La Fibromialgia y los Problemas en Dientes, Encías y Lengua


La fibromialgia no es una enfermedad que cause directamente problemas en dientes, encías o en la lengua, pero debido a que muchos pacientes experimentan malestares faciales y en la mandíbula, pueden afectar a la región orofacial y posteriormente a la dentadura.No por tener fibromialgia tienes que padecer algún tipo de problema bucal, pero si se asocia un alto riesgo a padecerlos con cualquier enfermedad reumática como la FM y con la ingesta recurrente de medicamentos.

En este artículo hablaremos de algunas complicaciones en la boca que se asocian indirectamente con la fibromialgia y daremos algunos consejos para evitarlos.

Periodontitis

La periodontitis es un complicación de las encías cuando estas se retraen debido a la acumulación de placa, esto puede provocar infecciones debajo de las encías y con el tiempo puede destruir el hueso y el tejido que sostiene los dientes.

Se recomienda acudir al dentista para limpiar la placa acumulada y evitar el deterioro. También, y como se recomienda a todas las personas, cepillar los dientes después de cada comida y utilizar hilo dental. Otro consejo que muchas personas no tienen en cuenta es el de cepillar también la lengua para eliminar bacterias que pueden generar placa.

Xerostomía

La xerotomía es común entre pacientes con fibromialgia por el uso de medicamentos para tratarla. El síntoma principal es la disminución de la saliva provocando sequedad en la boca y en la lengua. Tener la boca seca podría ser solo una simple molestia pero si la sequedad es muy recurrente puede causar una alteración del funcionamiento de las glándulas salivales.

Es conveniente detectar la xerotomía a tiempo para evitar que esta sequedad pueda provocar caries, infecciones y dificultades a la hora de masticar los alimentos o alteraciones del gusto.

Se recomienda mantenerse hidratado y beber agua durante todo el día, también masticar chicle o chupar caramelos sin azúcar para salivar.

Bruxismo

Algunos medicamentos usados para tratar la fibromialgia también pueden causar bruxismo, que es cuando la tensión en las mandíbulas aprietan los dientes de arriba con los de abajo, es lo que se conoce como el rechinar de los dientes que se produce durante el día o por la noche mientras dormimos.

Se recomienda realizar ejercicios de mandíbula, abrir y cerrar la mandíbula y moverla hacia los lados, así como utilizar un plano de mordida que ayude a aliviar la tensión de los músculos de la mandíbula.

Infecciones bucales

Todas las personas podemos padecer infecciones en la boca pero en el caso de la fibromialgia pueden provocar un problema muscular si no se lleva un control adecuado. Es muy importante llevar una higiene dental y acudir al dentista frecuentemente, ya tenemos suficiente dolor como para añadir un dolor de muelas o dientes.

Es fundamental llevar una buena higiene dental para evitar estos problemas, acudir al dentista a menudo y si usas prótesis mantenerlas siempre en buen estado. Y no olvides que la salud dental no solo proviene del cuidado que le damos a nuestros dientes y encías, sino también de un estilo de vida saludable, buena alimentación, ejercicio suave y un buen manejo del estrés.

Aftas orales

No se ha demostrado que la fibromialgia produzca per se aftas orales. Lo que no quiere decir que en un paciente con fibromialgia no puedan aparecer estas molestas lesiones en la mucosa de la boca. Como en cualquier otra persona.

Como causa de las aftas orales en el paciente fibromiálgico pueden participar fenómenos tan distintos como:

  • los tratamientos medicamentosos (por ejemplo, los AINE o aintiinflamatorios no esteroideos),
  • los desequilibrios nutricionales (se ha visto que el paciente con dolor crónico en general, y el fibromiálgico en particular, debido a ese dolor, tiene tendencia a alimentarse mal, y su estado nutricional es peor que el de la población general),
  • las alteraciones inmunológicas asociados a determinados tipos HLA (que son unas estructuras localizadas en las membranas de las células que les sirven para reconocerse unas a otras),
  • los traumatismos directos a la mucosa por los propios dientes (en la fibromialgia son frecuentes las contracturas musculares y las contracciones musculares involuntarias, que cuando afectan a la musculatura masticatoria pueden producir mordeduras involuntarias, sobre todo con el paciente dormido)
  • el propio estrés psicológico (¿hay algo más estrenaste que el dolor no aliviado?),
  • o enfermedades reumatológicas que frecuentemente se asocian con la fibromialgia (como el lupus eritematoso, el síndrome de Reiter, la enfermedad de Behcet, etc.)

El enfermo con fibromialgia es una persona normal, que tiene una enfermedad que le condiciona padecer algunos síntomas. Pero puede tener otras enfermedades, y no tienen porqué relacionarse con la fibromialgia.

  •  Si tienes alguna pregunta o quieres contarnos tu caso o dar tu opinión puedes dejar un comentario aquí abajo.
  • Comparte este artículo en las redes sociales para ayudar y concienciar a otros.

https://deldoloralalibertad.com

Anuncios

LA FIBROMIALGIA AHORA CONSIDERA COMO UN TRASTORNO DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL DE LA VIDA ENTERA


La fibromialgia es la segunda enfermedad reumática más común detrás de la osteoartritis y,
aunque todavía no se ha entendido bien, ahora se considera que es un trastorno del sistema nervioso de por vida que es responsable del dolor amplificado que se dispara a través del cuerpo en aquellos que lo padecen.

Daniel Clauw, MD, profesor de anestesiología en la Universidad de Michigan, analizó la base neurológica de la fibromialgia en un discurso plenario hoy en la Reunión Científica Anual de la American Pain Society.“La fibromialgia se puede considerar como una enfermedad discreta y también como una ruta final común de dolor y cronificación de la centralización.

La mayoría de las personas con esta afección tienen historias de dolor crónico de por vida en todo el cuerpo “, dijo Clauw. “La condición puede ser difícil de diagnosticar si uno no está familiarizado con los síntomas clásicos porque no hay una sola causa y no hay signos externos”.

Clauw explicó que el dolor de la fibromialgia proviene más del cerebro y la médula espinal que de las áreas del cuerpo donde alguien puede experimentar dolor periférico.
Se cree que la afección está asociada con alteraciones en la forma en que el cerebro procesa el dolor y otra información sensorial.

Dijo que los médicos deberían sospechar en pacientes con fibromialgia multifocal (sobre todo musculoesquelético) dolor que no se explica completamente por una lesión o inflamación.

“Debido a que las vías de dolor en todo el cuerpo se amplifican en pacientes con fibromialgia, el dolor puede ocurrir en cualquier lugar,

por lo que los dolores de cabeza crónicos, el dolor visceral y la hiperreacción sensorial son comunes en las personas con esta condición dolorosa “, dijo Clauw.

“Esto no implica que la entrada nociceptiva periférica no contribuya al dolor experimentado por los pacientes con fibromialgia,
pero siento más dolor de lo que normalmente se esperaría del grado de entrada periférica.
Las personas con fibromialgia y otros estados de dolor que se caracterizan por la sensibilización experimentarán dolor de lo que aquellos que no tienen la condición describirían como tacto “, agregó Clauw.

Debido a los orígenes del dolor del sistema nervioso central de la fibromialgia,
Clauw dijo que los tratamientos con opioides u otros analgésicos narcóticos generalmente no son efectivos porque no reducen la actividad de los neurotransmisores en el cerebro.
“Estos medicamentos no han demostrado ser efectivos en pacientes con fibromialgia,
y hay evidencia de que los opiáceos pueden empeorar la fibromialgia y otros estados de dolor centralizados “, dijo.

Clauw aconseja a los médicos que integren tratamientos farmacológicos, como gabapentinoides, tricíclicos e inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina,
con enfoques no farmacológicos, como la terapia cognitiva conductual, el ejercicio y la reducción del estrés.

“A veces, la magnitud de la respuesta al tratamiento de terapias no farmacológicas simples y de bajo costo excede la de los productos farmacéuticos”, dijo Clauw. “El mayor beneficio es la función,
que debería ser el objetivo principal del tratamiento para cualquier condición de dolor crónico mejorada. La mayoría de los pacientes con fibromialgia pueden ver una mejoría en sus síntomas y llevar una vida normal con los medicamentos apropiados y un uso extensivo de terapias no farmacológicas. “

¿Padeces fibromialgia? Entonces cuida tu desayuno con estas 5 claves sencillas


Los cítricos son uno de los grupos de alimentos más recomendados para las personas que padecen fibromialgia, ya que aportan vitaminas y minerales que ayudan a controlar los procesos inflamatorios y a reducir el dolor.

En los últimos años, y gracias al avance en las técnicas de neuroimagen se han podido descubrir muchos aspectos de la fibromialgia.

Se sabe, por ejemplo, que existe cierta disfunción patológica de las respuestas cerebrales del sistema nociceptivo.

Esto explica el hecho de que determinados estímulos puedan llegar a ser dolorosos, y de que existan ciertos puntos del cuerpo donde se concentre una mayor sobrecarga de dolor.

Asimismo, se sabe también que las personas que sufren fibromialgia tienen una mayor proporción de fibras pequeñas tipo C (relacionadas con la neuropatía del dolor)  y menos fibras neurovegetativas alrededor de los pequeños vasos sanguíneos.

Todo ello hace, sin duda, que entendamos cada vez mejor esta enfermedad que nada tiene que ver con el estado de ánimo o con cualquier trastorno psicológico.

Estamos ante una condición que requiere por encima de todo ajustar nuestros hábitos de vida, estar en contacto con los especialistas, cuidar de los desencadenantes y, a su vez, atender la alimentación.

Por ejemplo, evitar los alimentos que cursan con la inflamación ayudaría a estos pacientes a controlar parte de esos detonantes asociados al dolor.

A su vez, es importante que la persona elija bien los nutrientes.

Debe optar por aquellos que más pueden ayudarle a combatir el sufrimiento y a cuidar de esos vasos sanguíneos que, muchas veces, desencadenan gran parte de ese dolor desgastante e incapacitante.

Por nuestra parte, te proponemos lo siguiente: que cuides de tus desayunos para poder empezar tu jornada del mejor modo posible.

1. Naranja con miel y canela

desayuno medicinal con naranja y miel

Delicioso, natural y magnífico para toda persona que sufra fibromialgia. Consumir cítricos de forma regular a lo largo de la semana puede reducir de forma apreciable la sintomatología de esta enfermedad.

  • Ese dolor que los atenaza casi como una “tela de araña” por todo el cuerpo encuentra en la vitamina C un alivio gracias a su acción antiinflamatoria.
  • A su vez, algo tan sencillo como combinar una naranja con un poco de miel y canela completa una opción para que nuestro desayuno sea aún más saludable y terapéutico.
  • ¿La razón? La miel y la canela son también antiinflamatorias y, a su vez, aportan a la persona una gran energía para poder empezar el día del mejor modo.

Recuerda  que siempre será mejor comer la fruta entera. Basta con cortar la naranja a gajos y dejar caer una cucharada de miel con un poco de canela. Te encantará.

2. Aguacate con frutos rojos

batidos matinales aguacate y fresas

Los aguacates nos aportan ese tipo de grasa saludable tan esencial para todos nosotros y también para los pacientes que sufran fibromialgia.

La vitamina E contenida en el aguacate nos permite combatir los calambres y los espasmos musculares.

  • Asimismo, su riqueza en vitaminas B, C, y K, y minerales como el manganeso y el hierro, así como su aporte de fibra, lo convierten en una opción sensacional para empezar el día.

Puedes hacerte un rico licuado donde añadir frutos rojos. Las fresas, las cerezas o los arándanos están llenos de fabulosos antioxidantes, muy necesarios para los pacientes con fibromialgia.

3. Jugo de limón con semillas de chía

Ya sabemos que los cítricos son muy adecuados en esta enfermedad, que gracias a sus vitaminas y minerales controlamos los procesos inflamatorios y que, por tanto, reducimos “un poco” el impacto del dolor.

  • Ahora bien, un modo muy acertado de beneficiarnos aún más de los limones, es consumir su jugo natural combinados con una cucharada de semillas de chía.
  • Las semillas de chía son uno de los alimentos más nutritivos que existen porque nos aportan proteínas, fibra, minerales y ácidos grasos omega 3

Estos fabulosos nutrientes ayudarán a las personas con fibromialgia empezar el día con la máxima energía.

4. Papaya con almendras

yogur-con-papaya1

Casi el 70% de las personas con fibromialgia sufren también colon irritable. Es necesario, pues, que cuidemos de nuestra salud intestinal y evitemos esos alimentos que, por lo general, tienden a inflamarnos.

Algo que queda claro es que cada persona es un mundo y que, lo que algunos les sienta bien, a otros les inflama o les hincha. Sin embargo, si hay un alimento que nos sienta bien a todos es la papaya.

  • Es nutritiva y digestiva. Si además la combinamos con unas pocas almendras, conseguiremos un desayuno nutritivo y muy saludable.

5. Tortitas de avena para reducir el impacto de la fibromialgia

tortitas-de-avena-

¿Te animas a probarlas? Solo necesitas un huevo y harina de avena. Algo tan original y nutritivo nos aportará una gran cantidad de proteínas para sentirnos bien y con muchas fuerzas.

  • No tengas miedo de consumir huevos dos o tres veces por semana, son una fuente natural de energía y proteína que no debes rechazar.
  • A su vez, la avena nos es muy útil por su acción depurativa, por aportarnos una gran cantidad de aminoácidos y por ayudarnos a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Junto a esta tortita de avena añade, si lo deseas, un poco de fruta natural, como unas fresas, un poco de mango o incluso melón. Puedes incluir un poco de miel y conseguirás otra opción más para tu desayuno que te encantará probar.

Para concluir, si padeces fibromialgia no dudes en probar múltiples terapias. Siempre habrá alguna que se ajuste a tus características para mejorar tu calidad de vida.

Además, es imprescindible que cuides tu dieta y que empieces el día del mejor modo con estas sencillas propuestas.

https://mejorconsalud.com/

FISIOTERAPIA EN EL TRATAMIENTO DE LA FIBROMIALGIA


Cada vez son más los pacientes, sobre todo mujeres, que padecen fibromialgia. Por raro que parezca, aunque no se sabe la causa exacta que la produce, si se ha demostrado que en la mayoría no existe una lesión previa que produzca el cuadro, más bien parece que su sistema nervioso de forma errónea recibe, procesa y actúa con patrones de movimiento alterados [1].

Aunque actualmente la fibromialgia se considere por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad crónica, no se cataloga como causa de invalidez, pero sus dolores llegan a ser tan grandes, que si entra dentro de las enfermedades altamente incapacitantes [1].

Puede que muchos hayan oído hablar sobre esta enfermedad, pero: ¿Qué es realmente la fibromialgia? ¿Qué lo causa? ¿Tiene cura? ¿Por qué haciendo ejercicio no mejoro o incluso empeoro? Además, para complementar esta visión desde la fisioterapia, aprovecho para animaros a visitar el magnífico artículo de nuestro compañero Carlos en el que hace una revisión sobre el abordaje nutricional de esta enfermedad aquí.

¿QUÉ ES LA FIBROMIALGIA?

La fibromialgia es un síndrome doloroso crónico generalizado; es decir, es una enfermedad crónica (de más de 3 meses de duración) que tiene una serie de síntomas (síndrome), pero el principal y en torno al que gira el cuadro es el dolor generalizado por todo el cuerpo, sin causa lesional específica. Además de este dolor generalizado, también existen de 11 a 18 puntos definidos (imagen 1) cuya sensibilidad a la presión está aumentada, dando dolor con una presión inocua para otra persona (alodinia).

1. Alteraciones del sueño, no reparador (60-90% de los casos).

2. Rigidez matutina (75%), en ocasiones durante todo el día.

3. Parestesias en manos y pies (62%).

4. Alteraciones psicológicas como la depresión (50%) o ansiedad, con sentimientos de impotencia y desesperación, sufrimiento y tortura, sin poder salir del dolor y la situación.

5. En un 10% de las personas se encuentran otros síntomas como: contracturas musculares por los continuos dolores y ansiedad, síndromes del túnel carpiano, palpitaciones, sensación global de mareo, vértigo, intolerancia al frío, fluctuaciones de peso, cefalea crónica (sobretodo occipital), síntomas vegetativos como sudoración excesiva, intestino irritable, empeorado o acompañado frecuentemente de los trastornos digestivos debido al consumo de cafeína a intento de paliar la fatiga constante…

fibromialgia gráfica

Imagen 2: Distribución porcentual de otros síntomas presentes.

Todos los síntomas suelen empeorar con el frío, estrés emocional y/o ejercicio brusco intenso[2-4].

CAUSAS

Aunque su causa es desconocida, parece producirse por una sensibilización del sistema nervioso central.

La sensibilización central se produce cuando la activación del sistema nervioso por un estímulo doloroso es constante o prolongada en el tiempo, genera adaptaciones en el sistema nervioso central que acaba generando una incapacidad de nuestro sistema de regular las señales dolorosas de las no dolorosas. Esto se produce básicamente por alteraciones a nivel de [5-8]:

1. Neurotransmisión, viéndose aumentada la sensación de dolor:

− A nivel de la médula espinal se produce muerte de las neuronas que inhiben la conducción del dolor.

− A nivel central, desciende la activación de las vías que bajan para disminuir la sensación de dolor.

− Procesos cognitivos de memoria y atención.

− Neurotransmisores del dolor (sustancias que lo regulan) en bajos niveles, tales como la serotonina y sustancia P, aumentando la sensibilidad.

− Cambios a nivel neuromuscular, ya que se sensibilizan los receptores

Todo genera una alteración en el sistema sensitivo-perceptivo-motor (cómo se siente un estímulo, cómo se procesa y cómo se responde ante él, llegando a tener incluso patrones de movimiento alterados con disminución en la concienciación corporal y propiocepción).

2. Neuroendocrinas e inmunológicas: Bajos niveles de Hormona de Crecimiento (GH) y somatostatinas, disminuyendo la capacidad de reparación tisular [3].

3. Psicológicas: Depresión y ansiedad fundamentalmente.

4. Sueño: No fase reparadora del sueño, disminuyendo más los niveles de GH.

fibromialgia dolor

Imagen 3: alteraciones del dolor por sensibilización central.

¿TIENE CURA?

Por el momento no se ha encontrado un tratamiento que acabe con la fibromialgia. No obstante, un tratamiento multidisciplinar enfocado en mejorar la funcionalidad ha demostrado ser un tratamiento paliativo de los síntomas, es decir, que no bastaría solo con un tratamiento farmacológico como el uso de antiinflamatorios, o inactivar únicamente los puntos de dolor y/o aumentar el rango articular. El tratamiento debe ser individualizado, basado principalmente en tratamiento farmacológico, psicoterapia y psicología, ejercicio físico controlado, fisioterapia y terapia ocupacional [1,10].

PAPEL DE LA FISIOTERAPIA

Desde la Fisioterapia, las técnicas empleadas abordan tanto la causa central del problema (la sensibilización central) como las estructuras periféricas afectadas, por ello están destinadas a mejorar principalmente [1,2,9]:

− dolor,

− sensibilización central y periférica,

− trastornos del sueño,

− fatigabilidad,

− concienciación corporal y propiocepción,

− control motor y patrones de movimiento,

− contracturas musculares y rigidez articular,

− circulación,

− ansiedad y depresión.

A modo general, las técnicas que básicamente se emplean acorde a las alteraciones anteriores, se muestran en la imagen 4 [9,10]:

− Masoterapia,

− Movilizaciones y estiramientos,

− Facilitación Neuromuscular Propioceptiva (FNP),

− Reeducación Sensitivo Perceptivo Motora (RSPM),

− Balneoterapia o hidroterapia,

− Electroterapia,

− Pilates,

− Técnicas de relajación y concienciación corporal: Jacobson principalmente, Reeducación Postural Global (RPG) y yoga,

− Ejercicio físico.

fibromialgia síndrome

Imagen 4: Esquema de objetivos a trabajar desde la Fisioterapia y técnicas empleadas.

Prácticamente todas las técnicas se orientan a aliviar el dolor, tanto a nivel periférico como central. Secundariamente al efecto analgésico y a los procesos de neuroplasticidad (nuevas conexiones neuronales), otras variables como las alteraciones en el control motor y postural o depresión y/o ansiedad se verán mejoradas.

Siempre dentro del tratamiento multidisciplinar ya comentado, los dos enfoques en el tratamiento del dolor son, por un lado, a nivel periférico y, por otro, a nivel central.

Técnicas de Fisioterapia a nivel periférico

Aparte de la propia sensación desagradable e incapacitante que el dolor genera, este produce un aumento de las tensiones musculares, de las rigideces articulares y pérdidas en el rango de movimiento.

Además, el flujo sanguíneo parece verse disminuido en esta patología y, por tanto, las sustancias inflamatorias se acumulan, generando más dolor. Todas las técnicas que se mencionan, aparte de generar un efecto a nivel periférico, también actúan a nivel del sistema nervioso central (como veremos en el siguiente apartado):

1. Masoterapia (o terapia manual): estimulando los mecanoreceptores (receptores que responden a estímulos de presión) se liberan sustancias hormonales y neuromoduladoras que regulan el dolor; además mejora el flujo sanguíneo y con ello la eliminación de metabolitos, con mejora de las restricciones musculares. Todo ello permite mayor estado de relajación y extensibilidad muscular. Es importante que la presión respete el umbral del dolor, ya que si se genera más dolor se reactivaría el cuadro y/o se agravaría el estado [10].

2. Movilizaciones y estiramientos: tienen como objetivo la mejora de la circulación y la liberación del tejido para evitar las retracción debido al acúmulo de tensión, mantener la flexibilidad y extensibilidad, mejorar el rendimiento mecánico, prevenir lesiones y prevenir o corregir posturas [10].

Los estiramientos deben de hacerse de forma regular y adaptados. La intensidad tiene que ser lenta y progresiva, pues se debe evitar falsa rigidez debido al agotamiento de las reservas de extensibilidad o posibles microlesiones en el músculo, ya que de por sí son más propenso a lesiones o malas recuperaciones, parecen tener menos reservas de colágeno [14].

fibromialgia estiramientos

FNP y RSPM: la FNP busca aportar la máxima funcionalidad mediante estímulos que permitan la mejora del refuerzo muscular durante una acción, la coordinación, la extensibilidad muscular, la estabilidad, la amplitud articular y una liberación tensional.

Por medio de este método de tratamiento se consigue una mejora en la funcionalidad. Esto es debido al efecto analgésico que produce, así como una mejora en el control motor y concienciación corporal. Se trabajan los patrones de movimiento alterados y la propiocepción, mejorando el trofismo muscular y obteniendo una disminución en la fatiga.

La RSPM, por su parte, complementa a la anterior, buscando restaurar la funcionalidad mediante la estimulación global de todo el cuerpo acorde al tipo de actividad.

3. Hidroterapia: mediante los factores mecánicos, térmicos e incluso químicos que tiene el tratamiento con agua, se mejora la circulación y las tensiones musculares, obteniéndose un efecto analgésico, y secundariamente también se ve mejorado la calidad del sueño en este tipo de pacientes, así como sus estados de ansiedad.

4. Electroterapia: por medio de estímulos eléctricos acomodados al nivel de umbral del dolor de la persona se obtiene una mejora de la circulación y una disminución en el umbral de la sensibilidad al dolor, favoreciéndose la liberación de sustancias inhibitorias del dolor y generando un efecto analgésico [11].

5. Consejos ergonómicos: ya sea en el trabajo, en las actividades de ocio o incluso en alguna disciplina deportiva el fisioterapeuta identifica qué factores de riesgo presenta la persona según las dolencias para que no mantengan o agraven el cuadro. Se establecen soluciones según la persona [10].

Técnicas de Fisioterapia a nivel central

El origen del dolor parece ser por una alteración en el sistema nervioso central, luego habrá que destinar técnicas que se encarguen específicamente de la alteración central, además de las técnicas anteriores (más centradas en abordar las estructuras periféricas). Estas serían:

1. Técnicas destinadas a desactivar la neuromatriz del dolor. Se debe re-sensibilizar el sistema. El dolor genera una alteración en la manera de recibir los estímulos, de procesarlos y de actuar ante ellos. Luego, abordando las estructuras periféricas se consigue activar vías que bajan del cerebro por la médula espinal, encargadas de disminuir o modular el dolor. Así, el sistema se reeduca y, ante un estímulo que antes le resultaba doloroso, empieza a tomarlo como inocuo [10].

2. Técnicas para aliviar el estrés y la ansiedad. El estrés y la ansiedad junto con el dolor crean un bucle, ya que se retroalimentan el uno al otro. Por lo tanto, se necesitan técnicas que disminuyan el estrés y que permitan autogestionarlo, todo ello por medio de la liberación de tensiones musculares.

Relajación progresiva de Jacobson: se reeduca la sensibilidad neuromuscular (la capacidad de sentir y tomar conciencia del modo de funcionamiento del cuerpo) por medio de la contracción-relajación muscular [11].

Entrenamiento autógeno de Shultz: se obtiene la relajación muscular por medio de la relajación mental y autoconocimiento corporal [12].

Ejercicios de respiración: por medio de la respiración diafragmática, oxigenando el cuerpo, disminuyendo la frecuencia respiratoria y aumentando el tiempo de espiración se consigue una respuesta de relajación y liberación de tensión [10].

Reeducación Postural Global (RPG): se busca mejorar la concienciación corporal y la postura por medio de posturas en contracción isotónica de la musculatura estática y contracción isométrica de la musculatura dinámica [13].

Yoga: la liberación de tensiones musculares mejora en el rango de movimiento, flexibilidad y extensibilidad así como en la concienciación corporal y control motor [10].

Todas las técnicas anteriores ayudan a incrementar las habilidades de afrontamiento, aliviar el dolor crónico y promover patrones de sueño reparador, así como aumentar la sensación de control y bienestar [10-12].

IMPORTANCIA DEL EJERCICIO FÍSICO

Ya que el dolor incapacita mucho, la mayoría de las personas que sufren fibromialgia son sedentarios. Y los que intentan realizar ejercicio acaban con mayores dolores y empeorando el cuadro, debido a que no hay una adecuada dosificación y control según cada caso [10].

Dentro de este se encuentra el Pilates. Se trata de un método completo que no solo permite una disminución del estrés y mejora de la autoestima, sino que a nivel corporal genera un aumento de tono muscular, mejora de la elasticidad y flexibilidad, mejora del equilibrio y la postura (control corporal y propiocepción), mejora de la coordinación y memoria (control motor y patrones de movimiento) y mejora de la capacidad respiratoria, linfática y circulatoria por la presión negativa que genera el diafragma.

fibromialgia ejercicio

CONCLUSIONES

Puede que la fibromialgia sea una enfermedad crónica, pero las personas que la padecen no tienen por qué verse condicionados por el “no tiene cura”. Con un tratamiento multidisciplinar, adecuado a cada persona y cada circunstancia, pueden ver mejorada su calidad de vida enormemente, pudiendo recuperar su vitalidad, energía y salud.

Bibliografia y referencias

1. Thomas E. Missounga L. Blotman F. Fibromyalgie. EMC. En: Elsevier SAS, Paris. Kinésthérapie-Médecine physique-Réadaptation; 2006.26-305: B-10.

2. Andrés J, Monsalve V. Diagnóstico y tratamiento de la fibromialgia en Patología Reumática. 2000; 159-177.

3. Smart K. Blake C. Mechanisms-based classifications of musculoskeletal pain: Part 1 of 3: Symptoms and signs of central sensitisation in patients with low back (_leg) pain. Manual Therapy 17 (2012): 336-344.

4. Ruseell IJ. Neurohormonal aspects of fibromyalgia syndrome. Rheum Dis Clin NA 1989; 15: 149-68.

5. Butler D. Moseley L. Explicando el dolor. Noigroup Publications. Australia. 2010.

6. Gifford L. Butler D. The Integration of Pain Sciences into Clinical Practice. Journal of hand therapy. 1997: 86-95.

7. Lester E. Desmond FP. The Pain and Movement Reasoning Model: Introduction to a simple tool for integrated pain assessment. Manual Therapy 19 (2014): 270-276.

8. Nijs Jo. Van Houdenhove B. Recognition of central sensitization in patiens with musculoskeletal pain: application of pain neurophysiology in manual therapy practise. Manual Therapy. 15 (2010): 135-141.

9. Bialosky J. Bishop M. The mechanisms of manual therapy in the treatment of musculoskeletal pain: A comprehensive model. Manual Therapy. 2008: 1-8

10. Martínez JM. Lluch E. Mayoral O. Fisioterapia del dolor miofascial y de la fibromialgia. Universidad Internacional de Andalucía (2009): 46-81

11. Carrillo JM. Relajación muscular de Edmund Jacobson. En: Collado S, Pérez C, Carrillo JM.Motricidad: Fundamentos y aplicaciones. Madrid: Dykinson; 2004. p. 523-530.

12. Carrillo JM. Entrenamiento en las técnicas de Schultz. En: Collado S, Pérez C, Carrillo JM.Motricidad: Fundamentos y aplicaciones. Madrid: Dykinson; 2004. p. 515-521.

13. Sutcliffe J. Libro completo de la relajación y sus técnicas. Barcelona: Hispanoeuropa; 1991.

14. Gowans SE, de Hueck A. Effectiveness of exercise in management of fibromyalgia. Curr Opin Rheumatol 2004; 16: 138-142.

https://powerexplosive.com

La Fibromialgia Causa Problemas En la Piel. ¿Por Qué?


Cómo hacer frente a los problemas de piel de la fibromialgia:
La fibromialgia trae consigo muchos síntomas desagradables, los principales son, dolor generalizado, fatiga física y fatiga cognitiva, también conocida como niebla mental.
¿Pero sabías que la fibromialgia también podría ser la causa de erupciones, picazón y otras afecciones de la piel?
Se ha estimado que entre el 50 y el 80 por ciento de las personas que tienen fibromialgia también tienen problemas en la piel. Esto significa que, además de vivir con dolor intenso y cansancio debilitante, muchos también lidiamos con irritación extrema, picazón, y erupciones cutáneas.
Es posible que no piense que la picazón es motivo de gran preocupación. 
Pero si te despierta en medio de la noche, y no puedes volver a dormir, porque tu cuerpo entero pica con una ferocidad difícil de expresar con palabras, puedes cambiar pensamiento.
Incluso si tu propia experiencia con las afecciones de la piel no es tan extrema, todos tenemos lo suficiente para lidiar con la fibromialgia; ciertamente no necesitamos más incomodidad agregada.
Entonces, las preguntas que debemos responder son:
• ¿ qué nos hace más propensos a desarrollar erupciones, picazón en la piel y otros problemas con nuestra piel?
• ¿Y qué podemos hacer para reducir su efecto en nuestras vidas?
El papel de las células y la picazón
La razón de nuestros problemas de la piel probablemente yace debajo de nuestra piel. Un grupo de investigación descubrió que las personas con fibromialgia, tienen cuatro veces el número de mastocitos (son células del tejido conjuntivo), en los tejidos de la piel que la persona promedio.
El sistema inmune produce mastocitos que van a todos los tejidos del cuerpo. Contienen histamina y otros químicos que se liberan para enviar señales al cerebro. Un aumento de histaminas puede causar picazón, e irritación de la piel.
El papel del sistema nervioso y la picazón
Sabemos que el dolor de la fibromialgia está relacionado con nuestro sistema nervioso central. Nuestro sistema nervioso ha aumentado los sensores que conducen a una mayor cantidad de dolor.
Estos mismos sensores hiperactivos se traducen en dolor y picazón.
En pocas palabras, nuestro cerebro cree que pica cuando no debería. Un ligero toque o una ligera presión puede malinterpretarse como dolor o picazón.
Otras causas para problemas de la piel
Lo que se conoce como “erupción de la fibromialgia” suele ser rojo, elevado y lleno de baches. Puede ser doloroso o pruriginoso, y causar sensaciones de hormigueo en la piel.
Las sensibilidades químicas, o la sensibilidad química múltiple (SQM), también pueden ser responsables de la picazón en la piel y las erupciones.
Las sensibilidades a los alimentos también pueden ser responsables de algunas erupciones e irritaciones de la piel.
También está la cuestión del “ciclo de rasguño”.
 Cuando nuestra piel pica nuestra reacción inicial es arañarla hasta que nos sintamos aliviados. Sin embargo, cuanto más se rasca la piel, más pica la piel y, por lo tanto, se crea un círculo vicioso.
Y no debe ignorarse el hecho de que muchos de los medicamentos para los síntomas de la fibromialgia pueden causar picazón o erupciones cutáneas como efecto secundario.
¿Qué se puede hacer con los problemas de la piel en la fibromialgia?
Encontrar lo que más puede ayudar puede tomar un poco de tiempo, dependiendo de qué está causando el problema, y qué es lo que mejor funciona para tí.
Si tienes sarpullido, lo mejor es consultar a un médico o enfermera, especialmente si sospechas que es un efecto secundario de un medicamento. También es posible que desees ver a un dermatólogo por cualquier irritación continua de la piel.
¡Gracias por leernos!

Cómo aliviar el dolor de la fibromialgia


Alimentos, ejercicio, relaciones sociales… Son muchas las cosas que puedes hacer para mitigar el dolor que produce esta enfermedad.

La fibromialgia ha sido –y sigue siendo– una enfermedad incomprendida. De hecho, se tarda una media de 7 años en obtener un diagnóstico. Sin embargo, poco a poco la cosas están cambiando.

Hemos hablado con el Dr. Antonio Collado, coordinador de la Unidad de Fibromialgia del Hospital Clínic de Barcelona y Presidente de la Sociedad Española de Fibromialgia y Fatiga Crónica, y nos dice que la “fibromialgia merece un tratamiento precoz”. Este se basa en 3 pilares: por supuesto el farmacológico que prescribe el médico, pero también el ejercicio y la actitud de la persona. Y todo debe ir unido.

Teniendo en cuenta estos tres ejes, Saber Vivir ha elaborado una completa guía para sobrellevar la enfermedad.

EL EJERCICIO SUAVE TE BENEFICIA

Imagina si es importante el ejercicio que, tal y como asegura el Dr. Collado, es “otra vía de investigación en el tratamiento de la enfermedad que complementa a la farmacológica”.

Según el doctor, “practicar ejercicio mejora la vida del paciente porque reduce el umbral del dolor”. Eso sí, debe ser un ejercicio aeróbico suave y supervisado por un especialista. Hay que evitar el ejercicio intenso, los saltos y tampoco es aconsejable el de fuerza. Estas son algunas opciones que pueden ayudarte.

  • Estiramientos suaves por la mañana: Es normal que tras horas de sueño te despiertes con rigidez. Hacer este tipo de estiramientos te ayudará a aliviarla. Tómate tu tiempo antes de levantarte de la cama y estira primero piernas y pies, con suavidad, como si una cuerda invisible tirara de ellos. Luego haz lo mismo con la cabeza y finalmente con los brazos.
  • Yoga: Un estudio de la Universidad de Oregon (EE. UU.) ha demostrado que el yoga reduce la tensión muscular. Y donde hay tensión hay dolor, por eso es una ayuda en casos de fibromialgia. Un efecto similar tiene el tai-chi.
  • Pilates: Además de combatir la tensión y la rigidez, fortalece la musculatura. Es otra forma de estirar de forma “dulce” tus articulaciones y lograr que sean más resistentes.
  • Nadar: Una investigación de la Universidad de Sao Paulo demostró que los pacientes con fibromialgia que nadaban 50 minutos durante 3 veces a la semana mejoraban los síntomas.
  • Vibraciones muy suaves: También se ha comprobado que hacer 3 sesiones a la semana de máquinas vibratorias basculantes ayuda a reducir el dolor.

TAREAS MÁS FÁCILES

Junto con el ejercicio, el Dr. Collado asegura que el tercer pilar básico para el tratamiento de la enfermedad es el conductual, es decir, tu actitud frente a la enfermedad. Y es que, según Collado, “hay un patrón muy perjudicial de enfermo y es aquel que, cuando se encuentra bien, tiene una actividad frenética para compensar los días que no podrá hacer nada. Eso acaba aumentando aún más el cansancio y el dolor”.

Por eso es mejor dosificar las energías. Por ejemplo, cuando realices tareas domésticas descansa cada 15 minutos mientras las hagas.

El Dr. Collado nos dice que también se está trabajando con técnicas como el mindfullness (una terapia que te ayuda a vivir y disfrutar el presente, sin agobiarte por el futuro) para sobrellevar mejor la enfermedad.

el plan para dormir bien… y no SENTIR dolor

Cuando el dolor es constante, el insomnio es una de las principales consecuencias. Y es un círculo vicioso porque si no descansas bien, el dolor es aún más intenso al día siguiente. Por tanto pon en práctica, y a rajatabla, unas medidas básicas de higiene del sueño: acuéstate cada día a la misma hora, duerme a oscuras y sin ningún tipo de ruido…

Y para que el dolor no te despierte de madrugada duerme con almohadas que apoyen tus articulaciones (tras la espalda, entre las rodillas, bajo los codos…), pero procurando no adoptar posturas forzadas que te producirían más molestias.

TOMA EL SOL CONTRA EL DOLOR

Procura tomar el sol al menos media hora al día. En verano, a primera hora y a última del día. En invierno, en las horas centrales (procura que te dé en los brazos y en las piernas).

De estas forma te aseguras la dosis necesaria de vitamina D. Un estudio publicado en “International Journal of Rheumatic Diseases” asegura que la falta de vitamina D agrava los síntomas musculoesqueléticos y también depresivos de la fibromialgia.

No descuides las relaciones sociales

El dolor que acompaña a esta enfermedad suele ir relacionado en muchas ocasiones con un ánimo bajo y esto puede ser la antesala de la depresión. Para que esto no ocurra, haz todo lo que puedas por mantener unas relaciones sociales activas. Sal con las amigas o queda con ellas en casa. Apúntate a algún taller o curso…

Toma alimentos anti-inflamación

La alimentación es un aliado fundamental para ayudar a reducir los síntomas de la enfermedad. En primer lugar porque sin una alimentación que te asegure todos los nutrientes te faltará aún más energía (por falta de hidratos), tus músculos se debilitarán (si no tomas suficientes proteínas), te sentirás irritable (si hay carencia de vitaminas) y todavía más débil (si te faltan minerales como el hierro).

Pero, además de una dieta equilibrada, hay una serie de alimentos que ayudan a reducir la inflamación o los espasmos musculares.

  • Cúrcuma y jengibre. Son dos potentes antiinflamatorios. Úsalos para aderezar tus platos.
  • Pescado azul y nueces. Resultan recomendables por partida doble: su riqueza en omega 3 y también en Coenzima Q10, que además de acción antiinflamatoria también reduce el estrés oxidativo.
  • Chocolate negro. Toma una onza al día con al menos un 70% de cacao. Su triptófano contribuye a reducir el dolor y alivia el estrés. Otros alimentos fuente de triptófano son el kiwi, el plátano y los frutos secos.Por último, cuando se sufre fibromialgia es recomendable evitar los aditivos y las toxinas en los alimentos. Si puedes, opta por productos biológicos y, sobre todo, procura tomar comida casera.

http://www.sabervivirtv.com

¿Cómo Reconocer los Brotes de Fibromialgia Severa y sus Síntomas?


La fibromialgia es una afección a largo plazo que causa dolor y sensibilidad en todo el cuerpo. Los científicos estiman que alrededor de 5 millones de adultos solo en los Estados Unidos se ven afectados por la fibromialgia.

Aunque los hombres y los niños pueden tener el trastorno, se lo ve con mayor frecuencia en las mujeres.

La mayoría de las personas con esta afección son diagnosticadas durante la edad madura.

Cuando los dolores de fibromialgia severa se recrudecen, cada actividad puede parecer más difícil. Todas las personas experimentan brotes de forma diferente, y puede haber diferentes factores desencadenantes dependiendo de la persona.

¿Qué es un brote de fibromialgia?

Algunas personas con fibromialgia pueden experimentar ciertos síntomas de forma regular. Sin embargo, el dolor asociado con la fibromialgia tiende a fluctuar y empeorar.

Cuando los síntomas aumentan temporalmente en número o intensidad, se llama brote o crisis.

Los brotes pueden ocurrir sin previo aviso y es más probable que ocurran si una persona con fibromialgia está estresada o bajo mucha presión.

Un brote puede durar de unos pocos días a semanas a la vez.

Potenciales desencadenantes de un brote

Ciertos factores pueden desencadenar un brote de fibromialgia, como cambios en:

  • dieta
  • hormonas
  • estrés físico o psicológico
  • programar
  • dormir
  • temperatura o clima
  • tratamiento

Los eventos estresantes, la cirugía o los accidentes pueden empeorar los síntomas de la fibromialgia. Los brotes también pueden ser causados por la falta de sueño o por hacer demasiado o muy poco ejercicio.

Síntomas de los brotes de fibromialgia

El síntoma principal de la fibromialgia es el dolor generalizado. La condición causa dolor, rigidez y sensibilidad en los músculos, tendones y articulaciones. Los síntomas individuales difieren de una persona a otra. Los síntomas pueden variar en intensidad y aparecer y desaparecer.

Los síntomas de la fibromialgia pueden incluir:

  • dolor en todo el cuerpo, especialmente en la espalda o el cuello
  • extrema sensibilidad al dolor, luces brillantes, humo y ciertos alimentos
  • rigidez al permanecer en la misma posición durante largos períodos de tiempo
  • espasmos musculares
  • cansancio extremo
  • sueño de mala calidad
  • fatiga
  • problemas para recordar, aprender, prestar atención y concentrarse como “fibro niebla”
  • habla lenta o confusa
  • frecuentes dolores de cabeza o migrañas
  • síndrome del intestino irritable

Alguien con fibromialgia a veces puede experimentar torpeza, mareos, sentirse demasiado caliente o frío, períodos dolorosos, síndrome de piernas inquietas y entumecimiento u hormigueo en manos y pies.

El dolor diario y la prevención del sueño pueden causar problemas en el hogar y el trabajo. El estrés de lidiar con una condición también puede conducir a la ansiedad y la depresión .

Los médicos solían referirse a los puntos sensibles o desencadenantes que causan brotes, pero ya no se utilizan ampliamente. El American College of Rheumatology tiene nuevos criterios para diagnosticar la fibromialgia.

Consejos

Aunque algunos factores desencadenantes de la fibromialgia están más allá del control de una persona, otros pueden controlarse y prevenir los brotes. A menudo es más fácil prevenir un brote que tratar uno.

A continuación encontrará varios cambios y sugerencias sobre el estilo de vida que pueden ayudar a aliviar los síntomas y hacer que la fibromialgia sea más fácil de vivir día a día.

Mantener un registro de desencadenantes

Los desencadenantes de la fibromialgia varían de persona a persona. Mantener un registro de actividades, comidas, horas de sueño y duración, y los síntomas de la fibromialgia pueden ayudar a identificar desencadenantes particulares.

La grabación de estas actividades podría resaltar los patrones de lo que desencadena un brote. Esto podría ayudar a una persona con fibromialgia a descubrir cómo manejar mejor o evitar esos factores desencadenantes.

Reducir el estrés y relajarse

El estrés empeora los síntomas de la fibromialgia. Muchas personas con fibromialgia experimentan estrés y sentimientos de depresión, ansiedad y frustración. Las personas pueden beneficiarse al tratar de evitar o limitar la exposición a situaciones estresantes y tomarse un tiempo para relajarse.

Si bien las técnicas como la meditación o la respiración profunda pueden ayudar a controlar el estrés, es importante que las personas con fibromialgia no eviten por completo la actividad física. Las personas con fibromialgia que dejan de trabajar o dejan de hacer ejercicio no funcionan tan bien como las que se mantienen activas.

Las opciones para ayudar con el manejo del estrés están disponibles e incluyen terapia cognitiva conductual (TCC), terapia de grupo y retroalimentación de profesionales de la salud calificados.

Dormir lo suficiente

La fatiga es uno de los principales síntomas de la fibromialgia. Es esencial que una persona con fibromialgia duerma lo suficiente.

Las prácticas de higiene del sueño que pueden ayudar incluyen ir a la cama y levantarse a la misma hora todos los días y limitar la siesta durante el día.

A veces, las personas con fibromialgia experimentan síndrome de piernas inquietas y dolor que puede interferir con el sueño. Un médico puede recomendar tratamientos para estos problemas, que pueden ayudar a un sueño reparador.

Hacer ejercicio regularmente

La actividad física regular a menudo puede disminuir o mejorar los síntomas de la fibromialgia. Aunque el ejercicio puede aumentar los síntomas del dolor al principio, puede ayudar a prevenir el dolor con el tiempo.

Las actividades que se recomiendan para las personas con fibromialgia incluyen caminar, andar en bicicleta, nadar y hacer ejercicios aeróbicos en el agua. Mantener buenos hábitos de postura, estiramientos y ejercicios de relajación también pueden ayudar.

Para un efecto máximo, se recomienda que las personas con fibromialgia comiencen con ejercicios suaves, como caminar, y desarrollen resistencia e intensidad lentamente.

Los ejercicios de resistencia y fortalecimiento pueden mejorar la fuerza muscular, la discapacidad física, la depresión y la calidad de vida. También pueden mejorar el cansancio, la función y aumentar el estado de ánimo en personas con fibromialgia.

No hacer demasiado

Si bien se recomienda la actividad física regular para ayudar a controlar los síntomas de la fibromialgia, es crucial limitar el esfuerzo excesivo para no hacer demasiado.

La moderación es la clave. Si una persona con fibromialgia hace demasiado en los días en que sus síntomas son buenos, es posible que termine teniendo días más malos. Sin embargo, en los días malos, las personas deberían intentar ser tan activas como puedan. Mantener los niveles de actividad lo más parejos posible proporciona el mejor resultado.

Dieta

Aunque no se recomienda una dieta específica para las personas con fibromialgia, existen ciertos alimentos que parecen empeorar los síntomas de la fibromialgia.

Pruebe una dieta de eliminación, en la que excluya ciertos grupos de alimentos cada semana para ver si los síntomas mejoran. Si los síntomas mejoran después de descartar un cierto tipo de alimento, pueden estar conectados a los síntomas de la fibromialgia.

Mantener una nutrición adecuada ayudará a aumentar los niveles de energía y ayudará a evitar otros problemas de salud.

Fibromialgia y Seguridad Social

Muchas personas con fibromialgia se encuentran incapacitadas para trabajar o reanudar un nivel de vida normal.

Para esas personas, las resoluciones de la Seguridad Social en los Estados Unidos dictan que mientras un médico u osteópata pueda determinar que la enfermedad causa una discapacidad médicamente determinable (MDI), la condición calificará como una discapacidad para los pagos de la Seguridad Social.

Esto significa que un médico debería poder confirmar:

  • una historia de dolor generalizado
  • un mínimo de 11 puntos sensibles después del examen
  • ejemplos repetidos de al menos seis síntomas de fibromialgia
  • evidencia de que se han descartado otras explicaciones o condiciones.

La Administración de Seguridad Social (SSA) requiere documentación médica que data de 12 meses relacionada con la enfermedad, y puede realizar entrevistas con familiares, amigos, vecinos y empleadores anteriores para confirmar el diagnóstico.

En algunos casos, la SSA puede financiar una consulta para confirmar la naturaleza debilitante de la enfermedad.

Tratamiento de brotes de Fibromialgia

El tratamiento de las crisis de fibromialgia puede ser complicado. Evitar el desarrollo de un brote en primer lugar es menos complicado que tratarlo.

La fibromialgia tiene varios síntomas, lo que significa que ningún tratamiento los reparará a todos. Además, un tratamiento que funciona para una persona puede no funcionar para otra.

Se deben intentar varios tratamientos en diferentes combinaciones antes de que alguien encuentre un plan que funcione para ellos. El plan de tratamiento a menudo será una mezcla de medicamentos y cambios de estilo de vida.

Los medicamentos que pueden ayudar a reducir el dolor de la fibromialgia y mejorar el sueño incluyen:

  • antidepresivos
  • medicamentos anticonvulsivos
  • naltrexona, que es un medicamento anti opioide, puede ser útil

Las terapias de conversación, como la CBT, tienen como objetivo alterar la forma en que una persona piensa sobre las cosas y pueden ayudar a combatir la fibromialgia de una manera más positiva. La psicoterapia también puede ayudar a alguien con fibromialgia a comprender y tratar sus pensamientos y sentimientos.

Hay poca evidencia que demuestre que los tratamientos alternativos como la acupuntura, el masaje y la aromaterapia ayuden con la fibromialgia. Sin embargo, estos métodos pueden ayudar con la relajación y el estrés.

Resumen y Conclusiones sobre los Brotes de Fibromialgia

Los cambios en los medicamentos y el estilo de vida pueden ayudar a tratar la fibromialgia severa y reducir la probabilidad de brotes. La fibromialgia es una enfermedad que se puede tratar y las personas con este trastorno pueden vivir una vida plena.

Participar en el ejercicio regular es una de las maneras más efectivas en que se pueden evitar los brotes de fibromialgia y se puede controlar el dolor.

https://comocurarlafibromialgia.com/

6 Alimentos Negativos para la Fibromialgia


Aunque el siguiente artículo enumera 6 alimentos negativos para la fibromialgia, no es solamente indicado para quienes padecen esta enfermedad, sino que es muy importante para cualquier persona que quiera mantener una buena salud y prevenir posibles enfermedades futuras. Hay alimentos negativos para nuestra salud que todos debemos conocer.

Te explicaré cómo podemos recuperar la salud o intentar no perderla cambiando solamente algunos hábitos poco saludables, pues algunos alimentos habituales pueden provocar un brote de la enfermedad o dar pie a una mala salud.

Los alimentos negativos para la fibromialgia

Recuerda siempre que aunque tenemos la posibilidad de hacer un listado de alimentos negativos y positivos para nuestro organismo, cada persona es distinta y siempre será mejor personalizar la dieta. Pese a ello y como hemos dicho, existen algunos alimentos negativos para la fibromialgia cuyos efectos se han comprobado y sobre los que es necesario tomar precauciones. Vamos a verlos.

Las solanáceas

La familia de las solanáceas comprende unos 92 géneros con más de 2.000 especies. Entre ellas algunas son plantas estimulantes, venenosas y medicinales, como el tabaco, el beleño negro, la mandrágora y la belladona. También encontramos aquí algunos de nuestros alimentos más utilizados: patatas, tomates, berenjenas, pimientos, cayena…

Las solanáceas contienen alcaloides, que son sustancias estimulantes, alucinógenas que a veces se utilizan para elaborar medicamentos. También son alcaloides la cafeína, la teofilina, la teobromina, el opio, la morfina, la heroína y la nicotina.

Aquí hoy hablamos de las solanáceas alimenticias que contienen la solanina, presente en pocas cantidades. El problema es que es muy estable y no se destruye al cocinarse ni al digerirse, por lo que se almacena en el organismo. Las personas sensibles a la solanina sufren algunos trastornos en su salud física y psíquica. El más importante de ellos es la calcificación de los tejidos blandos, articulaciones, arterias, riñones, pulmones.

La solanina contribuye a la aparición de la artritis reumatoide. También contribuye a la aparición de la arteriosclerosis, la insuficiencia coronaria, la bronquitis crónica, la osteoporosis, la hipertensión, el lupus herimatoso ….

Puedes comprobar tú mismo como después de una comida copiosa que contenga solanáceas te duelen más las articulaciones. Si sufres artritis puedes comprobar cómo eliminando las solanáceas de la dieta empiezas a notar mejoría en los dolorosos síntomas.

Los lácteos

La leche es evidentemente un alimento completo. Ella sola nutre y hace crecer a un bebé. Contiene proteínas, grasas, carbohidratos, minerales y vitaminas que el bebé asimila eficientemente, sobre todo si es la leche de la madre.

Sin embargo, numerosos estudios científicos señalan a la leche como uno de los alimentos implicados en muchos de los problemas de salud actuales.

Para un bebé la leche materna es la adecuada para su crecimiento y desarrollo, pero ¿es adecuada para un niño y un adulto?

La caseína no hidrolizada de la leche es una sustancia viscosa (se utiliza como pegamento en relojería y carpintería) que en algunas personas se deposita en los folículos linfáticos que rodean el intestino, impidiendo la absorción de otros nutrientes y contribuyendo a la aparición de la fatiga crónica y la inflamación intestinal severa.

Los lácteos tienen un alto contenido en antígenos que agotan el sistema inmunitario. De este modo nos hacen más vulnerables a las infecciones y a otras enfermedades relacionadas directamente con nuestro sistema inmunológico. Entre ellas están las alergias, los problemas circulatorios, la inmunodepresión, la diabetes juvenil, el asma, la sinusitis, la fibromialgia, la fatiga crónica y el colon irritable.

Y a esto debemos añadir que el calcio de la leche no es asimilado por nuestros huesos.

El azúcar

Los inconvenientes del azúcar son muchos y su adicción, terrible. Nos produce deficiencias de vitaminas y minerales, vitamina B y magnesio y además nos roba el calcio.

Nos produce infecciones. Después de las navidades y vacaciones estivales las consultas de los ginecólogos se llenan de pacientes con graves infecciones vaginales. Eliminar el azúcar de la dieta consigue hacer desaparecer las infecciones repetitivas de orina y cándidas. Estas dos enfermedades nos producen los mismos síntomas que la fibromialgia y son confundidos en muchos diagnósticos erróneos.

También es el causante del sobrepeso de muchas personas. Con el exceso de azúcar veremos cómo sube la aguja de nuestra báscula, el colesterol y otros lípidos de la sangre que nos harán candidatos a sufrir enfermedades cardiovasculares.

Como ves, sobran los motivos para que el azúcar ocupe un lugar destacado entre los alimentos negativos para la fibromialgia que debemos evitar.

Muchas personas sufren cambios de ánimo después de ingerir azúcar, primero un estado de nerviosismo y excitación, pasando a un desfallecimiento a media mañana con mareos y vértigos, cansancio, irritabilidad, agresividad y debilitamiento general. Por todo ello, si eres padre o madre, vigila a tus niños y a su ingesta de dulces.

El gluten y las harinas refinadas

Los cereales refinados son un grave problema para la salud en general. Cuanto más fina y blanca es la harina, menos fibra, vitaminas y minerales contiene. Favorecen la aparición de caries, cáncer, colesterol y diabetes

Si a esto le sumamos los problemas que nos provoca el gluten de algunos cereales podemos afirmar que “los problemas crecen”.

El gluten es una proteína que puede interferir con la absorción intestinal y producir inflamación a todos los niveles. No es una moda eliminar el gluten de la dieta. En muchas personas enfermas es una necesidad, sobre todo porque “el intestino es el segundo cerebro” y también por donde entra la enfermedad y se mantiene la salud.

Desafortunadamente el trigo es la base de la dieta de millones de personas. Y es que el pan, la bollería, la pasta, las galletas, todo contiene trigo y, en consecuencia, gluten.

Muchas enfermedades mejoran al eliminar también el gluten de la dieta.

Si tenemos las vellosidades intestinales inflamadas, nuestro organismo produce una mucosidad para curarlas. El problema es que dicha mucosidad impide que se puedan absorber los nutrientes de forma adecuada, provocando desnutrición celular, dolor intestinal, diarrea/estreñimiento, hinchazón abdominal, fatiga crónica, fibromialgia…

Fruta

A muchos les sorprenderá que se considere a la fruta entre los alimentos negativos para la fibromialgia. Es cierto que la fruta es un alimento muy importante para el mantenimiento de la salud, pero no todas las personas pueden consumir fruta en su dieta. La fructosa (azúcar) de la fruta puede afectar y mucho a nivel intestinal provocando gases intestinales, diarrea, frío, dolor articular.

Si sufres fibromialgia, inflamación intestinal, cándidas o infecciones urinarias crónicas debes evitar la fruta. Con el tiempo tal vez puedas volver a introducir en algunos casos alguna fruta como manzanas y plátano, evitando las frutas tropicales y las más dulces. Algunas personas muy sensibles a la fructosa deben evitar su consumo.

Los suplementos de vitaminas y minerales son adecuados en estos casos. Ascorbato de calcio para la vitamina C y suplementos de zinc y magnesio en citrato.

Carne roja

La carne es acidificante y si es roja más. Un estado acidificado produce desmineralización. La falta de minerales se manifiesta en forma de desequilibrios emocionales y nerviosos, caries dental, piorrea, sangrado de encías, caída del cabello, dolores menstruales, debilidad renal, debilitamiento general del organismo.

Necesitamos proteínas para que nuestro organismo se desarrolle, cure sus heridas, forme estructuras y tengamos buen aspecto, pero proteínas de calidad.

Son mejores carnes blancas, como el pollo ecológico y el pavo. También los pescados blanco y azul pues necesitamos ácidos grasos omega 3 para mantener una buena salud. Huevos ecológicos sin abusar, dos a la semana es adecuado. Cereales + legumbres forman una proteína saludable.

No todos los alimentos nos afectan del mismo modo

Estos seis grupos de alimentos negativos para la fibromialgia no afectan del mismo modo a todo el mundo. Personalizar la dieta es siempre la manera en la que podemos detectar mejor las necesidades de cada uno de nosotros.

¿Conoces a alguien con Fibromialgia? Comparte el post para ayudarle a mejorar su salud.

¿conocías los efectos de estos 6 alimentos? Si tienes dudas o algún comentario puedes dejarlo aquí, podemos ayudarte a mejorar tu salud.

http://www.comidasana.eu

16 aspectos que debes conocer sobre la fibromialgia


Una de las enfermedades de las que más se está hablando últimamente es sobre la Fibromialgia. Muchas son las personas que reciben este diagnóstico a una serie de dolencias tan potentes que llegan a condicionar sus vidas.

Es cierto que no es una enfermedad nueva, pero también es cierto que es ahora cuando, gracias a la investigación, tenemos más datos sobre ella. Muchas personas todavía no saben de que trata esta enfermedad, a pesar de poder tener personas alrededor padeciéndola.

Este artículo pretende remediar este vacío de información y acercar los aspectos más importantes de la fibromialgia a todo aquel que quiera saber de esta enfermedad. Por ello, aquí resaltamos los 16 aspectos fundamentales de la fibromialgia que van a permitirte conocer perfectamente en que consiste esta afectación.

1.¿Qué es la fibromialgia?

La fibromialgia es una enfermedad que produce dolor musculoesquelético generalizado en todo el cuerpo. Se da este diagnóstico cuando no hay causa conocida para este dolor y cuando, además, es crónico. Es frecuente que algunas áreas del cuerpo sean hipersensibles al dolor, sin que se produzcan alteraciones orgánicas.

2.Los inicios de la investigación

La fibromialgia se está investigando desde el siglo XX. Por aquel entonces, algunas teorías apuntaban a que era una enfermedad somática, cuyos síntomas (los dolores que produce) eran provocados por la psique de la persona.

  1. Posteriormente, se descubrió que era una enfermedad neurológica que se da por desequilibrios neuroquímicos del sistema nervioso central.

3.No es una enfermedad que cause los mismos síntomas

Y por ello, resulta difícil su investigación individual y su diagnóstico. En cada persona puede manifestarse de una manera y tener unos síntomas diferentes que en otra persona. Muchas veces, incluso, su diagnóstico se basa en una serie de afectaciones cuyas causas se desconocen.

Es frecuente que algunas personas experimenten más dolor muscular que articular, y vicecersa.

4.Causas más habituales

Algunas de las causas más habituales que pueden desencadenar la fibromialgia son:

  • Trastornos de la glándula tiroidea: Los problemas con la tiroides pueden ser los responsables del cansancio y el dolor que presenta la fibromialgia, además de problemas de sueño.
  • Déficit de vitaminas: Sobre todo la D y B12. El magnesio también suele estar bajo.
  • Intolerancia al gluten: También es una causa que puede desencadenar fibromialigia

5.Produce estragos a nivel físico y psicológico

El dolor físico es el más característico de esta enfermedad, pero no es el único.

A partir del dolor físico, aparece el desgaste psicológico de tener que lidiar constantemente con una enfermedad que causa dolor a diario, muchas veces incapacitante, con la que no puedes mediar ni ponerle fin. Esto, a la larga, crea estrés y ansiedad que pueden desembocar en otros trastornos emocionales. Muchas de las personas que padecen fibromialgia terminan padeciendo depresión con el tiempo.

6.En ella tienen papel las bacterias

Los pacientes de fibromialgia suelen tener bacterias en el intestino. En este órgano existen bacterias beneficiosas para el organismo. No obstante, las personas con fibromialgia tienen el síndrome del intestino permeable. Este síndrome permiten a otras bacterias dañinas entrar en el organismo y atacar.

Por ejemplo, se produce un sobrecrecimiento de la bacteria Candida Albicans. Esta bacteria pertenece a nuestro cuerpo, convive en nuestros intestinos de manera controlada y realiza su papel positivo. El problema viene cuando empieza a multiplicarse, pues si existe mucha bacteria, sus efectos pueden ser negativos; produce candidiasis intestinal y vaginal. Estas infecciones podrían explicar también los síntomas de la fibromialgia.

7.Mutaciones en un gen

Se sospecha que el gen que puede ocasionar esta enfermedad es el MYHFR. Este gen presenta problemas para sintetizar el mercurio e impide la eliminación de toxinas.

8.Posible causa: ¿Intolerancia al gluten?

La intolerancia al gluten está presente en más de 55 enfermedades. Aunque suele ser normal que se asocie a problemas digestivos, también puede producir problemas neurológicos.

9.Tratamiento mediante la relajación

Como ya hemos comentado, la fibromialgia produce trastornos psicológicos que salen a raíz del agotamiento que sufre la persona tras estar aguantando dolor durante tanto tiempo.

Estos problemas psicológicos (ansiedad y depresión) pueden mejorar e incluso curarse mediante la relajación. Aprender a relajarse, por tanto, es muy importante para poder trabajar desde casa hacia una buena recuperación, pues es una de las estrategias mas útiles para hacerle frente al dolor.

10.Rodearse de personas importantes para uno mismo

Para garantizar el bienestar emocional de la persona con fibromialgia, se debe de construir un ambiente sano alrededor de ella, donde predominen las personas más importantes, tanto familiares y amigos que la apoyen. De esta manera, la persona tendrá la libertad de compartir con ellas lo más problemático de la enfermedad con la seguridad de sentirse escuchada y comprendida.

De la misma manera ocurre con los elementos del ambiente; rodear a la persona de aquello que le haga sentirse bien será muy importante para mantenerse fuerte.

11.Cómo hacer de la alimentación una aliada

Hoy en día se le otorga mucha importancia a la alimentación. Y la verdad es que la tiene. Mediante la alimentación podemos conseguir cambios en nuestro organismo, tanto para bien como para mal. Los diferentes ingredientes cuentan con diferentes propiedades beneficiosas o dañinas para el organismo. Según sea nuestra alimentación, será el estado de nuestro cuerpo y nuestra mente.

Una persona con fibromialgia debe llevar a cabo una dieta muy alcalina, en la que sea prioridad el pescado azul, los aguacates, el aceite, las legumbres, las semillas de chía (que además, nos sirven también para adelgazar) y la linaza. No nos olvidamos de la fruta fresca y cruda a ser posible, y sin quitarle la piel en la medida de lo posible.

12.Ingredientes a evitar

Algunos alimentos deberemos evitarlos. Estos son el azúcar y la sal, los dulces y pasteles, comidas preparadas, carne roja, lácteos refrescos con gas o los embutidos.

13. Diversidad de tratamientos

Actualmente, la fibromialgia cuenta con diferentes tratamientos agrupados en dos grandes grupos: los tratamientos médicos y los alternativos.

Cada uno de estos tratamientos tiene unas ventajas y unas desventajas. Los tratamientos médicos se basan en fármacos, que tienen unos efectos secundarios. Pero sus efectos positivos se notan rápido y producen un descanso de los síntomas bastante fuerte y esperado. Mientras tanto, los tratamientos alternativos no tienen efectos secundarios, pues se basan en productos totalmente naturales, pero no actúan tan rápido como los fármacos.

Cada paciente tiene total libertad para elegir uno u otro grupo de tratamientos, aunque lo recomendable es usar los dos: acudir al médico, prestarse a que realice valoración, aceptar el diagnóstico de fibromialgia y empezar con la medicación. Una vez con ella, también puede seguir tratamientos alternativos.

14. Una vez iniciado un tratamiento, escribe las mejorías que produce.

Llevar un diario de la enfermedad puede ser una buena idea para registrar tanto las mejorías como los empeoramientos del dolor. Esto es especialmente útil si se siguen diferentes tratamientos para conocer sus efectos, pues nos permitirá diferenciar el resultado de cada uno de ellos y elegir así el que más beneficios nos obtenga.

15.Los masajes, muy útiles para aliviar la enfermedad

Un solo masaje puede reducir el dolor entre un 20 y un 30%. Esta reducción del dolor supondrá, al mismo tiempo, una reducción de los trastornos emocionales (si los hubiera), de los problemas para dormir y del resto de síntomas que acompañan a esta enfermedad.

Recuerda acudir a un centro especializado en fisioterapeuta que disponga de buenos profesionales para aliviar el dolor. De no ser así, el masaje puede actuar en contra para la persona y añadir más dolor del experimentado previamente.

16.No dejes que te gane la fibromialgia

Sabemos que la fibromialgia es una enfermedad complicada de llevar. Que existen días mejores y días peores. Que quizás muchos días querrás quedarte en casa, olvidarte de tus responsabilidades. No obstante, intentar hacer una vida normal, en función de las posibilidades, es muy importante para no experimentar la inutilidad que puedes experimentar al no realizar nada.

¡Que la fibromialgia no te gane!

A modo de conclusión

Como ya hemos visto, la fibromialgia es una enfermedad que causa dolor crónico y desconocido, que muchas veces se hace muy difícil de llevar. Experimentar este dolor día tras día, además, puede afectar a nivel psicológico, creando trastornos emocionales como la depresión y la ansiedad.

Estos 16 aspectos nos acercan esta enfermedad a nosotros; aunque no la experimentemos en nuestra piel y aunque no tengamos a nadie cerca que si que lo haga. Gracias a ellos, aprendemos que la fibromialgia no es una enfermedad gratuita, que los afectados tienen verdaderas razones para querer un alivio rápido de los síntomas, y que más que un requerimiento, es una necesidad. Aprendemos que es una enfermedad verdaderamente capacitante que afecta a todas las áreas de la persona (físicas y psicológicas) y de la cual no puede escapar, al estar cronificada.

El conocimiento que nos ha dado estos 16 aspectos nos hace capaces de hablar de ella con conocimiento de causa y de poder empatizar de manera efectiva con todo aquel que haya experimentado en carne propia los devastadores síntomas que produce.

https://saludrespuestas.com

¿Y si tienes fibromialgia? Nuevas formas de detectar esta enfermedad


“Me duele todo”. Es el día a día de la fibromialgia: cansancio y dolor por todo el cuerpo, y problemas para dormir y concentrarse, sin causa ni cura conocidas. Pero se sigue avanzando para definir un tratamiento eficaz.

La fibromialgia no es una enfermedad inventada. Durante años se ha menospreciado el sufrimiento de muchas personas, pese a ser una dolencia reconocida por la OMS desde 1992.

Según la Sociedad Española de Reumatología, afecta a casi millón y medio de españoles (un 95% de ellos, mujeres), y aunque se sabe que está causada por una alteración en la percepción del dolor a nivel cerebral, su tratamiento alivia los síntomas, pero no cura.

Desafortunadamente, diagnosticarla se convierte en una odisea que dura, de media, 7 años.

LOS Síntomas de la fibromialgia

El síntoma central es el dolor generalizado en músculos, articulaciones y ligamentos, acompañado de:

  • Cansancio severo y rigidez muscular que aparecen por la mañana (el “no me puedo levantar”) y que empeoran con el reposo.
  • Alteraciones del sueño.
  • Pérdida de memoria y dificultad para concentrarse.
  • Dolor de cabeza.
  • Ansiedad y tristeza, derivadas de la incapacidad para llevar una vida normal.

Aunque el dolor es constante, los síntomas de la fibromialgia surgen como brotes. Hay fases de estabilidad y otras en las que empeoran. Cada persona evoluciona de una forma. Por eso, es difícil definir las causas de la fibromialgia y un tratamiento único que funcione en todos los casos.

Además, se pueden tener dos enfermedades relacionadas con el dolor crónico a la vez. Por ejemplo, el Síndrome de Fatiga Crónica (SFC), que se suele confundir con la fibromialgia, aunque se trata de dolencias distintas. Mientras que la fibromialgia es una enfermedad reumática, el SFC se refiere a fatiga física y mental.

CÓMO SE HACE EL DIAGNÓSTICO

Si sospechas que el dolor constante pudiera ser fibromialgia, acude a tu médico de cabecera. Tras valorar tu situación, puede remitirte a la unidad hospitalaria especializada en fibromialgia de tu zona.

No existen pruebas analíticas específicas que validen el diagnóstico. La exploración física sirve para descartar otras dolencias, y consiste en análisis de sangre, de tiroides e inmunológico, radiografías óseas de las partes del cuerpo que duelen, de tórax y electrocardiograma.

¿Entonces, cómo se hace el diagnóstico de fibromialgia? El doctor Joaquim Fernández- Solà, experto en Fibromialgia, Sensibilidad Química Múltiple y Síndrome de Fatiga Crónica del Hospital Clínic de Barcelona, nos da algunas claves.

Actualmente, para un diagnóstico lo más definido posible se siguen los criterios clínicos del American College of Rheumatology:

  1. Existen 18 localizaciones en el cuerpo (llamadas “puntos gatillo”) más sensibles al dolor en quienes padecen fibromialgia. Si 11 de estos puntos reaccionan, es una señal a tener en cuenta.
  2. También se aplica el Índice de Dolor Generalizado (WPI, en inglés), que agrupa estos puntos gatillo en áreas más generales.
  3. Se combina el control de los puntos dolorosos con comprobar si hay síntomas como la fatiga, el sueño no reparador y la falta de agilidad mental que no estén relacionados con una patología y que duren más de 3 meses.
  4. Revisando los ojos. Publicado en la revista “PLoS ONE”, observa si existe un adelgazamiento de la capa de fibras nerviosas del ojo, mediante una tomografía. La pérdida visual da pistas de si existe una irregularidad en el sistema nervioso central, que es el que regula los cambios en las regiones del cerebro asociadas al dolor.
  5. Un test de pulgar. Basado en aplicar presión, calor y frío, y pinzamiento sobre un pulgar durante 1 minuto, y explicado en el “Journal of Pain Research”. Es una manera simple y cómoda tanto de detectar la enfermedad como de medir su grado (leve, moderado o alto).
  6. Por la forma de andar (velocidad, longitud del paso, presión del pie). Es lo que considera un método de diagnóstico fiable de la Universidad de Granada.

¿HAY TRATAMIENTO PARA LA FIBROMIALGIA?

No hay una forma de curar esta enfermedad sino que el tratamiento de la fibromialgia debe personalizarse y abarca pautas de dieta, ejercicio, apoyo psicológico y fármacos para aliviar los síntomas. Así, es posible que un equipo de diferentes especialistas participe en planificar y revisar el tratamiento.

  • Te informarán, a ti y a tus familiares de los detalles sobre la fibromialgia y lo que implica vivir con ella.
  • Te recomendarán una dieta variada y equilibrada que te proteja del desgaste celular y de acumular toxinas.
  • Te conviene comer fruta y verdura frescas (granada, frutos rojos, naranja, piña, manzana para obtener vitaminas y fibra; verduras de hoja verde que te aporten minerales como calcio, hierro, magnesio y potasio; aceite de oliva virgen, pescado azul y nueces, que son grasas “buenas”; y una onza diaria de chocolate negro, porque contiene triptófano, que alivia el dolor y reduce el estrés.
  • Evita los aditivos y las toxinas. Procura no freír ni comer productos procesados. Lava bien los alimentos y, si puedes, opta por los ecológicos.
  • Haz ejercicio físico suave: camina, baila o haz aeróbico de bajo impacto (también en el agua, que debe estar a más de 28º). Lo ideal son 30 minutos al día en bloques de 10 minutos, de 3 a 5 días por semana.
  • El yoga, el taichí o pilates (sin forzar los brazos ni estirar por mucho tiempo) 2 días por semana te ayudan a cuidar la postura y el equilibrio, y a relajar la mente.
  • La terapia psicológica es un recurso para saber afrontar el dolor y su impacto en la vida diaria.
  • Los fármacos que te pueden recetar actúan puntualmente sobre los síntomas. Son antidepresivos para mejorar el estado de ánimo y reducir la ansiedad, y anticonvulsivantes para rebajar el dolor.

Para el Dr. Joaquim Fernández-Solà es recomendable aceptar y adaptarse a la enfermedad, y respetar el ritmo del cuerpo:La enfermedad está ahí, pero no es degenerativa. Aprovecha las fases buenas y no anticipes las malas rachas ni te focalices en que siempre sientes dolor”.

En este sentido nos habla también el Dr. Cayetano Alegre, Médico de la Unidad de Reumatología del Hospital Vall d’Hebrón (Barcelona) que aconseja: “Es fundamental que los enfermos de fibromialgia lleven una vida activa. Que hagan ejercicio moderado y empiecen poco a poco, que intenten trabajar para no desconectarse del entorno social, que tengan una vida intelectual y sexual activas. Eso les ayudará a mejorar la autoestima y a evitar la depresión, también”.

http://www.sabervivirtv.com

GRUPO EN FACEBBOK


Aparte de la página que desde hace tiempo tenemos en Facebook, en la cual también difundimos los artículos que publicamos en este Blog, y llamada Asociación Fibromialgia Melilla (cuya dirección es https://www.facebook.com/AsociacionFibromialgiaMelilla1), en el día de ayer creamos un grupo, vinculado a dicha página y llamado AMIGOS DE FIBROMIALGIA MELILLA (dirección: https://www.facebook.com/groups/167864180746075/?source_id=1717281078495093), con el cual pretendemos que toda la comunidad de amigos y seguidores del Blog y de Facebook, puedan estar en contacto y exponer sus preocupaciones, necesidades, dudas, etc. a la vez que se establezcan entre todos nosotros todo tipo de relaciones.

Esperamos veros pronto por el grupo y participando activamente. Gracias

Amigos de Fibromialgia Melilla
Grupo de Facebook · 44 miembros
 

Unirte al grupo

 

Foro de participación y consulta donde cada uno puede contar sus experiencias, con la única limitación que el respeto a los demás

Como saber si tengo Fibromialgia o Lupus


Antes de empezar a hablar sobre las diferencias entre una y otra enfermedad, te diremos que no es raro que una persona sufra de forma simultánea Lupus y Fibromialgia. Esto lo decimos porque, el hecho de que tu médico te diagnostique una u otra, no te exime de acabar padeciendo ambas.

Si quieres saber si padeces una de las dos, tendrás que acudir a un reumatólogo, que es el médico especializado. Si es alguien de confianza mucho mejor.

Esto de que se trate de una persona que ya te conozca no lo decimos al azar. Tanto FM como Lupus tienen síntomas en común y puede ser difícil para un médico decantarse por una sin conocer todo el historial clínico del paciente.

Aunque entre ambas enfermedades podríamos encontrar muchísimas cosas que las hacen distintas, sabemos que en algunas otras pueden ser parecidas. En este artículo queremos explicar de forma breve algunas de las más destacables.

Primeras grandes diferencias

Los enfermos de fibromialgia (suena mal, pero hay que llamarlo por su nombre) suelen tener durante toda su historia médica dolor muscular genérico (por todo el cuerpo) y sensación de fatiga crónica. Ambos suelen verse maximizados por una disfunción del sueño.

Las personas que padecen Lupus también sienten fatiga y dolor muscular, aunque suelen venir acompañados de erupciones en la piel de la cara (pueden parecer alergias al sol ya que este las hace más graves). Esto sucede sobretodo en la nariz y ambas mejillas. En la hitoria de las personas con Lupus es fácil encontrarse con algún episodio de mal funcionamiento del riñon, algún ataque al corazón (o amago, accidentes cerebrovasculares o deficiencia respiratoria.

Articulaciones

Por regla general las personas con Lupus muestran un notable hinchazón y rigidez en las articulaciones mientras que en el caso de los que tienen FM las mueven sin dificultad y físicamente no se detecta nada fuera de lo normal.

Músculos

Además del dolor muscular, las personas con fibromialgia tienen zonas “blandas” fácilmente palpables sobre los músculos. Al ejercer presión sobre dichas zonas, el paciente sentirá un dolor agudo.

Sangre

Los exámenes sanguíneos de las personas con FM suelen ser normales, sin anomalías destacables. Para el Lupus, suelen aparecer algunas tales como un positivo en nivel de ANA (anticuerpos antinucleares). Este hecho no es exclusivo del Lupus, ya que una persona con Artritis reumatoide o síndrome de Sjögren tendrá resultados similares.

Aviso final

Es muy importante que no saques conclusiones por ti mism@ y siempre acudas a un profesional para que te haga todas las pruebas que considere necesarias. Estas enfermedades tienen tratamientos distintos y podría ser muy perjudicial para ti estarte medicando de forma autónoma.

Cada cuerpo es un mundo y sólo un profesional que te visite y conozca personalmente sabrá qué tienes y cual es el mejor tratamiento para tu caso.

http://fibromialgiablog.com/

FIBROMIALGIA: Los campos electromagnéticos naturales y artificiales pueden perjudicar la salud


Los médicos de Familia del grupo de Patologías Ambientales de la Sociedad Catalana de Medicina Familiar y Comunitaria (CAMFiC) han actualizado sus conocimientos sobre cómo los contaminantes químicos y electromagnéticos, tanto naturales como artificiales, pueden afectar a la salud de las personas, y qué medidas se pueden tomar para reducir este impacto.

La doctora María del Carmen Ruiz, especializada en patología ambiental y coordinadora del grupo de Patología Ambiental de la CAMFiC, explica que “desde la década de 1980, el crecimiento exponencial de la tecnología wireless ha generado un aumento de 1.000 millones de veces el campo electromagnético natural de la tierra, generando un efecto cóctel electroquímico. Sustancias que penetran en el organismo a través de la alimentación, el aire que respiramos, y todo lo que ponemos en la piel”.

Varios los estudios relacionan estos agentes con una serie de enfermedades como la sensibilización central, neurodegenerativas, autoinmunes, endocrinas, cardiovasculares, metabólicas, cáncer, asma, TDAH, autismo y esterilidad, entre otras. En 2013, la Agencia Internacional para la Investigación en Cáncer (IARC) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), alertaron que el 95 por ciento de los casos de cáncer, 70 por ciento de los accidentes cardiovasculares, el 80 por ciento de las enfermedades coronarias, el 90 por ciento de las patologías neurodegenerativas y el 80 por ciento de la diabetes mellitus tipo II son provocados por agentes tóxicos contaminantes.

Enfermedades crónicas multisistémicas

En este sentido, la doctora Padma Solanas, del Centro de Medicina Biológica en Barcelona apunta que se está observando “una creciente prevalencia de las enfermedades crónicas multisistémicas, que también son más precoces, como la sensibilidad química múltiple, el síndrome de fatiga crónica, la fibromialgia o electrohipersensibilidad o enfermedades cardiovasculares, síndromes metabólicos, enfermedades neurodegenerativas y autoinmunes, cáncer y alergias”.

Respecto a lo más significativo, María del Carmen Ruiz, indica que “los factores medioambientales debilitan, desencadenan o agravan los mecanismos fisiopatológicos”. Para su solución, esta facultativa resalta dar “un cambio en las prioridades desde la actual Medicina enfocada a tratar los síntomas, hacia una Medicina dirigida a tratar las causas, poniendo el foco en la prevención, precaución y mejora en la detección precoz y en el diagnóstico de estas enfermedades crónicas y medioambientales. Y aquí es fundamental el papel del médico de Familia, como puerta de entrada a sistema de salud”.

https://www.actasanitaria.com/

Fibromialgia y embarazo: cómo se afectan entre sí


Varias de vosotras nos habéis hecho llegar preguntas acerca de cómo afecta la fibromialgia al embarazo, y cómo afecta el embarazo a la fibromialgia.

Hemos visto que es un tema que os preocupa bastante y hemos decidido publicar un pequeño artículo al respecto.

Esperamos que os sea de utilidad 🙂

¿Cómo afecta el embarazo a la fibromialgia?

Sobradamente conocerás los síntomas de la fibromialgia, pero si no es así, puedes echarles un vistazo aquí.

La FM es una enfermedad que afecta de forma distinta a cada persona, y, en este caso, sucede lo mismo. Es posible que algunas de las cosas que aquí explicamos sean de aplicación para tu caso concreto, y otras que no. Siempre hablamos de forma genérica. Lo único que sí que es prácticamente seguro es que si padeces esta enfermedad, notarás un aumento del dolor, especialmente durante las últimas semanas del embarazo.

Esto sucede, por ejemplo, porque en este momento se ejerce una fuerte presión sober la zona lumbar (incluso las mujeres sin dolencia previa tienden a sentir intensificado el dolor en esta etapa. Al ser una zona muy castigada por la FM, sentirás un dolor mucho más agudo de lo normal.

En algunos casos muy puntuales se han visto mujeres con fibromialgia que han notado menos dolor durante la gestación. Eso se debe a que el cuerpo produce una sustancia química que ayuda a paliar un poco el dolor. Aún así, lo frecuente es que se haga más fuerte y no al revés.

¿Estás embarazada y padeces fibromialgia? ¿Lo has estado? Deja un comentario explicando tu experiencia. Seguro que es de gran ayuda para personas que actualmente se encuentran en esa situación.

¿Cómo afecta la fibromialgia al embarazo?

Ahora estamos en la tesitura contraria. Tiene algún efecto negativo la FM para el proceso de embarazo?

Durante el embarazo hay un aumento muy grande del número de hormonas en el cuerpo.

Siempre hay que coger esta información “con pinzas” ya que desgraciadamente hay muy pocos estudios acerca de esta enfermedad que sean mínimamente fiables. No te asustes con los estudios realizados ya que hoy siguen sin haber evidencias contrastadas de que el hecho de padecer fibromialgia pueda tener algún efecto negativo sobre el embarazo, el parto o el bebé.

Sobre el tema del embarazo y la FM se realizó uno sobre 112 mujeres en Israel y se llegó a las siguientes conclusiones, aunque se trata de una muestra demasiado pequeña como para poder hacerle demasiado caso.

  • Era más frecuente el nacimiento de bebés con un peso y tamaño inferior al habitual (no quiere decir que pase a todas ni mucho menos, sólo que la frecuencia es más alta).
  • Aproximadamente un 10% de esas mujeres tuvo un aborto.
  • Un % de los bebés más elevado de lo que es común tuvo un nivel de azúcar en sangre fuera de los límites normales y otro tanto un exceso de líquido amniótico.
  • Hubieron menos casos de bebés prematuros.
  • Se hicieron menos cesáreas de la media

Otros estudios, como por ejemplo el de la Temple University concluyen que las personas con FM durante los 3 primeros meses puedan sentir un dolor más intenso de lo normal, algunos mareos o incluso algo de sensación de estrés o fatiga (más aún 😉 ).

Estos datos no deberían preocuparte en exceso ya que al ser un estudio sobre tan pocas mujeres, las conclusiones no son fiables. Únicamente es importante conocerlo porque lamentablemente hoy en día es casi todo lo que tenemos al respecto.

¿Y tras el nacimiento del bebé?

Sobretodo las primeras semanas continuarás sintiéndote peor, al menos hasta que el bebé empiece a dormir más o menos bien. Es bien sabido que las personas con fibromialgia suelen tener problemas con el sueño y estos se hacen más notorios en esta etapa.

¿Y la medicación puede afectar?

Existen muchas medicinas que no son recomendables (o directamente están prohibidas) durante el embarazo. Este punto si que es importante que lo revises bien con tu médico ya que esto si que está más estudiado y podría suponer un problema real.

Por este motivo, se suele recomendar  intentar evitar el uso de medicamentos para tratar la fibromialgia durante la gestación e intentar sustituirlos por tratamientos menos intrusivos (alimentación, ejercicio suave…)

http://fibromialgiablog.com

5 Exquisitos Jugos Naturales para Mejorar la Fibromialgia


En el artículo de hoy vamos a hablar sobre Jugos Naturales para la Fibromialgia, muy efectivos, simples de preparar y sobre todo deliciosos!

Como ya sabes la fibromialgia es una enfermedad que afecta generalmente a mujeres, pero pueden contraerla también los hombres, de todos modos si estas leyendo mi sitio web, seguramente es porque Tú tienes fibromialgia o conoces a alguien que la tiene y estas buscando saber si la fibromialgia es curable.

Ahora bien, vamos a hablar un poco sobre el tema de hoy que son los Jugos para fibromialgia. Deja que te cuente porque es que son tan efectivos.

Porque son Buenos los Jugos para Fibromialgia

si bien dentro de la comunidad científica y médica aseguran que no están convencidos ni tienen seguridad del origen de la fibromialgia, yo puedo decirte en función de todo lo que he aprendido y de haberme curad de la misma, que se trata básicamente de una intoxicación de nuestro cuerpo debido a la cantidad gigante de químicos y toxinas a las que nos exponemos constantemente con nuestra alimentación y también del medio ambiente.

Este tipo de productos nocivos lo que hacen es alterar el pH de nuestra sangre poniéndola más ácida y obviamente que esto nos hace mucho daño, ya que los ambientes ácidos es donde crecen la mayor parte de las enfermedades y sí adivinaste, entre ellas la fibromialgia.

Estos maravillosos jugos que vas a aprender hoy van a neutralizar esa acidez de la sangre volviéndola un poco más alcalina para que se neutralice ese desbalance y de esta manera nuestro propio organismo pueda expulsar todas esas toxinas para afuera.

Ahora bien, dicho todo esto y explicado el porque de la enfermedad te voy a dar 5 recetas de jugos naturales para la fibromialgia para que pongas en práctica y empieces a ver excelentes resultados

5 Exquisitos Jugos para Fibromialgia

Como ya seguramente te habrán dicho, para los médicos la fibromialgia no tiene cura, pero hazme caso y siue estos consejos al pie de la letra que son la base para una cura definitiva de la fibromialgia, te lo digo como un testimonio de lo que a mi me pasó.

Desintoxicar tu organismo es el primer paso que debes dar para aprender como curar la fibromialgia. Así que prepara estos jugos y bébelos en ayunas para comenzar tus días, Tienes que tomar 1 cada día no todos el mismo día.

1) Potente jugo Desintoxicante.

Para preparar este jugo debes usar los siguientes elementos: media taza de ananá o piña, una puñado de perejil, dos tronquitos de apio, una cucharita de polvo de jengibre si es posible fresco o recien rayado, 5 a 7 hojitas de espinaca bebe ( de las chiquitas o baby que le llaman), el juego de 2 limones recién exprimidos y un vaso de agua mineral o filtrada si es posible.

Metes todos los elementos en la licuadora y los licuas bien, luego te lo tomas en ayunas.

2) Jugo de Pepino y Manzana verde para depurar.

Metes a la licuadora los siguientes elementos: Una manzana Verde, 1 pepino previamente pelado, 2 hojas de col verde rizado o también conocido como Kale, el jugo de 2 limones recién exprimidos. Los licuas por un ratito hasta que se mezcle todo bien y lo bebes en ayunas.

3) Jugo de Algas

Este jugo es básico para limpiar el cuerpo y muy efectivo, solo tienes que mezclar en la licuadora una manzana, 1 zanahoria y una cucharada de algas Chlorella. Como siempre lo consumes en ayunas por la mañana.

4) Jugo de Gel de Aloe Vera

licuas 1 cucharada de gel de aloe vera es decir la parte de adentro de la hoja, no la piel, 1 tronquito de apio, 1 pepino pelado y el jugo de 1 limón. Cuando se mezclan bien los elementos lo tomas en ayunas.

5) Jugo de Remolacha y Acelga

Ingredientes: 1 remolacha, 2 hojas de acelga y jugo de 2 limones. Preparamos este exquisito jugo mezclando todo en la licuadora con medio vaso de agua a la mañana y luego lo consumimos.

https://comocurarlafibromialgia.com

Fibromialgia: la importancia de distinguir entre Simulación y Exageración


Durante las dos últimas décadas son numerosos los trabajos realizados por diferentes grupos de investigación referentes a los múltiples síntomas físicos, cognitivos y afectivos de la Fibromialgia (FM), así como a su etiopatogenia, clasificaciones y posibilidades terapéuticas. Pero a pesar de la extensa literatura internacional sobre muchos de los aspectos de esta patología, son escasos los trabajos publicados sobre FM y simulación. Sin embargo, sí podemos encontrar autores que documentan la tendencia de los pacientes con FM a exagerar más su sintomatología y a percibir de forma más intensa, dramatizando los cambios somáticos asociados a su enfermedad.

Por otra parte, es conocido que, cuando un paciente se encuentra en una situación de litigancia (v.g, pendiente de ser evaluado para obtener una incapacidad permanente) sus resultados son peores a largo plazo. Esta situación, unida a que la FM es una de las enfermedades que más costes totales provoca en nuestro país, nos llevó a considerar de especial interés poder diferenciar al paciente honesto del simulador en el caso de esta patología en concreto ya que, si bien de los estudios internacionales parece desprenderse que el patrón de exageración de síntomas es frecuente en el paciente con fibromialgia, sabemos que no toda exageración de síntomas es en sí mima simulación y que las conductas aprendidas de dolor no deben considerarse erróneamente como simulación.

Por esta razón, propusimos un protocolo del paciente simulador del dolor crónico que es multimétodo, multisistema, multidisciplinar y basado en inconsistencias (Capilla y González-Ordi, 2009), que en el caso de fibromialgia debe llevarse a cabo utilizando diferentes pruebas médicas, evaluación de la discapacidad y calidad de vida, del dolor y la personalidad, así como la observación conductual (Capilla y González-Ordi, 2012a). No obstante, el patrón de exageración de síntomas presentado, aparentemente por estos pacientes, nos obliga a ser extremadamente cautelosos en el caso de esta patología en concreto y valorar exquisitamente los puntos de corte de las diferentes pruebas  ya que, además, no se comporta como otras patologías del dolor crónico (Capilla y González-Ordi, 2012b; González-Ordi y Capilla, 2012)

La investigación original se llevó a cabo con una muestra de 113 sujetos, distribuidos en diferentes condiciones: (1)  pacientes con FM en situación de litigancia, concretamente estaban pendientes de ser evaluados para obtener una incapacidad laboral permanente o en situación de incapacidad temporal de larga duración y cumplían los criterios de  sospecha de simulación (González-Ordi, Santamaría y Capilla, 2012), (2) pacientes con FM en situación de no litigancia, (3) sujetos análogos, es decir, sujetos a los que se les instruye para que simulen síntomas con la finalidad de obtener el techo de las pruebas y (4) grupo control. Se les aplicaron diferentes pruebas médicas complementarias, la adaptación española de la Escala de Autoeficacia, la Escala de Satisfacción Personal Vital, la adaptación española del Cuestionario de Impacto de Fibromialgia (FIQ), la versión española del cuestionario de Salud SF-36, el inventario Estructurado de Simulación de Síntomas (SIMS) y la adaptación española del Inventario de Personalidad de Minesota-2, Formulario Reestructurado (MMPI-2-RF).

Para buscar patrones diferenciales entre pacientes no litigantes y litigantes con sospecha clínica de simulación, nos centramos en aquellas variables de las diferentes pruebas que mostraron que el paciente con sospecha de simulación respondía de forma diferente al honesto y similar al análogo que había sido instruido específicamente para que mintiera, con la finalidad de detectar qué patrón de respuesta presenta un paciente que miente cuando miente.

Obtuvimos un perfil diferencial entre los pacientes honestos y aquellos con sospecha de simulación que podemos resumir en los siguientes puntos:

1- Los pacientes con sospecha de simulación presentan una menor autoeficacia percibida. Entendiendo por autoeficacia percibida el sentimiento de confianza en las capacidades propias para manejar estresores de la vida.

La autoeficacia percibida es un determinante significativo en el funcionamiento físico del paciente con FM y un predictor de mantenimiento de los logros y mejora a largo plazo.

2- La valoración personal que los pacientes con sospecha de simulación hacen de las distintas áreas de su vida es peor que la de los honestos y similar a los análogos (sujetos instruidos específicamente para simular síntomas propios de la fibromialgia).

3- Las puntuaciones en las escalas del FIQ y SF-36 indican un mayor impacto de enfermedad y un peor estado de salud autoinformado en los pacientes con sospecha de simulación, similar a los análogos que mienten y mucho peor que los honestos.

4- Las puntuaciones en el MMI-2-RF reflejan dos conclusiones. (1) las escalas de validez centradas en la exageración de síntomas no han discriminado entre los distintos grupos de FM, lo que no es de extrañar si consideramos que la evidencia empírica señala que la exageración y dramatización de los síntomas somáticos y cognitivos son intrínsecas a esta patología. (2) las escalas de contenido del MMPI-2-RF, que reflejan que los pacientes con sospecha de simulación y análogos (que mienten deliberadamente) se diferencian de los honestos por la “actitud negativa ante la vida” con que se autopresentan: manifiestan mayor nivel de malestar emocional caracterizado por una mayor presencia de experiencias emocionales negativas, tristeza, infelicidad e insatisfacción con la vida, pesimismo, introversión e inactividad social, baja energía para el cambio, falta de interés y anhedonia significativa, incapacidad para cambiar y superar sus problemas y alcanzar sus metas en la vida, carecen de motivación para el cambio y piensan que la vida es injusta y una dura carga.

5- Al aplicar las pruebas de screening (SIMS) vemos que existe una ausencia relativa de discriminación en la exageración de síntomas en el caso de FM, entre pacientes honestos y pacientes con sospecha de simulación, datos que van en la misma dirección y por la misma razón que los encontrados en las escalas de validez del MMPI-2-RF, si bien las puntuaciones son más altas en los pacientes litigantes con sospecha de simulación.

De estos datos se desprende la necesidad de una correcta evaluación del paciente con fibromialgia para la detección de la simulación, ya que si es complejo hacerlo en cualquier paciente con dolor crónico, lo es más en esta patología que lleva inherente, en muchos casos, un patrón de exageración. En el artículo se propones posibles puntos de corte para cada una de las herramientas consideradas, así como estimaciones de su sensibilidad y especificidad en el estudio. Queremos recordar, enfáticamente, que ninguna prueba aislada puede diagnosticar simulación y que es siempre desde la convergencia de datos de diferentes pruebas desde el ámbito médico y psicológico como puede abordarse y la única manera existente de no catalogar erróneamente a un paciente honesto como simulador.

El artículo completo puede encontrarse en la Revista Clínica y Salud :

Capilla Ramírez, P., González-Ordi, H, Santamaría, P, Pérez-Nieto, M.A. y Casado Morales, M.I. (2013). Fibromialgia: ¿exageración o simulación? Clínica y Salud, 24, 185-195.

Referencias:

Capilla Ramírez, P. y González-Ordi, H. (2009). Protocolo para la detección de la simulación del dolor en la práctica clínica: estudio de casos. TRAUMA Fundación Mapfre, 20, 255-263.

Capilla Ramírez, P. y González Ordi, H. (2012a). Fibromialgia. En H. González Ordi, P. Santamaría y P. Capilla Ramírez (Eds). Estrategias de detección de la simulación. Un manual clínico multidisciplinar. Madrid: TEA ediciones.

Capilla Ramírez, P. y González-Ordi, H. (2012b). Simulación en Patología dolorosa crónica del raquis cervical (cervicalgia/esguince cervical). Revista Española de Medicina legal, 38, 76-84.

González Ordi, H., Capilla Ramírez, P., Santamaría Fernández, P. y Casado Morales, M.I. (2012). Abordaje multidisciplinar para la detección de la simulación en lumbalgia crónica. Trauma, 23, 145-154.

González Ordi, H., Santamaría Fernández, P, y Capilla Ramírez, P. (2012). La simulación como estilo de respuesta. En H. González Ordi, P. Santamaría y P. Capilla Ramírez (Eds). Estrategias de detección de la simulación. Un manual clínico multidisciplinar. Madrid: TEA ediciones.

González-Ordi, H., Santamaría, P. y Capilla (eds.). (2012). Estrategias de detección de la simulación, un manual clínico multidisciplinar. Madrid: TEA ediciones.

http://www.infocop.es