Fibromialgia: Enganchados a los opiáceos


opioidesEste articulo muestra la “cara oculta” de el consumo de estos fármacos utilizados para el tratamiento de el dolor, cabe destacar la siguiente frase; “Unas de las primeras víctimas de esta adicción son las pacientes con fibromialgia, que son especialmente vulnerables a ella.”

Si hay algo que sufre el colectivo de afectados de fibromialgia es la falta de tratamientos para paliar el dolor cuando este se instaura de forma crónica, mientras que el colectivo lucha por acceder a tratamientos que mitigue este dolor articulos como este pueden dar lugar a descartar opciones terapeuticas que pueden aliviar (nunca curar, seamos realistas la fibromialgia no tiene cura) el dolor de los afectados que lo sufen con mayor crueldad.
El acceso a las unidades de el dolor en España es bastante difícil , el alivio de el dolor es un mal menor entre el colectivo de profesionales de la medicina, muchos afectados sufren el cambio de continuos tratamientos por el desconocimiento de los profesionales sobre el uso de los fármacos para tratar el dolor.
Todos sabemos que cualquier fármaco tiene unos efectos secundarios pero día a día aceptamos su ingesta porque “sabemos insconcientemente” que son mayores los beneficios que las consecuencias.
Un tratamiento pautado por profesionales en el alivio de el dolor puede ayudar a conseguir una mejor calidad de vida, en algunos casos puede ayudar a sobrevivir ante los efectos más crueles de la enfermedad, la escala de la analgesia posee cuatro niveles y la mayoria de los afectados nunca se beneficia de subir al segundo nivel que le ayudaría a soportar mejor la enfermedad.
Otro asunto es que este fármaco sea consumido por personas que sean susceptibles de caer en adicciones, pero realmente en nuestro sistema de salud la comercialización de estos fármacos está muy controlada y no se dan sin estar asesorados y diagnosticados por expertos en el control y manejo de el dolor.
La frase destacada sobre nuestra enfermedad evidencia un gran desconocimiento sobre la realidad que sufre el colectivo de afectados de fibromialgia; ¿vulnerables a que?
Vulnerables al desconocimiento; A articulos de opinión y sensacionalistas que deniegan a los afectados de fibromialgia nuevas vias de tratamiento por instaurar el terror inconsciente y cerrar las puertas a tratamientos que pueden ayudarles en su día a día.
Este articulo refleja más bien a lo que todos conocemos como hoy en día a una sociedad que no quiere sufrir y que acepta ante cualquier problema la ingesta de un fármaco que alivie un problema emocional ; seamos conscientes de el dolor en la fibromialgia es real y que no entra dentro de estos supuestos articulos “salvadores de males mayores”.
Los afectados de fibromialgia necesitamos tratamientos no que se nos cierren las puertas a ellos con prejuicios y menos que se nos relacionen con ingesta compulsiva de fármacos.

La regulación del dolor en los pacientes con fibromialgia no funciona adecuadamente


Los principales mecanismos inhibitorios del dolor en el cerebro parecen no funcionar adecuadamente en los pacientes con fibromialgia, según han encontrado los investigadores.

Los datos de resonancia magnética funcional (fMRI) y los estudios por imágenes PET sugieren que el sistema opioide está involucrado en la patogénesis de la fibromialgia, lo que podría explicar por qué algunos pacientes no responden o experimentan peores síntomas, a analgésicos narcóticos, dijo el Dr. Richard Harris, de la Universidad de Michigan en una presentación en la reunión del Colegio Americano de Reumatología.

“Hemos encontrado que en los pacientes con fibromialgia, los principales mecanismos inhibidores del dolor no funcionan correctamente, en concreto, los receptores opioides en el cerebro”.

“Lo que encontramos fue un tanto paradójico ya que los pacientes con fibromialgia o bien tienen muy pocos receptores en el cerebro, o los mismos receptores cuando se activan causan dolor en lugar de disminuirlo.”

Para el estudio, realizado entre 2008 y 2012, Harris y sus colegas reclutaron a 18 mujeres pacientes de fibromialgia que nunca habían usado opioides. Cada participante se sometió a 4 semanas de tratamiento no farmacológico. Antes y después del tratamiento, cada paciente se sometió a una exploración fMRI con diferentes niveles de dolor a la presión aplicada con el pulgar.

 Las mujeres también se sometieron a una tomografía PET de 90 minutos en condiciones de reposo. Luego, los investigadores analizaron los escáneres cerebrales para determinar qué áreas del cerebro podrían estar implicados en la enfermedad.

 El Dr. Harris explicó:

“El principal resultado fue que cuando la unión al receptor opioide se redujo, la respuesta evocada cerebral del dolor subió en regiones cerebrales clave que están implicadas en el procesamiento del dolor, tales como la corteza insular”.

“Esto podría significar que los receptores estaban siendo regulados a la baja. Alternativamente, el potencial de unión al receptor puede bajar si hay una liberación de opioides endógenos que compite por los sitios de unión. Si ese es el caso, entonces la activación de los receptores está actualmente causando dolor.”

 El doctor agregó que sus resultados indican que existe una regulación estricta de los sistemas inhibitorios del dolor en el cerebro, y en estos pacientes puede estar yendo mal.

 Los resultados implican que los opioides pueden no ser la mejor opción de tratamiento en estos pacientes y pueden empeorar sus síntomas.

 Kathryn Dao, del Instituto de Investigación de Baylor en Dallas, dijo que los resultados del estudio añaden al conocimiento de que “la fibromialgia en estos pacientes no responde bien a los narcóticos. Una de las razones es que estos pacientes tienen una alta cantidad de opioides endógenos y una cantidad disminuida de sitios de unión a opioides.”

 Dao, quien moderó la conferencia de prensa en la ACR donde se presentaron los resultados, explicó:

“Sus receptores están desbordados y ya no tienen receptores libres para unirse. Estos pacientes con fibromialgia son similares en este aspecto a los pacientes que tienen dolor crónico”.

 Fuente: Medapage Today

http://redpacientes.com/

El Manejo del Dolor y los Opioides


¿Qué necesito saber acerca de los opioides?

Un opioide o narcótico es un tipo de medicamento que se usa para tratar el dolor. Los medicamentos con opio impiden que los nervios manden o reciban sensaciones de dolor. Ejemplos de opioides son la morfina, hidrocodona, codeína, fentanilo y oxicodona.

¿Por qué es importante controlar el dolor?

El dolor puede provocar cambios en la salud física y emocional, como problemas de depresión y de insomnio. Controlar y manejar el dolor podrían ayudar a mejorar el humor, la habilidad para dormir y para realizar las actividades diarias.

¿Qué tipo de opioides existen?

Los opioides se pueden administrar en forma de píldora, parches o supositorios. Ellos también pueden inyectarse en una vena o en una zona alrededor de la médula espinal. Existen 2 tipos:

  • Acción corta: Estos empiezan a actuar mas rápido y alivian el dolor durante 3 a 6 horas. Los medicamentos de acción corta frecuentemente se utilizan para el dolor agudo y para el progreso del dolor.
  • Acción prolongada: Estos usualmente duran 8 horas o más, así que usted puede tomarlos con menos frecuencia. Estos medicamentos se tardan más en empezar a aliviar el dolor.

¿Cuáles son los riesgos de usar opioides para controlar el dolor?

  • Sobredosis:El tomar demasiados medicamentos opioides pueden representar una amenaza para la vida. Los siguientes son signos de una sobredosis:
    • Somnolencia o confusión
    • Mareos o debilidad
    • Dificultad para respirar, respiración superficial o dejar de respirar
    • Piel fría y húmeda
    • Dolor muscular intenso y debilidad
    • Ver y oír cosas que no son reales
  • Dependencia física: Esto es cuando el cuerpo necesita el medicamento con el fin de funcionar correctamente. Los síntomas de la dependencia física cuando se suspende el uso del medicamento incluyen temblores, diarrea y flujo nasal.
  • Tolerancia: Esto ocurre cuando el cuerpo se acostumbra al medicamento. Es posible que los opioides no controlen el dolor tan bien como solían hacerlo. El dolor podría regresar antes de tiempo. Es posible que necesite más medicamento opioide para que le de la misma cantidad de alivio del dolor.
  • Adicción y abuso: La adicción sucede cuando usted usa un opioide a pesar de que le hace daño y no le alivia el dolor. Si usted abusó del alcohol o drogas en el pasado, un especialista en adicciones puede ayudarlo a controlar el uso de opioides para aliviar el dolor.

¿Cuáles son los efectos secundarios de usar opioides para controlar el dolor?

Los efectos secundarios pueden limitar la cantidad de medicamento que usted puede tomar. El mejor tratamiento es encontrar la dosis que trata el dolor y que provoca menos efectos secundarios. Algunos efectos secundarios podrían desaparecer después de que usted toma el medicamento por un tiempo. Los efectos secundarios comunes incluyen:

  • Estreñimiento, náusea o vómito
  • Mareos, sensación de desmayo o somnolencia
  • Sequedad en al boca
  • Dificultad para pensar, moverse más lento de lo normal, torpeza
  • Dificultad para respirar o respiración lenta o superficial

¿Qué más puedo hacer para controlar el dolor?

  • Calor: El calor ayuda a disminuir el dolor y los espasmos musculares. Aplique calor en el área por 20 a 30 minutos cada 2 horas por tantos días como se le indique.
  • Hielo: El hielo ayuda a disminuir la inflamación y el dolor. El hielo también podría ayudar a evitar daño al tejido. Use una bolsa de hielo o ponga hielo triturado en una bolsa de plástico. Cúbrala con una toalla y colóquela en el área por 15 a 20 minutos cada hora como se le indique.
  • Terapia física: Un fisioterapeuta puede enseñarle ejercicios para ayudarlo a mejorar el movimiento y la fuerza y para disminuir el dolor.
  • Otros medicamentos: Los medicamentos que se usan para tratar la ansiedad, la depresión o las convulsiones podrían usarse con el medicamento opioide para diminuir el dolor.
  • Consejería y terapia cognitiva conductual: Hablar con un terapista acerca de las cosas que le provocan o aumentan el dolor podría ayudar.

¿Qué más debería saber acerca de los opioides?

  • Tome el medicamento como se le indique: Pregunte si necesita mayor información acerca de cómo tomar el medicamento correctamente.
  • Informe al médico sobre los medicamentos que usted toma: Dele al médico una lisa de todos los medicamentos, incluyendo los de venta sin receta médica, vitaminas y productos herbales. Informe al médico si usted usa también píldoras para dormir, medicamento para el resfrío y alergia y sedantes. Puede ser peligroso tomar opioides con estos otros medicamentos. Dígale al médico si usted usó opioides en el pasado.
  • Mantenga el medicamento opioide en un lugar seguro: Los medicamentos opioides son peligrosos para los niños. Guárdelos en un gabinete con seguro para mantenerlos fuera del alcance de los niños y evitar que otros los utilicen.
  • Programe citas regulares con su médico: Esto ayudará al médico a encontrar el mejor plan de tratamiento para controlar el dolor. El podría ajustar la dosis o cambiar el medicamento para controlar el dolor con la menor cantidad de efectos secundarios.
  • No consuma alcohol mientras tome opioides: Esto puede provocar somnolencia, retardar el ritmo cardíaco o que deje de respirar.
  • Embarazo y lactancia: No use medicamento opioide si está embarazada o amamantando, a menos que el médico lo autorice. Usted y el bebé no nato necesitarán cuidados especiales si usa medicamento opioide durante el embarazo.

¿Cuándo debería comunicarme con mi médico?

Comuníquese con su médico si:

  • El dolor no mejora o tiene dolor nuevo.
  • No puede hacer sus actividades cotidianas debido a los efectos secundarios del opioide.
  • Tiene estreñimiento y dolor abdominal.
  • Tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

¿Cuándo debería buscar cuidado inmediato?

Busque cuidado inmediatamente o llame al 911 si:

  • Tiene tanto sueño que no puede mantenerse despierto.
  • Está demasiado mareado o débil como para pararse.
  • Tiene dificultad para respirar, respiración superficial o está respirando más lento de lo normal.
  • Tiene dolor muscular intenso o debilidad.
  • Está muy confundido.
  • Ve y oye cosas que no son reales.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de participar en la planificación de su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta con sus médicos sus opciones de tratamiento para juntos decidir el cuidado que usted quiere recibir. Usted siempre tiene el derecho a rechazar su tratamiento.

Copyright © 2012. Thomson Reuters. All rights reserved. Information is for End User’s use only and may not be sold, redistributed or otherwise used for commercial purposes.

Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.