño, colon irritable… «No hay ninguna prueba médica que se pueda hacer, la enfermedad se diagnostica por el relato del paciente y la exploración del especialista», recalca Jiménez.

Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (V)


CAPÍTULO II:

Métodos y procedimientos de la investigación

La investigación se realizó en las fechas  comprendidas desde mayo del 2008, hasta marzo del 2009,  involucrados en el proceso investigativo los servicios de Terapia  Física y Rehabilitación del Municipio de  Trinidad

Población y Muestra:

El universo estuvo  comprendido por los 60 pacientes diagnósticados con el  Síndrome de Fibromialgia (SFM) proveniente de las  consultas de Reumatología y Medicina Física y  Rehabilitación.

La investigación estuvo conformada por una  muestra intencional, que incluyó 50 pacientes con  Fibromialgia que fueron remitidos a la sala de  Rehabilitación del área terapéutica de  Trinidad para un 83% del universo, sometidos al tratamiento de  rehabilitación a través de ejercicios  físicos de Tai – Chi. Estos cumplen con los criterios de  inclusión, siendo heterogenia la cantidad de personas que  participan en el tratamiento. Se realizó la  intervención de manera individual y grupal en dependencia  de las técnicas terapéuticas seleccionadas como estrategia.

Criterios de inclusión:

*Pacientes con un diagnostico de Fibromialgia definido  por lo criterios de American College of Rheumatology  (Anexo I), que presentaban dificultad de Rigidez Articular y  Perdida de Equilibrio.

  • Pacientes mayores 18 años.
  • Consentimiento personal informado.

Criterios de exclusión:

  • Pacientes con un Retraso Mental que no permita  asimilar las instrucciones del tratamiento.
  • Pacientes con un alto deterioro en las funciones  neuropsicológicas donde resulta imposible la exploración.
  • Embarazadas.

Criterios de salida:

  • Abandono del tratamiento.
  • La aparición de alguna complicación  grave.

Consideraciones  éticas:

Las personas para la aplicación de las sesiones  serán vistas en consulta, de forma individual, y en un  ambiente de  adecuada privacidad se les explicaran los objetivos de  la investigación solicitándose su consentimiento,  aceptación y voluntariedad, además de garantizarles  la confidencialidad de la información

Metodología:

Los pacientes al llegar al Servicio de  terapia y Rehabilitación física de Trinidad  remitidos de las consultas de Reumatología y  Fisiatría, se les pidieron consentimiento para ser parte  del estudio (Anexo II).

Los pacientes que fueron muestra de esta  investigación en la primera sesión de tratamiento  se le conforma una hoja de recogida de datos (Anexo III), donde  se recogía los datos personales, nombre, edad, sexo,  amplitud de las articulaciones del cuello, hombros, caderas y  rodillas ,que se expresa en grados articulares. En la misma  sesión se realizaba una prueba de equilibrio para conocer  el grado de estabilidad en el que los pacientes iniciaban el  programa de ejercicios. Al mismo tiempo se le explicaba los  beneficios de este tratamiento, en presencia de los familiares  acompañantes.

En la segunda sesión se comenzó  dándole una amplia explicación de en qué  consistían los ejercicios Tai Chi, cuales eran sus  propiedades terapéuticas y sus ventajas,  mostrándoles un video con la  realización de todos los ejercicios, deteniéndonos  en los que habían sido seleccionados para el tratamiento.  Así como el esquema terapéutico que  utilizaríamos:

Días: Lunes – Miércoles –  viernes.

Sesión: mañana:

Modalidad: grupal (Aquí se hacen comprobaciones  para enseñar al paciente a adquirir estos conocimientos  para que a posterior sean implementados en su estilo de vida,  buscando una sostenibilidad en el tratamiento.

Duración: 45 mtn.

Estrategia terapéutica:

Adecuación de algunos ejercicios de Tai –  Chi (Anexo IV).

Objetivos:

 -Propiciar un espacio de aprendizaje donde  a posteriori los pacientes lo integren como parte de su proyecto de  vida.

-Aumentar la amplitud articular.

-Mejorar el equilibrio.

Descripción:

Se realizaron 9 ejercicios de Tai– Chi. Estos  movimientos se han puesto en práctica en otras  patologías como la Esclerosis Múltiples con  resultados satisfactorios. 51 Se realizó  una adecuación del complejo de ejercicios para su mejor  aprendizaje, también teniendo en cuenta que estos no sean  tan complejos que no permitan su realización.

-Este tratamiento de ejercicios se les aplicó a  los pacientes por un período de 21 sesiones,  realizándoles nuevamente las pruebas  iniciales para comprobar los resultados.

Desarrollo:

-Parte inicial (10 mtn).

*Planteamiento del nexo entre la actividad anterior y la  que va desarrollarse.

*Calentamiento de 5 minutos con ejercicios de  estiramientos.

-Parte principal (30mtn).

*Ejecución de los ejercicios, comenzando por tres  repeticiones, corrigiendo los errores, en su ejecución  (ver anexo)

-Parte final (5mtn).

* Corrección de forma general de los errores,  despedida.

Recogida de información:

Se utilizaron el procesamiento  estadístico programa  spss.

Con los resultados obtenidos, se conformó una  base de datos  constituidas por todas las variables  analizadas. Para su análisis se utilizó el programa  estadístico spss, el test no  paramétrico de Wilcoxon antes y después, con el  empleo de  estadística  descriptiva como valores  porcentuales. Esto se desarrolló para cada etapa de  la  investigación. En todos los casos, cuando la  significación del test era P< 0,05, entonces decimos  que existe diferencia significativa.

  • Tipo de investigación.      Descriptiva:

Métodos

Del nivel teórico:

  • El método histórico – lógico: es utilizado para determinar las tendencias en el comportamiento del objeto de      estudio.
  • Método de Análisis y    síntesis: Propicia los cambios, desarrollo y  evolución de los sujetos a lo largo del proceso, lo    que permitió la flexibilidad para los reajustes y variaciones surgidas dentro del problema investigado.

Métodos empíricos:,  .

  • Análisis de documentos: es utilizado  para modelar las acciones y también la caracterización del objeto de      investigación.
  • Método diagnóstico: Para  constatar el problema y fundamentarlo      empíricamente.
  • Métodos prácticos: prueba del  equilibrio:

Técnicas estadísticas utilizadas:

  • Para su análisis se utilizó el  programa estadístico spss,.

CAPITULO III:

Análisis  de los resultados

En la minuciosa familiarización y análisis  de la hoja de recogida de datos de los  pacientes sometidos al estudio se registraron detalles  significativos relacionados con tendencias que es importante  resaltar en nuestro estudio.

Al valorar la tabla I donde aparecen los 50 pacientes  podemos observar que la mayoría de edad prevaleció  en el rango de edad de 35 – 59 años, para un 64 %,  seguido de los que se encuentran entre los 18-34 años,  para un 32% y con menor significación los 60 o más  4%. Demostrando que la mayoría de los pacientes se  encuentran en la edad media de  la vida.

Tabla I:

En esta tabla podemos observar la distribución de los pacientes según  edad:

En la distribución del los pacientes según  el sexo podemos  señalar en el análisis de la tabla II que en  nuestra muestra  predominó el sexo femenino, pues otros estudios ya han  demostrado la prevalencia del sexo femenino, que de cada 14  pacientes que sufren la enfermedad 1 es del sexo masculino, lo  que no los excluye de padecer la enfermedad.

Tabla II:

En la presente tabla podemos ver la  distribución de los pacientes según  sexo:

Al realizar el análisis antes y después de  la tabla III podemos comprobar a través de sus resultados  un aumento de la movilidad articular en los pacientes con  fibromialgia (FM), incorporados al ejercicio físico  mostrando mejoras hasta de un 46% en la FVA (Flexión  ventral activa del cuello) de 18 paciente que se encontraba entre  el rango normal al inicio, después de realizar los  ejercicios 41 lograron superarlo para un 82%, mientras que en la  FDA (Flexión dorsal activa del cuello) mostramos  incremento de 12 paciente para un 70 %, la FAH (flexión  activa de hombros) de 21 paciente que estaban en el rango normal  se llegó a 36 para un 72%, FA C (Flexión activa de  caderas). De 17 pacientes que lo lograron al inicio se  aumentó a 45 para un 90%. La articulación de las  rodillas no se quedó atrás al igual que las  anteriores tuvo un aumento positivo de 21 pacientes que lo logran  inicialmente se llegó a 36 para un 72%, lo cual nos  demuestra los beneficios del trabajo  realizado con el complejo de ejercicios seleccionado.

Tabla lll:

Medición de la amplitud de las articulaciones de  cuello, hombros, caderas, rodillas. Dado en grado articular  (utilizando un goniómetro).

Como se puede observar en la tabla IV se  aprecian los resultados de las pruebas de equilibrio, efectuadas  antes y después de la aplicación del Tai –  Chi, donde 28 pacientes se encontraban en un rango menor de 8  segundos para un 56 % es decir que un 56 % de ellos presentaban  marcados problemas de  equilibrio, mostrando que al finalizar en este propio rango se  disminuyó a 7 para un 14 % lo que muestra que van en  aumento las capacidad del equilibrio de los pacientes con el  síndrome de fibromialgia, al analizar la segunda prueba se  puede observar que 32 pacientes ya realizaban un tiempo  óptimo entre 17-24 segundos para un 64%, demostrando una  mejoría con la aplicación del programa de  ejercicios de Tai Chi.

Tabla IV:

En esta tabla se muestran los resultados obtenidos  antes y después de aplicar los ejercicios de tai chi en  las prueba de equilibrio.

En la tabla V podemos observar los resultados que se  obtuvieron con la aplicación del tratamiento de ejercicios  de Tai- Chi, en la amplitud de los movimientos articulares y el  equilibrio, demostrando que fue eficaz en 37 pacientes para un  74%.

Tabla V:

En esta tabla le mostramos la respuesta a la eficacia del  tratamiento con ejercicios de Tai – Chi.

 

Para comparar si las diferencias reflejadas en las  tablas 3, 4 son significativas se realizó la prueba de  hipótesis de Wilcoxon a las  variables.

  • Grado articular de cuello (flexión ventral  activa).
  • Grado articular de cuello (flexión dorsal activa).
  • Grado articular de los hombros (flexión activa).
  • Grado articular de las caderas (flexión activa).
  • Grado articular de las rodillas (flexión activa).
  • Equilibrio.

En las 6 pruebas se obtuvo nivel de significación  mejor que 0,05 lo que nos indica que las diferencias de estas  variables son significativas.

Tabla VI: describe la eficacia de tabla  III

IV:

CAPÍTULO IV

Conclusiones

  • En este estudio comprobamos que predominó el rango de edades entre 35-59 años.
  • El sexo que predominó en la investigación fue el femenino.
  • Mejoraron la amplitud de los movimientos articulares  de los pacientes aquejados de fibromialgia.
  • Mejoramiento en el equilibrio de los pacientes  aquejados de fibromialgia.
  • Se demostró que el ejercicio de Tai – Chi, fue eficaz para mejorar la amplitud articular y el equilibrio.

Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (IV)


Programas de actividad  física:

Las modalidades de terapia física que más  claramente han demostrado ser reductoras del dolor y de las  alteraciones del sueño y restablecedoras de la calidad de  vida, además de convertirse en el factor que mejor predice  el buen curso del trastorno, son las terapias de actividad  física como el acondicionamiento físico, la  tonificación y estiramiento muscular y la flexibilidad  articular, practicadas de forma regular.46, 47 Su  objetivo terapéutico es la reducción de las  repercusiones del trastorno, como son el dolor, la fatiga, la  pérdida de la forma física, las alteraciones del  sueño, la debilidad muscular, la incapacidad funcional o  física, la pérdida de energía y la  limitación de las actividades sociales.

La mayor parte de los estudios revisados ofrecen  evidencia empírica a favor del entrenamiento  aeróbico o cardiovascular en la recuperación de los  síntomas físicos y psicológicos de la  fibromialgia. Sin embargo, es complicado conocer el efecto  concreto de  estas terapias físicas pues la intensidad y  duración de los programas varía de un estudio a  otro. 30 Sí parece claro que los programas más  intensivos son los más beneficiosos, que la actividad  física es superior a las técnicas  cognitivo-conductuales y que los cambios aparecen más  rápidamente y en etapas más precoces que con otros  tipos de tratamiento.39

Como se ha podido observar los tratamientos pueden ser  muy complejos, como lo es el propio síndrome.

Teniendo en cuenta lo importante de mejorar las  capacidades físicas de los pacientes portadores del  síndrome de la fibromialgia que afecta a la mayoría  de las personas aquejados de este mal. En el contexto de los  ejercicios que son de un valor  incalculable para ser aplicados se incluye en la actualidad los  ejercicios de Tai – Chi.

Sistemas más comprometidos con la actividad  física y sus modificaciones durante su  aplicación.

*Sistema  cardiovascular.

*Sistema Locomotor.

*Sistema  respiratorio.

*Sistema nervioso

Tai Chi es un antiguo ejercicio chino, que proporciona  salud. Consiste en movimientos lentos y hermosos que relajan y  fortalecen el cuerpo y la mente. Es un arte  taoísta basado en la filosofía del retorno al estado natural de  salud y bienestar. Chang San-feng 48, sabio Taoísta que  vivió en el siglo XI (dinastía Sung), Esta  reconocido como el creador del Tai-Chi, en cuanto a sistema  formal. Hoy el Tai-Chi es uno de los elementos más  populares del mundo y lo practican millones de personas de todas  las edades. El Tai-Chi Taoísta fue introducido en  occidente en el 1970, por el maestro Moy Lin-Shin, quien  estudió durante más de 40 años en China y Hong  Kong las artes Taoístas de salud y longevidad, siendo  Canadá el primer lugar. Devolviendo a esta disciplina los  principios de las artes internas Taoístas, de la medicina  tradicional China y de la medicina tradicional Taoísta, el  maestro Moy desarrollo una forma de Tai-Chi que aspira  específicamente al cultivo de la salud y la longevidad y  la llamó &uml; Tai-Chi Taoísta. 49

Beneficios del Tai-Chi:

El Tai-Chi Taoísta tiene un grado extra de  estiramiento y de giro en cada movimiento, poniendo el  énfasis en el mejoramiento de la salud. Con una  práctica diligente, este tipo de movimiento produce un  profundo efecto en todos los sistemas de cuerpo porque reduce las  tensiones, mejora la circulación y aumenta la fuerza, la  flexibilidad y la amplitud de las articulaciones. Al restablecer  una circulación adecuada y al liberar de tensión a  los músculos, ligamentos y tendones, el Tai-Chi  Taoísta ayuda a optimizar la fisiología del cuerpo, devolviendo la salud  y manteniendo aumentando automáticamente la  circulación en el músculo. El Tai-Chi por  consiguiente, es un ejercicio de resistencia que  incrementa la circulación en los  músculos.

La fuerza en Tai-Chi se desarrolla lentamente y es un  proceso el  aprender a relajar el músculo y dejar que se contraiga,  mucha gente viene a Tai-Chi con un alto nivel de tensión  muscular, creado por malos hábitos físicos,  posturas inadecuadas o estrés emocional. Su sistema  nervioso hace señales a los músculos que se  contraigan en ausencia de una razón para esa  tensión. Los músculos tensos son frágiles no  fuerte y un exceso de tensión no sólo produce  movimientos rígidos sino que hace descender la  circulación sanguínea. Practicando Tai-Chi,  aprendes a usar tu cuerpo de una manera eficaz, a mejorar la  postura y sientas una buena base para usar naturalmente los  músculos fuertes de las piernas, muslos, pelvis y espalda.  El Tai-Chi es un ejercicio total: Desarrolla los músculos  en todos los grandes grupos musculares, aumenta la fuerza,  incluye estiramientos y desarrolla la resistencia. Pocas formas  de ejercicios pueden ofrecer esta combinación de  efectos.50

Aumentando automáticamente la circulación  en el músculo, el Tai-Chi por consiguiente, es un  ejercicio de resistencia que incrementa la circulación en  los músculos.

Tai-Chi y Músculos:

El Tai-Chi como sistema de ejercicios tiene efectos  específicos sobre los músculos. Cualquier ejercicio  aumentará la fuerza de los músculos que intervienen  en su realización. El Tai-Chi es distinto de cualquier  otro sistema, porque requiere el uso de casi todos los 600  músculos que tenemos. Además, el Tai-Chi no produce  la misma alteración del contorno muscular que otros  ejercicios, porque es un ejercicio equilibrado.

Para comprender los cambios del Tai-Chi original,  consideraremos primero la estructura  muscular, un músculo estirado está formado por  pequeñas unidades, llamadas unidades motoras. Una unidad  motora se define como un grupo de fibras musculares enervadas por  una neurona. Hay  tres tipos de fibras musculares que forman el músculo, y  cada unidad motora tiene solamente un tipo de fibra. Estas fibras  se diferencian por su rapidez de reacción, por la  facilidad de agotamiento, y por si requiere oxígeno  o no, como fuente de energía. El número de fibras  por músculos no cambia pero el diámetro de cada una  puede aumentar con el ejercicio; y con una adecuada  enervación, fibras de un determinado tipo pueden  convertirse en fibras de otra clase. Los  ejercicios de resistencia incrementan la circulación de la  sangre y  favorecen el desarrollo de las fibras no fatigables que utilizan  oxígeno. Los ejercicios de fortalecimiento favorecen el  desarrollo de las fibras de contracción rápida que  no requieren oxígeno y que se fatigan rápidamente.  Ciertos ejercicios o deportes, predisponen el  desarrollo de un solo tipo de fibra, por eso, las personas que  levantan pesas tienen musculatura diferente de las que hacen  Jogging o danza. El  Tai-Chi está considerado como un ejercicio de resistencia.  Aunque en esta patología es preciso una adecuada y  minuciosa dosificación.

La mecánica del movimiento es bastante simple.  Un músculo se origina en un hueso y se inserta en otro. Un  músculo produce movimiento por acortamiento o  contracción tirando de los huesos a los que  está adherido. Forman un sistema de palanca con los huesos  que se mueven. La orden para moverse viene de las moto neuronas,  que el cuerpo recluta de diferentes unidades motoras, dependiendo  de la fuerza que necesite para realizar una tarea, y de la  velocidad a la  que quiera realizarla generalmente, el movimiento no es producido  por un solo músculo sino por un grupo trabajando juntos en  una articulación en todas direcciones. Por ejemplo, para  doblar el codo, el músculo de la parte frontal del brazo  se contrae mientras los músculos del hombro estabilizan la  articulación del mismo. El músculo de la parte  posterior del brazo tiene que relajar y estirar para acomodarse  al movimiento. Al final de este, el músculo se contrae  para controlar la cantidad de movimientos permitidos. Si todos  estos músculos mencionados no trabajasen juntos el  cucurucho de helado te golpearía en la cara.

Los músculos de un grupo están conectados  juntos a la espina dorsal, así pues, en el sistema  nervioso un movimiento prepara a los músculos del cuerpo  para el movimiento opuesto. La tabla de Tai-Chi utiliza esta  relación. El estiramiento característica distintiva  del estilo Taoísta, es un componente importantísimo  para generar fuerzas muscular equilibrada. Por estar los  músculos enervados de esta manera, la contracción  muscular es más fuerte cuando sigue a un mismo  estiramiento. El proceso inverso es también cierto, un  músculo puede relajarse y alargarse lo mismo  después de una contracción máxima. La  contracción y expansión alternativas que los  movimientos de Tai-Chi utilizan, hace pensar que hubieran sido  programados para reflejar esta conexión con la espina  dorsal. El Tai-Chi mejora tus reflejos porque usa los reflejos de  la columna. Para maximizar la eficiencia del  movimiento.

Además del estiramiento y contracción, los  movimientos del Tai-Chi son también circulares con  componentes diagonales y de rotación, esto significa que  hay más músculos implicados en el movimiento y  ninguno de ellos es desarrollado más que los otros. Por  ejemplo, si ponen peso en tu tobillo, te sientas en una silla y  repetidamente estiras tu rodilla, el cuadriceps (músculo)  de la parte frontal del muslo se fortalecerá. Si hace esto  suficientemente, verás como el contorno del músculo  está más endurecido y alargado. La clase de fibras  musculares que se requieren para realizar máximos trabajos  de corta duración son las de reacción rápida  y fácilmente agotables. En Tai-Chi, sin embargo se usa el  cuadriceps para controlar los movimientos de sentarse y  levantarse, pero conjuntamente con los tendones musculares de la  parte posterior del músculo. Éstos no  producirán un duro y definido Cuadriceps (músculo),  sino que mientras está soportando el peso en una pierna  estarás generando fuerza con el estiramiento y el  equilibrio de ambos grupos de músculos, se  desarrollarán las fibras no fatigables que son efectivas  para la resistencia. Estas fibras necesitan un alto aporte de  oxígeno; aumentando automáticamente la  circulación en el músculo. El Tai-Chi por  consiguiente, es un ejercicio de resistencia que incrementa la  circulación en los músculos.

El Tai-Chi es un ejercicio físico y mental apto  para todas las edades tiene la característica de poder  ajustarse a diferentes estados de salud, estructuras  corporales, tiempo disponible para la práctica, estado  mental y hasta personalidad  del practicante, las dificultades nacen usualmente de la  relación Profesor-Paciente más que del estilo en  sí.

Los movimientos de Tai-Chi como se señaló  anteriormente son suaves y lentos. El trabajo muscular es suave  pero constante siempre aeróbico, de predominio en cadera y  miembros inferiores.

En todos los estilos de Tai-Chi se trabaja mucho esta  última zona; se entrena el equilibrio, mejora la fuerza  muscular y la flexibilidad, la práctica constante surte un  efecto de masaje terapéutico sobre las vísceras  abdominales y pélvicas debido a torsiones, flexiones y  extensiones del tronco, trabajando la columna vertebral. sobre  hombros y brazos se buscan básicamente la relación  de tensiones ocultas provocadas por postura anómalas,  originada por toda una vida de uso indebido de estos grupos  musculares, es de especial importancia el efecto de coordinación de los miembros superiores  entre sí y con el cuerpo bajo todos estos puntos van  acompañados de un trabajo al principio conciente, con  dificultades para los principiantes pero que una vez logrados,  brindan gran placer y relajación, sirviendo por ende como  un ejercicio suave para la mente.

En cuanto al Tai-Chi y las enfermedades, hay numerosos  estudios sobre el beneficio del estilo, como coadyuvante o hasta  terapéuticas únicas en muchas patologías  cardiovasculares, respiratorias y ostio-musculares que son las  que mejor responden al Tai-Chi.

Investigaciones científicas han demostrado que el  Tai – Chi es un ejercicio muy complejo que beneficia todos  los órganos y sistemas del cuerpo.

Sistema Cardiovascular: Disminuye las pulsaciones  del corazón y  aumenta su irrigación y el volumen  cardíaco mejorando las funciones ventriculares aumento de  la circulación periférica y cerebral y regula la  presión  arterial.

II Sistema Respiratorio: Regula el ritmo. Aumenta  el volumen de ventilación pulmonar y ventilación  alveolar.

III Sistema  Digestivo: Mejora la función gasirocólica,  regula y fortalece la perístasis, acelera la  evacuación y elimina gases.  Tonifica el hígado y el páncreas.

IV Sistema nervioso: Protege la corteza cerebral  a través de un mecanismo inhibitorio. Regula el sistema  nervioso vegetativo.

V Sistema endocrino: Regula y mejora las  funciones endocrinas: Glándula hipofisiaria, tiroides,  testiculares, ovarios, suprarrenales,  pancreáticas.

VI Sistema Inmune: Corrige alteraciones en el  timo, aumenta el número y capacidad de linfocitos, te  aumenta las inmunoglobulinas y el número de actividad de  los macrófagos.

VII Sistema locomotor: Fortalece huesos (evita la  osteoporosis),  aumenta la elasticidad de  músculos y tendones, aumenta la capacidad articular, la  fuerza y la flexibilidad.

VIII Metabolismo: Activa y regula el metabolismo de  lípidos  (colesterol) y azucares.

Puntos importantes para una mejor comprensión  y práctica del Tai – Chi.

1Tai – Chi o movimientos primordiales es  un ejercicio muy suave que ha sido ideado ingeniosamente, para  lograr que las fuerzas positivas y negativas entren en  armonía perfecta, equilibrando la mente, controlando la  energía y llevando directamente a un estado de profunda  calma, de meditación en movimiento.

2-En el Tai – Chi los movimientos son circulares,  hay que hacerlos despacio, sin prisa y viviendo plenamente el  presente ¨ Es un método  natural en donde el cuerpo por medio de su actividad es fuente de  su propia salud.”

3-La respiración será por la nariz, se ha  de respirar despacio con tranquilidad y naturalidad utilizando el  diafragma. La primera parte de la espiración será  por la boca, después por la nariz.

4-El cuerpo está relajado, suelto de cabeza a  pies, hombros y codos caídos, como si fuera de goma. El  abdomen siempre relajado. La columna vertebral recta.

5-Evitar la distracción y preocupaciones de  nuestra vida cotidiana, tomar la clase de Tai – Chi como  una oportunidad para detener la excesiva inquietud y mecanicidad  de nuestro cuerpo-mente y disfrutar con estos movimientos  sencillos.

6-El ejercicio físico está regido por la  mente, llevando la atención sobre el movimiento del cuerpo  en general y de manera especial sobre la manos, la columna y el  Dan – Tien; centro energético localizado 4 dedos por  debajo del ombligo.

7-El Tai-Chi le ayudará a conseguir ese  equilibrio psíquico y físico que buscas,  mediante:

a) Respiración.

b) Relajación.

c) Interiorización.

*Las posturas corporales adoptadas durante la  expiración en el Tai – Chi permiten aumentar la  capacidad pulmonar y mejorar las funciones de inspiración  y expiración.

*Tai- Chi desarrolla fuerzas musculares y proporciona un  crecimiento armónico de todas las zonas y grupos  musculares, mientras que los estiramientos evitan las  lesiones.

*Los movimientos del Tai – Chi ejercitan todas las  articulaciones del cuerpo, manteniéndolo  flexible.

*Tai- Chi regula el flujo de energía vital y  aumenta la cantidad y calidad de ésta.

http://www.monografias.com/

Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (III)


Hallazgos Biológicos:

No se han hallado alteraciones biológicas  específicas que expliquen el cuadro o el desarrollo de la  fibromialgia. Este hecho ha fomentado la investigación sobre sus causas pero  también ha producido un intento de negación de la  existencia del síndrome como una entidad nosológica  diferenciada. Si bien históricamente se pensó que  la fibromialgia era el resultado de múltiples micro  traumas en los tejidos musculares.14 Actualmente se considera que  es un trastorno de la función y no una consecuencia de  posibles lesiones estructurales. Entre los diferentes hallazgos  biológicos publicados, existe evidencia de la  alteración de algunos neurotransmisores.15 Se han  observado niveles disminuidos de serotonina y de sus precursores  en el líquido céfalo-raquídeo, 6  además de bajos niveles de noradrenalina y un aumento de  sustancia P.6,15 Hay acuerdo en cuanto a la elevada  concentración de sustancia P y otros péptidos  antinociceptivos, sin embargo el acuerdo disminuye en  relación a si los niveles de serotonina son deficitarios  en la totalidad de los sujetos con fibromialgia. 6,16

Este patrón alterado en los sistemas de  neurotransmisores centrales explica el fenómeno de la  hiperalgesia o excesiva sensibilidad y amplificación de  las señales de dolor.

Los nuevos hallazgos y descubrimientos han permitido  desarrollar diferentes hipótesis etiológicas de la  fibromialgia, entre las cuales destacan las siguientes tal como  plantea Dra. Sara Leda .6

1. Hipótesis de la alteración del Sistema  Nervioso Central (SNC) en los procesos de  regulación del dolor

2. Hipótesis de la somatización y la  depresión enmascarada

3. Hipótesis de la alteración de la  personalidad

4. Hipótesis del beneficio secundario de tipo  económico.

A partir de los hallazgos de laboratorio  que muestran resultados sobre la segunda hipótesis como la  presencia reducida de serotonina en suero y de la  detección de alteraciones del sueño y  síntomas depresivos en muchos pacientes con fibromialgia  explorados en las consultas clínicas, empezó a  cobrar forma la hipótesis de que la fibromialgia era  más que un cuadro de somatización del malestar  emocional y de sintomatología ansioso-depresiva. Para  llegar a esta conclusión, se comparó a personas  afectas de fibromialgia con personas afectas de otros trastornos  de dolor crónico generalizado de tipo reumatológico  y curso crónico, como la artritis reumatoide  (AR).

Goldenberg, 1999, recogió en su revisión  que la historia  clínica de síntomas depresivos se situaba en el  50-70% de los casos con fibromialgia pero que la categoría  psiquiátrica de depresión mayor sólo se  había conseguido diagnosticar en el 18-36% de los casos.16  Friedberg y Jason, 2001, consideraron que fibromialgia y  depresión mayor no son manifestaciones del mismo  trastorno, pues después de realizar ejercicio  físico las personas con fibromialgia no mejoran y las  personas con depresión sí y porque los depresivos  pierden el interés  por las actividades habituales y, en cambio, las personas con  fibromialgia no han dejado de motivarse para la  realización de las tareas habituales.19

En la hipótesis asociada a la alteración  de la  personalidad intentan establecer cuáles son las causas  de la hipersensibilidad al dolor como factor de  predisposición a la fibromialgia. Sin embargo, la falta de  estudios longitudinales y prospectivos no permiten conocer cual  son las causas en particular, si los acontecimientos negativos  desencadenan efectos negativos y estados ansiosos o si las  mujeres con fibromialgía y rasgos neuróticos  interpretan y procesan de forma más negativa y  atemorizante los acontecimientos del entorno, ya sea presente o  pasado. 20,21

Por otra parte, existe una última  hipótesis respecto al beneficio secundario de tipo  económico que desde el punto de vista de estos autores la  fibromialgia es un cuadro más frecuente en las sociedades que  tienen buenos sistemas de pensiones y protección de los  ciudadanos, en las que es más probable conseguir que sea  reconocida la invalidez laboral por enfermedad y la ayuda  económica institucional. Sugieren, pues, que estos  sistemas generosos de pensiones refuerzan la conducta de  enfermedad y, por tanto, la perpetuación del  síndrome. Sin embargo, otros autores consideran que esta  premisa está poco o nada fundamentada. 6, 22 Es  más, sostienen que quienes la sustentan han falseado  incluso los resultados publicados. No existen nuevos estudios  epidemiológicos que demuestren que la prevalecía  del diagnóstico de la fibromialgia haya  aumentado.

Por las características señaladas y por su  curso largo, se le asigna un tipo de tratamiento que no es  curativo sino que pretende ser preventivo de unos síntomas  y paliativo de otros con el propósito de aminorar los  síntomas y mejorar la calidad de vida  de los pacientes con este síndrome. Dado que se trata de  un trastorno con tan variada sintomatología y con una  considerable comorbilidad con otros trastornos  psiquiátricos y físicos han sido probados  tratamientos de muy diversa naturaleza. Entre estos se  encuentran:

Terapias  farmacológicas:

Por la necesidad de combatir dos tipos de  síntomas principales, por un lado el dolor y por otro lado  la mala calidad del sueño, se ha manejado habitualmente la  combinación de fármacos. 6, 16,17 La Amitriptilina  es el fármaco que mayor apoyo empírico ha mostrado.  A dosis bajas, consigue una clara mejoría de la calidad  del sueño y una moderada reducción del dolor 16,7  aunque su efecto es limitado en el tiempo y no se mantiene a  medio plazo, momento en el cual no es superior al efecto del  placebo.16, 1

La combinación con Fluoxetina ha mejorado el  curso en algún trabajo 6  sobre todo si existen síntomas depresivos asociados, y ha  demostrado ser más efectiva que el efecto de ambos  fármacos por separado, aunque en la mayoría de los  ensayos ni los  inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina,  (ISRS), ni el Citalopram han sido útiles en el alivio de  los síntomas (Norregaard y Cols, 1995). De los  miorrelajantes, sólo la Ciclobenzaprina ha conseguido  mejorías clínicas significativas, pero a los seis  meses de tratamiento el placebo ha alcanzado las mismas cotas. No  existe evidencia que avale la eficacia del Bromazepam y otros  ansiolíticos o hipnóticos.13, 23,24

La combinación de los antiinflamatorios no  esteroideos (AINE) Naproxeno o Ibuprofeno con Alprazolam produce  una moderada reducción del dolor. 6,23 El Paracetamol  también consigue una mejoría moderada en los  síntomas. Otros AINEs, los Corticosteroides, el Magnesio,  la Fototerapia o las infiltraciones de Hidrocloruro de  Lidocaína no han resultado efectivos.

Se ha analizado también la técnica  denominada spray & stretch o aplicación de un  nebulizador de Cloretilo con efectos analgésicos  añadido al masaje local posterior de las zonas sensibles  pero en combinación con otras técnicas y dentro de  programas  multidisciplinares, por lo que no conocemos su efecto aislado  sobre el dolor. 24

Terapias naturales o  alternativas:

Al no existir tratamientos  farmacológicos suficientemente eficaces, la  población afectada de fibromialgia es propensa a las  terapias conocidas como alternativas.25,26 Se ha comprobado, a  partir de diseños preexperimentales y con pocas  garantías metodológicas, la eficacia moderada de  terapias de meditación, acupuntura o hipnoterapia sobre la  fatiga, el sueño y la valoración subjetiva global o  satisfacción general. 27 Goldenberg y Cols, 1996, en  estudio controlado no aleatorizado, consiguieron mejorar el  bienestar general, el dolor, el sueño y la fatiga gracias  a programas de meditación y relajación  .28

Biofeedback:

Otro grupo de  terapias físicas giran en torno al  biofeedback (BFB). Este tipo de tratamiento consiste en  un entrenamiento en  el control de determinadas funciones  fisiológicas, muy asociadas a las respuestas de estrés y  de tensión, mediante el  conocimiento inmediato de estas funciones que tiene la  persona a  través de aparatos de monitorización. Las funciones  más estudiadas han sido la frecuencia cardiaca, la  frecuencia respiratoria, la tensión muscular y la  actividad electrodermal. Aplicado al terreno de la fibromialgia,  el BFB dota al paciente de capacidad de control y  prevención del dolor .6, 29, 30

Son necesarios más estudios controlados y  aleatorizados que pongan a prueba la eficacia del BFB en los  síntomas de la fibromialgia. Por los estudios publicados  hasta la fecha, con escasa validez metodológica, el BFB se  muestra eficaz si se compara con lista de espera o si se hacen  comparaciones dentro de cada grupo entre la línea base y  el final del tratamiento. Sin embargo, comparado con otras  modalidades terapéuticas, como los formatos  educativo-informativos o el tratamiento médico habitual,  ofrece los mismos beneficios.

Terapias  psicológicas:

Dentro de las terapias psicológicas  podemos hacer mención de varias dentro de ellas las  Terapia Cognitivo Conductual:

Salvo en el caso de la hipnoterapia 31 la  práctica totalidad de los estudios que prueban la eficacia  de los tratamientos psicológicos en los síntomas de  la fibromialgia se concentran alrededor de dos grandes grupos: los  formatos basados en la educación e  información referente a la fibromialgia y las  técnicas cognitivo conductuales (TCC), consistentes en la  modificación de hábitos, creencias y estrategias de  afrontamiento.

Los componentes de la Terapia Cognitivo Conductual (TCC)  se han mostrado eficaces en la recuperación de otros tipos  de dolor, como el lumbar, las cefaleas, el dolor de brazo y  hombro y el dolor crónico. Con ella, los pacientes  consiguen ganar control sobre el impacto del dolor y sobre el  funcionamiento físico. 32 En un trabajo de revisión  sistemático y meta-análisis en relación a  estudios controlados y aleatorizados de tratamiento de los  trastornos de dolor crónico, Morley y Cols,  1999, concluyeron que existe fuerte evidencia a favor  de la eficacia de la terapia de conducta, la TCC o el BFB en la  mejoría del dolor, el afrontamiento positivo del dolor y  el funcionamiento social.33

Según el meta-análisis de Rossy y  Cols, 1999, en el tratamiento específico de la  fibromialgia, la Técnicas Cognitiva Conductual (TCC) fue  la terapia que mayor eficacia mostró sobre el nivel de  actividad, incluso por encima del tratamiento  farmacológico único. 34

Nicassio y cols, 1997,  consiguió mejorías significativas en  síntomas y conductas de dolor y en síntomas  depresivos con un programa de técnica cognitiva conductual  (TCC) de diez semanas de duración, hubo diferencias  significativas con respecto a la condición control,  consistente. La mejoría alcanzada se mantuvo durante seis  meses.35 Thieme y Cols, 2003, pusieron a prueba un  programa, individual y en grupo, de modificación de  conducta en un estudio controlado y aleatorizado de 61 pacientes  con fibromialgia. El entrenamiento en cambio de hábitos  tuvo como objetivo  reducir el uso de la medicación, aumentar la actividad  corporal, reducir la interferencia del dolor sobre el trabajo,  ocio, actividades sociales y actividades familiares y mejorar las  habilidades de relación interpersonal. Se realizó a  diario durante cuatro horas y a lo largo de cinco semanas. Los  sujetos que recibieron este tratamiento vieron reducida la  intensidad del dolor, el malestar emocional y aumentaron su  capacidad de control hasta quince meses después de  finalizado el tratamiento.29

En otro estudio longitudinal a largo plazo, White y  Nielson, 1995, observaron que la muestra que  había recibido técnicas cognitiva conductual (TCC)  en el tratamiento de la fibromialgía mantuvo las ganancias  obtenidas en la capacidad de control del dolor treinta meses  después.36 Otros estudios más actuales muestran la  eficacia de los TCC para el reforzamiento de los estilos de  afrontamiento ante el dolor demostrándose en las  investigaciones de y   Flor un cambio estadísticamente significativo en  la capacidad funcional y variable afectiva. 37

Educación e  información:

En varias ocasiones, la información y educación en el  síndrome forman parte de la condición control  contra la que se comparan otras modalidades terapéuticas o  se combina con esas otras modalidades. 6,37 Los programas  terapéuticos educativos o bien muestran efectos modestos  en contraste con los efectos de la lista de espera, aunque estos  cambios se pierden durante el seguimiento, según la  revisión de ensayos aleatorizados y controlados de 38 o  bien muestran empeoramiento de las medidas de dolor. Sin  embargo, otras revisiones consideran que técnica cognitiva  conductual (TCC) y EdI actúan de forma similar y que la  combinación de ambas produce efectos sinérgicos al  mejorar los efectos de cada tratamiento por separado.39,  6

El único estudio con muestra de fibromialgia  incluido en el meta-análisis de Morley y cols,  1999, que analizaba los efectos de la técnica  cognitiva conductual (TCC) en los trastornos de dolor  crónico 33 admitido por sus cualidades  metodológicas fue el de, 6 un extenso y meticuloso trabajo  que pretendió comprobar si la combinación entre  técnicas cognitiva conductual (TCC) y EdI era más  efectiva que simplemente el programa EdI y si ambas eran  efectivas en comparación con sujetos con  fibromialgía en lista de espera de recibir tratamiento.  Ambas condiciones se complementaron con entrenamiento  cardiovascular mediante natación o  bicicleta estática.  Los dos grupos de tratamiento activo mostraron diferencias  significativas favorables en la capacidad de afrontamiento y  control del dolor con respecto a la condición control de  lista de espera. Sin embargo, y en contra de la hipótesis  formulada, el programa técnicas cognitiva conductual  (TCC)+EdI no obtuvo mejores resultados que la educación y  la discusión en grupo de información relacionada  con la fibromialgia. Algunas de las explicaciones manejadas por  los autores son el hecho de que el mismo psicólogo  dirigió ambos grupos y que en el grupo EdI se pudieron  desarrollar algunos principiosactivos de cambio  psicológico, difíciles de controlar, como el  afrontamiento del dolor a través de la exposición  a informaciones y estímulos temidos y evitados o como la  influencia del apoyo social recibida en los formatos grupales. De  igual forma que se ha apuntado en anteriores apartados, faltan  estudios controlados y aleatorizados con muestras más  grandes y con seguimientos más a largo plazo, entre los  que haya mayor homogeneidad de los programas terapéuticos  aplicados y de las medidas registradas, para poder conocer el  verdadero efecto de las terapias cognitivas y conductuales sobre  la fibromialgia.

Otro reciente hallazgo se muestra por los estudios de  Hammond y Freeman, 2006, respecto al papel de le  educación en la disminución de los síntomas  en la fibromialgia .40

Terapia multidisciplinar:

La fibromialgia, al estar constituida por una vasta  heterogeneidad de síntomas que afectan a diferentes  disciplinas de la salud y al existir múltiples y diversos  factores predisponentes, necesita de un enfoque  terapéutico integral, que influya sobre los diferentes  sistemas implicados.

Según el meta-análisis de Rossy y  Cols, 1999, los enfoques no farmacológicos han  resultado más efectivos en la mejoría de los  síntomas que los únicamente farmacológicos.  34 Por tanto, concluyeron que la intervención  óptima sobre la fibromialgía debería incluir  específicamente el ejercicio físico y la  técnicas cognitiva conductual (TCC), además de un  manejo apropiado de la medicación para las alteraciones  del sueño y los síntomas de dolor. El hecho de que  ninguna de las numerosas modalidades de tratamiento publicadas  haya conseguido la cura o remisión independientemente con  suficiente consistencia y de que los porcentajes de  mejoría fluctúen entre el 20 y el 50% en  función de los subgrupos de pacientes, hace recomendar el  uso del tratamiento multidisciplinar (TM).

Diversos estudios no controlados han demostrado la  eficacia de las terapias multidisciplinares o interdisciplinares.  Nielson y Jensen, 2004, probó con 253  sujetos un programa individual de terapia física, terapia  ocupacional y manejo de medicación opiácea o  sedativa junto con un programa en grupo de técnica  cognitiva conductual (TCC) y EdI, intensivo y ambulatorio cinco  días a la semana durante cuatro semanas, y lo  comparó consigo mismo. Consiguió mejoría  significativa en el control del dolor, la capacidad de  afrontamiento y en el cambio de las creencias subyacentes,  mejoras que perduraron seis meses. 41 Collado y Cols, 2001,  consiguieron, en una muestra de pacientes con fibromialgía  en situación de baja laboral, mejoría significativa  del dolor, de la capacidad funcional y de los síntomas de  ansiedad y depresión, además de la  reincorporación al puesto de trabajo, gracias a un  tratamiento intensivo diario durante cuatro semanas consistente  en técnicas médicas para control del dolor,  técnica cognitiva conductual (TCC), terapia física  y terapia ocupacional 6 Bennett y Cols, aplicaron con  éxito un programa multidisciplinar, menos intensivo que el  anterior, y lo siguieron durante dos años. El 70% de la  muestra presentó dolor en menos de once puntos  específicos al fin del tratamiento. Incluso el subgrupo de  pacientes de fibromialgia con alteraciones psicológicas en  el MMPI mejoró de forma significativa, aunque no tanto  como el subgrupo mayoritario con perfil normal en MMPI. 42,6  Worrel y Cols, 2001, consiguieron mejoras de hasta un 70% en  alguna de las medidas registradas gracias a un breve formato de  Tratamiento Multidisciplinario (TM)) intensivo de sólo un  día y medio de duración. 43

Vlaeyen y cols, 1996, Gelman y Cols, 2002, y Lera,  2005, han ofrecido evidencia a favor del TM en la  fibromialgia a partir de estudios controlados. 37,6 La  muestra del estudio de Vlaeyen y Cols es la más  extensa y ha mostrado efectos significativos moderados de la TM  en relación a la lista de espera. 37 En el  estudio de Mason, se combinaron terapia física  durante cuatro horas diarias –higiene postural,  estiramientos, ejercicios aeróbicos, flexibilidad  articular, aumento progresivo del ejercicio en bicicleta  estática, masajes locales y aplicación de hielo,  paseo- con técnicas cognitiva conductual (TCC) y un  formato de EdI. Propuesta por la Dra. Sara Lera Miguel en su  tesis  doctoral, 2005. 6

Más reciente, se sigue confiando en la idea de la  multidisciplinariedad en los servicios  respecto al tratamiento del síndrome de la fibromialgia  (SFM). Es así,  Koulil S et al, 2007, mostraron la efectividad de un programa  de ejercicios y técnica cognitiva conductual (TCC) en  pacientes con fibromialgia .44 Asimismo,   Lemstra M,   Olszynski WP en le 2005 corroboran la dicha efectividad  del tratamiento múlticiplinar a partir de resultados  positivos en relación con el estado de  salud de 45 pacientes investigados de fibromialgia después  del tratamiento .45 Estos tratamientos, resaltan la importancia  de la combinación de las terapias físicas con las  técnica cognitiva conductual (TCC) para mejorar la calidad  de vida de estos así como reducir el impacto de la  enfermedad.

http://www.monografias.com

Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (II)


Habitualmente el síndrome se acompaña de dolor o ardor generalizados. Muchas veces, se describe como un dolor de lugar, llegando a ser más severo en aquellas partes del cuerpo que se usan más (es decir, el cuello, los hombros y los pies). En algunas personas, el dolor puede ser lo suficientemente intenso para interferir en las tares diarias y ordinarias, mientras que en otras, sólo le ocasiona un malestar leve. Con frecuencia, el dolor del síndrome de la fibromialgía es acompañado de espasmos en los musculos. Afortunadamente, el síndrome de fibromialgia no es una condición que sea mortal, aunque si puede ser una de las causas fundamentales de incapacidad.

La etiología desconoce en la actualidad la causa del síndrome de la fibromialgia, sin embargo las investigaciones ya han revelado mucho acerca de esta enfermedad misteriosa, muchas veces el síndrome de la fibromialgia se manifiesta después de algún tipo de trauma, que parece estimular su desarrollo. Tal trauma puede afectar al sistema nervioso central, lo que a su vez parece producir la condición que conocemos como fibromialgia.

En 1997, un equipo de investigadores encabezados por el israelí Dan Buskila, presentó un estudio sobre la relación entre las lesiones de la columna cervical y el comienzo de la fibromialgia en el cual se encontró que hay una posibilidad 13 veces mayor de que ocurra el síndrome de fibromialgia después de una lesión en el cuello que en las extremidades inferiores.

Lo cierto es que la mayoría de las veces no se puede identificar la circunstancia desencadenante aparente, por tanto no todos los casos de fibromialgía pueden considerarse como fibromialgia postraumática. A causa de esto, los investigadores siguen explorando una variedad de senderos que puedan explicar la etiología de la fibromialgía. Por ejemplo ya hay estudios que sugieren que existe un patrón familiar. Dado que es más frecuente en hijos de padres con fibromialgía (SFM), se contempla la posibilidad, bien de que exista un factor hereditario en sus orígenes, o bien de que se trate de un factor deaprendizaje de conductas por parte de los hijos (conductas vicarias).5

Además, nuevas investigaciones supervisadas por el neurocirujano Michael Rosner, de la Universidad de Alabama, está estudiando hasta qué punto los pacientes de fibromialgia sufren de compresión de la médula espinal, una situación que tal vez sea la causa de algunos de los síntomas experimentados y que pueden corregirse quirúrgicamente.

Por otra parte, hay investigadores que opinan que la fibromialgia puede ser de origen infeccioso – tal vez un virus- aunque hasta la fecha no se ha identificado ningún agente causante.

Las primeras investigaciones sobre la causa del síndrome de fibromialgia estudiaron la posibilidad de defectos o disfunciones en los músculos de los afectados. Sin embargo, las hipótesis sobre este aspecto han sido descartadas a medida que se ha acumulado evidencia de que el Síndrome de Fibromialgía (SFM) es producido por un mecanismo central del cerebro (es decir, el sistema nervioso central) y no por un mal funcionamiento de los músculos en las partes periféricas del cuerpo.

Un equipo de investigadores de la Universidad de Alabama en Birmingham ha utilizado exámenes de tomografías de emisión de un solo fotón para demostrar los niveles aparentemente bajos de flujo sanguíneo en zonas del cerebro que participan en la transmisión de señales dentro del Sistema Nervioso Central, en pacientes con (SFM). Además, hay otros investigadores que siguen estudiando la Sustancia P, un neurotransmisor del cerebro (el agente que hace que el cerebro registre el dolor), cuyos niveles, al parecer, son marcadamente más altos (hasta el triple) en pacientes aquejados de fibromialgía, que en personas sanas.

Por lo tanto no existe ningún tratamiento específico para abordar la fibromialgia, lo que hace que éste se dirija principalmente a mitigar los síntomas de la enfermedad. Además, el hecho de que las manifestaciones de la patología varíen de un paciente a otro, o incluso cambien su intensidad y aparición en un mismo paciente, hace que el tratamiento de la fibromialgia adquiera carácter multidisciplinario. En el lV Congreso de Reumatología de Madrid se llegó a la conclusión de que deben intervenir en el tratamiento profesionales de atención primaria, reumatólogos, fisioterapeutas, psicólogos y rehabilitadotes. En Trinidad se han utilizado diferentes métodos para el tratamiento de este síntoma como el de estímulos eléctricos, masajes etc. pero nunca antes se había utilizado la terapia tradicional en función de rehabilitar esta patología con un éxito tremendo, el cual como Aporte Práctico: Proporciona a los profesionales del área terapéutica de Trinidad una nueva herramienta de tratamiento para los pacientes aquejados de síndrome de fibromialgia. Otras investigaciones sirvieron de referencia como la del Dr Garcías Gaspar en 1998 en su estudio plantea que el Tai-Chi Taoísta tiene un grado extra de estiramiento y de giro en cada movimiento, poniendo el énfasis en el mejoramiento de la salud. Produce un profundo efecto en todos los sistemas de cuerpo porque reduce las tensiones, mejora la circulación y aumenta la fuerza, la flexibilidad y la amplitud de las articulaciones.

Todo lo anterior nos permitió identificar el siguiente:

Problema científico

¿Será eficaz para mejorar la amplitud articular y el equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia un tratamiento con ejercicios de Tai – Chi?

Objetivo general: Determinar la eficacia del tratamiento con ejercicios de Tai-Chi para mejorar la amplitud articular y el equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia.

Objetivos específicos:

-Caracterizar la muestra de estudio según sexo y edad.

-Evaluar la amplitud de los movimientos articulares de los pacientes aquejados de fibromialgia antes y después del tratamiento.

-Evaluar el estado de equilibrio de los pacientes aquejados de fibromialgia antes y después del tratamiento.

Hipótesis: Si se aplica un tratamiento con ejercicios de Tai – Chi a los pacientes aquejados de fibromialgia, entonces se podrá mejorar la amplitud articular y el equilibrio de estos pacientes.

Justificación de la investigación.

No existen estudios específicos en el programa de tratamiento al síndrome de la fibromialgia que evalué la amplitud articular y el equilibrio; aunque no son los más frecuentes, si pueden estar presenten en un determinado número de pacientes.

Es por ello que teniendo en cuenta estos aspectos decidimos realizar un estudio con un programa de ejercicios Tai Chi en pacientes portadores de este síndrome el área terapéutica y de Rehabilitación del Municipio de Trinidad

  • Objeto de estudio teórico. La fibromialgia.
  • Campo de acción. Los pacientes diagnosticados de fibromialgia.

Variables:

Variable independiente: Esquema de tratamiento con ejercicios de Tai – Chi.

Variables dependientes:

– Amplitud de los mosmovientos articulares.

  • Equilibrio de los pacientes en una posición estática.
  • Respuesta al tratamiento.

 

Tareas de la investigación

1. Fundamentación del problema.

Para fundamentar el problema se hace una constatación del mismo desde el punto de vista empírico y teórico.

2. Análisis bibliográfico de obras e investigaciones para buscar fundamentos teóricos y tendencias sobre esta patología.

3. Diagnóstico del comportamiento de la enfermedad a través de las distintas pruebas.

4. Análisis e interpretación de los resultados obtenidos a través del procesamiento de la información mediante la aplicación de los instrumentos y técnicas seleccionados.

5. Redacción del informe final.

CAPÍTULO I:

Marco teórico referencial

Fibromialgia desconocida quizás y olvidado por muchos facultativos en su diario que hacer, la fibromialgía palabra que significa dolor en los músculos y en el tejido fibroso (ligamentos y tendones), es un padecimiento de naturaleza benigna que aqueja alrededor del 5 % de la población general, sobretodo a las mujeres y niños.

La fibromialgia es una condición caracterizada por la propagación de dolor en las articulaciones, los músculos, los tendones y otros tejidos blandos. Algunos de los problemas que comúnmente se asocia a la fibromialgia son; fatiga, rigidez, depresión y ansiedad. La fibromialgia puede desatarse por sí sola o puede aparecer como secundaria a otras condiciones músculo esquelético como artritis reumatoide o lupus sistémico.

Además de dolor y agotamiento, hay una cantidad de síntomas/síndromes generalmente relacionados con la fibromialgia. La severidad de estos tienden a acrecentar y disminuir y por eso, la molestia que les ocasionan a los pacientes varía de acuerdo con la severidad. Típicamente, los pacientes sufren de uno o más de los siguientes síntomas típicos.6

  • Anquilosamiento, (rigidez del cuerpo, disminución de la fuerza)
  • Incremento de los dolores en la cabeza y la cara.
  • Depresión y ansiedad.
  • Trastorno del sueño.
  • Trastornos cognitivos.
  • Malestar abdominal.
  • Problemas genitourinarios.
  • Parestesias (Entumecimiento y hormigueo).
  • Puntos miofaciales hipersensibles.
  • Síntomas en el Tórax (dolor en el pecho, costocondritis, etc.).
  • Desequilibrio.
  • Sensaciones de las piernas.
  • Hipersensibilidad sensorial/síntomas alérgicos.
  • Problemas en la piel.

Aunque existe gran variedad de síntomas, los más frecuentes y característicos son. Dolor (100%), Cansancio (57-92%), Rigidez (76-84%), Alteraciones del sueño (56-72%). El diagnóstico de depresión y ansiedad se presenta en un (30-70%) de los pacientes.

Curso y Pronóstico:

La fibromialgia (FM) tiene un curso crónico. Se ha estimado que los pacientes con fibromialgia acuden una media de diez veces al año a la consulta del médico y usan una media de tres fármacos diarios para el control del dolor. Las dos terceras partes de los pacientes con fibromialgia (FM) trabajan y una cuarta parte ha recibido algún tipo de ayuda de la administración por incapacidad laboral.6 Se estimó el costo medio anual de un paciente con fibromialgia (FM) en los EEUU en $2.274, un costo similar al de la osteoartritis. 6,1 En Canadá se supone que este síndrome provoca un gasto sanitario público anual de 350 millones de dólares y un gasto de las aseguradoras privadas de 200 millones.7 Sin embargo, los artículos publicados sobre la evolución y pronóstico de la fibromialgia no confirman esta cronificación en todos los casos. El estudio longitudinal más largo publicado hizo un seguimiento de sujetos con fibromialgia durante 14 años después del diagnóstico.8 El 55% refirió seguir padeciendo dolor de moderado a grave, fatiga y alteraciones del sueño; por el contrario, el 66% se sentía mejor que en el momento del diagnóstico. En un estudio australiano, el 47% de los casos de una muestra comunitaria no cumplieron los criterios de clasificación de la American College of Rheumatology (ACR) dos años después del diagnóstico de fibromialgia9 Fitzcharles y Cols, 2003 siguieron, a lo largo de una media de 40 meses, una cohorte de 70 sujetos con fibromialgia. En 33 pacientes, prácticamente en la mitad de la muestra, los síntomas habían remitido total o casi totalmente, 28 de ellos dejaron de cumplir los criterios de clasificación de la fibromialgia definidos por la American College of Rheumatology (ACR). En el estudio no se tuvo en cuenta si estas personas habían recibido tratamiento ni qué tipo de terapia había seguido.10

En otro estudio más reciente11 mostraron que el 54% de una muestra comunitaria de sujetos con diagnóstico previo de fibromialgia se hallaban reclamando la invalidez total en la línea-base. En cambio, en otra muestra de sujetos con dolor extenso crónico que recibió el diagnóstico durante el estudio se demostró que, tres años después, la intensidad de los síntomas había disminuido de forma significativa y su nivel de satisfacción con la salud había aumentado aunque presentaran más limitaciones funcionales que al principio. Estos datos son interpretados por los autores de forma que asignar la etiqueta de fibromialgia no produce efectos adversos en el curso del síndrome. En el mismo sentido, no hallaron correlaciones significativas entre el grado de impacto o afectación de la fibromialgia y el tiempo transcurrido desde el diagnóstico, por lo que concluyen que no hay empeoramiento del cuadro después de varios años.12

Por el contrario, observaron que la cuarta parte de las personas que padecían dolor local, no extenso, en la evaluación de línea-base de una muestra extraída de la comunidad, cumplió criterios para el diagnóstico de (FM) cinco años después. Wigers, 1996, realizó un seguimiento de cuatro años y medio y en este tiempo se constató que se había doblado la proporción de casos que estaban recibiendo algún tipo de pensión, parcial o total del 27% al 63%. La proporción de pacientes que seguía trabajando pasó de un 43% a un 38% al final del seguimiento.13, 6

Estos trabajos permiten elaborar la hipótesis de que una parte importante de las personas con dolor focalizado crónico evoluciona a largo plazo hacia el síndrome fibromialgía, que la proporción de pacientes con el diagnóstico que trabajan, sigue haciéndolo años después aunque estén ocupados menos horas y reciban una pensión compensatoria, que una tercera parte sigue trabajando a tiempo completo y sin ayudas económicas de ningún tipo, que otra parte importante, entre un tercio y la mitad, ven reducidos el dolor y los síntomas asociados y mejoran su calidad de vida y que en otra parte importante el cuadro remite tanto que dejan de cumplir criterios de diagnósticos de fibromialgia.

Sin duda, el curso del síndrome no es igual para todos, en unos casos produce mayor invalidez y en otros casos los síntomas remiten. Sería necesario poder analizar los factores que predicen un mejor o peor pronóstico.

Aun cuando no se ha podido demostrar un tratamiento capaz de curar la enfermedad.

La fibromialgia puede ser tratada de diferentes formas:

A través de cambios en su estilo de vida que le pueden ser útiles, por ejemplo trate de mantener su nivel de actividad igual todos los días. Muchas personas con fibromialgia tratan de hacer todo lo que pueden en los “días buenos” lo cual hace que tenga varios “días malos”. Si usted mantiene su nivel de actividad parejo es posible que no tenga tantos “días malos”.

Es muy importante que exista un buen conocimiento de esta patología en los diferentes ámbitos que tienen relación con el enfermo. Siendo fundamental el apoyo familiar, para hacer un afrontamiento positivo de la misma

Influencia de la terapia oriental Tai-Chi en pacientes con Fibromialgia (I)


Introducción

La vida demuestra que no hay enfermedad nueva, sino  nuevos descubrimientos. Y es que la ciencia en  su constante desarrollo  concentra investigacionesrecursos hacia  estos puntos oscuros de su arsenal de conocimientos.

Pero es justo librar a los científicos de  tamaña responsabilidad, porque ellos no están  ajenos al camino que falta por andar, y que los poderosos  países del primer mundo, bloquean por la inequidad en la  distribución de las riquezas, o los  desvíos de financiamiento  indispensables, hacia la industria de  la guerra.

¿Cuánto sufrimiento se pudiera evitar a la  humanidad, si se priorizara el campo de la salud, más  allá, de lo que hasta el momento se permite? Talento hay,  consagración sin duda. Hombres y mujeres de la ciencia, que  no tienen fronteras, ni tendencias políticas,  a la hora de confrontar los adelantos de la medicina y  la  investigación.

Múltiples estudios epidemiológicos hacen  referencias a las enfermedades  músculo-esqueléticas como causantes de hasta el 40%  de todas las enfermedades crónicas, de más de la  mitad de los casos de incapacidad de larga duración y de  casi el 20% de la utilización de los recursos sanitarios  1,2, La incapacidad y el dolor  son los síntomas que fundamentalmente determinan la  movilidad en este grupo de  enfermedades y son las principales causas de la mayor parte de  los costos  generados.

Dentro de este grupo de enfermedades podemos encontrar  un notable desarrollo a la fibromialgia (FM).

El llamado síndrome de fibromialgia (conocido por  las siglas SFM) es una condición crónica y compleja  que causa dolores generalizados y un agotamiento profundo, y  también una variedad de otros síntomas. Como  sugiere su nombre, la fibromialgia principalmente afecta a los  tejidos  blandos del cuerpo. El nombre de fibromialgia se deriva de  “fibro”, o tejidos fibrosos (tales como tendones y ligamentos),  “míos”, o músculos, y “algia”, que significa dolor.  Aunque se llamó fibrositosis por muchos años, ahora  el nombre preferido es fibromialgia. A diferencia de la artritis,  la fibromialgia no ocasiona inflamación de las articulaciones;  más bien, produce dolor en los tejidos blandos alrededor  de las articulaciones y en todo el cuerpo. Puesto que la  fibromialgia produce pocos síntomas que se puedan “medir”  abiertamente, ha llegado a apodarse como la “invalidez  invisible”. 3

La fibromialgia (FM) es un trastorno o cuadro de dolor  crónico, músculo esquelético, generalizado,  benigno, de origen no articular y de causa desconocida.  Quizás el que no se conozca su causa sea el escollo con  que tropieza la medicina científica para la  búsqueda de un tratamiento curativo. Además, la  gran variedad de síntomas asociados hacen difícil  que un tratamiento farmacológico responda de manera  eficaz. Sin embargo, su frecuencia (segundo diagnóstico más frecuente en las  consultas de reumatología). Y el grado de incapacidad  funcional que puede generar (supera a la derivado de la artritis  reumatoidea).3

Aunque es más común en mujeres adultas, la  fibromialgia también puede afectar a niños,  a ancianos y a hombres. Estos son algunos de los datos que se  revelan de las diferentes investigaciones. Nos ceñimos a  América  del Norte (de donde proviene la mayor parte de la información). Al norte de Europa y España.1

-En USA: la incidencia es del 3,4% para el sexo femenino  y 0,5% para el masculino.

-En Canadá: incidencia 4,9% para las mujeres y  1,6% para los varones.

-En Noruega: 10,5% de mujeres y 0,9% de  hombres.

-En España: 4,2% en las mujeres y 0,4% para los  varones.

Como puede observase la prevalencia femenina es  significativamente mayoritaria. Afecta a todas la razas, aunque  según los estudios americanos aparece con frecuencia en  personas de raza caucasiana que en personas de raza negra o en  hispanos.

La fibromialgia (FM) es común en la  práctica médica. En Cuba se  calcula que el síndrome de la fibromialgia tiene una  prevalencia en la población general que oscila entre 0.66% y  3.9%, es superior en mujeres que en varones (3.4% por 0.5%) y  tiende a incrementarse con la edad.4

En 1990, la Academia Americana de Reumatología  (American College of Rheumatology) organiza una  comisión de expertos que tras el exhaustivo trabajo de  recopilación, publica conclusiones que hoy en día  constituyen la normalización del síndrome y definen  criterios que deben cumplir los pacientes para ser diagnosticados  de fibromialgia.