19 Tips para tener un embarazo saludable con Fibromialgia


captura-de-pantalla-2013-06-05-a-las-16-01-33_2-396125709Muchas mujeres con Fibromialgia se encuentran en edad reproductiva y sienten el deseo de embarazarse. Si es tu caso y tienes dudas al respecto te recomendamos nuestro artículo Preguntas y respuestas sobre el embarazo en Fibromialgia, pero si ya te decidiste a embarazarte, te dejamos una serie de consejos que te permitirán vivir un embarazo feliz y saludable:

1. Considera al embarazo como un trabajo de tiempo completo. Si ya tomaste la decisión de embarazarte, debes asumgir tus responsabilidades y procurar centrar todas actividades en tu beneficio y el de tu bebé.

2. Deshazte de responsabilidades. Cuando estás embarazada, tu cuerpo gasta mucha energía, es una etapa de fatiga metabólica; ponte límites, no le exijas a tu cuerpo más de lo que puede o debe hacer; de ser posible elimina muchas de tus responsabilidades (trabajo, hogar, familia), tanto como te sea posible, para evitar utilizar tu energía.

3. Busca un obstetra que tenga conocimientos en Fibromialgia, o que al menos esté dispuesto a aprender y trabajar contigo y con el médico reumatólogo que está tratando tu enfermedad).

4. Planea con anticipación. Realiza todos los cambios necesarios en tu vida para vivir un embarazo tranquilo, por ejemplo, contempla el tiempo que necesitarás ausentarte de tu trabajo (teniendo en cuenta que quizás requieras más tiempo adicional de descanso después del parto); adecua tu hogar según las necesidades que tendrás; considera contratar a alguien que se encargue de tus labores, etcétera.

5. Asegúrate de platicar con tu médico sobre aquellos medicamentos seguros durante el embarazo y cuáles debes dejar. Si lo conveniente es que no suspendas los fármacos, es importante que antes de embarazarte te sometas a un tratamiento con medicamentos seguros; consúmelos durante algunos meses con las dosis que tomarías como si estuvieras embarazada, y cuando ya sepas cómo actúan en ti y tengas un control adecuado de tu enfermedad (o que al menos toleres los síntomas de Fibromialgia) entonces embarázate y continúa con el tratamiento como hasta el momento.

6. Platica con tu pareja sobre las futuras tareas en las que necesitarás su ayuda, contemplando los gastos, hacer mandados, el mantenimiento de la casa, etcétera. Lo ideal es que los dos lleguen a acuerdos que les satisfagan y eviten futuras discusiones.

7. Aprende todo lo que puedas sobre las dos condiciones (el embarazo y la Fibromialgia). Muchas veces podrás llegar a confundir los síntomas de una cosa con la otra y quizás tomes decisiones incorrectas al tratar de remediarlos. Escucha a tu cuerpo y cómo se comportan los síntomas durante el transcurso del embarazo, así evitarás confusiones.

8. Reduce el estrés en tu vida tanto como te sea posible. Durante el embarazo y los primeros meses de ser mamá necesitas vivir en un ambiente tranquilo libre de estrés. Si te preocupa que disminuyan tus ingresos por dejar el trabajo, ahorra anticipadamente; si hay niños en casa que demandan mucha atención, considera vivir en otro lugar durante algún tiempo, etcétera. El punto es que nada te preocupe.

9. Haz ejercicio. El ejercicio además te permitirá fortalecer los músculos, mantener las articulaciones flexibles, mejorar tu estado de ánimo y tener un parto más fácil. Los niveles bajos de serotonina tienen un efecto negativo sobre las mujeres embarazadas, especialmente si se tiene Fibromialgia. La mejor manera de aumentar la serotonina en el cuerpo es con el ejercicio. Es recomendable que elabores con tu médico un programa de ejercicios adecuado para ti que evite posiciones y movimientos peligrosos.

10. No uses baños de hidromasaje, jacuzzis, saunas, cuartos de vapor, es decir cosas que impliquen la exposición a temperaturas muy elevadas. Si estabas acostumbrada a la terapia con agua muy caliente, debes abandonarla durante el embarazo, pues podría dañar el desarrollo del feto, causándole deformaciones. Utiliza temperaturas cómodas.

11. Práctica técnicas de meditación y respiración para ayudarte a reducir la tensión. El Yoga y el tai chi son dos actividades muy benéficas que te permitirán mantenerte en forma y relajarte a la vez.

13. Evita fumar o exponerte al humo del cigarrillo. La nicotina disminuye el flujo de sangre a los músculos, lo que a su vez disminuye el oxígeno y aumenta el dolor en los músculos. El humo del cigarrillo, además ser perjudicial para el feto, puede hacerte toser excesivamente y causar dolor en tu cuerpo.

14. Asegúrate de consumir suficiente magnesio. El déficit de magnesio se presenta en muchas personas con Fibromialgia; este problema puede aumentar la posibilidad de tener una presión arterial alta y convulsiones durante el embarazo (eclampsia). Tomar la cantidad de adecuada de magnesio también ayudará a disminuir los calambres en las piernas y el estreñimiento. El magnesio lo puedes encontrar en alimentos como: pepitas de girasol, almendras, avellanas, germen de trigo, cacahuate, garbanzos, pistaches, piñones, arroz integral y nueces (todos estos alimentos sin cáscara); dátiles, higos y espinacas.

15. Procura consumir niveles óptimos de hierro. Las mujeres embarazadas que no reciben suficiente hierro están en riesgo de padecer anemia, fatiga, mala memoria y disminución de la función inmunológica.

16. Prevén la depresión. La Fibromialgia suele generar malos estados de ánimo; se sabe que cuando ya se ha sufrido de depresión antes del embarazo, existe un mayor riesgo de tener depresión durante el embarazo. Si te preocupa tener esta condición, platica con tu médico para conocer qué tipo de ayuda y opciones podrías tener.

17. Consulta a un terapeuta ocupacional. Estas personas son brillantes para dar soluciones a todo tipo de problemas; te podrán ayudar a superar todas las dificultades prácticas durante y después del embarazo, por ejemplo, podrán enseñarte como sostener y cargar a tu bebé sin exigir mucha tensión en los músculos, te dirá qué ropa y accesorios de bebé es la que debes comprar para facilitar tus tareas, etcétera.

18. No te preocupes por el parto. Una mujer con Fibromialgia es tan capaz de tener un parto normal como cualquier otra mujer, y no debe presentar mayores complicaciones; si te preocupa el dolor, puedes recurrir a la anestesia epidural; aunque como en todos los casos, esta decisión es muy personal.

19. Disfruta tu embarazo. Esta etapa es una experiencia grandiosa para todas las mujeres; si ya tomaste la decisión de embarazarte no dejes que el miedo te someta: toma las precauciones necesarias y prevé todos los posibles problemas; déjate consentir y date la oportunidad de disfrutar esta experiencia.

artricenterfibromialgia.wordpress.com/

Preguntas y respuestas sobre el embarazo en la Fibromialgia


Aproximadamente ecaptura-de-pantalla-2013-05-16-a-las-16-21-08l 90% de las personas con Fibromialgia son mujeres y gran parte de ellas se encuentra en edad de procrear, por lo que es bastante normal que dentro de sus planes se encuentre tener un hijo.

A pesar de su deseo por embarazarse, las mujeres con Fibromialgia se enfrentan a numerosas dudas y miedos entorno a los daños que pueden sufrir al tomar esta decisión. Sus principales temores son que sus síntomas se agraven, que tengan que dejar sus medicamentos durante el embarazo y lactancia, que el dolor de parto sea inaguantable, que su enfermedad pueda dañar a su bebé, etcétera.

Si es tu caso, queremos que sepas que tu enfermedad no tiene que convertirse en un impedimento para disfrutar de un embarazo saludable. Es un reto, pero tú eres la única que puede evaluar si vale la pena o no.

A continuación te brindamos las respuestas de algunas preguntas que podrías tener con respecto al embarazo en la Fibromialgia:

1. ¿EL EMBARAZO VA A EMPEORAR MIS SÍNTOMAS DE FIBROMIALGIA?

Existen dos teorías contrarias sobre el comportamiento de los síntomas en la Fibromialgia durante el embarazo: una indica que los síntomas empeoran y la otra señala que mejoran.

En realidad hay muy pocas investigaciones que respalden estas teorías, y todos los casos de estudio que se han hecho, han utilizado a muy pocas personas por lo que no son del todo confiables; por ejemplo, un estudio realizado en Noruega en 1996 y otro realizado por la Universidad de Temple en 2005 arrojaron que los síntomas como el dolor, la rigidez y la fatiga se incrementan durante el embarazo, sobre todo en el tercer trimestre.

Por otra parte, muchos testimonios de pacientes (que tú misma podrás encontrar en Internet) y algunas declaraciones de médicos sostienen que los síntomas de Fibromialgia tienden a mejorar (e incluso a desaparecer) durante el embarazo.

Posibles explicaciones a esta mejora, es que durante el embarazo hay una liberación importante de la hormona relaxina (producida por la placenta) la cual relaja los ligamentos del cuerpo; también se sabe que durante la gestación el cuerpo libera grandes cantidades de hormonas de crecimiento (una hormona deficiente en las personas con Fibromialgia), la cual se sabe tiene el papel de reparar y restaurar los daños en los músculos y tejidos durante la vida diaria.

Durante el embarazo también hay un aumento en la serotonina y el cortisol, lo que ayuda a inhibir la respuesta y la percepción del dolor.

2. ¿DEBO SUSPENDER MIS MEDICAMENTOS DURANTE EL EMBARAZO?

No necesariamente debes abandonar la medicación durante el embarazo y lactancia. Existen ciertos medicamentos que ayudan a mejorar el dolor y que, si son empleados de la forma adecuada, presentan muy pocos riesgos para que el bebé desarrolle defectos de nacimiento.

Aunque muchas mujeres han vivido embarazos completamente saludables y dan a luz a bebés sanos tomando su medicación , debes tener en cuenta que hasta el momento no existen medicamentos para la Fibromialgia que sean 100% seguros para usar durante el embarazo.

El dejar de tomar tus medicamentos o no es una decisión que debes tomar con tu médico (quien está dando seguimiento a tu enfermedad); él es el único que puede cambiarte los medicamentos o disminuirte las dosis; pero tú también debes pensar muy bien si es lo más conveniente para ti.

3. ¿PUEDO SUPLIR LA MEDICACIÓN CON REMEDIOS NATURALES?

Algunas mujeres creen (erróneamente) que pueden tratarse con hierbas o suplementos en el embarazo porque son “naturales”. Es importante que sepas que muchos de estos productos o plantas no son seguras durante el embarazo, aún si te funcionaron antes de encintarte; un ejemplo de ello es la hierba de San Juan, que es muy utilizada para remediar los problemas del sueño.

No olvides que todas las decisiones que tomes con respecto a tu salud, aun si te parecen inofensivas, debes consultarlas con tu médico.

4. ¿LAS PERSONAS CON FIBROMIALGIA TIENEN PROBLEMAS PARA QUEDAR EMBARAZADAS?

unque se dice que hay muchas mujeres con Fibromialgia con problemas para concebir, no existen investigaciones concluyentes que indiquen que las personas con Fibromialgia tienen mayores problemas de fertilidad a diferencia de la población común.

La Fibromialgia no tiene por qué presentar alguna dificultad para quedar embarazada, a menos que, por supuesto, encontrar intimidad física con tu pareja sea complicado debido al dolor y los síntomas de tu cuerpo. Pero incluso para estos problemas siempre existen soluciones.

5. ¿QUÉ TRATAMIENTO ES EL MÁS SEGURO PARA TRATAR LA FIBROMIALGIA DURANTE EL EMBARAZO?

Los tratamientos más seguros para el tratamiento del dolor en las mujeres embarazadas con Fibromialgia, son las opciones no farmacéuticas.

Existen varias técnicas que son amables con tu cuerpo y que te pueden ayudar a mejorar tus síntomas durante el embarazo, ejemplos de ello son los masajes, acupuntura, fisioterapia, ejercicio, meditación, yoga, tai chi y el descanso.

Si ya practicabas estas técnicas antes de quedar embarazada es muy conveniente que las sigas haciendo, si no es el caso, puede ser un excelente momento para que comiences a hacerlas.

Debes tener muy en claro que aunque las opciones no farmacéuticas son las técnicas más seguras para tratar tu enfermedad, no significa que debas rehuir al uso de medicamentos. Puedes complementar ambas estrategias para obtener mejores resultados. Recuerda que la decisión de abandonar o no la medicación la debes tomar con tu médico.

6. ¿MI FIBROMIALGIA PUEDE CAUSAR DAÑOS A MI BEBÉ?

La respuesta es no. La Fibromialgia no tendrá ningún efecto negativo sobre tu bebé y su desarrollo.

7. ¿VOY A HEREDAR LA FIBROMIALGIA A MI BEBÉ?

No necesariamente. Un efecto posible (posible y no forzoso que quede claro) es el hecho de que una vez que tu bebé crezca, si llega a lidiar con factores como experiencias traumatizantes, ya sea físicas o emocionales, podría llegar a desarrollar la Fibromialgia, ya que recordemos que existe un vínculo genético en la enfermedad.

Digamos que tu bebé podría nacer con mayores posibilidades de desarrollar la enfermedad en el futuro, lo que no significa que necesariamente la va a padecer.

8. ¿PODRÉ AMAMANTAR A MI BEBÉ?

La lactancia materna durante la Fibromialgia puede ser más difícil de lo que es normalmente, pues generalmente después del parto regresan (o se mantienen) los síntomas de la Fibromialgia, como el dolor crónico.

Aunado a eso, durante el tiempo que dura la lactancia (que los médicos recomiendan sea de al menos 6 meses) la nueva mamá debe continuar con la suspensión de ciertos medicamentos que le pudieran generar daño al bebé; generalmente se continúa con el tratamiento que se tomaba durante el embarazo y se debe llevar una dieta saludable.

La lactancia materna es muy saludable para los bebés, sin embargo, un bebé también necesita que su madre pueda esté bien para atenderlo. Si tu cuerpo te está pidiendo que regreses a tus antiguos medicamentos para ser funcional, es conveniente volver a utilizarlos, y alimentar a tu bebé con leche de fórmula. Esta decisión es tuya.

Esperamos haber aclarado tus dudas más importantes sobre la Fibromialgia y el embarazo, recuerda que es muy importante que todas las decisiones que tomes sobre tu salud las consultes con tu médico.

Fuentes:

http://bit.ly/93Yd, http://bit.ly/13pitEJ,           http://bit.ly/16lxDSF, http://bit.ly/16lyoeo,           http://bit.ly/5JHxF, http://bit.ly/YZ37ef,         http://yhoo.it/16CdEyl, http://bit.ly/10SVR3n, http://bit.ly/12y8LlH

http://artricenterfibromialgia.wordpress.com/

FIBROMIALGIA: ESTOY EMBARAZADA!!! QUÉ HAGO!!!


embaLa fibromialgia y el embarazo

Puesto que la fibromialgia afecta principalmente a las mujeres, es desalentador que haya una falta de información sobre el curso de la enfermedad durante el embarazo. Pocos estudios se han realizado para investigar cómo el embarazo agrava los síntomas de la fibromialgia, o viceversa. Si está pensando en quedar embarazadas o de embarcarse en su segundo o tercer embarazo, es probable que tenga preguntas pertinentes que necesita una respuesta. No hay gran cantidad de recursos para sacar de la hora de hacer este tipo de decisiones que cambian la vida, pero no es de conocimiento común.

Nuevo estudio de la fibromialgia según informa un estudio publicado recientemente dice que las mujeres con fibromialgia experimentan un empeoramiento de sus síntomas durante el embarazo. Karen M. Schaefer, profesor asistente de enfermería en la Universidad de Temple envió un cuestionario a un grupo de mujeres que sufren de fibromialgia de 29 años a 31 en el tercer trimestre del embarazo. El cuestionario se preguntaba acerca de la fatiga , la depresión , los niveles de dolor y el funcionamiento diario. Otra forma documentada la edad, estado civil, educación, medicamentos y los patrones de sueño de las mujeres. Las mujeres involucradas en el estudio informaron de una mayor rigidez, el dolor y los niveles de cansancio. La conclusión fue que los enfermos de fibromialgia tienen una dificultad mucho más en el embarazo en comparación con las mujeres sin FMS. Este estudio corrobora anteriores investigaciones llevadas a cabo en Noruega que descubrió que las mujeres con fibromialgia agravan los síntomas de fibromialgia durante el embarazo.

La familiaridad del dolor

Algunos médicos sostienen que ciertos síntomas de la fibromialgia desaparecen durante el embarazo debido a los cambios en las hormonas de una mujer. Ellos han encontrado que las mujeres tienen síntomas típicos del embarazo de náuseas matutinas , dolores de cabeza y mareos en el primer trimestre, pero pueden sufrir brotes de síntomas de la fibromialgia en el tercer trimestre. Las mujeres con fibromialgia que ya esté familiarizado con los dolores y molestias que experimentan durante el embarazo debido a los dolores generalizados de la fibromialgia.

Los estudios también han demostrado que más mujeres se les diagnostica la fibromialgia cuando están embarazadas. Esto no quiere decir que todas las mujeres que están embarazadas están en riesgo de desarrollar fibromialgia. Por el contrario, las mujeres que tienen una predisposición genética a la fibromialgia son más propensos a desarrollar los síntomas de la fibromialgia cuando están embarazadas.

Cambios en la medicación

 muchos médicos aconsejan a sus pacientes con fibromialgia que suspendan los medicamentos durante el embarazo. Ningun medicamento han demostrado ser completamente seguro para una mujer embarazada. Los pacientes con fibromialgia que están planeando quedar embarazadas le son retirados de los antidepresivos , medicamentos para el dolor, y suplementos de hierbasantes del embarazo. El momento crítico en el desarrollo de su bebé los primeros cuatro a seis semanas. Por esta razón, se recomienda planificar el embarazo por lo menos un año de antelación para que pueda organizar cuando usted va a dejar sus medicamentos. Los médicos coinciden en que el mejor tratamiento para el dolor crónico durante el embarazo es el ejercicio , la terapia del masaje , la meditación , el descanso y la relajación.

¿Qué es un tratamiento seguro para mi embarazo?

Las formas naturales y suaves de ejercicio son adecuados para las mujeres embarazadas, especialmente las personas con fibromialgia. Algunos de estos ejercicios pueden incluir el yoga , el ejercicio acuático, pilates y estiramientos , especialmente en la espalda de estiramiento. Si usted está buscando la terapia de masaje, los médicos aconsejan para encontrar a alguien que esté familiarizado con el dolor generalizado de la fibromialgia y puede realizar el masaje de forma segura en una mujer embarazada.

También se puede disfrutar de la relajante de la terapia de calor , como un baño caliente, pero la temperatura del agua no debe superar los 100 grados Fahrenheit. Además, las almohadillas y mantas eléctricas de calefacción no se les permite a las mujeres embarazadas pacientes de fibromialgia. Las mujeres embarazadas deben evitar el alcohol, el tabaco y la cafeína durante el embarazo.

Nacimiento de post-tratamiento

médicos aconsejan continuar la terapia física después del nacimiento de su bebé para evitar el dolor y la depresión. Debido a la fluctuación de hormonas durante el embarazo, algunos de los ligamentos y los músculos pueden haber suavizado que podría ser una posible causa para el dolor. Es importante entrar en una rutina en casa y dormir lo suficiente. Aproveche la ayuda de familiares y amigos.

Las mujeres con fibromialgia deben considerar el tema de la lactancia materna ya que esto afecta el uso de medicamentos y horario de sueño. Si usted está amamantando, es necesario saber qué medicamentos está tomando y cómo van a afectar a su bebé. Además, la lactancia materna puede continuar con su bebé a todas horas de la noche y su pareja no puede hacerse cargo de usted. Si usted sufre de problemas de sueño, esto puede hacer descansar adecuadamente un problema para usted. Discutir todos los pros y los contras de la lactancia materna con su pareja y el médico para decidir lo que es correcto para usted.

Para más información sobre el embarazo, visite nuestra página principal del sitio del embarazo .

http://www.fibromyalgia-symptoms.org/fibromyalgia_pregnancy.html

http://fibromialgiadolorinvisible.blogspot.com.es

Alta prevalencia de síntomas de la fibromialgia entre las mujeres embarazadas


311ktacEl impacto de la fibromialgia en el curso del embarazo no está claramente definido. Un estudio publicado en la revista Rheumatology International evaluó la frecuencia de los síntomas de la fibromialgia entre las mujeres embarazadas sanas y el impacto en el curso del parto.

¿Durante el embarazo notasteis más intensidad en los síntomas de la fibromialgia o por el contrario, mejoraron? Vuestros comentarios ayudaran a otras mujeres que quieran quedarse embarazadas o que ya lo estén. Puedes participar uniéndote a redpacientes, es gratuito y anónimo.

 CARACTERÍSTICAS DEL ESTUDIO:

Para el estudio se utilizaron los criterios de la ACR modificados del 2011 para el diagnóstico de la fibromialgia, así como los cuestionarios FIQ, SF-36 y AIMS.

 Los criterios de clasificación de la ACR 1990 fueron documentados. Los datos fueron obtenidos en relación con el curso del parto, la inducción, la duración de la fase 1, 2 y 3 del parto, la anestesia epidural, la rotura artificial de membranas, parto instrumental o una cesárea. Una grabación VAS midiendo la intensidad del dolor durante el parto fue documentado.

 De cada 100 mujeres reclutadas, 27 (27%) cumplieron con los criterios modificados de fibromialgia.

 Sólo una de estas mujeres cumplieron los criterios ACR 1990, las mujeres que cumplieron con los criterios de la ACR difieren significativamente de las mujeres que no cumplían con estos criterios en una amplia gama de parámetros que incluyen dolor generalizado y fatiga, funcionamiento social, bienestar emocional, rol limitado y funcionanmiento físico.

 RESULTADOS:

Se observó una correlación significativa entre la duración de la etapa 2 y los resultados de la FIQ, así como con componentes de la SF-36. La intensidad del dolor durante el parto sin embargo no se correlacionó con la presencia de criterios de fibromialgia. Los síntomas de la fibromialgia fueron altamente prevalentes entre las mujeres embarazadas sanas a término.

 La presencia de tales síntomas pueden repercutir en el transcurso del parto y la necesidad de anestesia.

 La evaluación de las características del dolor mediado centralmente pueden ser de relevancia clínica para los médicos involucrados en el tratamiento de mujeres embarazadas.

 http://redpacientes.com

Síndrome de Fatiga Crónica: ¿Puedo quedarme embarazada, Doctor?


Esta es una pregunta habitual en nuestra consulta. Es importante porque la población afectada por síndrome fatiga crónica es en su mayoría mujer (probablemente en una proporción superior al doble de mujeres respecto a hombres) y dentro del grupo de mujeres el diagnóstico se suele realizar en pacientes jóvenes y por tanto en edad fértil.

Hoy daremos respuesta a algunas preguntas:¿Las pacientes con síndrome de fatiga crónica tienen problemas de fertilidad? ¿Qué sucede con los síntomas de la paciente durante el embarazo? ¿Existe mayor riesgo de malformaciones o abortos? ¿La enfermedad limitará el cuidado del recién nacido? ¿El síndrome de fatiga crónica es hereditario? ¿Es compatible el síndrome de fatiga crónica con la lactancia?

¿Las pacientes con síndrome de fatiga crónica tienen problemas de fertilidad? Nos referimos a la capacidad de quedar embarazada, y más concretamente si en el grupo de nuestras pacientes se ha documentado un mayor porcentaje de infertilidad. No existen estudios al respecto, de todas formas la impresión es que el porcentaje de infertilidad podría ser un poco superior a la población sana que se estima entre un 10-20%.

¿Qué sucede con los síntomas de fatiga crónica durante el embarazo? Existen pocos o muy pocos estudios que analicen este aspecto y además no permiten dar una respuesta generalizada. Algunos de estos estudios sugieren una mejora transitoria de los síntomas durante la gestación, menor grado de fatiga y menor intensidad de la sintomatología habitual de la paciente. Se trataría de todas formas de una mejora transitoria y con reaparición del cuadro clínico a las pocas semanas post-parto. Sin embargo, otros estudios comentan una tendencia a empeorar o agravar la sintomatología de la paciente.

¿Existe mayor riesgo de malformaciones o abortos? Aunque la mayoría de indicios parecen sugerir que no, se ha documentado un discreto aumento en el porcentaje de abortos durante el primer mes.

En las pacientes con sindrome de fatiga crónica durante el parto que puede ser vaginal, con anestesia epidural recordando la alta sensibilidad farmacológica que presentan estas pacientes, es fácil que el grado de fatiga limite la colaboración por lo que se debe evitar un parto prolongado.

¿La enfermedad limitará el cuidado del recién nacido? Se debe considerar la situación post-parto que nos plantea cada mujer. En el aspecto concreto de la madre afecta de síndrome fatiga crónica es preciso que le recordemos las situaciones habituales en las que posiblemente puede encontrar limitaciones. El grado de cansancio en el post-parto puede ser extremo. La mujer tiene que valorar sus propias limitaciones a la hora de cuidar el bebé (paseos, baños del bebé, tenerlo en brazos, etc.). Por otra parte, no existen datos para desaconsejar la lactancia materna.

En cuanto a los aspectos hereditarios del síndrome de fatiga crónica es bien sabido la posible susceptibilidad genética en el desarrollo de la enfermedad. Existen casos de hijos de madres afectadas que también desarrollan la enfermedad; de todas formas la mayoría de mujeres con síndrome de fatiga crónica tienen hijos sanos.

¿Puedo quedarme embarazada, Doctor?

¡Sí que puedes quedarte embarazada! ¿Pero debes quedarte embarazada?

A nuestras pacientes les respondemos con otra pregunta a su pregunta inicial. Quizás éste sea, en estos momentos, uno de los aspectos con mayor desconocimiento dentro del síndrome de fatiga crónica y que no permite realizar una respuesta única e igual para todas las pacientes. Solo una valoración especifica para cada una de las pacientes y una exposición detallada de las situaciones posibles debe permitir realizar un buen consejo gestacional en el que además será muy importante el apoyo de la pareja.

Dr. Jordi Robert Olalla
Coordinador Unidad de Fatiga Crónica
Servicio Medicina Interna
USP Instituto Universitario Dexeus

http://vitaesalud.wordpress.com

Cuando el feto comienza a sentir dolor


Desde   hace tiempo los  científicos han debatido en qué momento el ser humano   es capaz de  distinguir distintas sensaciones, como el dolor.

Los bebés sienten dolor a las 35 semanas de gestación.

Se pensaba que el feto no es suficientemente maduro para poder identificar este tipo de estímulos.

Ahora,   sin embargo, científicos  británicos afirman que entre las 35 y 37   semanas de gestación, poco  antes de nacer, el cerebro del feto ya es   capaz de procesar el dolor.

Los investigadores de la Universidad de Londres siguieron un registro de la actividad cerebral de los infantes antes de nacer.

Tal como señalan en la revista Current Biology,    descubrieron que a las 35 semanas el cerebro del feto ya ha    desarrollado suficientes redes neurales para poder distinguir al dolor    como una sensación distinta al tacto.

El hallazgo, afirman los científicos, podría tener implicaciones para el cuidado clínico de los bebés.

Estímulos dolorosos

El   doctor Lorenzo Fabrizi y su equipo utilizaron  electroencefalogramas   (EEG) para medir la actividad eléctrica cerebral  de 46 bebés internados   en el Hospital de la Universidad de Londres.

21 de estos bebés   habían nacido de forma  prematura, por lo que los científicos pudieron   medir la actividad  cerebral en diferentes etapas del desarrollo del   cerebro humano, desde  las 28 semanas de gestación hasta bebés nacidos a   término, a las 37  semanas.

Las mediciones de la actividad   cerebral fueron  llevadas a cabo mientras se sometía a los infantes a la   prueba de  pinchazo en el talón, el procedimiento estándar que se   utiliza para  recoger muestras de sangre en los neonatos.

 “Encontramos    que los bebés pueden distinguir un estímulo doloroso y diferenciarlo    del tacto general, entre las 35 y 37 semanas de gestación, justo antes    de un nacimiento normal”

Dr. Lorenzo Fabrizi

Los   científicos encontraron que en los bebés  prematuros de entre 28 y 35   semanas el EEG registró una respuesta no  específica de “un estallido”   de actividad eléctrica general en el  cerebro.

Pero en los bebés   de 35 semanas o más la  respuesta cambiaba y se convertía en una   actividad localizada en áreas  específicas del cerebro.

Esto, dicen los científicos, indica que en esa etapa el infante “estaba percibiendo un estímulo doloroso”.

“En   este estudio nos planteamos una pregunta  fundamental sobre el   desarrollo humano: ¿cuándo comienzan los bebés a  distinguir las   sensaciones?” dice el doctor Fabrizi.

“En los cerebros demasiado   jóvenes todos los  estímulos son seguidos por “estallidos” de actividad,   pero en una etapa  crítica del desarrollo los bebés comienzan a   responder con actividad  cerebral específica a este tipo de estímulo”.

“Encontramos   que los bebés pueden distinguir un  estímulo doloroso y diferenciarlo   del tacto general, entre las 35 y 37  semanas de gestación, justo antes   de un nacimiento normal” expresa el  investigador.

El hallazgo,   afirman los expertos, podría tener  implicaciones importantes para el   cuidado y tratamiento de los recién  nacidos prematuros.

Según la   doctora Rebeccah Slater,  neurocientífica de la Universidad de Londres   “es importante entender  cómo se desarrolla el cerebro humano para que   podamos ofrecen el mejor  cuidado clínico para los infantes   hospitalizados”.

El asunto de cuándo un feto puede sentir dolor    también ha sido planteado en las discusiones sobre cuando debe    establecerse el límite para llevar a cabo un aborto en países que lo    permiten.

De manera que el nuevo hallazgo podría también tener implicaciones en este largo debate.

http://www.fibromialgia.nom.es