LA FIBROMIALGIA Y LA ARTRITIS REUMATOIDE.


Imagen-artritisLa artritis reumatoide y la fibromialgia (FM) son dos enfermedades con dolor que normalmente van de la mano. 
Si bien se trata de dos condiciones diferentes, sus síntomas pueden ser muy similares, lo que dificulta el diagnóstico diferencial.
Las mujeres son más propensas a padecer estas enfermedades, que  pueden aparecer a cualquier edad.  Sin embargo, a diferencia de la FM, la RA causa daño y  deformidad en las articulaciones.
¿Qué es la artritis reumatoide?
La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que su sistema inmunológico ataca equivocadamente los tejidos sanos como si fueran sustancias extrañas. La FM no se sabe que sea una enfermedad autoinmune. El curso de la artritis reumatoide es impredecible, pero después de muchos años  de evolución, alrededor en el 10% de las personas puede que se convierta en una discapacidad grave  y tengan dificultades con las tareas más básicas. Algunos casos de artritis reumatoide tienen remisiones prolongadas en que los síntomas desaparecen durante varios años. Otros dan brotes y remisiones similares a los de la FM. La mayoría, sin embargo, tiene una forma crónica y progresiva de. La AR puede afectar cualquier articulación, e incluso otros órganos, pero más a menudo involucra a las pequeñas articulaciones de las manos y los pies.
¿Por qué la fibromialgia y la artritis reumatoide van juntas?
Los investigadores no saben cuál es la causa o condición, por lo que no entienden todavía con certeza por qué FM y RA van de la mano con tanta frecuencia. Los estudios muestran, sin embargo, que las personas con AR son más propensos a desarrollar FM, pero la gente con fibromialgia no tienen más probabilidades que cualquier otra persona de desarrollar AR. Algunos científicos creen que el dolor crónico, de la AR o de otras fuentes, puede llevar a la FM, causando cambios en la forma en que nuestros sistemas nerviosos perciben y procesan el dolor. Independientemente de por qué usted tenga ambas rnfermedades, el dolor de la artritis reumatoide puede desencadenar brotes de FM y hacer que los síntomas  sean más difíciles de controlar. 
El diagnóstico de la artritis reumatoide 
Un análisis de sangre específico llamado prueba de anticuerpos anti-CCP pueden distinguir la AR de otras formas de artritis. Su médico también puede ordenar otras pruebas para confirmar el diagnóstico y para ayudar a determinar su pronóstico. 
Los síntomas de la artritis reumatoide y fibromialgia 
Los síntomas de la AR y FM puede ser muy similares. Ambos se incluyen: 
Dolor en las articulaciones 
patrón simétrico (dolor en la misma articulación en ambos lados) 
La fatiga y la pérdida de energía 
Depresión o ansiedad 
La AR también puede causar síntomas que no están asociados con la fibromialgia, como por ejemplo: 
Inflamación de las articulaciones, con calor alrededor de la articulación afectada 
Pérdida del apetito 
Deformidad en las articulaciones 
Rango de movimiento limitado 
El tratamiento de la artritis reumatoide
Son muchos los medicamentos están disponibles para el tratamiento de la AR. Ellos incluyen: 
analgésicos comunes, como Paracetamol 
Antiinflamatorios no esteroides (AINES), como ibuprofeno y naproxeno 
Inhibidores COX-2, como (celecoxib) 
Los glucocorticoides, incluyendo la prednisona y la metilprednisolona 
Fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad-(DMARDs), incluyendo metotrexato, azatioprina y sulfasalazina 
Bloqueadores TNF, como etanecerpt , infliximab y adalimumab. 
A veces, la cirugía puede ayudar a las personas con daño articular severo. 
Tratamiento de la artritis reumatoide y tratamiento de la fibromialgia 
Si está tomando medicamentos para la artritis reumatoide y FM, asegúrese de hablar con su médico y farmacéutico sobre posibles interacciones medicamentosas. Algunos expertos creen que los corticosteroides que se usan para tratar la AR puede hacer que los síntomas de la FM empeoren. Al trabajar estrechamente con su médico, usted debería ser capaz de encontrar tratamientos que funcionan para ambas de sus condiciones. 
Vivir con artritis reumatoide y fibromialgia
La artritis reumatoide y FM puede hacer su vida muy difícil y puede ser que llegue al límite de lo funcional. Al encontrar un método para gestionar estas dolencias y después de un tratamiento, puede ser capaz de preservar su funcionalidad y la independencia. Debido a que ambas condiciones pueden conducir a la depresión y el aislamiento, es importante para usted tener un sistema de apoyo. Mantenga las líneas de comunicación abiertas con su médico y personas allegadas, intente recibir ayuda temprana si  piensa que está deprimida. Los grupos de apoyo, tanto  on line, como en su asociación también pueden ser de gran ayuda para usted. 
 
Anuncios

La Fibromialgia y la Artritis Reumatoide.


artritis_reumatoide._archivosdemedicinaLa artritis reumatoide y la fibromialgia (FMS) son dos enfermedades con dolor que normalmente van de la mano. Si bien son diferentes condiciones muy, sus síntomas pueden ser muy similares, lo que dificulta el diagnóstico.

Las mujeres son más propensas a ambas condiciones, y la artritis reumatoide (AR) y FMS puede atacar a cualquier edad. A diferencia de FMS, sin embargo, RA causa daño y la deformidad de las articulaciones.

¿Qué es la artritis reumatoide?

La AR es una enfermedad autoinmune, lo que significa que su sistema inmunológico ataca equivocadamente los tejidos sanos como si fueran sustancias extrañas. FMS no se sabe que es una enfermedad autoinmune. El curso de la artritis reumatoide es impredecible, pero después de muchos años alrededor del 10% de las personas con discapacidad grave que se convierta y tienen dificultades con las tareas más básicas.Algunos casos de artritis reumatoide tienen remisiones prolongadas en que los síntomas desaparecen durante varios años. Otros han brotes y remisiones similares a los de la FM. La mayoría, sin embargo, tiene una forma crónica y progresiva de la AR.AR puede afectar cualquier articulación, e incluso sus órganos, pero más a menudo involucra a las pequeñas articulaciones de las manos y los pies.

¿Por qué la fibromialgia y la artritis reumatoide van juntos?

Los investigadores no saben cuál es la causa o condición, por lo que no entienden todavía con certeza por qué FMS y RA van de la mano con tanta frecuencia. Los estudios muestran, sin embargo, que las personas con AR son más propensos a desarrollar FMS, pero la gente con fibromialgia no tienen más probabilidades que cualquier otra persona de desarrollar AR. Algunos científicos creen que el dolor crónico, de la AR o de otras fuentes, puede llevar a la FMS, causando cambios en la forma en que nuestros sistemas nerviosos perciben y procesan el dolor.Independientemente de por qué usted tiene ambas condiciones, el dolor de la artritis reumatoide puede desencadenar brotes FMS y hacer que los síntomas más difíciles de controlar.

El diagnóstico de la artritis reumatoide

Un análisis de sangre específico llamado prueba de anticuerpos anti-CCP pueden distinguir la AR de otras formas de artritis. Su médico también puede ordenar otras pruebas para confirmar el diagnóstico y para ayudar a determinar su pronóstico.

Los síntomas de la artritis reumatoide y fibromialgia

Los síntomas de la AR y FMS puede ser muy similar. Ambos se incluyen:

  • Dolor en las articulaciones
  • patrón simétrico (dolor en la misma articulación en ambos lados)
  • La fatiga y la pérdida de energía
  • Depresión

La AR también puede causar síntomas que no están asociados con la fibromialgia, como por ejemplo:

  • Inflamación de las articulaciones, con calor alrededor de la articulación afectada
  • Pérdida del apetito
  • Conjunto deformidad
  • Rango de movimiento limitado

El tratamiento de la artritis reumatoide

Muchos medicamentos están disponibles para el tratamiento de la AR. Ellos incluyen:

A veces, la cirugía puede ayudar a las personas con daño articular severo.

Tratamiento de la artritis reumatoide vs tratamiento de la fibromialgia

Si está tomando medicamentos para la artritis reumatoide y FMS, asegúrese de hablar con su médico y farmacéutico sobre posibles interacciones medicamentosas.Algunos expertos creen que el FMS corticosteroides se usa para tratar la AR puede hacer que los síntomas FMS peor. Al trabajar estrechamente con su médico, usted debería ser capaz de encontrar tratamientos que funcionan para ambos de sus condiciones.

Para más información sobre cómo decidir sobre el mejor curso de tratamiento para la AR y FMS, lea la fibromialgia el dolor frente a la artritis reumatoide – Factores de determinar el tratamiento? ¿Qué , de Guías de About.com con Artritis Carol y Eustice Richard.

Vivir con artritis reumatoide y fibromialgia

La artritis reumatoide y FMS puede hacer su vida muy difícil y límite de lo funcional que puede ser. Al encontrar y después de un tratamiento o régimen de gestión, puede ser capaz de preservar su funcionalidad y la independencia.Debido a que ambas condiciones pueden conducir a la depresión y el aislamiento, es importante para usted tener un sistema de apoyo. Mantenga las líneas de comunicación abiertas con su médico y la gente que está cerca, y recibe ayuda temprana si usted piensa que está la depresión. Los grupos de apoyo – tanto en línea como en su comunidad – pueden ser de gran ayuda para usted, también.

Recursos para la artritis reumatoide

Fuentes:

TAMBIEN  RECOMENDAMOS QUE LEAN LA SIGUIENTE ENTRADA, PUBLICADA EN NUESTRO BLOG.

https://fibromialgiamelilla.wordpress.com/2013/11/14/6-habitos-que-incrementan-el-dolor-de-la-artritis-reumatoide-y-la-fibromialgia/

6 Hábitos que incrementan el dolor de la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia


casaLa Artritis Reumatoide y la Fibromialgia comparten varios síntomas como el dolor corporal, la fatiga, rigidez matutina, problemas del sueño y dificultad para realizar algunas actividades. De la misma manera, ambas enfermedades responden de manera similar a varios estímulos o acciones.

Es así que existen muchos hábitos que pueden incrementar el dolor de ambas enfermedades, como:

1. USAR ROPA INCÓMODA O DOLOROSA.

Existen muchas prendas y accesorios que utilizamos a diario y pueden aumentar el dolor, por ejemplo, los bolsos grandes y pesados, bolsas con tirantes muy delgados, los tacones altos, sandalias que no den un apoyo adecuado y exijan mayor esfuerzo al caminar, brassieres con costuras y aros que presionan la piel, etcétera.

Unos cuantos cambios en nuestra vestimenta puede tener grandes beneficios.

 2. FUMAR.

Los estudios han demostrado que las personas con Fibromialgia que fuman presentan un incremento en el dolor, empeoran su sueño no reparador, presentan más puntos sensibles y presentan mayor ansiedad y depresión. Las personas con Artritis Reumatoide que fuman agravan la actividad de su enfermedad y aumentan el nivel de factor reumatoide en el cuerpo, por lo que empeoran todos los síntomas.

Dejar de fumar es una decisión importante que debes tomar en beneficio de tu salud y la mejoría del dolor. Entérate de más en estas notas:

 3. NO HACER EJERCICIO.

La razón por la que no hacer ejercicio puede empeorar el dolor de Fibromialgia y Artritis Reumatoide es que los músculos se debilitan y atrofian; empeora la rigidez y debilidad.

Son muchos los estudios que han demostrado que la actividad física brinda muchos beneficios para ambas enfermedades, pues a largo plazo ayuda a mejorar el dolor, el sueño, flexibilidad, rigidez y la calidad de vida.

Una vida sedentaria pone en riesgo a la persona de padecer obesidad. Las personas con Artritis Reumatoide no pueden darse ese lujo, pues sus articulaciones se verán muy afectadas al tener que cargar más peso; tampoco se lo pueden dar las personas con Fibromialgia ya que se ha encontrado que quienes que la padecen y presentan obesidad viven con dolores y síntomas más fuertes. Para entenderlo mejor, te recomendamos:

4. EXAGERAR EN SUS ACTIVIDADES.

Todos tenemos una serie de actividades qué hacer durante el día y, a veces, las personas con Artritis Reumatoide y Fibromialgia hacen más de lo que deben hacer, provocando un dolor intenso que no sólo durará ese día, sino que puede estar presente toda una semana.

Cuando no estés seguro de poder seguir o ya te sientas cansado y dolorido, deja de hacer esa actividad. Escucha a tu cuerpo, se realista y no le exijas más de lo que puede soportar. Aunque te sientas desafiante, encuentra un equilibrio entre la actividad y el descanso, y no te sientas frustrado si no terminas de hacer todo lo planeado. Esto es preferible a no poder moverte los demás días por el dolor y el cansancio. Cuida a tu cuerpo, trátalo bien.

 5. OMITIR LOS MEDICAMENTOS.

Existen personas que tras un tratamiento farmacológico exitoso, mejoran mucho sus síntomas y deciden dejar los medicamentos. Esto es un grave error ya que altera el curso de la enfermedad y la mejoría puede desaparecer.

A menos que tu médico lo indique, no suspendas los medicamentos. Para que tu cuerpo responda al medicamento correctamente, evita saltarte las dosis, ya que esto puede tener una sola consecuencia: el aumento de dolor.

Sigue las indicaciones de tu doctor al pie de la letra. Puede que no estés de acuerdo en tomar ciertos medicamentos aunque tu médico los haya recomendado. La mejor opción para resolverlo es hablar con él de tal manera que se entiendan por completo los beneficios y riesgos del uso de esa medicación. Lleguen a un acuerdo.

 6. ESTRESARSE.

Diversos estudios han demostrado que el estrés causa un aumento en la sensibilidad al dolor. Además, se ha encontrado que aunado a la depresión propician la fatiga, el aumento de peso y el debilitamiento del sistema inmunológico.  El estrés puede aumentar el dolor y hacer la vida más difícil a personas con condiciones de dolor crónico como la Artritis Reumatoide y la Fibromialgia.

Recuerda que la función inmunológica, el estrés y la enfermedad están interconectados.  Tómate un tiempo para realizar actividades de relajación que promuevan la tranquilidad de tu interior.

http://artricenter.org/