«Buscamos las causas de la fibromialgia»


MARIA

 

 

 

 

 

 

 

María Teresa Carrillo de la Peña, psicóloga e investigadora de la USC, impartió una charla-coloquio en el centro social Uxío Novoneyra de Lugo para ofrecer información sobre la investigación «Estudo xenético para a fibromialxia e os últimos avances sobre o estudo da fibromialxia», de la que es coordinadora y en la que llevan años trabajando. En esta investigación, que se centra en la comunidad gallega, colaboran, entre otros, personal del Sergas, de la USC, de neurogenética y de la Fundación Pública Galega de Medicina Xenómica del doctor Carracedo, que se encargan de hacer el análisis genético. También cuentan con la colaboración de la Asociación Galega de Fibromialxia (Agafi). Con estas conferencias, que están llevando a cabo por toda Galicia, pretenden difundir este estudio y buscar familias colaboradoras para.

-¿Cuáles son los objetivos que persiguen con esta investigación?

-Hay un gran desconocimiento sobre la fibromialgia, así que vimos que era necesaria esta investigación, pionera en Galicia, porque conocer las causas de la fibromialgia ayudará a su diagnóstico y su tratamiento. Además, se ha observado que hay una mayor agregación familiar en esta dolencia, es decir, que hay familias en las que es más frecuente que ocurran casos de personas afectadas, sobre todo con familiares de primer grado. Con este estudio queremos buscar qué polimorfismos influyen para luego diseñar fármacos específicos, por ejemplo.

-¿Por qué motivo es una enfermedad tan desconocida?

-Por varios motivos. Primero, no se conocen las causas. Además, no hay una prueba específica para concretar el diagnóstico de esta enfermedad crónica, es decir, este se hace en función de unos determinados síntomas comunes y, sobre todo, por descarte de otras enfermedades. Hay miles de personas afectadas en toda Galicia.

-¿Cuáles son los síntomas de la enfermedad?

-Hay un cuadro que es muy común, que es la gran fatiga. También se quejan los pacientes de dolor, que llega a ser incapacitante, de rigidez, de problemas de sueño y de dificultades de concentración o pérdida de memoria, incluso en gente joven. La mayoría de los afectados son mujeres.

-¿Qué perfil buscan para este estudio?

-Deben ser personas diagnosticadas de fibromialgia junto con uno o varios familiares de primer grado que estén o no afectados por la enfermedad. Preferiblemente buscamos madres o hermanas, porque la mayoría de los pacientes son mujeres, por lo que queremos estudiar también ese aspecto ligado al género femenino. Hasta ahora tenemos ya trescientas familias, pero necesitamos quinientas para hacer el estudio genético de esta dolencia. Galicia es una comunidad muy interesantes para realizar este estudio porque ha habido poca inmigración.

-¿Qué se les pedirá a los participantes?

-Nosotros nos desplazamos a los centros de salud para que no tengan que viajar. De hecho, ya estuvimos en Santiago o A Coruña. Primero se les hace una entrevista de unos veinte minutos con el objetivo de confirmar el diagnóstico y obtener las características de la dolencia, porque es muy heterogénea. Responden también a unos cuestionarios y se les realiza una extracción de sangre. En total, no se les roba más de media hora más o menos.

-¿Qué tienen que hacer los interesados en participar en la investigación?

-Quienes no puedan acudir a las reuniones programadas, pueden llamar al teléfono 664 144 145, donde se les proporcionarán más detalles y las fechas en que los investigadores se desplazarán a distintos lugares.

«No hay una prueba específica para concretar el diagnóstico, es decir, se hace (…) por descarte de otras enfermedades»

«Los pacientes se quejan de gran fatiga, dolor, rigidez, problemas de sueño y de concentración o pérdida de memoria»

«Los interesados en participar que no puedan acudir a las reuniones, pueden llamar al 664 144 145 para conocer más detalles»

Leer más: http://la-fibromialgia-esa-desconocida.webnode.es/news/buscamos-las-causas-de-la-fibromialgia/

Fibromialgia en Lanzarote: entre el dolor y la incomprensión


nonasLas enfermas de fibromialgia, una enfermedad que se ha diagnosticado en la Isla a casi 400 personas, se reúnen en Afibrolan y reivindican una Unidad especializada para su tratamiento

Hoy hay taller de manualidades. Media docena de mujeres se reúnen alrededor de una mesa mientras charlan. “Venimos aquí y ponemos las cosas en común porque el único músculo que no nos duele es la lengua”, dice una de ellas, ante la carcajada general. Loli es de las más veteranas: “Un día -dice- te das cuenta de que tu cuerpo no responde como antes, te duele todo, te arde el pie, no te puedes imaginar…, una emoción, una risa, y te puedes quedar fatal”.

“Nos acostumbramos al dolor –dice otra-; cualquier terapia, física o mental, viene bien… pero todo lo tenemos que pagar nosotras”. Mari Carmen se ponía docenas de inyecciones para aguantar el dolor y al final tuvo que dejar de trabajar. Además, con su enfermedad no te conceden la invalidez: “Dejé el trabajo, otras acaban haciendo media jornada pero siempre hay problemas con el tribunal médico”.

Rosi dice que las emociones empeoran los dolores, y también los sobreesfuerzos: “Yo antes era más fuerte pero dentro de dos días caigo rendida y muchas terminan en silla de ruedas”. Flor sonríe a pesar de que lleva puestos los parches de morfina y una placa de hielo en los pies. Lo que todas tienen en común, aparte del buen humor, es la fibromialgia, la enfermedad silenciosa.

La fibromialgia es una enfermedad crónica que se traduce en dolores intensos en los músculos, en fatiga, en insomnio, y a veces en ansiedad y en depresión. Lo explica Loli: “Nos ataca a las fibras nerviosas”. “Primero -asegura-está la incomprensión porque te pasa algo horrible y no sabes lo que es, nadie lo entiende, es un fenómeno incómodo porque la enfermedad no se ve y te puede entrar una depresión”.

Normalmente, el diagnóstico es lento porque primero hay que descartar otras dolencias y enfermedades y las pacientes pasan por varios especialistas y pruebas diagnósticas. “Después dices: menos mal que tengo algo, que no me lo invento, y luego hay crisis, momentos peores, fases donde se agrava el problema, influye el estrés, el cambio de clima…”, señalan. “Lo último que tienes que decir es que tienes fibromialgia porque entonces ya todo es la fibromialgia y se enmascara lo demás”.

Están reunidas en la sede de Afibrolan, la asociación de enfermos de fibriomialgia de Lanzarote, que nació en el año 2003, primero en la sede de Cruz Roja y después con local propio desde 2007. Tiene unas 150 socias: todo mujeres y dos hombres. La fibromialgia es una enfermedad que afecta principalmente a las mujeres.

Además de “sentirse arropadas” y “contarse trucos” para sobrellevar los dolores, organizan talleres y clases de psicomotricidad, de relajación, de concentración, manualidades o reiki, “que ayuda a relajar y entender el proceso de la enfermedad”. Los martes y jueves van a la piscina, a hacer aquagym, “que es muy bueno, es lo mejor”. También van a la talasoterapia “y a comer al chino”. “Cuando la gente deja de venir se nota, van a peor”.

Se calcula que esta enfermedad puede afectar al dos por ciento de la población de Canarias, así que puede haber más de dos mil personas con fibromialgia en la Isla, dice Paloma Lago, la presidenta de la asociación, que advierte que “la mayoría no está diagnosticada”. Los datos del Servicio de Canario de Salud para Lanzarote revelan que hay 385 personas, y nueve de cada diez son mujeres con más de cuarenta años.

Para detectar la fibromialgia no hay una prueba diagnóstica, es el dolor el que da el aviso. Lo primero que hay que hacer es ir al médico de cabecera, que puede orientar y que acaba derivando a otros especialistas, como el traumatólogo o el reumatólogo. “Hace falta un diagnóstico diferencial”, señala Paloma López, porque primero hay que descartar otras enfermedades ya que hay síntomas comunes a otras y a la paciente se le acaban haciendo una gran cantidad de pruebas, con lo que el diagnóstico tarda varios años. La Seguridad Social, según Afibrolan, sólo trata los síntomas y el tratamiento también tiene sus efectos secundarios: “La gente está muy medicada”, dicen.

La enfermedad no tiene cura, no se conocen sus causas y no tiene un tratamiento específico, pero en otros lugares, como Cataluña o País Vasco, se ha creado una Unidad especializada. “Allí hay un equipo multidisciplinar que hace el seguimiento y se plantea objetivos con el paciente, y aquí, en situación extrema, puedes ir a la Unidad del dolor”, destaca López. En esas unidades se controla la medicación y hay coordinación “porque si no, tomas muchas cosas, un especialista te manda unas pastillas, otro te manda otras… y es medicación muy fuerte”.

Otra de las reivindicaciones de la asociación es que se prescriban las sesiones de fisioterapia, que hacen que el paciente mejore. Por otra parte, Canarias aprobó un protocolo para el paciente en 2013 pero, en la práctica, no se ha llevado a cabo.

“Nosotras intentamos hacer terapias alternativas porque el tratamiento normal deja mucho que desear -dicen-, y vienen muy bien porque la enfermedad es crónica, y también hacemos ejercicio, aprendemos a saber cuándo no debemos hacer esfuerzo, a saber cuándo descansar…”. “A veces -aseguran- sí nos hemos preguntado si no se avanza más en la investigación porque la enfermedad afecta sobre todo a las mujeres”.

http://www.diariodelanzarote.com/

Fibromialgia, una enfermedad silenciosa


malaPublicado por el  6 julio, 2016

Como un dolor que va desde los pies a cabeza. Así lo describen las personas que padecen fibromialgia, un síndrome desconocido pero frecuente, que en España padecen hasta un 4,2% de las mujeres. La fibromialgia es una enfermedad crónica y compleja, con dolores generalizados por todo el cuerpo y un agotamiento profundo. Además, está acompañada de otros síntomas, como por ejemplo, trastornos del sueño, depresión, ansiedad, cefalea, sequedad de mucosas, etc.

“Se trata de una enfermedad real, que repercute seriamente en la calidad de vida del enfermo, aunque hasta ahora estaba infradiagnosticada e infratratada”, asegura el Dr. Enrique Ornilla, responsable del Servicio de Reumatología de la Clínica Universidad de Navarra.  El diagnóstico de fibromialgia se realiza en aquellos pacientes con un cuadro de dolor osteomuscular generalizado de varios meses de evolución en los que se han excluido otras posibles causas del mismo. No hay un tratamiento estándar y éste debe adecuarse a las características del paciente. Además, dado que se afectan muchas facetas de la vida del paciente, es imprescindible realizar un tratamiento multidisciplinar, con especialistas que conozcan esta enfermedad para poder hacerle frente .

Es necesario evitar los factores que agravan los síntomas adecuando los hábitos de vida y costumbres a las limitaciones que puedan producir el dolor y el cansancio. Se han descrito casos de fibromialgia que comienzan después de procesos puntuales, como puede ser una infección bacteriana o viral, un accidente de automóvil, la separación matrimonial, un problema con los hijos… En otros casos aparece después de que otra enfermedad limite la calidad de vida del enfermo (artritis reumatoide, lupus eritematoso…). “Estos agentes desencadenantes no parecen causar la enfermedad, sino que lo que probablemente hacen es despertarla. Aunque aún no se sabe con certeza, es posible que una respuesta anormal a los factores que producen estrés desempeñe un papel muy importante en esta enfermedad”, explica.

De todas las medidas que se han empleado en el tratamiento de la fibromialgia, el ejercicio físico y una adecuada fortaleza muscular son, sin duda, las más eficaces. Los masajes, los ejercicios de estiramiento muscular, el calor local y algunos tipos de electroterapia (“corrientes”), también pueden ser muy útiles. Aun así, existen diferentes tratamientos que mejoran los síntomas, como inyecciones, calmantes, analgésicos, anestésicos locales, entre otros muchos. Es conveniente procurar un cambio de mentalidad, tanto en el enfermo como en los que le rodean, buscando un ambiente familiar relajado y libre de exigencias constantes. El especialista concluye que “el futuro del tratamiento de esta enfermedad es esperanzador, ya que las investigaciones sobre fibromialgia están progresando con rapidez. Es cuestión de tiempo que estos adelantos se traduzcan en tratamientos más eficaces”.

http://abcblogs.abc.es/

Fibromialgia y relaciones sexuales, ¿una pareja imposible? .


Este artículo ha sido redactad por nuestra amiga Noemĺ Lucas, Fisioterapeuta  colegiada n° 3503,  para https://fibromialgiamelilla.wordpress.com

no00¿Cómo afecta la fibromialgia al sexo? ¿Las personas diagnosticadas con FM pueden disfrutar de las relaciones de pareja? ¿La FM puede ser ese “tercero en discordia” que rompe parejas?

Todos sabemos que la fibromialgia afecta a las relaciones de pareja, pero ¿sabríamos explicar por qué? ¿Cuáles son las razones físicas y psicológicas que nos impiden llevar una vida sexualmente activa? Estas son algunas de las cuestiones a las que nos gustaría dar respuesta hoy aquí, en uno de los entornos web sobre fibromialgia más completos, serios y rigurosos que existen: el blog de Fibromialgia Melilla.

El dolor físico de la FM

Como bien sabes, el síntoma principal de la fibromialgia es, pura y simplemente, el dolor. De hecho, según los médicos es el bajo umbral del dolor la fuente del sufrimiento diario de las muchas mujeres y pocos hombres diagnosticados con FM.  

El dolor sería, así, el primer responsable de que se resienta nuestra vida amorosa, ¿por qué? Simplemente porque el roce, los tocamientos, los besos y los abrazos dejan de ser agradables para convertirse en dolorosos.

Hay personas a la que le gusta sufrir dolor en sus relaciones sexuales, pero no es habitual que una persona que vive con dolor día tras día, año tras año elija voluntariamente sufrir todavía más y aguantar que su pareja presione esos puntos gatillo “sabiamente” distribuidos por nuestro cuerpo y que hacen que las caricias se conviertan en bofetadas de dolor referido: la comisura de los labios, el cuello, los senos, el coxis, las nalgas, la pelvis…

El dolor psicológico de la FM

Hemos hablado del dolor desde el punto de vista físico, pero no tenemos que olvidar el lado emocional, el daño psicológico que implica sufrir dolor cada día de tu vida. El dolor mata y desgasta. Desgasta no sólo nuestra fortaleza física, sino también nuestras defensas emocionales, esas barreras que todos hemos ido construyendo a lo largo de la vida y que nos permiten afrontar los problemas cotidianos, las discusiones familiares o los desencuentros amorosos con una sonrisa.

Desde el punto de vista psicológico, la persona diagnosticada con FM es frágil, se siente sola y muy a menudo deprimida. Según comenta un artículo de este blog, dos de cada tres personas diagnosticadas con FM presentan síntomas de depresión. ¿Te das cuenta de la barbaridad de esta estadística? Hablamos de cientos de miles de personas, sobre todo de mujeres, que están metidas en un callejón sin salida, que ven cómo su cuerpo, su mente y sus relaciones familiares y de pareja se echan a perder por culpa del dolor y del resto de síntomas de la fibromialgia, unos síntomas que no paran de crecer y que van llenando poco a poco ese vaso de la paciencia hasta que, simplemente, se desborda.

¿Puede disfrutar de las relaciones sexuales una persona profundamente deprimida? Difícilmente.

La importancia del tratamiento de la FM

Las personas diagnosticadas con fibromialgia no tienen una vida sencilla ni desde el punto de vista físico, ni desde el punto de vista emocional, eso está claro y nadie va a negarlo. Pero lo que no podemos hacer es tirar la toalla, bajar los brazos y rendirnos.

La FM no tiene derecho a estropear nuestra vida y, además, nosotros no vamos a permitírselo. Hoy en día hay excelentes tratamientos, que recomendamos que visites en esta Guía para tratar la fibromialgia, que no van a curar la enfermedad – ya sabes que eso todavía no se puede-, pero sí que van a ayudarnos a minimizar los síntomas físicos, a aliviar los trastornos emocionales, a reconstruir esas emociones dañadas y a volver a disfrutar plenamente del sexo

El origen misterioso de la fibromialgia, al descubierto


A día de hoy, el origen de la fibromialgia sigue siendo todo un misterio.

A pesar de ser una enfermedad cada vez más diagnosticada (aunque en muchas ocasiones, por desgracia, mal diagnosticada), la fibromialgia sigue teniendo una causa poco clara. Han sido varias las investigaciones que han esgrimido hipótesis como un mal funcionamiento del sistema nervioso, o incluso que la fibromialgia es algo más “secundario” a otras enfermedades, como la ansiedad y la depresión, un tipo de somatización.

Por otro lado, el pasado año 2014 se sugirió que los vasos sanguíneos podrían ser la causa real de la fibromialgia, ya que su mal funcionamiento podría alterar el procesamiento del dolor al alterar de forma indirecta el sistema nervioso. Ahora, un reciente estudio publicado en PloS ONE vuelve a poner en el punto de mira de forma directa al sistema nervioso superficial como origen de la fibromialgia, concretamente, por culpa de las fibras A-Delta.

¿Qué es la fibromialgia?

fibromialgia_puntos_dolorosos

Para ponernos al día, recordemos: La fibromialgia es una enfermedad que consiste en un dolor crónico muscular y articular, que suele afectar más a mujeres que a hombres (en una proporción 9:1), y al cual se asocian otras enfermedades como malestar intestinal, síndrome de ansiedad-depresión,  problemas para dormir… entre otros.

Actualmente, su origen es desconocido, y muchos profesionales médicos opinan que es el síndrome ansiedad-depresión el causante de la fibromialgia y no al revés. Asimismo, existen investigaciones que sugieren que aún queda mucho por estudiar al respecto, y que su origen puede ser biológico y no psicológico.

El origen de la fibromialgia podría estar en las fibras A-Delta

fibras_a_delta

El trabajo, llevado a cabo por los Byung-Jo Kim y sus colegas de la Universidad de Korea, analizó el llamado “periodo de silencio cutáneo“, un reflejo nervioso espinal que permite analizar cómo procesa el dolor nuestro sistema nervioso a nivel central y a nivel periférico. Compararon este periodo de silencio cutáneo entre los individuos que sufren fibromialgia y aquellos que no sufren la enfermedad.

Según sus resultados, la duración media de este periodo era significativamente mayor en aquellos que sufrían fibromialgia, algo que sugeriría que la duración del periodo de silencio cutáneo podría reflejar un mal funcionamiento del control supraespinal. En otras palabras, que las neuronas espinales encargadas de procesar el dolor e informar al cerebro no lo harían correctamente, aumentando así la sensación de dolor a largo plazo.

Respecto a esto, hasta ahora las investigaciones habían podido esclarecer que el umbral del dolor de los pacientes con fibromialgia es más bajo, además de presentar una alteración química a nivel de la médula espinal y en las zonas cerebrales responsables de regular, controlar e integrar el dolor.

Las fibras A-Delta y el periodo de silencio cutáneo

periodo_silencio_cutaneo

Vayamos por partes. En primer lugar, ¿qué es eso del periodo de silencio cutáneo?

Como ya hemos comentado, se trata de un reflejo espinal producido por unas fibras nerviosas llamadas fibras A-Delta. Las neuronas responsables de estas fibras evalúan y controlan el proceso del dolor, tanto a nivel del sistema nervioso central como a nivel del sistema nervioso periférico. Y, ¡sorpresa!, todo nuestro cuerpo (piel, articulaciones, músculos) está cubierto por receptores y terminaciones nerviosas para el dolor y otros estímulos, y las fibras A-Delta son las que recogen la información de los estímulos mecánicos y térmicos de estos receptores en última instancia a nivel del sistema nervioso central.

En resumidas cuentas, las fibras A-Delta serían las intérpretes del dolor, y si su interpretación no funciona correctamente, tenemos un problema.

Curiosamente, en investigaciones anteriores donde se usó este periodo de silencio cutáneo no se consideraron las fibras A-Delta como interesantes ni como posible origen de la fibromialgia. Aún así, los mismos investigadores indican que serán necesarias más investigaciones al respecto, pero es un buen primer paso.

OBTENIDO DE: http://www.omicrono.com/

Alrededor de dos de cada tres pacientes con Fibromialgia padecen síntomas de depresión y trastorno de ansiedad



depresDos tercios de los pacientes con fibromialgia sufren, o han sufrido en el pasado, síntomas de depresión y trastorno de ansiedad, lo que, a juicio de los expertos participantes en una jornada celebrada en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de Móstoles (Madrid), pone de manifiesto la necesidad de abordar esta patología desde un punto de vista multidisciplinar.

Se trata de una patología que afecta, en diferentes grados, a entre el 2 y el 4 por ciento de la población y que se caracteriza por provocar dolor de forma generalizada en todo el sistema musculoesquelético, así como sensación dolorosa a la presión en determinados puntos específicos.

Al principio el tratamiento de la fibromialgia se centraba en sus síntomas, en el dolor muscular y en las articulaciones, pero en los últimos años se ha descubierto que es un proceso complejo que requiere del concurso de diferentes especialistas.

“Los últimos estudios revelan una importante comorbilidad psiquiátrica en muchos de los pacientes con fibromialgia, hasta el punto de que el 64 por ciento han padecido o padecen depresión y el 80 por ciento sufren o han sufrido trastorno de ansiedad; son datos realmente muy reveladores”, ha comentado el psiquiatra del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, Eduardo Reguera.

Asimismo, prosigue el especialista, los estudios revelan que muchos de estos pacientes han sufrido eventos adversos en la infancia, así como trastornos emocionales, que tienen escasos recursos frente al dolor y una red social escasa. Asimismo, en muchos casos había importantes síntomas de estrés en el momento de la aparición de la fibromialgia.

“Sabemos que el estrés mantenido en el tiempo está en el origen de muchos casos de fibromialgia, pero también de otras patologías como fatiga crónica, depresiones atípicas o el llamado síndrome de ‘burn out'”, ha recalcado, para informar de que estos pacientes tienen alterado el sistema natural de inhibición del dolor y sufren de una amplificación del mismo, lo que conlleva también una alteración de las funciones cognitivas independientes del estado de ánimo, como la memoria o la atención, lo que a su vez se traduce en una dificultad para la toma de decisiones en la vida diaria.

NUEVAS TÉCNICAS DIAGNÓSTICAS

Ahora bien, gracias al uso de nuevas técnicas como la resonancia magnética funcional o la tomografía ‘SPECT’ se puede hacer un diagnóstico mucho más preciso en cada caso, lo que se traduce a su vez en tratamientos más individualizados y evita posibles errores.

“En el caso de comorbilidad psiquiátrica, es evidente que es necesario valorar la administración de fármacos como antidepresivos, que mejoran el sueño y reducen la sensación de dolor, pero también analgésicos o incluso opiáceos en determinados casos, y todo ello sin olvidar la psicoterapia, que supone también grandes beneficios”, ha señalado el experto.

Por otro lado, añade, existe un elemento que tiene también efectos “muy beneficiosos” a la hora de reducir los síntomas dolorosos de los pacientes con fibromialgia, el ejercicio físico. En este sentido, la jefa asociada del Servicio de Rehabilitación del HURJC, Eva Vaquerizo, ha recordado que el ejercicio no sólo es beneficioso a la hora de reducir el dolor, sino también de mejorar la calidad del sueño, otro de los importantes problemas que tienen que afrontar estos pacientes.

Además, no es necesario realizar deportes intensos para conseguir resultados sino que el ejercicio aeróbico de bajo impacto, como caminar rápido, montar en bicicleta o realizar ejercicios en el agua son las actividades que han demostrado mejores resultados. “En cualquier caso estos pacientes deben concienciarse de que deben realizar al menos 30 minutos de ejercicio aeróbico tres veces por semana, y mantener este esquema con regularidad a lo largo del tiempo”, ha zanjado Vaquerizo.

http://www.telecinco.es/informativos/

Como el Arte de Frida Kahlo Puede Ayudar a las Personas con Fibromialgia


frida_kahloEl arte de Frida Kahlo representa a una mujer atada y perforada en lugares que pueden ser fuertemente afectados por el dolor de la fibromialgia.

Aunque el diagnóstico de fibromialgia aún no existía en la época de Kahlo, la mujer de hoy puede encontrar en su arte pasión e inspiración.

Frida Kahlo, una artista mexicana que dejó su huella hace 70 años, puede parecer muy alejada de los retos de vivir con la fibromialgia. Sin embargo, algunos expertos creen que podría haber sufrido los síntomas de la fibromialgia, incluyendo el dolor y la fatiga.

El trauma que sufría Frida, incluyendo accidentes automovilísticos y el abuso sexual y físico, parece correlacionarse con un diagnóstico de fibromialgia. El tema del dolor crónico de Frida Kahlo corre a través de su arte, que a menudo representa su propio cuerpo atado, roto, o cubierto con clavos, y también se hace referencia en sus diarios.

Las personas con fibromialgia pueden tener 11 o más “puntos dolorosos” en sus cuerpos – lugares donde el dolor es intenso. La obra de Frida parece alinearse con estos lugares. Pero debido a que no hubo diagnóstico oficial en ese momento, es difícil saber a ciencia cierta qué es exactamente lo que turbó a la famosa pintora.

Michelle Graas, gerente de estudio para el Centro de Frida para la fibromialgia en Portland, Ore. nos cuenta sobre como el arte de Frida puede ayudar a personas con fibromialgia…

“La gente que busca en su arte sentirán un parentesco, un reconocimiento, una validación”, dice Graas. De hecho, muchos de los participantes del estudio del Centro de Frida se enorgullecen de su obra y sienten un sentido de logro que les ayuda con los desafíos diarios de la vida con la fibromialgia.

“Los temas de sus pinturas hacen claro que el dolor físico y emocional estaban en su mente, pero esas cosas también la inspiraron a pintar y a tener ganas de vivir”, dice Maya Stanfield-Mazzi, PhD, profesor asistente de historia del arte en la Escuela de Arte y de Historia del Arte en la Universidad de Florida en Gainesville.

Aprendiendo de Frida Kahlo

Incluso sin un diagnóstico de fibromialgia confirmado, hay mucho que las mujeres modernas (y hombres) que viven con fibromialgia pueden aprender de la vida y el trabajo de esta tempestuosa artista:

  • Tenacidad. Había días en que Frida tenía demasiado dolor pero ella todavía pintaba, dice Graas; “Ella suspendió una lona encima de su cama para pintar”, explica Graas.
  • Pasión. El dolor de la fibromialgia y la fatiga pueden dominar tu vida hasta el punto de que nada te interese. Frida Kahlo fue comprometida con su arte a pesar de su dolor. Tener una pasión o varias te ayudará a superar el dolor y la fatiga.
  • Comunidad. Las personas con fibromialgia pueden sentirse aislados e incomprendidos (al igual que los artistas brillantes). Frida Kahlo también luchó intensamente con la sensación de que ella no encajaba, construyó una fuerte comunidad de amigos y simpatizantes que creyeron en ella y en su trabajo.
  • Esperanza y consuelo. “Creo que la gente va a encontrar un montón de esperanza y de consuelo tanto en su obra como en sus escritos”, observa Graas… “El arte, la escritura, y las ofrendas de actividad física del Centro se idearon con esto en mente. Los participantes reciben una imagen de Frida Kahlo como un símbolo de sus esperanzas de vivir una vida más vibrante a pesar del dolor.”

Activa tu propia creatividad

Hacer arte, pintura, música, etc, o estar involucrado en esfuerzos creativos puede ser beneficioso para las personas que viven con dolor crónico, dice Heather Stuckey, DEd, profesor asistente de la Escuela de Ciencias del Comportamiento y Educación, cuyo trabajo sobre el valor de la experiencia artística en la curación ha sido publicado en la revista American Journal of Public Health.

“Para las personas que están lidiando con la enfermedad crónica, la expresión creativa puede ser una fuente de esperanza en una rutina interminable de auto-gestión”, explica.

“Incluso si una persona no puede pintar o hacer una labor artesanal o artística, existen otras actividades creativas que puedes intentar como la jardinería, cocinar y bailar su música favorita, etc. El compromiso con nuestra fuerza creativa tiene el potencial para curar el dolor físico, emocional y espiritual”, dice, añadiendo que el trabajo creativo reduce los niveles de dolor, el estrés, la ansiedad, y el tiempo pasado en el hospital.

  • Si te gustó el artículo compártelo en las redes sociales.

OBTENIDO DE: http://deldoloralalibertad.com/blog/

Famosos con fibromialgia


Se estima que unos 6 millones de personas en el mundo sufren fibromialgia, algunos no diagnosticados, pero al enterarnos de que nosotros somos uno de ellos nos parece ser los únicos.

Es lógica esa reacción pero luego nos damos cuenta que no estamos solos y que cada día somos más luchando por concienciar al mundo de la necesidad de estudios y medios para combatir la enfermedad.

En éste artículo conocerás algunos famosos con fibromialgia o fatiga crónica que han decidido dar la cara, algo que nos ayuda mucho a todos por su gran relevancia en los medios.

Es probable que te sorprendas con algunos de los nombres porque son personas públicas que aparecen divinos en las pantallas pero que sufren los síntomas como los demás.

maria-de-las-nieves-fibromialgia-150x150María Antonieta de las Nieves

La famosa actriz cómica de la mítica serie mexicana “El Chavo del 8” (la chilindrina), confesó hace 3 años que sufre fibromialgia. Ha sido un gran apoyo para muchas mujeres mexicanas.

morgan-freeman-fibromialgiaMorgan Freeman

El gran actor de Hollywood Morgan Freeman ha reconocido en varias veces que tiene fibromialgia. Morgan explicó que los síntomas se hicieron evidentes después de un accidente de coche que tuvo en 2008.

Sinead-O’Connor-fibromialgia-150x150Sinead O’Connor

La famosa cantante irlandesa también está en el grupo de famosos que han reconocido padecer esta enfermedad.

Parece mentira que esta cantante con tanta energía en el escenario pueda tener los síntomas de fatiga, cansancio y dolor.

Frances Winfield BremerFrances-Winfield-Bremer-fibromialgia

Es la esposa del diplomático Paul Bremer III, con más de 30 años padeciendo la enfermedad es una de las personas más comprometidas y activas en la lucha por que se reconozca y estudie la enfermedad.

Susan-Flannery-fibromialgia-150x150Susan Flannery

La actriz ganadora de un Globo de Oro y cuatro premios Emmy, en España muy conocida por su papel en la serie Dallas, también ha reconocido públicamente que es víctima de la fibromialgia. Ha participado en varias conferencias y actividades sobre la lucha contra la enfermedad.

Rosie-and-the-OriginalsRosie Hamlin

Rosie Hamlin fue la cantante del grupo Rosie and the Originals famoso en los años sesenta. En 2004 compartió su experiencia en una prestigiosa revista.

También se dice que la pintora y artista mexicana Frida Kahlo pudo padecer fibromialgia.

¿Conoces a otros personajes famosos con fibromialgia?

Si conoces algún otro personaje famoso que haya reconocido públicamente la enfermedad puedes dejar tu comentario más abajo, así podremos ir ampliando la información y sobre todo, seguir concienciando a la sociedad.

No olvides compartirlo en la redes sociales 🙂

OBTENIDO DE: http://deldoloralalibertad.com/blog/

Caminar es beneficioso para los pacientes de fibromialgia


Caminar-Investigadores de psicología clínica de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid han llevado a cabo un proyecto con casi mil pacientes con fibromialgia que demuestra los beneficios del ejercicio físico contra esta enfermedad. También han elaborado un programa que intervenga en la actitud del paciente para que no abandone la actividad física debido a la fatiga y al dolor. 

La fibromialgia se caracteriza por dolor generalizado de más de tres meses de duración, junto con fatiga y otros problemas cognitivos, emocionales y relacionados con el sueño. Su tratamiento se puede abordar desde el punto de vista farmacológico, la terapia psicología y el ejercicio físico regular de moderada intensidad.

Sin embargo, los resultados obtenidos por investigadores de Universidad Rey Juan Carlos de Madrid (URJC) detectan que aunque la mayoría de los afectados por esta patología (un 70%) reciben la recomendación médica de actividad física, como andar, tan sólo un 31% de ellos realizan alguna actividad.

En el proyecto realizado junto con la Universidad Miguel Hernández y financiado por el Ministerio de Economía y Competitividad, los investigadores han querido dar  un giro a la aplicación más tradicional de la psicología. El principal objetivo de este trabajo ha sido conseguir aumentar la adhesión a la actividad de caminar en el tratamiento de la fibromialgia. “Caminando los pacientes mejoran, pero aunque la mayoría cuenta con esta prescripción médica, muchos de ellos no lo hacen, siendo éste un problema de salud pública”, señala Cecilia Peñacoba, investigadora la URJC.

“Los principales factores del poco éxito de la recomendación de realizar ejercicio físico en estos pacientes son la fatiga y el dolor crónico”

Aspectos motivacionales y volitivos

En este estudio participaron un total de 920 pacientes de fibromialgia y se realizó una intervención que combinaba aspectos motivacionales y volitivos, frente a una exclusivamente volitiva y otra con un grupo control.

Los resultados obtenidos indican que los principales factores que influyen en el poco éxito de la recomendación médica de realizar ejercicio físico son la fatiga y la presencia de dolor crónico. Por tanto, los investigadores han elaborado un programa que intervenga en la actitud del paciente porque, según explica Peñacoba, “aunque estas personas son conscientes de los beneficios de andar, tienen que conseguir llevar a cabo la conducta mediante el incremento de la motivación y la regulación de los principales inhibidores (dolor y fatiga)”.

El trabajo desarrollado durante este proyecto ha sido publicado en revistas científicas y los investigadores están trabajando en un nuevo proyecto que continúe con esta línea.

En el nuevo trabajo plantean un punto de vista innovador, ya que se centrarán en trabajar con la fatiga y no sólo con dolor. Además, uno de los principales retos que se han marcado es conseguir que este tratamiento se implante en el Sistema Sanitario de Salud.

Referencia bibliográfica:

Peñacoba, C., Pastor, M.A.., López-Roig, S., Velasco, L. y Lledo, A. (2016). “Walking Beliefs in Women With Fibromyalgia: Clinical Profile and Impact on Walking Behavior”, Clinical Nursing Research: An International Journal

Sanz-Baños, Y., Pastor, M., Velasco, L., López-Roig, S., Peñacoba, C., Lledó, A., & Rodríguez, C. (2016). “To walk or not to walk: insights from a qualitative description study with women suffering from fibromyalgia”.Rheumatology International

OBTENIDO DE:  http://www.agenciasinc.es/Noticias/

El ejercicio físico en general, y caminar en particular, beneficia a las personas que sufren fibromialgia, según muestra un estudio realizado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) y la Universidad Miguel Hernández, en el que han participado 920 pacientes con esta enfermedad reumática, y que también ha revelado que las principales razones que influyen para que estos pacientes no sigan la recomendación médica de practicar ejercicio son la fatiga y el dolor crónico que padecen.

“Aunque el 70% de los afectados por fibromialgia reciben una recomendación de sus médicos para que se mantengan físicamente activos, se estima que solo el 31% cumple esta prescripción”

El trabajo tenía como objetivo incrementar la adhesión de los pacientes a la actividad de caminar como ayuda en el tratamiento de la fibromialgia, porque aunque el 70% de los afectados por esta enfermedad reciben una recomendación por parte de sus médicos para que se mantengan físicamente activos, se estima que solo el 31% cumple esta prescripción.

Por ello, los investigadores elaboraron un programa que influía sobre la actitud del paciente, combinando factores motivacionales y volitivos ya que, como ha explicado Cecilia Peñacoba, investigadora del URJC, a pesar de que estas personas sí son conscientes de los beneficios que les proporciona caminar, necesitan un aumento de la motivación y la regulación del dolor y la fatiga, para lograr establecer el hábito de andar y mantenerlo en el tiempo.

El tratamiento de la fibromialgia se debe abordar desde un punto de vista multidisciplinar, incluyendo terapia farmacológica y psicológica, pero también la práctica regular de ejercicio físico de intensidad moderada. Los autores del estudio ya están desarrollando un nuevo proyecto que se centrará en trabajar tanto con la fatiga como con el dolor, y pretenden que este nuevo tratamiento se incluya en elsistema san
itario de salud.

OBTENIDO DE: http://www.webconsultas.com/noticias/

 

«Los médicos debemos concienciarnos de que la fibromialgia existe»


draDolor, fatiga, rigidez muscular, cansancio generalizado. Esas son algunas de las sensaciones que enfermos de fibromialgia sufren a diario. Más de 265 enfermos, principalmente de Cádiz pero también de otras localidades de la Bahía, pertenecen a la Asociación de Fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica de Cádiz, AGAFI.

Una enfermedad «invisible» cuyo origen y tratamiento, a día de hoy, son desconocidos. Se trata de una dolencia que causa dolor y trastornos del sueño y que afecta casi en exclusiva a mujeres, de entre 40 a 60 años, aunque en los últimos años cada vez se diagnostican más a hombres e incluso a niños. Lo sabe bien la doctora Carmen Iglesias, médico de familia del Centro de Salud Cayetano Roldán y Coordinadora de Fibromialgia, en San Fernando, que atiende al año a casi 20.000 pacientes, de los cuales el 4% de mujeres y el 2% de hombres sufren fibromialgia, «es por una cuestión cultural: al hombre todavía le cuesta dar el paso y reconocer esos dolores, síntomas anímicos o ansiedad», matiza

En España, según datos de la Sociedad Española de Neurología, el 90% de los pacientes con cuadros de fibromialgia permanecen sin un diagnóstico. Sensibilizar a la población y explicar las causas, síntomas y tratamiento es lo que hoy, se busca. No obstante, pueden pasar meses hasta que estos pacientes encuentran un diagnóstico certero. «Es muy frustrante porque el paciente tiene mucha sintomatología y sufre mucho de dolor generalizado, con el agravante de que eso no sale en ninguna prueba o análisis», afirma Iglesias, mientras resalta que se trata de una dolencia que tiene un enorme impacto en la calidad de vida de la persona que la padece, al igual que en el aspecto laboral y familiar. De hecho, cada paciente puede manifestar la afección de maneras diferentes. «el tratamiento tiene que ser muy individualizado y multidisciplinar», resalta la facultativa.

 «Hay unas guías para hacer un diagnóstico clínico. Los pacientes que la sufren tiene puntos hipersensibles en el cuerpo que duelen al presionarlos y se encuentran en áreas como el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas. Para diagnosticar la enfermedad es necesario tener una historia de dolor generalizado de más de tres meses y experimentar dolor a la presión en 11 de 18 puntos específicos», explica la doctora Iglesias, mientras acepta que todavía hay médicos y profesionales de la salud que ponen en duda el diagnóstico. «Debemos concienciarnos en que existe una enfermedad que se llama fibromialgia y hay muchos pacientes que la padecen».

El tratamiento más eficaz de esta enfermedad, reconocida como tal por la OMS es, en la inmensa mayoría de los casos, una mezcla entre la farmacología y la actividad física personalizada, centrada en el ejercicio aeróbico, «es muy bueno andar y la natación, pero tiene que ser continuado», matiza la facultativa.

«No tiene cura»

La enfermera Pilar Ruiz, hace hincapié en la labor de los talleres sanitarias de fibromialgia en el centro de salud Cayetano Roldán, «es fundamental durante el proceso de la enfermedad. Los pacientes llegan muy perdidos y es ahí donde ellos encuentran más apoyo y comprensión por parte de otros pacientes a los que llamamos expertos, quienes les ofrecen una información más detallada ya que padecen los mismos síntomas. Siempre supervisado por profesionales. Además contamos con talleres de relajación y fisioterapéuticos», indica.

En este sentido, la doctora Carmen Iglesias considera que desde los servicios sanitarios públicos se tiende «muy poco» a este tratamiento con fisioterapia. «El servicio de rehabilitación acoge a muchísimos pacientes de distintas especialidades, sin embargo el área de rehabilitación no tiene capacidad para atender el volumen de pacientes, de ahí la importancia de acudir a las asociaciones».

La fibromialgia actualmente no tiene cura ni un tratamiento específico para frenar los síntomas. No obstante, muchos pacientes ven en las técnicas fisioterpéuticas un alivio a su dolor crónico.

La coordinadora destaca que una de las cosas importantes es que los pacientes conozcan bien la enfermedad. «Es conveniente destacar que la fibromialgia no es una enfermedad degenerativa, provoca dolor y síntomas pero no es invalidante, no se van a quedar en sillas de ruedas. Lo que si va a tener es dolor. La que asume esto evoluciona mejor. En mi consulta procuro charlar un ratillo con ellas, pero estamos limitados. Esa información es fundamental, por eso trabajamos con las asociaciones».

Desde AGAFI, quienes ofrecen atención integral a nivel físico, psicológico y socio laboral, señalan que, en muchas ocasiones, las personas que padecen estas enfermedades se encuentran con la incomprensión de su entorno, en especial en el marco de las relaciones laborales, «es una enfermedad invisible. Las bajas terminan en las consultas médicas y con una incorporación inmediata. Lo ideal sería la creación de una unidad de fibromialgia específica»

Aún planean sobre ella muchas incógnitas, pero los especialistas confían en que en pocos años aparezcan fármacos revolucionarios. Entretanto, cientos gaditanos sobreviven con la enfermedad.

OBTENIDO DE: http://www.lavozdigital.es/cadiz/provincia/lvdi-medicos-debemos-concienciarnos-fibromialgia-existe

 

La fibromialgia como causa de invalidez permanente.SENTENCIAS DE 2015


 

srv_fotoLa Organización Mundial de la Salud (OMS) incorporó la fibromialgia a su clasificación internacional de enfermedades en 1991, clasificándola como reumatismo no articular.

Según la Sociedad Española de Reumatología, la fibromialgia “consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.”
Más concretamente, la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) la define como “una enfermedad neuro-inmuno-endocrina, que lleva aparejado un importante desarreglo bioquímico”, que causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso y que produce múltiples síntomas.
Según el Documento de Consenso interdisciplinar para el tratamiento de la fibromialgia, esta “es un problema frecuente en la práctica clínica” que en España padece entre el 2,1 y el 5,7% de la población general adulta, ocupando entre el 10 y el 20% de las consultas reumatológicas y el 5-8% de las de atención primaria “con lo que es la causa más frecuente de dolor osteomuscular generalizado y crónico”
Según el gabinete médico-jurídico Tribunal Médico, la fibromialgia podría estar afectando a más de un millón de personas en nuestro país, del que el 90% son mujeres. Además, se estima que 3 de cada 4 pacientes están sin diagnosticar, lo que podría llegar realmente hasta un 5% de la población.
Como consecuencia de este padecimiento, y del de fatiga crónica, se estima que un 20% de los pacientes con estas enfermedades se ven incapacitados para poder ir a trabajar.

La fibromialgia como causa de invalidez permanente

A pesar de que esta dolencia fue incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991, durante mucho tiempo se ha considerado como algo “simulado” y no como una enfermedad real.
Sin embargo, según la FEDER esta enfermedad “reduce la actividad de la persona entre un 50% y un 80% respecto de la que realizaba antes de enfermar. La calidad de vida de los pacientes es muy deficiente, inferior incluso a la de los enfermos de VIH.”
Probablemente por ello, y tal como ya hemos ido informando, la jurisprudencia más reciente, sobre todo en Cataluña, ha empezado a reconocer la relevancia de la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica como causa de declaración de incapacidad para el trabajo. A continuación repasamos los casos más recientes:

TSJ Cataluña 23 de junio de 2014 (ponente señora Martinez Miranda)
Esta sentencia confirma la situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, de una empleada de servicios que padece fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, cervicoartrosis, protusiones discales, asma bronquial y trastorno depresivo grave.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) incorporó la fibromialgia a su clasificación internacional de enfermedades en 1991, clasificándola como reumatismo no articular.
Según la Sociedad Española de Reumatología, la fibromialgia “consiste en una anomalía en la percepción del dolor, de manera que se perciben como dolorosos, estímulos que habitualmente no lo son.”
Más concretamente, la Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER) la define como “una enfermedad neuro-inmuno-endocrina, que lleva aparejado un importante desarreglo bioquímico”, que causa una gran fatiga física y mental que no se alivia con descanso y que produce múltiples síntomas.
Según el Documento de Consenso interdisciplinar para el tratamiento de la fibromialgia, esta “es un problema frecuente en la práctica clínica” que en España padece entre el 2,1 y el 5,7% de la población general adulta, ocupando entre el 10 y el 20% de las consultas reumatológicas y el 5-8% de las de atención primaria “con lo que es la causa más frecuente de dolor osteomuscular generalizado y crónico”
Según el gabinete médico-jurídico Tribunal Médico, la fibromialgia podría estar afectando a más de un millón de personas en nuestro país, del que el 90% son mujeres. Además, se estima que 3 de cada 4 pacientes están sin diagnosticar, lo que podría llegar realmente hasta un 5% de la población.
Como consecuencia de este padecimiento, y del de fatiga crónica, se estima que un 20% de los pacientes con estas enfermedades se ven incapacitados para poder ir a trabajar.
La fibromialgia como causa de invalidez permanente
A pesar de que esta dolencia fue incluida en la Clasificación Internacional de Enfermedades por la Organización Mundial de la Salud (OMS) en 1991, durante mucho tiempo se ha considerado como algo “simulado” y no como una enfermedad real.
Sin embargo, según la FEDER esta enfermedad “reduce la actividad de la persona entre un 50% y un 80% respecto de la que realizaba antes de enfermar. La calidad de vida de los pacientes es muy deficiente, inferior incluso a la de los enfermos de VIH.”
Probablemente por ello, y tal como ya hemos ido informando, la jurisprudencia más reciente, sobre todo en Cataluña, ha empezado a reconocer la relevancia de la fibromialgia y el síndrome de fatiga crónica como causa de declaración de incapacidad para el trabajo. A continuación repasamos los casos más recientes.

B TSJ Cataluña 23 de junio de 2014 (ponente señora Martinez Miranda)

Esta sentencia confirma la situación de incapacidad permanente absoluta para todo trabajo, de una empleada de servicios que padece fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, cervicoartrosis, protusiones discales, asma bronquial y trastorno depresivo grave.

S TSJ Cataluña 24 de febrero de 2015 (recurso 6239/2014)

Esta sentencia de la misma Sala también declaró la situación de IPA para todo trabajo de una educadora social que padece fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, confirmando la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social y desestimando el recurso interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.
La trabajadora –que prestaba servicios de educadora- sufría un síndrome de fibromialgia y fatiga crónica muy avanzado, de grado III, unido a trastorno depresivo crónico, deterioro cognitivo leve y síndrome de túnel carpiano antevenido, entre otras patologías.
Considera la Sala que ya solo por la gravedad de la fibromialgia y fatiga crónica, en el grado padecido, se debe reconocer que, aún con aptitudes para hacer alguna actividad, se carece de facultades reales para consumar el trabajo con cierta eficacia.
Se trata de patologías que por el intenso dolor que provocan, merman notablemente la capacidad productiva, en términos de rendimiento, capacidad y eficacia, y sin que el hecho de que se puedan realizar tareas livianas basta sin más para enervar la situación incapacitante en la consideración apreciada en instancia de permanente y absoluta.

S TSJ Cataluña 5 de junio de 2015 (ponente señor Revilla Pérez)

Esta sentencia también confirmó la situación de incapacidad permanente absoluta de una limpiadora que, además de fibromiagia 16/18, padecía otras afecciones como eventración abdominal, lumbociatalgia con limitación funcional, cervicoartrosis, coxalgia y trastorno ansioso-depresivo crónico.

Estos padecimientos se considera que impiden el desempeño de cualquier tipo de trabajo, por sedente que sea, “Con mínima idea de aprovechamiento, continuidad y eficacia”, por lo que se confirma la declaración de la instancia.

STSJ Cataluña 3 Nov. 2015 (Rec. 3764/2015)
Esta sentencia se refiere al caso de una mujer, operaria de industria química, que padecía un cuadro de depresión mayor recurrente de carácter grave sin síntomas psicóticos, dolor cervical y proceso degenerativo sin afectación radicular, fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.
En el fallo, el TSJ de Cataluña pone el acento en la reiterada doctrina jurisprudencial sobre la configuración que la LGSS hace sobre la incapacidad, que señala que “la valoración de la invalidez permanente debe realizarse atendiendo fundamentalmente a las limitaciones funcionales derivadas de los padecimientos del trabajador”.
Para la Sala, la incapacidad debe ser entendida como la merma de capacidad por reducciones anatómicas o funcionales graves que disminuyen o anulan la capacidad laboral, y sin que obste a la calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral cuando ésta se presente como incierta o muy a largo plazo.
Es decir, no solo no solo debe ser reconocida cuando se carece de toda posibilidad física para realizar cualquier quehacer laboral, sino también cuando aun manteniendo aptitudes para realizar algún tipo de actividad, no se tengan para hacerlo con una mínima eficacia, pues la realización de cualquier trabajo, incluso por simple que sea, requiere unas exigencias de horario, desplazamiento e interrelación, así como diligencia y atención.
En el caso, las dolencias de la paciente configuran un cuadro que “impide el correcto desempeño de todo tipo de trabajo, incluidas las tareas de naturaleza sedentaria y liviana que no requieran la realización de esfuerzos físicos especialmente intensos”.
“En el momento actual se encuentra afectada por un trastorno mayor de carácter grave, que se presenta con intensidad suficiente como para anular su capacidad laboral, a lo que se añaden las restantes dolencias degenerativas”, añade el fallo.

SJ Cataluña 24 de febrero de 2015 (recurso 6239/2014)
Esta sentencia de la misma Sala también declaró la situación de IPA para todo trabajo de una educadora social que padece fibromialgia y síndrome de fatiga crónica, confirmando la sentencia dictada por el Juzgado de lo Social y desestimando el recurso interpuesto por el Instituto Nacional de la Seguridad Social.
La trabajadora –que prestaba servicios de educadora- sufría un síndrome de fibromialgia y fatiga crónica muy avanzado, de grado III, unido a trastorno depresivo crónico, deterioro cognitivo leve y síndrome de túnel carpiano antevenido, entre otras patologías.
Considera la Sala que ya solo por la gravedad de la fibromialgia y fatiga crónica, en el grado padecido, se debe reconocer que, aún con aptitudes para hacer alguna actividad, se carece de facultades reales para consumar el trabajo con cierta eficacia.
Se trata de patologías que por el intenso dolor que provocan, merman notablemente la capacidad productiva, en términos de rendimiento, capacidad y eficacia, y sin que el hecho de que se puedan realizar tareas livianas basta sin más para enervar la situación incapacitante en la consideración apreciada en instancia de permanente y absoluta.

S TSJ Cataluña 5 de junio de 2015 (ponente señor Revilla Pérez)
Esta sentencia también confirmó la situación de incapacidad permanente absoluta de una limpiadora que, además de fibromiagia 16/18, padecía otras afecciones como eventración abdominal, lumbociatalgia con limitación funcional, cervicoartrosis, coxalgia y trastorno ansioso-depresivo crónico.
Estos padecimientos se considera que impiden el desempeño de cualquier tipo de trabajo, por sedente que sea, “Con mínima idea de aprovechamiento, continuidad y eficacia”, por lo que se confirma la declaración de la instancia.

STSJ Cataluña 3 Nov. 2015 (Rec. 3764/2015)

Esta sentencia se refiere al caso de una mujer, operaria de industria química, que padecía un cuadro de depresión mayor recurrente de carácter grave sin síntomas psicóticos, dolor cervical y proceso degenerativo sin afectación radicular, fibromialgia y Síndrome de Fatiga Crónica.

En el fallo, el TSJ de Cataluña pone el acento en la reiterada doctrina jurisprudencial sobre la configuración que la LGSS hace sobre la incapacidad, que señala que “la valoración de la invalidez permanente debe realizarse atendiendo fundamentalmente a las limitaciones funcionales derivadas de los padecimientos del trabajador”.
Para la Sala, la incapacidad debe ser entendida como la merma de capacidad por reducciones anatómicas o funcionales graves que disminuyen o anulan la capacidad laboral, y sin que obste a la calificación la posibilidad de recuperación de la capacidad laboral cuando ésta se presente como incierta o muy a largo plazo.
Es decir, no solo no solo debe ser reconocida cuando se carece de toda posibilidad física para realizar cualquier quehacer laboral, sino también cuando aun manteniendo aptitudes para realizar algún tipo de actividad, no se tengan para hacerlo con una mínima eficacia, pues la realización de cualquier trabajo, incluso por simple que sea, requiere unas exigencias de horario, desplazamiento e interrelación, así como diligencia y atención.
En el caso, las dolencias de la paciente configuran un cuadro que “impide el correcto desempeño de todo tipo de trabajo, incluidas las tareas de naturaleza sedentaria y liviana que no requieran la realización de esfuerzos físicos especialmente intensos”.
“En el momento actual se encuentra afectada por un trastorno mayor de carácter grave, que se presenta con intensidad suficiente como para anular su capacidad laboral, a lo que se añaden las restantes dolencias degenerativas”, añade el fallo.

OBTENIDO DE: http://www.noticias.jurídicas.com

Fibromyalgia: “finisher”del día a dia


Ríete tú de los grandes retos deportivos. Me río yo de los que suben grandes montañas, me río yo de los que suben los 14 ochomiles, de los que suben cumbres vírgenes o de los que escalan paredes verticales de miles de metros.

Nada hombre, vaya chorradas de retos. ¿Cruzar el estrecho a nado? Vaya nimiedad. Nada de nada, ni cruzar el Atlántico a remo, ni atravesar el desierto, ni adentrarse en la jungla, ni tan solo cruzar europa en bicicleta… ¡Auténticas tonterías!

Si quieres conocer a un ultra atleta ponte en la piel de una persona afectada de fibromialgia. Intenta salir de la cama después de no haber podido dormir por culpa del dolor, del dolor provocado por el peso de tu mismo cuerpo, del dolor provocado por el peso de la manta, del dolor de saber que tienes que levantarte y sonreírle a tus hijos cuando ni tan solo eres capaz de comprender qué es lo que te está pasando.

Venga valiente, sal de la cama. Levántate e intenta movilizar una espalda dolorida. Plántate ante el espejo e intenta contemplar a una persona atrapada en un cuerpo dolorido y cansado, en un cuerpo machacado por el sufrimiento y la fatiga. Trata de mirarte cada mañana sin recordar con lágrimas en los ojos la vitalidad que te caracterizaba. Es muy duro… Es muy duro saber que has sido capaz de escalar montañas, de luchar la vida, de subir a unos críos, trabajar y amar; y que ahora te cuesta levantarte. Empieza el día, si eres capaz, mirando a un cuerpo sin fuerza, inflado, cargado y pesado.

“Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos”

Si quieres sentir algo parecido a lo que siente una persona afectada de fibromialgia ponte unos pesos en las muñecas y en los tobillos, de estos que venden en las tiendas de deportes, con cinco quilos por extremidad basta. Ahora trata de peinarte… Añade además que incluso te duele el pelo, que te molesta el peso del pelo. Entenderás por qué una persona afectada de fibromialgia tiene que descansar a medio peinar, o entenderás por qué hay días que ni tan solo se peina.

¿Ya has acabado de peinarte? Pues venga ahora maquíllate para intentar recuperar el espíritu, para tratar de engañar al dolor con la ilusión. ¿Ya te has maquillado? Pues ahora trata de lavarte los dientes… No olvides que tienes cinco kilogramos extras en cada brazo. ¿Cansado? Venga hombre, esfuérzate un poco más. Te falta voluntad. Ahora trata de imaginártelo cada día de tu vida, durante el resto de tu vida. Trata de imaginarte también tener que aguantar comentarios de este tipo.

Hoy toca ir a inspección médica. Ya has dejado a los niños en el colegio. No son ni las diez de la mañana y ya estás agotado. Pase señora, a ver, camine un poco, muy cansada no está verdad, levante este peso, usted puede trabajar perfectamente, vamos a ver, no es encofradora, seguro que puede sostener un bolígrafo. Bueno pues busque un trabajo de media jornada. Se está engordando. Ande un poco cada día. ¿Que no puede? Esfuércese. Ande cada día un poco más. Bueno va, venga en dos semanas vuelva a inspección.

Hala, remonta ese menosprecio. Seguimos con el día a dia, llegas a casa y te sientes mal. Los niños se quedan a comer en el colegio. No te ves capaz de prepararles la comida. Te sientes culpable. No trabajas, no haces nada en todo el día y ni tan solo eres capaz de tener la casa en orden, ni tan solo puedes comprometerte a hacer la comida cada día. Te agobias. Te han pasado un par de horas de agobio, con la mirada perdida. Te tomas tu tercer ibuprofeno. De aquí poco tienes que volver a buscar a los niños al colegio.

Te vuelves a maquillar, a maquillar ese dolor sordo. Maquillas la tristeza, la pena y la rabia. Dibujas una sonrisa. Te gustaría jugar con tus hijos. Correr con ellos. Cogerlos en brazos. Se te escapa una lágrima te la secas y vuelves al escenario. Te tomas tu tercera cocacola, el azúcar y la cafeína te dan la energía que tanto necesitas. Mientras esperas a la puerta del colegio te comparas con otras mamás. Están estupendas. Te ves mayor. Te ves demacrada. Te vuelves a componer. Tanto dolor no se puede soportar.

“Te tomas una pastilla para dormir y te acuestas rendida”

Por fin llega la noche y coges la cama con muchas ganas. Antes de ir a dormir te pinchas un tratamiento experimental, ya te la podría pagar la seguridad social, pero claro 600 euros son muchos euros, crees que estás tirando el dinero. Dudas. Te tomas una pastilla para dormir y te acuestas rendida.

De repente te despiertas a las tres de la mañana, como cada noche, la manta te pesa, el cuerpo te duele y el alma te llora. ¿Tendrá fin esta tortura? ¿Descubrirá alguien algún remedio para tanto dolor? ¿Habrá alguien estudiando la enfermedad? ¿Me moriré sufriendo? ¿Mañana seguiré sufriendo en silencio?

Te sientes sola, machacada y cansada. Te levantas, miras a tus hijos y decides seguir esforzándote un día más. Querida persona afectada por fibromialgia, tienes mis respeto. Me río yo de los súper atletas y de sus retos. El tuyo si que es un súperreto.

Querida persona afectada de fibromialgia, para mí no eres invisible. Entiendo perfectamente tu dolor y tu tristeza. Levanta la cabeza y paséate con ella bien alta. Pocas personas serían capaces de hacer lo que tu haces. Eres un ejemplo de espíritu de lucha. Eres un ejemplo a seguir. Eres una súperatleta. No lo olvides nuca. Vive sin vergüenza ni culpa y no hagas caso de quien te juzga  a la ligera. Querida persona con fibromialgia tienes mis respetos y mi amor.

Este articulo nos ha llegado vía facebook, enviado por FREYA DOMINIC.  Fue publicado en Medlineplus.co.

 

El complejo cuadro de la fibromialgia, la enfermedad difícil de diagnosticar


  • fibromialgiatop.jpg

Aunque no se puede curar, existe tratamiento para la fibromialgia. El primer paso es consultar al médico sin perder ni un minuto.

Fibromialgia parece una de esas palabras difíciles de crucigrama. Pero es una enfermedad. Se refiere a un trastorno crónico que causa dolores musculares y cansancio que puede ser profundo, al punto de interrumpir y dificultar las actividades cotidianas.

Las causas exactas se desconocen, pero algunos científicos estiman que podría tener un origen genético.  Lo que sí se sabe es que existen factores con los que se asocia: algunas personas comienzan a experimentar los síntomas después de haber tenido lesiones recurrentes, de haber vivido un evento traumático, como un accidente automovilístico o que les haya causado un gran impacto emocional y que algunas infecciones parecen desencadenar o empeorar la condición.

En muchos casos puede presentarse por sí sola, sin ningún precedente.

Suele ser más frecuente en las mujeres (las afecta en un 80% a un 90% de los casos) y -por lo general- se manifiesta en edad adulta, aunque -ojo- también los niños la padecen.

Se diagnostica con frecuencia en personas que ya padecen otras condiciones como la artritis reumatoide, el lupus (eritematoso sistémico) o la espondilitis anquilosante (artritis espinal), así como en las que tienen algún familiar que la haya padecido.

Los síntomas que la caracterizan son, al menos, cinco:

– Puntos hipersensibles en el cuerpo, casi siempre en zonas como el cuello, los hombros, la espalda, las caderas, los brazos y las piernas.  Basta un toque ligero o una presión leve para que les cause dolor.

– El dolor va acompañado de dificultad para dormir, rigidez del cuerpo al levantarse y sensación de hormigueo o adormecimiento en las manos y los pies.

– También se presentan dolores de cabeza, períodos menstruales dolorosos y dificultad para concentrarse y con la memoria (algunos llaman a estos lapsos “fibroneblina”).

– Otro síntoma característico es el cansancio continuo, especialmente al levantarse a pesar de haber dormido bien.

– A ello se suma ansiedad, depresión y trastornos en el tracto digestivo.

El Colegio Americano de Reumatología estableció como criterios para el diagnóstico de la fibromialgia el haber tenido al menos tres meses de dolor de origen inexplicable y generalizado en todo el cuerpo, y por lo menos 11 a 18 puntos sensibles en lugares específicos del cuerpo.

El tratamiento debe estar a cargo de un reumatólogo, pero un médico de cabecera o un médico internista (que es un médico que pasa tres años especializándose en adultos una vez que ha completado la facultad de medicina) también pueden hacerse cargo del paciente si están familiarizados con el trastorno y con los tratamientos más efectivos.

Los tratamientos consisten en una combinación de medicamentos para aliviar los síntomas: analgésicos para el dolor (acetaminofén o Tylenol), medicamentos anti inflamatorios no esteroides (Advil, Motrin) o aspirina; antidepresivos y algunos medicamentos que se utilizan contra la epilepsia, como el Lyrica, que son efectivos para combatir el dolor en las terminaciones nerviosas en las extremidades.

Además de los medicamentos, se recomienda la terapia física y realizar ejercicios de estiramiento y de relajación como el yoga o Pilates. Una alimentación sana y balanceada y el descanso adecuado contribuyen a aliviar los síntomas.

Los expertos subrayan que si se padece de algunosa de estas molestias, consultar rápidamente a un medico. Sufrir en silencio, achacar los síntomas a otros motivos y resignarse al dolor es absolutamente incorrecto.

Aunque no se puede curar, existe tratamiento para la fibromialgia. El primer paso es consultar al médico sin perder ni un minuto más.

http://lifestyle.americaeconomia.com/articulos/el-complejo-cuadro-de-la-fibromialgia-la-enfermedad-dificil-de-diagnosticar

Controle su dolor. (Fibromialgia, Artritis, otros)


douleur_sn635

Un amplio artículo muy bien trabajado por Arthritis Foundation, que es nuestra fuente a publicar. Merece estar a la mano de todo enfermo crónico, más de quienes sufrimos de fibromialgia y artritis a quien va dirigido.

Publ. por Anilein, Lima Peru     Afibro.org    10.feb.2016

                                                      Controle su dolor

Origen del dolor y consejos para manejarlo 

Aprenda a controlar el dolor

Lidiar con el dolor puede ser el aspecto más difícil de tener artritis o una enfermedad relacionada. Sin embargo, puede llegar a controlar el dolor y limitar el efecto de éste sobre su vida. Saber qué tipo de artritis o enfermedad presenta LE AYUDARÁ A DETERMINAR EL MEJOR TIPO DE TRATAMIENTO A SEGUIR. El primer paso, previo al aprendizaje de técnicas para controlar el dolor, es entender algunos conceptos importantes sobre el mismo.

No todo dolor es igual

De la misma manera que existen diferentes tipos de artritis, también existen distintos tipos de dolor. Incluso su propio dolor puede variar de un día a otro. CADA INDIVIDUO PRECISA UN PLAN PERSONAL PARA CONTROLAR EL DOLOR.  Aquello que le funciona a uno puede no servirle a otro. Es posible que deba probar varios tratamientos antes de encontrar el adecuado para usted.

El propósito del dolor

El dolor es el sistema de alarma del cuerpo que le advierte que algo anda mal. Cuando el cuerpo se lesiona o se encuentra combatiendo enfermedades como la artritis, los nervios del área afectada liberan señales químicas. A su vez, otros nervios envían estas señales al cerebro, donde son interpretadas como dolor. A menudo, el dolor indica que debe actuar. Por ejemplo, si toca una estufa caliente, las señales de dolor que emite su cerebro hacen que retire la mano. Este tipo de dolor le ayuda a protegerse. El dolor crónico y persistente como el que acompaña a la artritis o a enfermedades afines como la FIBROMIALGIA, es distinto. Si bien este dolor le informa que algo anda mal,  no siempre es tan fácil aliviarlo. No obstante, controlarlo, es esencial para mejorar su calidad de vida.

Tipos de dolor

El dolor agudo indica que debe actuar. Usualmente dura poco, desde segundos a semanas. Este dolor es limitado y generalmente se alivia con medicamentos.

El dolor crónico perdura más tiempo, como el que acompaña a la artritis o a la FIBROMIALGIA. No es tan fácil de aliviar  y paradójicamente, controlar la enfermedad no siempre ayuda. Algunos doctores creen que con el tiempo, el dolor crónico se vuelve una enfermedad en sí, haciéndola más complicada y difícil de tratar. Manejar este tipo de dolor es esencial para mejorar su calidad de vida.

Causas del dolor

El dolor de la artritis o enfermedades afines es originado por varios factores, tales como:

• Inflamación, que causa enrojecimiento e hinchazón en las articulaciones.

• Lesión de los tejidos articulares, que se produce a medida que se desarrolla la enfermedad, o debido a la tensión, daño o presión sobre las articulaciones.

Además de los cambios físicos, LAS FLUCTUACIONES EMOCIONALES Y LA FATIGA  pueden aumentar el dolor. Cada persona reacciona de manera diferente al dolor y su reacción puede depender del grado de sensibilidad de su cuerpo. Si se siente deprimido o estresado porque su capacidad de movimiento está limitada o porque ya no puede efectuar alguna actividad que le gusta, es probable que perciba el dolor PEOR de lo que es en realidad. Puede quedar atrapado en un ciclo de dolor interminable, pérdida o limitación de sus capacidades físicas, estrés y depresión, dificultando el proceso para controlar el dolor y la artritis en general. Sin embargo, existen técnicas que puede seguir para disminuir el dolor.

Factores que empeoran el dolor:

 

  • Aumento en la actividad en la enfermedad
  • Problemas emocionales o físicos
  • Concentrarse en el dolor
  • Fatiga o falta de sueño
  • Ansiedad
  • Depresión

Cómo el cuerpo controla el dolor

 

Resultado de imagen para meditar

Las señales de dolor viajan a través de un sistema de nervios localizados en las extremidades, médula espinal y cerebro. Cuando siente dolor, su organismo trata de detener su avance al producir sustancias químicas que le ayudan a bloquear esas señales de dolor que viajan a través de los nervios. Diversos factores, tales como sus propios pensamientos y emociones, hacen que el cuerpo produzca sustancias que tratan de eliminar el dolor, como las llamadas endorfinas. Por ejemplo, un padre de familia que se ha lesionado en un accidente de tránsito, tal vez no sienta el dolor provocado por una fractura de brazo debido a que se encuentra muy preocupado por el bienestar de sus hijos. Esta preocupación genera la liberación natural de endorfinas, mismas que interfieren con la señal de dolor e impiden que el padre se dé cuenta de su propio dolor.

FACTORES QUE INFLUYEN EN EL DESARROLLO DEL DOLOR 

¿Qué puede empeorar su dolor?

Resultado de imagen para ANSIEDAD

  • Aumento de la actividad en la enfermedad
  • Problemas emocionales o físicos
  • Concentrarse en el dolor
  • Fatiga
  • Ansiedad
  • Depresión

 

¿Qué puede hacer para bloquear las señales de dolor?

 

  • ACTITUD POSITIVA  y pensamientos placenteros
  • Rutina adecuada de ejercicios

Usted puede aprender a controlar su dolor al tomarlo como una señal que debe cambiar mediante acciones positivas.  SU MENTE  juega un papel importante en la forma en que percibe el dolor y responde a la enfermedad. Utilice los siguientes consejos para crear una sensación de control personal por medio de la adaptación de sus pensamientos y acciones.

 

Cambie su actitud hacia el dolorResultado de imagen para ACTITUD POSITIVA

Tome las Riendas

Resultado de imagen para HACER UN PLAN

Su mente juega un papel importante en la forma en que percibe el dolor y responde a la enfermedad. Utilice los siguientes consejos para crear una sensación de control personal por medio de la adaptación de sus pensamientos y acciones.

Mantenga una actitud positiva. La artritis podría limitar algunas de las actividades que realiza, pero no tiene por qué controlar su vida. Una manera de reducir el dolor es centrar su vida en torno al bienestar y no en torno al dolor o a la enfermedad. Esto implica mantener pensamientos positivos, tener sentido del humor, seguir una dieta balanceada, hacer ejercicio regularmente, rodearse de personas positivas y disfrutar de actividades con sus amigos y familia. También implica seguir su plan terapéutico, tomar los fármacos adecuadamente y practicar técnicas de relajación.

No se concentre en el dolor. ¿Con qué frecuencia piensa en el dolor? El tiempo que dedica a pensar en el dolor está directamente relacionado con la incomodidad que siente. Los individuos que están inmersos en el dolor tienden a sentirlo con más intensidad que aquellos que no lo están.

Cambie de enfoque. Una manera de alejar su mente del dolor es centrarse en alguna otra cosa, como en una actividad agradable. Cuanto más se enfoque en algo externo a su cuerpo, como por ejemplo un pasatiempo u otra actividad, menos se preocupará de su molestia física.

Vea el dolor de forma distinta. Piense en el dolor como en un mensaje del cuerpo para hacer algo distinto. Por ejemplo, si el dolor empeora después de permanecer sentado por un periodo de tiempo, su cuerpo podría estarle diciendo que debe levantarse y moverse un poco.

Háblese de manera favorable. Lo que nos decimos a nosotros mismos a menudo determina lo que hacemos y la forma en que enfrentamos la vida, este proceso se llama “autodiscurso”. Por ejemplo, usted puede volver a su casa del trabajo y pensar, “Hoy no quiero hacer ejercicio. Hace mal tiempo y no tengo con quien caminar, y además, ya hice ejercicio dos veces esta semana”. O quizás, pueda enfocar la situación desde una perspectiva positiva y pensar, “Hoy no tengo ganas de hacer ejercicio, pero sé que después, me voy a sentir mejor y me voy a quedar dormido más fácilmente”. Los mensajes negativos pueden dar origen a un dolor más intenso, mientras que los mensajes positivos pueden distraerlo y disminuir el dolor. Practique convertir las afirmaciones negativas en positivas. Cambiar un autodiscurso negativo por uno positivo es todo un desafío. Para lograr este cambio, le recomendamos que siga estos tres pasos:

1. Haga una lista de los pensamientos negativos en los que se enfoca en su autodiscurso.

2. Cambie cada pensamiento negativo por uno positivo. Por ejemplo, “Estoy cansado y no tengo ganas de ir al grupo de apoyo, pero si no voy puedo perderme algunas recomendaciones útiles como las que aprendí el mes pasado. Siempre puedo irme de la reunión un poquito antes.”

3. Dígase pensamientos positivos. Al principio puede resultarle difícil, pero rápidamente descubrirá el impacto positivo que estos pensamientos pueden tener.

Estos dos ejemplos ilustran el enfoque del autodiscurso y cada uno puede afectar el modo en que percibe el dolor. Los mensajes negativos pueden conducirle a sentir más dolor, mientras que los mensajes positivos le pueden ayudar a distraerse.

Cambie sus hábitos.Es fácil caer en el hábito de tomar más medicamentos o de mantener comportamientos insalubres, tal como beber alcohol, para escapar del dolor. El cambio de hábitos para lidiar con el dolor le ayudará a sentirse mejor. Un modo de efectuar este  cambio es haciendo algo positivo para sustituir un mal hábito. Refuerce su cambio de conducta gratificándose cada vez que haga algo positivo; quizás pasando algún tiempo extra en alguna actividad relajante o tomándose 10 minutos adicionales para leer el diario de la mañana. Hable de estos hábitos con su doctor, enfermera o profesional médico especializado en el control del dolor. Pida información sobre otras técnicas para el manejo del dolor.

Desarrolle un plan de control del dolor. Elabore un listado de sus propios métodos para controlar el dolor, para ayudarse a descubrir aquellos que le funcionen mejor. Colabore con su equipo de atención médica para crear su plan, basado en la guía que proporcionamos a continuación.

PLAN DE CONTROL DEL DOLOR

Pegue su plan donde pueda verlo para acordarse de usarlo a menudo.

Información para el plan de control del dolor:

• Medicamentos: Tipo de medicamentos que tomo, cuándo los tomo, qué cantidad tomo.

• Ejercicio: Tipo de ejercicios que hago, cuándo los hago y con qué frecuencia.

• Reposo: Cuándo reposaré completamente, cuándo reposaré ciertas articulaciones específicas y cuándo utilizaré mis tablillas / férulas.

• Tratamiento con calor, frío y/o masajes: Cuál haré y cuándo lo haré.

• Relajación: Formas de relajación que practico y frecuencia con que las practico.

• Otros hábitos de salud: Algunos hábitos saludables que mantengo.

• Preguntas para el personal médico.

• Recursos y servicios con los que puedo contar para mi asistencia:

  • Mi oficina local de la Arthritis Foundation: http://www.arthritis.org/espanol
  • Mi doctor: nombre, dirección y teléfono.
  • Mi fisioterapeuta y/o terapeuta ocupacional: nombre, dirección y teléfono.
  • Farmacéutico, nombre, dirección y teléfono.
  • Otros miembros de mi equipo de salud.
  • Otros recursos que pueden ayudarme.

¿Qué tal maneja el dolor?

Resultado de imagen para DEMASIADOS MEDICAMENTOS NO

Es fácil caer en el hábito de tomar más medicamentos o mantener comportamientos insalubres, como beber alcohol, para escapar del dolor. Si responde que “sí” a cualquiera de las preguntas siguientes, debería pensar en nuevas maneras de controlar su dolor:

  • ¿Termina los frascos de medicamentos más rápidamente de lo habitual?
  • ¿Pasa mucho tiempo en cama, aparte del tiempo habitual para dormir?
  • ¿Cancela planes hechos con anterioridad, a última hora, debido al dolor?
  • ¿Bebe alcohol para aliviar su dolor?
  • ¿Habla sobre el dolor o la artritis durante gran parte del tiempo?

Tratamientos para el dolor 

Existen numerosos tipos de medicamentos que pueden ayudarle a controlar el dolor que produce la artritis. Su médico le puede recomendar algunos de estos fármacos según su tipo de artritis, la intensidad de su dolor y otros factores. Para obtener una información más detallada sobre medicamentos específicos, solicite un copia gratuita de “Arthritis Today’s Drug Guide”, llamando al número 1-800-283-7800 con menú en español, o visite la página de Internet http://www.arthritis.org/espanol.

Medicamentos

Resultado de imagen para MEDICAMENTOS

Los analgésicos son medicamentos que ayudan a aliviar el dolor. Algunas de estas medicinas también podrían reducir la inflamación. El acetaminofeno (Anacin, Excedrin y Tylenol) es un ejemplo de un analgésico que brinda alivio temporal al dolor común de la artritis, pero no disminuye la hinchazón o la inflamación. Se obtiene sin receta médica y un gran número de médicos considera el acetaminofeno como el tratamiento inicial de elección para el dolor generado por una osteoartritis leve o moderada, que es la forma más común de artritis en dosis no mayores a 4,000 mg diarios.

Los opioides y otros analgésicos fuertes tradicionalmente se recetan para aliviar el dolor intenso y a corto plazo. Pero algunos doctores consideran que un control cuidadoso con este tipo de fármacos puede resultar eficaz al tratar el dolor crónico. Los opioides como la morfina y la codeína, reducen el dolor al bloquear las señales que se trasmiten al cerebro. Estos fármacos pueden producir mareos, estreñimiento y crear adicción, por lo que se prescriben bajo estricta supervisión médica.

Los medicamentos anti-inflamatorios no esteroides (AINE) ayudan a reducir la rigidez y la hinchazón, al mismo tiempo que podrían disminuir el dolor articular. Los AINE inhiben la producción de prostaglandinas, que son sustancias químicas del organismo que provocan inflamación y en consecuencia, la aparición de mensajes de dolor enviados al cerebro. Ejemplos de AINE son la aspirina,el ibuprofeno y el naproxeno. Algunos productos contienen dos ingredientes para el dolor, como elExcedrin, que tiene un analgésico y un AINE.

Los AINE están disponibles tanto como medicamentos de venta libre como por receta médica. Por vía oral pueden causar efectos secundarios como indigestión, úlceras, posibles hemorragias gastrointestinales, hipertensión, infarto cardiaco y derrame cerebral. Una nueva clase de AINE’, denominada inhibidor  COX-2, aunque con los mismos riesgos, podría ser más suave al estómago. Consulte con su médico para determinar cuál medicamento es el más indicado para usted, según su historia clínica.

Precauciones

Los analgésicos opioides son la categoría de medicamentos más comúnmente prescrita en el país. También son unos de los más peligrosos. Una tendencia a desarrollar tolerancia al medicamento puede resultar en la ingesta de dosis mayores para conseguir el mismo efecto, y de ahí una sobredosis accidental. También es bien sabido el riesgo de farmacodependencia. Existen estudios que asocian el uso de analgésicos opioides a un mayor riesgo de caídas y fracturas entre los consumidores de más de 65 años.

Además pueden causar una reducción de la presión sanguínea que resulta en mareos al estar de pie. Sus efectos en el sistema nervioso central también pueden provocar mareos y desequilibrio. Por lo tanto, los doctores sugieren que no deben de usarse como tratamiento inicial de elección en las personas de la tercera edad.

Los corticosteroides, como la cortisona, son medicamentos relacionados con una hormona natural del organismo denominada cortisol. Los científicos han desarrollado formas sintéticas de cortisol que se pueden tomar en forma de píldora o como inyección directamente en las articulaciones u otros tejidos. Estos fármacos ayudan a aliviar el dolor al bajar la inflamación del área afectada. La administración de inyecciones de corticosteroides debe vigilarse cuidadosamente, ya que su uso excesivo podría producir efectos adversos. Usualmente, las inyecciones articulares no se deben administrar con más frecuencia que cada tres meses, para evitar complicaciones. Su doctor supervisará los posibles efectos secundarios mientras se encuentre bajo tratamiento oral o inyectable de corticosteroides.

Los fármacos antirreumáticos modificadores de la enfermedad (FARME) a menudo se utilizan para tratar enfermedades autoinmunes como la artritis reumatoide (no así para la osteoartritis). Estos medicamentos actúan suprimiendo el sistema inmunológico, retrasando la destrucción de la articulación y el avance de la enfermedad. Los FARME ayudan a reducir el dolor al controlar la inflamación, pero pueden requerir varias semanas o meses antes de que empiecen a surtir efecto. Entre ellos están el metotrexato, la hidroxicloroquina, la sulfasalazina y la leflunomida.

Los modificadores de la respuesta biológica, también llamados medicamentos biológicos, son una subcategoría de los FARME. Estos medicamentos reducen la actividad de la enfermedad, ayudan a disminuir el dolor al reducir la inflamación y limitan el deterioro de las articulaciones. Además, actúan más rápidamente que los FARME. Los siguientes medicamentos modificadores de la respuesta biológica han sido aprobados por la FDA, (Food and Drug Administration), para el tratamiento de la artritis reumatoide: el etanercept (Enbrel), el infliximab (Remicade), la anakinra (Kineret),  el adalimumab (Humira), el abatacept (Orencia), el rituximab (Rituxan), el certolizumab pegol (Cimzia), tocilizumab (Actemra) y el último agente biológico que ha sido aprobado por la FDA es elgolimumab (Simponi). Estos medicamentos ayudan a disminuir el dolor al reducir la inflamación, mientras limitan el deterioro de las articulaciones, acciones similares a las de los FARME’s. Sin embargo, existe mayor riesgo de contraer infecciones mientras se utilice esta clase de medicamentos.

Los antidepresivos podrían ayudarle para aliviar la depresión que a menudo se asocia con la presencia de dolor crónico. Algunos medicamentos antidepresivos también producen efectos analgésicos. Una clase de antidepresivos son los medicamentos tricíclicos, como la amitriptilina (Elavil, Endep) y la notriptilina (Pamelor), que se recetan a menudo para el tratamiento del dolor crónico ocasionado por la fibromialgia.  La duloxetina (Cymbalta) y el milnacipran (Savella) contienen propiedades antidepresivas y analgésicas. La función de estos fármacos es la de alterar las sustancias químicas en el cerebro y en la médula espinal. Estos compuestos químicos se encuentran relacionados con los problemas del sueño y con la sensibilidad al dolor. La habilidad de estos medicamentos para mejorar la calidad del sueño podría también ayudarle a reducir el dolor. La duloxetina está aprobada por la FDA para el tratamiento del dolor crónico de la osteoartritis y el lumbago.

Otros tipos de antidepresivos tales como los inhibidores selectivos de serotonina, incluidos la fluoxetina (Prozac), la paroxetina (Paxil) y la sertralina (Zoloft), se utilizan, en ciertas ocasiones, para ayudar a personas con artritis a romper el ciclo de dolor y depresión. Igualmente, pueden mejorar el estado de ánimo y la respuesta emocional hacia el dolor.

Los calmantes para el dolor de uso externo (tópicos) pueden temporalmente aliviar el dolor de la artritis. Estas cremas, ungüentos y atomizadores se aplican directamente en la piel sobre el músculo o la articulación afectada. Algunos calmantes tópicos pueden contener combinaciones de salicilatos, irritantes de la piel y anestésicos locales que alivian el dolor en un área específica.

Los salicilatos disminuyen la capacidad de las terminales nerviosas de la piel para sentir dolor. Los irritantes estimulan las terminales nerviosas de la piel causando sensaciones de frío, calor o picazón, que distraen la atención del dolor real.

Otras cremas de uso externo, de venta libre, contienen capsaicina, que es el ingrediente químico que hace que el ají o chile tenga un sabor “picante”, pueden utilizarse ya sea por sí solas o junto con otros medicamentos para el alivio temporal del dolor. Cuando se aplica debidamente en la articulación afectada con artritis, este medicamento suele comenzar a actuar en una o dos semanas a partir de la primera aplicación. Actúa disminuyendo una sustancia presente en los nervios que envía señales de dolor al cerebro. Algunas personas al principio pueden sentir una sensación de ardor donde se aplica la capsaicina, pero esta suele desaparecer tras varias aplicaciones.

También hay dos AINE tópicos de prescripción, aprobados para el tratamiento de la OA: el gel Voltareny la solución tópica Pennsaid.

Los relajantes musculares, tales como la ciclobenzaprina (Flexeril) o el carisoprodol (Soma), ayudan a reducir el dolor al disminuir la presencia de espasmos musculares, que en algunos casos provocan las señales de dolor. Sin embargo, estos medicamentos pueden usarse únicamente por un periodo de tiempo corto. Un efecto secundario común es que provocan mucho sueño.

Los bloqueadores nerviosos son inyecciones que contienen fármacos anestésicos (similares a los que usan los dentistas) que se inyectan directamente en los nervios del área adolorida. También ayudan a aliviar el dolor de un nervio, tendón, ligamento o músculo. Los bloqueadores nerviosos no son tan eficaces para un tratamiento de dolor a largo plazo debido a que actúan sólo por un tiempo limitado. Además pueden causar debilidad temporal de los músculos.

Los anticonvulsivos, tales como la gabapentina (Neurontina), son medicamentos que han sido usados para el control y tratamiento de convulsiones, sin embargo, se ha descubierto que pueden ser beneficiosos en el tratamiento de ciertos tipos de dolor, especialmente aquel causado por distrofia de los nervios. La pregabalina (Lyrica), que también ha sido empleada para el tratamiento de convulsiones y de dolor de los nervios asociado con herpes (culebrilla) y con diabetes, fue aprobada por la FDA, para el tratamiento de la fibromialgia. Otros ejemplos son la carbamazepina, la fenitoína, el valproato y el clonazepam.

Puede controlar el dolor al inhibir las señales que lo causan

Consejos para usar los medicamentos de forma segura:

  • Tome sus medicinas exactamente como su doctor le instruya.
  • No pare de tomar su medicina, a menos que el doctor se lo recomiende. Tal vez necesite un ajuste en la dosis del medicamento, que su doctor le recete otra medicina o una combinación de varios fármacos.
  • Recuerde que ciertos medicamentos pueden tardarse en surtir efecto.

 

Puede controlar el dolor inhibiendo las señales que lo causan

Hable sobre los posibles beneficios o riesgos de los medicamentos y mantenga una buena comunicación con su médico mientras esté bajo tratamiento para determinar qué tal le sientan. Avise a su doctor de cualquier efecto adverso que presente.

Cuándo considerar una cirugía

La mayoría de las personas con artritis nunca requerirán cirugía articular. Cuando otros métodos terapéuticos no disminuyan el dolor o cuando tenga una dificultad de movimiento importante, podrá ser necesaria la operación. Los tipos de cirugía para la artritis incluyen:

• Artroscopía, es una intervención quirúrgica que permite que el cirujano vea y repare el interior de su articulación a través de una apertura pequeña en la piel.

• Sinovectomía, proceso en el que el revestimiento dañado de la articulación (sinovio) es extirpado para ayudar a aliviar el dolor y la hinchazón.

• Reemplazo de una articulación, es un procedimiento en el que una articulación destruida es reemplazada por una articulación artificial. Generalmente, este procedimiento alivia el dolor y permite restaurar cierto movimiento y función articular.

• Fusión articular o artrodesis, es un proceso que fusiona las articulaciones afectadas, unas con otras, permanentemente. Podría ayudar a aliviar dolor crónico de ciertas articulaciones, como las muñecas, cuando el entablillado no es suficiente.

Tratamientos no farmacológicos

Algunas de las siguientes técnicas se utilizan para el tratamiento del dolor muscular causado por la fibromialgia o dolor de espalda. Generalmente, estos tratamientos no son necesarios para el tratamiento de la inflamación articular.

Terapia de frío y calor

 

El empleo de tratamientos con frío y calor puede reducir el dolor y la rigidez de la artritis. Las compresas frías entumecen el área dolorosa y reducen la inflamación y la hinchazón. Son especialmente buenas para el dolor articular causado por un episodio agudo. El calor relaja los músculos y estimula la circulación sanguínea. Puede utilizar calor seco, como paquetes calientes, mantas o cobijas térmicas, lámparas de calor, o puede usar calor húmedo, como baños o duchas calientes, paños húmedos calientes o cera de parafina para las manos.

Antes de intentar uno u otro tratamiento, asegúrese de que su piel esté seca y de que no tenga cortes ni heridas; lávela para remover cualquier calmante tópico para evitar una quemadura. Si tiene una lesión visible en la piel, no utilice calor o frío, especialmente baños de parafina. Emplee una toalla para protegerse de alguna lesión cuando esté tratando una articulación en la que el hueso se encuentre cerca de la piel.

Luego de utilizar calor o frío, seque el área cuidadosamente y observe si la piel se torna rojo-púrpura o presenta urticaria, que puede implicar que el tratamiento fue demasiado fuerte. También observe el área en busca de alguna protuberancia o decoloración. Mueva la articulación suavemente para reducir la rigidez. Permita que su piel retome su temperatura y color normales antes de repetir la operación.

COMO UTILIZAR EL FRÍO Y EL CALOR

  • Utilice frío o calor sólo por 15 a 20 minutos a la vez, a menos que su médico le haya aconsejado lo contrario. Evite usar tratamientos que sean extremadamente fríos o calientes.
  • Coloque el paquete o manta caliente, paquete frío o bolsa de hielo sobre el área afectada. Utilice temperaturas medias sobre la piel de un niño, pues ésta es más sensible que la piel de un adulto.
  • Siempre ponga una toalla entre su piel y el material frío o caliente.
  • No aplique cremas o ungüentos en su piel mientras use frío o calor.
  • En caso de utilizar una manta eléctrica, recuerde apagarla antes de irse a dormir para prevenir quemaduras.
  • Emplee una cobija o colchón eléctrico. Suba la temperatura antes de levantarse para ayudarle a aliviar la rigidez matutina.
  • Utilice una botella llena de agua caliente, envuelta en una toalla, para mantener tibios sus pies, espalda y manos.
  • Consulte con su médico o fisioterapeuta antes de utilizar paquetes fríos si su circulación sanguínea es deficiente, tiene vasculitis o la enfermedad de Raynaud.
  • Siga los consejos de su personal médico cuando utilice frío o calor.

Masajes

Resultado de imagen para MASAJES

Los masajes brindan calor y relajación al área dolorosa. Puede masajear sus propios músculos o solicitarle a su médico que le recomiende un masajista profesional.

Tenga en cuenta estos consejos cuando se haga masajes:

• Si usted se hace los masajes, interrumpa si siente algún dolor.

• No dé masaje una articulación que esté muy hinchada o adolorida.

• Cuando usted se dé un masaje, utilice una loción o aceite para que sus manos resbalen sobre la piel.

• Si emplea los servicios de un masajista profesional, asegúrese de que éste tenga experiencia en masajes para personas con artritis.

Alivio del dolor muscular

Resultado de imagen para ALIVIO DOLOR MUSCULAR

Algunas de las siguientes técnicas se utilizan para tratar el dolor muscular de la fibromialgia,  para el dolor crónico nervioso y el dolor de espalda crónico. Normalmente no se emplean para la inflamación articular.

 

Retroalimentación biológica (bioretroalimentación), emplea equipos electrónicos sensibles para ayudarle a poner más atención a las reacciones del cuerpo respecto al dolor y al estrés. El equipo monitorea el ritmo cardiaco, la presión arterial, la temperatura de la piel y la tensión muscular, permitiéndole ajustar sus reacciones.

La retroalimentación biológica le sirve para aprender cómo se siente su cuerpo cuando está tensionado o relajado. Si practica la relajación al mismo tiempo que la retroalimentación biológica, podría aprender a controlar algunas respuestas de su cuerpo frente al dolor.

 Estimulación nerviosa eléctrica transcutánea (ENET), este tratamiento involucra el uso de un aparato pequeño que envía impulsos eléctricos de baja intensidad hacia los nervios en el área adolorida. Algunos tipos de ENET se basan en inhibir los impulsos de dolor a mediante la estimulación de nervios grandes. Otros tipos de ENET provocan que el cuerpo secrete endorfinas (substancias químicas que actúan como moduladoras del dolor). El nivel de alivio del dolor varía ampliamente de una persona a otra.

Durante el tratamiento ENET, los electrodos adheridos a la piel que rodea las aéreas que presentan dolor se encuentran conectados, por medio de un cable, a un estimulador operado por baterías. La estimulación no causa dolor, pero podría dar cosquilleo. Usualmente se siente como una vibración o como una serie de golpecitos suaves. Consulte con su doctor o fisioterapeuta sobre los posibles beneficios de ENET en su caso.

Resultado de imagen para ACUPUNTURA

Acupuntura, es una antigua práctica china que consiste en la inserción de agujas pequeñas y delgadas en la piel en puntos específicos del cuerpo. Las agujas podrían estimular las terminaciones nerviosas para interferir con la señal que produce el dolor. Este procedimiento es generalmente seguro y presenta muy pocos efectos secundarios. La acupuntura podría reducir el dolor de mediana magnitud en ciertos individuos. Dialogue con su médico acerca de este método de alivio del dolor y cómo podría localizar a un profesional acreditado de acupuntura.

 

Ultrasonido, utiliza ondas de sonido de energía alta, que brindan alivio a las articulaciones y a los músculos que presentan dolor. Un terapeuta ocupacional o fisioterapeuta podría llevar a cabo esta técnica.

Controle el dolor modificando su estilo de vida

El hacer cambios a su rutina diaria también puede ayudarle a tomar las riendas del dolor. He aquí algunas ideas comprobadas.

Proteja su cuerpo

Resultado de imagen para POSTURA CORPORAl,

Utilizar las articulaciones de manera prudente implica realizar tareas diarias de manera tal que se reduzca la tensión sobre las articulaciones adoloridas. También conlleva el aprender a medir su propio ritmo. Las siguientes pautas le ayudarán a usar sus articulaciones de manera prudente y a ahorrar energía.

• Emplee métodos adecuados para moverse. Sepa cómo al flexionarse, levantar objetos, estirarse, sentarse y ponerse de pie apropiadamente.

• Evite las actividades que puedan lesionar las articulaciones. Utilice dispositivos de autoayuda, tales como abridores de frascos, extensores de alcance o suéteres con cierres o cremalleras fáciles de usar a fin de ejercer menos tensión sobre las articulaciones afectadas. Su doctor o terapeuta podrían recomendarle que utilice dispositivos ortopédicos como los bastones, o inmovilizar las articulaciones al entablillarlas para mejorar su funcionamiento, disminuir el dolor y brindarle comodidad.

• Utilice las articulaciones y músculos de mayor tamaño y fortaleza. Cuando levante o cargue objetos, use ambos brazos para evitar ejercer demasiada tensión sobre una articulación o un área del cuerpo.

• Evite mantenerse en una misma posición por un período de tiempo prolongado. Muévase o cambie de posición a menudo. Mantener las articulaciones en la misma posición puede causar rigidez y dolor.

• Mantenga un equilibrio entre la actividad y el reposo. Aprenda a comprender las señales que su cuerpo le envía, que le informan que está cansándose. Tómese un descanso cuando lo necesite. Incluso aunque se sienta bien lleve a cabo un programa alternando la actividad con el reposo.

• Respete el dolor. Siga la “Regla de las dos horas del dolor”. Esta regla indica que si tiene dolor originado por la artritis, en oposición al dolor muscular debido al ejercicio, que dure dos horas o más después de haber terminado sus ejercicios, significa QUE SE HA EXCEDIDO . La próxima vez disminuya la cantidad de ejercicios o hágalos con menor esfuerzo, pero no suspenda sus ejercicios. El no ejercitarse puede hacer que su artritis empeore, lo que le causará más dolor.

• Simplifique su trabajo. Planee con anticipación, organícese y tome atajos. Emplee artefactos que le auxilien a realizar sus labores al demandar menor energía y ejercer menos presión en las articulaciones.

• Pida ayuda cuando la necesite. Su familia y amigos preferirían prestarle ayuda a verle cansado o enfermo por excederse.

 

Haga ejercicio con regularidad

 

El hacer ejercicio regularmente puede ser muy efectivo en el control de su dolor. A través del ejercicio mejorará su salud, su estado físico, y los síntomas de la artritis. El ejercicio también puede ayudarle a:

• Mantener las articulaciones en movimiento.

• Conservar fuertes los músculos que rodean las articulaciones.

• Mantener los huesos fuertes y sanos.

• Simplificar las actividades diarias.

• Mejorar su estado físico y salud en general, incluyendo el aumento de la energía, el mejoramiento del sueño, el control de peso, el fortalecimiento del corazón, el aumento de la autoestima y de la sensación de bienestar.

¿Cuáles ejercicios son los mejores?

Resultado de imagen para natacion

Haga una variedad de actividades aeróbicas (cardiovasculares), de fortalecimiento muscular y de flexibilidad en el curso de una semana.

El fisioterapeuta, el terapeuta ocupacional o el médico pueden recomendarle un programa de ejercicios adecuado para usted y explicarle sobre la protección de las articulaciones.

La actividad aeróbica abarca ejercicios acuáticos, caminatas o ciclismo en terreno plano o en una bicicleta estacionaria. Estos ejercicios son beneficiosos porque le ayudan a fortalecer el corazón, harán que los pulmones funcionen de manera más efectiva sin que se fatigue con rapidez, así como también pueden ayudarle a controlar el peso y a mejorar su sentido general de bienestar. Trate de conseguir hacer 30 minutos de actividad aeróbica cinco días a la semana. Si no puede hacerlos de corrido, inténtelo en segmentos de 10 minutos a lo largo del día. Luego hágalos en dos sesiones de 15 minutos.

Los ejercicios de fortalecimento pueden emplear peso ligero, bandas de resistencia o tubos y ejercicios acuáticos o Pilates. Trate de integrar este tipo de ejercicio en su rutina semanal para que abarque a los músculos principales dos veces por semana. Hágalos despacio, con movimientos controlados, concentrándose en mantener una posición adecuada.

Resultado de imagen para yoga, taichi

Los ejercicios de flexibilidad y equilibrio incluyen actividades como el yoga y el tai-chi, caminar en reversa o pararse en un pie (para practicar el equilibrio).  Trate de flexionarse suavemente a diario, añadiéndolos a su rutina. Haga estos ejercicios cuando los músculos estén calientes, para reducir el riesgo de lesiones. Los ejercicios para el equilibrio reducen el peligro a caídas.

La Arthritis Foundation ofrece programas de ejercicios acuáticos en agua temperada en varios lugares. La fundación también tiene DVD con instrucciones para sus rutinas de ejercicios. Para mayor información, comuníquese al número telefónico 1(800)283-7800, con menú en español.

CONSEJOS PARA SU RUTINA DE EJERCICIOS

  • Empiece con pocos ejercicios y, paulatinamente, aumente la frecuencia y la intensidad.
  • “Escuche” a su cuerpo. Si los ejercicios le causan mucho dolor, debe suspenderlos. Dialogue con su doctor o proveedor de cuidados médicos sobre cómo detectar la diferencia entre la molestia normal producida por los ejercicios y el dolor relacionado con el exceso de los mismos.
  • Si tiene una recaída (cuando los síntomas de la enfermedad aparecen nuevamente o cuando empeoran), simplemente haga ejercicios de amplitud de movimiento leves.
  • Averigüe en su oficina local de la Arthritis Foundation, sobre los programas de ejercicios supervisados, tanto acuáticos como terrestres. Muchas personas sienten que hacer ejercicios en grupo es más divertido que a solas.

Duerma lo suficiente

Resultado de imagen para dormir bien

El sueño repone la energía de manera tal que le permite controlar mejor el dolor. También descansa las articulaciones reduciendo el dolor y la hinchazón. Únicamente usted sabe cuánto tiempo su cuerpo necesita dormir para reponer energías, así que acostúmbrese a escuchar a su organismo. La mayoría de personas requieren dormir de 7 a 9 horas por noche. Si se siente cansado y adolorido luego de almorzar, si es posible, tome una pequeña siesta (de 15 a 20 minutos), quizá le ayude a restaurar su energía y su ánimo. Si presenta problemas para dormir por la noche, trate de relajarse durante la tarde en vez de dormir una siesta.

Cómo dormir mejor

  • Haga ejercicio moderado regularmente.
  • Evite hacer ejercicio justo antes de irse a dormir.
  • Omita el alcohol y la cafeína, especialmente al final del día.
  • Establezca un horario para dormir. Es fundamental que se levante siempre a la misma hora todos los días, aun los fines de semana.
  • Tómese un baño tibio antes de acostarse.
  • Escuche música relajante.
  • Dedique un tiempo para estar solo, en paz antes de irse a la cama.
  • Lea por placer. Evite información técnica, literatura relacionada al trabajo, novelas de terror u otros materiales que impidan que su mente se relaje.
  • No tome pastillas para dormir a menos que se lo indique el doctor.
  • Si no duerme bien, comuníqueselo a su médico.
Utilice técnicas de relajación

Las personas que sienten dolor están bajo estrés físico y emocional. El dolor y el estrés tienen efectos similares en el cuerpo: los músculos se tensan, la respiración se hace rápida y poco profunda y la frecuencia cardíaca y la presión arterial suben. La relajación puede ayudarle a revertir estos efectos y a brindarle una sensación de control y bienestar que facilita el manejo del dolor.

No hay un modo en particular para aprender a relajarse, lo importante es relajar el cuerpo y la mente. Pruebe alguno de los siguientes métodos hasta que encuentre el ideal para usted.

Imágenes guiadas. Esta técnica centra la mente para enfocarla en imágenes placenteras. Empiece por respirar lenta y profundamente. Imagínese que está en un sitio en el que se siente cómodo, a salvo y relajado. Visualice todos los detalles, como los colores, sonidos, olores y sentidos. Estas imágenes alejan la mente del dolor y la enfoca en algo más agradable.

Oración. Para algunas personas, la oración es muy relajante y reconfortante. Practicar su propio tipo de oración puede resultar tranquilizador.

HipnosisEs una forma de relajación profunda guiada por la imaginación en la que la atención se enfoca internamente, apartada de sus pensamientos y ansiedades. Las personas que hallan útil la hipnosis para aliviar el dolor dicen que es calmante y placentera. Deberá colaborar con un psicólogo, terapeuta o trabajador social que tenga experiencia en técnicas de hipnotismo. También puede aprender técnicas de auto-hipnosis para practicar solo.

Además, puede usar grabaciones de audio y de video sobre relajación para guiarle en dicho proceso. Incluso podría grabar su propia técnica o rutina de relajación favorita.

¿Quién le puede ayudar?

Diríjase al personal médico acerca de las maneras de controlar el dolor. Este grupo de profesionales está coordinado por su doctor y puede incluir una enfermera, un terapeuta ocupacional o físico, un fisiólogo de ejercicios, un trabajador social, un consejero, un psicólogo, un farmacéutico, un experto en nutrición y otros especialistas de la salud.

Todos estos profesionales están preparados para ayudarle a aprender técnicas de control del dolor tales como las descritas aquí y pueden recomendarle servicios útiles en su área. No tema sugerir sus propias ideas para controlar el dolor.

Clínicas especializadas

Las clínicas del dolor se especializan en la evaluación y tratamiento de dolor, por medio de diferentes métodos. Estas clínicas cuentan en su personal con varios tipos de profesionales de la salud similares a los de su equipo médico. Estas clínicas pueden desarrollar un plan completo de control del dolor y son especialmente útiles para individuos que padecen de dolor grave y crónico que no ha mejorado con otros tratamientos.  Las clínicas del dolor pueden hallarse dentro de un hospital u operar de manera independiente. Asegúrese de que la clínica que usted elija se especialice o tenga experiencia en el tratamiento de su tipo de artritis.

Ayuda profesional

Cualquier alteración importante en el estilo de vida, como una enfermedad, un dolor crónico, problemas familiares o mayor dependencia en los demás, puede conducir a sentimientos de ansiedad, depresión, ira o desesperación. Muchas personas se deprimen cuando tienen un dolor severo. Algunos se sienten tan mal que no pueden dormir ni comer. En estos casos la terapia, el asesoramiento o la medicación pueden ser útiles.

Algunas personas temen admitir que necesitan ayuda. Los psiquiatras, los psicólogos y otros terapeutas están especialmente capacitados para afrontar el aspecto emocional de los problemas crónicos de salud, como la artritis y las dolencias afines. Ellos pueden enseñarle a reducir el dolor mediante técnicas para mejorar el comportamiento y controlar el estrés.

Grupos de apoyo

El compartir sus sentimientos y experiencias con un grupo de personas que tienen retos similares a los suyos podría hacer su vida con artritis más llevadera. Un grupo de apoyo le ayudará a darse cuenta de que no está solo y aportarle ideas nuevas para lidiar con los problemas, además, como estará ayudando a otras personas del grupo, también le hará sentirse bien consigo mismo.

http://espanol.arthritis.org/espanol/disease-center/imprimia-un-folleto/controle-su-dolor/

http://afibro.org/2016/02/controle-su-dolor-fibromialgia-artritis-otros/

Aprender a cambiar con la Fibromialgia


cambiarMi historia es como la de tantas personas, un día me levanté como siempre y me fui a trabajar. Llevaba varios días con mucho dolor de espalda, pero trabajaba en una empresa de limpieza. También hacia 2°curso de masaje, y el fin de semana lo pasé haciendo un curso de pedicurista profesional. Ese día, el 22 de marzo de 2007, fue el último día de mi anterior vida.

Estuve casi 4 meses sin poder caminar usando una silla de ruedas para la calle, me volví una experta en enfermedades por internet… Después de muchas visitas a todo tipo de médicos, tomar miles de tratamientos, menos veneno creo que tomé de todo para quitar el insoportable dolor, en julio un doctor me diagnosticó de fibromialgia y fatiga crónica en grado 4. Tenía más de 30 puntos de dolor. Empecé mi largo camino que me ha llevado hasta hoy.

En ese largo recorrido de 9 años he conocido a mi mejor amiga, y el amor de mi vida, o sea, a mi misma. Busqué fuera lo que tenía que encontrar en mi interior, la fibromialgia me ha condicionado mi vida, si, pero soy mejor persona. Tengo días malos, si los tengo. He conocido muchas personas maravillosas que me han ayudado a ser mejor, más amable, también he conocido gente menos buena con la que he aprendido mucho.

Estoy en una asociación de fibromialgia, en la que he aprendido mucho y me han ayudado. Es importante participar en asociaciones que te digan bienvenida, aquí seguimos con nuestras vidas, hay vida a pesar del dolor.

Hace 7 años que volví a trabajar, a mi me ha servido de terapia, aprendí que con las manualidades te puedes concentrar. Tengo un hijo que nunca se ha quejado si no he podido ir a verlo en alguna ocasión, y han sido muchas.

Él tenia 13 años, hoy tiene 22. Es músico, estudia arquitectura, y es una gran persona.

Tengo la suerte de tener un marido que ha estado siempre conmigo, a pesar de lo difícil que es ver sufrir a quién quieres, gracias a él no me rendí. No ha sido fácil, pero mi familia, toda la que creamos mi marido y yo junto con nuestros familiares, han estado ahí. Quizás sin ellos saberlo me han apoyado como han podido, no he contado los días de dolor ni las idas y venidas a urgencias etc…

De eso ya hay mucha información, para mi es más importante decir que a pesar de las contrariedades de la vida, del dolor, tomar medicación todos los días:

Esto me ha servido de terapia y agradecimiento, la fibromialgia si me cambió 360°la vida, pero ya no la odio, está conmigo. Si no me canso demasiado, me cuido, me amo, ella está mas tranquila.

Gracias a ella que me obligó a parar y a desaprender lo vivido anteriormente, a perdonarme y a entender mi vida y a mis padres, abuel@s, ti@s y prim@s, herman@s, cuñad@s, etc…

Todos tenemos nuestra historia, gracias a todos y sobre todo a mi marido por estar ahí

OBTENIDO DE: http://fibromialgiablog.com/aprender-cambiar-la-fm/

Plantas analgésicas para aliviar el dolor de forma natural. Tratamientos Naturales para el dolor


plantasLos analgésicos son medicamentos que calman o eliminan el dolor, y aunque generalmente se refiere a un conjunto de fármacos que cumplen con esta función, la realidad es que es normal que este término se utilice para cualquier sustancia o remedio que cumpla con esta virtud terapéutica.

Es lo que ocurre, por ejemplo, con las plantas medicinales con beneficios analgésicos; esto es, hierbas y plantas que cuentan con una virtud analgésica, lo que se traduce en que son adecuadas para reducir, calmar o eliminar el dolor.

Desde un punto de vista alternativo natural, la fitoterapia nos brinda todo un conjunto de plantas y hierbas medicinales que la Naturaleza nos aporta desde que nuestros antepasados las utilizaban como remedios naturales y caseros.

¿Qué son las plantas medicinales analgésicas?

Como su propio nombre indica, las plantas analgésicas son plantas y hierbas que ayudan a calmar, aliviar o reducir el dolor.

Estas plantas medicinales pueden ser administradas por vía externa (a través de aceites, mediante la aplicación de masajes o ungüentos), o bien por vía interna (mediante infusiones o decocciones).

Principales plantas y hierbas analgésicas

  • Amapola
  • Cúrcuma
  • Jengibre
  • Harpagofito
  • Hipérico
  • Lúpulo
  • Pasiflora
  • Valeriana

¿Dónde podemos conseguirlas?

En cualquier herbolario podemos conseguir una bolsa de la planta que escojamos, también en los mercadillos de toda la vida hay puestos que venden plantas, tés, infusiones y todo aquello que necesitemos para nuestra salud.

Tratamientos Naturales para el dolor.

Vivir con dolor es horrible, con los años el exceso de analgésicos termina por causarnos alergias y otros efectos secundarios. Muchos enfermos de dolor crónico no pueden tomar analgésicos convencionales y necesitan recurrir a tratamientos naturales como los siguientes ¡Toma nota!

Factores del dolor:
Un sistema nervioso alterado nos hará sentir dolor con más intensidad y la inflamación de los tejidos produce dolor, ya que se oprimen las terminaciones nerviosas locales.

Por eso, además de las plantas analgésicas, plantas relajantes del sistema nervioso o plantas antiinflamatorias ayudan también a reducir el dolor.

  • Plantas relajantes: lavanda, pasiflora, valeriana, tila, amapola, palmarosa, ylang ylang.
  • Plantas antiinflamatorias (mejoran la circulación sanguínea o linfática): cúrcuma, grosello negro, romero, menta, espino blanco, vid roja, ginkgo, diente de león, cola de caballo.

★ Harpagofito:

Desde hace pocos años se ha empezado a cultivar harpagofito de modo controlado, debido a su demanda en todo el mundo y a los estudios que se están realizando por sus propiedades beneficiosas para tratar la artritis, entre otras enfermedades que causan inflamación de las articulaciones.

El harpago, harpagofito, o garra del diablo (Harpagophytum procumbens) , es una planta que crece silvestre, a ras del suelo, en el sur de África y sus desiertos, sobre todo en Nambia o la isla de Madagascar.

Después de muchos estudios realizados en los últimos años se ha corroborado el poder antiinflamatorio fuerte de los compuestos químicos de la raíz de harpagifito, así como un leve poder depurativo, ya que ayuda a eliminar los resíduos acumulados en nuestro organismo, que son los responsables, entre otros, de los cálculos en los riñones o el hígado. Por lo tanto, por sus propiedades, los tratamientos con harpagofito dan excelentes resultados reduciendo la inflamación de las articulaciones en casos de reuma, artritis, artrosis… y en consecuencia, al reducir la inflamación reduce el dolor también.

Existen varios laboratorios que venden comprimidos de extracto de harpagofito, pero en varios estudios se ha comprobado que su función es mucho más eficaz en forma de tintura, aceite esencial, pomada, alcohol… ya que como estimula la secreción de jugos gástricos, estos pueden reducir su eficacia al ser tomados como comprimidos.

MSM (metilsulfonilmetano):

Este remedio tan eficaz para la naturopatía no es una planta medicinal, pero lo incluimos en esta sección dado el interés que despierta y por su gran eficacia. El MSM o metilsulfonilmetano es un compuesto orgánico del cliclo del azufre presente en el organismo de casi todos los animales de nuestro planeta, participa en la formación de proteínas, recupera la flexibilidad de los tejidos y aumenta la permeabilidad de la pared celular, lo que supone una mejor duplicación celular y un mayor aporte de fluidos y nutrientes para los tejidos.

Por todo esto, recupera la salud y movilidad de las articulaciones, reduce la inflamación y el dolor de los tejidos – por ejemplo psoriasis o artritis- , mejora la mucosa digestiva y respiratoria y es antioxidante. Ideal para tratar enfermedades degenerativas, autoinmunes, alergias (sinusitis, rinitis, dermatitis…), artritis o intoxicación por metales.

El MSM es muy abundante en vegetales, carne, leche y pescado, pero al igual que ocurre con otras sustancias vitales se destruye o altera con facilidad durante la producción y preparación de alimentos, por lo que es recomendable suplementar con MSM en caso de deficiencia.

Cúrcuma:

La cúrcuma, además de un buen tónico digestivo es un excelente antiinflamatorio, por lo que se utiliza para el tratamiento de la inflamación silenciosa, la artritis, el lupus, enfermedades cardiovasculares y todo tipo de trastornos autoinmues que cursan con inflamación que a su vez causan dolor. También da buenos resultados para el tratamiento de inflamaciones del sistema respiratorio como bronquitis o EPOC (enfermedad pulmonar obstructiva crónica).

Los estudios más recientes otorgan a la cúrcuma propiedades beneficiosas para el tratamiento de caries dental, salmonella, cáncer, psoriasis y enfermedades reumáticas, sobre todo por su gran poder antioxidante, antiinflamatorio y hepatoprotector.

Equinácea:

La equinácea (echinacea angustifolia) es una de las plantas más utilizadas en naturopatía y una de las 10 plantas imprescindibles en cualquier botiquín de un fitoterapeuta.

Contiene gran cantidad de glucósicos en su raíz (moléculas compuestas por glúcidos, azúcares), aceite esencial, terpenos (coloración y síntesis de vitaminas), ácidos grasos (oléico y linoléico entre otros), alcaloides (actúan sobre el sistema nervioso), taninos (astringentes y antiinflamatorios), calcio, magnesio, sodio y vitamina B (diversas funciones vitales) y vitamina C (antioxidante e inmunológico). En sus flores, que son parecidas a las margaritas pero de color magenta, es donde se encuentra una mayor concentración de aceite esencial.

Protege el organismo mejorando la función de los leucocitos (defensas) y además es un extraordinario bactericida. También cumple función analgésica y antiinflamatoria.

Se recomienda un tratamiento con equinácea por ejemplo para tratar enfermedades de transmisión sexual, como la gonorrea, hongos vaginales o sífilis, ya que evita el crecimiento y proliferación de los virus. También ayuda a curar la infección de orina que causa cistitis. Su uso más extendido es para tratar las enfermedades respiratorias típicas como gripe, resfriado, catarro, sinusitis, laringitis… elimina los síntomas de estas enfermedades ya que desinflama los cornetes nasales y es expectorante y a la vez ayuda al organismo a luchar contra el virus que causa la enfermedad. También se ha comprobado que puede erradicar la aparición de herpes. Los herpes aparecen en organismos con un sistema inmunológico débil, por eso, aunque existan medicamentos que aparentemente curan los herpes, estos vuelven a aparecer después de un tiempo. Por eso, para erradicar de forma definitiva los herpes es importante reforzar el sistema inmunológico.

Sauce blanco:

Los remedios a base de hojas de sauce se han utilizado desde nuestros primeros antepasados por su gran poder para reducir el dolor, la fiebre y la inflamación.

Su poder analgésico reside en su contenido en salicina, que se transforma en ácido salicílico en el organismo inhibiendo las prostaglandilas y reduciendo así la percepción de dolor. De hecho, el principio básico funcional de la aspirina está basado en este ácido.

Cabe destacar que también tiene efecto anticoagulante, lo que mejora la circulación sanguínea y previene la formación de trombos. Por este mismo motivo no debe tomarse con anticoagulantes, ni en caso de menstruaciones abundantes ni durante el embarazo, ya que podría podría dar lugar a hemorragias.

http://fibromialgiayfatigacronica.over-blog.com/tag/fibromialgia/

Calambres y espasmos musculares en la Fibromialgia


calambre

Obtenido de: tp://fibromialgico.blogspot.com.es

Los espasmos musculares pueden ser una fuente de considerable dolor en personas con fibromialgia y síndrome de fatiga crónica. Muchas veces no logramos que nuestros músculos se relajen, ni siquiera a pesar de varios tratamientos.
Yo, casi siempre tengo los músculos contraídos, sobre todo en el cuello, toda la espalda (desde los hombros hasta los glúteos) y en los muslos. Sin contar que también tengo otros espasmos musculares en diferentes lugares de mi cuerpo en diferentes momentos del día. Y esta es una situación que limita mi actividad física de manera relevante y con frecuencia me impide conciliar el sueño con facilidad.
A parte del hecho de que también, estos espasmos musculares pueden ocurrir de golpe. Al menos en mi caso, pueden llegar súbitamente, sin que haya forma de predecirlos; puedo sentirme bastante bien, estar caminando, sentada o recostada y de repente ocurren, sin yo haber hecho nada especial.
 
Pero, qué causa estos espasmos musculares?
Aunque los científicos aún no tienen una respuesta definitiva, algunos estudios han demostrado una relación entre los espasmos musculares y los puntos gatillo (18 puntos sensibles en el cuerpo, utilizados para diagnosticar fibromialgia).
Los puntos gatillo son unas pequeñas áreas de tejido muscular y fibrosos que están en constante espasmo, pero que a veces, pueden mejorar o empeorar. Una característica importante de los puntos gatillo es que pueden causar dolor referido; es decir, que causan dolor lejos de donde están, por lo que un punto gatillo activo en su cuello puede provocar dolor en la cara alrededor de los ojos, o dolor de cabeza. Y cuando usted le refiere a su médico, el lugar donde le duele, éste no observa nada malo. ¿Suena familiar?
En un estudio, los investigadores fueron capaces de recrear el dolor “aparentemente aleatorio” de la fibromialgia mediante la manipulación de los puntos gatillo, lo que sugiere que al menos algunos de nuestros dolores pueden ser causados por los puntos gatillo.
Otra posible causa de los espasmos musculares, es que nuestro sistema nervioso no funciona adecuadamente, y los nervios envían señales incorrectas, causando contracciones o espasmos.
La fibromialgia y yo

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Firey Diary

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

BIOESPACIOS – Casas saludables con buena energía

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

El día a día con fm, sfc/em, ssqm, ehs

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

El Puzzle de la Fibromialgia / Sindrome Fatiga Cronica

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

→ Domina Tu Síndrome de Fatiga Crónica ☆ Y recupera tu Calidad de Vida

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

AGRAFIM. ASOCIACIÓN GRANADINA DE FIBROMIALGIA

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Fibromialgia - vivencias

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Diario Fibromialgia

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

FIBROMIALGIA

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

El rincón de la Fibromialgia.

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Fibromialgia

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

FibroMostralgia

Entre la Resistencia y el Dolor

La Fibromialgia no es el final de la Vida

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Servicio de Información sobre Sensibilidad Química Múltiple y Salud Ambiental (SISS)

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

vivir con la fibromialgia y fatiga cronica

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Inicio

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

AFFIRMA - Murcia

Asociación de Fibromialgia, Síndrome de Fatiga Crónica y Sensibilidad Química Múltiple de Melilla (España)

Somos Capaces

Encuentro de Asociaciones de Ayuda Mutua y Salud de Salamanca

Robert Cabré

Atención a los afectados de SSC

Fibropositivas

Blog personal sobre la fibromialgia y otros síndromes de sensibilización central

fibromialgia y artricenter

Blog informativo sobre la Fibromialgia del Centro Médico de Enfermedades Reumáticas, Artricenter

A %d blogueros les gusta esto: