Caminar es beneficioso para los pacientes de fibromialgia


Caminar-Investigadores de psicología clínica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid han llevado a cabo un proyecto con casi mil pacientes con fibromialgia que demuestra los beneficios del ejercicio físico contra esta enfermedad. También han elaborado un programa que intervenga en la actitud del paciente para que no abandone la actividad física debido a la fatiga y al dolor. 

La fibromialgia se caracteriza por dolor generalizado de más de tres meses de duración, junto con fatiga y otros problemas cognitivos, emocionales y relacionados con el sueño. Su tratamiento se puede abordar desde el punto de vista farmacológico, la terapia psicología y el ejercicio físico regular de moderada intensidad.

Sin embargo, los resultados obtenidos por investigadores de Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) detectan que aunque la mayoría de los afectados por esta patología (un 70%) reciben la recomendación médica de actividad física, como andar, tan sólo un 31% de ellos realizan alguna actividad.

En el proyecto realizado junto con la Universidad Miguel Hernández y financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, los investigadores han querido dar  un giro a la aplicación más tradicional de la psicología. El principal objetivo de este trabajo ha sido conseguir aumentar la adhesión a la actividad de caminar en el tratamiento de la fibromialgia. “Caminando los pacientes mejoran, pero aunque la mayoría cuenta con esta prescripción médica, muchos de ellos no lo hacen, siendo éste un problema de salud pública”, señala Cecilia Peñacoba, investigadora la URJC.

“Los principales factores del poco éxito de la recomendación de realizar ejercicio físico en estos pacientes son la fatiga y el dolor crónico”

Aspectos motivacionales y volitivos

En este estudio participaron un total de 920 pacientes de fibromialgia y se realizó una intervención que combinaba aspectos motivacionales y volitivos, frente a una exclusivamente volitiva y otra con un grupo control.

Los resultados obtenidos indican que los principales factores que influyen en el poco éxito de la recomendación médica de realizar ejercicio físico son la fatiga y la presencia de dolor crónico. Por tanto, los investigadores han elaborado un programa que intervenga en la actitud del paciente porque, según explica Peñacoba, “aunque estas personas son conscientes de los beneficios de andar, tienen que conseguir llevar a cabo la conducta mediante el incremento de la motivación y la regulación de los principales inhibidores (dolor y fatiga)”.

El trabajo desarrollado durante este proyecto ha sido publicado en revistas científicas y los investigadores están trabajando en un nuevo proyecto que continúe con esta línea.

En el nuevo trabajo plantean un punto de vista innovador, ya que se centrarán en trabajar con la fatiga y no sólo con dolor. Además, uno de los principales retos que se han marcado es conseguir que este tratamiento se implante en el Sistema Sanitario de Salud.

Referencia bibliográfica:

Peñacoba, C., Pastor, M.A.., López-Roig, S., Velasco, L. y Lledo, A. (2016). “Walking Beliefs in Women With Fibromyalgia: Clinical Profile and Impact on Walking Behavior”, Clinical Nursing Research: An International Journal

Sanz-Baños, Y., Pastor, M., Velasco, L., López-Roig, S., Peñacoba, C., Lledó, A., & Rodríguez, C. (2016). “To walk or not to walk: insights from a qualitative description study with women suffering from fibromyalgia”.Rheumatology International

OBTENIDO DE:  http://www.agenciasinc.es/Noticias/

El ejercicio físico en general, y caminar en particular, beneficia a las personas que sufren fibromialgia, según muestra un estudio realizado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Universidad Miguel Hernández, en el que han participado 920 pacientes con esta enfermedad reumática, y que también ha revelado que las principales razones que influyen para que estos pacientes no sigan la recomendación médica de practicar ejercicio son la fatiga y el dolor crónico que padecen.

“Aunque el 70% de los afectados por fibromialgia reciben una recomendación de sus médicos para que se mantengan físicamente activos, se estima que solo el 31% cumple esta prescripción”

El trabajo tenía como objetivo incrementar la adhesión de los pacientes a la actividad de caminar como ayuda en el tratamiento de la fibromialgia, porque aunque el 70% de los afectados por esta enfermedad reciben una recomendación por parte de sus médicos para que se mantengan físicamente activos, se estima que solo el 31% cumple esta prescripción.

Por ello, los investigadores elaboraron un programa que influía sobre la actitud del paciente, combinando factores motivacionales y volitivos ya que, como ha explicado Cecilia Peñacoba, investigadora del URJC, a pesar de que estas personas sí son conscientes de los beneficios que les proporciona caminar, necesitan un aumento de la motivación y la regulación del dolor y la fatiga, para lograr establecer el hábito de andar y mantenerlo en el tiempo.

El tratamiento de la fibromialgia se debe abordar desde un punto de vista multidisciplinar, incluyendo terapia farmacológica y psicológica, pero también la práctica regular de ejercicio físico de intensidad moderada. Los autores del estudio ya están desarrollando un nuevo proyecto que se centrará en trabajar tanto con la fatiga como con el dolor, y pretenden que este nuevo tratamiento se incluya en elsistema san
itario de salud.

OBTENIDO DE: http://www.webconsultas.com/noticias/

 

Anuncios

Utilizan el ejercicio físico como pista para diagnosticar la Fibromialgia


los-investigadores-eduardo-ortega-y-elena-boteUna investigación de la UEx, galardonada con el primer premio en el último Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina del Deporte, desvela que sesiones puntuales de bicicleta estática reducen la respuesta inflamatoria en pacientes con fibromialgia

 A pesar de que la fibromialgia es una patología muy frecuente, cuyos pacientes son en el 90 % mujeres, su diagnóstico sigue siendo complicado, sobre todo porque su principal síntoma, el dolor, quizás el más molesto y limitante, es difícil de cuantificar e identificar.

Hasta ahora, diversos estudios realizados por el Grupo de Investigación “Inmunofisiología: estrés, ejercicio físico, envejecimiento y salud” de la UEx han ido poniendo de manifiesto que la respuesta inflamatoria de quienes la padecen baja cuando se llevan a cabo diversos programas de ejercicios acuáticos. Así, gracias a los experimentos llevados a cabo con mujeres que padecían este síndrome pudieron determinar que son necesarios al menos ocho meses de ejercicios regulares para disminuir el estado inflamatorio y mejorar el bienestar de las personas afectadas.

Sin embargo, aún faltaba por evaluar científicamente el efecto que en estos mismos individuos pueden tener la práctica puntual de determinadas modalidades de actividad física. En este sentido, los resultados de los últimos hallazgos, coordinados por Eduardo Ortega Rincón, han sido reveladores.  Realizar sesiones puntuales de bicicleta estática durante unos 45 minutos a una intensidad moderada, no sólo no perjudica a las pacientes con fibromialgia, sino que además contribuye a regular las alteraciones sufridas en su respuesta inflamatoria.

Según ha explicado Ortega, las personas sanas desarrollan, de manera innata, durante la práctica de ejercicio físico una respuesta inflamatoria que despierta y alerta las defensas, “en el caso de las personas con fibromialgia queríamos ver qué ocurría, si perjudicaba a su estado inflamatorio ya alterado. Hemos comprobado que en ellas el efecto es diferente, baja la respuesta inflamatoria pero sin comprometer sus defensas innatas frente a los patógenos. Por tanto el resultado es muy positivo”.

Prueba diagnóstico

Más allá de los beneficios para regular su respuesta inmunitaria, durante los estudios se ha comprobado que estas sesiones aisladas de ejercicio pueden ser una valiosa herramienta para diagnosticar la enfermedad. La autora principal de estos trabajos, Elena Bote, explica que a través de diversos biomarcadores, identificados a lo largo de sendos trabajos científicos, han visto que realizar una única sesión de ejercicio es sólo anti-inflamatoria si la persona padece  fibromialgia y no en las personas sanas.  “Las pruebas en sangre han demostrado con contundencia que las citoquinas proinflamatorias sólo descendían en personas que presentaban esta enfermedad” señala.

Los resultados suponen una importante aportación para el ámbito científico. Este trabajo ha recibido el primer premio del Congreso Nacional de la Sociedad Española de Medicina del Deporte y próximamente serán publicados en la revista Archivos de Medicina del Deporte.

Las conclusiones del estudio permiten comenzar a utilizar una prueba sencilla de ejercicio para determinar si existe o no esta patología.  “Igual que se hace una prueba de esfuerzo para determinar si existe patología coronaria, este test podría ayudar a determinar, con criterios objetivos, si existe esa enfermedad silenciosa y de origen incierto como es la fibromialgia” ha expresado Ortega.

En este sentido, Bote añade que “aunque todavía no podemos asegurar que estos efectos anti-inflamatorios inducidos por sesiones puntuales de ejercicio sean exclusivos para pacientes con fibromialgia (se necesitan estudios en un mayor número de pacientes en ésta y otras patologías), publicaciones previas de otros grupos de investigación han indicado que los efectos del ejercicio en la mayoría de las patologías inflamatorias crónicas son similares a los de personas sanas, por lo que los efectos anti-inflamatorios podrían ser bastante diferenciales en la fibromialgia”.

http://www.unex.es/

Un programa de ejercicio físico (en agua y tierra) disminuye el dolor y mejora la calidad de vida en mujeres con fibromialgia


tandaUn programa de ejercicio físico que reduce el dolor y mejora el estado de salud en mujeres diagnosticadas de fibromialgia ha sido desarrollado por investigadores españoles de la Universidad de Granada (UGR) y la Universidad de Jaén (UJA), según los resultados publicados en la revista Clinical and Experimental Rheumatology.

El objetivo del estudio fue analizar el efecto de un programa de entrenamiento físico de 24 semanas en el agua y en tierra en mujeres con fibromialgia.

 CARACTERÍSTICAS DEL ESTUDIO:

En el estudio controlado, que se llevó a cabo entre diciembre de 2009 y mayo de 2010, participaron 72 mujeres con fibromialgia (con una edad media de 52 años). Las participantes fueron asignadas a:

  1. Un grupo de ejercicio formado por 42 mujeres (3 sesiones por semana, 2 de ellas en el agua y 1 sesión en la tierra).
  2. Y un grupo control formado por 30 mujeres con fibromialgia.

 Las variables analizadas fueron: número de puntos sensibles, escala analógica visual (EAV) del dolor, puntación del algómetro (que mide el umbral de tolerancia a la presión por el paciente), capacidad funcional (fuerza de las piernas, dinamometría de agarre manual, flexibilidad, agilidad, equilibrio, resistencia aeróbica y respuesta del corazón), la composición del cuerpo (Índice de masa corporal, índice de masa grasa, índice de masa muscular esquelética y porcentaje de grasa corporal) y las variables psicológicas (Cuestionario de Impacto de Fibromialgia [FIQ] y Short Form Health Survey 36 [SF-36]).

 RESULTADOS:

Las participantes asigandas al grupo 1 de ejercicio mejoraron en la puntuación del algómetro, en los puntos sensibles positivos, en la EAV y la FIQ. También se han detectado mejoras en la capacidad funcional (fuerza de las piernas, dinamometría de agarre manual, flexibilidad, equilibrio, prueba de caminata de 6 minutos, media de la frecuencia cardíaca, frecuencia cardíaca máxima y VO2 max).

 Hubo una disminución en el porcentaje de grasa corporal. También hubo una mejoría en las subescalas del SF-36; la vitalidad, la salud mental, la funcionalidad en el papel social y la salud general de funcionamiento.

 CONCLUSIONES:

Los hallazgos de este estudio muestran que un programa de 24 semanas de entrenamiento físico (3 sesiones / semana, de las cuales 2 sesiones son en agua y 1 sesión es en tierra) reduce el dolor y el impacto de la enfermedad y mejora la capacidad funcional en mujeres con fibromialgia.

 Según explica Pedro Latorre de la UJA:

“Las actividades en piscinas de agua caliente (32ºC aproximadamente), combinado con la práctica recomendada de ejercicios, ayudaron a reducir el impacto negativo que esta enfermedad tenía en la rutina diaria de las participantes e incrementó, en definitiva, su calidad de vida”.

“Las personas con fibromialgia presentan una disminución tanto de la temperatura corporal como del umbral del dolor (intensidad mínima de un estímulo que despierta la sensación de malestar). De esta forma, el ejercicio en agua caliente ayuda a subir esta temperatura y esto permite que el umbral de dolor también aumente, posibilitando que estas personas puedan realizar más movimientos y, en resumen, sentirse mejor”.

 Fuente: Clinical and Experimental Rheumatology y agenciasinc

 ¿Crees que un programa similar tendría beneficios en tu calidad de vida y reduciría el dolor? ¿es el agua caliente un factor importante en estas terapias? Si quieres compartir tu opinión con nosotros y aún no formas parte del grupo de fibromialgia ¡únete al grupo, es gratuito y anónimo!

 http://redpacientes.com/

Los mejores ejercicios para la Fibromialgia


Cuando tienes Fibromialgia, la última recomendación que quieres escuchar es “haz ejercicio”.

Muchas personas con Fibromialgia limitan su actividad física, porque tienen miedo de empeorar sus síntomas, y se sienten demasiado cansados y doloridos como para forzar a su cuerpo a moverse. Levantarte y empezar a mover el cuerpo puede ser lo último que tengas ganas de hacer, pero debes saber que realmente te ayudará… y mucho.

Al principio puede ser muy difícil  y desalentador hacer ejercicio, de hecho muchas personas llegan a abandonarlo porque no ven los resultados de manera inmediata, o bien, porque se sienten peor.

Si es tu caso, no te des por vencido. La realización regular de ejercicios adecuados (diseñados o vigilados por tu médico o fisioterapeuta) mejorará tu rango de movimiento, mala postura, equilibrio, salud cardiovascular, tensión muscular, fuerza, calidad del sueño y rigidez. Con el ejercicio ayudas a tu cuerpo a aumentar tus niveles de serotonina y endorfinas, con lo que también puedes disminuir el dolor.

Un estudio realizado en 2007 por la Arthritis Foundation encontró que el ejercicio no sólo ayuda a mejorar los síntomas, sino que mejora potencialmente los regimenes de medicación, es decir, que los tratamientos farmacológicos consiguen mejores resultados cuando la persona hace ejercicio.

El ejercicio regular también es esencial para prevenir condiciones relacionadas con la obesidad, como la artritis, enfermedades cardiacas y diabetes, que pueden complicar aún más la Fibromialgia.

Una persona con esta enfermedad debe preocuparse por mantener sus músculos lo más saludables y fuertes posible. Cuando hay poco o nada de acondicionamiento muscular, el dolor puede aumentar al realizar mínimos esfuerzos.

¿Necesitas más razones para comenzar a hacer ejercicio?

 LOS 7 MEJORES EJERCICIOS PARA LA FIBROMIALGIA

Si ya tomaste la decisión de empezar a ejercitarte pero no sabes por dónde empezar, lo más recomendable es que te asesores con tu médico o fisioterapeuta, quien te dará las indicaciones más adecuadas sobre qué rutinas de ejercicios hacer.

A continuación te presentamos una lista con los ejercicios que han reportado mayor mejoría en los pacientes con Fibromialgia.

artricenter1. Yoga. Esta actividad propicia el estiramiento y fortalecimiento de los músculos, reduciendo el dolor y el estrés. El yoga permite relajar el cuerpo y la mente, fortaleciendo los músculos doloridos, sin forzarlos. Las personas con Fibromialgia deben evitar posturas con rangos muy extremos de movimiento que puedan ocasionar lesiones, en cambio, deben buscar posturas que tenga movimientos confortables y estén dentro de sus capacidades.

artricenter2. Pilates. Es una forma de ejercicio que se centra en el fortalecimiento de los músculos que rodea al abdomen y espalda. En algunas personas suele ayudar a aliviar el dolor más efectivamente que con relajación o estiramiento. Este tipo de ejercicios permite mejorar la postura, flexibilidad y fuerza. Las personas con Fibromialgia deben empezar con ejercicios de principiantes.

 

artricenter3. Caminar. Es una excelente actividad sencilla y de bajo impacto, que se puede hacer casi en cualquier lugar: centro comercial, parque, calle, etc.  Permite a la persona con Fibromialgia tener un corazón saludable, reducir el estrés, mejorar el sueño y mantener los músculos en buen estado.

 

artricenter4. Ejercicios en agua. No todas las personas tienen acceso a una piscina con agua caliente, sin embargo, vale la pena hacer el esfuerzo para conseguirlo. La natación y ejercicios acuáticos es probablemente la mejor actividad para las personas con problemas musculoesqueléticos. La flotabilidad del agua ayuda a que los movimientos sean más suaves y fáciles, por otra parte, el agua ofrece una resistencia que ayuda a que los músculos se fortalezcan.

artricenter5. Tai chi. Es un buen ejercicio que cultiva la atención plena. Se realiza con movimientos suaves que conecta al cuerpo con la mente. A las personas con fibromialgia les puede ayudar a reducir el dolor, la rigidez y la fatiga; y mejora la fuerza, la resistencia y equilibrio.

 

 

 

artricenter6. Estiramientos. Es una sencilla actividad que puedes realizar incluso desde la comodidad de tu cama al despertar. Los estiramientos reducen el dolor y la rigidez, ayudan con la postura y mantienen flexibles a los músculos y articulaciones. El estiramiento antes de una rutina de ejercicio también es muy recomendable, pues ayuda a que la sesión de ejercicio sea más cómoda y reduce el riesgo de lesiones

artricenter7. Ejercicios aeróbicos. Las actividades aeróbicas, como andar en bicicleta estacionaria, zumba, correr o trotar, son especialmente buenos para las personas con Fibromialgia, ya que además de mejorar los síntomas, mejora la función física y el corazón. Los aeróbicos activan los mecanismos opioides endógenos, los que reducen el dolor.

Fuentes

http://bit.ly/1bJMmu0, http://bit.ly/1cWUbaC, http://bit.ly/1cnpY7B, http://bit.ly/1kTqxeq, http://bit.ly/1dJnRfj, http://bit.ly/MaPEdx, http://bit.ly/1cnqnXT

 

http://artricenterfibromialgia.wordpress.com/

14 TIPS PARA EMPEZAR A HACER EJERCICIO CON FIBROMIALGIA


Hacer ejercicio (o cualquier otra actividad) puede ser muy difícil para las personas con Fibromialgia. La rigidez, el dolor, y sobre todo la fatiga, resultan tan intensos, que sólo levantarse de la cama puede significar un gran logro.

Ya son muchos los estudios que han comprobado que el ejercicio es una de las mejores formas de mejorar y controlar los síntomas de Fibromialgia y muchos pacientes con la enfermedad son testigos de ello, sin embargo, es más fácil decirlo que hacerlo.

Por ello, si eres de las personas que ya ha decidido empezar a hacer ejercicio pero no sabes cómo hacerlo, te damos 14 tips que debes tomar en cuenta para lograrlo:

artricenter1. Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio para la Fibromialgia.

2. Comienza con un programa de ejercicios de rango de movimiento y flexibilidad. Consulta a tu médico para determinar los ejercicios que mejor funcionarán para tus circunstancias particulares.

3. Tras haber establecido y adaptado a un programa de ejercicios de movilidad y flexibilidad, incorpora un entrenamiento de ejercicios de fuerza y aeróbicos a tu rutina. Hazlo lentamente y aumenta tu resistencia con el tiempo.

4. Si estás comenzando a hacer ejercicio, inicia con sesiones diarias de 5 minutos de ejercicio de bajo impacto, como andar en bicicleta estacionaria o ejercicios de agua. Aumenta el tiempo invertido de manera semanal (por ejemplo, aumenta un minuto cada semana), hasta llegar a sesiones de 20 a 30 minutos.

artricenter5. Evita el exceso de ejercicio, ya que puede provocar lesiones y el empeoramiento de la fatiga y el dolor. No corras riesgos innecesarios.

6. Evita la resistencia excesiva durante un entrenamiento de fortalecimiento, pues puede provocar microtraumatismos musculares. La postura incorrecta en máquinas de fitness o hacer ejercicio durante brotes (o periodos de dolor intenso) también puede ocasionar el empeoramiento de los síntomas en algunos casos.

7. Si no puedes tolerar las sesiones largas de ejercicio divídelas. Por ejemplo, si tu médico te recomendó 30 minutos de ejercicio, divídelos en periodos más cortos de 10 minutos, y hazlos tres veces al día. Esto te permitirá alcanzar tus metas de acondicionamiento físico sin riesgo de agotamiento o dolor.

Captura de pantalla 2014-03-03 a las 17.18.598. Debido a que la fibromialgia puede ocasionar rigidez en los músculos, es recomendable realizar ejercicios de estiramiento antes de comenzar con una sesión de ejercicios, para evitar lesiones.

9. Si antes de tener Fibromialgia eras una persona muy activa, no te precipites. Debes a comenzar a ver el ejercicio de otra manera, tómalo más lentamente y aprende a escuchar a tu cuerpo. Con el tiempo te irás dando cuenta de qué nivel de ejercicio es bueno para ti y cuánto es demasiado. No te sobre exijas, pues puede ser contraproducente.

10. Encuentra un ejercicio que te guste. Una de las cuestiones que más importarán para que no abandones la actividad física y cumplas con tus objetivos es que realices actividades que te gusten. Prueba con varias cosas y quédate con lo que más te agrade.

Captura de pantalla 2014-03-03 a las 17.20.2911. Haz ejercicio en el momento del día que te sientas mejor. Muchas personas con Fibromialgia indican estar mejor de las 10 am a las 3 pm, pero cada caso es diferente. Identifica ese momento y ocúpalo para ejercitarte.

12. Toma los descansos que sean necesarios. Si a los pocos minutos de haber empezado tu rutina sientes la necesidad de descansar, hazlo. No tengas miedo de ir despacio, encuentra tu propio ritmo.

13. Toma una ducha o baño caliente después del ejercicio. Esto ayudará a relajar tus músculos probablemente doloridos.

14. Sé paciente. Aunque el ejercicio puede mejorar los síntomas de la Fibromialgia, los efectos nos siempre son inmediatos. Los beneficios del ejercicio en realidad se logran ver a largo plazo; puede tomar hasta seis meses antes de que notes un cambio en tus síntomas.

¡Tú puedes!

http://artricenterfibromialgia.wordpress.com/

Estudio sugiere que el ejercicio podría ayudar a la memoria en pacientes con fibromialgia


entrenamientoDe acuerdo con un nuevo y pequeño estudio, pacientes con fibromialgia que dejaron de tomar la medicación y luego ejercitaron regularmente por seis semanas reportaron una mejoría en la función de la memoria y menos dolor.
Si bien el hallazgo es alentador, no sugiere un cambio potencial en el cuidado clínico para los pacientes de dicha condición.

La fibromialgia es un desorden marcado por un dolor extendido por el cuerpo, fatiga, y problemas del sueño y cognitivos. No tiene una causa aparente y el dolor es real, y suele originarse en el sistema nervioso central. Suele afectar más a mujeres que hombres.

El ejercicio físico ha sido por mucho tiempo recomendado a los pacientes con fibromialgia, y algunos hallan que mejora su sentido de bienestar.

Para el ensayo clínico, nueve mujeres fueron sometidas a un estudio conocido como resonancia magnética de cráneo. También se les había dado ejercicios donde tuvieran que utilizar sus habilidades mnemotécnicas y fueron cuestionadas acerca de su sentido de bienestar y dolor mientras tomaban la medicación.

Luego, estas mujeres dejaron de tomar la medicación por un período de descanso de seis semanas. Y luego se les volvió a hacer los mismos exámenes médicos. Por último, empezaron a realizar un programa de ejercicios aeróbicos supervisado, que consistían en una sesión de 30 minutos por semana.

Los resultados indicaron que el ejercicio podría derivar en una mejora en la red de distintas áreas del cerebro que se utilizan para la función normal de la memoria. Sin embargo, mucha más investigación es necesaria para poder obtener conclusiones más claras.

http://blogdefarmacia.com

Imágenes del cerebro muestran un beneficio del ejercicio en la fibromialgia


La investigación presentada en la Sociedad de Neurociencia de la reunión anual va más allá de la norma cuando se mira en los beneficios del ejercicio para las personas con fibromialgia. Mediante el uso de resonancia magnética funcional para monitorear los cambios en el cerebro, los investigadores demostraron que el ejercicio aeróbico durante 6 semanas, provoca una mayor actividad en las áreas del cerebro relacionadas con la realización de tareas, incluyendo el trabajo (a corto plazo) de la memoria.

Era un pequeño estudio, incluyendo sólo 9 mujeres. Todos ellas se administraban medicamentos para los síntomas de la fibromialgia, alrededor de un mes y medio más tarde, comenzó a 6 semanas de ejercicio aeróbico de rutina a dejar los medicamentos.

Como era de esperar, sufrieron una percepción de aumento del dolor, cuando las mujeres estaban fuera de las medicinas, luego disminuyó durante el curso del programa de ejercicios. La memoria de trabajo, las tareas realizadas en cada etapa siguió el patrón inverso, en un principio de inmersión y luego aumentando de manera significativa, dicen los investigadores.

Los resultados del FMRI refleja los resultados de trabajo y mostraron un aumento significativo de la actividad en ocho áreas del cerebro que tienen que ver con la realización de tareas.

La disfunción cognitiva, a menudo llamada “fibro fog” es un síntoma común de la fibromialgia y difícil de medir. Deterioro de la memoria de trabajo generalmente viene acompañada de esto, por lo que se le olvida por qué entró a cierta habitación o que le hace ver el siguiente paso en una receta repetídamente.

Durante años, estudio tras estudio se ha demostrado la mejoría con ejercicio constante y moderado. Este estudio podría ayudar a arrojar luz sobre ellos, demostrando el efecto del ejercicio en áreas específicas del cerebro.

Sin embargo, en la práctica, para muchas personas con fibromialgia es difícil o imposible el ejercicio ya que incluso un esfuerzo leve puede causar síntomas de erupción durante días o semanas. Conocimientos médicos generalmente recomiendan empezar con ejercicios muy suaves para un lapso muy corto de tiempo, como 1 minuto, y el aumento de la cantidad de tiempo e intensidad del trabajo en pequeños incrementos, una vez que sabes lo que has estado haciendo es manejable.

Si bien los resultados de este estudio son interesantes, es importante tener en cuenta que era pequeño y los resultados tendrán que ser verificadas por ensayos más amplios

http://www.unavidalucida.com.ar

Causas del aumento de peso en pacientes con fibromialgia


La fibromialgia a menudo provoca aumento de peso en las personas debido a una serie de factores que están directa e indirectamente relacionados con la enfermedad en sí.

La fibromialgia provoca desequilibrios hormonales que afectan los niveles de cortisol, la glándula tiroides, la serotonina y la insulina, así como la producción de hormonas de crecimiento. Debido a este desequilibrio hormonal, el metabolismo se ralentiza y el aumento de peso da lugar a menudo.

La fatiga asociada con fibromialgia también conduce al aumento de peso. Debido a que la fibromialgia se inicia un trastorno de la excitación en el patrón de las ondas cerebrales durante el sueño, el individuo no puede tener un sueño de calidad suficiente, la persona también puede sufrir de apnea del sueño (pausas en la respiración y ronquidos durante la noche) y síndrome de piernas inquietas (sensación de hormigueo en las piernas), lo que aumenta la fatiga.

Un nuevo estudio encontró que la falta de sueño también lleva a una mayor producción de hipocretina, lo cual es importante en los niveles de sueño y el apetito. Cuando los niveles de las neuronas hipocretinas son altos (por el medio ambiente y mental) que conduce a un estado creciente de la excitación, lo que lleva no sólo a la fatiga, sino también para comer.

Además de la fatiga, la experiencia de muchos pacientes con fibromialgia el dolor crónico, el cual también puede inhibir la capacidad de ejercer.

Medicamentos que se toman para tratar la depresión relacionada con la fibromialgia también puede causar al individuo a obtener peso.Antidepressivos como el Prozac y Zoloft aumento del apetito, retención de líquidos, y puede afectar los niveles hormonales y por lo tanto su metabolismo.

Fibromialgia Dieta

Es esencial mantener una dieta equilibrada y con el fin de minimizar el aumento de peso de la fibromialgia.

Estos son algunos consejos útiles de dieta:

■ evitar el consumo de grasas de origen animal como la carne roja. En su lugar, comer carnes más magras como el pollo sin piel, pavo y pescado, que también son excelentes fuentes de proteínas.

■ aumentar la ingesta de alimentos que son ricos en fibra y bajos en azúcar, como las verduras.

■ comer mucha fruta fresca como las frambuesas y las fresas también es útil. Evite las frutas secas, ya que contienen conservantes.

■ Los ácidos grasos Omega-3 también son importantes para mantener una dieta saludable y se puede encontrar en el pescado de agua fría. Otras buenas fuentes de grasa son las almendras, aguacate, aceites de pescado y aceite de oliva y maíz.

■ comer tres comidas al día y tratar de tener uno o dos refrigerios nutritivos todos los días
Evite los alimentos fritos, comida chatarra, harina blanca y el azúcar y el alcohol y las bebidas gaseosas.

Fibromialgia Ejercicio

Aunque la fibromialgia puede causar dolor y fatiga, es importante para mantenerse en forma lo mejor que pueda para evitar el aumento de peso saludable.

A partir de su propio programa de ejercicios fibromialgia es una gran manera de lograr este objetivo.

Comience con ejercicios simples como el estiramiento, caminar o andar en bicicleta.

Comience su rutina de caminar con una caminata de cinco minutos desde el primer día, a continuación, añadir 1-2 minutos por día, poco a poco de pasar a un objetivo de 60 minutos (o la cantidad que se sienta cómodo y capaz de mantener .) Una vez que haya alcanzado su valor objetivo, asegúrese de tomar esa cantidad de tiempo de tres a cuatro días a la semana.

La bicicleta es otra opción de gran entrenamiento. Una bicicleta estática (fija) le permite trabajar a lo largo del año, sin importar la hora, además, puede realizar un seguimiento de su kilometraje con facilidad y esto puede ayudarle a alcanzar sus objetivos de entrenamiento más eficiente.

Tenga en cuenta que un poco de dolor muscular es común cuando usted comience a hacer ejercicio, pero el dolor agudo puede decir que ha sobrecargado los músculos.

http://afibromanosomosinvisibles.mex.tl/

Ejercicio y educación para la fibromialgia


“Un estudio realza los beneficios del ejercicio combinado con cursos especializados para el autocuidado de la fibromialgia”

Dentro de los tratamientos habituales para la fibromialgia se recomiendan cantidades moderadas de ejercicio muscular, cardiovascular y de flexibilidad, respiratorio y de movilización de la musculatura con dolor, entre otros. La suma de estos ejercicios a la termoterapia, balneoterapia y masajes relajantes contribuye a aumentar los efectos beneficiosos. Pero acertar en los ejercicios adecuados no es todavía tarea fácil. Un artículo reciente concreta estas recomendaciones, y asegura que los paseos progresivos, los entrenamientos sencillos de fortalecimiento y los estiramientos, combinado todo ello con una medicación adecuada y una educación destinada al autocuidado, mejoran el estado funcional del paciente y, sobre todo, los síntomas más graves de la enfermedad.

Pasear de forma continuada y realizar entrenamientos de fortalecimiento y estiramientos. Éstas son las claves principales que pueden reducir los síntomas más graves de la fibromialgia, una forma de reumatismo no articular crónico caracterizada por dolor muscular difuso, rigidez (sobre todo matinal), dolor en la palpación de determinados puntos específicos en masas musculares y otros síntomas derivados. Este tipo de ejercicio lo deben llevar a cabo pacientes que ya se estén medicando. Si, además, éste se combina con cursos de autocuidado que valoren la necesidad de ejercicio, mucho mejor. Es lo que asegura un reciente estudio elaborado en la Universidad de Boston (EE.UU.) y publicado en la revista “Archives of Internal Medicine”.

Ejercicio para la intolerancia al ejercicio

Otro síntoma importante en la fibromialgia es la intolerancia al ejercicio. A pesar de que varias investigaciones dudan sobre qué tipo de ejercicio es el mejor, y aunque parezca contradictorio, éste ya se recomienda en la actualidad en muchos planes de tratamiento. Precisamente, los investigadores estadounidenses se centraron en el estudio del ejercicio como tratamiento adecuado para este grupo de trastornos, así como en el autocuidado. “Cada vez se recomienda más el autocuidado como una de las principales recomendaciones estándares para la fibromialgia”, asegura Daniel S. Rooks, del Beth Israel Deaconess Medical Center de Boston (EE.UU.), investigador principal del trabajo.

Los beneficios del ejercicio en la fibromialgia aumentan cuando se lleva a cabo una educación para fomentar el autocuidado

Las opciones de tratamiento que dispone este grupo de trastornos son muy limitadas, por lo que el autocuidado, habitual en muchas enfermedades crónicas, es una recomendación muy habitual. Durante 16 semanas, 207 mujeres con fibromialgia fueron sometidas a cuatro tipos de tratamiento de “autocuidado” para así valorar la mejor eficacia. Un grupo realizó ejercicios aeróbicos y de flexibilidad; el segundo practicó ejercicios aeróbicos, de fortalecimiento y de flexibilidad; un tercer grupo asistió a un curso de autoayuda de siete sesiones (FSHC); y, por último, el cuarto grupo llevó a cabo los ejercicios del segundo grupo y también el FSHC.

En los criterios de valoración para hallar el mejor tratamiento se tuvieron en cuenta la condición física y el estado emocional de las pacientes transcurridas las semanas que duró el examen, así como la facilidad para llevar a cabo cada tipo de tratamiento de forma autónoma.

Los resultados parecen ser contundentes: la combinación de educación sanitaria sobre el autocuidado sumada a la práctica del mismo resultó ser el mejor tipo de tratamiento. Tanto las condiciones físicas como emocionales de las pacientes fueron mucho más elevadas en este tipo de tratamiento que en el resto. Mejoró el dolor corporal, la función social, la salud mental, la fatiga y la depresión. “Los beneficios del ejercicio aumentan cuando se lleva a cabo una educación dirigida al autocuidado”, asegura Rooks, por lo que estos ejercicios “apropiados” según él, sumados a la educación al paciente, deberían ser incluidos en cualquier terapia de tratamiento para la enfermedad.

Tratamiento indefinido

El retraso en la definición del mejor tratamiento para la fibromialgia se debe a que no fue hasta la década de los 90 cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) la reconoció como enfermedad. Durante los últimos cinco años, sin embargo, algunos proyectos de investigación se han puesto las pilas, quizás por el impacto que está generando cada vez más, y se han aprobado ya varios medicamentos. El caso es que la fibromialgia se ha convertido ya en una de las primeras causas de enfermedad crónica en la población (2,5 %), y afecta principalmente a las mujeres (80%) sobre todo en edades comprendidas entre 25 y 50 años.

El tratamiento farmacológico es a menudo insuficiente para resolver síntomas persistentes, para mejorar las limitaciones funcionales que provoca la enfermedad o para mejorar la calidad de vida. Es por este motivo que las recomendaciones para el autocuidado (ejercicio, balneoterapia o masajes) han ido aumentando poco a poco los últimos años, así como las investigaciones para poder llegar a ofrecer los mejores consejos con el fin de llevarlo a cabo. Aunque la limitación del estudio estadounidense se basa en la ausencia de un grupo control que no recibiera ningún tipo de intervención, los resultados contribuyen a aumentar el conocimiento sobre los beneficios del ejercicio y de la actividad física para mejorar la salud de los adultos con enfermedades crónicas como la fibromialgia.

Los futuros estudios deberán centrarse en la identificación de métodos para integrar ejercicios apropiados en los planes de tratamiento de pacientes con fibromialgia e incluso otras enfermedades crónicas que ayudarán a la promoción de la adopción de un estilo de vida más activo físicamente.

FRECUENTE EN NIÑOS

Aunque la fibromialgia es frecuente en la edad adulta, se están describiendo ya casos en niños. Un artículo reciente publicado en “Arthritis and Rheumatism” habla también de la seguridad que proporciona hacer ejercicio aeróbico en los niños que padecen este grupo de enfermedades.

Tras multitud de visitas al pediatra, es un reumatólogo quien detecta la fibromialgia e inicia el tratamiento adecuado. Los niños que padecen fibromialgia sufren los mismos síntomas que los adultos: dolor generalizado, cansancio y alteraciones en el sueño, entre otras. Pero es el cansancio el síntoma más destacado. Aparece de forma habitual por la mañana, y es tan acusado que el pequeño se ve incapaz de ir a la escuela. Las pesadillas y los despertares nocturnos también son frecuentes.

En el tratamiento de la fibromialgia en niños, es muy importante detectar la existencia de posibles factores psicosociales. Si estos desaparecen o se da un apoyo psicológico adecuado para afrontarlos, la evolución es más favorable. Por tanto, deben intervenir en el tratamiento otros especialistas como psicólogos, psiquiatras o rehabilitadores.

Aunque es una enfermedad crónica, hay que explicarle al pequeño que la cronicidad no implica que siempre vayan a estar presentes los síntomas o que la dolencia deba empeorar. Se recomienda que quienes sufren de fibromialgia sigan con su vida normal, que salgan con sus amigos y hagan deporte con el fin de poder llegar a la edad adulta sin tantas secuelas físicas o psicológicas.

http://www.consumer.es/web/es/salud/prevencion/2008/12/22/182234.php

http://www.fibroamigosunidos.com

 

 

 

Estiramientos para el paciente fibromiálgico (I)


La actividad física, lúdica , de entrenamiento y las actividades recreacionales, suelen compensar y atenuar los síntomas de la FBM.

 El tiempo dedicado a la actividad física, entrenamiento aeróbico y de fuerza, horas de ocio, incluso de fantasías, deben encontrar un lugar preferente entre las AVD del paciente que padece fibromialgia.

Las actividades físicas y otras actividades lúdicas en grupo, de pacientes fibromiálgicos, permiten conocerse mejor a uno mismo, conocer mejor la evolución de la enfermedad y luchar mejor contra ella, a la vez que mejoran las relaciones sociales y el conocimiento de personas con similar patología.

La actividad física esta demostrado que permite mayor tolerancia al dolor, saber aguantar y aprender a soportarlo.

Es un hecho probado científicamente que el ejercicio físico favorece la secreción de opiaceos endógenos (sustancias que combaten la sensación dolorosa al interferir las vías periféricas y centrales de la transmisión del dolor).

El ocio y la actividad física compartido resuelven timideces , inhibiciones a la vez que animan y estimulan.

Las actividades en grupo inducen a sus integrantes al sentimiento de responsabilidad compartida, camaradería, apoyo ante restricciones o incremento de los síntomas.

Las actividades en grupo mejoran la socialización, la estabilidad emocional y la comunicación, reduciendo comportamientos derrotistas.
Pero antes de iniciar cualquier tipo de actividad física, al término de la misma y antes de acostarse es recomendable e incluso necesario que el paciente fibromiálgico desarrolle un breve programa de estiramientos:
•Como parte del calentamiento muscular y preparación del organismo para realizar el posterior esfuerzo físico (programado, controlado y limitado en este tipo de pacientes).
•Al final de la actividad física, en la fase de enfriamiento o vuelta a la normalidad
•Antes de acostarse, con el objetivo de relajar los músculos e inducir al sueño.

Beneficios del stretching en los pacientes fibromialgicos

A nivel músculo-esquelético

 •Más relajación. Disminuye la rigidez
•Mayor agilidad de movimiento, más flexibilidad
•Mejora la oxigenación del músculo
•Mejora el trabajo de los músculos voluntarios (corazón, respiración).
•Hace más fuertes y resistentes los músculos, tendones y ligamentos, con lo que se previenen y evitan muchas lesiones que pudieran surgir durante la realización de los ejercicios.

A nivel general y postural

 •Se siente el cuerpo más armónico
•Se consigue un cuerpo más erguido
•Se mejora la postura
•Los movimientos son más dinámicos, más “juveniles” (tonifica el cuerpo).

A nivel respiratorio

 •Optimiza la oxigenación de todo el organismo
•Ritmo respiratorio más eficaz y acompasado

A nivel circulatorio

 •Circulación arterial más fluida y eficaz
•Mejora las circulaciones de retorno
•Estabiliza el ritmo cardíaco

A nivel psicológico

 •Libera bloqueos internos y tensiones (ansiedad)
•Mejora el equilibrio físico / psíquico
•Mejora el ánimo y la energía

¿Como realizar los estiramientos?

Advertencias

 •Mejor en compañía
•Aprenderlos primero con un profesional, aunque después se siga un manual.
•Si se produce un aumento del dolor suprimirlos y consultar con el médico
•Si hace tiempo que no practica ejercicio físico comience con los más elementales y suaves.
•Avance gradualmente para comprobar sus beneficios.
•Se encontrará mejor si incluye en el programa algún ejercicio aeróbico (Yoga- Tai Chi, etc)
•Los últimos trabajos indican que realizar 10-12 minutos de estiramientos antes de acostarse facilitan un sueño más reparador, independientemente que se realicen también en otros momentos del día.
•En pacientes fibromiálgicos deben realizarse también los llamados “estiramientos estáticos” (elongación del músculo y tendón lenta y mantenida al llegar al final), ya que los estiramientos balísticos (rápidos y con rebote) están desaconsejados.
•El grado de flexibilidad es propio de cada persona, por lo tanto cada uno encontrará su límite personal. En ningún caso al realizar un estiramiento, se intentará competir con otras personas.
•La respiración correcta, acompasada, lenta y tranquila es fundamental en los estiramientos. Se dejará que el organismo respire de forma natural, sin intentar, en ningún caso forzar la respiración.
•También se debe prestar atención a la vestimenta que se lleva puesta a la hora de hacer los estiramientos, que deberá ser ligera, sin elementos que presionen o restrinjan la movilidad. Se utilizará preferentemente mallas y camiseta de algodón.

Articulo proporcionado por Centro Maya. http://fisicosalud.com

Estudio sugiere que el ejercicio podría ayudar a la memoria en pacientes con fibromialgia


De  acuerdo con un nuevo y pequeño estudio, pacientes con fibromialgia que dejaron de tomar la medicación y luego ejercitaron regularmente por seis semanas reportaron una mejoría en la función de la memoria y menos dolor. Si bien el hallazgo es alentador, no sugiere un cambio potencial en el cuidado clínico para los pacientes de dicha condición.

La fibromialgia es un desorden marcado por un dolor extendido por el cuerpo, fatiga, y problemas del sueño y cognitivos. No tiene una causa aparente y el dolor es real, y suele originarse en el sistema nervioso central. Suele afectar más a mujeres que hombres. El ejercicio físico ha sido por mucho tiempo recomendado a los pacientes con fibromialgia, y algunos hallan que mejora su sentido de bienestar.

Para el ensayo clínico, nueve mujeres fueron sometidas a un estudio conocido como resonancia magnética de cráneo. También se les había dado ejercicios donde tuvieran que utilizar sus habilidades mnemotécnicas y fueron cuestionadas acerca de su sentido de bienestar y dolor mientras tomaban la medicación. Luego, estas mujeres dejaron de tomar la medicación por un período de descanso de seis semanas. Y luego se les volvió a hacer los mismos exámenes médicos. Por último, empezaron a realizar un programa de ejercicios aeróbicos supervisado, que consistían en una sesión de 30 minutos por semana.

Los resultados indicaron que el ejercicio podría derivar en una mejora en la red de distintas áreas del cerebro que se utilizan para la función normal de la memoria. Sin embargo, mucha más investigación es necesaria para poder obtener conclusiones más claras.

http://blogdefarmacia.com/