Fibromialgia: Tu situación es única


sintomas_Fatiga-cronicaCuando desarrollas una crónica enfermedad como el Síndrome de Fatiga Crónica o fibromialgia, puede que te sientas como si hubieses entrado en un mundo nuevo en el que han cambiado todas las reglas de la vida y donde no hay un obvio camino hacia adelante. Puede que esta situación te deje perpleja y haga que sientas desesperanza.

Una enfermedad crónica no solamente impone límites y trae consigo síntomas que persisten, sino que afecta muchas partes de tu vida. Afecta tu capacidad para trabajar, tus relaciones, tu ánimo, tus esperanzas y sueños para el futuro, e incluso la sensación que quien eres. La enfermedad crónica es dura de manejar porque sus efectos son tan exhaustivos. Vivir con SFC o fibromialgia significa mucho más que manejar síntomas.

Tal como una enfermedad crónica es exhaustiva en sus efectos, también es tremendamente variada. Cada caso de SFC o fibromialgia es diferente, tanto médicamente, como en otras maneras. La severidad de los síntomas tiene un amplio rango. Algunas personas tienen síntomas relativamente leves, mientras que otras pueden estar confinadas en cama y la mayoría estará en situaciones intermedias. Hay también muchos diferentes patrones de síntomas. Algunas personas pueden tener el dolor como su queja más importante, y para otras el mayor problema es la fatiga, la niebla mental o la falta de sueño.

También se añade a esta complejidad el hecho que la enfermedad de cada persona puede variar con el tiempo. Algunos síntomas pueden desaparecer, pero solo para ser remplazados por otros nuevos. Algunas personas pueden tener un curso relativamente estable, mientras que otras pueden fluctuar entre periodos de síntomas severos y periodos de remisión.

Finalmente, el SFC y la fibromialgia se pueden ver complicados con la presencia de una o más otras enfermedades crónicas. Más o menos dos tercios de las personas en nuestros grupos, por ejemplo, lucha con dos o más problemas médicos. El patrón más común es que la persona tenga tanto SFC como fibromialgia, pero frecuentemente hay personas con solo SFC, fibromialgia o con ambos, que también tienen uno o más patologías médicas más, como artritis, problemas de espalda y espina dorsal, depresión, alergias a alimentos y productos químicos, Síndrome de Colon Irritable (SCI), lupus, dolor miofascial, trastornos del sueño, como apnea y síndrome de piernas inquietas y problemas tiroideos.

La conclusión: la enfermedad de cada persona es diferente. Para tratar su enfermedad eficazmente, tienes que comprender que tu situación es única.

Algunos pacientes ven que su situación económica ha cambiado poco desde que enfermaron. Quizás tienen un caso leve de SFC o fibromialgia y pueden continuar trabajando. O quizás tienen familiares que trabajan o reciben una paga por incapacidad que remplaza sus ingresos anteriores. Para otros, no obstante, las presiones económicas pueden ser grandes, llegando a abrumadoras. Algunas personas viven solas, con poco o ningún ingreso, o sin reserva económica. Muchas están en algún sitio en el medio, estresados hasta cierto punto, pero capaces de mantener un estilo de vida más o menos similar al de antes de enfermar.

Una enfermedad crónica cambia las relaciones, crea nuevas obligaciones y nuevas tensiones y frustraciones. Puede que seas soltero y que luchas solo con tu enfermedad. Incluso cuando vives con una familia, puede que te sientas aislado e incomprendido. Todos los miembros de la familia deben superar el reto para vivir de manera diferente; puede que algunas tienen que asumir responsabilidades adicionales. Las relaciones pueden ser una gran fuente de apoyo, fuente de estrés u ambas.

Además de tu enfermedad y tus circunstancias vitales, tu situación única incluye otros dos factores significativos: tu aptitud para manejarte y tu actitud. Lo esperanzador de ambos es que, al contrario de algunos otros elementos, no son fijos. Puede que no seas capaz de cambiar el hecho que tengas SFC o fibromialgia, pero puedes aprender maneras nuevas y más efectivas para manejar tu enfermedad.

La Guía del Paciente para el Síndrome de Fatiga Crónica & Fibromialgia.Bruce Campbell, Ph.D

Tratamiento nutricional de la fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomuscular (II)


 Deficiencia de nutrientes implicados en fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomusculares crónicos

Vitamina D

Las últimas investigaciones nos indican un déficit muy importante de vitamina D en la población mundial. En España entre el 20% y el 41% de personas de 20 a 39 años y del 60% al 83% de personas de 40 a 64 años, presentarían déficit de vitamina D. Por encima de los 65 años, este déficit afecta entre el 68% y el 88% de la población si vive en el domicilio, y al 100% si vive en una residencia.

El 93% de los sujetos con dolores osteomusculares crónicos podrían tener deficiencia de vitamina D. (Ver vitamina D).

 Vitaminas B

La ingesta media de vitaminas del grupo B es parecida o está por debajo de la CDR o de la RDA, por lo que pueden padecer fácilmente deficiencia las personas en las que disminuye la absorción o aumentan las necesidades. Alrededor del 10% de la población ingiere menos de la mitad de la CDR de la mayoría de vitaminas del grupo B. La deficiencia de una vitamina del grupo B se asocia, a menudo, con la carencia de otras y estas deficiencias, en general son comunes en personas de edad avanzada. Además, si se administran diuréticos (furosemida) puede acentuarse la deficiencia de tiamina.

La mayoría de adultos no consumen unas cantidades adecuadas de folatos y muchos fármacos de uso común inhiben su absorción. Además, un alto porcentaje de la población (40-60%) tienen polimorfismos genéticos (polimorfismos MTHFR) que impiden la conversión de ácido fólico a L-metilfolato que es la forma activa que reduce la homocisteína (los niveles elevados de homocisteína se asocian frecuentemente a la presencia de polimorfismos en MTHFR). Estas personas podrían necesitar más folatos de los alimentos o L-metilfolato, pero no ácido fólico, ya que no será activo y podría acumularse, con consecuencias negativas para la salud. Además, los antiinflamatorios administrados (AINEs) pueden acentuar la deficiencia de folatos.     

La deficiencia de vitamina B12 afecta del 10% al 15% de los mayores de 60 años.

Un tercio de los adultos podrían no obtener las cantidades recomendadas de vitamina B6, y algunos autores consideran que el 80% de la población podría no recibir la cantidad de B6 que su organismo necesita. Además, si se administran diuréticos (furosemida) puede acentuarse la deficiencia de B1 y B6. (Ver vit del grupo B).

Magnesio

El 61% de la población americana no alcanza los niveles de RDA del magnesio. Las personas mayores presentan menores ingestas, menor absorción y mayor excreción renal, siendo los principales candidatos a las deficiencias de magnesio. Además, si se administran  diuréticos (furosemida, tiazidas) puede acentuarse la deficiencia de magnesio. (Ver magnesio).

 Zinc

De un cuarto a un tercio de la población mundial está en riesgo de una deficiencia de zinc, y este dato depende del país, oscilando del 4 al 73% de la población. La deficiencia de zinc es el quinto factor clave de enfermedad en el mundo desarrollado. Además, si se administran fármacos para la hipertensión o diuréticos (IECA, ARA II, tiazidas y furosemida) puede acentuarse la deficiencia de zinc. (Ver zinc).

 Hierro

La ferritina baja (deficiencia de hierro) es frecuente, siendo la ferritina sérica <50 ng/ml muy común, principalmente en mujeres. Esta deficiencia se asocia a menudo a deficiencias de vitamina A, vitaminas del grupo B, zinc y cobre. Además, los antiinflamatorios (AINEs), los antiácidos, el omeprazol y los antibióticos pueden acentuar una deficiencia de hierro. Además, los fármacos que afectan a las vitaminas A, B6 y B12, la riboflavina, los folatos y el cobre como son: anticonceptivos orales, AINE, antiácidos, omeprazol, metformina, furosemida y tiazidas, pueden contribuir a empeorar la evolución. (Ver hierro)

 Coenzima Q10

La síntesis endógena es la fuente predominante, pero va disminuyendo a partir de los 20 años, reduciéndose un 65% a los 80 años. Para la síntesis se requiere: riboflavina, niacina, vitamina B6, folatos, vitamina B12, ácido pantoténico y vitamina C, además de muchos minerales. Una adecuada nutrición de vitamina B6 es esencial para la biosíntesis de la coenzima Q10. La participación de tantos nutrientes que dependen de los aportes externos hace que este proceso sea muy vulnerable. Con la alimentación actual, sobre todo si no es muy abundante en carne y pescado, es difícil obtener las cantidades necesarias, considerándose que la ingesta de coenzima Q10 es subóptima. Los niveles de CoQ10 se encuentran disminuidos en patologías crónicas con estrés oxidativo. Además, si se administran estatinas, betabloqueantes, hidroclorotiacida o antidepresivos tricíclicos (amitriptilina) puede acentuarse la deficiencia de CoQ10. (Ver Coenzima Q10).

 Carnitina

Los niveles de carnitina en los tejidos disminuyen con la edad, existiendo una reducción drástica en las personas mayores. Para la biosíntesis endógena de carnitina se precisa de lisina, metionina, hierro, vitamina C, vitamina B6 y niacina en forma de nicotinamida adenina dinucleótido (NAD). Cuando existe déficit de vitamina C y/o de metionina se produce déficit de síntesis de carnitina. La metionina es el aminoácido esencial que se encuentra en menor cantidad en los alimentos, pudiendo ser frecuente su deficiencia en patologías crónicas con estrés oxidativo. (Ver carnitina).

Fármacos que afectan a nutrientes implicados en fibromialgia, fatiga crónica y dolores osteomusculares crónicos

Vitamina D. Orlistat, laxantes, antagonistas H2 (cimetidina, ranitidina…), colesteramina y corticoides, pueden acentuar una deficiencia marginal de vitamina D.

 Tiamina (B1). Digoxina y furosemida pueden acentuar una deficiencia marginal de tiamina.

 Vitamina B6. Anticonceptivos orales,furosemida, reemplazo hormonal y broncodilatadores, pueden acentuar una deficiencia marginal de B6.

 Folatos (B9). La deficiencia de folatos puede acentuarse con la administración de fármacos con actividad antifolato como: metrotexato, trimetroprim, triamterene (diurético) y sulfasalazina (para colititis ulcerosa). Además, muchos fármacos de uso común pueden acentuar una deficiencia marginal de folatos: omeprazol, antiácidos, antagonistas H2 (ranitidina…), antiinflamatorios AINE (incluidos salicilatos), metformina, anticonceptivos orales, furosemida, tiazidas…

 Vitamina B12. Complementos de ácido fólico, anticonceptivos orales, antiácidos, antagonistas H2 (ranitidina…), omeprazol, metformina, alopurinol y colchicina, pueden acentuar una deficiencia marginal de B12.

 Calcio. Laxantes, salicilatos, omeprazol, furosemida, digoxina y corticosteroides, pueden acentuar una deficiencia marginal de calcio.

 Magnesio. Furosemida, tiazidas, digoxina, reemplazo hormonal, broncodilatadores, colchicina y omeprazol (IBP), pueden acentuar una deficiencia marginal de magnesio.

 Zinc. Suplementos de calcio, suplementos de ácido fólico, reemplazo hormonal, anticonceptivos orales, IECA, ARAII, tiazidas, furosemida y corticoides, puedenacentuar una deficiencia marginal de zinc.

 Coenzima Q10. Estatinas (lovastatina, simvastatina, pravastatina…), betabloqueantes, antidiabéticos orales (derivados de las sulfonilureas: glimepirida, gliclazida, glibenclamida, tolazamida, clorpropamida…), hidroclorotiazidas, antidepresivos tricíclicos (amitriptilina), fenotiazidas, metildopa, clonidina e hidralazina pueden acentuar una deficiencia marginal de CoQ10.

http://www.laboratoriolcn.com/

Síndrome de fatiga crónica en los hombres


Muchos de mis pacientes masculinos se quejan de estar cansado y estresado, sólo sentir están quemando la vela en ambos extremos! Quiero llamar a este “síndrome demasiado ocupado”, fatiga causada por horarios demasiado ocupado y no suficiente tiempo a sólo se bloquea y relajarse.

Sin embargo, hay una diferencia entre “demasiado ocupado cansado” y el agotamiento debilitante relacionados con el síndrome de fatiga crónica (SFC). Permítanme compartir con ustedes algunas de los hechos sobre el síndrome de fatiga crónica, especialmente cómo afecta a hombres, y lo que puede hacer para prevenir y tratar.

¿Qué es el síndrome de fatiga crónica?

Las estadísticas muestran que entre 100.000 y 250.000 americanos sufren de síndrome de fatiga crónica con algunos investigadores creer que los niveles son realmente superiores.

Hay una idea falsa que el síndrome de fatiga crónica es más común en mujeres que en hombres. Por esta razón, CFS pudo haber ido sin diagnosticar en los hombres. También, hombres no visitan a los médicos tan a menudo como las mujeres. El hecho es que, mientras que las mujeres son tres veces más probables que obtenga CFS, hombres obtener así.

Hombres y mujeres enfermos CFS comparten muchos de los mismos síntomas y niveles de funcionamiento/discapacidad. Puede ser difícil de diagnosticar CFS porque los síntomas pueden ser diferentes de persona a persona.

La razón que es difícil de diagnosticar CFS es porque los síntomas pueden parecerse a otros problemas de salud como la gripe, la mononucleosis, fibromialgia o incluso la depresión! Sin embargo, los investigadores han identificado estas quejas comunes que se producen en 85 a 100% de los pacientes CFS:

o fatiga persistente, alteración de la vida no relacionados con esfuerzo, no aliviado por el resto.
Cuatro o más de los siguientes síntomas que han sido o se presenten durante 6 meses:
deterioro de la memoria o a corto plazo
o deterioro mental función/falta de concentración, la niebla del cerebro, la depresión
o dolor de garganta
o inflamación de los ganglios linfáticos
fiebre de bajo grado o
o dolor muscular mixto sin enrojecimiento/inflamación
dolores de cabeza o Insólito (para que)
o sensibilidad a olores, ruido, luz, medicamentos, alimentos
o sueño trastornos, demasiado, incapacidad para dormir
o subdivisión función inmunológica – infecciones por cándida, alergias.

¿Qué causa el síndrome de fatiga crónica?

Investigadores no están muy seguro de lo que causa el síndrome de fatiga crónica. Hay algunos que favorecen las causas virales de varios posibles virus diferentes incluyendo herpes simple, el virus que comúnmente causa úlceras. Epstein-Barr, el virus que causa la mononucleosis es otra causa posible.

Hay otros que piensan que el CFS es una enfermedad autoinmune, como la artritis reumatoide, lupus o individuos alérgicos en donde el sistema inmunológico rampas hasta en marcha para luchar contra la invasión de organismos y vientos hasta atacar a sí mismo en su lugar!

Otros investigadores sentir todavía que CFS pueden ser causados por otras condiciones físicas, tales como los empastes dentales de mercurio, baja tiroidea, hipoglucemia, insomnio o incluso una deficiencia nutricional. Lo que las varias posibles causas, parece que hay una asociación entre CFS y el estrés que pueden desencadenar la condición.

CFS y cuestiones de Guy

A diferencia de las mujeres que sufren de CFS, gestión de la enfermedad puede plantear problemas únicos para los hombres. En primer lugar, la mayoría hombres no expresan sus sentimientos fácilmente, incluso cuando se sienten enfermos y los médicos visita menos a menudo haciendo sufrir en silencio.

En segundo lugar, la percepción de hombres de su valor normalmente está ligada a su carrera, potencial de ingresos y su capacidad para cuidar de sí mismos o a una familia. Cuando un hombre comienza a tener síntomas crónicos, él puede sentir menos masculino, miedo, o tratar de ignorar sus síntomas. En algunos casos hombres pueden empujar aún más difícil mantener una expectativa pública y privada, que sólo se agrega a su fatiga.

Lo que puede hacer

Cuando pacientes masculinos venir a mí con quejas de CFS-sonda, favorecen un natural más autoadministración, enfoque utilizando nutricional (dieta y vitaminas), junto con los ajustes de estilo de vida, en el tratamiento de sus síntomas. A continuación se presentan algunas de las estrategias que utilizo en la gestión de CFS:

o terapia vitamina: hombres necesitan dosis más altas de todas las vitaminas b que pueden aumentar los niveles de energía. Vitaminas c y E, betacaroteno son antioxidantes que también ayudan a luchar contra el virus. La vitamina d ayuda a reforzar el sistema inmunitario.

o terapia Mineral: calcio, magnesio y manganeso. Estos tres minerales son cruciales en la producción de energía.

o dieta terapia: una dieta equilibrada con 6-8 frutas, vegetales, proteínas superior, alto contenido de fibra, carbohidratos complejos. Limitar la grasa, la cafeína y azúcares refinados. Añadir acidophilus para ayudar al sistema inmunitario, beber agua de 48-64 oz diariamente.

o terapia de estilo de vida: minimizar el estrés emocional y físico. Obtener suficiente sueño, suplementos como la melatonina pueden ayudar. Hacer ejercicio regular y moderado que puede soportar, como casual caminando, en bicicleta o nadar. Yoga y Tai-Chi pueden ayudar a desestresarse.

o de asesoramiento: hombres deben hablar acerca de sus sentimientos, cómo está crónicamente enfermos está afectando sus relaciones personales y la vida de su carrera. Terapia individual o de grupo, puede ayudar a restaurar la pérdida de un hombre de autoestima y darle un sentido de apoyo y camaradería entre otros hombres durante la enfermedad.

Aunque el diagnóstico síndrome de fatiga crónica en los hombres puede ser difícil, trato de no tiene que ser. Si experimenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente, no dude en llamar al médico. Juntos puede decidir sobre el mejor tratamiento para la gestión de los síntomas CFS. Muchas de las sugerencias nutricionales enumeradas aquí pueden también ayudar a prevenir CFS como mantener un sistema inmune saludable es clave para mantenerse saludable!

Mark Rosenberg, M.D.
Instituto de envejecimiento saludable