Terapia Fisica para la Fibromialgia


terapiaA/Sentados en una silla con la espalda apollada.
-Flexionar la cabeza hacia delante y volver al centro 10 veces.
-Mirar con la cabeza a la derecha y luego a la izquierda muy lentamente, 10 veces.
-Flexionar la cabeza lateralmente,a la derecha,e izquierda alternativamente,10 veces.
-Levantar el hombro derechoy despues el izquierdo alternativamente,10 veces.
-Levantar los dos hombros a la vez,10 veces.
-Realizar rotaciones hacia atrás con los hombros,primero el derecho,y despues el izquierdo alternandolos,10 veces.
-Manos apoyadas en las piernas,realizar prono-supinacion,10 veces.
-Manos juntas delante del pecho,empujar suavemente mano contra mano sin separar los codos del cuerpo,10 veces.
-Realizar movimientos de punta y talon con los dos pies a la vez,10 veces.
-Levantar ligeramente un pie del suelo,y luego otro alternando,10 veces.
-Estirar la rodilla derecha,luego la izquierda alternandolas,10 veces.
-Apoyamos la espalda a la pared,pies ligeramente separados entre si y de la pared,flexionar ligeramente la piernas, intentando apoyar la columna lumbar en la pared,y estirar,1o veces.
B/DE PIE APOYANDO LAS MANOS EN UNA SILLA O UNA MESA PARA NO PERDER EL EQUILIBRIO.
-Flexionar la cadera como si fueramos a subir una escalera,alternamos derecha e izquierda,10 veces.
-Extender la pierna estirada hacia atrás,apretando gluteo,sin desplazar el cuerpo hacia delante,10 veces.
-Ponerse de puntas y talones alternando,10 veces.
-Apoyamos la espalda a la pared,pies ligeramente separados entre si y de la pared,flexionar ligeramente las piernas,intentando apoyar la columna lumbar en la pared,y estirar,10 veces.
C/ESTIRADOS SOBRE UNA ALFONBRA,DECUBITO SUPINO,PIERNAS DOBLADAS.
Apretar los gluteos y los abdominales para ayudar a estirar la columna lumbar,apoyandola contra el suelo,10 veces.
-Doblar una pierna sobre el pecho,alternar izquierda y derecha,10 veces.
-Colocar pie derecho encima de la rodilla izquierda,y dejar abrir la cadera derecha,alternar piernas,10 veces.
-Doblar rodilla contra el pecho e intentar estirar la pierna suave y lentamente,alternar piernas 10 veces.
-Levantar la mano derecha y llevarla hacia la rodilla derecha,sin levantar la cabeza del suelo,alternar con la mano izquierda,10 veces.
-levantar las dos manos y cruzarlas en direccion a las rodillas,sin levantar la cabeza,10 veces.
-Decubito prono,apretar gluteos y relajar,10 veces.
-Decubito prono,flexionar la rodilla derecha,y alternar con la izquierda,10 veces.
Primera semana
Ejercicios A cinco veces .
Segunda semana
Ejercicios A diez veces y B cinco veces .
Tercera semana
Ejercicios A + B diez veces .
Cuarta semana
Ejercicios A + B + C cinco veces .
Anuncios

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (y VIII)


Tai-chí

Es un antiguo arte marcial basado actualmente en su sistema de movimientos naturales, metódicos, precisos y lentos, con armonía del movimiento, control de la respiración y de la mente. Su práctica simula una lucha imaginaria entre dos oponentes. Por consiguiente se trabaja a tres niveles: físico, energético y psíquico. Recibe diversos calificativos como armonía total, el arte de meditar en movimiento, el arte del movimiento sincronizado, coordinación completa entre mente y cuerpo.

Utiliza preferentemente una respiración controlada y dirigida desde el abdomen, combinada con unos movimientos lentos para facilitar la relajación física y mental, además de regular la circulación del “chi” por los meridianos. Todas las partes del cuerpo deben moverse en sincronía y en sincronía con la mente. De esta forma armoniza la energía, la incrementa y a la vez facilita la flexibilidad del sistema músculoesquelético.

A nivel mental, el Tai-chi, mejora la capacidad de concentración, la coordinación, el equilibrio psíquico, además de generar confianza a los que lo practican. Proporciona seguridad y capacidad de concentración.

Resumen: Beneficios específicos de la práctica del Tai-chi en enfermos con fibromialgia. Activa la circulación del sistema musculoesquelético eliminando la tensión muscular. 

Tranquiliza el cuerpo y la mente, proporciona más armonía 

Desbloquea las tensiones. 

Agudiza los sentidos. 

Potencia el autodominio. 

Favorece la relajación psicofísica. 

Favorece el funcionamiento de los órganos internos. 

Aporta energía. 

Restablece la función natural y coordinada de órganos y sistemas. 

En pacientes mayores mejora el equilibrio, por lo que se reduce el riesgo de caídas. 

Mejora la función cardiorrespiratoria.

No aumenta la sensación de fatiga ni el cansancio.

 Efectos sobre el sueño: Se concilia mejor y más rápidamente.

Mejor calidad del sueño.

Sueño más duradero.

Evita el sueño entrecortado.

Se levantan con mejorsensación de insomnio y fatiga.

 A nivel psíquico: Reduce la tensión nerviosa, mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad.

Se ha comprobado además que el Tai-Chi correctamente realizado no aumenta el dolor músculo-esquelético del fibromiálgico, pero si se mejora la coordinación, aumenta la fuerza muscular y la resistencia del sistema muscular y la flexibilidad articular, a pesar de que el Tai-chi se realiza con las rodillas en ligera flexión, la columna totalmente recta, erguida, y los pies firmes y asentados en el suelo.

Esta práctica ancestral china, en sus variantes adaptadas a la terapéutica debe estar presente en todos los programas de rehabilitación y como complemento imprescindible en los tratamientos multimodales del paciente fibromiálgico.

El Tai-Chi es compatible con cualquier otro tipo de alternativas terapéuticas, ya sean de medicinas clásicas o complementarias, así como con otros ejercicios aeróbicos indicados en esta enfermedad. No requiere movimientos bruscos ni poseer unas aptitudes físicas importantes.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (VII)


Shiatsu

Normalmente se piensa que una enfermedad como la depresión no tiene relación con el dolor físico, pero nosotros los orientales, en cambio opinamos, que sifísicamente tiene algún problema ello deriva de algún problema mental.

En la medicina occidental cada vez tiene más importancia lo que llamamos microtratamiento, que se refiere a tratar una zona localizada, pero los orientales siemprepensamos que el mismo tipo de sangre recorre todo el cuerpo. Si los órganos de la digestión no funcionan bien, tarde o temprano los órganos del sistema circulatorio, tampoco funcionarán, es como un círculo vicioso que se extiende.

La base es el tratamiento global (macrotratamiento). Lo que se suele hacer en la medicina oriental es equilibrar el cuerpo para lograr la curación natural, esa forma de curación que todos llevamos dentro y que solo hay que saber despertar. La característica principal de esta enfermedad crónica, es que el sistema inmunológico está bajo, por lo que, al equilibrarlo, la fibromialgia tiene que mejorar. El tratamiento de nuestra terapia de Shiatsu, siempre llega a la conclusión de que si aparece algún síntoma significa el aviso o la alarma del cuerpo porque ya no está equilibrado.

Para recuperar la energía mental y física, el cuerpo necesita ayuda. A lo mejor, el sistema nervioso autónomo, (parasimpático, simpático), no está completamente equilibrado.

Por ello en el Shiatsu utilizamos la teoría de Kyo, (vacío) Jitsu, (plenitud).

El cuerpo humano posee un 50% de Kyo y un 50% de Jitsu: esto es la normalidad, y significa que el cuerpo está más cerca de la enfermedad o empiezan a aparecer los primeros síntomas. El tratamiento se basa en quitar energía de Jitsu si sobra y añadir energía de Kyo si falta, a través de distintos tipos de presión.

Los síntomas de la fibromialgia aparecen a través de zonas dolorosas o puntos gatillo. Este aviso de cada punto coincide con lo que nosotros llamamos Tsubo. (punto reflejo); cada punto, con muchos años de experiencia, sirve para distintos tipos de enfermedad. Para eso en los puntos dolorosos de la fibromialgia y a través de tratamiento del Shiatsu, se puede decir que es bastante eficaz el resultado. Teoría del Kyo Jitsu: Hay distintas tipologías pero la mayoría de estos tipos de enfermedad coincide en ser superficial (Jitsu), pero los tamaños de cada contractura dependen de la antigüedad del síntoma, que puede ir entrando más profundo (Kyo).

Para que la zona no empeore o no sufrir Menken, (reacción del cuerpo), nunca utilizaremos técnicas de arrastre, frotamiento o amasamientos. Solo presión con los dedos que desarrollamos a través de la técnica de las tres formas de presión, concentración, mantenimiento, perpendicularidad.

La forma de presionar sería entrar lento, mantener cierto tiempo. ¿Cuando tiene que salir? Hasta que cambie la respiración, o hasta que aumente la resitencia, o bien, hasta que desaparece la resistencia. Salir más lento. Para realizar este tipo de presión se precisan muchos años de experiencia, lo que se llama “Shindan Soku Chiryo”, que quiere decir diagnóstico a la vez que tratamiento.

Otra característica del Shiatsu es que aunque duela una parte, se trabaja todo el cuerpo, ya que después de trabajar todo el cuerpo es más fácil de encontrar puntos gatillo que están localizados y son muy dolorosos. Según la medicina oriental, hay dos tipos de tratamiento, uno trabaja o busca puntos, y trabaja en línea de los 14 meridianos, el otro se llama teoría de Aze. No se guía por los meridianos sino que solo busca la zona donde le duele, se busca el punto de Aze y se trabaja. Luego, se presionan los puntos más eficaces, los llamados Triger point, (puntos gatillo). A nivel de la terapia tenemos que darnos cuenta que la persona que tiene fibromialgia tiene algún exceso o carencia, por este motivo trabajamos primero todo el cuerpo y luego incidimos en cada punto.

Tratamiento con shiatsu: El Shiatsu es una técnica manual que pretende, mediante el trabajo sobre los meridianos energéticos que recorren nuestro cuerpo, y el trabajo sobre los músculos, articulaciones y órganos, hacer que la persona que lo recibe entre en un estado de conciencia que le ayude a reconocer sus bloqueos para a partir de ahí, y a su
ritmo e intensidad, ir desenredando y movilizando aquello que se desee cambiar.

Revisando esta técnica desde el punto de vista de la FM, ya de entrada evita el estrés añadido que puede suponer para un enfermo al ponerse a hacer ejercicio, que pueda incrementar el dolor que siente y agrave su sensación de cansancio. El shiatsu es, de alguna manera, un masaje, pero no es un masaje “duro”, en ningún caso debe serlo. Se trata más bien de escuchar, a través del contacto, la necesidad de la persona que lo recibe, y encontrar el tipo de presión óptima. Esta siempre será suave al inicio, para después, si es necesario, ir aumentando de forma gradual y continuada. La presión, esencialmente liberadora, será vivida por parte del receptor como una herramienta de toma de conciencia corporal. Evitaremos así que se establezca una lucha entre la musculatura del paciente y las manos y la intención del terapeuta.

Se trata por tanto de un tipo de masaje sumamente respetuoso con el dolor. Se evita, sin más, no es necesario; se intenta movilizar la musculatura y las articulaciones desde esa perspectiva de no-dureza, de no-exigencia, buscando que el receptor disfrute del contacto, que en ningún caso es superficial, sino profundo y satisfactorio, y pierda el miedo, gran enemigo de los enfermos de fibromialgia, el miedo al dolor.

Pero posiblemente la causa de la fibromialgia no se encuentre en los músculos. La idea de “soporte” en la medicina oriental abarca también la idea de soporte interior. En “Shiatsu en movimiento”, esto se trabaja a partir del contacto con los órganos, en la zona abdominal, y que se considera en medicina oriental el centro energético del cuerpo humano.

En caso de fibromialgia la zona a tratar con shiatsu es la zona lumbar y sacra, aunque no se localice dolor. En medicina oriental esta zona tiene que ver con al “energía del riñón”, base energética de todo el cuerpo, y que en estados de decaimiento y agotamiento físico conviene tonificar. Según la medicina tradicional China, de la que el  hiatsu no deja de ser un afluente, cuando una persona ha perdido el impulso vital y muestra cansancio crónico, el diagnóstico consecuente tiene que ver con toda seguridad con deficiencias en su energía Agua, y debe tratarse trabajando los meridianos de riñón y de vejiga, con el fin de tonificarlos, en especial los puntos correspondientes.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (VI)


Puntos a tratar con acupuntura y electroacupuntura.

Seleccionar puntos locales y del meridiano que recorra la zona, también puntos dolorosos. Para el Bi migratorio y Bi de calor se usa el método dispersante inserción superficial con agujas filiformes y también se golpea con agujas cutáneas; para el Bi doloroso se utiliza sobre todo la moxibustión la inserción debe ser profunda y con retención de agujas. Para los pacientes con dolor muy fuerte se usan agujas en forma de chinchetas o moxibustión indirecta con jengibre; para el Bi fijo, la acupuntura y la moxibustión se usan juntas o también agujas calientes, agujas cutáneas o ventosas.

No obstante una recomendación general que hacía el Dr. Nguyen Van Nghi, era punturar el 21 bp gran luo de bazo, ya que, reunía a todos los luo del cuerpo y entre sus síntomas de plenitud estaba el dolor generalizado.

El punto Ah-Shih: Ah-Shih es el nombre bajo el cual se denomina en extremo oriente a cualquier punto doloroso a la presión. Se trata del Trigger Point, de los ingleses o del “Ja Ja” de los alemanes. Los Ah-Shih no corresponden a puntos de los meridianos de acupuntura, (puntos curiosos los llaman en MTCH), sino que determinan una entidad distinta, asociada a numerosas causas, pero independientes de la influencia ejercida por las raíces nerviosas medulares cuando éstas se ven irritadas.

Estos puntos fueron descubiertos por Sun Zsu Miao, (581-682), medico chino de renombre en la dinastía Suei-Tang. Se trataba de puntos dolorosos a la presión del dedo, que Sung Zsu Miao tomó como puntos de acupuntura, cuya punción permitía obtener resultados sorprendentes.

Algunos autores modernos los sitúan entre los 8 puntos principales de la MTCH:

  •  36V para el abdomen.
  •  40V para la región lumbar.
  •  7P para la cabeza y la nuca.
  •  41G para la cara y la boca.
  •  6MC para los dolores del pecho, corazón y estómago, (sobre todo problemas internos).
  •  6TR para los dolores de la caja torácica, (sobre todo problemas externos).
  •  6BP para las alteraciones ginecológicas.
  •  Ah-Shih.

Existe un gran número de enfermos con síndromes dolorosos poco definidos y de localización variable, poseen las siguientes particularidades. A todos estos síntomas se les ha definido como reumatismo muscular, reumatismo no articular, reumatismo psicosomático, mialgia, esguince, estiramiento muscular, fascitis, miositis, miofascitis, miofibrosis, fibromiositis….Tantas denominaciones para un fenómeno que la medicina moderna no ha llegado a conocer con exactitud. Aquí los agrupamos bajo el término miofibrositis.

Ante esta patología deberemos buscar un punto alejado de la zona dolorosa, cuya presión resulte dolorosa y que denominamos Ah-Shih. Bastará tratar dicho punto por medio de una aguja para que se obtenga, sino la desaparición inmediata del síntoma, una considerable mejoría del dolor.

La detección del punto Ah-Shih no resulta siempre fácil. Acostumbra a encontrarse en un lugar donde el músculo parece ser normal, aunque sea el responsable del dolor a distancia.

  • El punto Ah-Shih se caracteriza por una serie de cambios histopatológicos e histoquímicas, tales como:
  •  InfIiltración leucocitaria local hiperplasia inflamatoria.
  •  Proliferación fibroblastica con exudación serofibrinosa.
  •  Infiltración lipidica, perdida de la estriación serofibrinosa.
  •  La secreción local de ciertas sustancias algesicas tales como la serotonina, la bradiquinina, etc. y el desencadenamiento de un proceso inflamatorio con formación de uno o varios pequeños nódulos fibrosos o fibromusculares.

Todo esto puede explicar ciertos signos físicos y clínicos observables a nivel de un punto Ah-Shih, que permanecen limitados a una pequeña zona superficial.

  •  Dolor local a la presión y umbral del dolor disminuido.
  •  Aumento de la conductividad eléctrica, y por tanto disminución de la resistencia eléctrica a nivel del punto.
  •  Disminución de la temperatura cutánea a nivel del punto.
  •  Inestabilidad vasomotriz de los tejidos subcutáneos: la simple presión del punto provoca un eritema local, una hiperemia o incluso un dermografismo.
  •  La estimulación fuerte del punto provoca generalmente un espasmo muscular acompañado de un dolor agudo tal, que el paciente da un salto y desea evitar el examen.

En una primera fase todos los síntomas no se ponen de manifiesto, son claros al cabo de una a cuatro semanas de evolución. Después de este periodo, el músculo afectado a nivel del punto Ah-Shih, se vuelve más rígido y duro, y se palpa como una cuerda bajo la piel: “es el signo de la cuerda”.

Finalmente, cuando se pincha el punto Ah-Shih por medio de una aguja de acunputura, el paciente saltará de nuevo en el momento de ser pinchado: se obtiene el “jump sign” característico. Hay que resaltar que debe pinchar profundamente, el músculo afectado se encuentra localizado generalmente en profundidad.

Yoga

Es un método cuyos efectos psicofísicos y energéticos nos proporciona la recuperación físicos y mental que tanto necesitamos; un entrenamiento gradual para la resistencia, el movimiento y la flexibilidad; una técnica que nos ayude a combatir el miedo, el dolor y nos enseñe a aceptar nuestra propia realidad. El Yoga puede facilitarnos ese camino si somos constantes. El Yoga es un pasaporte hacia el bienestar físico y la Paz Interior que lo proporciona, sin la cual la vida no puede tener un sentido de profundidad y elevación.

Los efectos relajantes de las posturas de yoga son muy beneficiosos en los pacientes fibromiálgicos. Se procurará buscar posturas sencillas y fáciles de realizar.

Cada ejercicio y postura de yoga deberá repetirse 8 veces como máximo con concentración de la respiración, (Prana), y no más de 8 segundos de retencion de la respiración. Es conveniente buscar un buen profesor que enseñe los ejercicios de yoga, especialmente los que presentan mayores dificultades. Los objetivos de la meditación y el yoga son armonizar la mente y el cuerpo. La sensación de relajación y tranquilidad tras la sesión favorecen la disminución del dolor crónico, atenúa los puntos dolorosos, estira los músculos, induce a una gran paz espiritual, reduce el insomnio y la depresión.

Cuando la persona aquejada de Síndrome Fibromiálgico decide comenzar un programa de ejercicios, es imprescindible que siga una serie de normas preestablecidas.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (V)


Musicoterapia
La música creada para curar enfermedades. Con la música logramos calmar la inquietud interior y los estados de ansiedad contribuyendo a una mejoría del paciente afecto de dolores crónicos y por tanto al enfermo fibromiálgico.

La música hermosa puede moldear los sentimientos y purificar el alma y darle a la gente un entretenimiento maravilloso. Pero sabía usted que la música fue creada para curar enfermedades? Este uso puede encontrarse en la creación del ideograma Han, porque en chino la palabra medicina proviene del ideograma que a su vez se usa para la palabra música.

Los chinos descubrieron más tarde que ciertas hierbas pueden curar enfermedades y por eso añadieron el ideograma para “hierba” al de “música”, formando así un nuevo ideograma, cuyo significado era “medicina”. Así que la función inicial de la música puede curar enfermedades.

La música puede curar enfermedades, clínicamente la música hermosa puede ser sencillamente un estimulador emocional ajustando el aliento y regulando los órganos abdominales.

La música tradicional china cumplía la función de purificar el alma, es por eso que los sonidos de la música tradicional son lentos y calmados y pueden tranquilizar al paciente; cuando alguien escucha esta clase de música consigue una quietud espiritual.

Existen documentos de generaciones anteriores que prueban que la audiencia se sentía mucho mejor de sus enfermedades después de cada espectáculo, y se lo atribuían a la música hermosa.

Tratamiento del Dolor Crónico desde el punto de vista de la Medicina Tradicional China

(Con la colaboración de D. Cándido Díaz Hernández. Diplomado en Medicina Tradicional China por el Comité Internacional de la República Popular China. Postgrado Universidad de Kunming).

Los antiguos chinos percibían a los seres humanos como un microcosmos del universo que los rodeaba, infundido por las mismas fuerzas primitivas que motivan el macrocosmos. Se imaginaban a sí mismos como parte de un todo no dividido, llamado Tao, un continuo singular de relaciones dentro y fuera. Este pensamiento precede a la disección de la mente del cuerpo y del hombre de la naturaleza que la cultura occidental llevó a cabo en el siglo XVII. La filosofía occidental era más afín con la oriental hasta el siglo XVII, cuando nuestra civilización revolucionó el pensamiento.

Fue, cuando la filosofía científica empezó a considerar a las personas como independientes de los sistemas vivientes que los rodeaban y asumió que podíamos dominar y explotar la naturaleza sin ser afectados por ello, como declaró el antropólogo Gregory Bateson, “un organismo que destruye su ambiente se destruye a sí mismo”. El propósito de la medicina china es proteger la vida humana preservando las condiciones dentro de las cuales se desarrolla. Cada uno de nosotros somos representados por un ecosistema lo mismo que la vida dentro de él. Por lo tanto el equilibrio de las fuerzas dentro de nosotros, (los chinos lo llamaron Yin Yang, Frío-Calor, Sangre-Qi), determina nuestro clima interno y sus alteraciones provoca la enfermedad. Pero, ¿Qué puede aportarnos la medicina tradicional china, (MTCH), que no aporte la alopática?. Sin entrar en ningún debate, los profesionales tanto médicos como no médicos dedicados a este tipo de terapia saben que genera resultados muy alentadores en múltiples patologías, entre ellas el tratamiento del dolor tanto agudo como crónico, sin que por ello tenga que descartarse la medicina alopática, sino más bien complementarias la una de la otra y viceversa.

Fibromialgia y acupuntura: La fibromialgia desde el punto de vista de la MTCH, es un síndrome bi, (obstrucción), de los canales energéticos tendido-musculares que recorren el organismo. Para su tratamiento, debemos localizar los puntos dolorosos a la presión, (puntos Ah-shih o tigger points) y estimularlos con agujas de acupuntura realizando una técnica de dispersión. Como la propia palabra indica dispersar el acumulo de energía en ese canal o meridiano y así resolver el dolor. Esto resuelve el síntoma doloroso de la región tratada, pero no obstante, podemos llegar mas lejos diagnosticando por el pulso, la lengua y el interrogatorio cual de los meridianos o canales están entrando en conflicto con los demás y produciendo una serie de síntomas relacionados con los mismos, provocando así el primer bloqueo que generó el síntoma doloroso. Agregamos a nuestro tratamiento la electroacupuntura, que es el estímulo directo de electricidad de bajo voltaje sobre las agujas para que en la sesión de 20 minutos haya un estímulo constante y la analgesia dure lo más posible.

Todo esto debe ser acompañado de un ambiente adecuado, para que nuestro paciente encuentre su clímax de relajación a través de sus sentidos. Unas buenas esencias de aromaterapia como la de lavanda o patchouli relajarán el sistema nervioso de nuestro paciente, induciéndolo a un profundo bienestar que junto con un ambiente poco cargado y coloreado equilibradamente producirán efectos maravillosos y armónicos. Como último toque nunca olvidar la musicoterapia china, basada cada una en una nota musical predominante en relación a los 5 elementos de la bioenergética china, que nos induce a una respuesta orgánica predispuesta al alivio del dolor.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (IV)


El ozono y la fibromialgia

El ozono es un gas cuya molécula está formada por tres átomos de oxígeno. El ozono médico, que es en realidad una mezcla de un 5% de Ozono y un 95% de Oxígeno, fue usado por primera vez durante la Primera Guerra Mundial para la limpieza y desinfección de heridas. Sin embargo, debido a su carácter agresivo y corrosivo, especialmente cuando se ponía en contacto con ciertos materiales tales como goma, hizo imposible su utilización y expansión dentro del ámbito médico. No fue hasta la aparición de los plásticos duros que fue posible la creación de generadores de Ozono para su uso médico que permiten la dosificación exacta de las mezclas de Ozono – Oxígeno mediante una descarga eléctrica de 4000V dentro de un tubo cargado con oxígeno puro se produce la escisión de las moléculas de Oxígeno con un átomo de
Oxígeno es lo que dará lugar a la formación del Ozono.

Esta forma de tratamiento está muy extendida en el centro de Europa, pero es en Alemania, Austria y en Suiza donde se practica de forma habitual. Se ha creado sociedades médico-científicas de Ozonoterapia en Alemania, Francia, Austria, Suiza, Cuba, Italia, etc. con el fin de promover y apoyar los numerosos estudios y congresos internacionales que de forma periódica se celebran.

Indicaciones de la terapia con ozono: Retardos de cicatrización, Arteriosclerosis, Fibromialgia reumática, Vulvovaginitis de repetición, Hernia discal.

Formas de administración y tratamiento: La forma de administración del tratamiento médico con ozono-oxígeno estará en relación con el tipo de patología a tratar.

La autohemoterapia es la forma de tratamiento para toda aquella patología derivada de la arteriosclerosis y que por tanto tengamos comprometido el transporte de oxígeno a los tejidos, (arteriosclerosis cerebral, isquemia coronaria, claudicación intermitente en las extremidades inferiores, trastornos circulatorios en pacientes diabéticos).

La ozonoterapia subcutánea ha demostrado buenos resultados en el tratamiento de la fibromialgia reumática. La administración de forma subcutánea de pequeñas cantidades de ozono/oxígeno en las zonas dolorosas tiene un importante efecto antiálgico, (antidoloroso) y antinflamatorio. Adicionalmente a muchos pacientes se les practica autohemoterapia para mejorar su estado general y conseguir una disminución de la sensación de fatiga o cansancio que suelen referir.

Se procederá a la extracción de 120cc de sangre venosa, la cual será derivada a una botella de vacío. A continuación se introduce la mezcla gaseosa formada por ozono y el oxígeno la cual reacciona de forma inmediata con la sangre del paciente, siendo reinyectada por la misma vía que hemos usado para la extracción. La duración de una sesión de este tipo es de aproximadamente 30 minutos. No es necesaria ninguna preparación previa al tratamiento. El paciente puede reanudar su vida normal inmediatamente después de finalizar la terapia. La frecuencia es de 1 o 2 tratamientos
por semana.

La homeopatía y la Ionoresonancia ciclotrónica endógena

La Homeopatía no ha desarrollado técnicas terapéuticas sintomáticas, sino un sistema de curación adecuado para estimular las defensas orgánicas del cuerpo para hacerlo más eficiente.

La Ley de Hering, según la European Hoemeopath Constantine, está así definida: “Todas las curaciones se producen del interior hacia el exterior, de arriba hacia abajo, y en el orden inverso como se han presentado los síntomas en el cuerpo”, refiriéndose a la enfermedad crónica. Para renovarse es necesario sufrir un proceso inverso que implica una remisión de los males que han manifestado en el pasado y en el presente. Las energías serán recargadas gracias a una mejor alimentación, a un mayor reposo, se tendrá más optimismo y menos pensamientos negativos.

Una filosofía positiva dará al paciente la confianza y el coraje para emprender un nuevo camino hacia la curación.

  •  La salud se aprende y se gana.
  •  Este es el premio para el que lleva una vida mejor.
  •  Es una meta a conquistar, y necesita de un duro trabajo para efectuar los cambios necesarios.
  •  La ionoresonancia ciclotrónica endógena, que junto a al homeopatía se han conseguido resultados favorables.

La impedanciometría es la ciencia que relaciona el comportamiento eléctrico de un organismo vivo atravesado por una corriente alterna de baja intensidad y algunos de sus parámetros fisiológicos.

La Ionoresonancia ciclotrónica endógena: Las nuevas ideas surgidas en la ciencia y el estudio de la electrodinámica cuántica, han suministrado una base teórico-experimental al conocimiento de la metodología homeopática, de la estructura del agua, de los electrolitos y de la materia biológica.

Los últimos 10 años son fundamentalmente para la comprensión de la homeopatía y su metodología debido al descubrimiento del lenguaje hablado de la materia viva. Empieza a emerger el modo a través del cual el cuerpo y mente se comunican entre sí. Se perfecciona el conocimiento del remedio homeopático y de su mecanismo de acción. Surge un modelo de hombre dotado de un poder explicativo más amplio que el utilizado por la biología molecular, que unifica en un todo integrado tanto el modelo biomédico como el biopsicológico.

En este cuadro se abren interesantes perspectivas como la comprensión científica del mecanismo de la contaminación electromagnética; la intervención electromagnética no invasiva sobre las enfermedades de los animales, de las plantas, de los seres humanos. La definición de una nueva metodología terapéutica, atenta a las diversas problemáticas psico-emotivas y a la mejora de calidad de vida, etc.

El campo magnético asume un papel determinante en el mantenimiento del orden interno de un sistema viviente al permitir la realización de una correcta dinámica química.

El conocimiento de la metodología homeopática nos ha permitido, en estos últimos años, conjugar la terapia homeopática con la terapia Seqex, obteniendo resultados extremadamente significativos incluso en patologías muy serias e invalidantes como por ejemplo la esclerosis múltiple, la esclerosis de placas, la enfermedad de Parkinson, fibromialgia.

Las dos metodologías terapéuticas se integran y se potencian con gran éxito. Ha sido posible enriquecer el uso del Seques con toda la tradición homeopática, dándole un uso de instrumento personalizado para un paciente, que sufre una determinada patología.

En los síndromes álgidos de diferentes naturalezas se ha producido una notable mejoría hasta la total desaparición del dolor en casi todos los casos observados mientras la patología subyacente evidenciaba una clara mejoría como en otras patologías. En esta perspectiva se puede auspiciar que los estudios y la experiencia en tal patología se incrementan, con el fin de dar una respuesta terapéutica concreta para tal invalidante patología.

La integración entre la metodología homeopática y el suministrar campos electromagnéticos de débil intensidad y baja frecuencia, según los últimos experimentos han resultado favorables.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (III)


Pilates para la fibromialgia

 La Técnica Alexander fue iniciada por Frederick Matthias Alexander a finales del siglo XIX. Es la síntesis del camino de busqueda del propio Alexander, que tuvo que enfrentarse, un grave problema de voz que amenazaba su carrera de actor profesional.

Estaba viviendo con pasión el arte dramatico, se habia involucrado totalmente en su desarrollo profesional y estaba empezando a tener éxito. La recurrencia de periodos de ronquera que culminaban en afonia en el escenario, no se resolvia a pesar de todos los tratamientos aplicados. Solo encontraba alivio temporal y eso cuando no actuaba. Había consultado con varios especialistas sin encontrar mejoría. Parecia que no le quedaban mas posibilidades. Se le ocurrio cambiar el enfoque de su busqueda, se miro a si mismo y se pregunto: ¿Podria ser algo que estoy haciendo lo que me provoco el problema y me lo sigue manteniendo? Con la ayuda de un sistema de espejos, decidio observarse. En el movimiento y el funcionamiento general, la calidad y la eficacia de la coordinación dependen en gran parte de esta relación dinámica entre la cabeza, el tronco y el resto del cuerpo, lo que en términos Alexander denominamos el control primario. El ejercicio físico beneficia la salud física y mental. Su autor, Joseph Pilates, el mismo llamo a su metodo “Contrologia”: La ciencia y arte del desarrollo coordinado de la mente, el cuerpo y el espiritu a través de movimientos naturales bajo el estricto control de la voluntad. También se conoce como “Body Control”.

 Fibromialgia y masajes

 Los últimos estudios sobre neurotransmisores en la Fibromialgia: La sustancia “P” esta aumentada en el líquido cefalorraquídeo y la Serotonina aparece disminuida en estos pacientes, esto parece indicar que existe una alteración en las vias de transmisión del dolor, entre los receptores y la corteza cerebral. Los masajes realizados cumplirán la denominada homeostasis entre la serotonina y la sustancia “P”. Para ello se empleara:

 * Terapia dulce sobre la base terapéutica y experimental en pacientes con FM a tenor de las diversas técnicas actualmente utilizadas en pacientes con FM, el masaje dulce consiste en su aplicación sobre territorios que presentan una sintomatología dolorosa, (tejido conjuntivo), ha demostrado una gran eficacia. El masaje dulce consiste en una técnica manual de ritmo suave y armónico de todos los movimientos siendo estos largos e infundiendo a estos movimientos un sentido circular siendo acompañados por una respiración consciente. Esta práctica hace del masaje dulce una práctica terapéutica tan placentera para el paciente que progresivamente es inducido a un estado de plenitud y relajación psico-corporal favoreciendo la liberación y desbloqueo de tensiones musculares. El proceso doloroso va disminuyendo en el paciente con FM, mejorando su calidad de vida.

* El masaje ayurvédico es un antiguo arte usado para la relajación así como para la tonificación de los músculos, para aumentar la circulación sanguínea y para el tratamiento de diversas enfermedades. No obstante, el masaje Ayurvedico tiene característica propias, puesto que se realiza de forma particular según la edad, la constitución, la estación y el estado del agni, (capacidad digestiva), y del alma, (acumulación de toxinas presentes). Teniendo en cuenta todos los factores, hay que seleccionar el aceite indicado, y otras sustancias. Si el masaje se realiza siguiendo el procedimiento adecuado, no solo resulta útil para mejorar la salud y aumentar la longevidad, sino que se convierte en un método excelente para el tratamiento de diversas enfermedades. La acción manual puede provocar cambios espectaculares en el cuerpo y la mente. El masaje ayurvedico tiene muchas ventajas sobre cualquier otro sistema oriental u occidental. El masaje Ayurvedico se realiza a razón de la constitución, la edad y la fase de la enfermedad, los doshas, (vata, pitta y capa = estos determinan la constitución de cada individuo). Con estos conocimientos, el masajista ayurvedico puede escoger el tipo correcto de aceite y otras sustancias para el masaje, con los que puede conseguir resultados sorprendentes tanto en las personas sanas como en las enfermas.

El masaje Ayurvedico no consiste en frotar o presionar el cuerpo o aplicar aceite únicamente. Para conseguir un beneficio pleno del masaje hay que entender la forma sistemática de efectuar un masaje Ayurvedico. Hay abundantes pruebas de que el estado de la mente y del sistema nervioso se refleja en el estado de la musculatura. Como dijimos anteriormente la Ayurveda trata al ser humano como un conjunto aunque al mismo tiempo lo ve como una combinación del cuerpo, mente y alma. Esto significa que en todas las enfermedades están estos tres factores implicados. Si la persona atraviesa grandes crisis de estrés, bien sea por su trabajo o por su vida personal, esto puede afectar agravando el “vata dosha” produciendo dolor a la larga.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (II)


La microgimnasia es un método terapéutico que experimenta con el cuerpo de una forma consciente.Mediante posturas muy estudiadas, en las que se realizan micromovimientos sencillos se dirige la atención hacia el interior con una respiración adecuada, siempre favoreciendo la expiración, momento en el cual se pueden relajar los músculos contraídos. La práctica de esta terapia proporciona la flexibilidad y el tono adecuados a las diferentes estructuras musculares y articulares, gracias a que tiene en cuenta el funcionamiento solidario de las cadenas musculares, rígidas y acortadas. La finalidad es devolver al organismo la ARMONIA original para sentirse cómoda y saludable en el VIVIR de cada día.

Ejercicio en el agua: Características del medio acuático. Según el principio de Arquímedes por el que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba que es igual al peso del volumen del fluido desalojado, el peso corporal del individuo disminuye en el agua un 90%, permitiendo de esta manera una mayor fluidez de los movimientos y amplitud de los mismos a nivel articular. Esto se ve favorecido por la relajación muscular a causa de esa disminución de la fuerza de la gravedad. Ventajas de la hidro gimnasia: Proporciona un efecto de aligeramiento del peso. La presión hidrostática facilita el retorno venoso de sangre hacia el corazón. La resistencia que el agua presenta al movimiento. El medio acuático permite la adaptación de ejercicios terrestres, para desarrollar entrenamientos más específicos. La temperatura ideal el 35-38°. Efectos del agua caliente: Alivio del dolor, al disminuir la sensibilidad de las terminaciones nerviosas. Facilita la relajación muscular. Previene la aparición de contracturas, aliviando las ya existentes. Mayor facilidad y potencia en la contracción muscular, e incrementa la amplitud de los movimientos articulares.

Aquaerobic: Cuando el ejercicio aeróbico se realiza dentro del agua, la espalda y las articulaciones de los miembros inferiores sufren menos porque el peso que soportan es menor, al realizarse el ejercicio en un medio antigravatorio. Si, además, la temperatura del agua es templada, se consigue que la relajación y la tonificación musculares sean mayores y que aumente la vasodilatación, lo que alivia el dolor. Como en el resto de ejercicios, hay que tener en cuenta la edad y la capacidad física del paciente.

Hidroterapia: Se puede realizar con agua de la red o con agua mineromedicinal en balnearios, aplicándose en forma de hidromasaje, (chorros, burbujas, baños de remolino, masaje subacuático. El hidromasaje es prescrito y utilizado con frecuencia en los balnearios y en los centros de hidroterapia. Se puede emplear una bañera de forma anatómica y consta de tres técnicas de tratamiento: chorros, (presión, remolinos; burbujas y masaje o chorro subacuático, (presión). Las tres modalidades se pueden utilizar individual o conjuntamente. Si los chorros y las burbujas se emplean combinados producen un masaje vibratorio subacuático. Todas estas técnicas provocan además de efectos locales directos, estimulación de receptores y liberación de endorfinas. El masaje subacuático ejerce una presión antiálgica, decontractuante y previene de adherencias y fibrosis.

Hidrología médica: Palabras Clave: Balneario, Agua mineromedicinal, Hidromasaje, Chorros, Burbujas, Baños de remolino, Masaje subacuático. Procedimiento: El paciente se coloca en decúbito, la profundidad es de 50cm, se minimiza el efecto de la presión hidrostática y la sobrecarga cardíaca (por aumento del retorno venoso). La presión hidrostática ejercida sobre las extremidades inferiores es de 50gr/cm2. La técnica tiene en general una duración de 15-20 minutos. En el caso de masaje subacuático es de 5 minutos. Todas estas técnicas provocan además de efectos locales directos, estimulación de receptores periféricos y liberación de endorfinas. El masaje subacuático ejerce una
presión antiálgica decontracturante y previene de adherencias y fibrosis.

TERAPIA COMPLEMENTARIA EN LA FIBROMIALGIA (I)


La terapia complementaria hace referencia a toda estrategia terapéutica que se utiliza, junto con la terapia de la medicina convencional para la recuperación del paciente.

Ejercicio

El ejercicio físico tiene muchos efectos saludables, además sobre la FM, proporciona relajación física y psicológica, ayuda a mantener convenientemente los niveles en sangre de azúcar, colesterol y tensión arterial. Además es bueno para prevenir la osteoporosis y para mejorar el dolor de las articulaciones.

Los pacientes con FM mejoran con el ejercicio. No todos los ejercicios son adecuados y no siempre el más indicado es, el más apreciado. Como norma general el ejercicio no debe producir dolor y ha de ser el responsable de que la mejora obtenida durante la fase de aprendizaje perdure, incrementando la calidad de vida del paciente. Por ello la pauta para nuestros pacientes con FM debe ser aprender a moverse de la mejor forma posible, con los tipos de ejercicios más adecuados y teniendo en cuenta las normas básicas de higiene postural.

Objetivos del ejercicio físico: Educar el control postural, disminuir la tensión muscular, aumentar la movilidad articular, corregir malos hábitos posturales, crear hábitos para la práctica de ejercicio, estructurados, organizados y progresivos. Todo ejercicio debe realizarse teniendo en cuenta las siguientes premisas: Que sea agradable, que el ejercicio produzca mejoría, que no cause dolor (o el imprescindible).

Diferentes autores demuestran que el ejercicio físico adaptado mejora de manera permanente el dolor y la forma física y por lo tanto la calidad de vida del paciente fibromiálgico.

El ejercicio no ha de suponer un esfuerzo para el paciente. El más adecuado es el aeróbico, es decir el que implica el uso de grandes masas musculares, e incluye la deambulación de modo regular, bicicleta estática, natación, etc… y deberá realizarse 3 o 4 veces por semana, alcanzando alrededor de un 60-70% de la frecuencia cardiaca máxima, durante 20-30 minutos. Se comienza realizando el ejercicio sin que aumente el dolor y poco a poco se va aumentando. Si se hace bruscamente, aumenta el ácido láctico, lo que ocasiona dolor muscular.

Cuando los pacientes se encuentran en fase de remisión pueden practicar cualquier actividad deportiva que no les cause dolor. En realidad no existe ninguna contraindicación para que un paciente afecto de fibromialgia practique cualquier
actividad deportiva, salvo que le aumente el dolor. No obstante no se recomiendan deportes en los que existe contacto físico ni aquellos que puedan resultar violentos. Para llevarlo a cabo se aconseja:

Caminar: Es el más sencillo de los ejercicios, por el que se suele comenzar y el que todos los pacientes pueden realizar (tras una fase previa destinada a las técnicas de relajación que ayudan a tolerar ejercicios más activos). Debe realizarse de forma suave y sobre todo observarse si la actividad es bien tolerada por el enfermo, y que no aumentan sus molestias. En las etapas de mejoría, de remisión al menos parcial de los síntomas, puede realizarse marcha rápida e incluso footing, siempre a condición de no incrementar la fatiga.

Bicicleta Estática: La realización de este ejercicio implica la movilización y el trabajo de los miembros inferiores, siendo uno de los aeróbicos más efectivos. Tiene la particularidad de que al realizarse sobre una bicicleta fija es el propio paciente quien regula la intensidad del ejercicio. Se comenzará con la resistencia en el nivel mas bajo y durante poco tiempo lo que el paciente aguante y poco a poco se alargará el tiempo de pedaleo hasta llegar a los 30 minutos. A partir de aquí, si el paciente no tiene dolor y se encuentra cómodo, podrá ir aumentando la resistencia y más tardíamente el tiempo de pedaleo.

Tablas de gimnasia de mantenimiento y ejercicios de bajo impacto: Una vez superada la primera fase de iniciación al ejercicio y si el paciente lo ha tolerado bien, llega el momento de pasar a la gimnasia de mantenimiento. Las tablas de gimnasia y de ejercicios de bajo impacto, de unos 15 a 20 minutos de duración, suelen centrarse en el cuello y la espalda (las partes que por lo general se encuentran más afectadas) y deben estar elaboradas siempre de manera individual, en función del estado físico y de la tolerancia del paciente. El objetivo primordial de los ejercicios es trabajar la flexibilidad y el tono muscular para que los músculos sean más resistentes al dolor y evitar que la fibromialgia sea incapacitante.

Estiramientos Programados: Las tablas de estiramientos, especialmente los pasivos o mantenidos durante más de 15 segundo, en una posición de estiramiento que no cause dolor, tendrán un efecto relajante sobre el complejo miofascial, por lo que tienen especial indicación en los músculos o grupos musculares más dolorosos. Se pueden realizar a cualquier hora pero especialmente antes y después de la actividad física.

Terapias en agua caliente se convierten en alternativa para combatir estrés y dolor crónico


Imagine que flota en una piscina con agua a 36 °C, la misma temperatura de su cuerpo. Con flotadores especiales se entrega a la suave vibración de la corriente, mientras un terapeuta le da masajes con una antigua técnica oriental. Así funciona el watsu, una terapia acuática que mezcla respiración, movimientos y relajación y que junto a talasoterapia -que usa agua temperada, pero de mar- se han convertido en las nuevas formas para combatir el estrés, el cansancio y todo tipo de dolores musculares. No se trata sólo de una moda. Ambas terapias -que se imparten en clínicas, spa, hoteles y piscinas- están siendo usadas como por kinesiólogos para complementar el tratamiento de una serie de males.

Volver al útero

Los terapeutas que practican watsu coinciden en que las sesiones son responsables de profundos estados de relajación consciente, sensación que se puede asociar al útero materno, lo que genera en los usuarios sentimientos de confianza y seguridad. Watsu surge de la unión de dos palabras: water (agua) y shiatsu (milenaria técnica japonesa de sanación). Annemarie Jacobs, kinesióloga de la Clínica Indisa, realiza esta terapia a pacientes derivados por reumatólogos y fisiatras. “Son personas que sufren fibriomialgia o dolores crónicos”.

La clínica Meds también lo incorporó como una de las técnicas usadas para el bienestar de sus pacientes. Daniela Casado, kinesióloga del recinto, dice que atienden principalmente a personas cuyas patologías tienen un gran componente sicológico, sienten mucho dolor y están muy tensos. “Generalmente los derivan reumatólogos y con la orden médica se hace un programa kinésico”. Casado dice que a la quinta sesión ya es posible ver resultados.

Rodrigo Salas también es terapeuta de watsu. Conoció la técnica hace ocho años, cuando pasaba por dificultades anímicas y se metió al agua. Tanto fue su cambio, que decidió estudiarla, y desde entonces se ha dedicado por completo a esta terapia. “He hecho watsu en distintos lugares del país. En los géiseres del Tatio, en San Pedro de Atacama, en piscinas, termas y hasta en jacuzzi familiares. Chile posee una amplia oferta”, dice.

La temperatura exacta no es un requisito al azar. Cuando no es la adecuada, las personas comienzan a tiritar de frío, haciendo imposible la relajación muscular. “Con menos de 34 grados el watsu no funciona, porque se requiere descansar y conectarse con las emociones. De hecho, dice, no es poco común que algunos pacientes lloren al terminar la sesión”, confiesa Jacobs.

Carmen Luz Orrego, terapeuta y presidenta de la Federación Chilena de Trabajo Corporal Acuático, señala que una de las dificultades de estas prácticas es contar con piscinas adecuadas, que puedan mantenerse en los 35 o 36 grados que se requieren. Por lo mismo, cada terapeuta certificado se encarga de arrendar espacios para su práctica (watsufed@vtr.net o http://www.watsu.cl), habiendo especialistas certificados en Viña del Mar, Algarrobo, Temuco, Concepción, Valdivia, Osorno y Santiago.

Las únicas personas para las que no está indicada esta terapia son las que tienen insuficiencia cardíaca severa o individuos con capacidad pulmonar reducida o infecciones agudas. Incluso, personas que tengan fobia al agua pueden practicar watsu. Como Roberto. Por su esposa, se enteró de esta práctica y cuando un lumbago crónico retornó a su vida se armó de coraje y decidió probar. “Era una piscina baja. En cualquier momento me podía parar. Me pusieron los flotadores y ya a los cinco minutos me había olvidado que estaba en el agua”, cuenta. A las tres sesiones se fue su lumbago.

El mar en caliente

Desde hace muchos años los romanos ya calentaban el agua del mar para darse baños relajantes. Con el tiempo, se comprobó que con una temperatura de 36° o 37° se produce un proceso de ósmosis natural de los minerales y sales del mar que son semejantes al plasma sanguíneo (calcio, magnesio, sodio, yodo y otros oligoelementos). En el centro Thalassus de Concón, explican que con este método terapéutico ayuda a combatir reumatismos crónicos, osteoporosis y problemas circulatorios. Además se estimulan las defensas del organismo, porque éste se depura al activar sudoración y diuresis. Luisa trata de ir al menos una vez por semana a estos baños de mar caliente, por que le quita el estrés. “Salgo como si estuviera en vacaciones, sin tensiones, sin dolores”, dice. En el Hotel Panorámico de Tongoy, también tienen tinajas de talasoterapia. La administradora, Marcela Jara, dice que quienes más las piden son personas adultas, sobre los 30 años que ven en esta opción una forma de botar las tensiones acumuladas o adultos mayores para dolores reumáticos.