Cómo perder peso cuando tiene fibromialgia


Perder peso con fibromialgia puede ser una lucha, pero no tiene que ser así.

En los Estados Unidos, hay al menos cinco millones de adultos que luchan contra la enfermedad debilitante de la fibromialgia. Muchos de estos enfermos también tienen sobrepeso o son obesos.

Imagen relacionada

A menudo, tener sobrepeso u obesidad es un síntoma de la enfermedad en sí misma. En otras palabras, el dolor crónico, los dolores musculares y la rigidez asociados con la fibromialgia hacen que sea un desafío mantenerse activo, y también puede ser difícil comprar y preparar comidas saludables con estos síntomas. Algunos pacientes incluso recurren al estrés comer y comer en exceso en general debido a la depresión y otros síntomas emocionales relacionados con la enfermedad.

Pero si luchas contra la fibromialgia, es importante saber que puedes perder peso a pesar de los síntomas que enfrentas. Solo necesita obtener la ayuda adecuada y adoptar los hábitos correctos. Esta guía paso a paso lo ayudará a navegar un plan de adelgazamiento saludable y efectivo al mismo tiempo que le presta atención y trata los síntomas de la fibromialgia.

Recuerde que puede alcanzar sus objetivos de pérdida de peso, incluso frente a la fibromialgia.

Perder peso con fibromialgia: la Guía Paso a Paso

Contenido
1. Trate el dolor lo mejor que pueda
2. Trate la depresión y cualquier síntoma emocional
3. Obtenga ayuda para la fatiga, el insomnio y otros problemas del sueño
4. Aprenda cómo comer saludablemente para reducir los síntomas
5. Comience a reducir las calorías para perder grasa
6 Comience a hacer ejercicio lentamente
7. Aprenda cómo lidiar con los contratiempos
Usted puede perder peso con la fibromialgia

1. Trate el dolor lo mejor que pueda

El dolor y la fatiga serán las dos cosas más importantes que le impiden progresar en la pérdida de peso, y el dolor debe tratarse primero porque a menudo puede ser la causa de fatiga adicional. Hay varias maneras de tratar el dolor de la fibromialgia.

Primero, recuerde que lo mejor es tratar el dolor con soluciones que no sean medicamentos. La terapia física y el masaje pueden hacer maravillas para muchas personas. Puede fortalecer sus músculos y aumentar su rango de movimiento. Su fisioterapeuta también puede enseñarle algunos métodos de automasaje.

A continuación, considere probar biofeedback. Este es un proceso que le ayuda a controlar y controlar las funciones de su propio cuerpo. Es un procedimiento enseñado que le muestra cómo observar los cambios en la frecuencia cardíaca, la respiración y los niveles de dolor de su cuerpo a fin de reducir la tensión y el dolor muscular por su cuenta.

La acupuntura es otra opción para mejorar el dolor. Este procedimiento puede mejorar el flujo sanguíneo y alterar los niveles de neurotransmisores en su cerebro.

Finalmente, si aún no lo ha hecho, hable con un médico de buena reputación sobre sus opciones. Dependiendo de sus niveles de dolor, pueden recetar medicamentos para reducir los síntomas. Solo asegúrese de seguir siempre las pautas de su médico. Algunos medicamentos solo se pueden tomar por la noche una vez que esté en la noche debido a los síntomas asociados.

2. Tratar la depresión y cualquier síntoma emocional

La depresión es un síntoma común de la fibromialgia. Esto a menudo se debe a que los pacientes se sienten culpables por estar tan inactivos y constantemente con dolor. Es esencial tratar la depresión, la ansiedad y otros síntomas mentales y emocionales antes de pasar a los otros pasos para perder peso porque estos síntomas a menudo pueden impedir que los pacientes intenten comer bien y hagan ejercicio para perder peso.

En primer lugar, muchas personas que sufren de fibromialgia se beneficiarán de la terapia cognitiva conductual o TCC. Esta forma de terapia ayuda a los pacientes a identificar patrones de pensamiento disfuncionales y desarrollar nuevas rutinas y técnicas que pueden ocuparse de los pensamientos negativos.

La meditación es otra forma de calmar la mente y liberar el estrés y la ansiedad. Una mente acelerada, pensamientos negativos constantes y otros patrones de pensamiento no productivos a menudo son el resultado de nuestro acelerado mundo. La meditación y la atención diaria pueden ayudarlo a reducir la velocidad y aclarar su mente.

En algunos casos, se pueden recetar antidepresivos para ayudar a reducir la depresión y aumentar la hormona, la serotonina. Muchos de estos tratamientos para la depresión también pueden ayudar con el dolor.

3. Obtenga ayuda para la fatiga, el insomnio y otros problemas de sueño

La fatiga crónica y otros problemas del sueño también están asociados con la fibromialgia. Muchos de los remedios para el dolor y la depresión deberían ayudar con la fatiga, pero el problema es que la fatiga a menudo puede hacer que las personas no participen en estos hábitos porque están demasiado cansados.

Es por eso que tratar la fatiga es en realidad tan esencial, y la forma de hacerlo es comenzar lentamente y trabajar en pequeños incrementos. Si desea meditar, intente hacerlo solo por 5 minutos a la vez. Si desea probar algunas técnicas de auto masaje, solo haga una durante unos minutos en lugar de tratar de hacerlas en el transcurso de una hora.

El tratamiento de la fatiga puede ayudarlo a tratar los otros síntomas de la fibromialgia, pero tratar los otros síntomas de la fibromialgia también lo ayudará a tratar la fatiga. En otras palabras, debe hacer todo al mismo tiempo, y comenzará a ver el progreso en todas las áreas. La clave es ir despacio.

4. Aprenda cómo comer sano para reducir los síntomas

Comer una dieta saludable y nutritiva es una de las mejores maneras de reducir los síntomas de la fibromialgia. Muchas veces, los síntomas de dolor están relacionados con la inflamación, por ejemplo, y la inflamación está muy influenciada por los alimentos que consume. Además, la comida chatarra tiende a hacer que cualquiera se sienta mal, así que cuanto antes pueda eliminarlos, mejor.

Primero, recuerde que las verduras y las frutas deben constituir la mayor parte de su dieta. Las carnes magras como pollo y pechuga de pavo y pescado también se pueden comer con moderación. Si eres vegetariano, intenta comer más frijoles y nueces, o come huevos si están incluidos en tu dieta.

Además de verduras, frutas y carnes magras, concéntrese en los granos integrales. Esto lo mantendrá lleno por más tiempo y ayudará en la digestión. También debe beber al menos ocho vasos de agua de ocho onzas por día. Simplemente mantenerse hidratado es una excelente manera de tratar la fatiga.

Finalmente, hable con su médico sobre suplementos dietéticos. En ocasiones, la falta de vitamina D o la falta de vitaminas B pueden contribuir a la fatiga crónica.

5. Comience a cortar calorías para perder grasa

Ha empezado a comer saludablemente, y este cambio probablemente ya haya producido algunos cambios positivos en su peso. Ahora es el momento de tomar el control de su ingesta calórica.

Para adelgazar adecuadamente a un ritmo saludable, debe reducir aproximadamente 500 calorías de su dieta todos los días. Pero para saber cuál debe ser su ingesta calórica objetivo, primero debe saber cuántas calorías quema con regularidad. Este número se llama AMR o tasa metabólica activa. Puede calcular este número buscando en línea una calculadora de AMR que tenga en cuenta su sexo, edad, altura y nivel de actividad.

De su AMR, restar 500 calorías, y esta debe ser su ingesta calórica objetivo sobre una base diaria. Reducir su dieta en 500 calorías por día le ayudará a perder al menos una o dos libras por semana.

También recuerde que la pérdida de peso lento está bien. De hecho, este es el mejor tipo porque es más fácil de mantener que la pérdida de peso rápida. Y cuando tienes fibromialgia, no vas a tener una pérdida de peso rápida. Darse cuenta de esto tan pronto como sea posible y prepararse para un progreso lento a moderado es bueno para no decepcionarse cuando la grasa no se derrite durante la noche.

6. Comience a ejercitar lentamente

El ejercicio debe comenzarse lentamente. No te sumerjas en una rutina de entrenamiento de tres horas por día porque no será sostenible. Muchas personas que sufren de fibromialgia encuentran que el ejercicio físico lento como el tai chi, el yoga, el método de pilates y la natación son los mejores tipos de ejercicios porque son suaves con los músculos y las articulaciones.

Otra cosa a tener en cuenta es que no tienes que tener el mismo nivel de intensidad de ejercicio todos los días. Debido a que hay “días buenos” y “días malos” con esta enfermedad, es esencial prestar atención a cómo se siente y medir su ejercicio al respecto. Haz más cuando tu cuerpo te permita.

Es más importante mantenerse constante, por lo que si es un mal día, está bien retroceder, pero intente seguir los movimientos. Incluso si solo hace algunos estiramientos, es un progreso. El ejercicio será bueno para quemar calorías adicionales y ayudarlo a perder peso, pero también será bueno para reducir el dolor y la depresión.

7. Aprende a lidiar con los contratiempos

Por último, pero no menos importante, es importante aprender a manejar fallas. El éxito no es un golpe directo a la cima. Por el contrario, el éxito es a menudo un camino serpenteante que te lleva hacia adelante y hacia atrás. Sin embargo, si no puede aprender a retroceder algunas veces, es posible que termine renunciando temprano saboteando su éxito a largo plazo.

Lidiar con los reveses es darse cuenta de que solo eres humano y vas a cometer errores. Sé gentil contigo mismo y vigila el premio. No continúes arruinando solo porque cometiste un error. Dése cuenta de su error, perdónese y avance en una dirección más positiva.

Puedes perder peso con fibromialgia

Perder peso cuando tienes fibromialgia puede parecer imposible al principio. El dolor y la fatiga paralizantes junto con todos los otros síntomas debilitantes que acompañan a esta enfermedad detienen a miles de hombres y mujeres por intentar incluso la pérdida de peso.

Pero solo porque va a ser un proceso plagado de desafíos no significa que no pueda perder peso cuando lucha contra la fibromialgia. Use los siete pasos descritos anteriormente, siga sus resultados y recuerde que incluso el progreso lento es mejor que ninguno. Con el tiempo, tus éxitos se acumularán, y te animarás a continuar el valioso trabajo que estás realizando.

Perder el exceso de grasa para lograr y mantener un peso saludable es un buen objetivo, y hacer todas las cosas enumeradas en esta guía solo proporcionará beneficios positivos para usted. Comienza hoy con este plan y salta al camino hacia el éxito. Sus objetivos de pérdida de peso están a su alcance; solo tienes que extender la mano y agarrarlos.

Entonces, ¿Qué le impide perder peso con la fibromialgia? Cuéntame tus desafíos en los comentarios.

https://healthizfitness.com/

Anuncios

¿Se relaciona la obesidad con la fibromialgia?


dddd

La fibromialgia durante muchos años ha sido desatendida en el ámbito clínico por sus características.

El dolor es la señal del organismo que se genera para avisar de que algo no va bien.

El dolor puede prevenir tanto del exterior como del interior, pero cuando el dolor se convierte en un problema en si mismo, “doliendo” el cuerpo sin ningún tipo de justificación externa o interna, es cuando se denomina Síndrome de Fibromialgia . . .

Continuar leyendo en:  http://juanmoisesdelaserna.es/psicologia/investigacion-obesidad-y-fibromialgia

FIBROMIALGIA SEVERA: Hasta un 70% de los paciente padece obesidad


obesidad-300x202En la actualidad, la fibromialgia se entiende más como un síndrome en el que pueden participar trastornos de orígenes distintos, que como una enfermedad. Según el doctor Guillem Cuatrecasas Cambra, coordinador del Servicio Endocrinología de la Clinica Sagrada Familia de Barcelona, que ha participado como ponente en el Simposio El Síndrome Fibromiálgico, necesidad de un abordaje multidisciplinario, celebrado durante el 53 Congreso de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN), “existen varias enfermedades endocrinológicas que pueden generar fatiga intensa y dolor; nuestra obligación como endocrinólogos es su despistaje y posterior tratamiento”.

Asimismo, diversas enfermedades endocrinológicas están presentes en los afectados por fibromialgia. “Más del 70% de las pacientes con fibromialgia tiene obesidad. Su causa es desconocida (puede ser debido a una mayor resistencia a la insulina), pero su mejoría puede ayudar a que consigan una mayor movilidad”, explica el doctor Cuatrecasas.

Más de un millón de personas en España padecen fibromialgia, una patología que a pesar de su alta prevalencia, es mayoritariamente desconocida por la población general. Es más, explica el doctor Cuatrecasas, “estamos ante un gran reto sanitario al que prestamos poca atención. Sin embargo, cada vez son más frecuentes las bajas laborales e incluso sentencias de invalidez por esta enfermedad”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define la fibromialgia como un dolor crónico y difuso con rigidez de los músculos que se acompaña con dolores específicos (existen 18 puntos gatillo concretos) y trastornos del sueño. En este sentido, los síntomas van desde el dolor persistente, la fatiga extrema y la rigidez muscular hasta las dificultades para dormir y problemas de memoria.

Sin duda, la tardanza en el diagnóstico –se estima que un enfermo puede tardar en ser diagnosticado entre uno y dos años- y el tratamiento multidisciplinar son los dos grandes retos del abordaje de esta enfermedad. “El reumatólogo debe hacer el diagnóstico clínico de forma precisa –explica el doctor Cuatrecasas. El manejo del dolor no es sencillo y precisan opiáceos o fármacos neuropáticos con frecuencia. Además, la situación de estrés crónico causada por el dolor y la fatiga tan limitante acaba afectando a la psique, por lo que la intervención del psiquiatra también es clave en su manejo”.

En cuanto a la labor del endocrinólogo, este experto explica que “es fundamental para el despistaje de las enfermedades endocrinológicas que puedan confundirse con un síndrome fibromiálgico. Por ejemplo, tratar un hipotiroidismo subclínico puede representar una importante mejoría en su calidad de vida. Además, también tenemos datos de la eficacia de la hormona de crecimiento en los casos donde existe una deficiencia aislada de ésta”. Este último campo es, sin duda, uno de los de más auge en la actualidad en torno al tratamiento de la fibromialgia y en el que España es pionero. “Nuestros datos confirmar que alrededor de un 15% de las pacientes con clínica de fibromialgia padece en realidad una deficiencia de hormona de crecimiento”, afirma el doctor Cuatrecasas.

“Por otra parte –añade- otra causa endocrinológica son los niveles subóptimos de cortisol o DHEA, indicando una disfunción suprarrenal secundaria a una situación de estrés prolongado causado por un dolor prolongado”.

-Deficiencias nutricionales y fibromialgia

Junto con la presencia de trastornos endocrinológicos, la fibromialgia se acompaña además de deficiencias nutricionales, que hacen aún más relevante el papel del endocrinólogo en el tratamiento de la enfermedad. Según el doctor Cuatrecasas, “la deficiencia en vitamina D es muy prevalente y existen además niveles bajos de selenio y zinc que permiten explorar hipótesis basadas en la modificación de los patrones de oxidación/ reducción”.

Asimismo, este experto destaca que en los últimos años se han descritos niveles bajos de triptófano y otros aminoácidos esenciales, como valina y leucina. “No obstante –concluye- los pocos estudios publicados basados en la suplementación de estos nutrientes, destacan que aunque pueden parcialmente mejorar la fatiga no parecen modificar en gran medida el dolor generalizado de las pacientes”.HASTA UN 70% DE LOS PACIENTES CON FIBROMIALGIA SEVERA PADECE OBESIDAD

http://es.paperblog.com/

¿Existe relación entre fibromialgia y obesidad? Profundización de los síntomas en pacientes obesos con fibromialgia


obesidad1

Comenzamos hablando de un artículo recién publicado que relaciona la obesidad con la fibromialgia. Un tema estudiado con anterioridad por diferentes equipos científicos a nivel mundial, que han dedicado su esfuerzo en determinar si existe una relación entre los pacientes diagnosticados con fibromialgia y la obesidad.

En diciembre de 2010, la Sociedad Americana del Dolor hizo públicos los resultados obtenidos por un grupo de investigadores del Departamento de Anestesiología, pertenecientes a la Universidad de Utah, EE.UU.

En dicho estudio se investigaron las asociaciones existentes entre obesidad y el síndrome de fibromialgia. Para ello, se utilizó un total de 215 pacientes con fibromialgia, el 95% de la muestra fueron mujeres con una media de edad de 45 años y que padecían fibromialgia desde hacia 12 años como media.

Los síntomas que presentan los pacientes de fibromialgia, que en la población americana afecta a un 3-5 % del total, no son específicos de la enfermedad sino que también aparecen en personas con obesidad. La regulación anormal del centro de modulación del dolor, los desajustes del eje hipotalámico-pituitario-adrenal y la vulnerabilidad inmunológica son comunes a ambas patologías.

Evidencias disponibles sugieren que la obesidad es común en pacientes diagnosticados con fibromialgia. En este estudio, el 47% de los pacientes con fibromialgia son obesas y el 30% presenta sobrepeso. Estos pacientes muestran un Indice de Masa Corporal (IMC) mayor que individuos sanos, lo que parece estar relacionado con una mayor sensibilidad al dolor y por tanto con una peor calidad de vida.

Los resultados que obtuvieron, permiten relacionar el aumento del dolor en los puntos sensibles del cuerpo (hiperalgesia), los trastornos del sueño (duración de horas de sueño reducida y aumento de la actividad durante el sueño), la discapacidad física y por tanto la calidad de vida, con la obesidad.

Anteriormente en el blog se abrió un debate sobre los efectos del tabaco en aquellos pacientes diagnosticados con fibromialgia. Si hay algun tema relacionado con la fibromialgia que os gustaría que tratásemos de forma más concreta, no dudéis en hacernoslo saber. Podéis dejarnos vuestras inquietudes en los comentarios.

http://redpacientes.wordpress.com/

Profundización de los síntomas en pacientes obesos con fibromialgia

Las personas obesas no solo se encuentran en mayor riesgo de padecer defibromialgia, también son más propensos a experimentar síntomas más severos de la condición, como dolor crónico, fatiga, disturbios en el sueño y trastornos del ánimo.

Hallazgos de un nuevo estudio sugieren que las estrategias para la pérdida de peso deberían ser acompañadas por planes de tratamientos para pacientes con sobrepeso con fibromialgia, un síndrome caracterizado por dolor musculoesquelético por todo el cuerpo que afecta principalmente a las mujeres y no tienen ninguna cura conocida.

Se ha observado una asociación entre el índice de masa corporal y la severidad de los síntomas y la calidad de vida en los pacientes con fibromialgia.
El estudio en cuestión ha sido el primero en observar distintos grupos de pacientes obesos y determinar cómo el peso se correlaciona con los niveles de los síntomas y la calidad de vida.

Al conducir dicho estudio, los investigadores examinaron el índice de masa corporal (una medida que toma en cuenta la altura y el peso) de 888 pacientes con fibromialgia. Un índice de masa corporal de 30 o más se considera obesidad, y alrededor de la mitad de los pacientes entraban en esta categoría.
Los pacientes tuvieron que contestar preguntas sobre sus síntomas de fibromialgia y la habilidad para funcionar en las actividades diarias. El equipo de investigación halló que a medida que el peso de pacientes aumentaba también lo hacía la severidad de los síntomas. Mientras tanto, su calidad de vida disminuía.

 

http://blogdefarmacia.com