Asocian la fatiga crónica con mayor riesgo de linfoma no Hodgkin


Un estudio sobre adultos mayores con   síndrome de fatiga crónica (SFC) que utilizan la cobertura federal   estadounidense Medicare revela un aumento de los casos de linfoma no   Hodgkin.

El riesgo de desarrollar este cáncer en esa población fue un 29 por   ciento mayor que el año previo, según indican los resultados publicados   en la revista Cancer.

“Existe un mecanismo biológico potencial que explicaría la relación”,   dijo el autor principal, doctor Eric A. Engels, del Instituto Nacional   del Cáncer, en Bethesda, Maryland. “Hubo algunas asociaciones con otros   cánceres, pero esos resultados no fueron tan sólidos”, agregó.

El equipo de Engels utilizó la base de datos del instituto llamada   Vigilancia, Epidemiología y Resultados (SEER, por su nombre en inglés) y   cuya información está cruzada con las prestaciones de Medicare. El   estudio incluyó a 1,2 millones de casos de cáncer diagnosticados entre   1992 y el 2005 y a más 100.000 “controles” que residen en las áreas de   SEER.

El 0,5 por ciento de los pacientes con cáncer y el 0,5 por ciento del   grupo de control tenían SFC. La relación entre el riesgo de desarrollar   linfoma no Hodgkin (LNH) y SFC fue estadísticamente significativa.

Dos subtipos de LNH, el linfoma difuso de célula B grande y el   linfoma de la zona marginal, también estuvieron significativamente   asociados con el SFC.

Los otros cánceres asociados con el SFC fueron los de páncreas,   riñón, mama, cavidad oral y faringe. De todos modos, estas asociaciones   no siguieron siendo significativas tras realizar múltiples   comparaciones.

Para Engels, la relación entre el LNH y el SFC es biológicamente   viable porque el síndrome es más común en las personas con alteraciones   inmunológicas.

“Contarían con un sistema inmune crónicamente hiperreactivo; no   podrían contrarrestar las infecciones normalmente. Es posible que, en el   tiempo, esas alteraciones provoquen linfomas”, expresó.

El experto recomendó también que los pacientes con SFC no se preocupen por estos resultados.

“El riesgo no es tan alto como para colocar a las personas con fatiga   crónica en otra categoría clínica. Lo mejor, probablemente, sea   tranquilizarlos: decirles que el riesgo no es alarmantemente alto y que   no necesitan recibir atención o realizarse pesquisas especiales”,   finalizó.

http://www.fibromialgia.nom.es/